Issuu on Google+

EDICIÓN 1.121 domingo 11 de MAYO de 2014 Manizales - Colombia

creación y vida

Crónicas mínimas e insolentes, algo indecentes

Viaje a la tierra del sol

Festival Estéreo Picnic

La banda sonora de una utopía que ya no es Foto/Alejandro Higuita/Papel Salmón

El camino de Gustavo Isaza Mejía

La vida académica de un líder

La caída de Rojas Pinilla

Recuerdos del 10 de mayo de 1957

Geoglifo hecho por la cultura Paraca (500 - 400 AC.) o durante la conquista española, cerca a las Islas Ballestas.

Disonancias

El libro para las tertulias


2 | MÚSICA|

domingo 11 de MAYO de 2014

domingo 11 de MAYO de 2014

Fabulosos Cadillacs fue de los grupos más aclamados en la pasada versión del Festival Estéreo Picnic.

Festival Estéreo Picnic

Alejandro Patiño Sánchez* Papel Salmón

La banda C sonora de una utopía que ya no es En Colombia se realizan festivales musicales con una inagotable línea de tendencias musicales. La gente asistió y consolidó al Festival como el más importante de Colombia en géneros relacionados con el rock. Ante el mundo.

on cerca de 50 mil asistentes y un cartel sin precedentes en nuestro país con 41 artistas en tarima, se realizó el pasado 3, 4 y 5 de abril la quinta versión del Estéreo Picnic. Una experiencia, para muchos, fuera de este mundo. Hasta hace poco menos de dos décadas reunir en un solo escenario dos artistas como Pixies o Red Hot Chili Peppers en Colombia, era algo impensable. La inclusión del país en la agenda internacional de giras de las principales bandas de rock del mundo era algo que no sucedía. Quizá Rock al parque, considerado el festival gratuito y al aire libre más grande de

Fotos/Jess Ar/Papel Salmón

La gente disfrutando del espacio en el pasado Festival Estéreo Picnic.

América Latina, ayudó a cualificar las condiciones técnicas y logísticas para que los grupos pudieran parar en nuestro territorio. Año tras año, y con la aparición de productoras independientes, colectivos, y circuitos de toques y pequeños conciertos en bares y sitios alternos, se fue derrumbando ese sofisma que pretendía afirmar que el público colombiano no respondía a proyectos de semejante envergadura. Recuerdo en mi adolescencia la venida de Guns N’ Roses, Bon Jovi y Metallica como un suceso casi extraordinario dentro del normal transcurrir cultural de la nación. Si bien es cierto que aún somos un país de conciertos grandes en la capital y que los grupos no repiten fecha, se ha evolucionado demasiado, y hoy en día, la historia es distinta. Dos de las agrupaciones más grandes de metal de todos los tiempos han venido cada una tres veces en los últimos 15 años: Metallica e Iron Maiden, sin dejar a un lado las visitas de Ozzy Osbourne, Black Sabbath, Paul McCartney, Madonna, entre otras grandes figuras de primer nivel del rock mundial. Pero la cosa no se queda solo ahí. Mientras Rock al parque crecía y crecía, otras propuestas de festivales gratuitos y estatales se fueron replicando en varias partes del país: Altavoz en Medellín, Grita rock en Manizales, Convivencia Rock en Pereira, por mencionar los más grandes y persistentes. A la par, en casi todas las ciudades importantes de Colombia se realizan festivales o encuentros musicales con una inagotable línea de tendencias musicales, unos con recursos

públicos o desde la iniciativa privada y algunos otros mixtos; grandes, medianos o pequeños; los que buscan rescatar las tradiciones y los que ponen de manifiesto lo contemporáneo. En todo caso, es muy amplia la gama de actividades musicales que se realiza en nuestro país desde hace 20 años aproximadamente, con un fuerte y acelerado crecimiento en los últimos 10.

Colombia ya está en el mapa de estos eventos

En medio de este contexto nace el Festival Estéreo Picnic. Y mientras la música suena y la banda sonora sube de volumen, el proyecto, único en el país, crece de forma acelerada como ningún otro de su tipo en esta parte del continente. Y acaba de demostrar que ante un buen evento, la respuesta del público no se hace esperar. Ante una oferta de semejante cartel, exigente y casi insuperable, como el que acaba de traer al país el Estéreo Picnic (encabezado con cuatro agrupaciones clásicas y de reconocida trayectoria musical como son Pixies, Red Hot Chili Peppers, Nine Inch Nails y Fabulosos Cadillacs, además de otras 10 propuestas internacionales que han estado en la primera plana del rock mundial en los últimos 15 años) la gente asistió y consolidó al Festival como el más importante de Colombia en géneros relacionados con el rock. Sin duda el cartel más impresionante de toda la historia musical del rock en nuestro país, caracterizado por su eclecticismo, una interesante y muy peculiar muestra de actos internacionales y nacionales que fueron puestos de manera

acertada para garantizar un volumen de público considerable en cada una de las dos tarimas; la principal, patrocinada por un operador de celulares, y la alterna, escenario Caracol que contaba con carpa y que durante las presentaciones de la noche siempre estuvo a reventar, quedándose pequeña. Solo en los grandes festivales del mundo se pueden reunir agrupaciones de diferentes geografías, épocas y géneros como ocurrió en el Estéreo Picnic. Colombia ya cuenta con un festival así, ya aparece en el mapa, ya es sitio para tener en cuenta en las giras mundiales de los grupos más aclamados. Si en las tres primeras ediciones del evento los organizadores perdieron dinero, en la cuarta, y más aún, en la quinta, se puede decir que el Festival ya camina solo y es un proyecto viable.

