Issuu on Google+

Elaboración del queso Dentro de la U.D. que estamos trabajando, la de “Los alimentos”, estaba programada una salida para que los niños/as comprendieran como era su elaboración, curación, transporte y venta. Para ello nos desplazamos a la fábrica de quesos artesanos “Doñana”. A continuación paso a detallaros todo el proceso, que culminará con la elaboración de un libro que ellos mismos elaboran con sus dibujos y especificando los pasos que hemos dados, después este libro se lo llevaran a casa para enseñárselo a sus padres y al mismo tiempo les explicaran todos los pasos dados. - En Clase: Como podéis comprobar nuestra salida comienza dentro de clase, para ello, primeramente se le dio una pequeña charla sobre lo que iban a ver y como debían comportarse dentro de la fábrica y sobre todo como debían comportarse durante la elaboración del queso.

- En el autobús: Después vino el viaje en el autobús, estaban muy nerviosos, esto era nuevo para ellos, pero cuando todos estuvieron sentados, con sus cinturones puestos y comenzamos el viaje, todo cambió y entonces, empezaron a cantar, así todo se le hizo más corto, algunos iban diciendo por dónde íbamos pasando, con lo cual ayudaron a algunos de sus compañeros/as que son nuevos en el centro o vienen directamente de otros países.


- Nuestra llegada:

Aquí estamos en la entrada de la fábrica, esperando nuestro turno para poder dejar las mochilas y los chaquetones.

- Empezamos los preparativos: Primero nos tenemos que vestir adecuadamente, para ello nos pusieron unas batas, que como nos quedaban muy largas, nos las ataron detrás, unos patucos azules, para que no entrásemos nada de fuera pegado en nuestros zapatos y, por último, unas redecillas para el pelo.

Pasamos a la elaboración

Después de dejar atrás la sala donde nos habíamos vestido y que al mismo tiempo, era donde se encontraba la cuba de 5000 litros, para la recogida, por las tardes, de la leche, que era sometida a la pasteurización, consistente en someterla rápidamente a una temperatura de -4 grados, para así matar los gérmenes nocivos, pero dejando los benignos. El primer paso que nos explicaron fue que la leche tenía que estar caliente y lo comprobamos pasando en pequeños grupos alrededor de la cuba que contenía la leche.


A continuación, le añadió en un vaso la sal disuelta en agua, removió la leche en la cubeta y nos explicó que como era queso fresco, el procedimiento era ese.

Se usa la flor del cardo El segundo paso que dio es el de echarle el cuajo a la leche, nos explicaron que este era de procedencia vegetal y que se extraía de un cardo. Nos dijeron que lo oliésemos y nos dimos cuenta que su olor era como a vino dulce con aromas de campo. Una vez realizado este paso dejamos reposar la leche con el cuajo durante 20 minutos, nosotros tardamos más en volver, ya que nos dimos una vuelta por las demás instalaciones.

Aquí podemos comprobar como ha quedado la leche después del proceso anterior.


Mientras tanto, nos muestran los diferentes moldes que se utilizan para conseguir los distintos tamaños de los quesos.

- Nos enseñan las instalaciones

Dentro de la misma sala donde se ha elaborado la primera parte del proceso, nos enseñan que también están las cubas para calentar la leche, la pausterizadora y la compresora, que le saca el suero al queso.

Ahora le toca turno a la saladora, ella se introducen quesos, después haberlos sacado de moldes.

La próxima parada la realizamos en la sala de curado, en ella podemos encontrar los diferentes tipos de quesos y de curaciones que se pueden llevar a cabo en una atmosfera controlada.

el en los de los


Cuando habíamos terminado la visita a las demás salas, volvimos a la primera sala y vimos como se había cuajado la leche y para que se viera mejor, fue cortando por diferentes puntos. Como podemos observar, utilizó para ello un cuchillo largo, ancho y de punta roma, fue alzándolo para que los niños/as vieran la textura que había tomado la leche después de los primeros pasos.

Mientras que iban pasando los distintos grupos para ver el resultado, los demás iban colocándole las etiquetas a las tarrinas, donde después se iba a meter el queso una vez elaborado.

Pero la leche cuajada no es manipulable de esta manera, ya que aún tenía el suero, para ello se utiliza un instrumento llamado “lira”, por su semejanza con el instrumento musical.


