Page 1

C

o

l

e

c

t

i

v

o

Boletín N°2 - Enero 2012

Salud: ¿Un bien de mercado? En esta edición: Acceso a la educación superior Innovación curricular Recomendado veraniego Pien

sa y

Com p

arte


E d i t o r i a l 2

El destino de la sociedad en manos de unos pocos, de sus intereses y objetivos personales y no en base a las necesidades del pueblo, ha impedido y sigue impidiendo la organización y vinculación de los distintos sectores sociales. Tras varios años de inactividad y desinterés, entramos a un periodo distinto, con variadas formas de manifestación en el mundo y en nuestro país, reflejo del descontento del pueblo con un sistema de desigualdades e injusticias, que nos hacen creer en el comienzo del fin de la somnolencia y apatía colectiva, en el fin del individualismo. El movimiento estudiantil vivido durante el año 2011 ha sido uno de los movimientos sociales más masivos de la historia de nuestro país. Bajo la consigna de una “Educación pública, gratuita, de calidad, democrática, laica y para todos”, se establecieron cuestionamientos a un sistema de educación de mercado, que reproduce un patrón común de inequidades e injusticias. A pesar del posicionamiento de ciertas demandas educativas y la incipiente crítica a las desigualdades, no se profundizó en un proyecto educativo que realmente le hiciera sentido a todos, construido en conjunto a otros sectores sociales. No se han logrado

cambios profundos en el sistema educativo, sin embargo hay pequeños logros sociales como un incipiente acercamiento de la gente a la política. Para que realmente sea un movimiento que logre hacer despertar a una mayoría dormida es necesaria una fuerte vinculación entre los diferentes actores sociales que empezaron a alzar la voz cansados de un sistema que no es congruente con las necesidades de un pueblo. Como proyección, es necesario lograr aumentar la masa crítica, movilizar a quienes se encuentran en la pasividad. Aportar en potenciar la organización territorial, así como mejorar nuestras debilidades es de vital importancia si se quiere proyectar este movimiento hacia el futuro, pensando en que aún no se ha logrado mucho en lo que a cambios profundos se refiere. Pero este es el primer paso, lo sucedido el año recién pasado no se había visto en muchos años y es importante destacar que quedó algo inconcluso que se debe retomar para construir la sociedad que queremos. Es esa pequeña puerta la que debemos aprovechar, fortaleciendo desde nuestro espacio local el trabajo colectivo, la organización de una comunidad universitaria plena junto a compañeros, profesores y funcionarios. Acabamos de comenzar.


Cuestionando nuestra formación: P ro ces o d e i n n o v a c i ó n cu r r i cu la r ¿Has escuchado sobre el proceso de reforma del pregrado basado en competencias? Este proyecto Mecesup del Ministerio de Educación se crea en apoyo al proyecto de desarrollo institucional (PDI), y lleva bastante tiempo desarrollándose en nuestra facultad, bajo el nombre de Innovación curricular (IC). ¿Sabías qué...? El objetivo principal según aquellos que han desarrollado el Las “demandas sociales” proceso es lograr una mejora, integración y actualización de para la IC están definidas la docencia que se imparte hoy a los estudiantes, además de por un exclusivo grupo de poder: legisladores, altos flexibilizar la movilidad de ellos. ejecutivos y sobretodo PERO… privados, los que no reSi bien éstas son problemáticas evidentes a mejorar, mu- presentan a la comunidad chos de los procesos de IC en nuestras carreras se han visto ni al equipo de salud. afectados, pues parece existir apuro en llevar a cabo el proyecto y lograr que éste sea “el sello que distinga nuestro liderazgo”. Los problemas actuales en los currículos son evidenciables por los propios estudiantes, quienes a pesar de demostrar su descontento no se organizan en una acción concreta, a la vez que los problemas se han naturalizado: los contenidos que se imparten no se actualizan, hay problemas en las prácticas clínicas, poca claridad de los objetivos de los ramos y muchos otros que sin duda evidencian ¿Cuáles son los fundamentos una insatisfacción en el estudiantado. institucionales de la IC? Poco hemos discutido sobre las consecuencias de Nuevos desafíos sociales y sanitarios. este tipo de cambios y lo que debe implicar un proceNuevas formas de aprendizaje. so así en una U pública, en compromiso con las proEstándares de calidad y exce- blemáticas nacionales de salud. lencia académica. Nuestro cuestionamiento a la innovación curricular ¿Cómo se innova una carrera debe ir más allá de la mera asignación de créditos a en la facultad de la salud? Deben cumplirse 5 fases se- las asignaturas, la acomodación de competencias o las mallas. Más que centrarse en la homologación cuenciales: internacional de los perfiles profesionales, la IC debe 1.Fase política apuntar al desarrollo integral de las disciplinas y el 2.Diseño: Las carreras que no conocimiento que éstas aportan a la comunidad, a han innovado están en esta través de una nueva estructura curricular que desetapa arrolle los pilares de la universidad puestos al servicio 3.Instalación de las mayorías: una docencia critica, una investiga4.Implementación ción pertinente a sus problemas y una extensión per5.Evaluación: Kinesiología y manente y dialógica, siendo el conocimiento generaObstetricia (ya innovadas) do una contribución efectiva al país. Aún queda mucho trabajo por realizar: como estudiantes debemos ser capaces de crear instancias organizadas donde reunamos la información para lograr una participación conciente y activa, y así implantar los cuestionamientos a un proceso que continúa encerrado entre las paredes de las autoridades de la facultad.

