Issuu on Google+

Traducción de la entrevista otorgada por el Presidente de la República, Ollanta Humala a la Revista LatinFinance  Realizado en Lima, el 07 de febrero de 2013

Aprovechando el momento Por Taimur Ahmad y Lucien Chauvin Teniendo a los observadores confundidos con su pragmatismo, Ollanta Humala tiene ahora una oportunidad histórica como presidente para consolidar los logros del auge económico del Perú - y asegurar el futuro de su país. Un día después de la elección de Ollanta Humala como presidente de Perú en 2011, la bolsa local sufrió el peor día de su historia, cayendo 12,5% antes que la sesión fuese suspendida. El ex-militar izquierdista había derrotado por poco a Keiko Fujimori, una congresista populista de derecha e hija de un ex presidente encarcelado, para convertirse en jefe de Estado de Perú. El premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa comparó la segunda vuelta con la encrucijada de elegir entre el SIDA y el cáncer terminal. No eran sólo los mercados financieros que reaccionaron mal ante la elección de Humala. Grandes porciones de la población se asustaron - al igual que las empresas extranjeras y nacionales, que son el elemento vital de la economía abierta de Perú. El temor era que una presidencia de Humala sería lanzar al país en las garras del modelo de socialismo del siglo 21 promovida por el mandatario venezolano Hugo Chávez. Él revertiría las reformas de libre mercado, después de su promesa de campaña de combatir la pobreza mediante la redistribución de la riqueza recién descubierta del país. Las industrias serían expropiadas, las escuelas privadas cerradas y la economía cambiaría drásticamente. Su primer año fue en gran medida un período inicial difícil, en la que una serie de pasos en falso promovió que sus índices de aprobación caigan en medio de la desconfianza generalizada del público. Pero Humala y sus asesores económicos persistieron desde el principio que iban a preservar la estabilidad económica, atraer inversión extranjera y mantener un rápido crecimiento. A lo largo de una serie de altibajos desde que asumió el cargo, Humala se ha aferrado a esa promesa en la gestión económica. Mantuvo la estructura política de las 1


administraciones anteriores, mientras lanzaba una serie de programas para seguir su promesa de campaña de inclusión social. Eligió a Luis Miguel Castilla, viceministro de Finanzas en el gobierno anterior, como ministro de Finanzas, y retuvo a Julio Velarde para un nuevo mandato de cinco años al frente del banco central. Ambos nombramientos ayudaron a fomentar la creencia de que el antiguo revolucionario izquierdista pueda representar una amenaza menor para la estabilidad económica de lo que muchos temían. Desde entonces, la rápida expansión de Perú ha continuado sin cesar, creciendo 7% al año. Perú tuvo el crecimiento más alto, 6,3%, y la menor inflación, 2,6%, en América del Sur el año pasado. Hoy en día, la inversión extranjera sigue invirtiendo en minería, hidrocarburos e infraestructura, la confianza empresarial está en máximos históricos y el mercado interno está en auge. La inversión alcanzó el 27% del PIB en 2012, frente al 18% hace diez años, y se espera que aumente. El resultado es que después de 18 meses en la presidencia, la popularidad de Humala se acerca al 60% - un nivel nunca visto en Perú en muchos años. El público cita la administración sólida del gobierno, la estabilidad económica y los programas sociales como sus mayores logros. Su apoyo es más fuerte en la capital Lima, donde fue derrotado en 2011, ganando sólo en uno de los 43 distritos, y entre los sectores más ricos, donde menos del 30% votaron por él. El presidente también se conecta con los 30 millones de habitantes del Perú en un nivel más básico. "Tiene una imagen que los peruanos pueden relacionar en su vida cotidiana", dice Luis Benavente, politólogo de la Universidad de Lima y jefe de la consultora Vox Populi. "Él representa a un hombre trabajador y de familia, algo que sus dos predecesores inmediatos no pudieron ser." El hombre del año Humala es el Hombre del Año en el 2013 de LatinFinance. Es un premio no sólo por lo que ha logrado a través de su pragmatismo en la gestión de la prosperidad del Perú, sino también en reconocimiento que, en parte en virtud de sus logros hasta el momento, a Humala se le ha presentado la posibilidad histórica de transformar su nación. Las condiciones de hoy, que han sido creadas y mantenidas con participación de Humala en gran parte de los dos años, le han concedido sin duda la mejor oportunidad para consolidar los logros de un auge económico sin precedentes y sentar las bases para el futuro a largo plazo de su nación. Mientras que esta oportunidad no sea desechada, Humala tiene el potencial de convertirse en uno de los grandes líderes de América Latina. 2