Algunos factores por revisar

El público no fue ajeno a él, lo sintió suyo a pesar de enfrentarse a factores no tan favorables pero propios de un evento de tal magnitud. Lo económico: el precio de la boleta (promedio 250 mil por día) el costo, en ocasiones exagerado para algunos de los alimentos, bebidas y suvenires dentro del parque durante el evento (la logística no permitió además el ingreso de marcas ajenas al Festival). El acceso al lugar: (Parque deportivo de la 222 con Autopista Norte, a unos 40 minutos aproximadamente de la ciudad) a donde no llega Transmilenio y difícilmente taxi a la hora de salida del evento (entre la una y las tres de la mañana). Los asistentes sufrieron

| M Ú S I C A| 3

Charles King, el sonido de la Champeta en el Festival Estéreo Picnic.

Juan Pablo Vega, artista colombiano, en su presentación durante el Festival Estéreo Picnic 2014.

trancones, largas esperas para conseguir transporte de regreso a sus casas y abusos en los precios por parte de algunos taxistas que cobraban 15 mil de banderazo solo por llegar al sitio a hacer la carrera. El terreno: durante la noche del jueves y gran parte de la tarde del viernes la lluvia cayó a torrenciales volviendo lodo y pantano grandes extensiones del césped, dificultando el desplazamiento por algunos espacios, entre ellos los baños habilitados. Eso sumado a las basuras que hora tras hora crecían a falta de canecas y un sistema práctico de recolección. Solo una de las tarimas tenía carpa, entonces la gente tuvo que mojarse para ver a artistas como Julián Casablancas, Babasónicos Nine Inch Nails, Natalia Lafourcade y Monsieur Periné. La gente no se libró tampoco de los estrujones y pisotones tipo evento gratuito en plaza o parque público. La estrechez se hizo notar más en el escenario Caracol, el más pequeño. Mucha gente no logró ver a algunos de sus artistas favoritos programados allí. Las marcas: la exagerada

comparaban para comer hasta los escenarios musicales que contaban con dos gigantescas pantallas ubicadas a cada lado, con una alta producción, asegurando así que todo el público viera de cerca y en directo sus artistas favoritos. Si dejar a un lado la zona de juegos digitales y de PlayStation, el Hippie Market, los bares al paso y los extensos espacios con carpas y sombrillas con sofás o sillas de madera puestas sobre el prado. Todo en contraste con la decoración, una potente propuesta de diseño que creaba una atmósfera con carretas llenas de heno puestas en el piso y puertas desvencijadas como invitando al transeúnte a visitar una dimensión desconocida, como la que ya estaba viviendo al otro lado de ellas. El Estéreo Picnic ha puesto al país a los ojos del resto del mundo cuando de realización de festivales musicales se trata. Pero lo más destacable, e insisto en ello, es un público que a pesar de las realidades culturales y económicas del país, ha respondido con altura y ha sido participante

invasión de la imagen corporativa de los patrocinadores fue un poco molesta para la mayoría. Desde la chica que te agarraba del brazo hasta la contaminación visual tipo campaña política, aún a pocos metros de las tarimas y sin ninguna articulación con el concepto del Festival, salvo algunos casos puntuales como los parlantes en forma de audífonos gigantes que la gente cruzaba para ingresar al parque. Y pese a todo, la gente llegó, se mojó, esperó, sufrió y se la gozó. Y al final tuvieron una experiencia, que según el sentir de la mayoría, entre las euforias y los diálogos en corrillo o caminando mientras la música sonaba, fuera de este mundo, “una salvajada”.

Lo más destacable fue el público

Una amalgama de actividades sensoriales y corporales que sucedían mientas las canciones viajaban una tras otra. La gente al entrar podía sentir lo gigantesco de todo. Desde los comedores habilitados para que la gente consumiera allí lo que

En el Festival Estéreo Picnic 2014 la cuota electrónica estuvo a cargo de Dj Tiesto. La mexicana Natalia Lafourcade, una de las participantes en la quinta versión del Festival Estéreo Picnic.

