Page 1

n o 1 abril 2013

p谩g 路 1


4/ ¿Por qué Loro Coirón llega al Museo

Escribe Amelia Carvallo

10 / Of Bridges & Borders in situ. Escribe Oscar Aspillaga

ABRIL 2013

Nacional de Bellas Artes? Escribe Montserrat Madariaga

8/ Un paseo por la Severín.

17 / Una delicia: La Ciboulette. Escribe Carlos Reyes

22 / Primicia cinematográfica en bruto: La Pasión de Michelangelo

18 / El portafolio de la fotógrafa Inés Molina

26 / ¿Qué es ser chileno?:

Audición de Cristóbal Valenzuela. Escribe Cristian Figueroa pág · 2

19 / Cuento inédito: En lo profundo del espacio. Escribe Daniel Hidalgo

27 / La historia de Ana María Ratto. Escribe Amelia Carvallo


Puntos de distribución asociados: valparaiso Balmaceda Arte Joven Valparaíso, Casa E, Hotel Fauna, Sala Upla, Parque Cultural de Valparaíso, Radio Valentín Letelier de la Universidad de Valparaíso, Ascensores Reina Victoria, Barón y El Peral, Teatro Condell, Bazar La Pasión, Boliche Le Pató, Centro de Extensión Duoc UC Edificio Cousiño. Viña del Mar Librería Altazor, Sala Aldo Francia, Departamento de Cultura Municipalidad de Viña del Mar Quilpué Librería Fuegía Villa Alemana Librería Usato

Contacto 56-9-6290225 56-9-85051081 56-9-98290975 directora@lajugueramagazine.cl editora@lajugueramagazine.cl prensa@lajugueramagazine.cl @lajugueramag lajugueramag www.lajugueramagazine.cl

Directora: Alejandra Delgado (@aledelgado) / Editora: Montserrat Madariaga (@monselina) / Periodistas: Óscar Aspillaga (@oscaraspillaga), Amelia Carvallo / Dirección de arte y diseño: Instruccionesdeuso: (@ideuso) / Fotógrafo: Nelson Campos / Diseño Web: sumoweb.cl Colaboradores: Sebastián Toledo, María José Puga, Antonio Voland, Carlos Reyes, Daniel Hidalgo, Cristián Figueroa, Paz Olivares, Claudio Álvarez, Marcela Landeros, Cristián Lucero. Impresión: El Mercurio de Valparaíso (sólo actúa como impresor) La Juguera Magazine es una publicación de MEDIUM COMUNICACIONES

Colaboran:

Financia:

Consejo Nacional de la Cultura y las Artes Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes Región de Valparaíso. Convocatoria 2013

sabemos de gráfica

pág · 3


s e t r A s a l l e B l a n ó r i o C o r Lo

CRÓNICA

escribe MONTSERRAT MADARIAGA fotografía SEBASTIÁAN TOLEDO

pág · 4


E N T R E V I S TA

p谩g 路 5


CRONICA

Desde abril la obra del grabador francés estará expuesta en uno de los principales centros para las artes del país. Lo que ya es considerado parte de la iconografía porteña, podrá ser visto en retrospectiva por primera vez por un importante número de personas.

Pero, ¿en qué radica su valor? ¿Por qué Loro Coirón llega al Museo Nacional de Bellas Artes? Se chacreó, piensan algunos. ¡Está en todas partes! Con sus postales, afiches, grabados, en cafés, tiendas, restaurantes, casas de porteños. Otra vez el Loro Coirón. Cualquiera puede tener uno de sus grabados y es sabido que vive seis meses en Valparaíso y seis meses en Francia, que es el señor entre rubio y colorín de las cejas pobladas, que como habla hasta por los codos le dicen “el Loro Coirón”. Otros en tanto piensan que si la obra es buena, que se conozca.

Está enamorado del puerto, en eso no hay discusión. Es parte de una tradición de artistas extranjeros, poetas, pintores, fotógrafos, que llegaron a esta ciudad y se flecharon. Quizás es uno de los últimos, pues Valparaíso está cambiando. Ya no hay Mercado Puerto, pronto no estará frente a la fuente Neptuno la librería Ivens, pero podríamos tener mall y más farmacias. Suma y sigue, como hace mucho tiempo pasó con la verdadera bohemia y los emporios. Él lo sabe. No lo sabía cuando vino a quedarse por primera vez en 1995, pero ahora ya es un porteño más y está consciente de esto: lo que él ha estado retratando es el cuesco pág · 6

de la ciudad, lo más duro, lo que costará más cambiar, pero que a la vez es frágil, fútil y vulnerable. Es la vida de sus habitantes, su día a día, los hábitos, la rutina, momentos de lo cotidiano que finalmente son lo verdadero, lo bello, lo importante.

“Lo más agradable de mi vida es la producción -cuenta Loro a La Juguera Magazine-, es hacer afiches y tarjetas postales sin razón, solamente porque la idea es compartir. Eso es importante, compartir. Cuando estás dibujando en la calle, la gente, “los modelos” en general, nunca más pueden ver su representación porque se va a las galerías de arte o donde un coleccionista. Entonces ¡la tarjeta postal es genial porque es una galería que todo el mundo puede comprar!”.

Loro (no le gusta que le digan Thierry Defert, su verdadero nombre) es así. No le interesa que su arte sea para el disfrute de unos pocos. Conoció la técnica del grabado y la hizo suya porque le fascinan las copias. No cree en la pieza única, invaluable, irrepetible. Sería su pesadilla, porque sólo la podría regalar y compartir con una sola persona. Respeta el talento ajeno y a los que cambiaron el curso de la historia del arte. “Me gustaría dibujar como Caravaggio”, afirma, pero la perfección artística no es su motor, no le interesa la forma sino el fondo, y en su caso esto es la complementariedad: “No creo en la palabra estúpida, que no significa nada, que es la diversidad, es una palabra de publicidad, de marketing, pero en la complementariedad sí. Yo creo absolutamente que no hay jerarquía, porque no hay nada de único en la naturaleza ¡Nada! Las religiones participan a creer que hay un dios o un filósofo que es mejor que todo el mundo, pero no, en verdad no existe una cosa única, no existe, somos fatales, somos


multitud y la multitud es una complementariedad, si yo soy es porque tú eres. Y es responsabilidad de la sociedad, de la educación, de la cultura de un país, apoyar a cada uno a buscar su propio camino”, aclara con efusión.

Por eso Loro está en todas partes. Porque no se cree exclusivo, sino parte de una multitud. Sin embargo, para que la tarjeta postal, ese símbolo de la “complementariedad”, llegue hasta el estante de la tienda, Loro hace un trabajo único. Primero, pasa tres semanas observando y dibujando un sector de Valparaíso. Luego, calca el croquis en un papel transparente; en tercer lugar, reproduce el dibujo en la matriz de linóleo. Después, le hace algunos arreglos sobre la matriz; y, en una quinta etapa, graba el dibujo como un bajo relieve. “Esto me permite ‘visitar’ la línea cinco veces “dice Loro-, un poquito como los japoneses lo hacen con la caligrafía, por pasión, cada fin de semana ¡Durante años!”. Luego ese grabado es digitalizado para su reproducción en distintos papeles y tamaños, et voilá! Tarjeta postal en varias tiendas a bajo precio y al alcance de muchos.

Su técnica es trabajosa y podría valorizarse en mucho dinero, pero el lujo que más le interesa es el cariño de su “modelos”, las personas que retrata.

En el pasaje La Matriz del Barrio Puerto hay una verdulería que pertenece a la familia Torres Álvarez. Ahí llegaron tras el cierre del Mercado Puerto, que vio pasar a cuatro de sus generaciones. Luz María actualmente atiende el negocio junto a su hermano Esteban. Relata: Hay una historia que tal vez él no conoce, que teníamos mucho

interés en tener un recuerdo de nosotros en el mercado; nosotros somos muy antiguos, veíamos que el mercado ya estaba muriendo, que iba a pasar a la historia. Entonces dijimos ¿Cómo lo hacemos? Mi hermano decía: filmemos un video, saquemos una foto ¡Y justo llega el Loro y nos pinta y nos deja un recuerdo sin quererlo! Él, que vino de tan lejos a pintarnos.

