Page 1

SAN MIGUEL DE TUCUMAN, DOMINGO 26 DE MAYO DE 2013

2

3

Wilbur Smith cruza los límites y crea un villano de perversión angustiante e infinita en Venganza de Sangre.

El despertar a la sexualidad de una adolescente en un colegio religioso inspira la novela de Betina González.

5 a SECCION

ENTREVISTA A LAURA RESTREPO La gran narradora colombiana autora de Delirio y de Olor a rosas

invisibles- vuelve con Hot Sur, un thriller atrapante. La novela se centra en la historia de María Paz, una joven latina que llega a los Estados Unidos persiguiendo el “sueño americano”, utopía que pronto se convierte en pesadilla. Restrepo define a América latina como un continente de “sobrevivientes”.

“ Se

respira la proximidad del fin de era

Por Ezequiel Martínez

PARA LA GACETA - BUENOS AIRES

a autora de Demasiados héroes despliega un fresco de personajes -lleno de pliegues y contradicciones- que construyen una novela coral, es decir, narrada por sus propios protagonistas a través de cartas, correspondencias, libros, pero también a partir de recuerdos íntimos y testimonios. Como señala Restrepo, “esta es una novela donde el escritor no quiere escribir, sino que son los propios personajes quienes cuentan su historia”. Relatos de violencias múltiples, choques culturales, asesinatos raciales, rituales religiosos, amores prohibidos, historias de cárceles y fronteras infranqueables. Una novela actual, urgente, que explora la condición huma-

L

na. “Todos los personajes del libro reflexionan sobre ello sin darse cuenta, más preocupados por cómo van a narrar su propias vivencias”, afirma. Dialogamos con la autora durante su visita a Buenos Aires, en el marco de la Feria del libro. - ¿Hot Sur es una novela sobre la otredad? Es decir, la mirada que tenemos del otro social y culturalmente distinto… - Sí, porque finalmente la gran aventura es el encuentro con el otro y la posibilidad de encuentros momentáneos. Es decir, todo depende de que se produzca ese pequeño encuentro con el otro que quizás no tenga nada que ver contigo. Y cuanto más lejanos sean los que se encuentran, más placer para mí como escritora, porque más complicado es juntarlos.

- ¿El libro también puede leerse como una crítica del “sueño americano”? Bolivia -la madre de María Paz- llega a América convencida del “sueño americano”. Ella pertenece a esa generación donde el sueño americano era incuestionable, un credo. La realidad social de su propia Patria la excluye. Ahora, en el caso de María Paz la situación cambia. Entiende que aunque viva allí no puede entrar a América, percibe la existencia de barreras -culturales, sociales, simbólicasque no le permiten abrir la puerta de todo eso. Creo que su frase “Adiós América, me voy, aunque realmente no sé si alguna vez estuve acá…” refleja la carnadura del sueño americano para María Paz. - ¿Por qué entonces ese discurso de prosperidad que promete sigue funcionando?

Si bien esta es una novela, la gente me pregunta si hubo mucha investigación. Hubo un poco, pero no mucha. Esta es una ficción que no intenta ser un tratado de Antropología ni de Etnografía. De todas maneras, yo creo que toda novela debe partir de algún tipo de hipótesis histórica, y a mí se me ocurrió una a partir de una frase de Oscar Wilde que dice “cuando uno se va es porque ya se ha ido”. Cuando un Imperio se cae es porque ya ha caído. Como bien dices, los latinos siguen emigrando a Estados Unidos, pero en la novela yo me refiero al sueño americano como relato a nivel global, el que hemos construido en cada uno de nuestros países y el que predomina en el mundo. Este relato aún no se desploma, pero los personajes del libro demuestran sus fisuras y sus grietas. Continúa en la página 4...

PERFIL

Laura Restrepo nació en Bogotá, en 1950. En 1986 publicó Historia de un entusiasmo, su primer libro. Le siguieron novelas como Leopardo al sol, Dulce compañía, La multitud errante y Olor a rosas invisibles. Delirio obtuvo el Premio Alfaguara de Novela y fue uno de los libros más vendidos en la historia de los galardones. Su obra fue traducida a más de 20 idiomas y le ha acarreado distinciones, entre las que se cuentan el Premio Sor Juana Inés de la Cruz; el Prix France Culture (premio de la crítica francesa a la mejor novela extranjera publicada en Francia) y el premio Grinzane Cavour (a la mejor novela extranjera publicada en Italia). Es columnista del diario El País de España y profesora de la Universidad de Cornell en Estados Unidos.


2

LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 26 DE MAYO DE 2013

CRÍTICA DE LIBROS / LA GACETA LITERARIA / LOS MAS LEÍDOS / LA GACETA LITERARIA / LANZAMIENTOS / LA GACETA LITERARIA

el protagonista persigue a los asesinos de su esposa, pero el enemigo está más allá... FACEBOOK.COM/WILBURSMITH

AVENTURAS

$ 129

ALFAGUARA (424 PÁGINAS)

La vida de Camila da un giro drástico el día en que la empresa de su padre se declara en bancarrota. Detesta la nueva realidad y se aísla en la soledad de los libros. Hasta que su nueva vecina, una astróloga, la iniciará en los misterios de las nacidas bajo el signo del Toro.