y testigo de la prolongación de la iniciativa. El Festival Estéreo Picnic funciona en parte, más notable aún en sus últimas dos ediciones, por medio de convenios con otros festivales de Latinoamérica como el Lolapallozza, que hace posible la consecución de un cartel de semejante nivel. Este último realizado en Argentina, Brasil y Chile, en su edición Latinoamérica, ha encontrado en el Estéreo Picnic su correlativo. Para Kim Taylor Bennett, una de las periodistas internacionales invitadas al Festival, el Estéreo Picnic es “la versión Bogotá del Coachella”. Si la iniciativa Estéreo Picnic no hubiese surgido o no se hubiese mantenido en el tiempo, quizá tendríamos un Lolapallozza Colombia que llenaría ese vacío que ya latía y que se supo traducir en la realización de un festival de talla internacional. Una idea que hace un par de décadas sería una aventura descabellada y sospechosa *cronistacultural178@gmail.com


4 | CRÓNICAS DE VIAJE|

domingo 11 de MAYO de 2014

domingo 11 de MAYO de 2014

|CRÓNICAS DE VIAJE | 5

Viaje a la tierra del sol Crónicas mínimas e insolentes, algo indecentes

Los machos son tan celosos que llegan a matar a sus crías.

Visitar extrañas formaciones rocosas hace parte del viaje.

Recorrido de 15 días por la tierra del sol, desde Lima hasta Uyuni, en Bolivia. Microhistorias sobre personas e imágenes nada trascendentales. A Hache Erre.

ocultando el sol con sus vuelos los que provocan decenas de fotografías … Yo solo pienso en las Líneas del desierto de Nazca. De niño veía unos dibujos en el libro Recuerdos del futuro, de Erich von Däniken, que representaban figuras geométricas, animales, humanos… ¡un astronauta! Creía en la teoría de Erich: esas Líneas de 30 centímetros de profundidad, visibles desde el cielo, que cubren 500 km² y trazadas hace 2 mil 500 años, conforman un aeropuerto interespacial para que los extraterrestres regresen. Otros científicos aseguran que son un calendario astronómico o parte de un ritual para invocar las lluvias. De Ica partimos de inmediato a Nazca. A la 1:45 de la tarde llegamos al Aeródromo María Reiche. No le comento a los turistas lo que leí en el portal Peligro en Nazca. Las aerolíneas de la muerte: que algunas empresas

Alejandro Higuita* Papel Salmón

PRIMER DÍA DEL 2014

C

álida y solitaria tarde de miércoles. Ella está sentada, silenciosa y quieta, contra el muro de un edificio sobre la avenida Larco con Benavides en Miraflores, sector opulento de Lima. Una bolsa negra de basura es su único vestido y de ella salen sus brazos y cabeza. No cubre su sexo. Las manos, abiertas hacia el cielo, reposan en sus blancos muslos. Rojas son las uñas de sus sucios pies de cenicienta, sin zapatillas. Sus apacibles ojos verdes miran el piso; tiene los labios entreabiertos, resecos. La cabeza, de cabellera rubia, en cadejos grasosos, se inclina hacía la derecha. Tendrá 23 años. Los transeúntes la ignoran, una policía del tráfico también. Se le acerca una anciana, acomoda la bolsa para cubrir su intimidad, se retira. La bella silenciosa sigue en su serena quietud. Camino 15 metros, miro atrás. Todo sigue igual. Esta perturbadora imagen de la Lima cosmopolita viaja conmigo esta noche hacia la ciudad de Ica.

JUEVES EXTRATERRESTRE En la madrugada navegamos por el Océano Pacífico rumbo a las islas Ballestas. El Candelabro, geoglifo trazado sobre una montaña, despierta el asombro en los turistas. Más allá, son los lobos marinos retozando en islotes rocosos, los pingüinos andando por grutas y las aves

Ante mis ojos el Astronauta, mensajero de los dioses.

utilizan avionetas destartaladas, que ya han caído varias, con pasajeros. Si los alerto no viajan y si no hay cupo completo… no vuelo. Pago 70 dólares. Somos seis pasajeros. Volamos. A los cinco minutos veo la ballena, un trapecio. Los vientos nos sacuden. Aparece el mono, la araña, círculos… La nave baja-sube-se ladea. El gordo de mi lado está pálido, tiene los cachetes hinchados, reprime una explosión en su boca. Veo… el ¡astronauta! Me saluda con la mano derecha. El astronauta del viejo libro ahora es de arena y piedra milenaria. Soy polvo de estrella… Aparece el cóndor, el árbol, el colibrí. Aterrizamos. El gordo busca un baño; el piloto, preocupado, tantea la nave. Sonrío. Contemplo el cielo, saludo con mi mano derecha a quien esté arriba. Ni una nube en su mar azul... De regreso a Lima revelo lo del portal. El gordo deja de hablarme.

