Page 1

Colecci ón El rade poesía terapéutica yo

2013 M

a ni z a l

es - Co

lo mbi a

q Anto logíaue no ce de po sa esía COLUM NA colom Cultu bian ras e a. 20 n 13 trans Dice Pa blo Mo f orma “En ntoya: ción tieneColombi muc a, la o ho q ue debra de C En la a ctualid cirno amus a d c o exis Los c s” alendten más de cuarenta arios

creac ió y vid n a

E D IC IÓ

N 1.10

2 do m

ingo

2 9 de

D IC IE M

B R E de

Tren d el Bogo ujo ruta de tá - Sa l nta M sol. arta


2 | EN T R E V ISTA|

domingo 29 de DICIEMBRE de 2013

Dice Pablo Montoya:

“En Colombia, la obra de Camus A los escritores latinoamericanos les interesa la lengua francesa y los contornos de la literatura gala. La obra de Céline es el intenso retrato de un tiempo que fue guerrero hasta el delirio. Camus es esencial por el carácter fronterizo de su ser francés. Influencia.

Foto/Tomada de http://1. bp.blogspot.com// Papel Salmón

En la obra de Pablo Montoya “Dialogan la historia, la música, el viaje, el erotismo, las bellas artes con la situación de exilio y violencia del hombre contemporáneo”.

Ángel Castaño Guzmán* Papel Salmón

C

on tres novelas y varios libros de ensayo, Pablo Montoya (Barrancabermeja, 1963) es una de las voces refrescantes de la literatura colombiana de hoy. Sobria y poética, la prosa de Montoya lo ubica en la esquina contraria del facilismo estético de varios best-sellers nacionales. Un Robinson cercano (2013) y Rebeldía y exilio (2013) son los más recientes proyectos editoriales del profesor de la Universidad de Antioquia. En el primero compila diez ensayos sobre escritores franceses del siglo XX; en el segundo, coordina un homenaje a Albert Camus en el centenario de su nacimiento. Comencemos hablando de los puentes, si los hay, entre la literatura francesa y la colombiana. En su opinión, ¿qué tanto se han influido mutuamente? Con la independencia los escritores latinoamericanos empiezan a mirar hacia Francia. Es su lengua lo que más les interesa y los contornos de su literatura, y su filosofía lo que más define su deseo de desprenderse de la madre patria: castiza, católica y regresiva. Ya desde la Ilustración y la primera generación de románticos franceses se pueden ver esos puentes. Nuestros próceres leían a Chateaubriand y a Lamartine y estaban suficientemente imbuidos, a veces un poco intoxicados, de Voltaire, Buffon y Rousseau. Sin embargo, es con Silva y su poesía cuando Francia se torna bastante visible en nuestra literatura. Silva sin Víctor Hugo y sin Francia habría sido otra cosa, acaso un poeta y un narrador costumbrista. De la misma manera que Álvaro Mutis sin Saint-John Perse, Gaitán Durán sin el Marqués de Sade y Pedro Gómez Valderrama sin Stendhal hubieran sido otros escritores. Pero pasado el boom latinoamericano, y venidas las nuevas generaciones, se ha cambiado de norte. La influencia francesa ha quedado atrás para darle paso a la norteamericana y a la propiamente latinoamericana. Creo que este puente francés, en el caso colombiano, siempre ha sido sinónimo de liberación de ataduras, de apertura cognitiva, de asumir un espíritu cosmopolita


domingo 29 de DICIEMBRE de 2013

| E N T R E V I S T A| 3

tiene mucho que decirnos” que nuestros escritores regionalistas han mirado con cierto recelo. Ahora bien, el imaginario francés en la poesía colombiana, desde la generación Mito hasta la generación sin nombre, es fundamental. Y pienso que es ella la que ha permitido, en gran parte, gracias a los aportes de movimientos como el surrealismo, que nuestra poesía se haya mostrado ajena a los lazos del terruño, lazos que son ostensibles en nuestra narrativa y sobre todo cuando entendemos ahora la entronización comercial del realismo mágico, la narco o paraliteratura y la sicaresca. Con respecto a la influencia colombiana en Francia es, a mi juicio, inexistente en literatura. Habría que preguntarse, más bien, cómo ha sido el impacto en los estudios académicos universitarios latinoamericanistas y cuáles los dividendos económicos en la industria editorial francesa ofrecidos por los éxitos de García Márquez y los otros escritores que han gozado de reconocimiento en el mundo editorial francés.

