Page 1

SAN MIGUEL DE TUCUMAN, DOMINGO 26 DE FEBRERO DE 2012

2

3

“Tirando manteca al techo” es una obra de Roberto Alifano recomendada por Lucía Piossek como un buen libro para el verano

Magdalena Ruiz Guiñazú regresa a los textos de ficción con “La casa de los secretos”, una novela de época, con rasgos autobiográficos.

5 a SECCION

E N T R E V I S TA A A X E L K U S C H E VAT Z K Y

“EL HOMBRE DEL OSCAR”. Axel Kuschevatzky es periodista especializado en cine, guionista y productor cinematográfico.

“La última sensación que deja una película es lo que hace que la gente la recomiende” Después de cubrir ocho entregas de los Oscar para Latinoamérica y a punto de cubrir la - ¿Cuáles son las grandes candidatas a llevarse el Oscar a la mejor película? - Este año fue difícil de prever porque cambiaron las reglas. Había un mínimo de cinco candidatas y un máximo de diez. Los números de la Academia no son públicos y por lo tanto nunca sabemos si la película premiada ganó por un voto o por mil de diferencia. Sí doy por sentado que entre las candidatas estarán The artist y El árbol de la vida. Pero no hay una película extraordinariamente popular que relativice el juego, como ocurrió con El señor de los anillos, Titanic o, en otra medida, con Avatar. Esta es una pregunta que debe hacerse la Academia porque tiene que ver con su propia subsistencia, que no pasa por los aportes de sus miembros (que son unos 6.000) sino por la venta de los derechos de la transmisión de los Oscar (que los tiene la ABC, cadena que pertenece a Disney). La Academia tiene un problema de financiación a futuro porque cada vez hay menos gente en Estados Unidos viendo la ceremonia. Después de casi de una década cubriendo la entrega, veo cómo enfrentan ese desafío tratando que la ceremonia sea más emocionante, buscando presentadores más jóvenes para buscar un público de menor edad, evitando que los rubros técnicos sean premiados en la misma ceremonia, etc. - ¿Cuáles son los criterios clave en la elección de los premiados? - Hay distintas instancias. Primero las ramas eligen a las candidatas. Los directores de fotografía, por ejemplo, son los que eligen “mejor director de fotografía”. Y me parece un buen mecanismo porque

de esta noche, nos cuenta cuáles son las grandes candidatas y cómo se eligen. El productor asociado de El secreto de sus ojos también revela algunas de las claves de la película argentina más exitosa de los últimos 35 años. “La división entre cine arte y cine popular es una estupidez”, sentencia y explica por qué descree de la crítica. Nos brinda, además, detalles sobre un entrevistado de lujo: Woody Allen

PERFIL Axel Kuschevatzky nació en Buenos Aires, en 1972. Es periodista, guionista y productor cinematográfico. Desde 2004 cubre la entrega de los Oscar para TNT. Fue productor asociado de El secreto de sus ojos, película ganadora del Oscar y una de las dos más taquilleras de la historia del cine argentino. También produjo Las viudas de los jueves, Plumíferos y Sin retorno. Fue co-responsable de los guiones de las series Casados con hijos y La niñera. Entre sus últimos proyectos pueden mencionarse Un cuento chino, protagonizada por Ricardo Darín, Todos tenemos un plan, protagonizada por Viggo Mortensen, y Metegol, película de animación que dirigirá Juan José Campanella. Es, además, director de la revista de cine La cosa y jefe de desarrollo y producción de cine de Telefé. Entrevistó a Woody Allen, Martin Scorsese, Clint Eastwood, James Cameron, George Lucas, Dustin Hoffman y Anthony Hopkins, entre otros. los que votan son especialistas en el tema. Luego todos votan “mejor película” y lo hacen eligiendo la que más les gustó, la que más los conmovió o la que creyeron que tendría más trascendencia. Y la verdad es que no hay mucho más que eso. Es un criterio subjetivo de 6.000 tipos pero pienso que es mucho más democrático que el de festivales de cine en los que votan seis personas, como el de Cannes, en los que muchas veces hay una agenda política o cultural. Me acuerdo que el presidente de un festival en el que participó El secreto de sus ojos (película de la que yo era uno de los productores) era Laurent Cantet, un director francés natura-

lista que obviamente no iba a votar a una película de las características de El secreto… Hay otros festivales, como el de Toronto, donde el que decide es el público. Nunca deja de ser subjetivo. Como no se trata de matemática pura sino de un proceso emocional, no me parece razonable que alguien diga “lo que yo siento vale más que lo que vos sentís”.

El secreto de sus ojos - Te tocó estar de los dos lados del mostrador, como periodista y como productor, en la ceremonia en que El secreto de sus ojos ganó el Oscar. ¿Cómo vivís esa dualidad?