VIERNES DE GATAS De día, el parque Kennedy de Miraflores es una jauría de gatos; de noche... -¿Quieres una amiga?-, maulla una desnalgada mestiza. Blusa sisa, pelillos en los sobacos. Gata prostituta sin uñas. Vamos al bar Haití-Haití. Magaly tiene 36 años y un hijo adolescente que siempre la lleva al Kennedy al anochecer. Al saber que soy colocho (colombiano) me pone la queja de que Lima está plagada de prostitutas colombianas. “No es bueno enredarse con ellas -frunce las ñatas como si oliera miaos- porque tienen sus cafichos”, proxenetas que las golpean, roban a los clientes y trafican drogas. La División de Investigación de Trata de Personas de la Policía informa al diario Perú 21 (2-XI-2013) que las mafias traen a las colochas por cuatro meses, tiempo en que se prostituyen para cancelarles las deudas. Al quedar “liberadas” deciden quedarse en burdeles como Las Cucardas. Ava, paisa cucarda, afirma al magazine La Noche es Mía (ver en google El boom de las colombianas en Perú) que ellas son exitosas porque son “recocheras; no nos da pena nada”. Víctor Shimabukuro, dueño del local, asegura que son tan “querendonas” que “en una sola hora le está quitando a un hombre 400 o 500 soles” (277-350 mil pesos). Una colocha puede girar a Colombia hasta 30 mil soles mensuales (20 millones de pesos). Magaly siente envidia. Ella cobra 150 soles. “Pueden estar más buenas, como dicen ustedes, pero son muy peligrosas”, puntualiza. La única paisana que me recomienda, antes de un beso y un adiós, es Liz. La veo en un karaoke: Mesera negra, 26 años y nalgona. Gata de uñas afiladas. Al traerme un martini le digo que

Magaly me envió. “No me gusta que otros colombianos me busquen”, dice enojada. ¿La razón? “Me da pena”. En realidad teme a que la involucremos en “asuntos raros”. Cobra 250 soles por hora y no le gusta ser cucarda porque “esas viejas son muy boletas”, tanto que reparten volantes en las calles para promocionarse. Asegura que las paisas son “tan avionas” que inventan ser reconocidas actrices o modelos en su patria para cobrar más (hasta mil 200 soles). Liz levanta clientes en el bar, por internet -en una web de kinesiólogas- o a través de su novio caleño. -¿Tu proxeneta? -¿Qué es eso? -Nada... ¿Lo amas? -Hummm, mucho... En realidad yo no soy prostituta, no todos los días lo hago. ¿Entendés? -Sí –respondo, pero no la entiendo. Me sonríe por entenderla. Una de la mañana. El tercer martini me embriaga. Su rostro y sus palabras me llegan en oleadas distorsionadas, dice que estudió hasta sexto, odia a mamá, ama al hermanito y a Cali aunque sea un mierdero. Se siente sola, a pesar de su novio. Deseo abrazarla. Debe arañar. Nos abrazamos. El karaoke cierra. Adentro ella hace caja. Afuera, en el

Cuando las miles de aves vuelan llegan a oscurecer el cielo.

Kennedy, algunas colochas y Magaly buscan clientes, no colombianos.

SÁBADO DE POLLADA El guayabo no impide que hoy rumbee. William Díaz, amigo limeño, me invita a una pollada o fiesta popular. Son las 10:15 de la noche y unas 80 personas bailan samba sobre charcos de cerveza cusqueña y vidrios. Bebemos pisco. Un fortachón de Iquitos, ciudad selvática, nos aborda. “Ese ya saltó del puente”, me susurra William. No entiendo. Me advierte del efecto jungla: ceder a la calentura tropical. El tarzán amazónico me baila con endemoniados movimientos. ¿Saltar del puente? Comprendo. Se quita la camiseta, alza los brazos y… oh dios. “¡Guevón, qué chucha la de ese man!”, le digo a William. Riéndonos y ebrios huimos del hediondo hacia los baños, para respirar mejor. Unos novios entran a un sanitario. Dos chicos fuman cerca al lavamanos. Alguien gime tras una puerta. Una flacuchenta, Piolín en su blusa, suena la nariz frente a un espejo (¡uy! expulsa sus pulmones), luego aspira coca. La luz amarilla y el humo del porro acentúan los rostros mestizos. La del gemido sale, de jeans descaderados y panza desparramada. La nariz de Piolín se restriega sola, se quiere arrancar de la cara. Otro chico se pega del porro de los trabados. Nosotros seguimos bebiendo. -Preocupa… -dice William. -Pero vos también consumís. -Cierto –se ríe. Perú es el principal exportador de cocaína del mundo. El gramo más barato del planeta se consigue en sus calles por 15 soles (11 mil pesos) de acuerdo a su pureza, según los del porro; por la señal de la santa cruz les juré que no era policía. Hay trifulca. Una turba me saca a la calle. William se

Fotos/Alejandro Higuita/Papel Salmón

Los viajeros se internan por cuevas en plena alta mar.

va en un taxi. Sobre el andén un borracho duerme, un perro olisquea su boca; una cara de mujer gorda, entre vapores, atiende un carro sanguchero. Un niño devora una salchicha. Alguien orina contra un muro, Piolín se tambalea evadiendo los carros, una anciana me insiste insiste insiste insiste que le dé licor. En mi cabeza Magaly maulla, Liz aclara que no es puta, un astronauta me saluda, Tarzán... Qué caos. Llego al hostal, preparo mi morral rumbo a Bolivia. Sueño con los ojos verdes de una rubia vestida con una bolsa de basura *gatoerrante@hotmail.com

Los excrementos (guano) de pelícanos, guanais, piqueros, cormoranes son utilizados para fertilizar cultivos por su alto contenido de potasio, nitrógeno y fosfato.