Luz María opina que Loro plasmó muy bien la vida del mercado en el grabado. “Eso es lo bueno -afirma-, por ejemplo los cajones, las verduras, la niña que va corriendo en la escalera; había mucha niña joven, entonces correr las escaleras para nosotras era un gusto. Todas esas cosas. Él tuvo mucha delicadeza en respetar todo lo que hacíamos ahí. Por eso el cuadro para nosotros fue un regalo de Dios, porque era una inquietud que teníamos guardada entre nosotros, como familia”.

GRABADOR CRONISTA Esa obra hoy está enmarcada y colgada en la verdulería, cortesía de Loro. Y una de las cosas que tiene pensadas para la exposición en el Bellas Artes es mostrar una foto con los Torres Álvarez y el cuadro a sus espaldas. Es que, a fin de cuentas, esa imagen y esa historia resumen perfectamente porqué hace lo que hace: “Soy un grabador popular cronista”, se autodefine. Dibujar es como escribir para él, como hacer crónicas de momentos en la vida. Tanto así que en el Archivo de Literatura Oral y Tradiciones Populares de la Biblioteca Nacional detectaron esta intención en sus grabados hace ya cinco años, cuando fue invitado a montar sus obras en la Galería de Cristal de la institución. Micaela Navarrete, pág · 7

historiadora a cargo del Archivo asevera: “Es un gran cronista. Uno pasea por los lugares que retrata de la mano de él. Hay una crítica social hecha con humor y delicadeza. Él encuentra la dulzura en lo no valorado por el resto”.

La interpretación de sus obras como relatos de lo cotidiano va a estar presente en la exposición del Bellas Artes, a través de un nexo entre éstas y la Lira Popular Chilena de fines del siglo XIX, que integraba ilustraciones en blanco y negro de la noticia versada. La historiadora del arte asociada a la Biblioteca Nacional Carolina Tapia explicó a La Juguera Magazine que “con el linóleo y su laborioso proceso de tallado se logra una empatía absoluta con el material y el ritmo necesario para la reflexión y la apropiación de los aconteceres”. Agrega: “Los grabados de Loro Coirón son una especie de instantánea que, a pesar de mostrarnos lo que quizás hemos visto una y mil veces, son una mirada distinta, otra perspectiva que capta las sutilezas más propias de sus habitantes, humanos y no humanos: sus poses, su interacción, la apropiación de espacios, etc., y, por lo tanto, logran ser un aporte que suma, y mucho, a la imaginería del Puerto”.

Loro habla de “asimilación”, él pasa a ser parte de lo que está retratando y así puede contar su historia, escribir con imágenes. ¿Por qué Valparaíso y no otra ciudad? Responde con una especie de dicho: “Cada uno es el sueño de un lugar en el mundo y lo encuentra por casualidad”. El suyo ha cambiado: ya no es esa ciudad olvidada, pero natural, con identidad propia a la que llegó hace 18 años, pero así y todo él sigue encontrando “emociones”que apreciar, o como dice: “Hay algo que no tiene traducción: la buena oooooondaaaa”.


El pasado 27 de febrero cumplió 140 años y sus autoridades instaron a que los ciudadanos se apropien de ella. Hoy, como cualquiera en su género, sobrepasó el mero rol de custodio de textos escritos y da acceso gratuito e inalámbrico a la moderna Alejandría: Internet, la red de redes. Además ofrece la consabida alfabetización digital mediante cursos de BiblioRedes, conferencias y talleres variopintos y, lo que no es menor, espacios agradables para leer, investigar, estudiar y hacer las tareas. santiago severín

CRÓNICA

La Biblioteca n1 de Chile escribe AMELIA CARVALLO ilustra MEDULIANA*

pág · 8


Como hartas instituciones en Valparaíso, la Severín detenta una primogenitura: desde su creación en 1873 hasta 1920 fue la primera y única biblioteca pública chilena. Su actual emplazamiento data de 1919 cuando el porteño Santiago Severín donó el dinero para su construcción. Durante 2012 se prestaron más de 22 mil libros, lo que la convierte en la tercera biblioteca con más préstamos luego de Bibliometro y la Biblioteca de Santiago.

El edificio y el ideario Para apreciar a la Severín en su plenitud, se debe llegar a su puerta principal cruzando las hermosas y deterioradas baldosas de la Plaza de la Victoria, luego caminar por el medio de la Plaza Simón Bolívar, pasando por unos columpios polvorientos donde siempre hay adolescentes capeando clases y algún padre o madre echando vuelo con brazo desganado. En su fachada delantera y posterior, en cada uno de sus arcos de medio punto, hay veinte placas rectangulares con nombres que representan el ideario cultural que imperaba cuando se inauguró: Homero, Heródoto, Ercilla, Shakespeare, Dante, Goethe, Barros Arana, Andrés Bello, entre otros notables. En la proa y la popa del blanco edificio hay un par de Palas Atenea, rostros que vigilan la avenida Brasil con labios entreabiertos y ojos vacíos. A la entrada principal la flanquean dos bajorrelieves: Neruda y Mistral, los poetas chilenos ganadores del premio Nobel. Todas estas presencias no son gratuitas y conforman un ideario, sin duda ilustrado, que buscaba la formación de seres “letrados”, habitantes dignos de la República. Algo muy distinta es la situación del actual lector promedio de la Severín que consume best sellers,

autoayuda y diarios. Por estos días Cincuentas sombras de Grey es grito y plata junto a los “clásicos” del género como Danielle Steel, John Grisham y Dan Brown. El director de la biblioteca, Carlos Carroza, cuenta que la mayoría de los usuarios son escolares y personas de la tercera edad, además de mujeres que muchas veces llegan pidiendo algún texto escolar para sus hijos y terminan llevando también algo para ellas. Según los indicadores que maneja el director, las visitas a la biblioteca se reparten así: 57% mujeres, 43% hombres. Tomando en cuenta el analfabetismo funcional que hoy campea, donde la mayoría no entiende lo que lee, y el apogeo de la imagen hasta la intoxicación como forma de conocimiento, es claro que el uso de la biblioteca pública está sometido a revisión para asegurar su permanencia.

Los servicios Está grata la Severín luego de la última refacción que tuvo. Sobreviviente del terremoto de 1985 que la mantuvo cerrada casi cinco años, el remezón del 27 de febrero de 2010 la dejó a mal traer pero nuevamente remontó. Dentro de sus dependencias destaca en el primer piso la Sala de Referencias y sus estanterías abiertas a la consulta de cualquiera: más de 6.500 enciclopedias, diccionarios y atlas, además de una decena de computadores con conexión Wi-Fi; al frente está la Hemeroteca que alberga diarios y revistas actuales y antiguas. En el segundo piso, la llamada Sala de Circulación ofrece más de 70 mil libros para leer allí o llevar a la casa. Actualmente el tercer piso aloja la Sala de Investigaciones que está restringido a público general y tiene colecciones de historia de América, Chile y Valparaíso desde pág · 9

el siglo XVII al XX. En cuanto a prensa hay ejemplares antiguos que están microfilmados: hay diarios (El Comercio, El Diario, El Heraldo, El Mercurio de Valparaíso y La Unión), prensa de las colonias (South Pacific Mail) y revistas clásicas (Zig-Zag, Sucesos). En 1921 la colonia italiana donó una rica colección de libros en latín sobre derecho, geografía y religión que conforma la Sala Dante Alighieri.

Santiago Severín: el filántropo Nacido en Valparaíso en 1876, era hijo de un marino danés y de una porteña. Trabajó junto a su padre y hermanos en el negocio del salitre, luego se independizó e incursionó en la agricultura donde logró reunir una cuantiosa fortuna. En 1912 proporcionó los fondos para construir el actual edificio de la biblioteca que fue terminado en 1919. Murió repentinamente en marzo de 1920. Sobre su donación, este filántropo de antiguo cuño, declaró lo siguiente: “Considero que los impuestos están mal distribuidos en nuestro país; gravan enormemente los consumos y dejan casi inmunes a las fortunas. Y así como lo creo, estimo que todos deberíamos pagar un impuesto sobre la renta. Yo no he hecho sino cumplir con mi deber al ceder una parte de mi renta para construir el edificio de la biblioteca. Es la contribución de la renta que yo debo pagar a la ciudad”.

