Page 1

EDICION NO 3 - 18/11/12

La Naranja de Prensa

FRENTE AL 7D

Una posici贸n com煤n de los trabajadores de medios


L

a muy publicitada “ley de medios” se reduce, en lo esencial, a una re-distribución de los medios de comunicación entre grupos económicos capitalistas: los Vila-Manzano, Electroingeniería, Cristóbal López y las empresas telefónicas, que pretenden quedarse con los despojos del grupo Clarín y sus satélites. Se juegan porciones del mercado, rentabilidades, derechos adquiridos y la penetración del capital extranjero. Banderas como la “libertad de prensa” o la “democratización de la palabra” son usadas para disimular la pelea capitalista. La pugna se ventila en un juzgado del fuero Civil y Comercial. Resumiendo: una vez aplicada a pleno, el monopolio de la palabra, de la imagen y de la interactuación con la sociedad quedará al arbitrio de los más interesados en preservar el actual estado de explotación social. Al gobierno lo anima el propósito de reducir a la marginalidad a un ex socio convertido en rival y convertir a ex rivales en socios -fundamentalmente para uniformar el discurso político. Sin embargo, los gobiernos pasan, en tanto que los privilegios de los grandes monopolios (como Telefónica, Slim o DirectTV), siguen. Para el conjunto de los trabajadores, esta redistribución mediática equivale al mismo perro con otro collar. El capitalismo decide qué se dice y quién lo hace; también cómo debe representarse la experiencia de la vida colectiva a través de la comunicación. O sea que se reserva el derecho a deformarla y bastardearla.

Los trabajadores de los medios, periodistas o artistas, quienes han luchado por sus derechos laborales y su independencia intelectual, enfrentan una situación crucial. ¿Cuál es esa situación? Fijar una posición propia en este enfrentamiento, como trabajadores, y combatir la pretensión de dividir a los trabajadores de prensa en función de la pugna entre intereses ajenos a la clase obrera. Esto significa que nos determinemos por medio de asambleas y no cada trabajador por separado. Si ocurriera esto último, la disputa actual habrá logrado liquidar la unidad social del trabajador en su condición de explotado por el capitalismo. ¿Cómo asegurar que las asambleas desarrollen esa unidad? Tanto la Corpo como sus rivales han venido combatiendo con dureza la organización de los trabajadores de prensa, de televisión y de gráficos -con represalias y despidos. Fueron derrotados mediante la lucha. En AGR (propiedad de Clarín), los gráficos han vuelto a tener una comisión interna contra la voluntad de la patronal. Lo mismo está ocurriendo, en estos momentos, con los periodistas del diario Clarín, también contra la voluntad de la patronal, donde las medidas antisindicales fueron siempre especialmente represivas. Fue sólo gracias a una lucha sistemática de años que el gremio de prensa logró conquistar paritarias -por ahora, en la rama diarios- y hoy se vive un ascenso con la formación de comisiones internas. El problema que se enfrenta ahora es que los pulpos que se queden

Boletines sobre el 7D de La Naranja de Prensa del 31/10/12 y del 6/09/12 2


Boletín sobre el 7D de La Naranja de Prensa del 31/10/12 con los despojos de la Corpo pretenderán imponer sus normas laborales propias -para asegurar el rendimiento de sus inversiones- y su propio personal -para imponer sus propios voceros. En oposición a esta perspectiva, planteamos la estabilidad laboral de todos los trabajadores de los medios, con independencia de la posición ideológica de cada uno. No a los despidos, no a las apretadas, defensa de todos los derechos laborales del personal de medios en su conjunto. Los medios, sin embargo, son un lugar de trabajo especial, porque allí el trabajador vende no solamente su fuerza física e intelectual de trabajo, sino su capacidad de trabajo ideológico. El Estatuto del Periodista admite que el cambio editorial en un medio (cambio de dueño) habilite a que un trabajador se considere despedido con derecho a indemnización. Las nuevas patronales van a recurrir a fondo a esta modalidad. La estabilidad laboral no puede defenderse, por lo tanto, si no es en conjunto con la independencia ideológica de los trabajadores. Para poder defender esta independencia, los delegados y comisiones internas de los medios deben reclamar el derecho a fijar su posición en los canales, radios y diarios sobre la base de acuerdos establecidos en asambleas. ¿Puede haber libertad de expresión allí donde un periodista o artista debe comunicar lo que le imponen los patrones, en nombre del derecho de propiedad, en lugar del derecho a comunicar con independencia de las directivas patronales y hacerlo de acuerdo con las conclusiones de su propio trabajo?