MI ÁNGEL TIENE ALAS NEGRAS Elliot Chaze

$ 115

LA BESTIA EQUILÁTERA (224 PÁGINAS)

Tim escapa de la cárcel y traba una relación con una prostituta, que perdura más de lo esperado. Él planea el asalto a un camión de caudales y cree que ella es la cómplice ideal. Así que instalan como un matrimonio convencional en Denver. Hasta que se enamoran...

UN DÍA CUALQUIERA Hebe Uhart

$ 105

ALFAGUARA (176 PÁGINAS)

Todos los relatos de este libro narran un día cualquiera, un suceso cualquiera, “como si todo fuera importante e irrelevante a la vez”. Es que todos sus relatos son pequeñas historias que se atienen a las pequeñas cosas. Anécdotas nimias en las que lo importante es la mirada.

AYER DECÍAS MAÑANA Jorge Ariel Madrazo

$ 70

RUINAS CIRCULARES EDICIONES (88 PÁGINAS)

Madrazo es una voz particularísima de la poesía argentina. En este libro -y desde su título-, el Tiempo “lo escribe” y “lo despena”. El viaje es por escenarios nublados o iluminados por el sueño, el olvido y el recuerdo fragmentado. Y la poesía todo lo reúne.

UN DÍA DE BORGES Miguel de Torre

SIN DATOS

EDITORIAL MATE (48 PÁGINAS)

Yo soy un hombre más o menos enlutado que viaja en tramway y que elige calles desmanteladas para pasear, pero me parece bien que haya coches y automóviles y una calle Florida con vidrieras resplandecientes. (1928)

DULCE ENEMIGA MÍA Marcela Serrano

$ 119

ALFAGUARA (232 PÁGINAS)

Desde los Balcanes hasta Santiago de Chile, pasando por La Mancha, hay hilos capaces de unir el mundo de las mujeres: a veces serán la risa, el valor de la amistad, el amor o el sexo; otras, los miedos ante un matrimonio vacío, la hipocresía, la soledad o el temor al abandono.

VENGANZA DE SANGRE WILBUR SMITH (Emecé – Buenos Aires) Wilbur Smith, el famoso escritor de novelas de aventuras, es un pervertido sexual y un sádico psicópata... Esto es lo primero que se puede pensar después de leer Venganza de sangre, su última novela. El relato retoma a los personajes de su último libro, Los que están en peligro. En él, el protagonista Héctor Cross, un veterano de las SAS, la fuerza de comandos de élite de Inglaterra enfrentaba a los piratas de Somalía. Sí, aunque parezcan fuera de época, en África aún existen piratas como los de las películas, capaces de tomar al abordaje, armados de fusiles y cuchillos, barcos pesqueros para pedir rescate por ello. Así es como en este momento hay 600 personas de origen europeo secuestradas en manos de estos bucaneros modernos que operan en el Este de África. En la segunda entrega de esta serie, Cross está casado con Hazel Bannock, una empresaria de quien espera un hijo, cuando miembros de un grupo terrorista asesinan a su esposa. La furia de Cross se desata. Con sed de venganza busca a los asesinos desde las mezquitas de La Meca hasta los verdes prados del interior de Inglaterra. Su enemigo, sin embargo, está más allá. Viene desde su pasado y es un hombre nacido para la maldad. Carl Peter es un genio de las fi-

PEQUEÑO EDITOR (48 PÁGINAS)

HUNGRY Sergio Silva Velázquez

$ 90

EDITORIAL DUNKEN (384 PÁGINAS)

Chikatilo escapa de la URSS tras cobrarse la vida de 53 mujeres y niños. Se radica en la Argentina protegido por un oscuro grupo antisemita, que le encarga la tarea de exterminio de dos hombres acusados de quedarse con el oro del régimen croata del dictador Ante Pavelic.

EL FILÓSOFO ENVENENADO Marcelo Abadi

$ 80

SIMURG (128 PÁGINAS)

El autor reúne una serie de ensayos que se caracterizan por estar referidos a personajes y pensamientos opuestos o dispares. Por ejemplo, Proust y Spinoza, Hitler y Castro, Borges autor y Borges personaje, la angustia y la indignación, el kantismo y la voluntad de absoluto.

A CONTRAPELO Terry Eagleton

$ 130

NUEVA VISIÓN (224 PÁGINAS)

Explora el encuentro entre marxismo y teoría literaria americana y europea actual. Incluye un estudio sobre las contribuciones de Althuser; la tirantez del marxismo y el posestructuralismo; y una evocación de afinidades y tensiones entre Wittgenstein, Derrida y Bajtín.

EN LA LENGUA DE TU PADRE Elisa Molina

$ 40

EDICIONES DEL COPISTA (64 PÁGINAS)

“Elisa Molina parece no poder descuidarse de que vivimos en pleno mundo (manifiesta Pablo Segui): el de las cosas y el de los seres amados. Los elementos, su nombre, aparecen sin mayor recamado, y la manera en que el poeta ha dispuesto sus versos facilita un saboreo ‘inocente’ de esto que nos rodea”.