*María José Puga, Ilustradora. Ha desarrollado gran parte de su trabajo de manera independiente en Valparaíso, realizando encargos para editoriales, medios de comunicación, publicaciones regionales, compañías teatrales, bandas musicales y proyectos personales. www.meduliana.blogspot.com/


p谩g 路 10


Of Bridges & Borders Of Bridges & Borders (“De Puentes y Fronteras”) es un proyecto cultural internacional, dirigido por el artista suizo-argentino Sigismond de Vajay. Esta edición reúne a veinte reconocidos artistas contemporáneos del mundo en Valparaíso, para exhibir sus obras hasta el 26 de mayo de 2013. Con el Parque Cultural (PCdV) como principal locación, es una oportunidad única de experimentar el arte de hoy, en vez de leerlo en los libros Taschen. Sin duda, el artista que ha despertado mayor interés es el artista, activista y disidente chino Ai Weiwei (China), ya que por primera vez en Latinoamérica está exhibiendo una obra monumental creada especialmente para la ciudad puerto, que establece un diálogo entre su padre, el famoso poeta Ai Qing y Pablo Neruda. El proyecto multidisciplinario ya fue presentado en más de 20 ciudades, en 13  países  distintos  de  Europa  y Latinoamérica. A nosotros nos llega desde otro puerto, Buenos Aires. LA JUGUERA MAGAZINE estuvo presente en la inauguración, realizada en el PCdV el sábado 16 de marzo, como también en las intervenciones hechas en el ascensor del cerro Monjas y el estanque de agua en desuso del cerro Cárcel, registrando impresiones, opiniones y gustos del momento. Fotografía: NELSON CAMPOS

pág · 11


“Valparaíso me parece una ciudad fantástica. No todos los museos tienen el jardín que tiene el Parque”.Ignasi Aballí, artista invitado a Of Bridges & Borders. “Es como si algo antiguo hubiera adquirido una fuerza nueva. Hay mucho cerro que por su belleza arquitectónica merece ser reconocido”, Andrés, porteño. “Le diré a mis amigos de Suiza que desde el balcón de mi pieza en Valparaíso veo una obra de Ai Weiwei”, Andreas, turista de Suiza.


“Lo más feroz es el vacío que se le ha hecho a Of Bridges & Borders en país, casi como si esto no hubiera existido, cuando esta es una de las mejores intervenciones que se han hecho en la historia de Chile”, Mario Soro, profesor Universidad Andrés Bello.

“No se ve tan anacrónico. Valparaíso está lleno de ruinas”, Macarena Alvarado.

“Aunque no lo entiendo, sí me gusta. Me gustaría que arreglaran el ascensor”, Francisco Romero, niño del cerro Monjas.

“Maravilloso ¡Qué mejor que hayan elegido el cerro Monjas!” Juana Carmona, vecina del cerro Monjas

“No había visto algo así en Valparaíso, me gustaría que hicieran más cosas así”, Anais Madariaga.

pág · 13


Of Bridges & Borders: Histórico, excepcional...incompleto escribe OSCAR ASPILLAGA ¿Cómo han sido Valparaíso?

estos

días

en

Donoso: “Más de la mitad de la producción está hecha acá, entonces hay que conseguirse todo. Por ejemplo, ayer bajé a comprar unos tornillos y no había en ninguna parte. La primera semana fue horrible porque no sabíamos dónde estaban las tiendas. Es un proyecto largo, se va encadenando una cosa con otra, una vez que se echa a andar el mecanismo aprovechas las energías y vas agarrando nuevas zonas de trabajo. Lo mismo cuando se lo planteas a los artistas; se interesan, vienen algunos de ellos por primera vez a Chile o a Sudamérica y ahí les pica el bichito y empiezan a pensar en hacer otras cosas”. Cuando visitaste el Parque Cultural por primera vez ¿te imaginaste lo que se podía hacer en este lugar? De Vajay: “No. Te imaginas que puedes hacer una exposición o conciertos, pero no me imaginaba que iba a venir Ai Weiwei ni que íbamos a tener murales o collages gigantes. Después depende mucho de lo económico, hay cosas que tienes que dejar de lado y otras en las que tienes que intentar encontrar los fondos por todos los medios para que se puedan realizar. El proyecto tiene un presupuesto de 560 mil dólares, pero eso incluye el catálogo, honorarios de coordinación, el desmontaje. Yo te hablo de 200 mil de producción. Había cuatro conciertos programados originalmente que los tuvimos que suspender hasta que no salga dinero. Solo eso son 60 mil dólares”. En esta ciudad llama un poco la atención hablar de esos montos de inversión para hacer algo como

Esta entrevista a Sigismond de Vajay, director artístico del proyecto, y Pedro Donoso, su coordinador local, ocurrió dos días antes de la inauguración de la muestra en el Parque Cultural de Valparaíso. El ambiente era ajetreado y nervioso: estaban a poco tiempo de dar a conocer la muestra de arte contemporáneo de mayor envergadura que se haya presentado en Valparaíso, es más, en el país, con obras contemporáneas de artistas de la talla de Ai Weiwei (China), un gasto de casi 600 mil dólares y, también, uno que otro hoyo en el presupuesto. pág · 14

esto. Yo lo calificaría como algo histórico… Donoso: “Sigis probablemente te dirá que eso es lo mínimo, pero en realidad a nivel de Valparaíso es algo absolutamente excepcional”. De Vajay: “No tendría que ser. Ojalá sirva para que la gente se dé cuenta de que la inversión en la cultura rinde. Porque la gente para un concierto de Elton John sí te lo pone, también es cultura, pero una más popular. Lo que estamos haciendo también es cultura popular, porque la gente que vive alrededor va a ver una escultura pública que está ahí y que no costó casi nada en relación al trabajo que hicieron los artistas. Es una donación a la ciudad espectacular”. Donoso: “Eso es algo que no se ha entendido bien. En este caso los fondos vienen o de fundaciones suizas o directamente del Parque. Pero a nivel institucional, no sé si se ha entendido del todo la magnitud del proyecto. De esta importancia, no sé cuándo va a haber otro similar”. De Vajay: “Ni en la ciudad, ni en la región”. Donoso: “Por otra parte, hay que pedir cuatro permisos para hacer una cosa. Son departamentos distintos, nos dicen, no hay un lugar donde ir y donde se resuelva todo. Llegamos a un centro cultural como el Parque que es incipiente, que tiene recursos limitados. Han ayudado en la medida de sus posibilidades, pero cuando estás hablando de algo de esta envergadura, se necesita soltar todos los recursos que se pueda. Y nos vemos a veces envueltos en burocracias, uno se pasa la pelota a otro, consiguiéndose permisos entre dos instituciones que comienzan a pelear entre ellas y eso retrasa. Ha habido momentos un poco tensos en la producción porque al final uno se ve perdido


tratando de hacer lo mejor”. ¿Han tenido relación con la gente de alrededor, de los cerros? Donoso: “El proyecto se centra en el Parque, pero no se concentra ahí. El caso más patente es en el cerro Monjas. Hemos tenido reuniones con los vecinos y están súper metidos en el tema”. De Vajay: “Y orgullosos. Los sientes orgullosos recibiendo esa obra”. ¿Conocen el conflicto de Valparaíso con sus ascensores? La mayoría están cerrados, como el Monjas… Donoso: “No lo sabíamos de antemano, no había una intención de reubicar nada. Cuando llegamos nos dimos cuenta de que éramos un actor favorable para el medio y nos recibieron con los brazos abiertos. Otra cosa que hemos aprendido es que cuando uno se mete en un cerro lo primero que tiene que hacer es hablar con los vecinos. Y esa gente de inmediato nos dio su apoyo porque de alguna forma les ayuda a ellos. Y sin querer queriendo, terminamos haciendo una especie de trabajo artístico–socia, involucrados con ellos. Nos abrieron su sede vecinal, Daniel Baumann les hizo un diaporama de lo que se iba a hacer, todos querían opinar, todos querían saber lo que iba a pasar, realmente se embalaron mucho”. Yo creo que ellos nunca se imaginaron que se iba a hacer algo así en su cerro. Incluso, diría que nunca se había hecho algo así. Muy pocos cerros reciben este tipo de actividades culturales… Donoso: “Seguramente no. El medio artístico público en Valparaíso está tomado por el muralismo, en general, y es de otra naturaleza, y eso lleva al grafiti. No es lo mismo, no tiene esa connotación. Es divertido porque uno de los dirigentes vecinales estaba tan embalado con la intervención del ascensor que empezó a mostrarnos otros sitios que podrían ser intervenidos”. Eso demuestra que hay mucha motivación y ganas de la gente para que sucedan más cosas en su entorno. De Vajay: “También porque el cerro Monjas está en una situación precaria, entonces para ellos esta

es una posibilidad para que se vea que el cerro existe y se vea que a lo mejor se puede mejorar. Para ellos es importante que esto resalte el lugar donde viven”. Donoso: “Precaria, pero al mismo tiempo están súper organizados y eso ha sido favorable al proyecto”. ¿Por qué eligieron Valparaíso? De Vajay: “Uno de los artistas que participó, Rodrigo Vergara, que se ocupaba del Parque al inicio del primer año, propuso como alternativa este espacio. La segunda razón es que Valparaíso es mucho más interesante arquitectónicamente, el territorio es mucho más interesante para trabajarlo como artista que Santiago”. Si no existiera se podría hacer exposición?

