Page 14

RELATO

La

Mandragora

A ñ o V I I ~ N º 9 ~ J u n i o / 2 0 07 [ # 8 3 ]

LUCÍA Y LA CIGÜEÑA PIRULINA por

T

odas las cigüeñas vienen de París, pero hay una que viene de muy, muy lejos a traer los niños. Es la cigüeña Pirulina. Lucía espera ansiosa la llegada de la cigüeña Pirulina. Todos los días, al recibir el correo, nos pregunta si hay carta de la cigüeña.

El mundo de Lucía está lleno de amor, amor de sus padres, abuelos, tíos, familiares y sobre todo de buenos amigos que nos echan una mano sin pedir nada a cambio.

Tenía ocho meses. Era una niña grande y regordeta con el pelo tremendamente largo todo de punta. Se incorporó en nuestras vidas de un plumazo después de una espera no demasiado larga.

Nuestro encuentro no se puede describir con palabras: un lugar nuevo, gente nueva, caras llorosas de emoción de los padres, niñas llorando, la sorpresa, la novedad, angustia, el miedo, nuestros aspectos tan distintos a lo que ella debía estar acostumbrada…. Una tras otra iban aparecien-

La ilusión de la espera

Lucía es una niña buena, alegre, ansiosa por aprender y descubrir el mundo que la rodea. Un día con nueve meses salió de su cunita de un orfanato de Shaoguan, al norte de la provincia de Guandong en China. Desde aquel momento, su vida cambió para siempre.

do las cuidadoras con las niñas y la nuestra no llegaba. ¡Por fin, apareció!, ¡la última!, ¡igual que la foto! La habríamos reconocido entre un millón, pues, desde que vimos su fotografía en el informe que envía el Centro de Adopciones Chino, apenas un mes atrás, no podíamos dejar de pensar en ella.

Mercedes Soto Zarzuelo (profesora de Latín)

Ella nos miraba entre adormilada y extrañada pero fue valiente y al principio no lloró. La cogimos en brazos y no pareció extrañar demasiado. Nos miraba y observaba de reojo a su alrededor sin comprender qué ocurría. Transcurrido un rato, comenzó a fruncir el ceño, a patalear, a prorrumpir en sollozos y un momento después, no había consuelo posible para tanto llanto. Ninguna lloró tanto ni tan fuerte. Nerviosos no sabíamos qué hacer. La cogíamos alternativamente para intentar tranquilizarla. Mientras uno la sostenía en brazos, el otro con ayuda de la intérprete y de otros padres que iban a adoptar como nosotros y que dominaban muy bien el inglés rellenábamos los documentos de la adopción. Su llanto no cesaba. Intentamos prepararle un biberón por si tenía hambre. ¡Nuestro primer biberón! No tenía hambre. El director del orfanato nos dijo que acababa de comer. Tan sólo estaba asustada como nosotros. Cuando por fin se durmió, nos relajamos un poco. ¿Qué ocurrirá mañana? ¿Qué pensará de nosotros? Al día siguiente, desde nuestra cama, vimos asomar por el borde de la cuna sus larguísimos pelos todos de punta. Se había sentado. Nos estaba mirando.

-Mira. Parece Pumuki -dije riendo. Me acerqué a ella, la cogí y exclamé: Pumuki! Ella se echó a reír mostrando los únicos cuatro dientes que tenía. Inclinó su cabeza y me saludó acercando su frente a la mía y dándome un golpecito. ¡Pumuki! -exclamé. Ella rompió a reír con todas sus ganas y nos volvimos a saludar con aquel pequeño coscorrón. Este saludo se repetiría muchas, muchas veces y nuestra alegría no tenía fin. La niña se hizo enseguida a nosotros, cogía los juguetes, seguía los movimientos, si dejabas caer objetos de arriba hacia abajo se desternillaba de risa…, intentaba imitar los sonidos que le repetíamos. Cuando bajamos del avión ya balbuceaba: pa-pa-pa. La estancia en China fue buena y no muy larga. Los guías trataron de enseñarnos lo mejor. La verdad es que las ciudades son enormes colosos, sobre todo Guagzhou, la capital de Guangdong (Cantón), y Beijing (Pekín), llenas de edificios, rascacielos y coches, muchos coches. También es verdad que la pobreza existe y ahí estaba detrás de esas grandes avenidas y lujosos edificios y hoteles. Pero nosotros nos trajimos el tesoro más preciado.

>>>

La entrega

Pág.

14

En la cuna del hotel

http://centros5.pntic.mec.es/ies.leon.felipe2

I. E. S.

León Felipe

– Benavente

LA MANDRAGORA Nº 9 - AÑO 7 #83  

Revista del IES León Felipe de Benavente (Zamora)

LA MANDRAGORA Nº 9 - AÑO 7 #83  

Revista del IES León Felipe de Benavente (Zamora)

Advertisement