En una entrevista exclusiva con LatinFinance - la más extensa que ha otorgado a medios extranjeros desde que asumió el cargo en 2011 - Humala dice que todavía es demasiado pronto para hablar de cómo se verá el paisaje cuando sus cinco años terminen. Pero dice que es consciente de la tarea en cuestión. "Esto es como una pintura al óleo que se terminará en el año 2016", dice. "Todavía estoy poniendo las líneas en el lienzo para comenzar a llenar los detalles. Estamos trabajando de forma ordenada y cumpliendo los objetivos que nos hemos fijado. La pintura mostrará un Perú diferente”. LatinFinance eligió a Humala como Hombre del Año no solo por lo que ha puesto en el lienzo hasta el momento, sino también por lo que está dibujando. Una imagen que ya está surgiendo es la de una administración mucho más pragmática de lo que nadie había previsto. En caso de que continúe en esta línea muchos ahora creen que su gobierno tiene el potencial de cambiar profundamente el país para mejor. El enfoque del presidente está ganando elogios de sectores inesperados. Hernando de Soto, el economista más conocido en Perú, director del Instituto para la Libertad y la Democracia, y asesor del oponente de Humala en 2011, dice: "Las cosas están mucho mejor de lo que pensé que sería. Yo siempre lo consideró un buen hombre y pensé que su corazón estaba en el lugar correcto, pero sus ideas no eran pertinentes a los problemas del siglo 21. Esto ha cambiado y está haciendo las cosas bien con la política macroeconómica y los programas de lucha contra la pobreza están funcionando." Incluso Vargas Llosa recientemente aplaudió al hombre al que antes había descartado tan bruscamente. "Ha respetado las instituciones democráticas, la libertad de prensa, la libertad de crítica de una manera impecable, y también ha respetado la economía de mercado", dijo en una entrevista reciente. "El Perú sigue creciendo y las clases medias siguen creciendo." La consistencia en la gestión económica es ampliamente considerada como uno de los mayores logros del Perú en las últimas dos décadas. Ha permitido un auge económico que está siendo cada vez más citado por su resistencia. El FMI, por ejemplo, señaló en febrero que hoy el Perú es el país mejor posicionado de todos los países de América Latina para soportar otra crisis económica mundial. El presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim también elogió recientemente a Humala y dijo que el líder peruano "se encuentra conduciendo una historia de éxito que transciende más allá de sus propias fronteras y que goza de un merecido reconocimiento internacional".