- Lo que no podía fingir era objetividad, imparcialidad. En el Oscar estaba nominada la película de Michael Haneke y él le preguntó a Campanella si podían sacarse una foto juntos. Para Campanella, aunque el de Haneke no es el cine que le gusta hacer, ese pedido le pareció impresionante. Esa foto demostraba que la división entre cine arte y cine popular es una estupidez. Todos hacemos películas y todos queremos que funcionen. Cuando a una película le va mal hay una herida narcisista pero lo más grave es lo que te va a costar conseguir plata para la próxima. Cuando trabajaba adaptando Casados con hijos y La niñera, mi mujer me

decía que lo que tenía que hacer en terapia era decidir qué era. Si era periodista, guionista o productor. Pero concluí que ese era un problema de los otros y no mío. Para mí el cine es una única cosa. Primero veo las películas como simple espectador, me emocionan o no, y después las deconstruyo para analizarlas. En todos los años que hice periodismo de cine no me daba cuenta que eso me estaba preparando para hacer cine. Hoy me doy cuenta de que muchas de las entrevistas que hice fueron pequeños cursos con los mejores directores, actores, guionistas y productores del mundo. Me dio una mirada global sobre el proceso del cine porque pude entender qué pensaban un actor, un director, un guionista o un productor cuando hacían una película. - El secreto de sus ojos es una película con color local pero al mismo tiempo tiene un lenguaje universal. ¿Pensaban en un público internacional cuando la estaban haciendo? - Nos planteábamos qué cosas podían no entenderse fuera de la Argentina. Decidimos que no estuviera ambientada en el Proceso para esquivar el cliché y las lecturas facilistas. Por eso, siguiendo una obsesión que teníamos básicamente Eduardo Sacheri y yo, la ambientamos en 1974 y 1975, tratando de mostrar cómo llega la Argentina al Proceso. Les regalé a Sacheri y a Campanella López Rega, el libro de Marcelo Larraquy, y mientras armábamos la película hablamos mucho de La vida de los otros, la película de Florian Henckel. ... pasa a pág. 3


2

LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 26 DE FEBRERO DE 2012

LANZAMIENTOS / LA GACETA LITERARIA / ENTREVISTAS / LA GACETA LITERARIA / LANZAMIENTOS / LA GACETA LITERARIA

N

UN LIBRO

o v e d a d e s

p a r a

LA GRAN NOVELA LATINOAMERICANA Carlos Fuentes

$ 139

ALFAGUARA (448 PAGINAS)

Este ensayo es una lección magistral de literatura y prueba de que, en efecto, “el significado de los libros no está detrás de nosotros. Al contrario: nos encara desde el porvenir”. Una obra de referencia y materia de estudio sobre la evolución de la novela latinoamericana.

e l

EL PLAYBOY QUE REFLEJÓ A SU SOCIEDAD ◆

v e r a n o

LA LECTURA COMO SALVACIÓN ◆

Por Ester Nora Azubel*

Por Lucía Piossek*

SILUETAS DE PAPEL – EL AUTOR COMO LECTOR Carmen Perilli – María Jesús Benites (Compiladoras)

$ 55

CORREGIDOR (192 PAGINAS)

La intención del libro es poner en escena un conjunto de escrituras atravesadas por la figura del autor como lector y reflexionar acerca del lugar de la literatura latinoamericana de comienzos del siglo XXI.

MIENTRAS DUERME EL TIBURÓN Milena Agus

$ 65

EDHASA (176 PAGINAS)

Con mano maestra, Agus escribió una novela intensa, inolvidable y risueña. Con personajes quijotescos, que pelean sin pausa por alcanzar sus deseos, con una aguda sensibilidad para captar el ansia que los motiva y las debilidades que les impide alcanzarlos.

EL PUENTE DE LOS ASESINOS Arturo Pérez-Reverte

$ 135

ALFAGUARA (368 PAGINAS)

Nápoles, Roma y Milán son algunos escenarios de esta nueva aventura del capitán Alatriste. Acompañado del joven Íñigo Balboa, a Alatriste le ordenan intervenir en una conjura crucial para la corona española: un golpe de mano en Venecia para asesinar al dogo en una misa.

ELOGIO DE LO MEJOR. NUESTRA GÉNESIS Y EL MITO Jorge Emilio Gallardo

S/D

IDEA VIVA (183 PAGINAS)

Un conjunto de reflexiones sobre la problemática del mito y del confesionalismo con hechos que prefiguraron el nacimiento argentino y son rememorados a partir del bicentenario de la Revolución del 25 de Mayo de 1810.

NOCHES EN FITZROVIA Julián Maclaren-Ross

$ 73

LA BESTIA EQUILATERA (248 PAGINAS)

Este conjunto de relatos autobiográficos constituye un recuento de registro y diseño casi novelístico. Separado en dos partes (Francia e Inglaterra), nos asoma desde la primera línea a una vida escrita con un desapego y una elegancia inusuales.

EL OJO ABSOLUTO Gérard Wajcman

$ 92

MANANTIAL (280 PAGINAS)

Ver es un arma del poder. Desde la videovigilancia hasta la captación de imágenes en medicina, pasando por los satélites que barren el planeta, innumerables dispositivos se empeñan en volvernos íntegramente visibles. Se quiere ver todo, hasta la transparencia.

EL PERONISMO DE LA VICTORIA Jorge Bernetti

$ 60

COLIHUE (208 PAGINAS)

Un aporte a la comprensión del tiempo transcurrido entre el 17 de noviembre de 1972, el primer regreso a la Argentina de Juan Domingo Perón y el 13 de julio de 1974, cuando Cámpora renuncia a la presidencia de la República. Bernetti fue jefe de prensa de Cámpora.