Los beneficiarios de contratos de obras públicas -como es el caso de Cristóbal López- no perderán un minuto en llenar con ‘camporistas’ los puestos que se vean obligados a abandonar quienes hoy trabajan en ellos. La defensa del trabajo en los medios implica la defensa de la autonomía ideológica de los trabajadores, así como en cualquier empresa el trabajador no debe comulgar con los intereses de la empresa, sino con el de sus compañeros de trabajo. De acuerdo con la ley, la Corpo debería proceder a ‘desinvertir’ en gran parte de los medios que posee en la actualidad. O sea que podría transferirlos a sus ‘amigos’ y no a los del gobierno. Como, sin embargo, no quiere ‘desinvertir’, se propone hacerlo el propio gobierno, el cual los entregará a sus propios amigos. El gobierno asume la responsabilidad, durante la transición, de manejar los medios que se vayan a transferir. La ‘limpieza’ de personal quedaría en manos del Estado, antes de que se haga cargo el futuro beneficiario. En Aerolíneas, la intervención del gobierno trajo aparejado un desembarco de La Cámpora, que arremetió contra los trabajadores con traslados, persecuciones, presentaciones judiciales contra los sindicatos y despidos de activistas. En Canal 7, el desembarco camporista tuvo dimensiones similares. En todos los casos, le fue útil al gobierno para desplazar opositores y copar con tropa propia. Como decíamos, la situación de los trabajadores de prensa es más delicada, porque su función es in3


UN PROGRAMA

La defensa de la libertad de expresión como el derecho del pueblo a acceder a una información veraz y objetiva, y como la necesidad de garantizar mecanismos de control social en la gestión de esa información, para asegurar el cumplimiento de esos criterios en materia de contenidos. También la defensa de las reivindicaciones laborales, derechos y conquistas de los trabajadores de los medios afectados. Y la preservación de las condiciones materiales para que los trabajadores sean un actor gravitante en el desenlace o en el proceso de crisis que se abra. Por la reincorporación del delegado Marcelo Moreira y de Mariana Cucaresse en Canal 13/TN. Pero no es sólo Clarín. En muchos medios se vive persecución a la vida sindical y el bloqueo a la organización, así como incumplimientos de elementales condiciones de trabajo y de los acuerdos paritarios, del Estaturo y el Convenio. Que se respeten la libertad sindical y nuestras conquistas en todas las empresas del gremio.

Gravar a los grupos comunicacionales, de capital nacional o extranjero, para constituir un fondo de ayuda a empresas de medios en crisis, bajo control de los trabajadores y sus organizaciones, para solventar los primeros pasos de una gestión popular que abra su dirección de contenidos a la participación de las organizaciones sociales y que preserve las condiciones laborales de los trabajadores afectados. Ante la posibilidad de que una empresa cambie de dueños, asamblea general de planta para establecer un pliego con las condiciones del pasaje, que vote un comité de transición de la gestión de la empresa para analizar, con derecho a veto, la propuesta de los nuevos dueños. En paralelo, elección de delegados inmediata en todas aquellas empresas involucradas en este proceso que no los tengan, flexibilizando los requisitos para los candidatos. Asamblea general en cada empresa y en todos los sindicatos afectados por el 7D para procesar y votar un programa de salida general de los trabajadores frente a la crisis.