3


¿Quién es Humala? Sin embargo, es precisamente su transformación de izquierdista radical a pragmático centro-izquierda que ha confundido a los detractores de Humala, sus patrocinadores iniciales y muchos observadores, por igual. El presidente se niega a aceptar que él es un personaje diferente al que hizo campaña para el cargo. "La gente dice que hay dos Ollantas: el candidato y el presidente. Pero eso no es cierto ", dice a LatinFinance. "Yo soy la misma persona que quiere cumplir sus compromisos". "Lo que estoy haciendo es cumplir con mi deber, que es dar seguimiento a las políticas que son totalmente coherentes con la campaña. Ofrezco la inclusión social del público peruano. El modelo económico no sólo se puede enfocar en el crecimiento." El compromiso con el crecimiento inclusivo está en el corazón de la filosofía económica de Humala. En ese sentido, sigue siendo fundamentalmente el mismo compromiso de siempre. Pero mientras que el fin sigue siendo el mismo, los medios han cambiado. La administración de Humala ha logrado aumentar la confianza de las empresas y el crecimiento, que ahora ve como requisitos previos para la mejora de las condiciones sociales. "Hoy tenemos una política macroeconómica estable", dice. "Nos hemos preocupado por la consolidación de un marco macroeconómico que nos permite redistribuir el crecimiento económico en el país". Se trata de un enfoque muy diferente al de 2006, cuando Humala presentó una plataforma nacionalista izquierdista, prometiendo cambiar el modelo económico de una manera similar a sus pares de Venezuela, Ecuador y Bolivia. Él arremetió contra las empresas extranjeras que explotan los minerales y el gas natural peruano, y se comprometió a parar los acuerdos de libre comercio con los EE.UU., China y otros países. Una campaña que vinculó a Humala con Chávez fue un factor importante en su derrota en la segunda vuelta con Alan García, quien coronó un renacimiento político después de un desastroso mandato de cinco años en la década de 1980. A pesar del fracaso, Humala nunca dejó de de candidatear, a pesar de que los expertos locales le dieron pocas posibilidades de ganar la presidencia en 2011. La apuesta segura hasta pocas semanas antes de la votación era el ex presidente Alejandro Toledo o una lista de otros candidatos de centro-derecha agrupados juntos en la parte superior. Humala pasó decididamente a su izquierda. La plataforma de 198 páginas presentada por su partido político, Gana Perú, planteaba la nacionalización de los recursos, la intervención del Estado y la revisión del modelo económico. 4


Mirando hacia atrás, De Soto dice que lo que asustó a los peruanos en el 2011 no sólo era el plan, sino que la gente que escribió podría "manejar al gobierno con propuestas que no se podía tomar en serio en una economía moderna". Pero incluso antes de que hiciera frente a la segunda vuelta electoral, Humala había descartado ese plan, sustituyéndolo por una concisa hoja de ruta de siete puntos que se centró en los temas importantes de su administración. La hoja de ruta obtuvo el respaldo de los críticos que antes se mostraban feroces, incluyendo Vargas Llosa y Toledo, que habían comparado previamente a Humala con el fascismo. Después de conseguir una victoria de dos puntos sobre Keiko Fujimori, Humala pasó a gobernar con su hoja de ruta. El punto de inflexión se produjo cuando Humala no ofreció los puestos del gabinete a los autores del plan original. Luego pasó a dejar de lado a casi todos sus aliados iniciales, gran parte de los cuales fueron expulsados dentro de los seis meses en una reorganización que también vio salir a 10 ministros del gobierno. Los legisladores más conspicuos de izquierda traídos para manejar el partido de Humala, incluido el fundador del Partido Social Javier Diez Canseco, se separaron del grupo de congresistas en menos de un año en el cargo. Aún dolidos por lo que veían como una traición, los nuevos opositores de Humala en la izquierda, incluyendo a sus padres y tres de sus hermanos, fueron duros en sus críticas. El padre del presidente, Isaac Humala, dijo que si su hijo no hace virar hacia la izquierda, puede fallar. No hubo más remedio que el pragmatismo. Humala dice que las ideologías no pueden nublar la administración del estado y que la meta es un gobierno que sea predecible. "Tengo que hacer lo que sea necesario - a veces virando a la izquierda, a veces virando a la derecha - en busca de la mejor manera para llegar a donde queremos ir", dice, comparando su trabajo con el de un conductor de autobús. "Hay riesgos, y estos riesgos se asumen como gobierno. El público tiene que estar a gusto, el Estado no puede añadir tensiones a las vidas de las personas. No creo que alguna política de gobierno pueda tener éxito si no tenemos una economía exitosa.” Algunos argumentan que Humala no tuvo más remedio que adoptar un enfoque pragmático para la conducción del país y la gestión de la economía, precisamente para preservar las altas tasas de crecimiento del país. Intervenir en contra de la maquinaria que estaba produciendo un rápido crecimiento le habría costado muy caro. Una gran parte del crédito por la continuidad de la política económica es del ministro de Finanzas de Humala. "Castilla fue capaz de convencer al presidente de que un cambio en el modelo hubiera sido completamente equivocado", dice Eduardo Morón, ex vice ministro 5


