Page 24

24 ECONOMÍA • MIÉRCOLES 4 DE ABRIL DE 2012

■ Al

dirigir la cámara a un monumento o sitio dará información

Empresas interponen al menos 45 demandas

Desarrolla NL aplicación de guía Amparos contra aranceles a importaciones de EU de turista para teléfono móvil ALFREDO MÉNDEZ JULIO REYNA QUIROZ

Estar a la vanguardia forma parte del ADN de los regiomontanos, por lo que el gobierno de Nuevo León puso en marcha este lunes una aplicación móvil que permite al turista identificar detalles de museos, esculturas, restaurantes y hoteles con sólo tomar una foto. “Estamos desarrollando la primera aplicación en México de un guía de turista virtual: con la cámara del teléfono apuntas a un sitio turístico que te interese y el celular registra cuál es el lugar; si es una escultura detalla el nombre del artista, por ejemplo. Si es un museo brinda información sobre la exposición en turno”, explicó Luis Treviño Chapa, director general de la Corporación para el Desarrollo Turístico de la entidad. La aplicación para celulares será gratuita y comenzó a operar a partir del primer día de abril. En una primera fase, el guía virtual funcionará en el Paseo Santa Lucía, en el Centro Histórico y en el Parque Fundidora y sus alrededores. La inversión del estado en la estrategia de comunicación ascendió a 200 mil pesos, dijo el funcionario. En entrevista, Treviño Chapa explicó que Nuevo León fue de las primeras entidades en explorar las redes sociales para colocar al estado como un sitio turístico, no solamente propicio para los negocios. “Parte de la personalidad de los regios es la innovación y la vanguardia”, dijo.

“Fuimos los primeros que exploramos las redes sociales hace tres o cuatro años. No estaban probadas. Ahora, Nuevo León es de los destinos con mayor presencia en las redes sociales, pues tenemos miles de seguidores en Twitter y 275 mil seguidores en Facebook, la mayor cantidad para una entidad del país”, aseveró. El siguiente paso –abundó– fue entender las tendencias de las comunicaciones y el teléfono celular,

el cual se convirtió en “parte del cuerpo humano”. Consideró que la aplicación del guía virtual en teléfonos móviles es novedosa, debido a que otros gobiernos estatales impulsaron folletos virtuales o únicamente mantienen información de sus destinos turísticos. “Puedes apuntar con el teléfono celular y el celular registra cuál es ese sitio. La idea es mejorar la experiencia de los visitantes”, agregó.

El decreto que impuso aranceles a la importación de productos de Estados Unidos ha provocado una cascada de solicitudes de amparos en tribunales federales. Diversas empresas mexicanas han promovido al menos 45 demandas de amparo en siete estados del país para impugnar la constitucionalidad de ese decreto, que impuso aranceles de entre 10 y 20 por ciento a diversos

Vacaciones de Semana Santa en el Zócalo de la ciudad de México ■ Foto Cristina Rodríguez

na versión muy popular sobre los orígenes de la crisis sostiene que la avaricia condujo a los operadores del sector financiero al exceso que generó la debacle. Es una interpretación de la crisis que encuentra muchos adeptos porque permite encontrar la falla en las debilidades y vicios de unas cuantas personas. El sistema está bien, sólo que siempre hay unas cuantas manzanas podridas que todo lo echan a perder. De entrada esta representación de la crisis tiene un problema. Se supone que el mercado es un dispositivo que se nutre del egoísmo y de la ambición individual. Como dice Adam Smith, es precisamente porque los individuos son egoístas y persiguen su interés personal que se logra una situación de armonía social en y por el mercado. De ahí su metáfora: es como si cada uno fuera guiado por una “mano invisible” y por su egoísmo terminara haciendo el bien para todos los demás. ¿Cómo es que ahora la ambición desmedida provoca las crisis? Bueno, también se dice que la desregulación del sector bancario hizo posible la debacle. La ambición habría sido el motor, pero la eliminación de controles sobre el sector bancario y financiero abrió el camino para el despliegue de esas pasiones, trayendo consigo graves implicaciones macroeconómicas. Pero aquí hay algo interesante. Resulta que si son las pasiones desmedidas las que