La lira se introduce en la cubeta y se la va pasando de una parte a otra, tanto en horizontal como en vertical, para poder desmenuzar la cuajada y que al mismo tiempo el suero suba a la superficie y sea más fácil su eliminación.

Llegado este momento nos explicó que para los quesos que tenían un proceso de curación medio o largo, como los que habíamos visto en la sala de curación, se les echaba, en este momento, la sal diluida con el agua, a través de una redecilla, para que no le cayese ninguna impureza o trozo grande de sal y se remueve para conseguir su total asimilación.

A continuación, comenzó a sacar de la cubeta, separándolo del suero, el queso, mediante un cacillo, para después meterlo en los recipientes con rejillas, que ayudan a la eliminación del suero. Estos recipientes estaban metidos en agua hasta el momento de su utilización.


Bueno hemos llegado al final y lo que aquí vemos es ya el proceso último, que es dejar que el queso se vaya compactando y que pierda todo el suero, este caía a través de los agujeros que tenían las mesas. Pero no pensemos que el proceso se ha terminado, ya que hay que dejar reposar este queso durante unas dos horas, como mínimo y después pasarlo a las tarrinas que teníamos preparadas con las etiquetas. Como tenía que entrar el segundo grupo, nosotros nos fuimos a comer a una zona de recreo llamada “El Corchito”, donde también jugamos hasta que vino la furgoneta de la fábrica de queso y nos entregó el trabajo de esa mañana, los quesos elaborados por nosotros, metidos en sus tarrinas etiquetadas y listas para llevárnoslo. - Llegada a El Corchito: Comida, juegos y diversión:

- Llegada de los quesos:

Bueno aquí terminó nuestra salida, volvimos a casa con un queso y mucho cansancio.


- Elaboramos el libro sobre la salida realizada: Mediante una charla coloquio, centramos las ideas sobre nuestra salida, además volvimos a rememorar todos los pasos dados para la elaboración del queso, así como las anécdotas surgidas en la visita. La que quedó como más graciosa por espontánea es la siguiente:

“Cuando estábamos dentro de la sala de curación, mirando los distintos tipos de quesos y sus tamaños, llegamos a los que estaban metidos en pimentón, una de las niñas espontáneamente saltó:”huele a chorizo…” y todos prorrumpimos en una sonora carcajada, después le explicamos que ese olor se debía al pimentón”.

- El libro: Durante su ejecución, lo dividimos en dos partes, una la realizarían enteramente los niños/as, que sería el cuerpo del libro, la otra sería compartida entre la elección de las fotos de la portada y contraportada y el diseño de las mismas. - Primera parte: Cada uno de los alumnos/as eligieron uno de los pasos, que luego dibujarían, colorearían y pegarían unas contra otras consecutivamente y así tendríamos una visión de la visita completa, no solamente la que podemos tener a través de las fotos realizadas, sino también la que los niños/as, mediante la charla que le dieron los diferentes profesionales dentro de la fábrica, fueron captando y que luego mediante la charla coloquio, fueron perfilándolas para plasmarla en los diferentes dibujos, esto incluso sirvió para que los que no habían ido, se hicieran una idea de todo el proceso y así, también dibujar una parte de dicho proceso.


Como podemos observar todos los dibujos están enmarcados, es decir llevan un filo coloreado, después va el dibujo y debajo de este el texto que cada uno/a elaboró, para después pasarlo al libro También podemos observar que hay dibujos muy elaborados, con gran cantidad de detalles, pero otros son más infantiles, más inmaduros y con menos detalles.

- Segunda parte: Cuando visualizamos todas las fotos de la visita, se eligieron las que irían en la portada y la contraportada, así quedaría plasmada tanto la parte digital, que estarían representadas por las diferentes fotos, como la parte plástica realizada por los alumnos/as. El paso siguiente fue la elección de la cartulina, se eligió la amarilla por ser la más parecida al queso, se le imprimió las letras se decoró el filo y se enmarcaron las fotos, se encuadernó y quedó listo para que los alumnos/as se lo lleven a casa y les expliquen a sus padres/madres y demás familiares que quieran escuchar su charla, lo que fue la visita a la fábrica de quesos “Doñana”.

Así nos ha quedado tanto la portada como la contraportada, como podéis observar hemos puesto fotos del inicio de nuestra salida, dentro de la clase, durante la visita a la fábrica y de la visita a “El Corchito”.


Fábrica de quesos