¿Un libro para el verano? De los leídos en los últimos tiempos, estuve dudando entre dos de autores sudamericanos: La isla bajo el mar, de la narradora chilena Isabel Allende, y Tirando manteca al techo, del argentino Roberto Alifano, amigo personal, discípulo, amanuense de Borges y uno de sus biógrafos. ¿Por qué la opción por este último libro? Creo que a causa de una “deformación profesional”, producto de mi larga tarea universitaria: la de hallar en un libro no sólo pasatiempo sino también motivo de pensar, y, en este caso, sobre mi país. Tirando manteca al techo es mucho más que el desarrollo de un tema frívolo -como lo haría esperar su título-. Al describir la vida y hazañas de un playboy argentino, el legendario Macoco Alzaga Unzué, ofrece el retrato de un personaje que concentra, potencia y resume los excesos, el derroche y también, por qué no, algunos lados positivos de la sociedad porteña opulenta, sobre todo de la primera mitad del siglo XX. Alifano traza un agilísimo retrato basándose en las largas entrevistas que mantuvo con el famoso Macoco, quien le narraba sus aventuras en distintas partes del mundo, pero sobre todo en París –en cuyo Maxim’s “tiraba manteca al techo”-; sus encuentros amorosos con algunas de las mujeres más famosas y codiciadas de esos años, actrices de Hollywood entre otras; su magnanimidad para ayudar económicamente a amigos y conocidos… En fin, le trasmitía su sentido lúdico de la vida, al que acompañaba una fortuna aparentemente inagotable. Alifano maneja con maestría al mismo tiempo el relato y el diálogo. El suyo es un texto muy ameno, que puede también hacer las veces de material para un estudio sociológico, en la medida en que nos muestra con minucia el modo de vida de un grupo reducido, culto y muy acaudalado, de esa sociedad porteña que, como Macoco, vivía recorriendo los mejores lugares del mundo, pero para el cual el resto de la Argentina, el “país interior”, parecía simplemente…no existir…. © LA GACETA

CRÍMENES Ferdinand Von Schirach

* Doctora en Filosofía, profesora emérita de la UNT.

Seleccionar un solo libro para el verano produce la incomodidad inevitable de haber relegado injustamente otros. Además, el concepto de “verano” es particular; algunos lo asocian al entretenimiento (la “novelita” del verano) mientras que otros, por el contrario, al tiempo despojado de obligaciones, ideal para sumergirse en universos y lenguajes complejos. Posiblemente las estaciones sean irrelevantes para quienes viven de la lectura de libros. En todo caso, para mí el “verano” es siempre ficciones. La novela en cuestión se titula La ladrona de libros, del australiano Markus Zusak (traducción de Laura Martín de Dios, 539 páginas). Tiene la virtud de reunir las condiciones para gratificar a lectores de los dos grupos mencionados. Su extensión se reduce por el ritmo sostenido y el tono de la narración; ello permite una lectura fluida de modo que, hacia las últimas páginas, el lector es ya un cautivo irredimible del destino de los personajes cuyas historias –narradas por la Muerte- se presentan por “entregas”, a la manera de un folletín. De esta singularidad inicial, precisamente por la perspectiva de una muerte-personaje frágil y por momentos, con sentido del humor, pasamos a la trama de un mundo donde la guerra, el hambre y el abandono se han naturalizado. La historia transcurre cerca de Munich, durante la Segunda Guerra Mundial; Liesel, una niña alemana adoptada (su mirada nos informa sobre la vida y los personajes del pueblo), comparte su experiencia de superviviente con Max, un judío escondido en el sótano de la casa. La pasión por los libros (y el estatuto de las palabras gravitando en la prosa, otorgándole espesor al relato) es, indudablemente, el tema de la novela: la lectura como salvación, la escritura como medio para superar el horror de la guerra, los relatos narrados en voz alta para soportar el dolor y el miedo. De ahí que, en la Alemania nazi de La ladrona de libros, los libros son robados, leídos, escritos y por supuesto, también quemados. © LA GACETA * Profesora de Literatura del siglo XX de la UNSTA.

$ 85

SALAMANDRA (190 PAGINAS)

Primera obra literaria de Ferdinand von Schirach, esta serie de relatos basados en la experiencia profesional de este reputado jurista alemán fue la revelación editorial y uno de los mayores éxitos de los últimos años en su país. Original, revelador y lleno de matices.

¡QUÉ CIRCO ¡ MEMORIA Y PRESENTE DE MEDIO SIGLO DE ROCK ARGENTINO Miguel Cantilo

$ 84

GALERNA (320 PAGINAS)

En este libro se plantea un recorrido cronológico por el “circo”, como se bautizó al ambiente cultural del rock, que sirve también para pensar las transformaciones que ha vivido la sociedad en los últimos cincuenta años.