Hablando de Céline

En el libro Un Robinson cercano usted reflexiona sobre el trabajo de varios autores galos del siglo XX. Me llamó la atención el ensayo dedicado a Céline. Háblenos de la significación de la obra de este autor en épocas belicistas como la nuestra. Céline sigue siendo un escritor ambiguo frente a su recepción y es ambiguo por el carácter mismo de su obra. Hay un Céline excelente que es el autor de sus dos primeras novelas: El viaje al fondo de la noche y Muerte a crédito. Pero es El Viaje, quizás, la obra que más leemos y releemos de este escritor. Céline fue hijo de su época: incendiario, racista, xenófobo y antisemita. Por ello las instituciones republicanas francesas no lo celebran ni lo quieren, pero por ello Céline es un escritor que solo pudo haber nacido en Francia. Es como si Francia se avergonzara y se sintiera orgullosa de un artista semejante. La obra de Céline es también el intenso y vivo retrato de un tiempo que fue guerrero hasta el delirio y el sarcasmo. Y no hay nadie como él para mostrarnos las tripas de ese hervidero asesino que terminaron siendo las

el que alimenta nuestras actuales sociedades. Con Céline sabemos que estamos anclados en el crimen generalizado. Con él se nos vuelve más clara aquella consigna suya tan digna de tener en cuenta: El hombre es una porquería atravesada por un sueño.

Hablando de Camus

Pasemos a Camus. Usted lo considera un contemporáneo esencial. Además discurre sobre el tema del exilio en un cuentario del franco-argelino. ¿Qué dice a los lectores hispanoamericanos, y en concreto a los colombianos, la obra de Camus sobre el mundo de hoy? Lo considero esencial por el carácter fronterizo de su ser francés. Nacido en Argel, hijo de colonos pobres y analfabetos, en su obra hay un diálogo conmovedor y polémico Foto/Tomada de http://www.librosyeditores.com/Papel Salmón entre centro imperial Sobre el libro Un Robison cercano. Diez ensayos sobre y periferia colonial. literatura francesa del siglo XX Pablo Montoya dijo que: “Los Añádase, además, su ensayos que conforman este libro son una conversación manera novelística y personal con libros y autores franceses que quiero”. ensayística de abordar el absurdo ser moderno. Y guerras mundiales del siglo XX. Siempre está esa condición de sentirse de un lado pienso que a ese Céline se debería leer y de otro y de ninguna parte de algunos desde muy temprano. Leer Viaje al fondo de sus personajes más entrañables. Sin de la noche, significa perder la virginidad olvidar, la escritura precisa y sobria frente a las falsas bondades de la condi- y llena de trasfondos poéticos que se ción humana y frente a todo ese tipo de despliega en sus novelas, cuentos y filantropías tan de moda siempre que se crónicas. En un país en guerra desde disfrazan con los discursos ingenuos que hace años, poblado de desplazados e pregonan la felicidad social. Cuando se inxiliados como es Colombia, la obra lee a Céline aprendemos a desconfiar de de Camus tiene mucho que decirnos. todos los mecanismos que conducen a la Nos abre un territorio desolado mentira, al engaño, a la manipulación y y sangriento y, al mismo tiempo, a la guerra. Con él logramos saber que la anhelante de luz y de sensualidad que nuestra es una época infame porque basa tiene mucho que ver con el nuestro. su modus operandi en el gran y formida- Esta aparente contradicción es lo que ble y turbio negocio de la guerra que es me atrae fuertemente de su obra. Por

otro lado, o en la misma dirección, una de las grandes enseñanzas que nos deja su lectura, es la necesidad de defender al individuo y su necesaria parcela en medio de una época totalitaria en que defender esto merecía el repudio y la condena a muerte. Por ello, es Albert Camus, el rebelde y el solitario, quien debe sobrevivir entre nosotros y no el militante injurioso que clama por la amnesia del rebaño y sus dirigentes corruptos.

Hablando de otros franceses

¿Qué opinión tiene de los libros de otros autores franceses, pienso por ejemplo en el Nobel Le Clezio y en Amelie Nothomb? ¿A cuales otros recomienda conocer? Conozco poco de Le Clezio y de Nothomb y de otros tantos escritores franceses que están de moda ahora. De los escritores actuales que abordo en Un Robinson cercano el más mediático es Houellebecq. En el fondo, me parece un escritor polémico y su obra por momentos es atractiva. Pero no es un escritor que relea. Me aburre, en el fondo, ese mundo grisáceo y deprimente y esos personajes suyos que viven de masturbación en masturbación. Creo, por otra parte, que el gran narrador vivo que tiene Francia es Michel Tournier. Sus novelas, cuentos y ensayos son siempre de primer orden. De los poetas me gusta muchísimo Ives Bonnefoy. Sin duda una de las grandes voces poéticas del mundo. De los escritores actuales leo con mucho interés a Pascal Quignard, que es un autor refinado y exquisito. De Quignard he traducido algunos ensayos breves de sus Pequeños tratados y un cuento hermosísimo: El nombre en la punta de la lengua. De Quignard se conocen en el mundo hispánico sus novelas Todas las mañanas del mundo y Terraza en Roma. Es, igualmente, autor de un ensayo revelador: El sexo y el espanto cuyo tema es la sexualidad en la Roma antigua. La obra de Quignard no es muy seguida por nuestros lectores que tanto aman la cultura popular y sus derivados facilistas y la novela de crímenes que van y vienen, como Pedro por su casa, por el calamitoso mundo editorial de ahora *cortazar_73@hotmail.com