vestigar e informar. La presión del gobierno no sólo afectará las condiciones de trabajo, sino el ejercicio de la profesión. Los kirchneristas, que llamaban “prostitutas” a los periodistas de los medios opositores, se proponen prostituir en masa a los periodistas. Lo que estamos planteando, frente a todo esto, es una posición única de los trabajadores -o sea un programa que articule sus opiniones, por medio de asambleas, en un planteo común. En lugar de discutir los medios y la libertad de expresión en abstracto, planteamos abordarla en términos de clases -o sea en términos de significación social. Las posiciones de cada trabajador frente a este choque o crisis deben subordinarse a una posición colectiva, determinada por una deliberación, un debate y el voto. Ingresaría al escenario político un protagonista ausente: la clase obrera. En nuestro caso, en cambio, estamos dispuestos

a someternos a las decisiones colectivas que se tomen, aunque no sean las nuestras, sin perder por ello nuestra libertad de seguir opinando del mismo modo. ¿Con qué plataforma encaramos, entonces, el 7D? Defendiendo los puestos de trabajo y las conquistas logradas, así como la autonomía ideológica del trabajador de prensa y de televisión frente a la patronal. Reclamamos una tribuna de opinión para el cuerpo de delegados sindical, sobre la base de asambleas, y el derecho de réplica para cualquier trabajador de medios. La unidad de los trabajadores es un pre-requisito para luchar por una verdadera democratización de los medios de comunicación, lo cual supone terminar con el monopolio capitalista y del Estado, colocando a los medios bajo propiedad pública y administrados por los trabajadores y los sectores del arte, la cultura, el deporte y distintas expresiones de la vida social. 4


Sabbatella no despejó las dudas

E

l viernes 2 de noviembre la comisión interna de los trabajadores de prensa de Canal 13/TN se reunió con el presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), Martín Sabbatella. El balance del encuentro mostró diferencias. Un comunicado de la interna del 13 señaló que “Sabbatella se comprometió a que sea un requisito para todas aquellas empresas que tengan que ‘adecuarse’ a la nueva ley de manera voluntaria o no, garantizar todos los puestos de trabajo”. Pero en un despacho de Télam publicado ese mismo día, el titular de la AFSCA realiza declaraciones donde la palabra “garantía” está ausente. En cambio, sostuvo que “nos comprometimos a trabajar juntos en la defensa de todos los puestos de trabajo”. “Trabajar juntos en la defensa…”, no es una formulación rigurosa sobre algo tan concreto como los puestos de trabajo. ¿Qué hará la AFSCA si hay despidos? ¿Cómo se le impondrá a la empresa a la que se obliga a desinvertir que garantice los puestos de trabajo de la unidad de negocios de la que se desprende? ¿Se le exigirá la garantía de los puestos en las empresas que le quedan? ¿O se le exigirá a la nueva patronal, en el caso de empresas que cambien de manos? ¿Qué ocurrirá en una eventual transición entre la desinversión y la llegada del nuevo dueño? Una “defensa” compartida de los puestos entre la AFSCA y la interna del 13 pone en pie de igualdad dos instituciones que no lo son ni pueden serlo: la comisión interna debe “trabajar” en la defensa de los puestos de trabajo con la orientación que le marcan los trabajadores que representa. La AFSCA que preside Sabbatella no tiene, en cambio, entre las 35 “funciones y misiones” que le marca la ley de Servicios de Comunicación Social ninguna mención a puestos de trabajo ni mucho menos la obligación de defenderlos. Por el contrario, en el punto 13 de sus funciones y misiones está la de “promover y estimular la competencia y la inversión en el sector”, lo que en un sistema capitalista significa regularmente “ahorro de costos” (despidos). Luego, los dos comunicados hacen referencia a “las convenciones colectivas” o al “convenio colectivo”, con la inclusión de la palabra “marco”. Se trata de un tema muy sentido para los compañeros de Canal13/TN y su comisión interna, que llevan años denunciando cómo la patronal lo pisotea. Luego de casi diez años de go-