3


Salud: ¿un bien En una sociedad donde cerca del 70% de la población tiene FONASA, alrededor del 15% ISAPRE y el resto pertenece al sistema de salud de la Defensa o Carabineros, o simplemente no cuenta con previsión de salud, la lucha por una salud pública digna, de calidad y para todos no es menor. La salud como un derecho La salud se entiende como el completo estado de bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de patologías. Dado lo anterior, se hace relevante el reconocer la salud como un derecho universal, necesario para el correcto desarrollo de todos los integrantes de la sociedad y para el surgimiento, organización y empoderamiento colectivo que ayude a terminar con las inequidades e injusticias que existen hoy en Chile.

¿Cómo es el sistema de salud en el cual nos atendemos? El sistema de Salud chileno ha sufrido grandes modificaciones desde hace más de dos siglos. Hasta la segunda mitad del siglo XX la salud, carente de grandes tecnologías e infraestructura, avanzaba con financiamiento estatal hacia políticas y servicios públicos. Durante la dictadura militar estos fondos fueron reduciéndose, apareció el sistema privado, FONASA e ISAPRES; de vuelta a la democracia la privatización se agudiza cada día mas, aparece el AUGE (actual GES), y unos pocos se enriquecen a costa de la mala

4

salud de muchos. El sistema actual de salud discrimina según el ingreso de cada familia: la gente con mayores ingresos puede acceder a una salud de alta calidad, mientras que aquellos con menores ingresos tienen una salud deficiente. El sistema de salud chileno, de tipo mixto (coexisten el sector público y el sector privado), no parece preocuparse por el sistema público de atención, que es donde se atiende el grueso de la población. Dividido en 27 servicios de salud a lo largo de Chile, y con tres niveles de atención (primaria o consultorios, secundaria o atención especializada, y terciaria u hospitales) en todos los niveles de atención pública podemos encontrar como patrones comunes largas filas, prolongados tiempos de espera, hospitalizados en camillas, pasillos y sillas, falta de profesionales de salud, imposibilidad de acceso a algunos medicamentos o exámenes, entre otros. Las diferencias de atención según posibilidad de pago, el aparente desabasteci-


de mercado? miento de medicamentos y otros problemas ponen en la balanza el beneficio social versus la capacidad financiera de grupo familiar.