RECKLESS Cornelia Funke

$ 94

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (374 PÁGINAS)

La maldición mortal de un hada se aloja en el corazón de Jacob Reckless. Ha intentado deshacer el embrujo, pero ha sido en vano: la polilla sobre su pecho se ennegrece cada día, sello de su sentencia de muerte. Cuando pierde casi toda esperanza, Valiant le habla de una cura para revertir el hechizo: una ballesta mágica.

nanzas, que es condenado a prisión. Desde allí constituirá su poder y desarrollará su lado más perverso. La cárcel es para él un simple aprendizaje, un lugar en donde su sadismo y su talento para dañar crecerán hasta más allá de lo increíble. Y amenazará a Cross como ninguno de sus enemigos lo ha hecho antes. Con Carl Peter, Wilbur Smith

logra uno de los villanos más repulsivos de la literatura, su protagonista perverso mejor delineado. Por eso, después de leer este libro queda una intranquilidad, casi una angustia ¿Cómo hace este genial novelista para conocer tanto como piensa una mente tan perversa? Wilbur Smith, con esta entrega

lo confirma. No es ni un pervertido, ni un sádico. Nada de eso. Si él puede meterse tanto en sus protagonistas, es por una razón mucho más simple. Describiendo y contando historias, este escritor africano es simplemente genial. © LA GACETA

HERNÁN LANVERS ◆

La ficción y su condición fundamental para la ciencia

CUENTOS DEL GLOBO 3: REINOS LEJANOS L. Hearn – A. Afanásiev – H. Gougaud Tres versiones de un cuento que recorre el mundo. Un héroe joven -pescador, mujik, cazador- emprende un largo viaje. Cuando regresa a su aldea natal, el tiempo ha transcurrido extrañamente. Cuentos tradicionales de Japón, Rusia y Canadá, recopilados por Ruth Kaufman.

LITERATURA DE BORDE. Wilbur Smith logra crear uno de los villanos más repulsivos de la literatura, mediante un personaje que es pura perversidad.

ENSAYO BORGES Y LA FÍSICA CUÁNTICA ALBERTO ROJO (Siglo XXI – Buenos Aires) Borges y la física cuántica es muchos libros. En él conviven filosofía, teoría literaria, física, reflexiones antropológicas y crónica. El volumen reúne breves ensayos luminosos que tratan sobre las relaciones entre las teorías científicas y las artes (la literatura, el arte y el cine). Y el ensayo es el terreno propicio para combinar muchos géneros. A la vez, el cruce de saberes y disciplinas viene de la mano de una escritura erudita y precisa: una prosa clara, adjetivada y poética, por momentos. Rojo es una especie de Lucio V. Mansilla de la literatura científica, ya que cruza la erudición con la cita popular o la referencia erudita con la cultura musical. Y esto es así, arriesgo,

porque el propio Rojo no es reacio a la cultura sensible y popular. Rojo es músico y sus composiciones surgen de esa amalgama. Alberto Rojo circula por el mundo de la física cuántica en todo el libro. En un ensayo extenso expone, con lucidez y claridad, las tres teorías de Einstein. En otros, los alcances y los vicios negativos de la teoría cuántica, la imposibilidad de la teletransportación. Con humor, explica los conceptos enigmáticos de materia oscura y energía oscura. Escribe una crónica-ficción para narrar una experiencia iniciática de lectura de un soneto de Borges. Expone el funcionamiento físico del GPS, las posibilidades de teoría física en la Biblia, la concepción geométrica del espacio curvo que tenía Dante, las mentiras científicas del cine (sus imposibilidades). Es decir, el libro es una enciclopedia de física contemporánea. Y la ciencia es el trampolín para el vértigo creativo del arte combinatorio. Los temas de física teórica, de astronomía,

R

a n k i n g TUCUMAN

FICCION

1 2 3 4 5

LA RIDÍCULA IDEA DE NO VOLVER A VERTE Rosa Montero CINCUENTA SOMBRAS DE GREY E.L. James LA FURIA DE EVITA Marcos Aguinis VENGANZA DE SANGRE Wilbur Smith EL TANGO DE LA GUARDIA VIEJA Arturo Pérez Reverte

NO FICCION

1 2 3 4 5

EL JESUITA Sergio Rubín ÁGIL MENTE Estanislao Bachrach ECONOMÍA DESCUBIERTA Tomás Bulat ENCUENTROS Gabriel Rolón MITOS DE LA HISTORIA ARGENTINA 5 Felipe Pigna

aparecen relacionados con intuiciones literarias, escenas de películas, pinturas, referencias culturales. En uno de los ensayos más impactantes, Rojo sostiene que la ficción es fundamental para la ciencia. Dice que las ideas que Einstein proponía antes de ser probadas con los “experimentos” eran consideradas como ficciones en la comunidad científica. Es decir, fue necesario que Einstein partiera de ficciones (experimentos mentales) y que creyera en ellas para pensar –de modo creativo– los problemas de la física. Borges y la física cuántica es un libro sorprendente, que no sólo se refiere a los problemas de la física contemporánea sino que ensaya –justamente- una concepción del hombre, del arte y del mundo. Es decir, una forma de entender al hombre como creador en un sentido amplio. © LA GACETA

FERIA DEL LIBRO PARALELA POR ALBERTO CALLIERA Para LA GACETA - TUCUMÁN - Prensa y libertad de opresión. - El milagroso poder de la lavandina. - ¡Conviértase en testaferro y triunfe! - ¿Televisión digital o digitada? - Los hombres que no aman a la justicia. - Pinocho en Indec-landia. - La insoportable gravedad de la censura. - Civilización o blanqueo. - Cambalache,calefón y Constitución.