bierno kirchnerista es lícito preguntarse qué novedad tiene para aportar el AFSCA que no haya hecho hasta ahora el impotente Ministerio de Trabajo, que vio pasar todas las violaciones al convenio en Canal 13/TN y las restantes empresas del grupo Clarín. Los despidos del delegado Marcelo Moreira y de la compañera de la Naranja de Prensa, Mariana Cuccarese, del cual no se ha informado si estuvieron presentes en la agenda de la reunión, están ahí para subrayarlo. Por lo que se sabe, Sabbatella no hizo mención a cómo se garantizará la libertad de expresión de los periodistas que se desempeñan en los medios que se reestructurarían a partir del 7D. Sin libertad de expresión, el puesto de trabajo del periodista no está garantizado de ninguna manera, porque la posibilidad de expresar sus opiniones e informar con libertad es algo indivisible de su condición de trabajador de prensa y, por lo tanto, de su puesto. El mismo día de la reunión de Sabbatella, Télam difundió un despacho que da cuenta de la presentación de un proyecto de ley de dos legisladores del Frente para la Victoria, donde se propone una modificación del Estatuto del Periodista para garantizar que los periodistas puedan, “sin perjuicio alguno negarse a participar en la elaboración y/o difusión de informaciones contrarias a sus principios éticos de la comunicación en el medio al cual están involucrados laboralmente”. Es el derecho al silencio, que no modifica ni un ápice el monopolio de la línea editorial del que gozan los capitalistas o el Estado que conduce un medio de comunicación. La alternativa del proyecto es que se declare despedido y tenga derecho a la indemnización. Volvemos a la vieja arenga K, cuando les pedían a los compañeros de Clarín que renunciaran al diario. La interna de Canal 13 concurrió a la cita con Sabbatella sin un pliego de reivindicaciones originado en un mandato de asamblea. Se limitó a la extraña fórmula de pedirle a los trabajadores que dirigieran por mail preguntas para el funcionario, que ellos se encargarían de retransmitir. Así, se perdió la oportunidad de llegar ante el presidente de la AFSCA precedidos de un cuadro de movilización, estimulado por exigencias concretas emanadas del rigor del voto de la asamblea. La movilización y la deliberación en torno a un programa de salida apto para enfrentar a cualquier patronal fortalecería a los compañeros frente a los inciertos acontecimientos por venir. 5


El “plan” de Sabbatella

Más que nunca: asambleas para discutir una posición de los trabajadores

M

artin Sabbatella, titular de la AFSCA, brindó una extensa conferencia de prensa para explicar el proceso de adecuación al cual deberán ajustarse los grupos empresarios de medios que, actualmente, se excedan en la cantidad de licencias permitidas por la Ley luego del 7D. En primer lugar, corresponde señalar que Sabbatella mismo reconoció que la mayoría de los grupos y medios vinculados al gobierno incumplen la Ley del mismo modo que lo hace el monopolio Clarín. Pero, peor aún, muchos de esos grupos compraron medios o los vendieron ya bajo la vigencia de la Ley y de la mirada cómplice del AFSCA, por caso, la compra por Cristobal López de C5N, Radio 10 y las FM Pop, Mega y TKM, lo que está prohibido hacer sin la previa aprobación del AFSCA, según establece esa misma norma legal. Sobre los pulpos telefónicos que ingresaron ilegalmente al negocio de los medios y que ya cuentan con una vasta red (Telefé, DirecTv, Speedy, Arnet, etc), el titular de la AFSCA se limitó a decir que “no es una Ley de Telecomunicaciones”. La “democratización” de la palabra tiene un techo. También quedó fuera de la exposición de Sabatella la situación de radio Vorterix, del grupo Veintitrés (Szpolski/Garfunkel) que utiliza la frecuencia que antes pertenecía a radio UNO (propiedad de Luis Cetrá) estando claramente prohibido el alquiler o cesión de frecuencias por la ley de medios. Ademas de las decenas de razones sociales, sin vinculación entre sí, que conforman el “grupo” oficialista, donde se deconoce a los verdaderos accionistas, y los directorios están conformados por testaferros. Maniobra que están empezando a imitar otros grupos para “dividirse” y así “adaptarse” a la ley.

