Page 1


ÍNDICE Nuestra portada: La trata de personas un espíritu que persigue a la sociedad. Niños, niñas y adolescentes son considerados una población vulnerable.

Página 3: Bajo la lupa El editorial de La Lupa refleja su visión de manifestarse contra este delito que es la ‘Esclavitud del siglo XXI’. Palabras firmes que rechazan a la impunidad y violación de derechos humanos.

De repente, abrí mis ojos y me vi envuelta en un mundo que estaba tan cercano, pero que había rechazado a observar la realidad y los alcances de este delito. Mientras más información había sobre el tema, más me interesaba por responder varios cuestionamientos. Poco a poco me sentí parte de la trata, me puse en los zapatos de todas esas víctimas de la nueva esclavitud que pierden su libertad y se convierten en mercancía subastada por la codicia humana. El periodismo va más allá de transmitir una noticia, es la herramienta que nos permite visibilizar lo que algunos quieren ocultar y lo que otros se niegan a aceptar.

Daniela Regalado

Páginas 4 y 5: Enfoque ¿Qué es la trata de personas? ¿Cómo consiguen los delincuentes a sus víctimas? Conozca más detalles sobre la ruta del modus operandi que realizan las redes organizadas de este delito.

Páginas 6,7,8,9: Mirada Oculta Los mercados y ferias de San Roque y La Ofelia son lugares de encuentro étnico y lugares de acogida para realizar actividades económicas. Pero se han convertido en zonas de vulneración de derechos y asecho de la trata de personas.

Página 10: Punto de Encuentro Dos personajes que responden acerca de los puntos críticos del fenómeno de la trata de personas en Ecuador. Verónica Feicán y Margarita Carranco tienen la palabra para iniciar un debate.

Página 11: Perspectiva Periodistas de algunos medios de comunicación explican el tratamiento mediático que han otorgado en sus contenidos a la trata de personas. Dimitri Barreto, Tomás Nieto y Karina Andrade comparten sus ideas y experiencias en La Lupa.

2

Byron Andino

Mi visión cambia al caminar, se pulen los pensamientos mientras leo relatos de un cruel sufrimiento ajeno. Así puedo observar cosas que antes no veía, puedo repudiar lo que para otros es querido. El sendero de la vida y el periodismo hace que mi mente no pare de dudar y preguntarme por qué los mismos seres humanos pisoteamos a otros y -peor aun- los esclavizamos. ¿Acaso el delirio del dinero siempre reinará y mantendrá a la pobreza para convertirla en su arma contra los más vulnerables? Hay que cambiar ese rumbo de esclavitud y miseria humana.

CRÉDITOS: Esta revista es un producto realizado por Brújula Comunicaciones, quien ha planteado el objetivo de direccionar y guiar a la sociedad hacia un conocimiento del incumplimiento de derechos ocasionado por los delitos. En esta ocasión promueve la prevención y el debate acerca de la trata de personas para el mejoramiento de las condiciones humanas que han sido afectadas por estos fenómenos a través de los años. Reportería, fotografía y edición: Daniela Regalado y Byron Andino. Infografías: Fernando Salas Fotos: Rodolfo Sasig, Byron Andino y Daniela Regalado


EDITORIAL Bienvenidos a la ciudad de

los sueños rotos...

Caricatura: Brújula Comunicaciones

H

ay una metrópoli de nuevos esclavos en el mundo que pocos la ven. Esta ciudad no tiene un espacio físico, pues se ha innovado y ha permitido que sus integrantes estén en distintos lugares del planeta. Tiene una población cercana a la de 2 millones y medio de personas, cifra similar a la del número de habitantes de Pichincha. Esta ciudad recorre fronteras. No tiene impedimentos para que el dinero fije su horizonte y tampoco para que la pobreza sea su principal mano de obra de la que se aprovechan sus ‘gobernantes’. El desconocimiento es su aliado para recoger a más reclutas de toda situación social que van hacia lo inesperado. Vamos al mercado y adquirimos desde alimentos, entretenimiento, hasta seres humanos enviados desde esa ciudad… Sí, usted ha leído bien: humanos. Y no solo se los compra, sino se los utiliza, explota y vende. A esta forma de esclavitud moderna se la conoce como trata de personas. La esclavitud no ha terminado y es mejor advertir que ha regresado con mayor fuerza. Ha establecido convenios con el crimen organizado para expandirse por medio de redes que ha tejido en el mundo entero. Quizá, a la trata se la ha visto vinculada solamente con la explotación sexual de mujeres, pero los alcances de este delito van más allá, pues entre las maneras de usufructo están la mendicidad, los actos ilícitos, el matrimonio servil, trabajos forzados y una infinidad de actividades que violentan la libertad.