FABIÁN SOBERÓN ◆

© LA GACETA

R

a n k i n g ARGENTINA

FICCION

1 2 3 4 5

CINCUENTA SOMBRAS DE GREY E.L. James LA RIDÍCULA IDEA DE NO VOLVER A VERTE Rosa Montero CINCUENTA SOMBRAS MÁS OSCURAS E.L. James VENGANZA DE SANGRE Wilbur Smith LA FURIA DE EVITA Marcos Aguinis

FUENTE: REVISTA ADN

NACIDA BAJO EL SIGNO DEL TORO Florencia Bonelli

LIBRERIAS EL ATENEO, EL GRIEGO Y LA FERIA DEL LIBRO

N

o v e d a d e s

Una revancha en contra del que ha nacido para la maldad

NO FICCION

1 2 3 4 5

EL JESUITA Sergio Rubín ÁGIL MENTE Estanislao Bachrach ENCUENTROS Gabriel Rolón ECONOMÍA DESCUBIERTA Tomás Bulat SOBRE EL CIELO Y LA TIERRA Bergoglio y Skorka


LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 26 DE MAYO DE 2013

3

CRITICAS DE LIBROS / LA GACETA LITERARIA / CRITICAS DE LIBROS / LA GACETA LITERARIA / CRITICAS DE LIBROS / HTTP://MILUGARENBSAS.WORDPRESS.COM/

El relato de la iniciación adolescente la merecida ganadora del Premio Tusquets

NOVELA LAS POSEÍDAS BETINA GONZÁLEZ (Tusquets - Buenos Aires) A fines del 2012, un jurado de lujo, integrado por los escritores Juan Marsé, Almudena Grandes, Juan Gabriel Vásquez y Fernando Aramburu, le otorgó a esta novela el VIII Premio Tusquets Editores de Novela. La autora, Betina González (Buenos Aires, 1972), ya había sido galardonada con el Premio Clarín de Novela 2006, por su primer libro Arte menor. Las poseídas es un relato de iniciación adolescente, en el marco de un colegio religioso en la zona de Olivos, al norte de Buenos Aires. La protagonista y narradora, María Cruz López, consciente de su inadecuación en el entorno social, prefiere la literatura, y el letargo de la educación de las monjas, a

un comportamiento guiado por la aceleración hormonal: “a mí no me interesaba estallar antes de tiempo en maravillosa mujercita. No tenía cuerpo. No tenía alma. Lo único que me importaba era la vida de la mente y sus preciosos acontecimientos. Vivía en un mundo de palabras afiladas, de libros viejos que (yo creía) me contagiaban su antigüedad y su hermetismo, le daban un aire trágico, una aureola de clara justificación a mis desastres de peluquería, a la vulgaridad de mi familia y a la ropa comprada en tiendas de segunda…”. No obstante, cuando siente que debe iniciarse sexualmente, lo hace sin reparos, y sin romance. La mirada de los otros cambia des-

ESCENARIO. Un colegio religioso de Olivos es el marco de la nueva obra de la talentosa Betina González, que ya ganó el Premio Clarín por Artes menores. pués de esa experiencia. Hay algunos énfasis y ambivalencias que nos llevan a dudar de su absoluta confiabilidad como narradora (sumado al plural en el título). López no se identifica con ninguna de sus compañeras, hasta que siente la pulsión vital, y se involucra en una relación de atracción y aversión con una estudiante nueva,

Felisa Wilmer, enigmática, recién llegada de Londres, huérfana de madre, y desquiciada físicamente. En el entramado de los hechos desfilan protagonistas que rayan lo paródico: la estereotipada Marisol Arguibel; la hermana Silvia, que huye con su amante por un hueco de la cerca del jardín, y el viejo exhibicionista, que siembra pánico

entre los vecinos. Instrumentos con que se construye la historia y que, simultáneamente, deconstruyen la atmósfera gótica y trágica, en que Eros y Tánatos luchan por vencer. En el relato hay espacio para inteligentes guiños literarios, como la presencia de una colección de fotografías de niñas, al estilo de las

tomadas por Lewis Carroll, con la poderosa carga que el nombre sugiere. Reminiscencias de Salinger, Nabokov, James y Sábato reverberan en distintos aspectos de un texto intenso, conflictivo y magníficamente narrado. © LA GACETA

MARÍA EUGENIA BESTANI ◆

El demonio celestial que regenteaba un prostíbulo AVENTURAS UN ÁNGEL IMPURO HENNING MANKELL (Tusquets - Buenos Aires)

