Page 4

LOS JÓVENES SOMOS LOS CULPABLES Juan Pedro Villamizar, estudiante 11° Partamos de una verdad universal: los jóvenes tenemos la culpa de todo. Ya literatos como George Bernard Shaw lo decían: “la juventud es una enfermedad que se cura con los años”. Tal vez tenga razón, pues así como un loco seguirá siendo demente hasta que el psiquiatra diga lo contrario, nosotros no valdremos nada hasta que tengamos un cartón, un empleo y la sociedad, nalmente, se atreva a llamarnos pensantes sensatos . Somos una generación desnuda, sorda e indomable, que viste bermudas, minifaldas y camisas sin manga, creadas por una moda que se inspiró en las frenéticas temporadas de calor, muestra del calentamiento global provocado por las malas decisiones de otros que piensan en extraer antes que en desarrollar. Pero, igualmente, es culpa de nosotros que nos vistamos “mal”. ¿Quién nos mandó a tener que vivir en estas épocas? Los mayores hablan y sermonean sobre cómo es tan difícil educar a las nuevas generaciones. No hay quién estudie, no hay quién quiera aprender, no hay quién quiera escuchar, pero lo que más les duele es que no hay quién quiera ser como ellos. A n de cuentas, es culpa nuestra que ellos ignoren nuestras ideas, metas y aquello que nos agrada. El desconocer estas cosas los lleva a no saber cómo hablarnos, cómo llegar a nuestro más recóndito interior. Se jactan de ser ejemplo a seguir, pero solo hablan y nunca escuchan. Sin esa comunicación resulta difícil, aunque hay que tenerles paciencia, ya que ni ellos mismos saben relacionarse entre sí sin amenazas, golpes e insultos. No pidamos mucho. PAGINA

4|LA

HUELLA CALASANZ

Hoy en día, somos una mancha hasta en la religión, donde los obispos, arzobispos y demás cargos burocráticos del clero piensan que somos de mediados del siglo XX y, en su mayoría, no saben cómo dirigirse a nosotros, de qué manera aconsejarnos. Siguen con ancestrales tradiciones que, según ellos, nos llenarán en nuestra vida espiritual, tildando a los inconformes de ateos impuros, endemoniados, que preeren salir a tomar, ir a una esta o quedarse en casa antes que ir a una iglesia. El mismísimo papa Francisco lo ha dicho, lo ha recalcado y lo ha reiterado: las nuevas generaciones obligan a hacer cambios. Nosotros reejamos lo que la sociedad y cotidianidad nos educa. Tenemos la culpa de todo, puede que sí. Pero que seamos como somos es a la vez culpa de aquellos que nos señalan, porque, como siempre, se habla de problemas y nunca de soluciones. No hay remedio.

EDITORIAL EL FACTOR DIFERENCIADOR Últimamente, como si se tratara de la película “Rápidos y furiosos”, algunos colegios tratan de sacar al Calasanz del primer puesto del “ICFES” en nuestra ciudad. ¿Qué pasaría si este año no ocupásemos el primer lugar? Nada, simplemente nada. El “ICFES” no es el objetivo de este colegio, hace tiempo que muchos colegios, privados y públicos, se encuentran también en nivel muy superior, y por tanto, eso no nos diferencia. ¿Qué nos hace diferentes entonces de los demás colegios? Posiblemente, no sea tan fácil encontrar una respuesta Piensen, queridos lectores, en ello…

LA HUELLA CALASANZ edicion 2 octubre 2014  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you