4 | HISTORIA|

domingo 29 de DICIEMBRE de 2013

Entre Honda y La Dorada. Los trabajos se iniciaron en 1884 y se hicieron 22 kilómetros. El Museo Histórico se encuentra hoy en la antigua casa donde residían los trabajadores. Esperando el futuro. Guillermo Rojas Pérez* Papel Salmón

A

diferencia de casi todos los otros 17 ferrocarriles que se construyeron en Colombia en el Siglo XIX, buscando salidas al Río Magdalena, el de La Dorada, en cambio, se hizo para obviar los llamados Saltos o Rápidos de Honda, que impedían la continuación de la navegación por dicha vía acuática hasta más arriba de la mencionada localidad tolimense. La necesidad de obviar dichos saltos se vio desde la llegada misma de Jiménez de Quesada a su paso hacia la por él fundada Bogotá, cuando se vieron obligados a bordearlos a pie para continuar el viaje.

Altibajos de una contratación

El primer contrato para construir dicha vía lo gestionó el Estado Soberano del Tolima en 1872 con Nicolás Pereira Gamba, mediante el decreto de junio 3 de dicho año firmado en El Guamo, mediante el cual se le concedía un privilegio por 30 años. En su libro Honda: una historia urbana singular, el historiador Armando Moreno S. señala que, invitado por Gamba, en 1873 llegó al país el ciudadano inglés C. C. Roberts, quien efectuó el trazado desde Arerancaplumas hasta la quebrada Perrera, abajo de Conejo. EL proyecto no pasó de ahí, y, ante este fracaso en 1881 Pío Rengifo y el norteamericano Francisco B. Módica, se asociaron con una casa americana y se hicieron cargo del contrato. El ingeniero míster Wheeler efectuó una rectificación del trazado y se alcanzaron a amontonar rieles y polines, pero al poco tiempo la firma entró en quiebra. A raíz de esto, entró en acción el ingeniero cubanoestadounidense Francisco Javier Cisneros, quien venía precedido de una experiencia en tales materias como la construcción de un tramo del Ferrocarril de Antioquia. Así se indicaba en la edición número 5.332

Foto/Cortesía Manuel Enrique Valencia/Papel Salmón

Una empresa que hizo historia en La Dorada

Ferrocarril y C del Diario Oficial del 21 de abril de 1882, donde se da cuenta de la Ley 5 del 15 de ese mes sancionada por el Presidente Rafael Núñez, por la cual se autorizaba el contrato para que Cisneros acometiera tal obra. Cisneros pidió una prórroga y los trabajos se iniciaron en 1884. En principio se construyeron 22 kilómetros entre Arrancaplumas en Honda y Yeguas, en predios de lo que es La Dorada. La línea -de trocha angosta como era la técnica empleada por Cisneros, constaba de seis estaciones intermedias entre Honda y La María, como se llamaba hasta entonces La Dorada. Tales estaciones eran, fuera de Honda, Perico, Guarinó, Guarinocito, Buenos Aires y Purnio y La María. Según lo indica Alfredo Ortega en su ya clásica obra Historia de los ferrocarriles en Colombia, Cisneros traspasó la concesión a la Compañía The Dorada Railway Company Limited, la cual celebró con el gobierno el contrato de fecha 11 de marzo de 1893, por la que se acordó subvencionar la obra con la suma de $10.000. por kilómetro, mediante bonos de los que autorizaba la Ley 104 de 1892, para prolongar la línea de Conejo en adelante. Agrega el citado autor que los trabajos de prolongación del ferrocarril se inauguraron el 3 de abril de 1893 y se terminaron el 11 de junio de 1897, con una extensión de 33 kilómetros. El contrato con la empresa inglesa se extendía hasta 1961.

Trayectoria importante

Esta línea férrea entre Honda y La Dorada tuvo una importancia excepcional en la historia de La Dorada, ya que hasta 1905 -año en el que en razón del

Tren del sol. Ruta Bogota - La Dorada. Máquina de vapor

Presidente Rafael Núñez

reordenamiento territorial ordenado por el presidente Rafael Reyes se la separó del Tolima y empezó a pertenecer a Caldas como corregimiento de Victoriafue jurisdicción de dicho municipio y Honda era el principal centro urbano al cual se tenía acceso. De allí se traía todo, desde la leche y el pan hasta los ataúdes. De allí venían peluqueros y modistas, disminuyéndose así la influencia que en tales materias había tenido la Costa Atlántica. De allí venían también los curas. Y los enfermos -en especial de fiebre amarilla- tenían que ser llevados a dicha población hasta antes de construirse el hospital de La Dorada, al punto que allí murió el 22 de septiembre de 1934, de dicha enfermedad, el fundador Antonio Acosta. La costumbre de comer tamales y lechona fue traída acá por los tolimenses. Es de suponer que la línea telegráfica que se construyó entre Honda y Yeguas para el ferrocarril, fuera la primera que se tuvo en La Dorada. El presidente Enrique Olaya Herrera hizo el recorrido en él, después de haber cruzado el Magdalena en uno de los buques de lujo que había entonces. El servicio férreo entre Honda y La Dorada llegó a tener una demanda tal, que tanto comerciantes como usuarios corrientes no tardaron en empezar a quejarse de la mala atención que se les prestaba, ya que no se cumplían

