Issuu on Google+

2 14

1 4 de julio de 20 11 14 201

La Opinión de Huanguelén

Trágico accidente en el Facundo Cabral, un incansable nómade por la paz con final trágico acceso a Arroyo Corto Buenos Aires, 9 jul (dpa) - El cantautor argentino Facundo Cabral (Buenos Aires, 1937) fue asesinado hoy en un confuso atentado en Guatemala, pero, como afirman sus amigos, su vida "seguirá presente en todos para siempre". "Teníamos una relación maravillosa, era una gran persona, con la que daba un gusto enorme trabajar y conversar. Era un ser increíble, un sabio... Fue un caminante y un trovador excepcional, la verdad que no lo puedo creer. Pero Facundo no se muere nunca, porque es muy difícil que se olviden de él. Y muertos solo están los olvidados", expresó Cacho Castaña, amigo y popular cantautor, consternado por la sorpresiva noticia. "Rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita", solía decir Cabral durante sus shows. Cuando prácticamente ya era invidente, escribió en una nota: "Fue mudo hasta los 9 años, analfabeto hasta los 14, enviudó trágicamente a los 40 y conoció a su padre a los 46. El más pagano de los predicadores cumple 70 años y repasa su vida desde la habitación de hotel que eligió como última morada". Cabral y sus seis hermanos fueron criados por su madre, ya que su padre abandonó el hogar a los pocos años de que él hubiera nacido. Se mudaron a Tierra del Fuego, en el extremo sur de la Argentina. Y un tiempo después, cuando el cantante ya tenía 8 años, se fueron a vivir a Tandil, un pueblo montañoso de la provincia de Buenos Aires. "La gente nos miraba con lástima. Un día le pregunté a mi mamá si estábamos abandonados y me dijo que no, que estábamos de vacaciones. Y que nos acostumbremos porque íbamos a ser turistas para siempre. Si mi madre hubiera caminado la mitad de lo que caminé yo, hubiera sido Marguerite Yourcenar", contó Cabral en una entrevista. Su infancia fue dura, luchada y marginal. Estuvo encerrado en un reformatorio del que logró escapar y su vida cambió para siempre. Dijo que fue ahí cuando encontró a Dios en las palabras de Simeón, un viejo vagabundo. "Más que criado por mi madre,

yo visitaba a mi madre. Ella llegó a decir que yo no era artista, que era un prófugo. Decía que me había inventado un oficio para escapar del pueblo, y algo de razón tenía", decía Cabral, que comenzó tocando la guitarra y cantando folklore. Admirador de Atahualpa Yupanqui y José Larralde, en 1959 viajó a la ciudad balnearia de Mar del Plata. Allí consiguió trabajo en un hotel, gracias a que el dueño del lugar lo vio con su guitarra y le dio la oportunidad de cantar. Su primer nombre artístico fue "El Indio Gasparino", con el que grabó discos "comerciales" que no lograron mayor repercusión. Pero, ya con su verdadero apellido, grabó "No soy de aquí, ni soy de allá" y comenzó a trascender las fronteras, cantando en nueve idiomas con artistas como Alberto Cortez, Julio Iglesias, Pedro Vargas o Neil Diamond, entre otros. Años después, esa canción la la cantaría incluso Homer Simpson. Fue considerado un hombre de gran profundidad. Influenciado en lo espiritual por Jesús, Gandhi y la Madre Teresa de Calcuta. "Su secreto era poner la fuerza donde tenía que ponerla. Por él entendés que se puede ser feliz viendo el sol y caminando", dijo hoy el periodista Oscar Gómez Castañón, que lo entrevistó en algunas oportuni-

dades y lo definió como un "caminante y un juglar". En literatura admiraba a Jorge Luis Borges y Walt Whitman, quienes imprimieron a su vida un rumbo espiritual de observación constante a todo lo que sucedía. A medida que pasaron los años se involucró con la sociedad y sus canciones se tornaron críticas, aunque sin dejar de lado su habitual sentido del humor. En 1976, Argentina sufrió el golpe de Estado que instaló la última dictadura militar que se extendió hasta 1983. Reconocido como cantautor de protesta, decidió irse del país por la situación interna y se radicó en México, desde donde siguió con su vida de nómade incansable que llegó a recorrer más de 150 países. Instalada la democracia, en 1984 retornó a Argentina como un artista consagrado. Con sus conciertos llenó teatros y estadios en Mar del Plata y Buenos Aires, donde fue nombrado ciudadano ilustre en reconocimiento a sus esfuerzos por lograr la paz y propagar el amor, lo que además le valió que en 1996 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo declarara "Mensajero Mundial de la Paz". Fuente: Juan Ignacio Pereyra (dpa)

