Page 1

EL ORDEN NATURAL DE LAS COSAS: A propósito del Día Internacional de la Mujer. Las mujeres siempre hemos cargado a cuestas la cruz de pertenecer al sexo, mal  llamado, débil. Alguna que otra afortunada dirá que nunca ha sufrido por su condición  femenina, pero esto es debido a que  se conforman con el papel que la sociedad nos  ha impuesto. Es decir, muchas aceptan con orgullo que es mejor estar casada con un  hombre al cual hay que complacer todo el tiempo, porque según ellas, “complacer” al  hombre es una obligación de la mujer y no un deber mutuo. También se sienten plenas  de ver cómo el marido, convenientemente, se transforma en un niño más, a quien la  esposa­niñera debe cuidar y atender. Pero ellas se sienten plenas con su niño grande  y, aún, no se dan cuenta que una no se casa para ser mamá, se casa para tener al  lado   un   compañero,   una   mano   derecha   y   un   marido   dispuesto   a   complacerla   a  una también en la cama. Sí, ellos también deben complacer a la mujer, no es cierto  que debamos aguantar hambre para vernos flacas y bañarnos con todos los productos  que el mercado, tan condescendiente, fabrica para nosotras haciéndonos creer que  debemos lucir lindas para ellos. Según los roles impuestos arbitrariamente por la sociedad patriarcal, nuestro deber es  complacer al hombre, pero aún así, desde el nacimiento, muchas mujeres han sido  rechazadas   por   sus   propios   padres   y   por   la   misma   sociedad   de   la   que   estamos  hablando. En la Costa Atlántica de nuestro país, los hombres sólo desean tener hijos  “machos”. En la India,  por ejemplo,  muchas   mujeres han sido maltratadas y hasta  quemadas por sus maridos por no parir hijos hombres. Y, sin ir más lejos, ¿de qué  creen que hace  apología la famosa canción de Cuco Valoy que dice: “Nació varón”? Otra imposición social y para algunas personas con pensamiento machista, este es  “el orden natural de las cosas”, las mujeres en nuestra sociedad, somos educadas,  desde   niñas,   como   una   mujer   “hacendosa”.   No   me   atrevo   a   generalizar,   pero   en  muchos hogares de la Costa Caribe colombiana, cuna del machismo, aún se ven estos  casos. En esta zona de nuestro país, se les inculca a las niñas, desde muy pequeñas,  que deben ser mujeres “hacendosas” con el único fin de tener más probabilidades de  conseguir marido en la edad adulta. Frases como “ya sabes cocinar, ya te puedes  casar”, son típicas por esos lados. Y, además ­ esto es universal­ nos han impuesto la  culpa,   nos   han   hecho   creer   que   debemos   sentirnos   culpables   si   somos   más  inteligentes y hacemos algo mejor que ellos y, es por eso, que a veces les sonreímos  demasiado, como pidiendo disculpas por nuestras capacidades femeninas. Aparte de todas estas imposiciones absurdas, hay algunos asuntos no menos trágicos  con   los   cuales   tenemos   que   lidiar.   Primero   que   todo,   tenemos   el   temido   período  menstrual que a su vez, viene acompañado de un mal aún peor: SPM. Para los que no  saben: Síndrome pre­menstrual, acompañado, en su grado más severo, de depresión,  irritabilidad,   insomnio,   fatiga   crónica,   dolor   de   cabeza,   dolor   mamario   y   pelviano,  frigidez,   distensión   abdominal,   retención   de   líquido,   problemas   cutáneos,   ojeras,  hipoglicemia,   etc.   Pero   estos   síntomas,   para   algunos   señores   que   ignoran   las  dolencias   de   exclusividad   femenina,   son   sólo   una   excusa   de   nosotras   para   no  “atenderlos” o montarles cantaleta y, en lugar de ponerse en nuestros zapatos, nos  tildan   de  locas   y  neuróticas   y  algunas   amas  de   casa  se  ganan   el   injusto   título  de  perezosas o, en el peor de los casos: frígidas. 