6 | RECONO CIMIENTO|

domingo 11 de MAYO de 2014

domingo 11 de MAYO de 2014

La caída de Rojas Pinilla

El camino de Gustavo Isaza Mejía

Recuerdos del 10 de mayo de 1957

La vida académica de un

líder “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles” Bertolt Brecht

Tulio Marulanda Mejía, MD* Papel Salmón

P

odemos aprender y aprendemos de todas y de cada una de las personas con las que nos relacionamos, pero no de la misma manera ni con igual intensidad. De algunos aprendemos como ser, como hacer y como actuar, lo que nos gusta y lo que no, lo que está bien y lo que está mal, amén de una serie de conocimientos técnicos o instrumentales; mientras que de otros aprendemos más bien, como no ser, como no hacer y como no actuar. Pero, si bien es cierto, de muchos aprendemos, sólo a unos pocos reconocemos como Maestros y los exaltamos y ponemos de ejemplo para que sean recordados e imitados por las futuras generaciones. No en vano entonces se le hace un reconocimiento al doctor Gustavo Isaza Mejía, un verdadero Maestro de quien por más de diez lustros hemos podido aprender, tanto sus innumerables discípulos de pregrado y postgrado, en especial en Medicina y Enfermería, como todos los familiares, amigos, empleados, trabajadores y directivos universitarios que han tenido la fortuna de estar a su

| HISTORIA | 7

lado durante su largo y generoso periplo vital.

Herencia de la colonización antioqueña

Nacido en Apía, Risaralda, pero descendiente de grandes familias venidas de Antioquia, supo heredar de sus antepasados las mejores virtudes de su raza; al reconocer en él la vitalidad, laboriosidad, integridad y generosidad que lo caracterizan, no nos cabe duda de que podemos sentirnos orgullosos de la herencia que nos ha dejado la colonización antioqueña. Y es que, en personas como él, se puede reconocer todavía la tradicional imagen del paisa como un hombre sobrio pero visionario y previsor, emprendedor y tesonero, disciplinado y trabajador, que no se arredra ante ninguna dificultad. Recién egresado de los claustros de la Universidad de Antioquia, llega en febrero de 1964 a la muy joven Facultad de Medicina de la Universidad de Caldas a ocupar el cargo de profesor en el rango de Instructor. Bien pronto y gracias a sus notables capacidades y reconocido liderazgo llega a ser Jefe del Departamento de Ciencias Fisiológicas el que, con el paso de los años y gracias a su sabia orientación, llegó a consolidarse como uno de los más representativos y paradigmáticos de la Universidad, a tal punto que, muchos años después, serviría de modelo para la propuesta de lo que debería ser la unidad básica de la nueva estructura orgánica, liderada desde 1993 por él y otros ex vicerrectores, de la Universidad de Caldas, misma que fuera adoptada en 1995 y que sigue vigente en la actualidad.

Foto archivo la patria/Papel Salmón

Gustavo Isaza Mejía.

Gran parte de los colombianos estaban dispuestos a tumbar el régimen dictatorial de Rojas Pinilla; en los primeros días de mayo de 1957. En Manizales los estudiantes se volcaron sobre las instalaciones del SIC para liberar 14 compañeros presos y los recibieron a plomo. Sucesos.

alta jerarquía católica tumbaron a Rojas Pinilla.

De nuevo en los cuarteles

Alfredo Cardona Tobón* Papel Salmón

Promotor de cambios

Como distinguidísimo profesor, Director de Departamento y Vicerrector Académico luego, contribuyó a forjar los destinos de la Institución, siempre desde unas consolidadas convicciones ideológicas y una visión política muy acordes con la naturaleza de un bien público que debe estar al servicio de la comunidad. Fue así promotor de importantes reivindicaciones gremiales, fundador de la Asociación de Profesores y del Fondo de Empleados y líder destacado en las luchas políticas, que por años se libraron en el seno de la Universidad. Innovador siempre y dispuesto al cambio no tardó en incorporar a todas las cátedras del departamento de Ciencias Fisiológicas, las nuevas corrientes pedagógicas y los estilos de enseñanza más modernos, hasta el punto de ser uno de los primeros departamentos de la Universidad que supo incorporar a sus prácticas las tres funciones sustantivas de la vida Académica: docencia, investigación y extensión. Cuando la mayoría de los profesores de la Universidad agotaban su quehacer en el mero ejercicio docente, el Maestro Gustavo Isaza daba inicio a los trabajos que habrían de consolidar una de las más importantes líneas de investigación de nuestra Alma Mater: la Estudios Fitoquímicos y Farmacológicos de Plantas Medicinales, línea que ha buscado ampliar las fronteras del conocimiento en aspectos tan valiosos como nuestra inmensa diversidad botánica y la rica tradición etnofarmacéutica de nuestras gentes, siempre con el objetivo de darle soporte científico a este tipo de terapéuticas