Pero esto no significa que cualquiera de nosotros no pueda convertirse en un esclavo invisible en esta metrópoli que atenta la integridad humana. Es la condena del sistema que permite mantener la pobreza de unos y elevar el reino de la avaricia de los delincuentes. ¿Qué hemos hecho para cambiar este sistema inequitativo? “Nada”, será la respuesta más recurrente. Mientras más grande es este fenómeno, menos se lo ve. La luz de la mirada ha sido cubierta por el ‘quemeimportismo’ social que abunda hoy en día y así la ciudad de los nuevos esclavos sigue intacta y en la misma oscuridad. Tener otra mirada para la trata de personas no es algo sencillo. En un principio parecería ser un problema que no está sucediendo en la realidad, pero sólo hace falta abrir nuestros ojos y observar a nuestro alrededor para darnos cuenta que allí están -callados, reprimidos, sin su libertad, vulnerados en todo ámbito- allí están los esclavos invisibles, las víctimas de esta problemática social. Ecuador ha permitido que su soberanía sea violada por la ciudad de los sueños rotos para convertirlo en sitio de origen, tránsito y destino de las víctimas de trata. Según la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas contra la droga y el delito (Unodc), serían anualmente 6 000 los ciudadanos de la esclavitud moderna que habitan en nuestro país.

Así, los gobernantes de esta ciudad se perpetúan y no cambian nada, solo incrementan su poder destinado para fortalecer las bases de la dictadura del delito y el dinero.

La Lupa es un instrumento periodístico que ha permitido mirar desde otra perspectiva a la ciudad de los sueños rotos, acercarnos a los esclavos invisibles, dimensionar el accionar del Estado y sus políticas públicas.

La mayoría de víctimas son grupos vulnerables y tradicionalmente excluidos: Mujeres, niños, niñas, adolescentes, etnias no eurocéntricas, grupos GLBTI.

Es momento de observar lo que no veíamos, de mirar a los otros, es tiempo de hablar sobre la trata de personas y no de huir de ella; sino enfrentarla.

3


ENFOQUE

Foto: Rodolfo Sasig

La esclavitud invisible del siglo XXI ¿Ha visto a un niño pidiendo caridad en la calle o vendiendo dulces? O, ¿tal vez recuerda a adolescentes trabajando en prostíbulos? Para la gente estas son imágenes que se han vuelto “normales o comunes”. Cuando las ven, generalmente estas personas son discriminadas por la sociedad, pero no adelante su criterio. No se sabe si ellas fueron engañadas o llevadas a la fuerza para luego ser convertidas en víctimas y esclavas de este delito que es invisible para los ojos de la humanidad. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el mundo hay 2 millones y medio de personas afectadas por la trata (población similar a la de todo Pichincha). Esta es una forma de esclavitud moderna que se ha heredado hace siglos, pero que en el año 2000 se la definió como tal en el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños. ¿Cómo se la define? “Es una de las modalidades de explotación; es una violación a los derechos humanos y un delito en el que la víctima puede ser cualquier persona, ya que involucra a niños, niñas, mujeres y hombres, que mediante el sometimiento (engaño, secuestro, amenaza) son llevados a

4

la prostitución, al trabajo forzado, a matrimonios obligados, a servidumbre, a la explotación sexual y a prácticas esclavistas de distinta naturaleza”. , indicó la abogada y escritora Mariblanca Staff. ¿Con qué término se confunde a la trata de personas? Trata no es igual a tráfico. Estos pueden ser dos términos que causan confusión, pero deben ser distinguidos desde su terminología. La trata de personas atenta directamente contra el individuo, el mismo que es engañado, amenazado, captado y

trasladado sin voluntad para que su fin sea la explotación; puede o no salir de las fronteras. El tráfico de personas es un delito contra el Estado, la persona va con voluntad y su fin no es la explotación, sino un ‘servicio’ de traslado y siempre es un acto transnacional. ¿Existe en Ecuador la trata de personas? Según la Organización de las Naciones Unidas, hay cerca de 6 000 afectados al año por este delito que presenta a Ecuador como un país de origen, traslado y destino de víctimas.