Y nuestra Facultad, ¿qué hace? El rol de la Facultad de Medicina sobre la salud pública, brindada en los servicios de salud del país, parece ser un misterio para los estudiantes, quienes explotados por el estudio no somos capaces de levantar las cabezas y ver en nuestros campos clínicos las injusticias y falta de dignidad con que se atiende a los pacientes en el sistema público de salud. Debemos recordar, rescatar y trabajar por el desarrollo de la Escuela de Salud Pública de nuestra facultad, la cual tiene como misión “contribuir a mejorar la salud de la población en el ámbito nacional e internacional, me-

diante la búsqueda de la excelencia en la investigación, formación de recursos humanos, extensión y asistencia técnica”. Pero esta misión no se está llevando a cabo de manera que beneficie a la sociedad completa: nuestro rol ha sido funcional al sistema privatizador, alejando el conocimiento y manejo de la salud de la gran mayoría de familias chilenas, trabajadoras y merecedoras de una salud digna. Es hora de hacerse cargo de lo que hemos creado en la historia, como nuestra importante participación en el SNS, el código sanitario, la creación de la armónica relación docente asistencial, la generación de conocimientos en el manejo de la salud: Ser los impulsores de una nueva visión de salud, que responda las necesidades de quien la necesite, y no sólo las de quienes puedan pagarla.

El Hospital Clínico de la Universidad de Chile (ex JJ Aguirre) entra en el mercado de la salud en el año 1994, luego de terminar un convenio que tenía con el Estado, según el cual este último le financiaba las prestaciones derivadas de servicios estatales, pero era insuficiente para financiar el Hospital. Actualmente recibe un 3% de aporte estatal, pero en la práctica funciona como una clínica privada, donde se pueden atender sólo aquellos que tengan ingresos suficientes para costear las atenciones de salud, hospitalizaciones y procedimientos que allí se realizan, a pesar del enorme déficit de atenciones de salud y camas hospitalarias del Servicio de Salud Metropolitano Norte.

5


ACCESO A LA EDUCACIÓN SUPERIOR La educación, entendida como un derecho social, es un pilar fundamental para el desarrollo del país y de una sociedad más justa e igualitaria. Según esto, debe estar orientada a satisfacer las necesidades de la sociedad. De acuerdo a lo anterior, el acceso a la educación no puede ser restringido por diferencias de etnia, género, necesidades especiales o condición socioeconómica. En Chile, sin embargo, mientras que un 45% de los estudiantes secundarios son de colegios municipales, en Universidades como la nuestra sólo representan un 20% de la matricula: la educación chilena (en particular la educación superior), es un sistema elitista que discrimina y margina a los sectores de menor nivel socioeconómico.

¿Como funciona el acceso a la Universidad? La prueba de selección universitaria (PSU) es uno de los principales mecanismos de acceso a las universidades, y la principal responsable de las desigualdades en la matrícula. Esto se debe a la estrecha relación entre el ingreso económico de la familia, el nivel de escolaridad de los padres, y el tipo de colegio del alumno, con el puntaje que obtendrá: de los estudiantes de familias con ingreso menor o igual a 288 mil pesos, el 92% obtiene un puntaje menor a 600 puntos (lo que lo margina automáticamente de la Casa de Bello). ¿Por qué sucede esto? Porque la PSU es una prueba estan-

6

darizada que asume como base una igualdad de condiciones que no existe: Un joven de escasos recursos estudia en un colegio precarizado, vive en un entorno con alto índice de violencia, tiene padres que no pueden ayudarlo a estudiar ni proveerlo de herramientas para esto y/o debe trabajar para contribuir al ingreso familiar. Cuando se habla de “mérito” y “esfuerzo” se disfraza la enorme incidencia de los recursos económicos para acceder a una educación de calidad. También determina la marginación en el acceso a la educación superior (ESup) su tipo de financiamiento, donde la familia aporta el 85% del costo de la carrera. Concibiendo a la educación como una


inversión individual para mejorar la calidad de vida del futuro profesional, el Estado se desliga de la responsabilidad de financiar la formación de nuevos profesionales para Chile: Grandes aranceles, bajos sueldos, mala educación secundaria, bajo puntaje. Cuando nos hablan de “movilidad social”, se les olvida que 9 de 10 jóvenes que provienen de familias y colegios de bajos recursos, no podrán ingresar a la Universidad. Después de 30 años de un aumento sostenido de la matrícula en ESup, las desigualdades en la sociedad han ido en aumento. No basta sólo con un incremento en el acceso, se requiere un cambio en la lógica de cómo y para qué estudiamos en la Universidad. Para lograr una educación superior con orientación pública y de desarrollo de país, el acceso NO debe estar determinado por la condición socioeconómica, permitiendo que todas las realidades se representen, dejando atrás el orgullo por la elitización tan comúnmente elogiada.