los horarios, el número de vagones era insuficiente y hasta los trabajadores de la empresa se fueron a la huelga en 1917 por los malos salarios que se les pagaba. La palabra “huelga” se conoció en La Dorada por los ferrocarrilleros. La presencia inglesa despertó en algunas personas el interés por su lengua, y por ejemplo Guarinocito es el resultado de una mezcla entre inglés y una lengua indígena, ya que cuando los británicos viajaban hacia allí solían decir que iban para Guarinó City, pero las gentes acomodaron mejor el vocablo llamándolo Guarinocito. Al extenderse la línea hacia Ambalema fue escogida Mariquita como sede de la empresa, donde permanecían el gerente y los 11 ingenieros y técnicos que prestaban sus servicios a la firma inglesa. Los pagos a los trabajadores se los hacía en efectivo, con monedas de oro. Un empleado que se bajaba en cada una de las estaciones era el comisionado de tal encargo. La primera estación que tuvo la empresa en la ciudad -una construcción de madera y techo de paja- se incendió en 1900, según manifestaban sobrevivientes de aquella época. Después se construyeron las bodegas que todavía hoy existen, las cuales fueron cedidas a La Dorada por los Ferrocarriles. Ellas prestan beneficios inmensos en el terreno cultural, al ser utilizadas como sedes de distintos eventos, entre ellos exposiciones artísticas. En Flandes la Cámara de Comercio encontró una de las máquinas que prestaban servicio al Ferrocarril de La Dorada y procedió a adquirirla, teniéndosela hoy como uno de los objetos emblemáticos de la ciudad. Fuera de las bodegas en mención, la principal contribución que se debe al ferrocarril en la época de los ingleses, es la construcción de la llamada Casa Inglesa o Casa Mayor, donde residían trabajadores del Ferrocarril. En las tardes era corriente verlos sentados en taburetes en los andenes de la edificación de 396 m² construida en 1897, y la cual fue adquirida por la Cámara de Comercio de La Dorada, con lo que se impidió que hubiera sido destruida por particulares. En la actualidad, en virtud de convenio entre el Municipio y la citada entidad, es utilizada como Museo Histórico, donde hay colección de fotografías de los personajes más conocidos de la ciudad a través de su historia, hay varios cuadros de afamados pintores, existen


domingo 29 de DICIEMBRE de 2013

|HIST ORI A | 5

Cultura documentos valiosos sobre historia de la ciudad como la lista de los alcaldes, salón de la fuerza aérea, se encuentran los ornamentos que lució monseñor Óscar Aníbal Salazar cuando se posesionó como primer obispo de la Diócesis y otros elementos de gran interés. La influencia ferrocarrilera se hizo sentir también en las costumbres urbanísticas. Varias casas de tablas paradas y techos de zinc, al estilo inglés, se construyeron entonces, y todavía una de ellas subsiste en uno de los sectores de la ciudad. Entre La Dorada se produjo una mejor integración gracias a la construcción del puente, ya que antes la comunicación se hacía utilizando embarcaciones que cruzaban el Magdalena.

Ferrocarril del Atlántico

Una muy importante fase en la historia del Ferrocarril, en lo que a La Dorada respecta, fue la inauguración del Ferrocarril del Atlántico, en la década del 60, con destino a la Costa Atlántica. Hubo un detalle curioso en la construcción de este tren. La leyenda dice que cuando el presidente encargado Roberto Urdaneta Arbeláez colocó en La Dorada el clavo de oro para iniciar los trabajos, los ladrones se lo robaron por la noche. Se hizo un operativo militar requisando casi casa por casa en los alrededores y no fue posible encontrarlo. Una propina envidiable se ofreció entonces a quien lo suministrara, pero quienes lo hurtaron prefirieron quedárselo. Se cuenta también que cuando se construía

Maquina de vapor en la estación de Ferro México - La Dorada

el puente que une a la Dorada con Puerto Salgar, cayó un hombre en uno de los pilotes. El ingeniero dizque exclamó: “¡Se paga pero no se para!”. El puente es uno de los pocos que no lleva nombre en Colombia porque el presidente que lo inauguró fue Alberto Lleras Camargo, quien dictó un decreto prohibiendo que obras o establecimientos públicos llevaran el nombre de personas vivas. Por eso, no se llamó Rojas Pinilla en cuyo gobierno se construyó. Este tren representó un verdadero

