Issuu on Google+

os jóvenes sustentan ideas con palabras genéricas u otras que ni siquiera avala el diccionario, pero que se constituyen como registros o códigos sociales propios de su edad. De esta manera se diferencian de los adultos y manifiestan su solidaridad

L

Si no existe la palabra, ellos la inventan, la usan y la familiarizan. Así son los adolescentes y su expresión oral. Creatividad.

expresar sus emociones, sentimientos, sensaciones o para referirse a algo o a alguien. “Muchos muchachos somos conscientes de que con algunas palabras que empleamos maltratamos el lenguaje, sin embargo, estas se empiezan a establecer por moda como parce (amigo), paila (perdió), marica (muletilla para referirse a alguien) y se quedan en el

subconsciente”, dijo Alejandro Arroyabe, del Liceo Isabel la Católica. Lo mismo piensa Yeraldín Duque, de la Escuela Nacional Auxiliares de Enfermería, quien además aseguró que el lenguaje juvenil cambia el significado de algunos términos: “por ejemplo, gonorrea para nosotros es un insulto, pero en realidad es una enferme-

Palabra Significado Ejemplo Chanda Feo, pereza, malo “Qué chanda ir a ese lugar” Seba Grotesco, produce asco. “Qué seba de man” Man Hombre, chico, niño “Mira ese man tan chistoso” Está buena Mujer con grandes atributos “Esta vieja está buena” Vieja Mujer “Mirá a esa vieja...” Mamera Persona cansona, algo que causa tedio “¡Qué mamera de vieja!” Ñámpira Persona indeseable, ladrón, atracador “Esa ñámpira me amenazó con un puñal” Rabón Persona de mal genio, antipática “No me prestó el balón, es un rabón”. Vaina Cosa o problema “Qué vaina”, “¿Cómo funciona esta vaina?” Gonorrea Insulto “Joaquín es una gonorrea” Camello Trabajo “Después de 3 meses por fin conseguí camello” Guachafita Desorden, fiesta “Tus amigos están en una guachafita...” Achantado Triste, pensativo, cabizbajo “Está achantado porque terminó con la novia” Bandearse Sortear una situación complicada “Ella se bandea con poco dinero” Boleta Persona o situación ridícula o vergonzosa. Mujer u hombre extravagante. “Qué boleta entrar al bar con Pedro”. Cachumbo Rizo de pelo “Péinese ese cachumbo” Caído del zarzo Persona tonta o que no piensa rápidamente Cascar Golpear “Lorenzo y Miguel se cascaron” Chambón Trabajo mal acabado, persona sin destreza “Este ensayo está muy chambón” Chicharrón Labor dispendiosa y larga, problema “Qué chicharrón en el que me metí” Gomelo Niño rico con forma de hablar característica “Muy gomelo tu amigo” Hacer vaca Juntar dinero entre varias personas para un fin específico “Hagamos vaca para la despedida de Camilo” Inmamable Que nadie soporta “Esa película está inmamable” Jincho Se dice de aquella persona que, por su alto estado de embriaguez, no puede ni mantenerse en pie por sí misma. “Salió jincho de la riçumba”. Lucas Mil pesos “Présteme 4 lucas pa` el bus, yo se las pago mañana”. Líchigo Avaro hasta el punto de la mezquindad “Qué líchigo, no me prestó 1000 pesos”. Motoso Se refiere a hacer una siesta durante corto tiempo “Aprovecha y échate un motoso” Pilas Ponerse pilas, despertarse estar atento a algo. “¡Pilas! Mañana es el examen”. Tombo Policía “Nos cayó la tomba” Violinista Tercera persona en una salida en pareja “Salí con Laura y Camilo y terminé de violinista”. Máquina Que alguien es bueno en algo ¡Eres un máquina! Cabrearse Enojarse, desconfiar “Quedó cabreado con lo que escuchó de la novia”. Cagao Tener miedo o embarrarla “Ese Lucho es un cagao. No le dijo nada...”

Entre jóvenes se entienden

con su grupo de amigos. “No quieren parecerse a nada de lo que ya está establecido. Esto es un síndrome normal de la adolescencia en el que buscan identidad, asumen su propio lenguaje, así como la manera de vestir y los gustos musicales”, dijo el psicólogo Jorge Hernán López. En su jerga emplean palabras o frases que les sirven para

propia jerga

Los jóvenes tienen su

BUSCAN IDENTIDAD

teen

Perfil de un lector A tope: Al límite. Abrir: Largarse, irse. Estar de bajón: Estar de capa caída. Me voy de juerga: Irse de fiesta. ¡No me ralle!: No me confunda o no me enoje. Plasta: Pesado. A pata: A pie ¡Qué video!: Situación inverosímil, graciosa, extraña. ¡Qué maricada!: Estupidez, ridiculez. Mucho pasado: Que hizo algo que sobrepasó los límites. En bombas: Hacer algo rápido. Cada nada: Frecuentemente Echar los perros: Conquistar a alguien.

Expresiones comunes

dad venérea”. La también psicóloga Noelba Calle advierte que este es un asunto cultural, y que asumir cierto tipo de jergas depende del contexto en el que se desenvuelve el chico: de sus creencias, principios, tipo de amigos y formación en su hogar. “Lo que para los adultos puede ser una vulgaridad, es para ellos algo muy chévere. Los padres de familia deben fijarse en cómo y qué hablan sus hijos, pues muchas veces su lenguaje puede asociarse con drogas, alcohol u otros ambientes”, argumentó la profesional.

www.lapatria.com MARTES 13 DE AGOSTO DE 2013

Textos: isabel vallejo Infografía: Daniela Castro Diagramación: carlos eduardo arango Paginador: José Arlés Rodríguez

1b


Teen 13 de agosto de 2013