¿Qué se puede hacer? Como estudiantes y parte de esta sociedad es nuestra responsabilidad construir mejoras en nuestro país, partiendo desde nuestro espacio más directo: la Universidad y en particular, nuestra Facultad. El desafío es generar una nueva forma efectiva de acceso que ocupe un espacio significativo de la matrícula de las carreras de la Salud, cuya forma de selección no sean los resultados de la PSU, apostando a

eliminar la barrera de los 600 puntos, y generando una red de apoyo económico y académico: nuevas formas de acceso que luchen contra la marginación del actual sistema. Para cumplir con esta tarea, durante las movilizaciones del 2011 se creó la Comisión Triestamental de Acceso. Esta comisión es abierta y puede participar de ella cualquier estudiante, profesor o funcionario. En los 7 meses desde su creación ha realizado foros abiertos, invitando a expositores expertos en el tema, producido una serie de documentos técnicos recolectando información y generado discusiones en asambleas de carrera para la formulación de principios de la nueva propuesta. En la actualidad se está dando comienzo a una de las fases más importantes del proceso, la elaboración misma de la nueva propuesta de acceso alternativo a la facultad. Por lo mismo es que la participación y retroalimentación es de suma importancia ya que esta comisión es un mero intermediario de lo que los alumnos de esta facultad propongan y no un panel de expertos que se ponga a pensar propuestas y mecanismos dentro de cuatro paredes. Este tipo de iniciativas no destronan de manera completa el sistema desigual con el que convivimos a diario, pero consideramos que apuntan a dicho objetivo, marcando un precedente de que concebir la educación, y en este caso el acceso a ella, de

7


Boletín de distribución libre y gratis. Lee, piensa, difunde! 8

Porque se viene febrero y las vacaciones (¡al fin!), queremos recomendarle un texto para que se eche guatita al sol y aproveche sus días sin transcripciones ni certámenes en literatura libre de relaciones anatómicas y conceptos fisiopatológicos, pero cargada de conciencia, rebeldía y esperanza para luchar y construir un mundo nuevo. En esta ocasión presentamos al gran Eduardo Galeano y las coloridas figuras que utiliza en “Patas Arriba: La Escuela del Mundo al Revés” para retratar nuestra, muchas veces, absurda realidad. En este libro, a través de cuatro capítulos: “Educando con el ejemplo”, “Los Alumnos”, “Curso básico de injusticia”, y “Curso básico de racismo y machismo”; el autor demuestra con ironía y solidez cómo el sentido común de nuestra sociedad neoliberal contradice toda lógica y dignidad humana, premiando el egoísmo y la codicia, rechazando la solidaridad y la justicia. En cada capítulo se pueden encontrar recuadros con fábu-

@

las, microcuentos y datos para ilustrar de mejor manera que el mundo definitivamente está al revés! Para que se entusiasmen aún más, un pequeño fragmento: “Los organismos internacionales que controlan la moneda, el comercio y el crédito practican el terrorismo contra los países pobres, y contra los pobres de todos los países […] En el mundo tal cual es, mundo al revés, los países que custodian la paz universal son los que más armas fabrican y los que más armas venden a los demás países […] Son dignos de impunidad y felicitación quienes matan la mayor cantidad de gente en el menor tiempo, quienes ganan la mayor cantidad de dinero con el menor trabajo y quienes exterminan la mayor cantidad de naturaleza al menor costo…” Y si ya están que cortan las huinchas, consíganselo y denle sus ojeadas en la micro ya que como gracia extra, el libro está escrito de tal manera que permite ir leyéndolo de a poquito y disfrutarlo de todas formas.

Búscanos en escotilla-salud.blogspot.com Síguenos www.facebook.com/escotilla Contáctanos colectivo.laescotilla@gmail.com

2º boletin la escotilla  

boletin colectivo la escotilla, salud uchile. acceso, salud, ic, recomendado

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you