Casa donde vivian los trabajadores de la empresa.

jalonaso en la vida de los doradenses. Muchas personas a quienes no se les había pasado por la cabeza ir a la Costa por lo engorroso que resultaba el viaje por carretera o en buques, tuvieron oportunidad de ir a Santa Marta. Esto desató una fiebre contrabandística que llevó a muchos en convertir esa actividad en su género de vida económica, trayendo cigarrillos, licores y otros productos que se adquirían baratos en la Costa y aquí se vendían a precios considerables. Las personas dedicadas a tal actividad eludían los controles bajando la mercancía antes de llegar el tren a la Estación de México, por lo cual a una de las calles se le puso el nombre de Marlboro. También muchos costeños aprovecharon para desplazarse por estas tierras, algunos de los cuales resolvieron quedarse viviendo en La Dorada. El tren tuvo además consecuencias negativas para la navegación, ya que al utilizarlo decreció el transporte y la movilización de carga por dicho sistema. Desde cuando se terminó la construcción del Puente, ningún barco volvió a llegar a La Dorada, y entonces se decía que no se podía hacer por las enormes chimeneas que utilizaban, lo que no les permitía pasar debajo de las estructuras del mismo.

¿Volverá el tren?

En la ciudad hay optimismo sobre el

proyecto de restablecer el transporte férreo. Las exigencias de la globalización de la economía así lo indican, pues es de sobra sabido que el férreo y el fluvial son los dos medios de transporte más económicos. La línea férrea está en condiciones para que ello se haga. La Dorada se beneficiaría enormemente, ya que ello estaría ligado a la construcción del Puerto Multimodal. El Turismo se vería muy favorecido, al igual que se generaría trabajo con el movimiento de carga, como se haga a través del río y el Ferrocarril *Historiador.

Fotos/Cortesía Guillermo Rojas Pérez/Papel Salmón

Primera huelga en el Ferrocarril de La Dorada en 1917.


6 | LIBROS|

domingo 29 de DICIEMBRE de 2013

Colección de poesía terapéutica

El rayo que no cesa.

Antología de poesía colombiana. 2013 La poesía colombiana recibe una vez la muestra de los escritores de la región. Representación.

Papel Salmón

E

l pasado 29 de noviembre en Manizales se presentó la antología de poesía colombiana El rayo que no cesa (Editorial Cuervo de Papel. Bogotá. 2013) En ella se ha incluido a los poetas Juan Carlos Acevedo Ramos y Flóbert Zapata Arias. En la muestra nacional, que incluye 29

poetas colombianos de varias generaciones se leen nuevas voces de escritores de todo el territorio nacional. El título de la antología es un breve homenaje al poeta español Miguel Hernández (1910) quien murió en una penitenciaría de Alicante durante el gobierno de Franco en 1942. Esta es una muestra de los poemas publicados por los escritores nacidos en Caldas

Juan Carlos Acevedo Ramos Manizales, 1973. Ha publicado los libros de poesía Palabras en el purgatorio (1999) Palabras de la tribu (2001) Los amigos arden en las manos (2010), Noticias del tercer mundo (2011) y Todos sabemos que el poeta es un fantasma (2013). Sus poemas hacen parte de Antologías de poesía contemporánea publicadas en México, Uruguay. Chile, Perú, Argentina y Colombia. Ha obtenido los Premios Nacionales de Poesía “Descanse en Paz la Guerra” Casa de Poesía Silva y el VI Premio de Poesía Carlos Héctor Trejos. Administra el blog literario Santos Oficios.

SOLARES DE LA INFANCIA Perdido en el tiempo y ajeno a los pasos de los soberbios. Intacto y limpio, desordenado y lleno de un verde vegetal era el solar en casa de Abuela. Hoy invade mi memoria y salto los altos muros que construyen los años para llegar hasta sus rejas oxidadas, y deshacer los cercos de guadua donde ella refugiaba sus árboles de las crueles manos de un niño en épocas de juegos. Patio solar bañado por el tintineo de una lluvia de provincia regresas a mí lleno de voces familiares. En tu tierra empobrecida queda lo que fui: la lámpara de petróleo que iluminó, por última vez, el rostro de mi padre, el beso triste que llenó de asombro la boca de una muchacha vestida de miseria y la letras de un nombre, tan simple como el pan, que no cubre el manto del olvido.

HOMBRES SOLOS AGONIZAN FRENTE AL PERIÓDICO Hombres solos toman café y hojean periódicos en plazas desiertas de un país a medio nacer o a medio morir. Solos alargan sus vidas cada mañana: la charla inútil en el parque, los sueños apostados en la mesa de juego, una muerte espesa de visita, un ejército de polillas devorando trajes en el desván. Hombres solos agonizan frente al periódico bajo árboles sembrados en la memoria.

