Page 1

SAN MIGUEL DE TUCUMAN, DOMINGO 21 DE OCTUBRE DE 2012

2

3

“Siempre queda algo por decir”, afirma el poerta Jorge Leonidas Escudero: a los 92 años acaba de editar un nuevo libro.

Herta Müller evoca el holocausto poco conocido de los rumanos de origen alemán en Todo lo que tengo lo llevo conmigo.

5 a SECCION

LACONQUI.COM

EL IDIOMA

DE LOS ARGENTINOS

¿Cuál es, en verdad, nuestro idioma actualmente? ¿El del habla cotidiana? ¿El de la oralidad

Por Alina Diaconú

PARA LA GACETA - BUENOS AIRES

periodística? ¿El del léxico utilizado en los programas de televisión? ¿O, asimismo, el que se refleja a través de la palabra escrita, a través de un libro, de un artículo, de un mensaje de texto -vía celular- o en los diálogos de las redes sociales? El que enseña a hablar enseña también a pensar. Anónimo l idioma es, según el diccionario, el modo particular de hablar de un grupo de personas. Y, como ya lo sabemos, es algo dinámico, rico, que se renueva permanentemente, siguiendo modas y modos de vivir y de ser, reinventándose a sí mismo (a veces con vocablos pintorescos, otras, no tanto), representando así una suerte de crónica de tiempos y de costumbres. Cuando, en 1928, Borges publicara El idioma de los argentinos no existía la televisión, ni Internet, ni el correo electrónico, ni la telefonía móvil, ni el lenguaje digital, ni los e-books, ni las tabletas, ni la globalización, ni tantas otras cosas que significarían páginas y páginas de enumeraciones. Eran épocas en las cuales la gente todavía leía libros de literatura, hablaba con un lenguaje más o menos cuidado, existían las tertulias y las charlas de café tenían otro carácter, donde la mujer hacía su aparición -pero no demasiado- sobre todo en ciertos ámbitos artísticos o intelectuales. En su libro, Borges se refería más que nada al idioma de los escritores argentinos y lo dividía en dos modalidades o en dos conductas literarias, típicas de aquellos años y que, ostensiblemente, le disgustaban: “una, la de los saineteros que escriben un lenguaje que ninguno habla y que si a veces gusta, es precisamente por su aire exagerativo y caricatural; otra, la de los cultos, que mueren de la muerte prestada del español. Ambos divergen -sostenía Borges- del idioma corriente: los unos, remedan la dicción de la fechoría; los otros, la del memorioso y problemático español de los diccionarios”. Y subrayaba que “Equidistante de sus copias, el no escrito idioma argentino, sigue diciéndonos, el de nuestra

E

pasión, el de nuestra casa, el de la confianza, el de la conversada amistad”. Acaso en estos cuatro aspectos perennes podríamos reparar al trasladar al hoy la idea borgeana, y dejando de lado los aspectos ya superados por la historia, del sainete “popular” y del español supuestamente “culto” de los años 20. Borges amaba el idioma argentino de sus mayores. Y lo manifestó así: “El tono de su escritura fue el de su voz; su boca no fue la contradicción de su mano. Fueron argentinos con dignidad: su decirse criollos no fue una arrogancia orillera ni un malhumor. Escribieron el dialecto usual de sus días: ni recaer en españoles ni degenerar en malevos fue su apetencia (…) Hoy, esa naturalidad, se gastó”. Aludía a escritores como Sarmiento, Echeverría, Mansilla, Wilde y consideraba honrosas excepciones a Güiraldes y Schiaffino. Remarcaba dos palabras que le gustaban del idioma de los argentinos y que siguen actuales e irreemplazables: “macanudo” y “lindo”. Alberto Girri cuando nombraba el idioma que identifica a esta zona del sur de América del Sur, lo separaba del español y de otras versiones latinoamericanas, llamándolo “nuestro castellano del Río de la Plata” (Argentina, Uruguay).

Idioma sin papel ¿Qué pasa hoy con el idioma de nuestros escritores? ¿Cuánto ha influido el hecho de que la pantalla de la computadora ha reemplazado prácticamente al papel, de que, a pesar de seguir enseñándose en la escuela y usándose en ciertos documentos, la escritura a mano se ha vuelta casi impracticable; cuando la correspondencia y los diarios manuscritos que constituían un género literario aparte ya no existen para ser atesorados por coleccionistas, grafólogos, bibliotecas y museos? ¿Cómo se tra-

duce el léxico de los estereotipos, de las siglas y de los apócopes en la escritura? ¿Cómo ha cambiadosi es que cambió esencialmente- el estilo mismo por estas razones ligadas a las nuevas formas de comunicación de la tecnología, donde surge también un inglés españolizado, con palabras como resetear, tuitear, escanear (que serán aprobadas a partir de 2014 por la Real Academia Española). En lo literario vemos cómo se han ido muriendo las frases largas y elaboradas a favor de un minimalismo formal, de oraciones cortas, directas y, en el caso de la ficción, en textos donde los propios editores piden abundantes diálogos que faciliten la lectura? ¿Escribimos como hablamos y hablamos como escribimos? “La lengua es su uso”, aseveró Silvio

