Page 15

labor de tres días. Todos desean que el reloj marque las 2:00 pm para el momento cumbre del evento: la Asamblea General. El equipo de logística tiene poco tiempo para gestionar en el Hotel Tonchalá la acomodación del Salón Rojo, majestuoso espacio que brinda un lugar para la plenaria favorita de los participantes. Es hora del almuerzo y a pesar de que los estómagos suenan, lo mejor es ignorarlos. El trabajo detrás del telón, tal y como es habitual, es el más difícil, aunque siempre hay personas cargadas de altruismo que, con su apoyo, permiten que todo sea posible. Es el momento. Poco a poco ingresan los casi trescientos delegados para tomar asiento. Dirigir un debate con ese número de participantes supone un reto. Se sabía. De un momento a otro, una situación inesperada acaece y los grupos beligerantes de las FARC y Hamás hacen acto de presencia para la última crisis. Una respuesta contundente se presenta y se da una solución adecuada. Los proyectos de resolución, documentos que formalizan la labor de los comités, son leídos y aprobados en su totalidad. No queda mucho para que culmine el Modelo. La ceremonia de clausura es celebrada. Se escuchan palabras por parte del señor alcalde, la rectora y la maestra encargada. Un nudo en la garganta inapreciable para el público trata de apoderarse de mi voz, aquella que ha de pronunciar sus últimas palabras en el discurso de entrega de cargo. El auditorio no ayuda, pues mientras leo los agradecimientos, súbitamente percibo aplausos y exclamaciones de mi nombre. Recuerdo entonces que mi etapa en CUCMUN ha concluido. Me pongo nostálgico en mi interior y logro exponer al nal los nombres de aquellas que darán sucesión al proyecto de ocho generaciones calasancias. Aquel que me acompañó en esta travesía, pronuncia las palabras de clausura. Solo queda hacer entrega de

2007

reconocimientos. No es más. El Modelo de las Naciones Unidas de San José de Cúcuta, en su octavo capítulo, naliza y, según creo yo, su primera temporada también. Una segunda, en estos momentos, está en producción, para seguir haciendo historia en la vida calasancia de jóvenes líderes. CÓMO NOS VIERON Por: Luciá Palacios

Entrevistamos a Marcela Juleidy Polentino Caballero, Dilvis Jaira Portillo Manrique y León Ángel Becerra Moreno, estudiantes del colegio San José de Cúcuta. En esta edición del Modelo CUCMUN 2014, contamos con unos espectadores muy especiales, un grupo de estudiantes del colegio San José de Cúcuta, que asistieron muy atentos a todas las jornadas de la comisión del Consejo de Seguridad y que nos manifestaron su satisfacción por haber podido observar y analizar este modelo tipo ONU, organizado por el colegio Calasanz, resaltando el valor del mismo, de “conocer cómo vamos, cómo se maniestan las comisiones que componen el modelo de la ONU y tener una mejor idea de lo que está pasando, ya que en la ciudad no se da tanta importancia para este módulo diplomático”. Nos cuentan que tomaron nota de los llamados de atención: “prác camente en sí el análisis de todo lo que se habla, los temas que se debaten para si algún día se propone un modelo ONU en nuestro colegio, hacerlo de la mejor manera, aprendiendo del error del compañero y haciéndolo propio de modo que podamos mejorar”. Lo que más les gustó de este modelo fue “la seriedad con la que se ha tomado el modelo, es algo impresionante teniendo en cuenta que somos todos adolescentes locos y rebeldes, y aun así, hemos mantenido una ac tud que nos hace parecer prác camente diplomá cos. Además, nos ha ayudado a saber qué es lo que sucede en el mundo y de qué forma podemos actuar frente a ello”.

2014 LAHUELLA CALASANZ|PAGINA

15

LA HUELLA CALASANZ edicion 2 octubre 2014  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you