“Todo relato es un relato de viaje, una práctica del espacio” afirma Michel de Certeau. El escritor sueco Henning Mankell es un viajero en el espacio y en las palabras. Sus relatos “africanos” tienden puentes entre espacios, en particular entre dos geografías física y simbólicamente: Suecia, su lugar de nacimiento y Africa, su patria de adopción. En un mundo caracterizado por el nomadismo, donde se trasladan tanto “turistas” como exiliados, el autor explora el devastador choque de distintos sujetos con mundos

nuevos, un choque producto de la obligada “desterritorialización”, a la que son condenadas, hoy más que nunca, los contingentes humanos más pobres. Después del relato del poeta sueco y una africana ilegal, Mankell invierte el viaje, convirtiendo en protagonista a una mujer sueca que viaja al Africa. Un ángel impuro se inicia con el diario encontrado entre las ruinas del Africa Hotel, fechado en 1905. Hanna Reström, expulsada del interior de Suecia por la hambruna y las heladas, se ve obligada a abandonar a su familia y embarcar como cocinera en un barco a Australia. Su derrotero se ve alterado todo el tiempo.

Nuevo continente Después de un rápido casamiento en alta mar, queda viuda y acaba, enferma y desorientada, en

ÁFRICA. Lourenço Marques es el antiguo nombre de Maputo, capital de Mozambique.

Lourenço Marques, una colonia portuguesa. Allí la protege un extraño y poderoso sujeto, el senhor Vaz. La muchacha, “un ángel impuro”, va adaptándose a su suerte. Se casa con el viejo portugués y hereda el prostíbulo. Las descripciones de la vida en ese infierno son detalladas. Hanna se interna en un violento y fascinante mundo de blancos y negros, hombres y mujeres. Un lugar donde se siente extranjera y aprende reglas diferentes e inflexibles. Poco a poco se despoja de su nostalgia de la infancia, se da cuenta que no puede volver sobre sus pasos y encuentra su lugar entre los nativos. Apuesta toda su fortuna a la defensa de Isabel, una mujer que mata a su marido por celos. La comunidad portuguesa condena al ostracismo a la mujer sueca, como el

Kurtz de El corazón de las tinieblas, acaba hundiéndose en el interior del nuevo continente.

Inspiración Mankell no puede dejar de adjudicar este destino al amor que Hanna experimenta por Moses, hermano de Isabel. El lector se encuentra con una novela de aventuras, al mismo tiempo que un relato de costumbres con sesgo testimonial, no exenta de “corrección política”. El autor dice haberse inspirado en una misteriosa mujer sueca que regenteó un prostíbulo en Lourenço Marques a comienzos del siglo XX, una historia que recuerda el famoso texto de Borges del guerrero y la cautiva. El lector se siente identificado con el personaje y se entrega con placer al viaje. © LA GACETA

Pasando revista al pasado de la provincia HISTORIA REVISTA DE LA JUNTA DE ESTUDIOS HISTÓRICOS DE TUCUMÁN TERESA PIOSSEK PREBISCH (DIRECTORA) Al iniciarse la década del 30, siglo XX, no había en el país Interior centros especializados dedicados a los estudios históricos, pese a que en ese ámbito geográfico las tradiciones históricas estaban arraigadas en la memoria colectiva. Las investigaciones dependían de iniciativas concretadas por hombres de la cultura representativos de varias provincias, como Mons. Pablo Cabrera (Córdoba), Juan B. Terán y Ricardo Jaimes Freyre, en Tucumán. La nómina es abarcadora de casi todas las provincias. La institucionalización del quehacer historiográfico tuvo principio en Mendoza (1934), cuando se funda la Junta de Estudios Históricos por iniciativa de escritores cuyos nombres perduran en libros esclarecedores del pasado regional. Por ejemplo, mons. José Verdaguer y el doctor Julio César Raffo de la Reta. Ese noble empeño fue contagioso. En 1935 nace la Junta de Estudios Históricos de Santa Fe; al año siguiente nace la corporación similar de Catamarca, y en 1937 la Junta

de Salta, con el nombre de Instituto de San Felipe y Santiago de Estudios Históricos de Salta.

La introducción En Tucumán, ese cometido fue asumido inicialmente por la Junta Conservadora del Archivo Histórico Provincial, bajo la dirección de Manuel Lizondo Borda, que hizo valiosas ediciones documentales y una Historia del Tucumán escrita por él. A su fallecimiento, un grupo de investigadores hace nacer en 1967 la Junta de Estudios Históricos que ahora celebra 47 años de su existencia, bajo la presidencia de la profesora Teresa Piossek Prebisch. Y lo hace con la publicación de una nueva entrega de su revista, la número 13. Las Palabras Preliminares explican con elocuencia la misión que cumple la institución, sostenida sólo por la voluntad y el compromiso de sus miembros, sin figuración en el presupuesto oficial y ni siquiera con la propiedad de una sede física. Este es el signo que caracteriza a la mayoría de las Juntas que existen en el país.