Dos muertos fue el trágico saldo de un accidente registrado entre dos automóviles sobre la ruta provincial 67 en el acceso a la localidad de Arroyo Corto, aproximadamente a las 9,45 del sábado 9 de Julio. De acuerdo a los primeros testimonios recogidos en el lugar, un automóvil Corsa en el que viajaban dos docentes de la escuela media nº 2 de Pigüé que transitaba por la ruta provincial 67, habría intentado ingresar al acceso que conduce a Arroyo Corto, sin advertir que en sentido contrario circulaba un automóvil Volkswagen Bora que terminó embistiendo al vehículo que se cruzó sobre la ruta. El Chevrolet Corsa, dominio DBE 839 era guiado por Leticia Delia López de Piccolini de 44 años, domiciliada en Rivadavia 152, a quien acompañaba Graciela Inés Bras de 37 años, domiciliada en Avenida Avellaneda 15, de la localidad de Pigüé. El Bora dominio IZL 475 era conducido por Manuel Abel Domínguez de 67 años, domiciliado en San Martín 556 de Coronel Pringles, a quien acompañaba su hijo Esteban Domínguez de 35 años, domiciliado en San Martín 576 de la misma localidad. Como consecuencia del fortísimo impacto perdieron la vida en el instante las mujeres que viajaban en el Corsa, mientras que el conductor del Bora resultó ileso y su acompañante sufrió lesiones de carácter grave, una fuerte luxación en un tobillo, por el que fue trasladado en ambulancia al hospital municipal de Pigüé. ¿Qué pasó? El conductor del Bora, que viajaba desde Pringles a un remate, dijo en el lugar que el Corsa imprevistamente dobló para ingresar a Arroyo Corto sin darle tiempo a ninguna maniobra evasiva. A la velocidad que venía, el Volkswagen impactó con brutal violencia en el lateral izquierdo del Corsa. Como consecuencia, el Bora hizo un trom-

po deteniéndose con la trompa destrozada en dirección opuesta a donde viajaba. Mientras que el Chevrolet rodó hasta la banquina deteniéndose sobre sus cuatros ruedas en el espacio verde donde se encuentra el cartel indicador del nombre de Arroyo Corto. La violencia del impacto fue tal que las infortunadas docentes fallecieron en el acto y los cuerpos quedaron atrapados entre los hierros del automóvil. Muchísima gente que concurría al acto del 9 de Julio se fue deteniendo comprobando con horror lo sucedido. Autoridades, personal docente de otras escuelas y público en general no daban cuenta de lo que veían sus ojos. La tristísima imagen de la parte de la bandera de ceremonias que transportaban las docentes dentro del auto, dejaba ver claramente que ambas también se dirigían a celebrar el Día de la Independencia a la vecina localidad. Quizás doblaron hacia el acceso distraídas, o no vieron al Bora de color gris que se disimulaba entre lo nublado de la mañana, o calcularon mal la velocidad de quien venía en sentido contrario. Quien sabe. Lo cierto es que el desenlace fue tan trágico que se vieron desgarradoras escenas de dolor entre la enorme cantidad de público que se fue deteniendo en el lugar mientras que cortaba el tránsito. Llegó personal de la Policía Científica con asiento en Coronel Suárez y tras realizarse las pericias de rigor, se procedió a que los bomberos cortaran el auto para liberar los cuerpos. Cabe acotar que la visibilidad es buena en ese sector, el día estaba algo nublado, y que los tripulantes de ambos vehículos viajaban con los cinturones de seguridad colocados. Se activaron los air bag del Bora, lo que posibilitó que sus ocupantes no sufrieran heridas de consideración.


14