sería un convenio suscripto entre la AFSCA y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Pero éste es el gobierno que dijo que los puestos de trabajo estaban garantizados en Paraná Metal, Malhe y Massuh, entre otras empresas que quebraron. Sin embargo, ahí están esas empresas vaciadas para demostrar que no fue así. Tomada viene de promover la reforma reaccionaria de la Ley de ART. En esta gente debemos confiar los trabajadores? Lo cierto es que Sabbatella no pudo dar ninguna precisión concreta sobre cómo se garantizarán los puestos. Por ejemplo, según la Ley y la AFSCA, el grupo Clarín debe desprenderse de más de 220 licencias (de 247 a 24). Qué pasará con todos esos puestos de trabajo? Deberán absorberlos las nuevas licenciatarias bajo la misma modalidad de contratación y con los mismos beneficios? Es evidente que las condiciones de trabajo de miles de trabajadores sufrirán un desquicio en regla, aunque el gobierno quiera minimizarlo. Para dispersar las inquietudes, Sabbatella aseguró que la Ley “producirá nuevas posibilidades laborales”. Pero la mayor competencia capitalista, lejos de crear más empleo, flexibiliza la fuerza de trabajo ocupada para hacer más rentable al medio. Las cooperativas, por otro lado, no han conseguido prácticamente licencias y organizaciones como la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) ya llevaron adelante varias movilizaciones a la sede la AFSCA para denunciarlo. Por este motivo, los trabajadores de los medios de comunicación debemos discutir una posición propia frente a la crisis para defender nuestros puestos de trabajo y nuestras conquistas. El apoyo de la dirección de la UTPBA a la gestión de Sabbatella y a la Ley de Medios, en estas condiciones, es muy grave. Que se convoquen asambleas en todos los medios para discutir un programa de los trabajadores frente al 7D, independiente de la Corpo de Clarín y la Korpo del gobierno.

Los puestos de trabajo Sabbatella se encargó de recalcar que “los puestos de trabajo están garantizados” e, inclusive, fue un paso más allá al asegurar que “serán respetados los convenios colectivos de trabajo”. La garantía de esto 6


Un cambio histórico: los trabajadores de Clarín eligieron Comisión Interna Después de doce años

M

ás de 500 trabajadores de prensa hicieron cola durante casi todo el día en la mesa de votación para elegir a la Comisión Interna en Clarín, luego de 12 años de prepotencia, persecución amedrentamiento, sanciones y despidos de la patronal negrera de Magnetto, que impidió durante ese largo período de tiempo que hubiera representación gremial en el diario. La alegría de los compañeros era –y esenorme. “Fue como si de un día para el otro comenzáramos a vivir una primavera democrática luego de años de dictadura”, graficó un periodista del diario. Es que la patronal hizo de todo para intentar bloquear la elección. Lanzó una campaña sucia de afiches donde se trataba de identificar a los compañeros que peleaban por la CI con la ofensiva del gobierno contra el grupo. Cuando faltaba un día para la elección movió a sus hombres en el sindicato (la UTPBA) que citaron a los compañeros de Clarín para presionarlos y pedirles que levantaran la elección. La firmeza de los trabajadores dio por tierra con todas estas maniobras. Había decisión tomada de

que si la patronal no permitía realizar las elecciones adentro del diario se iban a hacer en la puerta. Pero se hacían, sí o sí. Cuando faltaban menos de doce horas para que se iniciaran los comicios la patronal intentó una última maniobra: propuso que se levantara la elección y se realizara más adelante con el permiso de la empresa para llevarlas a cabo en el interior del diario. Los compañeros informaron que la elección se hacía al día siguiente, adentro o afuera del diario. Diez minutos después la patronal retrocedió y levantó todas las restricciones para realizar la elección adentro de la empresa. El triunfo era total. Se acercaron a votar de todas las redacciones: Clarín, Olé, Zonales, Ñ, Muy, Viva, La Razón, entre otras. Muchos jefes fueron a depositar su voto. La jornada concentró el proceso de maduración sindical que había comenzado en abril pasado cuando se eligieron delegados PASA A LA PAG. 8