El contenido Hemos leído con interés los trabajos que la revista contiene. Las pesquisas sobre la época colonial se deben a la autoría de Teresa Piossek, Cristina del Carmen López y Elena Perilli de Colombres Garmendia, que estudian, respecti-

vamente, la labor del misionero P. Antonio Machoni en la comunidad aborigen de los lules; la organización de las estancias jesuitas en la Gobernación del Tucumán y el origen y evolución de la villa de San Pedro de Colalao. Marta Inés Zavalía reseña prolijamente las iniciativas legislativas del gobernador Alejandro Heredia; Carlos Páez de la Torre nos ilustra sobre la actuación del Dr. Manuel Felipe Molina, diputado designado por la ciudad de San Miguel para integrar la Junta Provisional Gubernativa de 1810. Fue amigo de Fr. Cayetano Rodríguez y víctima de persecución política por el Triunvirato que disolvió a la Junta y expulsó de Buenos Aires a los diputados de las ciudades. Ventura Murga aporta original información del primer cementerio público de Tucumán, construido en 1827 cuando el gobernador doctor Nicolás Laguna se hizo eco de la propuesta del procurador de la ciudad. Hasta ese momento los difuntos eran sepultados en los templos o en terrenos adyacentes. El doctor Eduardo Frías Silva (1903-1988) dejó un minucioso testimonio sobre la descripción física de la plaza y calles céntricas de Tucumán, en 1910, con mención de los vecinos que residían en ese lugar. Dicho testimonio fue conservado por un sobrino suyo, el doctor Hernán Frías Silva, quien

facilitó el texto original a Páez de la Torre. Sara Peña de Bascary rescata la olvidada personalidad del profesor Inocencio Liberani, naturalista y arqueólogo, quien realizó fecunda docencia en el Colegio Nacional y la Escuela Normal y tuvo la iniciativa precursora de relevar las ruinas indígenas de Loma Rica (Santa María-Catamarca) en 1876. Ese informe abrió el camino para las pesquisas posteriores de Lafone Quevedo y Juan B. Ambrosetti. Nélida Beatriz Robledo transcribe los documentos del Archivo Histórico de la parroquia de “Nuestra Señora de Belén” (Catamarca). Félix Alberto Montilla Zavalía estudia la gestión de los interventores federales designados por el jefe de la “Revolución del 6 de septiembre de 1930”: José Félix Uriburu.

La docencia Se mencionan, finalmente, las actividades de la Junta: cursos sobre historia provincial y nacional con sede en el Centro Cultural “Alberto Rougés”, y se publican notas necrológicas de justiciera recordación para los miembros fallecidos de la institución. Compartimos y valoramos la gestión de la Junta de Estudios Históricos de Tucumán, cuya docencia cultural llena un espacio vacante en la preocupación social. © LA GACETA

ARMANDO RAÚL BAZÁN ◆

FESTEJO. La Junta celebra 47 años y los celebra con la públicación del número 13 de su revista.

CARMEN PERILLI ◆


4

LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 26 DE MAYO DE 2013

El regreso de El Gran Gatsby y su crítica al “sueño americano” ◆

Por Eugenia Flores de Molinillo PARA LA GACETA - TUCUMÁN

ué es lo que hace a Fitzgerald tan significativo en la literatura? No por cierto sus problemas con el alcohol y las deudas, con su esposa y la locura que terminará por recluirla en un sanatorio. Creo que la esencia del triunfo de Fitzgerald escritor está en dos aspectos de su escritura: en primer lugar, como urdidor de tramas, supo injertar en sus argumentos realistas y contemporáneos el hálito de un sentido histórico y mítico: las estrategias narrativas justas para retratar a un Gatsby simultáneamente débil y fuerte, pecador y ángel, verosímil y mítico, para convertirlo así en paradigma del sueño fundacional de su país. El otro aspecto primordial de su arte, inseparable del primero, está en el uso poético del lenguaje, en la búsqueda de un discurso que, sin dejar de “sonar” espontáneo y sin dejar de ser prosa, se enriqueciera con las propiedades de connotación que la poesía privilegia. “Había música en la casa de mi vecino en las noches de verano. En sus jardines azules hombres y mujeres iban y venían como polillas en medio de los susurros, el champagne y las estrellas.” ¿Jardines… azules? ¿Cómo pueden ser azules los jardines? Fitzgerald juega con la dulce melancolía de la palabra “blue” que, si bien no tiene aquí el significado de “triste”, guarda ecos de la esquiva sangre azul que Gatsby no tiene, y remite además al lugar de origen de los tres personajes principales que rodean al protagonista. Kentucky, la tierra del “pasto azul” que se ve por las vastas y onduladas praderas que se van azulando a la distancia, como la vegetación de nuestra Aconquija. Y es que Gatsby logró comprar con dinero ese “azul” que no pudo ser suyo por el que Daisy se casó con otro. Y está el símil riquísimo de esos invitados que se acercan a la fuente de luz, a la pródiga iluminación de la mansión de Gatsby, inquietos, nerviosos, danzantes, buscadores del oro de la diversión y el lucimiento vacuo. Y para culminar el párrafo, la enumeración insólita que, en un trazo magistral, completa el cuadro y economiza docenas de palabras: “susurros, champagne, estrellas”. Lo que se habla y lo que se bebe bajo la trascendente infinitud de un cielo estrellado, indiferente y serio ante el regocijo frívolo de los insignificantes mortales. Elementos dispares hilvanados al soplo de la imaginación.