de finanzas peruano y ahora director del Fondo Latinoamericano de Reservas en Bogotá, (FLAR). Humala como presidente hoy se aproxima más a José Mujica en Uruguay, un izquierdista pragmático y sensato, que a Chávez. La conversión de Humala - si se puede llamar así al pragmatismo también refleja algunas verdades básicas acerca de la economía del Perú. Si bien el crecimiento en el Perú hoy se mantiene bien en parte gracias al fuerte consumo interno, éste depende fundamental de la inversión - el principal impulsor de la demanda. Cualquier movimiento que socave la confianza empresarial habría tenido un efecto directo y sustancial sobre el ritmo de crecimiento. "Siempre he creído que cuando Humala llegó al poder, si trataba de hacer algo radicalmente diferente al estilo de Chávez, no iba a funcionar, habría sido una receta para el desastre. Y él lo sabía", dice Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, un comité de expertos. "No estoy sorprendido de que él deje que estas cosas pasen." Cumpliendo promesas El gobierno de Humala se puso a trabajar rápidamente al asumir el cargo. Casi inmediatamente aumentó el salario mínimo y pasó tres proyectos de ley al Congreso aumentando los ingresos de las empresas mineras - un factor central en la creación de un entorno en el que su gobierno ha evolucionado en los últimos 18 meses. "Hemos creado el impuesto a la minería, pero a diferencia de los que no me conocen, que pensaba que iba a hacerlo sobre la base de métodos coercitivos, amenazas de nacionalización, lo hicimos a través del diálogo con las empresas, explicando las necesidades del país", dijo Humala. "Eso es lo que se trata: cumplir con mi deber". Erich Arispe, director del grupo soberano de Fitch Rating’s, dice que una de las principales preocupaciones fue encontrar un equilibrio para ganar ingresos adicionales de las empresas mineras sin descartar a Perú como destino de inversiones. "El sector privado es un participante dispuesto a alcanzar este acuerdo", dice. "Si nos fijamos en la inversión minera en el país, el acuerdo, obviamente, no socava el atractivo del Perú". Aumentar los ingresos mediante impuestos mineros, la reforma fiscal - la recaudación tributaria alcanzó el 16% del PIB en 2012, el mejor en la historia moderna del Perú - y otros mecanismos, ha permitido a Humala ampliar los programas sociales. El componente principal de este nuevo enfoque fue la creación de un Ministerio de la Inclusión Social y el Desarrollo (MINDIS) para implementar una serie de nuevos programas, así como para mejorar los ya existentes. El presidente insiste en que su gobierno no se trata de nuevas iniciativas, sino que más bien ha "creado una política social, por primera vez en el Perú. Tenemos una política 6


social con programas sociales de segunda generación, programas productivos. Todas estas cosas me hacen feliz, pero no puedo decir que ya se ha concluido con algo". El gasto social en 2013 - incluyendo la educación, la salud y la inclusión - aumentó el presupuesto en un 67% con respecto al año anterior. De Soto dice que el empuje de Humala para la inclusión social podría ser la característica definitoria de su mandato. "Vamos a averiguar de qué está hecho el hombre cuando tenga que hacer algo nuevo en lugar de simplemente mantener los trenes en funcionamiento. Esto se verá con la inclusión social, no sólo con los programas sociales", dice. "Las decisiones difíciles serán necesarias en el futuro cercano y tenemos la esperanza de que va a tomar el toro por las astas y lidiar con ellos."