MODUS OPERANDI DE LA TRATA DE PERSONAS

CAPTACIÓN Engaño

Falsa oferta de trabajo, viaje u otra oportunidad de conseguir ingresos

Venta por familia

Padres aceptan oferta de tratantes y reciben dinero a cambio de sus hijos.

TRASLADO INTERNO

Secuestro

Reclutar mediante fuerzas coercitivas a una persona sin su consentimiento

Seducción o cortejo

Los tratantes seducen y enamoran para convencer a sus víctimas

Y TRASLADO EXTERNO

EXPLOTACIÓN Explotación sexual

Explotación laboral

¿Quiénes tejen estas redes?

Trabajo forzado CAPTOR

Mendicidad

Tráfico de órganos

TRAFICANTE RECEPTOR-EXPLOTADOR

5


MIRADA OCULTA

La trata asecha a mercados y ferias P

La trata de personas es una problemática que convive con la sociedad. Los mercados y ferias libres de la ciudad se han convertido en sitios que se prestan para que estas redes organizadas cometan el delito y violenten los derechos de la población, especialmente de los niños, niñas y adolescentes.

arece ser un día como cualquier otro, gente va y viene en busca de los productos que necesita. Los camiones repletos de alimentos desembarcan la mercancía; los estibadores y cargadores colocan en sus espaldas costales de yute para entregar el pedido en cada uno de los puestos; familias de comerciantes acomodan las frutas, hortalizas y verduras para ofrecerlas a sus “caseros”. Siempre están allí, entre la multitud de los visitantes, con sus miradas inocentes y juguetonas, obligados a reemplazar su niñez por trabajo y el dinero de sus ganancias.“En las plazas y mercados existe mayor vulnerabilidad de los niños y niñas. La situación socioeconómica en estos sectores permite buscar opciones y creer en promesas que no son reales”, señala Daniel Rueda, director de la Fundación Alas de Colibrí. Estos grupos están expuestos ante los “mercaderes de carne humana”, como dijo el Papa Francisco al referirse a quienes cometen uno de los tres delitos que mueve más dinero en el mundo. La trata de personas: un negocio ilícito, un crimen de lesa humanidad, uno de los peores delitos donde cualquier ser humano (como usted, como yo, como nosotros y como todos) es comprado, esclavizado, ofertado y explotado. En el estudio realizado por el Patronato San José y la Casa de la Niñez de Quito, se determinó la existencia de dos sectores en la ciudad donde es relevante la población de niños, niñas y adolescentes indígenas. El centro de Quito, que incluye barrios como San Roque, el sector del exterminal terres-

6

tre; y en el norte, los barrios del Inca, la Ofelia y Calderón; son considerados como zonas de acogida de esta población.

En la mayoría de casos, la actividad de ser comerciante es heredada entre familias y varias generaciones.