el Parque, ¿no algo como esta

De Vajay: “No creo. Hay que tener una base de operaciones y el Parque es nuestra base de operaciones. Da lo mismo si es precario, como dijimos, que está vacío, que no tiene gente: son 12 en vez de 50; un lugar así tendría que tener internet en todas partes. Hay muchas faltas de herramientas para trabajar bien, pero sigue siendo unos muros y una seguridad que nos permite operar. Es una oportunidad para el Parque el tener una exposición de esta calidad y poder generar un nuevo público, porque es de una magnitud diferente. Además, si el proyecto está en Chile es porque estaba antes en Buenos Aires, justo antes. Cruzamos la cordillera físicamente con el camión y las obras y trajimos esto del otro lado, de puerto a puerto, de porteños a porteños. Está ese aspecto de puente entre un lado de la cordillera al otro”. ¿Cómo se financia una exposición de esta envergadura? De Vajay: “Ahora estamos trabajando en lograr que nos ayuden por la Ley de Donaciones Culturales, para a lo mejor más tarde hacer los conciertos, sacar el segundo libro con autores súper importantes, que está listo, con arquitectos, antropólogos, sociólogos, artistas, escritores; lo que sería el segundo acto. Ojalá lo antes posible, cuando salga el dinero. De momento Of Bridges & Borders está incompleto y lo vamos a tratar de completar con la ayuda de todo pág · 15

el mundo, vamos a pedir auspicios a la gente que venga acá, dejando una donación o algo para poder terminar este trabajo bien”. ¿Te pasó esto en otros países? De Vajay: “No. especial, nunca semejante”.

Fue algo muy me pasó algo

¿Y por qué crees que pasa esto en Chile? De Vajay: “No sé. No lo entiendo”. Donoso: “Las expectativas de la curatoría son unas y la realidad es otra”. De Vajay: “Pero yo hice otros proyectos en Chile y no tuve ese problema”. Era más barato a lo mejor… Donoso: “Eran acotados…”.

más

baratos

y

De Vajay: “Es un problema de seriedad en realidad. En los otros proyectos no hubo ese problema de que no cumplen las empresas, que dan la mitad de lo que te dijeron o que de golpe se retractan a último momento y todo eso fue algo que aquí nos afectó un montón”. Donoso: “Hay que ser ambiciosos, eso no está mal. Si uno es ambicioso y no encuentra las condiciones para satisfacer esa ambición… al final esas ambiciones tienen que ser medidas respecto a las circunstancias reales y no ha sido siempre el caso. El proyecto era grande y se ha ido achicando. Prefiero pensar en lo que va a dejar, eso es más importante. Lo que dejamos es lo que va a tomar trascendencia. Y no estoy pensando de aquí a mayo que es cuando va a terminar la muestra, estoy pensando de aquí a cinco años, pensando en que vino gente que en otras circunstancias no vendría. En Chile nunca había pasado que un artista tan importante como Ai Weiwei haga una obra expresamente para un centro cultural local, nunca en su historia. Habría que sacar a Picasso de la tumba y haberle dicho que hiciera algo, jamás ocurrió”. De Vajay: “Vamos a lograr el 50% de lo que queríamos hacer, lo que no está mal. Quizás si logramos los conciertos y el libro en un segundo acto ya llegaríamos a un 80%”.


seccióon auspiciada por

LAUTARO RODRIGUEZ: LAS OVEJAS Y LOS LOBOS escribe ANTONIO VOLAND Tres canciones bastan para resolver un pequeño misterio. Tres canciones y un instrumental titulado “Descifrar” —un minuto y 48 segundos de guitarra acústica, bombo y teclado—, la pieza que cierra el nuevo trabajo de Lautaro Rodríguez. Pero en un ejercicio todavía más severo, realmente no bastan más que los dos versos iniciales en la primera de estas canciones, “El camino”, donde Rodríguez dobla con su voz la figura que toca en la guitarra: “Hasta cuándo vas a seguir / diciendo que no puedes ir”. Si alguna vez tuvimos dudas acerca de quién era realmente Lautaro Rodríguez, con el

EP Las ovejas y los lobos (editado por el sello porteño Música del Sur), esas interrogantes ahora han sido resueltas. Entre sus aventuras por Valparaíso, Villa Alemana y Quilpué, Lautaro Rodríguez se reubica este año como un compositor y solista que con seguridad tendrá ganado un espacio en el mapa musical de los nuevos cantores en los puertos: Ramiroquijano, Demian Rodríguez o Chinoy. Su nombre está hecho para la batalla por la dignidad que se debe librar hoy en varios frentes en este país, porque si Lautaro viene por el líder militar mapuche y Rodríguez por el Húsar de la Muerte, entonces Lautaro Rodríguez puede tomar su propia bandera. “Ahora soy el primero en salirme del mundo”, canta en la bellísima “Simple y mortal”. Esa batalla también puede transportarnos hasta el poema largo Lobos y ovejas, de Manuel Silva Acevedo, publicado en 1976, donde el autor propone una alegoría sobre la relación entre los sujetos aparentemente fuertes frente a los aparentemente débiles. Pero Lautaro Rodríguez dice rastrear ambos

pág · 16

símbolos en un mismo sujeto: “Mirar como cazador y el mirar como el que huye. El bueno y el malo juntos”. Sus canciones se alejan del modelo de la trova latinoamericana, siempre abigarrada en poesía y recursos guitarrísticos, y al mismo tiempo se aproxima a una canción de raíz folk, provenga de donde provenga. Allí, la melodía siempre manda y se establece sobre la lógica de unos pocos acordes. A veces sólo dos para una idea. Lo que finalmente completa la jerarquía de Las ovejas y los lobos es la sentida interpretación y el uso de elementos musicales escogidos con medición y sobriedad: un piano que aparece en un segundo momento, un bombo que no se entromete, un rasgueo monocorde para crear atmósferas, un arpegio que acompaña en su justa medida. Tres canciones y un instrumental, todos obtenidos en tomas completas -algunos en primeras tomas-, en una grabación que, además, se realizó en un contexto peculiar: un cuarto hexagonal de la Casona Campbell de Quilpué, “donde el antiguo dueño de casa puso fin a su vida con un escopetazo en el estómago”.


Madre e hijo, en un espacio improbable para funcionar con gastronomía de buen nivel, se las arreglan con gusto y disciplina para crear desde 1995 un sabroso entorno franco-belga, íntimo y especial en el corazón de Viña del Mar. Acá, parte de su historia. escribe y fotografía CARLOS REYES M.* Si a un lugar más parecido al comedor de cualquier hijo de vecino, puesto a metros de una avenida más parecida a una carretera urbana, se le considera uno de los mejores restaurantes de Viña del Mar, es lógico pensar que algo especial le sostiene como negocio. O mejor dicho, ese algo quiebra la lógica del manual del buen restaurador, que dicta que un lugar así no podría funcionar allí donde La Ciboulette sirve plácidamente su comida. La mejor prueba de esa paradoja es su local vecino, más grande y mejor ubicado, donde han funcionado sitios tan peregrinos como un flirteo