Anteriormente un firme opositor de la globalización, el presidente ha aceptado acuerdos de libre comercio y un papel limitado del Estado. Pero advierte que mientras que él cree en una economía abierta, sin embargo, está preocupado por el mercado libre. "El modelo económico no puede centrarse sólo en el crecimiento", dijo Humala. "La famosa teoría económica del goteo, si se llenan los bolsillos de los ricos, éstos se desbordarán, no funciona debido a que los bolsillos que se están llenando tienen agujeros. Prometí inclusión social, que es el desarrollo de la mano con el crecimiento. Tenemos que mantener el crecimiento. No podemos matar a la gallina de los huevos de oro, sino crear las condiciones para que pongan más huevos.” ¿Puede durar el milagro? Sin embargo, el crecimiento de Perú es hoy en día la envidia de las naciones del mundo. Con un pronóstico de expansión de 6.2% en 2013, parece que va a seguir así. Sin embargo, los observadores preguntan cómo el gobierno de Humala va a proteger los frutos de su auge económico a largo plazo. "El desafío que enfrenta Humala en este momento es precisamente que tiene que responder a la pregunta de qué tan sustentable va a ser este crecimiento", dice Liliana Rojas-Suárez, investigadora del Centro para el Desarrollo Global en Washington. "No queremos ver una oportunidad perdida." A pesar de los esfuerzos para promover la inclusión social, los expertos temen que un plan más amplio para impulsar al Perú en las filas de los países de altos ingresos simplemente no exista. "No hay ninguna señal de que él tenga un compromiso muy claro con una agenda de reformas", dice Shifter de The Dialogue.

7


"Humala es, obviamente, alguien que es ambicioso y puede sentir el estado de ánimo. Pero no creo que él sea alguien con una visión bien pensada de hacia dónde quiere llevar al Perú. Es alguien que sabe cómo manejar esta trayectoria ascendente", dice. "Las decisiones difíciles serán necesarias en un futuro próximo y tenemos la esperanza de que [Humala] pueda tomar el toro por las astas y lidiar con ellas" Hernando de Soto, ILD Shifter dice que esto lleva al tema central que enfrenta la presidencia de Humala. "Tuvimos a Toledo, tuvimos a García y en ambos casos la gente habla de una oportunidad pérdida. ¿La gente dirá lo mismo después de la administración de Humala? " Mientras que la clase media del Perú se vuelve más fuerte y más ruidosa, existe una creciente demanda de servicios públicos. La preocupación es que la infraestructura inadecuada de Perú, tanto física como de capital humano, y un deficiente sistema educativo, incluso para los estándares regionales, obstaculizará el crecimiento a largo plazo. El riesgo puede ser no inmediato, pero no es menos profundo. En última instancia, pocos países mantienen un alto crecimiento durante más de una generación, y menos aún continuar con sus altas tasas de crecimiento una vez que alcanzan el estado de ingresos medios. "La reforma tiene que suceder ahora", dice Rojas-Suárez. "Dentro de veinte años a partir de ahora es demasiado tarde. Para entonces, el crecimiento de Perú ya se habrá vuelto insostenible. " Solo en infraestructura, el país necesita invertir cerca de $ 40 mil millones durante los próximos cinco años para alcanzar su objetivo de crecimiento del 6% anual. El Ministerio de Transporte ha dicho que el Estado va a invertir $ 12 mil millones hasta el 2016 en la construcción o mejora de la red vial del país. La forma de asignar los recursos - y cómo los sectores público y privado deben cooperar para este fin - sigue siendo un tema central. Morón dice que no se hace lo suficiente en términos de la creación de un plan nacional de infraestructura. "La idea era llevar proyectos que son muy necesarios para las regiones, para hacerlos cambiar sus prioridades. Pero eso no ha sucedido todavía", dice. "Se necesita cuerdas para tirar lo que aún no se tiene en estos momentos. Esa es una reforma que falta que probablemente no se va a ver en el futuro cercano". Morón dice que uno de los principales desafíos es la gestión básica de los departamentos gubernamentales. "En el Perú, se necesita un presidente que empuje a cada ministro en todo el camino", dice. "Como ministro, se puede desear hacer frente a cincuenta iniciativas de mañana, pero no depende de ti, depende de otros ministerios, el Congreso, 8