Según explica la directora de la Fundación Jenny Tituaña tiene 33 años, su oficio es Nuestros Jóvenes, Paulina Cáceres, en los vender uvas en el mercado San Roque mercados y ferias libres “el trabajo infantil es desde hace 25, cree que “cuando era menor un tema muy frecuente relacionado con la no había tantos niños en la plaza como parte cultural, hay mucha población indígena”. ahora. Hoy en día, nos toca venir al trabajo El trabajo se convierte en un hábito dentro de con mis hijos porque no tengo donde las familias de comerciantes, quienes creen dejarlos, la guardería es muy pequeña”. que cada uno de los miembros del hogar -sin De igual forma, distinguir la edad- deben colaborar para el “Si no quiero vender ahí me hablan, María Carrillo (45 años) ha dedicado sustento económico. me pegan mis papás” 32 de ellos a la venta de legumCargada dos lavacaras con zanahorias y remolachas, Sofía (10 años) bres. “Los niños en el mercado están ofrece los productos a todo quien pasa expuestos a muchos riesgos: La delincuena su lado. Ella tiene que levantarse antes de cia, la droga, hasta los raptos de guaguas. las cuatro de la mañana para acompañar a su Ahora como están de moda esos robos”. mamá al mercado. Se muestra un tanto recelosa ante las preguntas, pero expresa que En una de las entradas a la feria de La no le gusta el ‘juego’ de vender entre las Ofelia, nueve niños -primos, hermanos, multitudes, donde su niñez se ve desvanecida sobrinos- juegan entre la tierra y los entre la rutina laboral. “Si no quiero vender costales de papas. Están al aire libre, corretean y regresan ante el llamado de ahí me hablan, me pegan mis papás”. María Urquizo, quien migró como otros “La ciudad de los niños es un espacio lúdico tantos vendedores. de juegos, sueños y al mismo tiempo un espacio de trabajo e inseguridad donde los Las manecillas del reloj no dan tregua al horarios y las condiciones de tiempo son tiempo, las actividades comerciales inciertos, una ciudad que se dibuja diferente en estos dos lugares continúan para los niños cada vez que recorren las sin ningún descanso. calles”, así es como la antropóloga Érika En medio de la multitud, se encuentra un Bedón define a los mercados de la capital. grupo de mujeres de toda edad -algunas En los mercados y ferias libres de la ciudad con sus hijos en la espalda- desgranan, hay muchas historias por contar, aquí pelan y clasifican costales enteros de también están esos niños y niñas que el choclos, vainas, habas y una que otra tiempo los convirtió en adultos, quienes legumbre. Ellas, más conocidas como las convivieron en las mismas calles donde ‘desgranadoras’, reciben un dólar por cada saco que entregan. ahora crecen sus hijos.


Las condiciones socioeconómicas, culturales y estructurales de los mercados y ferias libres se prestan para que los niños, niñas y adolescentes sean vulnerables. Existen problemas socioeconómicos: Pobreza extrema, dificultades familiares. Además, esta población no siempre cuenta con lugares físicos para resguasdarlos y evitar que los captores se los lleven. La ciudadanía que habita en estos Foto: Rodolfo Sasig lugares no tiene conocimiento de este delito para prevenirlo.

A pesar de que estos son sitios de trabajo, los niños y niñas hacen de las cajas de cartón y madera sus juguetes favoritos. Muchas veces, la inseguridad provocada por la venta de droga, cachinería y otras actividades de contrabando los convierten en presa fácil para cometer estos actos. La preocupación acerca de las condiciones en que convive la población de niños, niñas y adolescentes no quita únicamente el sueño a las autoridades citadinas; sino también a los administradores y representantes de estas zonas. “Merecemos un espacio para una guardería, no hay dónde dejar a nuestros hijos. Conversamos con gente del Municipio para que nos den un techo y espacios para los niños, pero hasta ahora no se ha hecho nada”, cuenta Myriam Suquitana, presidenta de la Asociación de Vendedores de la feria de La Ofelia.

Captación

Padrinazgo: Los tratantes disfrazan sus intenciones con ofertas laborales que -según los explotadores- darían un mejor estilo de vida, para los captados Complicidad de familiares: La excusa es no tener recursos económicos para mantenerlos, por lo que deciden alquilarlos o venderlos a un tercero. Secuestro: A falta de guarderías y otros espacios para cuidarlos y por la ausencia de prevención, están expuestos a ser raptados por los delincuentes.

MODUS OPERANDI

Condiciones

Explotación

Los mercados y ferias libres son lugares de vulneración de derechos. Hay explotación por la “mano de obra barata”. Quienes llegan desde otras provincias (alta presencia afrodescendiente, mestiza e indígena) han sido discriminadas socialmente y esto permite que otros se aprovechen de ellas La falta de trabajo e ingresos permite que los niñas, niñas y adolescentes accedan a remuneraciones denigrantes que se aprovechan de su necesidad.

En el levantamiento de datos realizado por la Fundación Alas de Colibrí, en el último período de 2013 en La Ofelia, se identificaron a 58 niños, niñas y adolescentes en situación de callejización, mendicidad y trabajo informal.

autorización y consentimiento de su padre. El trayecto no fue lo que esperaba, viajó varias semanas por tierra, pasó por el puente de Rumichaca y traspasó Colombia para llegar hasta Venezuela.