alternativas, hoy avasalladas por la ortodoxia médica. En el campo de la extensión fueron entre otros, producto de su gestión, el Laboratorio de Toxicología que prestó durante años sus servicios de análisis toxicológicos a todas las instituciones de salud y llegó a ser Laboratorio de referencia a nivel regional y la destacada participación que por años tuvo el mismo doctor Isaza en la Comisión Revisora de Medicamentos del Ministerio de Salud, a través del Instituto de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, INVIMA, importante organismo en el que siempre libró una difícil y valerosa batalla en pro de una política de medicamentos que favoreciese la industria farmacéutica nacional y protegiese nuestro sistema de salud del insaciable apetito capitalista de las grandes transnacionales farmacéuticas. Y ha sido por demás, principal promotor e insigne autor del libro Fundamentos de Farmacología en Terapéutica, que va por su sexta edición. Todo esto y mucho más hizo posible que el Consejo Superior de la Universidad de Caldas le concediese la máxima distinción a la que puede aspirar quien ha escogido la carrera docente como proyecto de vida: la de Profesor Emérito Palabras seleccionadas por el autor de la presentación que hizo en el homenaje al Maestro Gustavo Isaza Mejía, el 19 de abril del 2014, en el Auditorio Ernesto Gutiérrez Arango de la Universidad de Caldas. *Profesor Titular, Universidad de Caldas y de Farmacología, Universidad de Manizales.

A

la media noche del 9 de mayo de 1957 un frío taladrante bajaba de los cerros de La Calera arropando las calles de Bogotá controladas por piquetes militares; los capitalinos, al lado del teléfono, que era el único medio de comunicación, estaban atentos al curso de los acontecimientos. Recuerdo que a esas horas los soldados bachilleres del Batallón Miguel Antonio Caro-MAC- vigilábamos a centenares de ciudadanos retenidos en la plaza de Santa María durante los disturbios callejeros de los últimos días. Los altos mandos militares habían establecido la “Operación de Entrenamiento” que no fue otra cosa que el despliegue de todas las fuerzas militares por todos los puntos estratégicos de la capital para amedrentar a la población civil y allí estaba yo, frente al Hotel Tequendama, sin comer ni beber desde tempranas horas del 10 de mayo, cargando una ametralladora más pesada que un remordimiento y con la espalda agobiada y adolorida por las cananas repletas de municiones.

Se calienta el país

Gran parte de los colombianos estaban dispuestos a tumbar el régimen dictatorial de Rojas Pinilla; en los primeros días de mayo de 1957 los estudiantes universitarios declararon la huelga en las principales ciudades, el 5 de mayo dejaron de circular los principales diarios, y esbirros rojistas estallaron bombas de gas cerca de la iglesia de la Porciúncula donde el padre Severo Velásquez condenaba el régimen militar; el 6 cerraron los bancos y el comercio bogotano; el día 7 una parálisis paró la producción fabril en Medellín y Bogotá, mientras en Cali la ciudadanía se enfrentaba con los aviesos detectives del Servicio de Inteligencia -SIC.

Foto/Tomada de http://bogotailustrada.com/Papel Salmón

La oposición al gobierno del general Gustavo Rojas Pinilla se hizo intensa desde comienzos de 1957 cuando él empezó a gestionar su reelección para el período 19581962 por una Asamblea Nacional Constituyente (ANAC) que anteriormente había legitimado su gobierno y lo había elegido para el período 1954-1958.

El 8 de ese mayo, una Asamblea Constitucional de bolsillo había prolongado el mandato de Rojas por otros cuatro años con el apoyo de un vasto sector conservador y la anuencia del Obispo Builes, en tanto que los militares retenían a Guillermo León Valencia, Jefe de la oposición. El 9 de mayo numerosas mujeres vestidas de luto marchaban en Cali y en Bogotá en tanto que el cardenal Crisanto Luque condenaba al régimen por “asesinato, profanación sacrílega de la iglesia y por faltar a la promesa de no reelección”.