¿Q

Música amarilla Cuando Fitzgerald escribe sobre la “música amarilla de cóctel”, los ecos del color menciona-

Nueve décadas después de la publicación de su gran obra, el personaje de Francis Scott Fitzgerald, recreado en estos días en el cine por Leonardo Di Caprio, sigue siendo el paradigma de la aspiración fundacional de su país. Gatsby cumple su periplo vital con la obsesión de conquistar el amor de Daisy, y está convencido de que sólo con la riqueza podrá seducirla, porque ella es la riqueza, es la posición social, es la belleza.

PERFIL Francis Scott Fitzgerald nació en Minnesota, en 1896, y murió a los 44 años en Hollywood. En 1920 publicó Este lado del paraíso, primera novela que fue un boom editorial. Dos años después publicaría The Beautiful and Damned. El Gran Gatsby fue lanzada en 1925 y tuvo pocos lectores, en relación con los números de la obra de Fitzgerald, durante la vida del escritor. Se vendieron 24.000 ejemplares entre 1925 y 1940. A partir de una reedición en la década del 50, la novela lleva vendidos más de 25 millones de ejemplares y se transformó en un clásico de la literatura norteamericana. Tuvo cuatro versiones cinematográficas, en las que actores como Robert Redford y Leonardo Di Caprio encarnaron al protagonista. Este año, en los días en que se anunció el estreno de la película, El Gran Gatsby vendió más ejemplares que durante toda la vida de su autor.

do se extienden por los dorados bronces de los instrumentos de viento, por la altura solar de sus agudos, por al ámbar vertido en el cristal de tanta copa. Fitzgerald usó con alguna frecuencia el recurso que los manuales de literatura identifican como sinestesia, que consiste en describir una impresión sensorial en términos de otro de los sentidos, como cuando Gabriel García Márquez le hace decir a un personaje de El Amor en Tiempos del Cólera que la sopa sabía a ventana. Creador del término “la era del jazz”, sabía de la riqueza de asociaciones que una alusión así es capaz de provocar. Por esa época, y muy probablemente sin conocerlo, su coetáneo Conrado Nalé Roxlo le atribuía también a su grillo ya inmortal ser intérprete de una “música amarilla”, en un hallazgo sinestésico que evoca un cosmos diferente por obra y gracia del contexto: la música amarilla del grillo de Nalé subraya lo vital y penetrante, lo imposible de ignorar, como los girasoles de Van Gogh. El matiz poético con que Fitzgerald fue capaz de “vestir” a su escritura puede asociarse con ese toque de soñador que alentaba, no sólo su estilo, sino también su visión de la vida. Es famosa aquella conversación con Hemingway, a quien le comentaba que había en los ricos algo que los hacía diferentes, especiales. Hemingway, pragmático, “canchero”, como diríamos en argentino básico, le respondió “sí, tienen más plata”. Esa capacidad de asombro con la que Fitzgerald atravesó los 44 años de su existencia, le dio la posibilidad de condensar en sus criaturas de papel y tinta, trazos fundamentales del espíritu de la historia de los Estados Unidos. Los críticos han encontrado en Gatsby códigos sutiles que lo hermanan con Benjamin Franklin; así como en Monroe Stahr, de El último Magnate, había códigos de Thomas Jefferson. Pero más allá de imágenes más o menos espectaculares, Fitzgerald identificó en Gatsby al sueño que propulsó el crecimiento de su país y glorificó en él la capacidad de soñar, sin dejar por ello de denunciar al mismo tiempo los errores del soñador. Gatsby cumple su periplo vital con la obsesión de conquistar el amor de Daisy, y está convencido de que sólo con la riqueza podrá seducirla, porque ella es la riqueza, es la posición social, es la belleza. Y en esa búsqueda errada se le va la vida, así como el sueño que generó a su país se fue muriendo cuando corrió hacia las dudosas metas del materialismo deshumanizado y el hedonismo estéril. © LA GACETA Eugenia Flores de Molinillo – Profesora de Literatura norteamericana de la UNT.