Las ‘alas’ de ilusión del adolescente fueron La trata de personas funciona como cortadas por los tratantes cuando se dio cualquier otro negocio, donde un cuenta la explotación que vivía diariacomerciante ofrece un producto. Los mente. “Me trataron mal, no me enseñé yo sueños e ilusiones son vine escapando de esa muchas veces la “De aquí se llevan a los niños casa”, narra el joven. a los botaderos” principal carnada que utilizan los captores Lo que más afecta a las para reclutar a sus víctimas. El conocido víctimas de este delito es ser alejadas de su caso “Chito” es la historia de Manuel familia y lugar de origen, se sienten M.(nombre protegido), de 16 años, quien se vulneradas e incapacitadas para denunciar dejó embelesar por una oferta laboral en este abuso ante las autoridades. Caracas-Venezuela, donde recibiría un sueldo seguro de 800 dólares al año. Es por eso que uno de los procedimientos más importantes para la reinserción es la Sin más que pensar, Manuel dejó toda su realización de terapias sicológicas por el rutina normal y salió de Ecuador sin la sufrimiento que tuvo la víctima.

7 Foto: Brújula Comunicaciones


“Luego hay que involucrarla en un proceso sicoperapéutico junto a su familia, se debe garantizar que el afectado tenga buenas condiciones de educación, salud, vivienda”, puntualiza Ana Ruiz, técnica de protección especial del Ministerio de Inclusión Económica y Social, (MIES). El calvario de Manuel inició cuando se vio obligado a trabajar más de ocho horas diarias para colaborar en la construcción de la vivienda de uno de sus captores. No siempre le daban de comer y cuando lo hacían sólo recibía una porción de arroz cocinado. La casa construida fue uno de las tantas posesiones que el captor tenía. Su éxito económico por las ‘maquilas’ textileras que ha mantenido desde hace varios años fue revelado en el proceso judicial. El certificado de la Dirección Nacional de Avalúos y Catastros evidenció que Chito era dueño de cinco bienes por más de 200 000 dólares en Ecuador, se desconoce lo que posee en Colombia y Venezuela. Los testimonios de aquel caso mostraron que desde hace décadas niños, niñas y adolescentes ecuatorianos (especialmente de comunidades de Chimborazo) eran llevados para trabajar en Venezuela. Chito nació en esa misma comunidad del centro del país de donde llevaba los niños. De acuerdo con las declaraciones de la fiscal especializada en delincuencia organizada, Tania Moreno,“lo principal (en este caso) es que no explota un mestizo a un indígena; sino que un indígena explota a otro indígena”. Finalmente, después de varios años entre juicios y testimonios, Alfonso Chito fue ratificado (en recurso de casación) con la pena de seis años de prisión como autor del delito de trata de personas. Sin embargo, no todos los miembros de la red están sentenciados, pues quienes trasladaron y fueron cómplices del delito no tienen -hasta el momento- alguna resolución judicial. Como Manuel, varios los niños, niñas y adolescentes fueron y son víctimas de estas redes organizadas de trata de personas en distintos lugares, donde se aprovechan de la doble vulnerabilidad de estos grupos para cometer el delito. “Las redes operan en estos sitios para captarlos, trasladarlos a otras ciudades para explotarlos laboralmente. Muchas veces, los

8

propios padres dan la autorización para que sean trasladados”, explica el abogado Daniel Rueda. No se busca estigmatizar un lugar ni dibujar el perfil de una posible víctima de este delito; se quiere dar otro mirada para ver -como con una lupa- la realidad que estaba oculta ante nuestros ojos y necesita ser prevenida.

Cada minuto que pasa representa la ganancia de una buena suma de dinero para las personas cuyo negocio consiste en explotar a otros humanos. En cada minuto marcado por el reloj se incinera la vida, la inocencia de un ser humano de carne y hueso que ha sido transformado y ‘tratado’ como una mercancía en una sociedad donde el capital supera a la libertad.