¿Y SI SUPIERAS LA VERDAD QUE HARÍAS? Víctor Gelvez

$ 80

EDITORIAL DUNKEN (232 PAGINAS)

El autor muestra una visión nunca antes imaginada explicando en detalle todas sus investigaciones para poder comprender la verdadera naturaleza cósmica del ser humano. ¿Cómo será la ascensión del planeta en el 2012?¿Llegará el tan esperado encuentro extraterrestre con la humanidad? son los interrogantes que aparecen.

NUESTRO PLANETA, NATACHA Luis María Pescetti

$ 46

ALFAGUARA (336 PAGINAS)

La seño Greichu les propone a los chicos un proyecto para todo el año: el planeta y la supervivencia de la humanidad. Visitas, cartas y trabajos se suceden mientras ellos reflexionan sobre cómo cuidar nuestro planeta y a la especie humana.

FICHA Título: Tirando manteca al techo Autor: Roberto Alifano Género: Biografía Editorial: Proa Año de publicación: 2011

FICHA Autor: Markus Zusak Género: Novela Editorial: Lumen Año de publicación: 2007

FRAGMENTO “No eran épocas rosadas en el mundo. Los Estados Unidos, que habían disfrutado con esplendor los llamados Años Locos, entraron de pronto en una crisis económica sin precedentes en el mundo capitalista (…) Como siempre ocurre, hay quienes se benefician con esos desbarajustes. Vos, Macoco, fuiste uno de esos privilegiados. Te manejabas con pesos argentinos y tus principales recursos económicos te llegaban a través del Banco de la Nación. Épocas increíbles en el mundo, cuando los europeos y luego los americanos del norte compraban nuestro dinero para cubrirse de las devaluaciones y sostener sus ahorros. Fueron los días en que hiciste inversiones, vos, que eras quien menos se ocupaba de esos incómodos menesteres. Tenías una fabulosa cuenta bancaria y demasiadas extensiones de campos en tu país te respaldaban. Compraste campos en el Estado de Arizona y te dedicaste por un tiempo a la cría y cruza de ganado. En tu país (…) tu administrador (…) te decía en un grueso resumen que contabas con 40.000 vacas y 20.000 ovejas repartidas en las más de 15.000 hectáreas que habías heredado ¡Qué podía preocuparte a vos el Crack Económico de esa generosa tierra que te permitía vivir, con poco dinero, como un verdadero príncipe renacentista! ¡Que haya más crisis, que viva la crisis! Si total… ”

FRAGMENTO “Max había arrancado varias páginas de Mein Kampf y las había blanqueado con una capa de pintura. […] las había tendido en unas cuerdas de un extremo a otro del sótano, sujetándolas con pinzas. Una vez que estuvieron bien secas, empezó la parte difícil […] enhebró las palabras en su mente hasta que consiguió repetirlas sin equivocarse. Sólo entonces empezó a trasladar la historia al papel, que se había abombado por la tensión del proceso de secado de la pintura. […] Calculó que necesitaría 13 páginas, así que blanqueó 40, previendo cometer el doble de meteduras de pata que de aciertos.[…] Cuando terminó, utilizó un cuchillo para agujerear las hojas y las unió con un cordel. El resultado fue un librito de 13 páginas”.


LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 26 DE FEBRERO DE 2012

3

LANZAMIENTOS / LA GACETA LITERARIA / ENTREVISTAS / LA GACETA LITERARIA / FRAGMENTOS / LA GACETA LITERARIA

Secretos, amores y desencuentros en las décadas del 50 y 60 atrapante novela que gira en torno a una casa que alberga múltiples historias

- Después de dos libros impactantes como Secretos de Familia y Héroes de un país del Sur, que pasaron de medios audiovisuales a la imprenta, ¿cómo surgió la idea de una novela netamente literaria? ¿Fue una asignatura pendiente? - Yo tenía escrita una parte de La casa de los secretos y fui la primera en sorprenderme porque Secretos de Familia y Héroes de un país del Sur tuvieran tanta aceptación. En general los productos televisivos provienen de lo literario y aquí fue al revés. Sin embargo, siempre fueron proyectos distintos.