“Se respira la proximidad del fin de era” ... Viene de la página I. Cómo este “sueño” ya no constituye la suma de ansiedades, deseos, ha dejado de significar la felicidad para la gente que está metida en él. Esto ya está sucediendo a pesar de que existe mucha gente que continúa emigrando. Aparecen pequeños síntomas, como el caso de las familias mexicanas que antes vivían de la plata que les enviaban desde Estados Unidos y ahora tienen que mandar dinero para allá. Al latinoamericano le fascina su casa, su comida, sus olores, y quiere estar con su mamita y sus amigos de la infancia. En la novela hay muchos que se cuelan -hay un personaje que ha entrado y salido 17 veces- y esto no es inventado, es la realidad. Entonces, la gente quiere ir a hacer unos pesos y volver, porque el sueño vuelve a estar en otro lado. La inspiración de la gente no es quedarse allí para siempre. - En esta novela abordas la violencia de género, el choque cultural, las fronteras como problemática social, lo particular en tensión con lo universal… ¿se trata de una novela que indaga la condición humana? - Bueno, cualquier cosa en ese sentido sería pretencioso. Mi intención fue ir escribiendo varias novelas, que las veía como capas y dimensiones diferentes de un mismo relato. Siento que estamos viviendo una época de crisis, pero también de epifanías y revelaciones que abren a una nueva etapa. Esta es una novela muy actual y esa fue mi intención; tratar de amarrar los hilos que nos permitan ubicarnos en esta época y decodificar qué es lo que está cambiando, porque el cambio se siente por todos lados, la proximidad del fin de era se respira. Cuestiones elementales como el agotamiento de los recursos del planeta, hasta multitudes que viven en condiciones infrahumanas. El desplazamiento, es decir, el fin de las naciones, el destierro como condición humana fundamental; gente que viene y va pero que no está marcada por el territorio. El piso que tienes bajo los pies ya no es lo que te contiene y determina. Luego, ese sentimiento de proximidad del fin… - ¿Sentimiento que refleja el personaje de Sleepy Joe? - El personaje de Sleepy Joe es un “limpiador”, es lo extremo, el gran purificador. El comete estos rituales sangrientos, tan payasos y tan atroces. Es un personaje que me encantó narrarlo, es como el místico frustrado, una suerte de San Juan de la Cruz “de pacotilla”, con sus botas de piel de culebra, sus abdominales y su bronceado. Su anhelo es limpiar esta cosa que según él representa el otro -el latino, el diferente- porque ya no se puede vivir con esa “suciedad”. - Hay una cuestión de hibridez cultural presente en los personajes… y pienso en el “spanglish” propio de los inmigrantes latinos en Estados Unidos.

María Paz no se da mucha cuenta de los problemas que tiene encima, y cada día supera el poquito que puede... Es la idea de la superación siendo una mujer del montón- porque no es culta. - María Paz -la protagonista de la novela- no tiene el anhelo de regresar porque no sabría bien a dónde volver. Yo quería un título muy “pop” que definiera la mezcla, una novela de frontera también en el terreno del lenguaje, y marcarlo desde el título. El tema del destierro -gente que no pertenece a ningún lado- se contrapone con la movilidad. Individuos que están siempre en el camino, se montan de arriba para abajo y se recorren Estados Unidos de punta a punta. También está el tema de los muros que separan a América Latina de América del Norte, pero yo necesitaba más muros. Por eso está el muro del apartamento donde se encuentra todo el horror de Sleepy Joe, la cárcel (llamada Manninpox) que es “el” muro: una especie de gran muralla disfrazada de castillo medieval, una alegoría de todo lo que se encierra para intentar dejar afuera lo peligroso, lo indeseable, al otro. Entonces María Paz es un personaje que básicamente atraviesa muros, como una mujer araña, ella tiene ese don. - ¿Esta es una novela que habla también sobre la dignidad? - Para decírtelo en términos ramplones, a mí el ser humano me gusta. Yo creo en su fuerza. Creo en el poder que tiene de transformar las cosas. Viniendo de un continente apaleado como el nuestro, lo que veo es gente con capacidad de cambiar y de sobrevivir. Yo creo que es un continente de “sobrevivientes”, no en un sentido peyorativo, sino de gente que puede lidiar con la vida, y de mujeres que saben lidiar con la vida. Me gustaba que María Paz tuviera una montaña de problemas encima totalmente inmanejable, trabajando ilegalmente, casada por interés con un policía blanco, con una madre inasible, una hermana con un problema mental grave y, por último, acusada de matar a su marido. María Paz no se da mucha cuenta de los problemas que tiene encima, y cada día supera el poquito que puede, recorre ese pequeñísimo trecho. Es la idea de la superación -siendo una mujer del montón- porque no es culta, no está formada, pero tiene unas ganas de vivir tremendas. Eso es dignidad. - ¿Crees que existen divisiones entre la denominada literatura culta y la literatura popular? El libro está lleno de referencias a autores como Dostoievski, Truman Capote, Dante Alighieri, pero también del Hombre Araña, Juanes o Shakira… - Todo lo que se escribe parece clasificado de antemano. Esto es serio, esto no es serio, esto corresponde a la gran literatura y esto a la literatura comercial. Son categorías prefijadas donde nada se escapa, se le marca el recorrido y los posibles públicos lectores antes de empezar. Siempre me hace gracia que cada nuevo autor europeo que surge se lo clasifica como “el nuevo Dostoievski”, o “el nuevo Proust”, “el nuevo Tolstoi”, pero nunca se lo atribuyen a un autor latinoamericano. Esa es una herencia que se la pasan entre ellos. Y lo que está fuera de ese círculo de prestigio parece quedar en un segundo plano. Nada más anti-literario que esos prejuicios de tipo “prestigista”, que además es una enorme tontería; muchos de los mitos contemporáneos vienen de esa base de la literatura popular, ¡pensemos en el Quijote! Esta es una novela de frontera también en ese sentido, que puede saltar de lo más bajo a lo más alto con total libertad y encontrar sustancia de lado a lado. © LA GACETA

26-05-2013 Literaria LA GACETA  

Domingo 26 de mayo de 2013 Literaria LA GACETA

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you