¿Qué pasa en Ecuador? En Ecuador, cerca de 6 000 personas son afectadas, cada año, por la denominada ‘Esclavitud del siglo XXI’. De acuerdo con los informes de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (Unodc), el país es catalogado de origen, tránsito y destino de víctimas de trata. Además, es una de las naciones con mayor número de víctimas de trata en Sudamérica (junto con Bolivia y Paraguay). El Informe de Trata del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América (2011), clasificó a Ecuador dentro del grupo II en alerta, en un inicio estuvo en el grupo III (país que cumple insatisfactoriamente sus estándares). Estas situaciones dan paso a que este delito sea cometido tanto dentro de las fronteras como fuera de ellas. Según la Fiscalía General del Estado, en 2012 se registraron 176 denuncias del delito de trata; siendo Pichincha la provincia con mayor número de casos (74), seguido por El Oro (23), Guayas (15) e Imbabura (12). Del total, solo el 2% tuvo sentencia. En 2013, la Policía Nacional rescató a 101 personas vìctimas de los distintos fines de trata, indica el Informe de labores presentado por lel Ministerio del Interior. Estas cifras judiciales no reflejarían la dimensión real de la existencia de esta problemática porque la sociedad y los operadores de justicia desconocen el tipo penal, las víctimas no acusan a los responsables (por miedo o por compromiso a la remuneración que recibieron); la eficacia de las herramientas contra los delincuentes de trata de personas en el país es insuficiente, argumenta la fiscal Tania Moreno.

Plan Nacional Contra la Trata de Personas Ante esta problemática, en octubre de 2006, el Gobierno implementó el Plan Nacional Contra la Trata de Personas. Para restablecer el combate a este delito, en 2010 se presentó una reformulación que incluye la participación de 18 instituciones públicas, para brindar un enfoque integral basado en la prevención, protección de víctimas, investigación y sanción. Verónica Feicán, titular del Unidad Antitrata del Ministerio del Interior, puntualiza que durante 2013 se logró disminuir la vulnerabilidad de las personas, que incluye las condiciones de pobreza, la falta de información y educación. Se crearon módulos de capacitación para instituciones públicas acerca de atención en este delito; y existen mesas de investigación en donde se elaboró el “Protocolo Nacional para la Protección y Atención Integral de Personas Víctimas de Trata”. La Fiscalía es la institución que maneja las cifras oficiales que se difunden, posee el programa de protección de víctimas y testigos; tiene presupuesto y personal propio para el tratamiento de este delito. La Dirección Nacional de Policía Especializada en Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen) y la Policía Judicial (PJ) tienen unidades capacitadas contra el delito; el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) aporta económicamente a las casas de acogida de las ONG.


La La mayoría de veces, las condiciones socioeconómicas obligan a que ellos y ellas suplan sus estudios por el trabajo. Diariamente se someten a la rutina de desgranar, cortar, pelar, clasificar y vender los productos, todo con el fin de aportar al sustento familiar. Según el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), 213 146 niños, niñas y adolescentes (de 5 a 17 años) se encontraban realizando actividades laborales, en 2011. Foto: Brújula Comunicaciones

ciudad Calles, veredas y estacionamientos se han convertido en los parques, guarderías y zonas de esparcimiento que no existen o que son insuficientes para esta cuantiosa población. Los mercados y ferias libres de Quito no solamente son zonas de trabajo; sino también se han transformado en viviendas donde ellos y ellas comen, duermen y juegan exponiéndose a los riesgos existentes.

de los

Foto: Brújula Comunicaciones

Ellos y ellas vienen de todas partes del país junto a sus familias. El mercado de San Roque y la feria de La Ofelia son lugares de acogida para todos quienes decidieron salir de sus sitios de origen para migrar a la ciudad en búsqueda de una mejor vida. En Ecuador, la migración interna tiene variaciones: La población urbana (75%) ha crecido en un estimado de 2,3%, mientras que la rural ha disminuido, según el Instituto de Estadísticas y Censos (INEC-2010). Foto: Brújula Comunicaciones

niños Este trabajo es herencia, generaciones han ocupado los puestos de venta de ferias y mercados. María Teresa Urquizo migró a Quito cuando era una adolescente, aún recuerda que su padre no le permitió continuar con sus estudios, pues debía colaborar en la venta de papas. Intenta que sus hijos no hereden este oficio, sin embargo ellos tienen que acompañarla y compartir su día con otros ‘pequeños’ de su familia.