NOVELA LA CASA DE LOS SECRETOS MAGDALENA RUIZ GUIÑAZÚ (Sudamericana - Buenos Aires) Además de ser una periodista reconocida por su excelencia y seriedad, Magdalena Ruiz Guiñazú es una muy buena escritora, autora de novelas y libros de cuentos y relatos. La casa de los secretos es una novela de época, ambientada en las décadas del 40 y 50 principalmente, con algunos rasgos probablemente autobiográficos. Narra la historia de una familia tradicional porteña, cuya moral conservadora y muy religiosa, le obligará a resguardar pasiones que se van desovillando y revelando en el transcurso del libro, escrito en primera persona. La casa- un petit- hotel estilo francés ubicado en la calle Paraguay de Buenos Aires- será testigo en su interior, de la adolescencia de la protagonista y su entorno familiar: padres, hermanos, abuela, tíos. De ese lugar la autora rescata una historia de amor de dos de sus personajes principales, María Teresa y Vicente, plasmada de una manera creíble y fluida. Mientras esto ocurre en la casa, puertas afuera la obra da cuenta de los acontecimientos previos a la llegada de Perón al gobierno, la ley de divorcio, la muerte de Evita, el bombardeo a Plaza de mayo, la quema de las iglesias, configurando un revival de la historia argentina de las décadas citadas. La casa cumple el papel que desde siempre se le asignó a una vivienda: refugio, protección, vida familiar y convivencia. La magia está adentro, entre sus secretos, como ocurría con La casa, de Manucho Mujica Laínez; Memoria de las casas, de María Angélica Bosco; La casa del ángel, de Beatriz Guido; Casa tomada, de Julio Cortázar, y tantas otras. Y en esta novela sucede algo similar. Conversaciones secretas, religiosas protegidas de la barbarie desatada, enfermedades curadas, amores correspondidos y no. El lenguaje de época, las costumbres y actitudes perfilan un Buenos Aires en el que el Teatro Colón, las confiterías París o El águila, los colegios religiosos, los nosocomios, son aludidos junto a la Bidú cola, el tocadiscos Winco, el helado Laponia, la música clásica, el teatro y el cine, en un fresco de época bien logrado. Al regresar a “Casatriste” -como llamaba a La casa la protagonista de la voz narradora- muchos años después, la hallará peor aún, convertida en un hotel. Otro tanto sucede con su vuelta a la quinta familiar semiabandonada, a mi criterio una de las partes más emotivas y relevantes de la novela que cierra con una “vuelta de tuerca” final como broche de oro de una historia verosímil, de lectura accesible, atrapante. LA GACETA

HORACIO SEMERARO ◆

E N T R E V I S TA A M A G D A L E N A RUIZ GUIÑAZÚ “Nunca hay que volver a las casas ‘de antes’”

- ¿Cuánto hay de autobiográfico y cuánto de ficción en La casa de los secretos? - Es una mezcla. Hay muchos episodios vividos, otros son absolutamente inventados. Siempre me ha gustado imaginar lo que, como decía Tomás Eloy Martínez, “...si no es cierto, merecería serlo”. - Ser una periodista tan reconocida ¿limitó su capacidad de expresión a la hora de narrar los hechos políticos o religiosos y las actitudes asumidas por los personajes? - Para nada. Creo que después de más de 20 años de un programa cotidiano, el periodista se muestra tal como es y su historia personal es también conocida. - Una de las protagonistas principales asiste a las honras fúnebres en honor a Evita. ¿Este hecho está dentro de la ficción o de lo autobiográfico? - Esto es absolutamente cierto. Fui con mi hermana mayor y el relato corresponde a la realidad. - Es fascinante esa abuela tucumana en su salida a la Confitería París con su nieta, la protagonista. ¿Existió realmente o es inventada? - En realidad la abuela tucumana es la que me habría gustado conocer. Aunque no existió, esa es la imagen que inventé para ella. No conocí a mis cuatro abuelos pero trato de ser una abuela “recordable”. - La novela transcurre en dos planos, el de la vida de la familia y el histórico. ¿Cuál le causó más satisfacción escribir? - Los dos. Es también como volver a ver las películas que siempre recordaremos. - Escribir sobre lo vivido es indudablemente hacer catarsis y a veces suele ser doloroso: ya no hay vuelta porque podemos cambiar el presente o el futuro pero no el pasado. ¿Lo vivió así en determinados momentos? - No, realmente. Me gusta mucho escribir y fantasear. Además, como puede leerse, “el pasado no está en venta”.

RECUERDOS. Magdalena Ruiz Guiñazú dice que es traumático volver a las casas “de antes”.

PERFIL

Magdalena Ruiz Guiñazú es periodista y escritora. Conduce el programa “Magdalena tempranísimo” en Radio Mitre y es columnista del diario Perfil. Integró la CONADEP en 1984 y obtuvo, entre múltiples distinciones, 15 premios Martín Fierro y cuatro Konex. Es autora de los libros Historias de Hombres, mujeres y jazmines, Huésped de un verano, Había una vez...la vida, Secretos de familia y Héroes de un país del Sur.

- Volver a la casa donde se vivió, ¿no es “matar un poco los recuerdos”, si ya todo cambió? - Nunca hay que volver a las casas “de antes”... Es muy traumático y no sirve. - ¿Cuánto tiempo le llevó escribir el libro? - Un año aproximadamente. Mi horario de levantarme a las cuatro de la mañana hace que escriba cuando puedo. - ¿Qué se siente cuando sale un libro tan interesante “de sus propias tintas”? - Escribirlo me produjo mucha alegría y esfuerzo. Me gustó hacerlo. © LA GACETA