la oposición, lo que sea. Se necesita a alguien en la parte superior para coordinar los esfuerzos a fin de asegurar que estas cosas pasen." Cuando el viento sopla La salida formidable del Perú es una función de su riqueza mineral y los vientos favorables en la última década que han impulsado las fortunas de muchos de los exportadores de productos básicos de América Latina. Perú es el segundo productor de cobre del mundo después de Chile y uno de los principales productores mundiales de plata y zinc. La producción y las exportaciones van a aumentar a mediano plazo. Perú también es un ejemplo de los efectos positivos de China, su mayor socio comercial, tal vez mejor que casi cualquier otro país. Rojas-Suárez dice que China sigue siendo fundamental para la historia económica del Perú. "El crecimiento de Perú no es un milagro", dice ella. "Todo sucedió por una razón muy especial: ha sido la historia de China, en una medida muy grande - China, combinada con una gestión macro excelente a nivel nacional. Es una historia compleja, pero no es un milagro. " Los temores de que la tasa de crecimiento de China disminuirá significativamente se han moderado en los últimos meses, sin embargo, aún persisten las preocupaciones sobre la transformación estructural de la nación asiática de una economía impulsada por las exportaciones a una que se base en las fuentes nacionales. Los expertos creen que este reequilibrio se traducirá en una desaceleración más permanente no sólo para China, sino en general para las economías que se han beneficiado de un auge de las materias primas en la última década. Esta desaceleración, cuando llegue, no tiene por qué ser catastrófica. Sin embargo un cambio en el entorno externo planteará inevitablemente nuevos desafíos para muchos países, incluido Perú - y podría llegar a ser la prueba de fuego de quien está dirigiendo el país. "Ahí es cuando nos gustaría ver quién es Humala en realidad y cómo reacciona el sistema político", dijo Shifter. "Hasta ahora, ha sido un paseo muy agradable, así se puede tener políticas mediocres e instituciones débiles, [y] eso no pone en riesgo el camino que el país está siguiendo. Pero eso no va a durar para siempre. " Perú quiere diversificar e industrializar su economía, fortaleciendo otras fuentes de ingresos. El gobierno de Humala se dirige a la agricultura y el turismo. La agricultura es la segunda categoría más importante de las exportaciones y el gobierno espera que el turismo pueda competir en este lugar en los próximos años.

9


El gobierno también tiene que avanzar en las reformas adicionales para burocracia. El gobierno envió una nueva legislación sobre administración Congreso a finales de 2012. Fue señalada como una prioridad, pero se ha durante tres meses sin actividad. Es sólo una de una larga lista de proyectos han sido atrapados en la legislatura durante meses y, en algunos casos, años.

mejorar la pública al mantenido de ley que

Paradoja del Perú En el mundo de la política peruana, Humala y su esposa, la primera dama Nadine Heredia, son anomalías. Ellos son los únicos políticos con índices de aprobación superiores al 50% (la primera dama es más popular, con un 61%, según una encuesta reciente). Los ex presidentes Toledo y García, que ya están luchando para tener la oportunidad de regresar en el 2016, tienen índices de aprobación por debajo del 30%. Keiko Fujimori lo está haciendo mejor, con el apoyo de más del 40%. "Unir, no dividir ': entrevista con Ollanta Humala LatinFinance se reunió en febrero con el presidente peruano Ollanta Humala en el palacio presidencial en Lima para una entrevista poco común – la más extensa con la prensa extranjera hasta la fecha. Humala brindó ideas sobre sus planes de reforma económica y social - y la manera en la que espera salvaguardar los frutos del auge económico de su país. Los siguientes son extractos editados de esa entrevista. LF: ¿Cuál es la esencia de su filosofía económica? Humala: Lo que he tratado de hacer es cumplir con mi deber. Como Presidente de la República, mi deber es darlo todo y no dejar de cumplir con las expectativas que el pueblo peruano tiene de mí. Respecto al tema económico, no creo que alguna política de gobierno pueda tener éxito si no tenemos una economía exitosa. Es como en una familia: la estabilidad económica en una familia permite la estabilidad, la paz mental y el desarrollo a fin de que pueda haber un ambiente saludable. Cuando asumí la presidencia existía un alto grado de incertidumbre. Había sectores que tenían poder en el pasado, el poder de facto, que quisieron inmediatamente presionar al gobierno, pero no aceptamos ningún tipo de presión. Estamos siguiendo un nuevo enfoque. Creemos que es importante fortalecer y fomentar el crecimiento económico del país, pero si este crecimiento no es distribuido entre todos no tiene mucho sentido. El crecimiento económico es tener dinero en el tesoro, pero el desarrollo es tener calidad de vida. Tenemos que resolver esta ecuación. 10


