Page 10

Página 10/Guatemala, 4 de mayo de 2013 POR EDER JUÁREZ

E

ejuarez@lahora.com.gt

s claro que el combate al narcotráfico en los últimos años no ha dado buenos resultados, pues a su paso ha dejado cientos de muertos en procesos violentos que han impregnado a municipios y departamentos enteros de terror por los enfrentamientos armados que ha ocasionado la lucha contra quienes se dedican a este delito. Contrario a esto, el Gobierno de Guatemala ha manifestado su interés en buscar alternativas que ayuden a combatir el narcotráfico, sobre todo a nivel regional. Sin embargo estas no se han dado a conocer ni dentro ni fuera del país, a pesar que en un nivel discursivo el presidente Otto Pérez Molina ha insistido en la necesidad de buscar nuevas alternativas para enfrentar este flagelo más allá de la penalización. Sandino Asturias, director del Centro de Estudios de Guatemala (CEG), considera que el discurso del Gobierno es contradictorio. Es obvio que las estrategias para combatir el narcotráfico han fracasado y sobre todo las que han militarizado los planes de seguridad, señala. Entonces hay que ser coherentes y “no se puede hablar de nuevas alternativas y profundizar el combate militar”, dijo Asturias, pues “es allí donde radica la contradicción del discurso”, en referencia a los despliegues militares donde el narco es una amenaza constante y a la vez, no existen planes para prevenir el consumo. Asturias indica que se deben buscar nuevas alternativas, sobre todo para evitar el consumo de narcóticos, pues en este aspecto se trata de un problema de salud pública y no de criminalidad. Así surgen de nuevo las contradicciones. Por un lado se propone en el Congreso de la Republica bajar la edad para procesar penalmente a los jóvenes hasta los 14 años, es decir, “todo lo que dicen es contrario a lo del mecanismo de buscar nuevas rutas, en las que se deberían contemplar programas de salud” para alejar a los niños y jóvenes de participar en la criminalidad. Para eso no hay iniciativas de Ley. Según el analista, hay una diferencia entre lo que las autoridades “dicen” y lo que “hacen”, pues se ha introducido al Ejército para combatir el narcotráfico, o a las tropas norteamericanas a través de la Operación Martillo, militarizando el combate al narcotráfico, que es “lo mismo de siempre y lo que ya está fracasado”. Asturias indica que “el problema que tenemos con este Gobierno es que aquí no ha hecho ninguna propuesta”. “Las propuestas las han hecho afuera y aquí no sabemos el contenido de la propuesta alternativa del Presidente”, refiere. Pero también se dice que se debe entender que si Estados Unidos es el mayor consumidor de droga en el mundo difícilmente nuestro país podrá hacer algo. “Es un problema global que tiene que ver con la oferta y la demanda, y en nuestra posición nos encontramos en medio de la oferta y la demanda,

entonces tiene que intervenir en las soluciones una política diferente de Estados Unidos frente a los consumidores y frente los grandes consumidores del mundo de drogas”, apunta. SIN PROPUESTAS NI ESTRATEGIAS. Entre tanto, Carmen Rosa de León Escribano, del Instituto de Enseñanza para el Desarrollo Sostenible (IEPADES), indica que efectivamente lo que se está buscando es que se plantee una propuesta alternativa, esto es, una iniciativa diferente, pero es algo que hasta ahora no se ha logrado discutir. Según De León Escribano, lo único

que se ha planteado es la liberalización del consumo, lo cual es preocupante, porque no se puede plantear una liberalización del consumo si no tiene un sistema de salud que les dé cobertura a los consumidores. “Lo que más bien deberíamos discutir sería los problemas que genera el narcotráfico, que tiene que ver con tránsito y con corrupción de la institucionalidad”, dice De León Escribano. Además expresa que cuando el Presidente se refiera a las “alternativas” debería discutir entre todos los sectores cuáles pueden ser las nuevas rutas, pero que hasta ahora nadie lo ha dicho.

Diario LA HORA edición fin de semana

“Liberalizar el consumo es lo único, pero eso es muy general. Si liberalizamos nos meteremos en una problemática de más drogadicción cuando no hay un sistema de salud que lo pueda responder”, advierte “No hay propuestas ni estrategia a la par de despenalización; se habla de despenalización, pero sobre todo en el consumo y no se habla de otras soluciones”, aseguró la entrevistada. De León Escribano indica que el narcotráfico, al igual que el tráfico de armas, no se puede trabajar individualmente en un país, porque son problemas y amenazas regionales. “¿Por ejemplo, de qué sirve que Guatemala esté muy fortalecida en

Diario La Hora 04-05-2013  

Diario La Hora 04-05-2013

Diario La Hora 04-05-2013  

Diario La Hora 04-05-2013