Page 4

Reporte

Los niños y jóvenes saben mucho de sus Derechos pero ignoran sus Deberes y Obligaciones Por: Lavinia Casanovas Torrez* s t a m o s viviendo tiempos difíciles, donde los valores han entrado en crisis debido a muchos antivalores emergentes; que han surgido a partir del siglo XX y XI, en estos últimos años en las Unidades Educativas de Trinidad se ha podido evidenciar que el 80% de los estudiantes niños, niñas adolescentes y jóvenes saben mucho de sus Derechos, pero en la mayoría de los casos desconocen sus deberes ocasionando un desequilibrio en el ser como persona razonable, generando por consiguiente malas acciones que van en contra de su personalidad. Si bien es cierto, los De re chos de l Niño son derechos que poseen los niños, niñas y adolescentes por la simple razón de nacer. Son inalienables, irrenunciables, innatos e imprescindibles para gozar de una vida plena. Nuestro país ha sido uno de los pioneros en reconocer y poner en vigor 13 derechos de los menores, pues, los decretó cerca de cuatro años antes de la Declaración Universal de los Derechos del Niño. Y esto fue gracias a la tenaz tarea de Aida Albarracín Valda, quien logró en gran manera parar los abusos a los que eran sometidos los niños/as por parte de la sociedad y la familia. Entre los derechos que podemos mencionar y que están dentro del código niño, niña, adolescente y que conocen los estudiantes tenemos: 1. Derecho a la igualdad 2. A la protección especial para su desarrollo físico material y social. 3. A un nombre y una nacionalidad. 4. A una alimentación, vivienda y atención adecuadas para el niño y la madre. 5. A la educación y cuidados especiales para el niño con capacidades diferentes. 6. A la comprensión y amor por parte de los padres

E

4.

y de la sociedad. 7. A recibir educación gratuita y a jugar. 8. A ser el primero en recibir ayuda en casos de desastre. 9. A ser protegido contra el abandono y la explotación del trabajo. 10. A formarse en un espíritu de solidaridad, comprensión, tolerancia, amistad, justicia y paz entre los pueblos. Pero no basta con conocerlos, habría que trabajarlos no solamente desde el ámbito escolar, sino en todo ámbito familiar y social ya que estos Derechos se encuentran empañados por la interpretación individualizada que cada niño, niña adolescente hace desde su punto de vista llevando a los extremos el cumplimiento de sus derechos y desconociendo sus deberes debilitando su desarrollo humano y social. Es aquí donde entran los Deberes, que en la mayoría de los casos están dormidos por las influencias de la tecnología, los medios audio visuales, la observación de la realidad

en que vive, la buena o mala postura económica y en muchos de los casos la falta de comunicación desde el seno familiar y se hace necesario enfatizar en los “Deberes”. Entre los deberes que podemos citar están: DEBERES 1. “Debemos respetar a nuestros semejantes, sin importar su sexo, nivel socioeconómico, religión, nacionalidad o sus impedimentos físicos y mentales”. 2. “Debemos respetar a nuestros padres, maestros y a todas las personas, pues entre todos nos ayudan a encontrar el camino que conduce de la infancia a la vida adulta”. 3. “Debemos aprender a respetar las opiniones y costumbres de los demás, aunque no sean iguales a las nuestras”. 4. “Debemos respetar las leyes que rigen la sociedad, tener buena conducta en la escuela y portarnos bien en casa”. 5. “Debemos respetarnos a nosotros mismos. Nuestro cuerpo, nuestro pensamiento y nuestros sentimientos son lo

más importante que tenemos” 6.“Debemos hablar siempre con la verdad y cumplir lo que prometemos”. 7. “Debemos respetar y cuidar el medio ambiente”. 8. “Debemos respetar nuestra patria. Ella nos da alimento, hogar, educación y todo lo que tenemos. En nuestras manos está convertirnos en buenos ciudadanos que hagan de nuestro país del que todos estemos orgullosos”. Es necesario señalar que como maestros tratamos de enseñar de manera equilibrada los Derechos y los Deberes, valiéndonos de diversas metodologías, dando realce y prioridad a esa palabra que se menciona bastante en los Deberes el “Respeto” acompañado de otros valores: responsabilidad, tolerancia, justicia, solidaridad, equidad de género, honestidad, amor entre otros que en gran manera reducen los antivalores surgidos en los últimos tiempos, fortaleciendo esos valores a través de la práctica educativa cotidiana, brindando una educación orientada en la vida y para

Trinidad, miércoles 30 de octubre de 2013

la vida con una formación integral del estudiante como persona útil a la sociedad, pero es necesario señalar que no es suficiente, ya que el mayor tiempo lo pasan en sus hogares y las horas de clases no son suficientes para trabajar todos los valores en su totalidad, sin embargo nos gustaría que la familia se involucrara y dedicara un poco más de calidad de tiempo a sus hijos en esas pocas horas que pasan con ellos, teniendo espacios frecuente de comunicación de diálogo complementariedad y reciprocidad entre padres e hijos, si juntos tomamos las riendas de la educación de los niños, niñas adolescentes y jóvenes tengamos por seguro que como resultado veremos una sociedad digna, que valore su patria, su familia, y por sobre todo que se valore a sí mismo, entonces tendremos la mayor satisfacción de haber formado buenos ciudadanos y como padres, haber educado “buenos hijos”. *Es Profesora de Lenguaje y Comunicación Laviniactv3131@hotmail. com

La Palabra del Beni, 30 de Octubre de 2013  

La Palabra del Beni

Advertisement