E N T R E V I S TA A A X E L K U S C H E VAT Z K Y

“La última sensación que deja una película es lo que hace que la gente la recomiende” (viene de pág .1)... Se trata de una película que cuenta algo profundamente alemán pero que se entiende en cualquier lugar, en la que si el espectador tiene información sobre el contexto enriquece su mirada pero no es una película que requiere esa información para ser comprendida. - ¿Cómo trabajaron con la novela de Eduardo Sacheri? - Eduardo es un tipo como nosotros, no tiene ínfulas. Juan Campanella no siente que es un artista, siente que es alguien que labura haciendo cine. El había leído los cuentos de Eduardo y le habían encantado. Así llegó a la novela. En ese momento estaba muy enganchado con sonatas de Beethoven y me decía que quería hacer algo similar con una película. Dos temas en paralelo que se unieran en la coda final. Antes de saber qué película quería hacer, Campanella pensaba en la estructura. Eso es algo que tienen directores como Martin Scorsese o Christopher Nolan. Cuando leyó el libro de Eduardo, La pregunta de sus ojos, una novela que había pasado bastante desapercibida, Campanella sintió que había encontrado el texto que se adecuaba a la estructura que quería. Entonces se sentaron a trabajar juntos en el guión. Cuando leí la segunda versión, le hice una devolución en la que le planteé lo que yo consideraba que eran problemas de estructura. Como una muestra de grandeza, tomó lo que le dije y luego, con algunos pocos cambios derivados de testeos con público, salió el guión definitivo. Después la película hizo el recorrido

ideal de cualquier película no norteamericana. Estuvo nominada a los premios Bafta (British Academy of Film and Television Arts), algo que nunca había pasado con una película argentina. Estuvo nominada como mejor película en los premios de la Academia de cine europeo, ganó el Goya, el Oscar y fue la película argentina más exitosa de los últimos 35 años y una de las dos más taquilleras de la historia del cine argentino. - ¿Cómo fue la experiencia de Las viudas de los jueves? - Fue un trabajo casi simultáneo con el de El secreto… Me metí mucho en el proceso de lanzamiento. Fue muy exitosa (casi 600.000 espectadores) aunque obviamente estuvo lejos de los 2,5 millones de espectadores de El secreto… Creo que Las viudas… tuvo un problema conceptual de casting. Desde la lógica comercial y actoral el elenco era buenísimo pero pienso que, desde la lógica narrativa, los personajes no deberían haber tenido 35 o 40 años. Se trata de personajes que afrontan la posibilidad de perderlo todo y de no poder reconstruirse. Entonces tendrían que haber sido tipos de más de 50 años, de una edad en la que es muy difícil reinventarse. Hay cosas que funcionan en una novela y no necesariamente en una película. Otro punto, por ejemplo, es que la película era angustiante. El secreto…, en cambio, si bien era una película angustiante, tenía una suerte de truco final que hacía que te fueras feliz del cine. Ahí aprendí que la última sensación que deja una película es lo que hace que la gente la recomiende.

- ¿En qué etapa está Metegol, la película de animación que estás haciendo con Campanella? - Es una película de aventuras, basada en un cuento de Fontanarrosa, que empezamos a hacer antes de El secreto…, en la que soy argumentista además de productor asociado, y que seguramente se podrá ver a principios de 2013. En nivel de animación está a la altura de una película como Mi villano favorito o de las de Dream works. De hecho el director de animación es el de Mi villano favorito, la directora de iluminación es la de Cars, hay mucha gente de Dream works. Es un experimento rarísimo y carísimo. Con un presupuesto de 11,5 millones de dólares es la más cara de la historia del cine argentino.

La crítica y el futuro - ¿Por qué La cosa, la revista de cine que dirigís, elude deliberadamente la crítica? - Es fácil hacer crítica porque la opinión de cualquiera tiene validez. Termina muchas veces en un “me gustó o no me gustó”. La crítica vive dentro de un mundo propio que no tiene que ver con el proceso de hacer películas o de venderlas. Creo que tiene un valor muy relativo y que termina siendo poco interesante. Salvo que esos críticos terminen haciendo películas, como pasó con Francois Truffaut, o que sus abordajes sirvan para una relectura profunda, como ocurrió con los críticos de la Nouvelle vague. Pero, en general, si quiero leer algo sobre cine quiero leer a los que hacen películas y no a un tipo que vive a media cuadra de mi casa. Para eso le toco el timbre. Además pasó el tiempo y muchas cosas cambiaron. Hace 15

años, cuando yo lograba publicar una nota era un triunfo. Hoy un tipo en un blog puede tener el mismo efecto que un crítico de Clarín. - ¿Y qué influencia crees que tiene hoy la crítica de los medios tradicionales? - Si se trata de una película de nicho, la puede ayudar o la puede lastimar porque le da exposición. Esa película no puede tener una página de publicidad. Pero para una película de perfil alto es irrelevante. - ¿Qué futuro tiene el cine en una época en el que surgen sitios de distribución gratuita de películas como Cuevana? - Lo de Cuevana es un ejercicio ilegal para vender publicidad. Si le mando una carta documento tienen que bajar mi película porque la ley está de mi lado. Considero que atentan contra la industria porque hacer películas implica sueldos y otros costos muy altos. También hay mucha hipocresía, desde el lado del consumidor, en los que dicen “el cine está caro”. De todos los entretenimientos públicos es el más barato. Comparémoslo con el costo de una entrada de teatro, de un recital o de un partido de fútbol. Es cierto que a los sistemas de streaming legal les falta trabajar mucho la oferta y adecuarse a las necesidades del consumidor. Y por eso aparecen sitios como Cuevana. Pero las necesidades del consumidor no son todo. Hay que aceptar que hay reglas, que hay derechos que debemos respetar como los de autor. Con respecto al futuro del cine, creo que la primera ventana del cine, el evento, se va a mantener. El espectador va a pedir cada vez más. Las películas tendrán

que emocionar, ofrecer más innovaciones -como el 3D- que marquen diferencias con ver la película en la casa, se acortarán los tiempos de permanencia en cartelera, etc.