La alborada del 10 de mayo

Desde tempranas horas del 9 de mayo la sociedad civil, representada por notables ciudadanos, se reunió con el general Rafael Navas Pardo, delegado por Rojas para analizar la situación del país y presentar las fórmulas para levantar las huelgas y los paros. A las dos de la madrugada el general Navas Pardo llegó a Palacio y le dijo escuetamente al presidente: “Mi general, usted debe salir del país, las cosas no pueden seguir así”. Algunos militares consideraron como una traición la actitud del general Navas Pardo, pero no Rojas Pinilla, que en gesto

gallardo reconocido por la historia, evitó un baño de sangre al declinar el poder, que hubiera podido retener pues contaba con el respaldo de las fuerzas militares y de un vasto sector popular. A las dos y media de la madrugada un ruido sordo rompió el silencio del centro bogotano; innumerables vehículos haciendo sonar tres pitazos cortos acompañaron una multitud que inundó la carrera séptima y calles aledañas y se dirigió al Circo de Toros. De inmediato desapareció mi dolor de espalda, la sed y el hambre que me atormentaban y una descarga de adrenalina despertó mis sentidos ante el asalto inminente de la muchedumbre enloquecida. Pero no… no hubo pedreas ni insultos, quizás porque éramos soldados bachilleres… Las muchachas nos sonreían y nos lanzaban besos… alguien me dio una gaseosa… era un carnaval, fue un vendaval de alegría de un pueblo reprimido que estaba recuperando sus derechos. Años después recordé esa madrugada del 10 de mayo donde no se vieron ruanas ni overoles, eran estudiantes y empleados que empujados y apoyados por los banqueros, los industriales y la

A las nueve y treinta de la mañana Rojas se dirigió por radio a todos los colombianos para anunciar su retiro y la conformación de una Junta Militar compuesta por los generales Gabriel Paris, Deogracias Fonseca, Luis E. Ordoñez, el contraalmirante Rubén Piedrahita y el Brigadier General Rafael Navas que tomó las riendas del Estado. La transición del mando se hizo sin contratiempo en Bogotá, pero infortunadamente no sucedió lo mismo en otras ciudades. En Manizales los estudiantes se volcaron sobre las instalaciones del SIC para liberar catorce compañeros presos y los recibieron a plomo. Allí perdieron la vida Guillermo Bedoya estudiante de Derecho y Roberto Chica, estudiante de Odontología de la Nacional. El alcalde de Manizales renunció y el gobernador coronel Daniel Cuervo Araoz huyó ante el rechazo general y abordó un avión en el aeropuerto Matecaña. A las tres y media de la tarde la Junta de Gobierno nombró un gabinete ministerial compuesto por militares, por conservadores y liberales no gaitanistas. Mientras en Manizales continuaban los disturbios, en Pereira el coronel Gil Martínez, comandante del Batallón San Mateo, solicitaba orden y cordura desde los balcones del Palacio Municipal y garantizaba el respeto a la vida y a los bienes de la comunidad. Al caer la tarde, Monseñor Álvarez Restrepo oficiaba un Te Deum para agradecer la caía del dictador. A las siete de la noche el general Rojas Pinilla tomó un avión que lo llevó a España junto con su familia. “Él volverá”- dijo María Eugenia- hija del general Rojas Pinilla- a los amigos que los despedían. Y regresó para encabezar un movimiento que conquistó el fervor del pueblo. Después de ese larguísimo 10 de mayo, los soldados del batallón MAC regresamos al Cantón Norte, molidos y agotados. En el Patio de Armas nos recibió el oficial de servicio, capitán Pinzón Caicedo, “Aquí no ha pasado nada”, nos dijo, “nuestro Jefe Supremo se retiró como un patriota, y el poder continúa en las fuerzas armadas” *www.http://historiayregion.blogspot.com


|Director Nicolás Restrepo Escobar | Editora Gloria Luz Ángel Echeverri|Diseño Virgilio López Arce| Circula con LA PATRIA todos los domingos |Cra 20 No.46-35. Tel 878 1700 |Impresión: Editorial LA PATRIA S.A |E-mail: salmon@lapatria.com

8|PU BL ICAC ION E S|

domingo 11 de MAYO de 2014

CONVOCATORIA

DISONANCIAS

El libro para las tertulias

Literatura El Fondo de Cultura Económica convoca al XVIII Concurso de Álbum Alustrado A la orilla del viento, con el propósito de encontrar nuevas voces que impulsen el desarrollo de la creación literaria y plástica de obras para niños y jóvenes en Iberoamérica, donde la historia se cuente

a través de imágenes y texto de tal manera que estos se complementen, pero también se aceptan historias narradas sólo con imágenes. El tema el libre y la obra debe ser de 48 páginas. Buscar el link Editorial/ Concursos, en la página web http://www.fondodeculturaeconomica.com