LA CIBOULETTE: UN LUGAR IMPROBABLE veraniego. Eso es, flirteo. En Viña y como en varias ciudades turísticas la estacionalidad está bien marcada y el romance culinario es, como dice la frase, “eterno hasta que se acaba”, como suele ocurrir al cierre de cada temporada. Eso a excepción de los enamorados de verdad. “Mi madre está en Europa en este momento”, dice Jean Yves Griez antes de mostrar la pizarra con la lista de platos a una pareja que acaba de llegar. Es belga como su madre, Marie-Hélène Goffi, quien llegó como profesora a Chile en 1988, pero su gusto por la cocina la motivó a volver a Bélgica, estudiar y junto a su marido fundar en 1995 este espacio tipo bistró parisino. Ella es el alma de una cocina impecable, que ocupa algo así como un cuarto de la superficie del lugar. Eso también es raya para la suma y un dato para consignar: todo buen restaurante posee una cocina amplia, digna de realizar un buen trabajo. Allí, en su hábitat natural, MarieHélène ha evolucionado su mano, llevándola a perfeccionar el menú con especialidades clásicas de su recetario, adaptadas a insumos locales que con los años han crecido en variedad y calidad. “Fuimos los primeros en tener endivias a la carta, porque conocimos al primer agricultor que las plantó. Eso pág · 17

nos permite tener este producto de origen belga”, adelanta Jean Yves al servirlas asadas y envueltas en jamón, acompañadas de un suave puré rústico gratinado. Saben bien, tienen aire campestre, sencillo, y con una dedicación notable a cada bocado. Detalles que aparecen en clásicos como el Boeuf Bourgignon, de carne lentamente sometida a una cocción que la ablanda y la saboriza. O como el Tartar de salmón, que fresco, cortado finamente a cuchillo, saborizado con un toque de jengibre y servido en timbal, le confiere ante todo, dignidad. O en la zona dulce, la Creme brulèe de consistencia y dulzor justo, o una Tarta de higos de exquisito toque mediterráneo, aportan más gusto a casa y factura gourmet. Es, en el fondo, un trabajo de artesanía en dupla. Ella tras los platos y él atendiendo a un público que además disfruta de una selección de whiskies de malta, licores franceses, cervezas artesanales o vinos exclusivos como el Tinto Tinajero, una llamativa mezcla de cepas merlot y país elaborada en el valle del Marga Marga. Jean Yves tiene claro quién es quién en su local: “un 85% santiaguinos, 10% local y 5% extranjeros”, cuenta con precisión, con seriedad. Esa meticulosidad de ambos en su trabajo choca con una cultura criolla que no les deja mucho espacio para, por ejemplo, tener un ayudante. “Hay que enseñarles a trabajar y pagarles por eso, porque tienen una mala formación en todos los institutos. Al final a mi madre le gusta trabajar sola”, dice. Son pocos quienes han corrido ese velo de desconfianza y uno de ellos es Luis Herrera, quien cubre la ausencia de la chef. Lo hace bien. Quizá sólo un cliente habitual podría notar quién es quién. Él tampoco posee estudios formales de cocina, pero así y todo logró tener su restaurante antes de colaborarle a la familia Grez Goffi. Quizá esa sea la hebra que desmadeje la lógica de un lugar tan improbable como La Ciboulette. Se necesita una pasión primaria por la comida y sus circunstancias, para luego perfeccionar a diario la propuesta que llega a la mesa. Una dedicación necesaria para hacer trascendente este lugar, uno de los mejores, sino el mejor de la región a la hora de pensar en comida franco belga. *Periodista, editor de revista La CAV (Club de Amantes del Vino). Autor de libros-guías de restaurantes de Valparaíso y Viña del Mar. www.unocome.cl


p谩g 路 18

P O RTA F O L I O


INÉS MOLINA NAVEA La controvertida “Ley del Fortalecimiento Público” -también llamada Ley Hinzpeter- motiva las fotografías de Inés Molina. En “541 días”, ella retrata sujetos que serán criminalizados por esta legislación. Remitiendo visualmente a los retratos que alguna vez inmortalizaron a reyes y aristócratas, aquí se muestra a encapuchados de algunas de las escenas más violentas de las protestas sociales. La muestra es parte de la exposición “Estallidos” que se exhibe hasta el 5 de mayo en el Museo de Arte Contemporáneo (Quinta Normal, Santiago). Inés Molina es Licenciada en Artes de la Universidad de Chile. Ha expuesto colectivamente en Chile, Perú, Argentina, España, Uruguay y Estados Unidos e individualmente en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende. Hoy reside en Valparaíso. www.inesmolinanavea.cl

pág · 19


L I T E R AT U R A

En lo profundo del espacio Cuento inéedito escribe DANIEL HIDALGO ilustra ALVAREX

*Escritor, autor del libro Canciones punk para señoritas autodestructivas (Das Kapital, 2011). Editor de paniko.cl. Antologado en Los mejores cuentos chilenos del siglo XXI (Sudamericana, 2012) de Camilo Marks.

Esta historia quizá no tiene mucho de especial. Dudo mucho de que sea una gran historia. No es una historia de criminales que se disputan el robo de sus vidas. Ni siquiera hay pistolas, ni grandes traiciones, ni asesinatos. No es, tampoco, una historia de cómo una plaga destruye la sociedad humana, ni una historia sobre algún monstruo marino indomable. No hay bang, ni big bang, ni punch, ni menos flow. En el fondo, esta historia es como una historia de cualquiera. Con el detalle de que no es una historia de cualquiera, sino mía. Como toda historia se inicia con una escena y esa escena es en un café de muy mal gusto ubicado en el centro de Valparaíso, si es que hay un centro en esa improvisada ciudad tobogán que se llama Valparaíso. Ese café queda al costado de una plaza que en términos prácticos es un paradero de micros y en su interior hay una mesa plástica roja justo al costado de una escala que da a un sótano. En esa mesa confluyen dos personas, programadas con anterioridad para sentarse frente a frente, cada una al extremo que mejor le pareció, sobre unos asientos incómodos y duros, al borde de una lata de Coca Light, un vaso de vidrio, una taza de capuchino ofensivamente pequeña y una grabadora de audio digital.

pág · 20

Él –que en realidad soy yo– se llama Mauricio Ruiz, tiene 30 años, ha guardado cada una de las revistas que compró desde los 12, dejó de comer carne hace 3, pesa 75 kilos y mide 1.71, fuma 2 cajetillas de cigarro diarias, lleva unos jeans gastados, una camisa manchada con mostaza bajo la tetilla izquierda y sacó una novela hace cuatro meses con el título de Lovesong, como una canción de The Cure, llena de penas de amor y citas al rock alternativo. Ella se llama Sofía Álamos, tiene 24 años, lleva una mini que deja ver sus piernas carnosas cubiertas de una panty negra, tiene ojos azules y una chasquilla negra como el resto de su cabello, en oposición a la palidez de su piel, y lleva cuatro meses haciendo su práctica de Periodismo en una revista regional que nadie lee pero que sus dueños empresarios mantienen por el status que da tener un medio de comunicación. Ella está  nerviosa, aún no se acostumbra al ritual mecánico de las entrevistas, no ha terminado la novela, pero le pareció que estaba bien y él, que va en su cuarto cigarrillo, no alcanza a estar nervioso pero sí algo más emocionado de lo normal por la belleza de su entrevistadora, aunque esto suele pasarle cada vez que tiene una mujer interrogándolo.


Las preguntas no escapan de la rutina: ¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Cómo se te ocurrió esta novela? ¿Cuánto tardaste en escribirla? ¿Cuáles son tus autores favoritos? ¿Qué consejo le darías a alguien que está recién empezando a escribir? ¿Qué tanto hay de ficción y qué tanto de biográfico? Pero hay una en especial que a él llama la atención y que rompe con todas las respuestas que ya sabía dar de memoria: Me encanta The Pixies dice ella, mirando hacia el techo, mordiéndose el labio inferior,  ¿fuiste a verlos cuando vinieron? Sin saber si esa pregunta escapaba a la entrevista, Mauricio responde que sí, obvio, lo pasé increíble  e intenta teorizar algo, acercándose a la grabadora. Yo también fui, le interrumpe Sofía, me lo grité todo y suelta una risa que marcará a Mauricio durante muchas noches consecutivas. Mauricio ha terminado una de esas relaciones largas y tortuosas que lo ha dejado en estado zombie, carente de alma y expectativas de vida, solitario los sábados y domingos, y con un leve ascenso en la escala del bebedor y del consumidor de marihuana. Sofía no tiene pareja desde hace 2 años, cuando su novio decidió irse a estudiar al extranjero, e intenta salir cada fin

de semana y en algunos, cuando tiene ganas, suele acostarse con desconocidos que satisfagan sus exigencias físicas. Al terminar la entrevista, Mauricio acompaña a Sofía al colectivo. Mientras conversan de cualquier cosa –conciertos, bandas, libros, expectativas–, él nota que ella le supera en estatura en al menos unos 5 centímetros. La sonrisa de Sofía nunca se desprende de su cara y sus ojos se amplifican y se reducen, según su tono de voz. Mauricio, que viene de una familia pobre, tiene una debilidad por las mujeres de mejor posición social y Sofía, sin duda, la tuvo desde niña. Al llegar al paradero de colectivos, Mauricio desea tener el coraje de invitarla a beber algo, o a seguir caminando, o, incluso, a su departamento a escuchar algo de su discoteca en mayoría pirateada. A Sofía, que a pesar de que debe cumplir con su trabajo tiene algo de tiempo aún, le encantaría que eso pasara. Así pasan veinte minutos, cada uno tratando de parecer más gracioso, atento y comprensivo de lo que en realidad es. Nadie ofrece irse a otro extremo del mundo.