Luego tenemos el embarazo, seguido de su meta final: el parto. Para nadie es un  secreto que llevar por  nueve meses un pequeño ser en el vientre, es algo monstruoso.  Soportar   las   primeras   molestias   del   embarazo,   como  las   náuseas,   los   mareos,   los  dolores de cabeza, la constipación, etc., no nos dejan muchas ganas de ser las dulces  mamás que debemos ser “porque es lo más natural”. Y ¿qué decir del parto? No hay acto más sangriento que ese crudo momento. Una  madre doblándose de dolor y una criatura sufriendo su primer trauma: abandonar el  vientre materno, donde está muy cómodo, para llegar a este mundo cruel. Y lo peor, si  es   niña,   aguantarse   la   mala   cara   del   papá   machista   que   deseó   hasta   el   último  momento, que la criatura fuese todo un varón, aún a sabiendas de que la ecografía  tiene un margen de error bastante bajo. Pero, insisto, que las mujeres tengamos que someternos a la voluntad de la mayoría  de los hombres y, que además, estemos obligadas a ser madres para prolongar la  especie machista, no es “el orden natural de las cosas”. No en vano  muchas mujeres  defendieron nuestros derechos, tales como: Clara Zetkin, quien luchó por la igualdad  de derechos y el derecho al voto y, además, fue ella la que decidió que a partir del 8  de marzo de 1911, dicha fecha se considerara el "Día Internacional de la Mujer" o "Día  de la Mujer Trabajadora"; Olimpia de Gouges, quien  publicó en septiembre de 1791  un manifiesto titulado La Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana; Ana  María   Mozzoni quien   inició,   tras  la   unificación   de  Italia   en   1870,   la   lucha   contra   la  discriminación de la mujer en el recién nacido estado; Flora Tristán, quien en Francia  emprendió una campaña a favor de la emancipación de la mujer; Mary Wollstonecraft,  que  en su obra más famosa, Vindicación de los derechos de la mujer (1792), afirmó  que el ideal del matrimonio reside en la afinidad intelectual y abogó por la igualdad  educativa   y   de   oportunidades   para   ambos   sexos.   Y   ni   qué   decir   de   nuestras  compatriotas Juana Julia Guzmán, María Reyes de Mulato, Betsabé Espinal, María  Cano, Ofelia Uribe, Esmeralda Arboleda, Yira Castro, entre  muchísimas otras damas  a quienes les hago un merecido homenaje, hoy día de la mujer, por haber luchado  aguerridamente   con   el   fin   de   hacer   valer   nuestros   derechos   y   asegurarnos   un  merecido lugar dentro de la sociedad.    Y   toda   esta   lucha como   para   que   en   pleno   siglo   XXI,   muchos   hombres,   con   la  colaboración de muchas damas, aún conserven el absurdo pensamiento de que las  mujeres   sólo   servimos   para   cocinar,   lavar,   planchar   y   parir.   Es   cierto,   no   sólo   lo  hacemos, porque a veces nos toca y no le sacamos el cuerpo al trabajo, sino que al  mismo   tiempo   podemos   ser   profesionales,   madres   (si   lo   decidimos,   porque   no   es  obligación), esposas, amas de casa y hasta nos maquillamos mientras conducimos,  actividades paralelas que un caballero difícilmente podría realizar.  Es nuestra naturaleza, estamos hechas de acero y sí, podemos con todo, pero no  porque   tengamos   que   complacer   a   los   señores.   Y   por   eso   muchas   apoyamos   la  liberación femenina, no para buscar una igualdad física y competir a ver quién puede  más, sino para exigir derechos de igualdad de condiciones en todos los espacios que  compartimos, pero, sobre todo, en la casa y en el hogar. ESTE ES EL ÚNICO ORDEN  NATURAL DE LAS COSAS. RENATA CABRALES.

El orden natural de las cosas  

Las mujeres siempre hemos cargado a cuestas la cruz de pertenecer al sexo, mal llamado, débil.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you