LF: Algunos dirían que hoy como presidente es un hombre diferente al Ollanta Humala del 2006. Humala: Comencé diciendo que iba a cumplir con mi deber y lo que estoy haciendo es cumplir con mi deber, que es seguir hasta el final las políticas que son totalmente coherentes con la campaña. Ofrezco al público peruano inclusión social. El modelo económico no puede centrarse sólo en el crecimiento. La famosa teoría económica del goteo, si se llenan los bolsillos de los ricos, estos se desbordaran, no funciona debido a que los bolsillos que se están llenando tienen agujeros. Prometí inclusión social, que es el desarrollo de la mano con el crecimiento. Tenemos que mantener el crecimiento. No podemos matar a la gallina de los huevos de oro, sino crear las condiciones para que pongan más huevos.” La gente dice que hay dos Ollantas, uno candidato, y el otro presidente. Pero eso no es verdad: soy la misma persona que quiere seguir adelante con su compromiso. Soy militar y algo que he aprendido acerca de la estrategia es que la mejor batalla que puedes ganar es la que no se lucha. Pero Humala podría enfrentar en el 2016 el mismo dilema que tuvo Toledo y García. El partido de Toledo no presento ningún candidato en el 2006, al final de su mandato, y el APRA de García no tuvo candidato en el 2011. Gana Perú de Humala no tiene candidato obvio que no sea Heredia, y la Constitución tendrían que ser cambiada para que ella postule a la presidencia. Steven Levitsky, experto en el Perú de la Universidad de Harvard, dice que la falta de un sistema de partidos políticos ha llevado a la "paradoja del Perú" - es decir, el elevado crecimiento acompañado por altos niveles de descontento. El crecimiento a través de las generaciones "no es sostenible sin un sistema político", dice. Teniendo en cuenta que Gana Perú no ha manifestado tener a alguien preparado para postular en el 2016, "hay una buena probabilidad de que la fiesta seguirá latente hasta el año 2021", dice Levitsky. Los expertos coinciden en que el sistema político del Perú está esencialmente en un estado de crisis - que, sin una reforma, plantea uno de las mayores amenazas de cosecha propia a la prosperidad a largo plazo. "Es un círculo vicioso, porque no hay partidos fuertes para detener un caudillo y el caudillo no quiere partido fuerte, porque quiere seguir siendo el número uno", dice Cynthia McClintock, un experto de Perú en la George Washington University. 11