Woody Allen - Alguien que tiene una relación conflictiva con la ceremonia del Oscar, los premios y la industria es Woody Allen, a quien entrevistaste. - Creo que no va a la entrega porque es más fóbico que otra cosa. En 2002 fue por los atentados de las Torres. Escribe en la casa y filma nueve semanas al año en la ciudad en que está haciendo su película. Tiene un planteo de producción y financiación que choca con el planteo habitual de financiación de las producciones norteamericanas. Allen se reserva el 50% de los derechos y los actores cobran el mínimo que fija el sindicato de actores. Quien invierte en una de sus películas, lo hace por el prestigio que implica. Un amigo mío produjo dos películas de Allen (Vicky Cristina Barcelona y Conocerás al hombre de tus sueños) y me contaba que básicamente consiste en poner la plata y esperar un año para que la película esté lista, sin participar en el proceso de la película. El hace la película que quiere. A mí Allen me pareció un falso bohemio. Donde la gente ve un artista sensible que se deja llevar por el viento, yo vi un tipo analítico en pleno control de las finanzas, que conoce muy bien el negocio del cine. Media noche en París fue la película más exitosa, desde el punto de vista económico, de toda su carrera. - ¿Qué lugar tiene la mujer en su obra?

- Le gustan mucho las mujeres y lo hablé con él. Pero le gusta fundamentalmente cómo dan en cámara. “Keaton –me dijo refiriéndose a Diane Keaton-, en persona, era una mujer chiquita, no demasiado llamativa, pero en cámara era una de las mujeres más hermosas del mundo”. Lo cierto es que en sus películas han estado varias de las actrices más hermosas de Hollywood de los últimos 30 años y generalmente han salido muy lindas. Y no es casual. Allen trabajó con dos de los mejores directores de fotografía (Gordon Willis, el director de fotografía de El Padrino, y Sven Nykvist, director de fotografía de Bergman). Cuando en sus películas se ve algo feo es deliberado, como pasa por ejemplo en Dulce y melancólico o en las escenas del mundo real de La rosa púrpura del Cairo. A pesar de ser alguien muy ligado a las palabras, lo visual le tira mucho. -¿A quién te gustaría entrevistar? - La de Allen fue una increíble clase privada de una hora. El problema es que después de eso, casi todo parece menor. Pero sí me gustaría entrevistar largo a quienes entrevisté corto: Martin Scorsese, Clint Eastwood. Lo que me empieza a pasar ahora es que me pongo a pensar con quién me gustaría trabajar. En 2011, por ejemplo, estuve trabajando en una película con Al Pacino e hice una película con Viggo Mortensen.

© LA GACETA


4

LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 26 DE FEBRERO DE 2012

Los libros que INSPIRARON a seis candidatas al Oscar a la MEJOR película MISSISSIPPI, OTRAS LLAMAS

TRAGEDIA EN EL PARAÍSO

UN PLAN PARA DERRIBAR LOS PREJUICIOS

LA NOVELA DETRÁS DE UNA DE LAS DOS GRANDES CANDIDATAS

LAS ESTADÍSTICAS Y EL BÉISBOL

NOVELA

LOS DESCENDIENTES KAUI HART HEMMINGS

NOVELA

THE HELP

La novela arranca con el relato del narrador, un hombre que acompaña en un hospital a su esposa, quien está en coma a raíz de un accidente. Allí se le revela, por un lado, que ella morirá y, por otro, que tenía un amante. Entonces decide buscarlo, intuyendo que es la persona a la que verdaderamente amó, y ofrecerle la oportunidad de despedirse. Al mismo tiempo empieza a reconsiderar la relación que tiene con sus hijas, dos adolescentes con las que está distanciado. Todo esto ocurre en Hawai, un lugar en el que la belleza de sus escenarios contrasta con el drama que albergan.

KATHRYN STOCKETT La película Historias cruzadas está basada en esta novela, el debut literario de Katrhyn Stockett. Después de ser rechazado por 60 agentes editoriales, el libro se publicó en 2009 y vendió cinco millones de ejemplares. The Help, un texto con alto contenido autobiográfico, cuenta la historia de Skeeter, una chica de 22 años que vuelve a su casa, en Mississippi, después de estudiar en la universidad. La acción transcurre a principios de los 60, época en que la distancia entre negros y blancos sigue siendo profunda en el sur norteamericano. La protagonista sufrirá la presión de su madre, quien quiere ver a su hija rápidamente casada y lejos de sus anhelos de convertirse en escritora y de Aibileen y Minny, las empleadas domésticas negras con las que está encariñada. Estas son los otros dos personajes centrales de la historia que, junto a Skeeter, urdirán un plan para desarmar los prejuicios que impregnan a su ciudad. El libro se publicó en España con el título de Criadas y señoras.