pág · 21

Al pasar el colectivo que deja en Viña del Mar, nuestros protagonistas se despiden, ella hasta le abraza el cuello mientras le da un beso en la mejilla, y promete escribirle cuando salga la nota en la revista, él dice que incluso podría ser antes de eso, que si tiene dudas con respecto a la entrevista lo haga y luego añade que tiene algunos discos en vivo y rarezas de los Pixies que podría facilitarle, ella se emociona y le dice que perfecto, mientras entra a ese automóvil, haciendo que sus generosas piernas sean una vez más la atención de este relato. Como esta historia no tiene mucho de especial, por descuido, Sofía jamás escribe a Mauricio para comunicarle la publicación de la entrevista, de la cual ni siquiera leyó las correcciones de su editora. Por timidez y despecho, Mauricio tampoco le escribe. Al pasar un mes, decide buscar algún verso de The Pixies que le permita titular un cuento que quiere escribir con el fin de exorcizar esta, su historia –mi historia, pequeña historia–, y dejar de pensar en Sofía, de quien en realidad no sabe nada de nada.


Avant Premiere en La Juguera Magazine: La pasión de Michelangelo

CINE

El deseo de creer, la fe, la imperiosa necesidad de afecto, con la dictadura de Augusto Pinochet como telón de fondo. El director chileno Esteban Larraín urde estos temas en la cinta La pasión de Michelangelo para contar la historia del “vidente de Peñablanca”, un adolescente llamado Miguel Ángel que aseguraba ver y hablar con la Virgen en 1983 y que se vio envuelto en una operación mediática para desviar la atención de lo que pasaba en Chile en el inicio de las protestas. El rodaje de este drama se realizó en Villa Alemana y tras realizar varios casting, la producción decidió que el actor porteño Sebastián Ayala (“El reemplazante”) sería su protagonista, acompañado de un elenco de lujo: Patricio Contreras, Catalina Saavedra, Alejandro Sieveking y Luis Dubó, entre otros. Lo que sigue es un avance de lo que se verá en los cines, en su versión más cruda: el guión. Además, su director contó a La Juguera Magazine sus motivaciones para filmar esta historia de Villa Alemana y llevarla a las pantallas del mundo. pág · 22


“El impulso inicial de La pasión de Michelangelo, a mediados de 2008, nació de una constatación que se reforzaría con el paso de los años: en un mercado cinematográfico mundial y local, donde los distribuidores y explotadores se vuelven cada vez más resultadistas, el llamado “nuevo cine chileno” corre el riesgo de ahogarse sin saberlo en su propio autorismo.

espectador que está llamado a ser el primero en responder no hace más que agrandarse. El criterio despiadado de los programadores de sala y la insensibilidad del público son los “sospechosos de siempre”, pero pocos vuelven la mirada hacia los autoresrealizadores, sin ser acusados de traición. Así, mientras la gran familia del cine chileno sigue palmoteándose la espalda, este arriesga un destino similar Que no se preste a malas del otrora aplaudido “nuevo cine interpretaciones: en términos argentino”. de calidad, el cine chileno de los últimos seis años hace, sin Con estas ideas en mente fue dudas, empalidecer casi un siglo que decidimos construir este de historia cinematográfica “caballo de Troya”, que pudiese nacional; la marca “cine chileno” romper esa barrera que separa al pasa por su mejor momento en el espectador de festival, de aquel circuito de festivales, donde de sala comercial. Una película gana con frecuencia premios y cuyo guión se inspira en una de reconocimientos. Por otra parte, las historias más fascinantes como nunca antes se producen que Chile puede contarle al películas en el país y existe tanto mundo. En efecto, los distintos financiamiento. Pero al mismo flancos alegóricos que ofrece el tiempo, esa misma marca de “cine caso del así llamado “vidente de chileno” es entre su propio público Peñablanca”, su rica visualidad sinónimo de aburrimiento y/o y las incógnitas que hasta el lentitud, y su distancia con aquel día de hoy sigue planteando, nos pág · 23

parecieron elementos perfectos para desarrollar un film dirigido a un gran público pero que permitiese establecer una reflexión profunda acerca de los orígenes y los alcances de la fe y los peligros de su manipulación. Así como Fátima, Lourdes, Siracusa o Guadalupe, que estuvieron rodeados de querellas y disputas, el caso de la Virgen de Peñablanca no fue distinto, lo que no impidió que la fe popular transformara las “visiones” de Miguel Ángel en el más grande culto popular de la época reciente en Chile. Yo entonces tenía diez años y aún recuerdo las imágenes de la televisión. Siempre se tuvo la sospecha que algo había detrás de esto porque estalló cuando comenzaron las primeras protestas en contra de Pinochet, porque le servía que la gente mirara para el cielo y no para las calles. El joven Miguel Angel partió de manera honesta, en que de verdad aseguraba que veía a la Virgen, pero los servicios de inteligencia lo utilizaron, lo apoyaron para que tuviera la grandeza que tuvo”. Esteban Larraín (38 años)


...La pasión de Michelangelo 39. PLAZA EXT.DIA

CINE

Vistos a través de un teleobjetivo, vemos a Miguel Ángel quien le muestra su libro nuevo a otro muchacho de aspecto frágil y que utiliza unos gruesos lentes ópticos(MAURO).

Miguel Ángel ensaya una fuga, pero es atrapado de inmediato y reducido por los otros que le mantienen el brazo retorcido(hacer versión soft y hard).

violencia física y dejarla en inminente).

RUCIO

¡Sí, sí! También es la mamá de ustedes.

Ambos están sentados sobre uno de los bancos de la plaza. El chico parece fascinado por las imágenes que le muestra Miguel Ángel. De su forma de relacionarse, notamos que ambos chicos son muy próximos. Recién nos percatamos que el punto de vista es el de la BANDA DEL RUCIO que observaban la escena. Estos se acercan a los dos muchachos. Mauro, quien les ve primero, huye rápidamente. La banda alcanza a rodear a Miguel Ángel quien se ve imposibilitado de escapar.

Calmao, socio, si no vamos a hacirte nada…

RUCIO

No, yo naa. Se va todo pal cura, yo no veo niuno. Dice que es para honrar a nuestra mamita.

¡Miguel Ángel! ¿Cómo estai? Oye,que nos tenís botados… MUCHACHO 2 ¡Y puta que andai elegante! ¿Le diste la pasa al cura, parece? RISAS MUCHACHO 3 No te vaya a castigar la virgencita. RUCIO ¿Yen qué andai con ese fleto del Mauro? MUCHACHO 2 ¿No sabís que por el poto es pecado, gueón cochino? ¿y este libro? -se lo quitaTa bonito,¿ah?

MUCHACHO 2 Querimo hacer negocio. RUCIO La virgencita les ha traído billete, ¿no es cierto?

MUCHACHO 3 [suite] ¿No cierto? MIGUEL ÁNGEL

RUCIO Entonces tiene que preocuparse por nosotros también. ¿Y como con cuánto creís tú que se tiene que preocupar? MIGUEL ÁNGEL

MUCHACHO 2

No sé, yo.

En la parroquia venden santitos como locos y los pulentos les llenan las alcancías.

Pongámosle, ¿unas cincuenta luquitas?