Añade Shifter, de The Dialogue: "Se necesita partidos políticos para garantizar un grado de seguridad y estabilidad, aunque Perú está mostrando cuánto tiempo puede pasar sin esto. Un cambio en el entorno exterior pondría esto a prueba." Por ahora, sin embargo, Humala dijo que está centrado en el presente, no en lo que sucederá en el año 2016. "Necesitamos más infraestructura, más energía, más servicios. Tenemos que reducir los riesgos para garantizar una economía sana y políticas públicas para garantizar que el crecimiento llegue a las personas que lo necesitan", dice. "Continuaremos nuestra pintura al óleo hasta el año 2016 y reflejará un Perú diferente, mejor. Sólo lamento que el día tiene sólo 24 horas. Debe ser más largo. "LF Yo no peleo batallas que creo que no voy ganar. Además, como presidente tengo que dar prioridad de lo que necesito hacer sobre lo que quiero hacer. Finalmente, cuando uno asume la presidencia, hay algunas obligaciones que no están escritas. Uno de ellas consiste en unir al Perú, no dividirlo. LF: La confianza que el milagro económico del Perú ha inspirado es asombrosa. ¿Usted ve algún riesgo en medio del júbilo? Humala: Hoy en día, tenemos una política macroeconómica estable. Nos hemos dedicado a la consolidación de un marco macroeconómico que nos permite actuar a nivel nacional en el país para redistribuir este crecimiento económico. Hemos señalado que mantenemos una política de Estado de dar seguimiento a lo que firmamos y estamos tratando de ser un Estado que es predecible. Usted puede saber lo que va a pasar mañana. Estamos tomando las decisiones que creemos que son necesarias. Hoy en día, nuestro nivel de deuda es moderado, tenemos reservas de alrededor de US$ 65 mil millones, hemos triplicado nuestro PIB en los últimos 10 años y hemos tenido que invertir en infraestructura para dar sostenibilidad. Necesitamos más infraestructura, más energía, más servicios, una fórmula para reducir los riesgos. Tenemos que garantizar una economía sólida para que el Estado pueda ser dinámico e invertir en infraestructura para que haya un mayor crecimiento. También necesitamos políticas públicas para asegurar que el crecimiento llegue a las personas que lo necesitan. Nuestra política pública es llevar al Estado a todo el territorio nacional. Estamos llevando el Estado al interior del país para de esta manera combatir dos problemas: la pobreza y la desigualdad. La lucha contra la pobreza en el Perú ha sido sólo una lucha parcial, ya que no se combatió la desigualdad al mismo tiempo. Hay que recordar que América Latina ya no es la región más pobre del mundo, pero sigue siendo la región más desigual. El establecimiento de un estado presente no es sólo acerca de la recaudación de impuestos, sino también de la entrega de servicios y oportunidades. Dentro de este esquema, 12


creemos que el Perú ha invertido en muchas cosas, pero nunca en la educación. Invertir en la educación es el mejor instrumento para protegernos de los riesgos en el futuro. LF: Perú se enfrenta a un aumento de las entradas de capital. ¿Cuál es la mejor respuesta? Humala: En este momento, nos enfrentamos a una crisis financiera que se centra fuertemente en Europa. Los Estados Unidos, que exportó la crisis, está mostrando una mejoría, pero sigue siendo débil. Se necesitarán años para recuperar el ritmo de crecimiento económico que estábamos acostumbrados a ver. El crecimiento económico de China es mejor de lo previsto. Perú no está exento de esto. Perú es básicamente un exportador de materias primas y nuestros principales socios son la Unión Europea y China. Estamos diversificando nuestra economía para depender menos de la venta de materias primas y más en las exportaciones no tradicionales, que hoy en día han aumentado y ahora representan el 30% de las exportaciones totales. Hace veinte años, las exportaciones no tradicionales representaron el 8% de las exportaciones totales. Somos una economía dinámica y estamos preocupados por el fortalecimiento del sol y de la depreciación del dólar de EE.UU. A través del banco central del Perú se han adoptado medidas para intervenir directamente en el mercado para comprar dólares y mantener un nivel de paridad. También estamos tratando de crear un mercado de capitales en soles en el que el Ministerio de Economía va a intervenir y medidas que eviten la llegada de capitales de corto plazo. Estas son algunas de las medidas que hemos adoptado. Entrevista realizada por Taimur Ahmad. Para leer la entrevista completa con Ollanta Humala, vaya a www.latinfinance.com

13


Ollanta Hombre del Año