El título del libro está relacionado con otro de los nudos de la historia. Matt King, el protagonista, desciende de un monarca hawaiano y es el abogado que administra una serie de hectáreas familiares que constituyen la última porción de tierra nativa de Hawai. La familia ha decidido venderlas y él, en medio de la crisis de identidad que atraviesa, debe llevar adelante el traspaso. La editorial Debolsillo ha lanzado en la Argentina una edición de la novela con George Clooney, el protagonista de la película, en la tapa.

UN CABALLO ATRAPADO EN LA PRIMERA GUERRA

UN PERSONAJE REAL AL QUE INTERPRETA BRAD PITT NOVELA

MONEYBALL MICHAEL LEWIS La novela aborda la faceta económica de una de las dos pasiones deportivas de los norteamericanos a través de la historia de Billy Beane, el manager de un equipo de béisbol al que intenta llevar a la gloria pero con escasos fondos para lograrlo. Después de perder nuevamente una temporada, Beane decide apoyarse en los cálculos estadísticos de un joven economista graduado en Yale para fichar nuevos jugadores y nutrir sus aspiraciones de éxito. Esta heterodoxa forma de conformar el equipo le genera una ola de críticas. Pero Beane se aferra a su método, a pesar de que los primeros resultados del nuevo campeonato son negativos. El protagonista, que en la película es interpretado por Brad Pitt, está basado en un personaje real, un hombre que revolucionó los sistemas de reclutamiento dentro del béisbol. El autor del libro, un ex financista que escribía libros sobre el mundo bursátil, convirtió a su novela en una referencia obligada para los grandes actores del mundo del béisbol.

HUGO CABRET Y EL AUTÓMATA

UN CHICO, UNA LLAVE, UNA BÚSQUEDA

EL PERSONAJE QUE SALTÓ A LAS TRES DIMENSIONES UN PADRE MUERTO EN LOS ATENTADOS DEL 11 S NOVELA

INFANTIL

LA HISTORIA QUE SEDUJO A STEVEN SPIELBERG INFANTIL

TAN FUERTE, TAN CERCA JONATHAN SAFRAN FOER

CABALLO DE GUERRA MICHAEL MORPURGO

Oskar Schell, un chico de ocho años que aparentemente sufre el síndrome de Asperger, es el protagonista de esta novela aparecida en 2005, la segunda de las tres que lleva publicadas su autor, un joven escritor norteamericano nacido en 1977. El niño descubre una llave oculta en un jarrón que era de su padre, muerto en 2001, durante el ataque a las Torres gemelas, y decide buscar, por toda la ciudad de Nueva York, el significado de esa llave. Y, paralelamente, descubrir por qué su padre, quien no trabajaba en los edificios de los atentados, encontró la muerte ese 11 de septiembre. El libro tiene, por momentos, artificios experimentales como páginas en blanco y otras con una sola frase o con una tipografía ilegible. Algunos han señalado que esa búsqueda de originalidad es forzada dentro del texto pero, en general, la crítica y el público han recibido muy bien a la novela. El libro fue traducido y publicado en España por la editorial Lumen pero todavía no ha llegado a nuestras costas.

Esta novela infantil gira en torno a la historia de Joey, un caballo que es vendido al ejército inglés y embarcado a Francia en los comienzos de la Primera Guerra Mundial. Su jinete, el capitán Nicholls, muere y el caballo empieza a vivir una serie de peripecias en los dos lados del conflicto. Mientras tanto, su viejo dueño, un adolescente que no tiene la edad suficiente para enlistarse, decide ir a buscar a Joey para llevarlo a casa. El libro, publicado originalmente en Inglaterra en 1982, con sus altas dosis de épica y aventura se adapta perfectamente a las fórmulas a las que Steven Spielberg, el director de la película homónima, les ha sacado tanto rédito. Una trama en la que se combinan la acción, la lealtad, la angustia y un mensaje esperanzador nutre al film que tiene seis nominaciones para las estatuillas que se otorgarán esta noche. A fines de noviembre, la editorial Planeta lanzó en nuestro país una versión en castellano.

LA INVENCIÓN DE HUGO CABRET BRIAN SELZNICK El autor de La invención de Hugo Cabret describe a su libro como una combinación de novela gráfica, libro ilustrado y álbum de fotos. Lo concreto es que la mitad de sus páginas tienen ilustraciones en blanco y negro y fotografías. El libro está dirigido a chicos de entre 10 y 12 años. Hugo Cabret es un huérfano que quiere reparar un autómata. El protagonista cree que así podrá encontrar un mensaje de su padre. Para ello se encontrará con un juguetero al que le robará piezas para el autómata y con una chica que lo ayudará a lograr su objetivo. En medio de su aventura, Hugo se fascinará con el cine y con los relojes de la estación de tren en la que vive. Brian Selznick (New Jersey, 1966) es autor e ilustrador de varios libros infantiles. La invención… se publicó en 2007, se transformó en un best seller y llamó la atención de Martin Scorsese, quien lo transformó en la película de 3D que logró 11 nominaciones de la Academia de Hollywood.

26-02-2012 LITERARIA LA GACETA  

Domingo 26 de febrero dee 2012 Literaria LA GACETA

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you