Crisis: metafísica versus maquinaria ALEJANDRO NADAL engendran la crisis, entonces lo que se necesita para prevenirla es establecer los límites adecuados a tal frenesí. En el caso actual, la crisis se hubiera evitado si se hubieran puesto límites a la ambición desmedida. En síntesis, el sistema económico está bien, pero a veces algunos seres humanos lo descarrilan por su conducta malévola o torcida. Claro, la retórica que utiliza la teoría económica busca expurgar cualquier referencia a la moral y se prefiere usar la palabra “expectativas” en lugar de “pasiones”: los agentes económicos tienen expectativas que se forman de manera más o menos racional. Y así, desde Keynes hasta Lucas, pasando por Minsky, los planes de inversión y consumo de los agentes que integran una economía se forjan a través de los esfuerzos para enfrentar la incertidumbre (Keynes) o para frustrar las intervenciones del gobierno (Lucas). El análisis de Minsky es más sofisticado, pero descansa en la misma idea. Al igual que otros autores post-Keynesianos, Minsky ofrece un modelo más serio sobre el funcionamiento de una economía monetaria capitalista que lo que propone la teoría convencional. En su explicación sobre la dinámica

de una economía capitalista, el endeudamiento y los bancos tienen un papel importante. Aunque los lectores se sorprenderán, en los modelos de la teoría convencional, la que es utilizada para hacer la apología del neoliberalismo, los bancos no aparecen por ningún lado. Sí, así como lo leyeron: en los modelos de los economistas del sistema, ni los bancos, ni el endeudamiento tienen el lugar que merecen. Existe otra visión sobre los descalabros que sufren las economías capitalistas. En ella el sistema económico conduce a la crisis independientemente de la formación de expectativas o de las motivaciones de la conducta de los agentes. En esta percepción el sistema económico es como una maquinaria cuyas contradicciones internas imprimen el dinamismo que conduce a las crisis. No se trata aquí de saber qué pasa cuando los agentes abrazan pronósticos más o menos optimistas sobre el futuro de la economía, o cuando se equivocan en sus anticipaciones. La economía funciona de tal manera que la crisis es inevitable, cualquiera que sea el proceso y el resultado de la formación de expectativas.

productos, de acuerdo con registros consultados en las listas electrónicas de los juzgados de distrito. La mayoría de las compañías inconformes han argumentado en sus demandas de garantías la inequidad, porque el castigo sólo se aplicó a ciertos productos dentro de las mismas fracciones arancelarias. Hasta ahora se han emitido sólo sentencias de primera instancia en tres casos, pero ninguna es definitiva, porque fueron impugnadas por algunas de las partes del litigio. En los tres casos en que se ha dictado sentencia de primera instancia los jueces han convalidado la constitucionalidad de ese decreto, pero eventualmente todas las sentencias de jueces serán revisadas por tribunales colegiados de circuito. El impacto de los aranceles ya se refleja en diversos productos, ya que, por ejemplo, las manzanas y las fresas han subido 20 por ciento para los importadores, quienes transmiten el costo a las ventas por menudeo. Esto causó que en un punto del año, las fresas, por ejemplo, aumentaran su precio hasta 100 por ciento al pasar de 20 a 40 pesos por kilo. El 18 de marzo de 2010, el gobierno anunció aranceles a 89 bienes producidos en Estados Unidos en represalia por no permitir el acceso a transportistas mexicanos.

Es a lo que conduce el análisis de Marx. Las contradicciones del capitalismo, y en especial la lucha de clases, son la incubadora de la(s) crisis, independientemente de las motivaciones y expectativas de los agentes. Ni el sub-consumo, ni la sobre producción son suficientes para detener permanentemente el proceso de acumulación capitalista. En cambio, la ley tendencial sobre la caída de la tasa de ganancia erige una barrera para la expansión del capital que solamente puede resolverse en y a través de la crisis. Esa ley se manifiesta sin implicar una referencia a las anticipaciones de los agentes. Es cierto que hay paralelismos entre el análisis de Keynes-Minsky y de Marx. Sin duda sus análisis son complementarios y desembocan claramente en la misma conclusión: una economía capitalista es inherentemente inestable. Keynes diría que, además, es capaz de mantener niveles socialmente inaceptables de desempleo durante mucho tiempo. Por eso es necesaria la acción del gobierno y se abre el debate sobre los diferentes méritos de la política fiscal versus la monetaria, etcétera. Pero la diferencia profunda entre Marx y Keynes-Minsky es que en el primero no hay manera de evitar la crisis. El capitalismo no es sólo ‘inherentemente inestable’, sino que es sinónimo de desigualdad y crisis. La salida no es una regulación adecuada o una intervención eficaz, sino la transición a un sistema socialmente deseable. www.nadal.com.mx

La Jornada, 04/04/2012  
La Jornada, 04/04/2012  

Edición impresa de La Jornada: 04/04/2012