Page 45

LUNES 29 DE AGOSTO DE 2011 •

■ Les

retiene identificación o carrito hasta 45 días para que no ofrezcan el servicio, dicen

Maleteros del aeropuerto capitalino acusan de acoso laboral a gerente de transportación Maleteros que laboran en la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) denunciaron ser víctimas de acoso laboral por parte de Miguel Ángel Téllez, subdirector de Terminal y gerente de Transportación Terrestre. Los trabajadores, que solicitaron el anonimato por temor a represalias, dijeron a La Jornada que el funcionario les retira la credencial que los identifica como trabajadores del aeropuerto o los diablitos con los que prestan el servicio, “con el pretexto de que molestamos a los usuarios. No quiere que nos acerquemos a los pasajeros a ofrecer el servicio cuando es la única manera para que la gente se anime”. Los 437 maleteros que laboran en ambas terminales se encuentran en total abandono, pues carecen de contrato colectivo, seguridad social, vacaciones y aguinaldo y están bajo las órdenes discrecionales tanto de la agrupación a la que pertenecen (Unión Mexicana de Transportadores de Express, Equipaje y Carga) como de las autoridades aeroportuarias. Tampoco hay tarifas por el servicio que prestan, sólo reciben propinas y gozan de sólo un día de descanso a la semana. “Muchos llevan décadas tra-

JOSÉ ANTONIO ROMÁN

Aun cuando Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) aprobó en su reciente Consejo de Administración la venta y suministro de biocombustibles, se tiene un inventario total de 103 mil litros, que representa apenas uno por ciento de venta diaria de combustible fósil reportada en este año por el organismo, estimada en 9.5 millones litros. Según la resolución, ASA reconoce que la comercialización del biocombustible será muy lenta en los primeros años, pero que es previsible que la demanda aumente en los siguientes, hasta llegar a uno por ciento anual de la demanda nacional en 2015. Sin embargo, hasta la fecha, existe un solo vuelo comercial a la semana, de Aeroméxico, que cubre la ruta Ciudad de México-San José de Costa Rica, con una mezcla 70-30, en la que predomina el combustible tradicional. Incluso, algunos expertos han señalado que a corto plazo no se ve sencillo que la industria de la aviación deje de usar el combustible tradicional, debido a que el precio del biocombustible es 10 veces más caro que el fósil, cuyo precio es de 9.70 pesos por litro. De los cien mil litros de biocombustibles en los tanques de ASA, a principios de este mes de agosto, se dispuso el uso de 26 mil, para el viaje de Aeroméxico en el vuelo ciudad de México-Madrid,

Maleteros en la sala de llegadas Internacionales del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Mexico ■ Foto Archivo La Jornada

bajando aquí sin ningún problema, sin reportes o llamadas de atención y ahora, por dejar un momento el diablito para ir al baño o responder preguntas de los pasajeros piensan que los es-

tamos molestando o promoviendo algún sitio de taxis en particular; nos recogen la credencial o nos quitan el carrito. Eso es dejarnos sin trabajo”, denunció otro. Algunos compañeros han

estado hasta mes y medio sin trabajar, según mencionaron. Uno de los afectados señaló que pese a no tener una entrada fija de dinero deben pagar cuota semanal de 150 pesos a la agrupación –la

SOCIEDAD

Y

JUSTICIA 45

cual cuenta con el respaldo del Sindicato de Trabajadores de la Industria Aeronáutica–, además de una aportación extra al final del año “para el regalo del jefe”. Otro entrevistado comentó que “al tener problemas –con Téllez o con sus subordinados– recurrimos a los dirigentes y lo único que nos dicen es que el funcionario tiene mucho poder y no se puede hacer nada contra él, que no hay más remedio que obedecer”. Por separado, otro denunciante aseveró que “todos aquí –maleteros, locatarios, taxistas, policías– nos preguntamos si el aeropuerto tiene dueño. El señor Téllez actúa con tal prepotencia y abuso de poder que parece tener mayor autoridad que el propio director”. Aseguró: “tenemos prohibido hablar de nuestras condiciones de trabajo; si lo hacemos nos corren”. Los trabajadores coincidieron en que la salida de Mexicana de Aviación (hace un año) afectó en forma drástica sus ingresos, los cuales disminuyeron hasta 50 por ciento. Por su parte, Adrián Cerón, uno de los coordinadores de unión, señaló respecto de las acusaciones que se trata de unos cuantos casos y en general no hay ningún problema con las autoridades del aeropuerto. Aseguró que si a alguno de los compañeros le retienen su identificación o su diablito, se toma prestado el de otro compañero para que pueda seguir trabajando “en lo que los representantes de la agrupación aclaran con las autoridades del aeropuerto si se cometió una falta”. Según Cerón, la cuota semanal es de 65 pesos. ARIANE DÍAZ

■ ASA cuenta con apenas 1% para cubrir la demanda nacional en 2015, según sus previsiones

Aún insuficientes, biocombustibles para la aviación del país el primero en ruta transcontinental, que también utilizó una mezcla 7030 para realizar el vuelo. Según estimaciones de ASA, en 2015 México deberá producir al año cuando menos unos 40 millones de litros de “combustibles limpios”, para cumplir la meta de uno por ciento de la demanda de la aviación en el país. Para 2020, la meta es que el consumo de ese combustible sea de 15 por ciento; es decir, más de 700 millones de litros de biocombustibles de aviación, y en 2040 el reto es satisfacer 50 por ciento de la demanda. Según la sesión ordinaria del Consejo de Administración, en marzo pasado, la venta de biocombustibles para vuelos comerciales iniciaría en el segundo semestre de este año, lo que se concretó con el vuelo semanal de Aeroméxico a San José, que se comprometió a realizarlo durante un año con una mezcla con combustible tradicional y alternativo, éste último elaborado en México con aceite de jatropha, planta que se produce en Chiapas, principalmente, pero también en Puebla, Veracruz, Yucatán y Michoacán, entre otros.

Aunque se advierte que el inventario total de biocombustibles sería insuficiente para atender la demanda total en el país, se cuenta para satisfacer las necesidades contratadas con Aeroméxico, incluso se tiene una reserva para otras aerolíneas interesadas. Además, el proceso de refinación del biocombustible es sumamente complejo, pues la producción del aceite de jatropha es llevada a refinerías de Estados Unidos, en Houston principalmente. Lo ideal es que el biocombustible se produzca y sea procesado en México, pero actualmente no hay una sola refinería para hacer eso en el país, por lo que es llevado al extranjero. De esta forma, la todavía escasa producción de la materia prima y lo complejo del proceso de elaboración hace extraordinariamente caro e incosteable por el momento el uso generalizado de este tipo de energéticos. Sobre las especificaciones técnicas, en un vuelo regular la aeronave quema la misma cantidad de carbono que el combustible fósil; la diferencia es que el biocombustible no tiene contaminantes como azufre y óxido de nitrógeno.

Profile for La Jornada

La Jornada, 08/29/2011  

Edición impresa de La Jornada: 08/29/2011

La Jornada, 08/29/2011  

Edición impresa de La Jornada: 08/29/2011