Sebastián Estrada Robledo* Papel Salmón

C

reo que fue de la biografía de Beethoven escrita por Maynard Solomon de donde copié en una vieja agenda la frase “La música expresa lo inmediato en su inmediatez”, acuñada por Kierkegaard. Aunque después busqué el contexto y vi que Kierkegaard, que hablaba entonces de la leyenda de Don Juan y, sobre todo, del Don Giovanni de Mozart, explicaba su frase de manera clara y suficiente, lo que mi memoria se empeñó en conservar fue esa frase oscura y luminosa, “la música expresa lo inmediato en su inmediatez”, que siempre traduje como “la música expresa todo, o lo más increíble, pero solo mientras dura”. Mi traducción es una caprichosa interpretación de la afirmación de Kierkegaard, pero me ha servido para respaldar mi tendencia a percibir la música como un discípulo de Schopenhauer, es decir, como un fanático metafísico. Pero también me ha servido para acercarme a otras artes, o disciplinas. Esta semana, por ejemplo, en plena feria del libro, he pensado mucho en esa frase. Primero lo hice durante la presentación de una novela policíaca. El autor, al borde del llanto, dijo que creía escribir para esos momentos, para esas tertulias o lanzamientos en los que podía volver a encontrarse con sus amigos más queridos. Luego, cuando noté el contraste entre el entusiasmo de un novel autor peruano y las furibundas críticas que recibió su novela. El escritor confesó en su presentación que había tardado cinco años escribiéndola, o mejor, sufriéndola, pues sobre el placer de lo hecho con seguridad se imponía la duda sobre lo hecho con desazón, casi con la convicción de estar tecleando barbaridades. Y lo pensé por tercera vez cuando vi que Vargas Llosa se asomaba por todas las esquinas, en todos los medios, en todas las pantallas, en todos los rincones, como creo que dice una canción de Silvio Rodríguez sobre algún dictador. Pensé en esa frase porque entre el recuerdo de una obra musical y el acto de escucharla hay una distancia infinita. En este momento, mientras escribo, tarareo en mi cabeza –si es que eso es posible– un coro de Acis & Galatea, de Händel, y, además de la desconcentración, me provoco un deleite moderado; cuando lo oigo, por el contrario, me domina como una vesania, una de esas locuras trágicas en medio de las cuales se llega al crimen –los griegos– o a la felicidad –los románticos– (en mi caso, solo a la furia de mis hermanas, ensordecidas). Pues bien, la distancia entre la lectura de un libro, y su recuerdo, es para mí igual de enorme. Entiendo los eventos, las conferencias, las tertulias, que son como un homenaje a esa experiencia tan fantástica que implica la lectura de las buenas obras; pero ahora, y lo veo cada minuto en la feria del libro, parecen ser el eje, como si la lectura fuera solo un pretexto para la vida cultural *sebastian.estrada@penguinrandomhouse.com

EN ESTANTERÍA

Washington Square Esta es quizá la novela más aclamada por la crítica entre la obra de Henry James. Se trata de un agudo análisis y un retrato de la sociedad neoyorkina del siglo XIX, conseguido a través del relato de la relación entre Catherine, una mujer joven que carece de atractivos, y su padre, el déspota y adinerado médico Austin Sloper, que la somete a su permanente desprecio. En esta edición ilustrada, el artista norteamericano Jonny Ruzzo reinterpreta la obra de Henry James, difuminando la frontera entre ilustración y arte, y alternando imágenes de época con un estilo actual. JAMES, Henry. Washington Square. Sexto Piso Ilustrado. España. 2014. Pp. 236. $71.200.

El tiempo entre costuras

Escrita en una prosa espléndida, El tiempo entre costuras avanza con ritmo imparable por los mapas, la memoria y la nostalgia, transportándonos hasta los legendarios enclaves coloniales del norte de África, al Madrid proalemán de la inmediata posguerra y a una Lisboa cosmopolita repleta de espías, oportunistas y refugiados sin rumbo. Es una aventura apasionante en la que los talleres de alta costura, el glamour de los grandes hoteles, las conspiraciones políticas y las oscuras misiones de los servicios secretos se funden con la lealtad hacia aquellos a quienes queremos y con el poder irrefrenable del amor. DUEÑAS, María. El tiempo entre costuras. Ediciones Temas de Hoy - Novelas. España. 2009. Pp. 640. $55.000.

La batalla de Bagdad

Es la primera novela de Ricardo Vargas Posada quien narra con un estilo muy particular y pulido el asedio de los Mongoles a la ciudad de Bagdad en el siglo XIII. El autor describe a la ciudad de esa época como un lugar magnífico. “Una ciudad blanca a orillas de un río taciturno que abrevaba en riberas verdes de cultivos. Ciudad de altas palmeras y estrechos callejones, de espléndidos palacios, de mujeres de mirra y príncipes belicosos, de jardines y mercados, morada de magníficas mezquitas, ciudad de leyenda que ahora no es más que polvo”. VARGAS POSADA, Ricardo. La batalla de Bagdad. Seix Barral. España. 2014. Pp. 304. $42.000.

1914 - 1918

En el verano de 1914 una oleada de violencia masiva se desató en Europa. La guerra que entonces empezaba tuvo repercusiones globales. En este riguroso análisis David Stevenson reexamina las causas, el transcurso y el impacto de esta “guerra que acabará con todas las guerras”, situándola en el contexto de su época y revelando sus conflictos ocultos. Su libro presenta una historia internacional que incorpora las nuevas perspectivas ofrecidas por las investigaciones más recientes. Aporta, además, respuestas convincentes a la pregunta de cómo se desarrolló esta terrible lucha. STEVENSON, David. 1914 - 1918. Historia de la Primera guerra mundial. Debate. Barcelona. 2014. Pp. 895. $95.000 (aprox).


Papel Salmón, mayo 11