9 Foto: Brújula Comunicaciones


PUNTO DE ENCUENTRO Combate a la trata de personas en Ecuador, ¿avances o estancamiento? Representantes de la sociedad civil y del Gobierno exponen su punto de vista sobre los resultados obtenidos en la lucha contra el delito de trata

Verónica Feicán Unidad Antitrata Ministerio del Interior

solamente hay centros emergentes. Espera- ¿Se ha logrado coordinar el manejo mos que conforme avance la implementación interinstitucional de estadísticas, cifras y datos? del Plan se obtengan resultados.

¿Qué resultados se han obtenido con la ¿Qué medidas se han tomado en cuenta para fortalecer la protección integral de ejecución del Plan Antitrata? víctimas y sus familias? La política pública actúa en tres ejes: La prevención, sanción y protección integral de Mediante un modelo mixto, es decir, existen víctimas. Para prevenir un delito se necesita dos o tres centros y casas de acogida de las disminuir las vulnerabilidad y el riesgo. Se ONG con financiamiento estatal. Estamos previene a través de campañas, pero el creando un modelo piloto de casa de acogida presupuesto que se tiene es relativamente a partir del Estado ecuatoriano. Se ha podido poco. Se capacita a las instituciones públicas dar respuesta y se está mejorando el sistema sobre cómo atender a las víctimas de trata y de protección de víctimas y testigos. cómo mejorar su nivel. En 2013, trabajamos en mesas de prevención, de investigación, ¿Cuál es el monto económico destinado para la lucha contra la trata de personas? sanción y protección. ¿Cuáles fueron las acciones más difíciles Los presupuestos son institucionales, sin embargo el Plan se ejecuta con la de cumplir? coordinación del Ministerio del Interior. No se Todas, es un delito nuevo y se necesita puede tener un presupuesto unificado porque canalizarlo. El tema de protección tiene no existe una secretaría técnica. Se deben deudas pendientes, faltan casas de acogida y generar acciones que optimicen los recursos.

Hemos querido implementar, desde hace algunos años, un sistema informático que se llama “Infotrata”, una base de datos para registrar los casos de este fenómeno. Lo que hemos intentado es no cruzar datos oficiales para que no haya contradicción porque esto lo maneja la Fiscalía. ¿Cuáles son los planes para este 2014? Lograr que los protocolos de atención a víctimas lleguen a un acuerdo ministerial para tener rutas específicas de sanción. Fortalecer la protección integral a víctimas mejorando los sistemas y modelos de atención. Concretar los protocolos de investigación y ampliar la prevención unificada. De esta manera, lograremos aprovechar los protocolos binacionales y agilitar la repatriación de víctimas de trata del exterior.

En 2006, el Plan Nacional Contra la Trata de Personas fue aprobado mediante el Decreto Ejecutivo No. 1823, pero en 2009 fue reformulado.

¿Por qué para el Gobierno ha sido

¿Qué hacer desde la sociedad civil ante esta problemática?

Por la ausencia de recursos y voluntad política. A excepción de la Fiscalía, quien tiene ¿Qué resultados ha tenido el Plan personas e instancias específicas que se Nacional Antitrata? encargan de las políticas y acciones contra la Ha tenido vaivenes por los cambios de la trata. Es la única institución que tiene instancia rectora de la política contra la trata, estadísticas concretas. en principio fue el Ministerio de Justicia, luego el del Interior y regresó al de Justicia. ¿Se ha formado una estructura fuerte para combatir la trata de personas en Ecuador? Esto hace que las resoluciones se debiliten.

Esto se le fue de las manos al Estado, los mismos funcionarios han dicho que no están preparados para asumir este tema. Mientras no se considere la participación de las ONG y la sociedad como elementos de construcción de democracia nada se podría hacer.

Margarita Carranco complicado ejecutar acciones en este tema? Vocera de la Red Antitrata de Quito

¿Qué hacer si no existe un presupuesto Hay dos políticas huérfanas en el país: La de atención y prevención a las víctimas de unificado para el combate de este delito? violencia y a las de trata. La Policía no tiene La propuesta de la Red fue la creación de todos los recursos y elementos suficientes una secretaría técnica que coordinaría para la investigación. acciones desde el Ministerio rector hacia haber abogados y justicia otros ministerios y las instituciones no Debe especializados para litigar; además de gubernamentales, pero con recursos psicólogos y terapistas preparados en el propios. Eso es decisión política y permitiría tema. Lo que que se debe hacer es menorar la que los trámites sean menos burocráticos y impunidad y evitar la corrupción. más eficientes.