Flóbert Zapata Arias Nació en Filadelfia, Caldas en 1958, Es autor de los libros de poesía Copia del insecto (1991), Después del colegio (1994), Declaraciones (1999), Ataúd tallado a mano (2006), Coplas (2009). Del libro de cuentos breves La bestia danzante (1995) y coautor de Cuento caldense actual (1993). Autor de La generación invisible (2000) y Musa Levis. Breviario de poesía contemporánea de Caldas (2002). Ha obtenido los premios nacionales de poesía Universidad de Antioquia, Ciudad de Chiquinquirá y Antonio Llanos. Su obra ha sido incluida en compilaciones de poesía colombiana. Dirige el plegable Musa Levis. www.flobertzapata.blogspot.com

SIEMPRE DORMÍ MUY MAL Siempre dormí muy mal. Después de muerto, seguro seguiré durmiendo mal. Seré un mal muerto, seré un muerto fatigado. Nada me preocupa de la muerte, excepto esta certeza de que voy a seguir durmiendo mal.

EPITAFIO DE UNA TUMBA EN EL CAMINO Viajero: si acaso te detienes en mi tumba, orina, por favor. No me niegues el cálido y sonoro charco de espuma y ámbar. Aunque no puedo ya beberla, me consuela tan vívida evocación de la cerveza.


domingo 29 de DICIEMBRE de 2013

El calendario egipcio aparece en 3000 A.C. En 1582 el papa Gregorio XIII decretó el gregoriano. Entre los calendarios se destacan el budista, el chino, el hebreo y el musulmán. Alfredo Cardona Tobón* Papel Salmón

E

n esta época que festejamos el fin de un año y el principio de otro conviene hablar del calendario que señala el nacimiento de Jesús e identifica la era cristiana y recordar los calendarios de otras culturas. Desde los primeros tiempos las civilizaciones han establecido medidas del tiempo para atender las distintas necesidades de la sociedad; esos ciclos se basan, generalmente, en los movimientos de la tierra alrededor del sol y de la luna con respecto a la tierra que determinan los años solares y los lunares, dando origen a los calendarios. El año solar mide el intervalo entre dos pasos consecutivos de sol por el equinoccio de primavera; es un concepto introducido hace cinco mil años por los babilonios, que se repite cada 365 días, pero no con exactitud absoluta, lo que da lugar a los desfases en las mediciones, que se ajustan mediante recursos como los años bisiestos o con el cambio de fechas para ponerse al día con los ciclos observados.

En la actualidad coexisten más de cuarenta

Los calendarios

Desde remotos tiempos las distintas culturas han tratado de armonizar el calendario con los ciclos reales del sol y de la luna y por eso han aparecido los calendarios; aún hoy con todas las modernas y avanzadas tecnologías hay diferencias en los conceptos que sirven de base a los calendarios; el año civil, por ejemplo, tiene una duración media de 365,2425, o sea 365 días, 49 minutos y 12 segundos y el año trópico, empleado en astronomía, se toma como de 365,2422 días, o sea 365 días, cinco horas y 45,25 segundos.

Los diversos calendarios

El calendario egipcio aparece en 3000 A.C; consta de 12 meses de 30 días con cinco días adicionales de fiesta; en el año 45 A. C el emperador romano Julio César encargó al astrónomo Alejandrino Susígenses la elaboración del calendario de 365 días con un día extra cada cuatro años, y en el año 1582 el papa Gregorio XIII encargó a Luis Lilio y al jesuita Christopher Clavius la reforma del calendario juliano y decretó

el gregoriano que empezó a correr el 15 de octubre, con 10 días de adelanto dejando en el vacío ese pequeño lapso de la civilización occidental. El calendario gregoriano rige en los países cristianos y ha sido adoptado por otros estados del mundo de diferentes religiones. En la actualidad coexisten más de cuarenta calendarios, entre los que se destacan el budista, el chino, el hebreo y el musulmán. En tiempos remotos tuvieron vigencia los calendarios Persa, Maya, Azteca, Inca, Andón y Taobada; unos eran lunares y otros solares. El calendario maya constaba de 13 meses y 20 días más cinco días de meditación, el calendario inca era de 12 meses de 30 días y el año azteca contabilizaba 365 días y cuatro horas. También aparecieron calendarios políticos como el Republicano francés, con vigencia entre 1793 y 1806 y el calendario soviético que se empleó entre 1929 y 1940.

El calendario Republicano francés

Durante la revolución francesa se quiso romper con los nexos monárquicos y clericales y se adoptó otro sistema en vez del calendario gregoriano: Francia instauró el año revolucionario de 12 meses y 30 días, subdivididos en tres períodos de 10 días o décadas. Los cinco días comprendidos entre el 17 y 21 de septiembre gregoriano, fueron de fiesta nacional. El año empezaba en el equinoccio de otoño, se cambiaron los nombres de los días de la semana que empezaba con el Primidi y terminaba con el Décadi. Los nombres de los meses también variaron y se les designaron de acuerdo con la naturaleza; por ejemplo, el vendimiario era el mes de la vendimia y el Fructidor correspondía a la cosecha de los frutos.