MIGUEL ÁNGEL (hablando con el mismo tono coa de los muchachos )

RUCIO Pero una mamá se preocupa de todos sus hijos, ¿no cierto? MUCHACHO 3 Porque también es la mamá de losotros ¿no cierto? Miguel Ángel no contesta, el Muchacho 3 le retuerce el brazo tras la espalda. Miguel Ángel abre la boca, a punto de gritar, pero se contiene (sacar

pág · 24

RUCIO

las camionetas que han colaborado con el párroco Lucero , detenido frente a la plaza. En su interior está el CABO ACUÑA, al que hemos visto antes dirigiendo los traslados e instalación en El Membrillar. Evidentemente, ha sido testigo de la reciente escena. Miguel Ángel va a pasar de largo, pero el cabo le habla. CABO ACUÑA ¡Oye! ¡Ven p’acá!Miguel Ángel se acerca a Acuña, con curiosidad y temor, aún afectado por su experiencia.

MIGUEL ÁNGEL

CABO ACUÑA (suite)

No po Rucio, eso... es mucha plata.¿De dónde la voy a sacar?

¿Queris que nos ocupemos de esos patos malos?

RUCIO

MIGUEL ÁNGEL

Usted verá, poh m-hijo. Lo queremos, digamos, pasado mañana. Aquí mismo y a esta misma hora.

No… O sea, no sé.

MUCHACHO 3 Y si no aparecís, te vamos a ir a buscar donde estís no más. RUCIO Hasta la punta del cerro… Ja, que me salió buena la talla, «hasta la punta del cerro…» Los muchachos se ríen, lo sueltan y se alejan, siempre riendo. Miguel Ángel, con el brazo dolorido, echa a andar, afligido. Recién se ve una de

CABO ACUÑA Tu nos decís no más y no te van a volver a molestar. Nunca más , ¿le damos entonces? MIGUEL ÁNGEL (casi inaudible) Ya… Mientras la camioneta abandona el lugar, poco a poco una sonrisa empieza a iluminar el rostro de Miguel Ángel.


AVISOS Valparaíso y Napoli, dos puertos que se encuentran, dos culturas que dialogan en torno a un plato de comida, a un horno centenario, alimentando alma y cuerpo con sabores simples y genuinos para ofrecer una experiencia “indimenticabile”. Almirante Montt 532, Cerro Alegre / Valparaíso (32) 318 4827

www.malandrino.cl

Le Pató Boliche es especialista en empanadas de todos los sabores habidos y por haber. Ofrece también rico café, grato ambiente, siempre atendido por su dueño. Abierto de lunes a domingo, 12 a 21 horas Almirante Montt 554, Cerro Alegre, Valparaíso alepatocompany@gmail.com (32) 221 0842 (09) 68116565 lepato.elboliche

sabemos de gráfica

La diferencia es que nos gusta lo que hacemos. Imprenta digital - Diseño gráfico - Sitios Web

Desde 1943 Cecinas Sethmacher es la fiambrería artesanal preferida de Valparaíso gracias a su reconocida fama de buen sabor. Bustamante 118, Barrio Puerto, Valparaíso. (32) 221 3421

Completo servicio de RENTACAR, empresa familiar con 30 años de experiencia en arriendo y venta de vehículos usados. Atención personalizada y tarifas económicas. Valparaíso: Avenida Colón 2581 (32) 225 0868 Avenida Independencia 2630 (32) 225 6529 Viña del Mar: Calle Quillota 550 (32) 268 5600 www.automotoracolon.cl

Ropa y accesorios diseñados y confeccionados en nuestro taller, siempre únicos y al alcance de todos los bolsillos. Prendas con estilo, originalidad y personalidad. ¡SE CÓMPLICE DE TU GUSTO!

Av. Colón 1862 , Valparaíso (32) 274 5445 impresion@impresion.cl

Almirante Montt 197 Cº Alegre, Valparaíso (032) 222 66 49 complicestienda@hotmail.com @complicestienda /complicestienda Lunes a Sábado de 12:00 a 20:00 y Domingos de 12:00 a 17:00

Cocina creativa chilena. Siempre una gran variedad de sour y jugos naturales.

Gestión pública, innovación público-privada, responsabilidad social empresarial, estudios, proyectos urbanos y medioambiente

Almirante Montt 455 Cerro Alegre, Valparaíso /cocinapuertovalparaiso

(32) 327 3899

Nos comprometemos con las grandes ideas. Montealegre 469, Cerro Alegre, Valparaíso 32- 21 10 700 hola@molo.cl www.molo.cl

www.stadt.cl /stadtchile

contacto@stadt.cl @stadtchile

Distribuidor de frutos del país y alimento para mascotas más grande de la región, inaugura su nueva sucursal en Valparaíso. Uruguay 136 (32) 2950457

www.fullerton.cl

pág · 25

Edición de textos, corrección ortográfica, corrección de estilo, diagramación y diseño interior, diseño de portadas. 09 93723820

mundodepapelediciones@gmail.com

www.sonidosocultos.com portal periodístico que difunde a bandas ocultas de Chile. Descargas / Noticias / Tocatas/ Review de discos / Review en vivo entrevistas www.sonidosocultos.com

/sonidosocultosoficial

@sonidosocultos

Taller de mosaico y vitrofusión donde se unen belleza y funcionalidad en la creación de piezas únicas. Clases, venta de herramientas y palmetas, servicio de quema de piezas en cerámica y vidrio. (09) 96767796 Tongoy 39, Agua Santa, Viña del Mar creaciones@verdetierra.cl www.verdetierra.cl

Cofradía de lectores invita a participar al “Taller de lectura y Terapia” cuyo eje temático es el sentido de la vida. El taller es una instancia de conversación e intercambio crítico y propositivo. www.cofradiadelectores.com 623 27506 falescritor@gmail.com www.falescritor.blogspot.com /Felipe Acuña Lang

Un rincón acogedor donde el concepto es compartir. Tapas (españolas) que unen los diferentes sabores del puerto, combinado con los vinos y tragos, seguro harán de este lugar uno a repetir. Eventos privados, reservas, contáctanos: Bajada Urriola 476, Cerro Alegre. (32) 2495245 /Poblenou Tapas Copas www.poblenou.cl Abrimos 18:30 hrs.


T E AT R O

La tesis de un chileno que no puede definirse, que cambia de tema, que es impreciso, precario, contradictorio, lleno de imágenes, incluso poesía, pero sin épica, siempre tan poco en serio.

AUDICION : EL PRECA R I DESPROVI O Y EQUILIBR STO I LA CHILE O DE NIDAD escribe CRISTIAN FIGUEROA ACEVEDO* fotografía MARCELA LANDEROS

La chilenidad, la precariedad, lo desprovisto, lo inacabado, el sin sentido, son los estados y conceptos por los que nos hizo transitar el montaje Audición, interpretado por dos jóvenes actores: Tomás Verdejo (reconocido por la ya célebre serie de TV Los ‘80) y Cristóbal Valenzuela (quien también es autor de la obra), el viernes 14 de marzo pasado en la Sala Síntoma Teatro, de calle Aldunate en Valparaíso. La acción sucede en un espacio desprovisto de escenografía, desprovisto de iluminación y desprovisto de personajes, pues estos dos actores, Cristóbal y Tomás, son ellos mismos, con sus mismas ropas y cotidianeidad, sin maquillaje o vestuario, quienes se presentan a audicionar para representar el papel de un “chileno” en una película. Un espacio donde el espectador mismo parece ser parte de la audición. En Chile, al menos, las audiciones se realizan en los lugares más oscuros y fríos imaginables: estrechos pasillos, bodegas, ex garajes, subterráneos o al fondo de una casona. En este sentido, son interesantes las condiciones físicas que ofrece la Sala Síntoma Teatro, al dar a la presentación de este montaje un espacio ad hoc al estado de crudeza y enclaustramiento que pretende. El acierto de esta obra, presentada de este modo, sin ningún cambio entre escenas, con la presencia absoluta y cotidiana de los actores, es sostenernos en su discusión e involucrarnos totalmente en sus disquisiciones mientras esperan a quien les ha citado para probarles como “chileno” en este largometraje. Finalmente, nada de lo declarado en la ficción sucede: no llega el director de la película, no se lleva a cabo la audición, no leen pág · 26