7


Un cambio histórico: los trabajadores de Clarín eligieron Comisión Interna Sostuvimos: el cuándo es ahora, porque es necesaria una organización de los trabajadores frente a la ofensiva que muy probablemente va a venir por la combinatoria de la crisis general y la del grupo en particular, por la ofensiva que ha desatado el gobierno contra Noble-Magnetto. Pero, además, dijimos, es un momento de debilidad de la empresa y, por tanto, de fortaleza relativa de los trabajadores. El escenario ahora es el de la proyección del 7D en la agenda nacional: de un lado la Corpo de Magnetto y del otro la Korpo de Cristina. En el medio están los trabajadores, que más que nunca deben tener protagonismo con una posición propia e independiente que represente sus propios intereses. Es vital esta intervención para no quedar divididos en el enfrentamiento de intereses capitalistas por la regimentación de la palabra y la redistribución capitalista de los medios de comunicación, que ambos disfrazan bajo el discurso de la libertad de expresión. Porque cuando se trata de ajustar y quebrar derechos de los trabajadores no existe el oficialismo ni la oposición, sino una política simbiótica contra los que luchan. Es fundamental, por este motivo, que la nueva comisión interna unifique, por medio de asambleas, una posición propia de los trabajadores, independiente del gobierno y de la patronal de Clarín. Que plantee, asimismo, un programa reivindicativo que comprenda la lucha por el pleno cumplimiento del acuerdo paritario de Clarín, la defensa de todos los puestos de trabajo, la independencia ideológica de cada compañero y la libertad para escribir de acuerdo a sus convicciones y el abordaje de un temario preciso de reivindicaciones encabezado por un planteamiento claro contra la precarización laboral en la empresa. La Naranja de Prensa saluda esta conquista fundamental de los compañeros de Clarín. ¡Viva su lucha y la de todo el gremio de prensa!

VIENE DE PÁGINA 7 paritarios del grupo en una asamblea de más de 120 trabajadores realizada fuera de la empresa y se firmó, junto con el resto de los diarios, la primera paritaria de esa rama (la más importante del gremio) en 37 años. Con medidas –inéditas en el diario, al menos en los últimos 20 años- como el retiro masivo de firmas, prolongados aplausos en las barbas de los directivos del diario –y sin tener aún organización gremial-, se logró que Clarín respete los básicos de convenio del acuerdo paritario que pretendió desconocer y efectivice a decenas de compañeros contratados ilegalmente. Este proceso también fue madurando el clima para avanzar en la elección de CI. El histórico aplausazo de quince minutos ininterrumpidos realizado en la redacción el 27 de setiembre fue el último paso en esta secuencia contundente de los compañeros para pasar a esta nueva etapa. La victoria también fue contra el kirchnerismo completo (hasta el propio canciller Hèctor Timmerman, de triste pasado como director periodístico y dueño de un diario que apoyó a la dictadura), que planteaba a los trabajadores que debían irse del diario porque, caso contrario, eran cómplices de la Noble y Magnetto. Sin que se les caiga la cara de vergüenza esos mismos personeros aplauden hoy el triunfo de los trabajadores de Clarín que no les hicieron caso, que no se fueron sino que activaron, se organizaron y hoy tienen una Comisión Interna que deberá definir una posición independiente de los trabajadores del grupo de cara al 7D y lo que se viene después y que debe organizar la resistencia de los trabajadores frente a cualquier atropello patronal contra los puestos y las condiciones de trabajo. La Naranja de Prensa acompañó todo el proceso de agrupamiento y organización de los compañeros.

La Naranja de Prensa www.naranjadeprensa.com.ar

La naranja de Prensa 8

@naranjadeprensa

Tercer Dossier 7D  

FRENTE AL 7D Una posición común de los trabajadores de medios.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you