Page 3

VIERNES 15 DE NOVIEMBRE DE 2013

Mauricio Ferrer

“A Marcelo Ebrard (ex jefe de gobierno del Distrito Federal) le digo que no se ganan las elecciones internas del PRD con encuestas a modo, consultando a ciudadanos de todos los partidos en todo el país”, expresó ayer Carlos Navarrete Ruiz, ex senador perredista y uno de los aspirantes a dirigir ese instituto político que responde al nombre de Partido de la Revolución Democrática (PRD). Las palabras de Navarrete fueron la respuesta ante las preguntas en relación a Ebrard y al también ex senador Carlos Sotelo. Los tres buscan la presidencia del PRD en 2014. Algunas encuestas ubican a Ebrard como el favorito para tratar de unir a un partido caracterizado por sus pugnas internas. Carlos Navarrete dijo que quienes creen que las encuestas marcarán el rumbo del PRD, no conocen las reglas del juego. “Yo hago un llamado a quienes tienen la misma aspiración que yo, de dirigir al PRD, a que pongamos por delante la unidad del PRD y un clima fraternal. El PRD no requiere más divisiones (...) dirigir al PRD es el más alto honor que un militante puede tener. Son 25 años de un partido de izquierda en México. Según Navarrete, el más importante de izquierda en toda América Latina después del Partido del Trabajo de Luiz Inácio Lula da Silva, en Brasil. Son 3 millones de afiliados al sol azteca en la República Mexicana. Unos 340 gobiernos municipales son presididos por perredistas; cerca de 2 mil 960 perredistas entre síndicos y regidores en diferentes ayuntamientos; una representación en cada uno de los 32 congresos estatales; cuatro estados gobernados por el PRD. Y la capital del país, también está pintada de amarillo. Tarea poco fácil para quien pretende tomar las riendas perredistas. En 2014, el PRD renovará dirigencia nacional. Lo hará también en 32 comités estatales y en más de dos mil comités municipales. La propuesta de Navarrete Ruiz abarca cinco puntos, con rumbo a la elección de 2015: la reconstrucción y el fortalecimiento de cada uno de los más de dos mil comités municipales, el aprovechamiento de una base militante de tres millones de perredistas, la búsqueda de los electores fieles al PRD así como la de nuevos, potencializar la presencia del PRD en los congresos locales y una mejoría en cada uno de los municipios gobernados por perredistas. Carlos Navarrete aseguró que el PRD no es un aliado del presidente priísta Enrique Peña Nieto, aun cuando la dirigencia nacional perredista se ha sumado al llamado Pacto por México, convocado por el Ejecutivo federal. “Nosotros no votamos por el PRI en 2012. No somos aliados

3

Dirigencia del PRD no se ganará con encuestas a modo, dice Carlos Navarrete a Marcelo Ebrard de Peña Nieto para dirigir al país. Somos oposición y no estamos conformes en su conducción del país. Podemos sumarnos al Pacto por México, pero no es más que

una mesa de diálogo con el PRI y el PAN. Cuando hay coincidencias, podemos ir juntos; cuando no, vamos separados, que nadie se equivoque”, dijo.

Una de las enormes diferencias del PRD con Enrique Peña Nieto, describió, es la reforma energética. Navarrete Ruiz recordó que el domingo 17, el PRD hará una concen-

tración masiva en el Zócalo de la Ciudad de México, para expresar su rechazo a la reforma de Los Pinos. A PÁGINA 4

La Jornada Jalisco 15 de noviembre del 2013  
La Jornada Jalisco 15 de noviembre del 2013  
Advertisement