el libreto. Se quedan esperando y no se van; luego se van y no se quedan a esperar la audición. En medio de esto, el gran mérito es que logran entretenernos, una virtud que parece ya olvidada en el teatro. Estos dos actores, en su desempeño naturalista, sin mayores recursos histriónicos, desarrollan con oficio el arte de entretener, de estar presentes transmitiendo ideas y emociones a un público que los tiene muy enfrente y muy expuestos. No es fácil ese trabajo, mostrarse cotidiano en escena debe ser de lo más complejo del oficio. Y aunque el texto transite por redundancias, lugares comunes en la definición y un precario equilibrio, estos dos actores sostienen el pilar del montaje. Son inteligentes, versátiles y al final parece que no actuaran. Buen punto. Los rasgos absurdos de esta obra eminentemente naturalista, al entrar en un espiral de espera de algo que no sucede (o no llega) puede acercarnos a la línea de las grandes obras del género como Esperando a Godot, claro, tal vez sin la profundidad existencialista de este clásico del siglo XX. Pero desde su desparpajo conceptual, de igual modo nos lleva a estadios del sinsentido, del nihilismo, el desdén y el aburrimiento/activo de los personajes. La tensión dramática está dada por la disputa entre estos dos actores, por este absurdo de presentarse a un lugar para postular a un trabajo que al parecer tampoco desean mucho. Estos chilenos deben audicionar para un papel de chilenos, y es esta chilenidad

el quid del asunto, definir qué es ser chileno tan chilenamente. Forma y fondo. La tesis de un chileno que no puede definirse, que cambia de tema, que es impreciso, precario, contradictorio, lleno de imágenes, incluso poesía, pero sin épica, siempre tan poco en serio. La obra es un buen ejercicio escénico capaz de atraparnos en su circular trama y el desfile de conceptos que definan la chilenidad. Una chilenidad vista por una generación desenfadada y que ya no pareciera precisar épica.

* Actor, dramaturgo y director de la Carrera de Teatro de la Universidad de Valparaíso.

Ficha Técnica Título : Audición Autor y director: Cristóbal Valenzuela Elenco: Tomás Verdejo Urzúa y Cristóbal Valenzuela Propuesta escénica: Teatro del Fuego Producción: Claudia Ramírez - Centro Cepa Próximas fechas 31 de Mayo, Teatro Pompeya de Villa Alemana, 21.00 horas. 01 de Junio, Casa de la Cultura de Quillota, V Ciclo de Teatro en Pequeño Formato, 21.00 horas.

pág · 27


CRÓNICA

pág · 28


Lo que leerán no es sólo la noticia acerca de la situación del polémico puente que da acceso al zoológico de Quilpué. Es la crónica sobre la mujer que bloqueó el paso con su casa rodante: Ana María Ratto.

Escribe AMELIA CARVALLO Fotografíííia PAZ OLIVARES

pág · 29


CRÓNICA

A fines de enero pasado Ana María Ratto, en plena temporada de vacaciones, cruzó una casa rodante sobre el puente que lleva al zoológico de Quilpué y bloqueó su acceso. El puente es suyo, asegura, así lo ratificarían Tribunales de Justicia y Contraloría General, y ella, una vez más, exige que el municipio se haga cargo de la mantención a cambio del paso, de lo contrario nadie lo cruzará. pág · 30

Nos pasamos una tarde conversando sentadas en la acera junto al tráiler y Ratto insistió en su aflicción: teme que algún vehículo de alto tonelaje desplome al viejo puente y la culpa recaiga en ella. Y aunque no es la primera vez que suspende el ingreso, esta le costó insultos, frío y desazón. Algunas noches se quedó en la casa rodante acompañada de los cuatro quiltros que alimentaba y dormían cerca. En algún momento vivió en estos terrenos cercanos al fundo El Carmen; hoy sólo es dueña del puente, la cancha y el bosque, y lo que más quiere es vender esos terrenos o, en su defecto, arrendarlos. Por coquetería y temor a que la quieran declarar interdicta, no revela su edad. Según las fechas que intercala son unos ochenta años muy bien conservados. Tiene ojos azules y vivaces, se ríe bastante y es divertida cuando toma confianza. Hace poco tuvo un accidente y se apoya en una muleta, pero se nota ágil y liviana. Su talle remonta a la chiquilla hermosa a la que le gustaba manejar pisando el pedal a fondo, la misma que se explaya al relatar un día feliz cuando junto a uno de sus maridos casi funde el motor de un auto, volando por un camino rural del valle. Tanto le gusta estar tras el volante que hasta manejó un taxi en tiempos de vacas flacas. Porque su vida ha sido como una montaña rusa: “p’arriba y p’abajo”. Hija de un próspero inmigrante italiano, Esteban Ratto, la joven viñamarina recuerda cuando en 1945, recién acabada la Segunda Guerra Mundial, salió elegida Reina de la Primavera. “Era una chiquilla cuando salí reina y aunque a mi papá le costó darme permiso, finalmente me dejó y hasta me hizo una góndola veneciana. Hubo un desfile grande con gente de los Padres Franceses, del Regimiento Coraceros, clubes deportivos y un par de circos. Mi hermano no me dejaba sola ni a sol ni a sombra, subió al carro conmigo y el Rey Feo, que era bien guapo por lo demás”. Aquí Ratto ahonda en la nostalgia y tararea una canción, la banda sonora de este recuerdo lúcido: Acuarela de Brasil de Ary Barroso. -Me tiraban flores por la Avenida Libertad, amanecí con la boca hinchada de tanto tirar besos. Ahí fui feliz, con mi vestido de mostacillas brillantes, rememora ahora con un atuendo no menos espectacular que el de entonces, aunque en un contexto menos glamoroso. Admite que ha sido buena para enamorarse pero cree que el único hombre que realmente la ha querido ha sido su papá. Se emociona al recordar cuando estaba protegida por él y confiesa que algunas noches le pide ayuda.


Avanza la tarde y Ana María nos explica cómo vive. “Esta casa rodante la he tenido en varias partes, tuve otra que era mejor y viví cinco años en la cancha; esta es hechiza, no tiene ni baño, ni muebles, ni agua, ni luz. El agua me la trae el niño de Lourdes y tengo una lámpara. Almuerzo por acá cerca, en el Pinto Bello o en cualquier otra picá. He estado con gente que no es rica y con ricos pero no me gustan los ricos porque se olvidan de muchas cosas y son muy egoístas.” Es viuda dos veces y de esos matrimonios tiene una prole de seis hijos, 16 nietos y dos bisnietas. En la década del ’70 llegó a Quilpué a vivir con su hija menor en unos terrenos del fundo El Carmen que su papá le heredó, misma área donde está el puente en disputa. “Mi papá remató este puente, acá antes estaba la fábrica de la pólvora que había explotado. Como él era constructor, lo reforzó. El puente no está en Vialidad, no existe, lo buscaron y nunca ha existido como puente público. Yo hice un convenio con el alcalde Mondragón en el que tenía que revisarlo por lo menos una vez al año. Desde 1995, cuando terminó el acuerdo, nunca ha tenido una buena mantención, no han puesto los basureros que prometieron, ni la señalética, ni nada”, denuncia Ratto.

Cuenta que tiene una carta del 31 de enero pasado en la cual Contraloría la autoriza para arrendar ese terreno. Desde esa fecha puso la casa rodante. “Mis hijos me dicen ‘mami deja eso ahí, déjalo, no pases problemas’”. Pero ella persiste, lo considera una causa justa por lo “verde”. Asegura que no tiene donde vivir: “la casa rodante es mi casa”. En ella tiene pintada en letras rojas las palabras: “AMDG, Virgen del Carmen”. A Mayor Dios Gloria, aclara ella. “A veces lloro y otras veces me da rabia cuando me tratan de loca. No sé en qué va a terminar esto pero no me voy a rendir. Tengo cuadernos en los que escribo todo lo que hago en el día. No soy beata pero voy a las reuniones de los carismáticos de Quilpué. Me gusta la gente, me gusta hablar con la gente y no quiero quedar como la vieja loca”. Al cierre de esta edición Ratto ya había dejado el paso libre luego de que la municipalidad interpusiera una querella en su contra y en la que se la instaba a “no continuar turbando la posesión del predio”. La casa rodante continúa con la leyenda escrita por ella: PUENTE MALO. SOLO A PIE. HAY QUE REPARARLO.

pág · 31


Revista Valpo 23x28 cm.indd 1

26-03-13 11:15

La Juguera Magazine  

Edición Nº 1 - Revista de periodismo cultural para Valparaíso. LA JUGUERA MAGAZINE es una revista impresa de periodismo cultural de distribu...