El calendario chino

Fotos/Cortesía Alfredo Cardona/Papel Salmón

Calendario azteca.

| HISTORIA | 7

Aunque China adoptó desde 1912 el calendario gregoriano para usos oficiales y administrativos, aún utiliza el antiguo para fechar sucesos importantes en la vida de la nación o entrelazados íntimamente con sus tradiciones tales como el Año Nuevo o el Festival del Otoño. El calendario chino se remonta a la dinastía Shang, miles de años antes de Cristo y comprende 12 meses entre 353 y 355 días; cada tres años se intercala un año con un mes más. Este calendario tiene ciclos de 12 años regidos por: la rata,

Calendario musulman.

el toro, el tigre, la liebre, el dragón, la serpiente, el caballo, la oveja, el mono, el gallo, el perro y el cerdo.

Calendario musulmán

Empieza con la hégira o huida de Mahoma a la ciudad de La Meca, que en la fecha gregoriana corresponde al 16 de julio de 622. El año islámico tiene 354 días que comienzan cuando sale el sol, los meses empiezan dos días después de la luna nueva. Este calendario tiene como base ciclos lunares de 30 años, divididos en grupos de 19 años con 354 días y otros de 11 años de 365 días. El año islámico tiene 12 meses, los días de la semana son siete y el al-yuma´a, o viernes gregoriano, es el día festivo durante el cual se realiza la oración colectiva en las mezquitas.

El calendario hebreo

Se basa en los ciclos del sol y de la luna; empieza con la génesis del mundo, que según la tradición judía fue en el año 3760 antes de Cristo; de esta manera el año gregoriano de 2013 equivale al año hebreo 4773. El mes hebreo dura 29 días y medio, el año tiene 12 meses o 13 meses (si es bisiesto) con nombres de origen Babilonio. Se empieza con el Tishrei que cae en septiembre u octubre y termina con Elul en agosto o septiembre. Con el berenjenal de los calendarios hay divergencias con el principio de las semanas: las normas ISO 8061 toman como primer día el lunes, concepto también aceptado por los europeos y los latinoamericanos; en cambio los norteamericanos consideran el domingo como el primer día de la semana. Las normas internacionales han logrado estandarizar pesas y medidas, pero con la medida del tiempo parece una misión imposible pues cada cultura se aferra a sus calendarios basados en creencias ancestrales. *http://www.historiayregion.blogspot.com


|Director Nicolás Restrepo Escobar | Editora Gloria Luz Ángel Echeverri|Diseño Virgilio López Arce| Circula con LA PATRIA todos los domingos |Cra 20 No.46-35. Tel 878 1700 |Impresión: Editorial LA PATRIA S.A |E-mail: salmon@lapatria.com

8|PU BL ICAC ION E S|

domingo 29 de DICIEMBRE de 2013

COLUMNA

CONVOCATORIA

Culturas en transformación

Premio SIP

A

Luisa Fernanda Ramírez Naranjo* Papel Salmón lgunos podrían decir que la película La eterna noche de las doce lunas de Priscila Padilla habla del machismo en los pueblos indígenas. Es la historia de Pili, una niña wayúu que tras su menarquia, es encerrada durante doce lunas para aprender a ser una mujer wayúu. Durante este año, la niña recibe el conocimiento de las mujeres de su familia, hace sus tareas escolares y teje largas noches desde la distancia de la soledad. A la salida de su confinamiento, Pili sabe lo necesario para continuar con su vida como mujer en una cultura matriarcal. Ahora su valor es mayor, posee un conocimiento que otras no tienen y eso se evidencia en el copioso dote que un hombre ofrece para desposarla. Sin embargo Pili es libre de escoger y prefiere seguir con la escuela y su vida de niña. La película de este modo, más que hablarnos del machismo, nos muestra que continuar con las prácticas culturales, puede ser una elección y no una imposición. Una de las banderas que enarbola con orgullo la modernidad es el feminismo. A partir de esta ideología se conquistaron territorios que legitimaron a nivel político la posición de la mujer. Desde el voto hasta las pastillas anticonceptivas, todo ha sido gracias a mujeres aguerridas que se vincularon a este movimiento para reposicionar al género. Las transformaciones políticas suelen darse desde la oposición y la lucha, pero no sucede lo mismo con las transformaciones culturales, esas se dan solo desde el cambio de creencias y costumbres, desde adentro. Recientes hechos ponen en tela de juicio el valor que desde la cultura se nos da como mujeres en nuestro país. Las declaraciones de Andrés Jaramillo sobre lo ocurrido en su restaurante Andrés Carne de Res, con las que muchas personas, hombres y mujeres podrán estar de acuerdo, hacen recordar los juicios sobre violaciones de hace dos siglos, en los que la víctima era irremediablemente la culpable por mostrar la piel y su mancha original, que no trae más que tentación. Tal como si se tratara de una sociedad de macacos, las hembras deben ocultarse para conservar el orden. No vaya ser que terminen violándose a sí mismas. Sea o no cierta la violación, estas declaraciones dejan ver prejuicios que otorgan más importancia a la buena imagen de un negocio que a los derechos de una mujer. La brecha entre la ley y la cultura se hace evidente. Por más que las mujeres hayamos legitimado ante la constitución nuestra presencia en territorios que antes eran exclusivos de los hombres, el valor que se nos da en las creencias más arraigadas de nuestra cultura sigue pasando por encima de la libertad para ser y actuar en el mundo. La película La eterna noche de las doce lunas nos deja ver una valoración a la mujer y a la herencia femenina que nos interroga sobre nuestras propias formas de valoración, basadas más en las leyes que en los cambios profundos de conciencia. Por esta razón, tal como dice su directora, la película nos recuerda que la cultura no es para padecerla, también es para transformarla luisafernandacine@gmail.com