10

En 2012, el 2% de casos tuvo sentencia y el 81% estaba en indagación previa, ¿qué lectura da a estas cifras? Hay operativos y se detectan casos, pero no se sabe qué pasa con la protección. Si la Policía hiciera un operativo nacional en todos los prostíbulos o espacios clandestinos no alcanzaría sitio dónde llevar a las víctimas de trata. Cientos de chicas están desprotegidas, con sueños rotos, dolores intensos, embarazos no deseados, abortos clandestinos y muerte.


Tratamiento

periodístico del delito Periodistas y comunicadores que han abordado temas relacionados con la trata de personas comparten su experiencia.

Dimitri Barreto Periodista El Comercio

Es recomendable no entrevistar a menores de edad porque se revictimizaría y esta información no tendría un aporte. Con que los receptores se enteren que “10” niños fueron víctimas es suficiente. Contar esas historias puede contribuir a que uno se sienta parte de ellas, a Karina Andrade Editora regional El Extra

Los periodistas deben tener acceso a las víctimas de trata porque ellas son quienes dan testimonio real de lo que les ha pasado. Las cifras pueden estar en una nota, pero si no hay la historia es difícil que el lector asuma que lo que está pasando Tomás Nieto Realizó investigación sobre la trata para programa la Televisión

No hay espacios para el periodismo investigativo en Ecuador. Pedí el tema de trata de personas, buscaba y en el país no había información en Internet ni bibliotecas, ni datos, ni responsables, ni juzgamientos, tuve que levantarlos y apoyarme en las ONG.

sentir esa cercanía y empatía con la víctima para dimensionar el problema. Cuando vas a entrevistar a una víctima de trata, uno no puede ir con ánimo de morbo ni con ánimo destructivo. El reportero debe ponerse en los zapatos de esa persona y es preferible escuchar, si encuentra que hay momentos de tensión o momentos críticos, es recomendable no insistir. Para escribir sobre la víctima no es

necesario el nombre completo, ni dónde vive, ni donde trabaja, pero sí escuchar su voz, sí entender su historia contada por ella misma porque nadie más nos va hacer entender lo que ha vivido. Es importante también tener la versión de los inculpados. Ni el Estado ha sabido manejar con claridad la diferencia entre “tráfico” y “trata”. La solución no es cerrar las puertas a los periodistas; sino capacitarlos.

le puede ocurrir a cualquiera. Para tener los detalles del hecho también se pueden manejar las hojas de rutas que dan las instituciones con la historia y el diagnóstico de la víctima, ambas teorías son aceptadas. Cuando son niños, niñas y adolescentes generalmente quienes dan la entrevista son sus padres o familiares. Debe haber censura en el

rostro y la identidad de la víctima. En el manejo de términos hay que reconocer que El Extra no diferencia la trata del tráfico de personas, los utiliza como sinónimos. Sin justificación alguna, el tiempo de cierre te limita a conseguir la versión de los demandados porque a veces son prófugos y en otras ocasiones no dan su testimonio.

Fue difícil abordar a las víctimas y sus familiares, los entrevistaba viéndolos de frente mientras la cámara los filmaba de espaldas para que no se conozcan sus identidades. Los dramatizados podían quitarle la seriedad que le daba al reportaje, era un recurso. La esencia es llegar al punto que genera la noticia: Al niño tratado, al juez que no juzgó, a la mamá de la

víctima. Se debe evitar caer en moralismos y juicios de opinión. Hay que ser valientes frente a las fuentes implicadas y tener más información que ellos. Dediqué seis meses a esta investigación y sirvió para que las fiscales se apoyen en el proceso judicial, se condene a los delincuentes y liberen a una víctima.

11


LaLupaEc

La Lupa de la Trata

www.lalupadelatrata.com


LA LUPA DE LA TRATA  

LA TRATA DE PERSONAS-ECUADOR-UDLA-PERIODISMO-BYRON ANDINO-DANIELA REGALADO

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you