Page 5

–DOS VISIONES – ALGO MÁS QUE UN VOTO ¿Qué es el voto en blanco? Fuera de la definición empírica dada por la constitución de nuestro país, ¿qué es realmente el voto en blanco? ¿Qué demuestra en nuestra sociedad? La mayoría de nosotros tenemos una leve sensación de inconformismo, una especie de ardor profundo que ha crecido a lo largo de los años, un ligero odio y desconfianza generada por nuestros pseudolíderes. Para nadie es un secreto que en Colombia los índices de corrupción política,los escándalos existentes en pasados cercanos, se han apoderado de los altos puestos en los que deberían estar los puros y justos. ¿No podría ser este uno de los motivos del aumento del voto en blanco? Una encuesta llevada a cabo en el mes de noviembre del año 2013, antes de las elecciones presidenciales, daba al voto en blanco como ganador con un 30% de los votos, aunque esto no necesariamente puede ser representativo, ya que, como opina Jorge Londoño, la mayoría de las personas se deciden a medida que pasa el tiempo y el porcentaje del voto en blanco disminuye en el momento de celebrarse las elecciones. Pero pueden existir excepciones, como lo que ocurrió el pasado mes de febrero en las elecciones de personería del colegio Calasanz de Cúcuta: el voto en blanco resultó ganador con casi el 50% de los votos. Pensemos por un momento si esto podría suceder algún día a nivel nacional. Los colombianos hemos aguantado a lo largo de los años varios candidatos que después de la victoria se olvidan de su “pueblo”, sin preocuparse siquiera de una “tapadera” para mantenernos distraídos de sus incumplimientos, abandonados como perros en la calle, con hombres como líderes que solo se guían a ellos mismos. El voto en blanco es un grito desesperado de “ya basta”, nuestro único recurso para detener el robo de uno de nuestros derechos más preciado: la libertad, una libertad que se nos ha arrebatado por la compra de votos, los engaños y las amenazas infundidas por políticos corruptos que poseen el poder económico para hacer lo que les plazca. La misma historia se viene repitiendo a lo largo de los años. Por eso, es momento de un cambio, un cambio que ya se está dando a notar con el aumento notable del porcentaje del voto en blanco. Los ciudadanos queremos un verdadero líder, que el puesto de los hombres de arriba sea ocupado por quienes realmente lo merecen. Somos un pueblo hambriento de justicia, tenemos el poder de la democracia y somos nosotros quienes debemos decidir el futuro. No más engaños, ni temor al poder que pueden tener otros, “un pueblo no debe temer a su gobierno, es el gobierno quien debe temer a su pueblo”. POR: DAVID RIKARDO PÉREZ

EL GRAN DILEMA OCULTO BAJO LA SOMBRA DEL VOTO EN BLANCO La Registraduría Nacional establece que el voto en blanco es un derecho que tiene todo ciudadano colombiano, con el fin de garantizar su libertad al momento de sufragar. Es considerado como una expresión de inconformidad por parte del pueblo, y por lo tanto debe de generar un impacto en el proceso electoral. No estoy muy segura de que esto último sea realmente así. Más bien parece que el voto en blanco sólo representa un porcentaje más en cualquier elección, que al final no influye en la resolución final, ya que para que sea considerado o valorado, su porcentaje debe de superar al de las demás opciones. No obstante, si este voto representa a una parte de la población que no está conforme con ninguna de sus opciones a elegir, es decir, a un porcentaje de personas que consideran que dichos candidatos no son aptos para ejercer el cargo al cual aspiran, ¿no tendría que ser tomada en cuenta su opinión? El escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez opina que el voto en blanco no mira más allá de las elecciones y que aunque quien vota en blanco considera que ganará una victoria política si los votos en blanco obtienen un determinado porcentaje, el voto en blanco no puede salir elegido, ya que siempre alguien ocupará esas posiciones de poder que uno desearía ver ocupadas por la gente adecuada. En ese sentido, el voto en blanco representaría entonces una lucha por la “Nada”, pues combatimos prácticamente por algo inalcanzable, aunque eso no le quita la importancia que éste tiene, sino lo que se oculta detrás de él. Añade Vásquez que el voto en blanco es también (a veces es solamente) un acto de pereza política y que nos gusta llenarnos la boca hablando contra abstracciones: la política, los políticos, el Congreso.Es precisamente en esto último en donde debemos enfatizar. El valor del voto depende de quien lo ejerce, evidenciándose en él un duelo entre la pereza, el inconformismo y la incredulidad de quienes votan, sin llegar a establecerse un ganador claro en dicho encuentro. Un ejemplo de lo anterior es la victoria del voto en blanco en nuestro colegio en las elecciones de Personería del pasado 20 de febrero, en las que, después de muchos años, parecía que la voz de todos aquellos estudiantes que nunca eran escuchados lograba salir a flote. Sin embargo, junto a este resultado, pronto surgió la incertidumbre acerca del verdadero motivo que había LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

5

LA HUELLA CALASANZ ED 3 2015  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you