La Sociedad Interamericana de Prensa -SIP- invita a los periódicos y agencias noticiosas de las Américas y del Caribe a postular sus mejores trabajos en español, portugués o inglés. La fecha de cierre es el 15 de enero del 2014. Son 12 categorías: relaciones interamericanas, derechos humanos, cobertura noticiosa, crónica, perio-

dismo en profundidad, fotografía, caricatura, infografía, opinión, diario en la educación, cobertura noticiosa en internet y en multimedia. Además del Gran Premio SIP a una persona u organización con logros significativos a favor de la causa de la libertad de prensa. Informes en http://www.sipiapa.org

EN ESTANTERÍA

Colombia, donde el verde es de todos los colores “¿Cómo ha llegado Colombia a formar ese tipo de humano tan diverso, tan insumiso, tan irreductible, en el que se hace nítidas las virtudes y los defectos de la idea moderna del individuo? Asomarse al país es asomarse a una región del mundo donde en todos los campos de la realidad, la diversidad es la ley, y ver un proceso histórico en el que, por azar, si no creemos en los dictados inapelables del destino, convergieron los elementos más diversos para producir los resultados más impredecibles”, escribe el autor William Ospina. OSPINA, William. Colombia, donde el verde es de todos los colores. Literatura Mondadori. Bogotá. 2013. Pp. 169. $33.000.

Poliamor, más allá de la infidelidad

Circo máximo. LA ira de Trajano

Hasta ahora, la versión romántica y tradicional del amor se ha construido en torno al paradigma de la fidelidad. En este libro, la sexóloga brasileña Flavia Dos Santos con base en estudios e investigaciones, además del contacto con las personas que la consultan, pone en entredicho estos conceptos, arguyendo todo lo contrario: el amor es libertad y amar es concederla. El poliamor desarrolla el amor como algo infinito, que no debe limitarse a una sola persona ni a un solo momento. Poliamor es no sentir celos, no controlar, no castrar. Poliamor es vivir un amor incondicional sin tener que desistir de otros.

Circo Máximo es una novela, pero está cimentada en información veraz. El libro se complementa con unos apéndices que incluyen glosarios de términos latinos y dacios, el árbol genealógico de la familia imperial de Trajano; planos de Roma y de la Dacia; mapas de batallas y asedios; ilustraciones de los militares romanos y guerreros sármatas y dacios, una extensa bibliografía utilizada por el escritor; una recreación ilustrada de la Roma imperial del Siglo II d.c. y el mapa del Imperio Romano. Santiago Posteguillo demuestra una vez más que es uno de los grandes noveladores de la historia de Roma.

DOS SANTOS, Flavia. Poliamor, más allá de la infidelidad. Villegas Editores. Bogotá. 2013. Pp. 160. $34.000.

POSTEGUILLO, Santiago. Circo máximo. La ira de Trajano. Editorial Planeta. Bogotá. 2013. Pp. 1.193. $65.000.

El último secreto de Machu Picchu

Esta es la historia de Machu Picchu que cierra el círculo que abrió Hiram Bingham el día que se topó con la ciudad perdida de los incas. Es la historia de hombres y mujeres cuyos destinos fueron marcados por ella, la de los campesinos sin tierra que se fueron a vivir a la ciudadela antes del “descubrimiento” oficial y la de viajeros, trajinantes y buscadores de tesoros que pasearon por las ruinas o escucharon de ellas antes de Bingham. Es también la historia de los herederos, dos familias que litigan por la propiedad del santuario y se enfrentan al Estado peruano. Pero es, sobre todo, la historia simbólica de un pueblo, una región. VILELA, Sergio/DE LA PUENTE, José Carlos. El último secreto de Machu Picchu. Debate. Bogotá. 2013. Pp. 280. $39.000.

Papel Salmón 29 de diciembre 2013  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you