“Escribieron el dialecto usual de sus días: ni recaer en españoles ni degenerar en malevos fue su apetencia. (...) Hoy, esa naturalidad, se gastó”. Martin, Director de Lingüística de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. ¿Cómo se ha modificado el idioma de los argentinos de hoy, teniendo en cuenta que el público lee mucho menos, porque tiene menos tiempo, porque la vida tiene otro ritmo y porque su concentración ya no puede enfocarse durante lapsos muy largos en las páginas de un libro? Claro que el fenómeno es mundial en cuanto a lo que implica la influencia del lenguaje digital en el vocabulario de la gente y de los que escriben. Volviendo a la Argentina, una encuesta realizada este año por Targe Group Index (y publicada por el diario La Nación) entre más de 10.000 argentinos,

entre 12 y 75 años, demostró que sólo una de cada diez personas leía y que las mujeres son más aficionadas a la lectura que los hombres. Pareciera ser según la encuesta de TDI- que el 12% de las mujeres lee en forma habitual, contra el 9% de los hombres. Ya conocemos el divulgado dato de que los chicos leen entre 0,89 y 1,3 libro por año, mientras que en Brasil la cifra asciende a 3,3 libros y en México a 10. Los jóvenes leen cada vez menos y los que compran libros es porque en los colegios se lo piden. Además, hay otro dato alarmante dado a conocer por un estudio de la asociación Proyecto Educar 2050 y que dice que un 52% de nuestros alumnos adolescentes no comprende lo que lee. La gravedad de esta situación nos remite a aquella frase de Boileau: “Lee y conducirás, no leas y serás conducido”. En cuanto a los adultos, el Ministerio de Educación de la Nación afirmó que el 71% de los argentinos adultos lee al menos dos libros por año, pero que aumentó la cantidad de gente que lee de la pantalla de su computadora. El idioma de los argentinos ha incorporado palabras como agendar, vacacionar, contener (por asistir emocionalmente), abreviaturas como finde (por fin de semana), peli (por película), compu (por computadora), celu (por celular), pelu (por peluquería) y de prácticamente todos los nombres propios. También aparecieron frases de uso corriente , como “está bueno”, “es lo que hay” o la muletilla “a ver” (utilizada después de un interrogante, cuando se está por dar una opinión), etcétera.

Cambios en la vida Le preguntamos a la escritora Noemí Ulla, Doctora en Letras, su opinión sobre el idioma de los argentinos en la actualidad y ella nos responde: Continúa en la página 3...


2

LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 21 DE OCTUBRE DE 2012

LANZAMIENTOS / LA GACETA LITERARIA / LOS MAS LEÍDOS / LA GACETA LITERARIA / ENTREVISTAS / LA GACETA LITERARIA

N

ENTREVISTA A JORGE LEONIDAS ESCUDERO FOTO DE ROBERTO RUIZ

o v e d a d e s

VIRGINIA WOOLF – LA VIDA POR ESCRITO Irene Chikiar Bauer

$ 219

TAURUS (952 PÁGINAS)

Este trabajo coloca al lector ante el desarrollo de la vida de Virginia y los suyos, permitiéndole asistir, como un espectador en el teatro, al devenir de la escritora tanto en su plano íntimo como literario, ambos entrelazados con los grandes acontecimientos políticos y sociales.

EL AMANTE URUGUAYO Santiago Roncagliolo

$ 65

PUNTO DE LECTURA (400 PÁGINAS)

¿El uruguayo Enrique Amorim consiguió adueñarse del cadáver de Federico García Lorca? ¿Es el cuerpo del poeta granadino el que se halla tras un monumento en la ciudad uruguaya de Salto? Con una pesquisa a un lado y otro del Atlántico, Roncagliolo trata de contestar.

“El poeta a veces camina haciendo equilibrio entre la verdad y los espejismos”

BORGES, LOS NAIPES, YO Pepe Bravar y Rivas

$ 40

EDITORIAL DUNKEN (96 PÁGINAS)

El libro ofrece una serie de 84 cuentos, en los que el autor busca generar asombro en el lector, en una antología de temática fantástica en la que la nostalgia está presente, a la par de elucubraciones cotidianas que conjugan con el misterio que provee el orbe.

LA CANCIÓN DE AQUILES Madeline Miller

$ 149

SUMA DE LETRAS (504 PÁGINAS)

Aquiles es fuerte, noble, luminoso. Patroclo no puede evitar admirar hasta el más mínimo de sus gestos, llenos de belleza y perfección. Cuando Aquiles lo elige como hermano de armas ambos quedarán unidos de por vida por lazos de sangre y lealtad, pero también de amor...

Por Rogelio Ramos Signes PARA LA GACETA - TUCUMÁN

Ha cumplido 92 años, acaba de editar un nuevo libro y es una de las voces poéticas más importantes de la LAS MUJERES DE LOS DICTADORES Diane Ducret

NADIE SE SALVA SOLO Margaret Mazzantini

$ 99

ALFAGUARA (220 PÁGINAS)

Delia y Gaetano eran pareja. Ya no lo son. Desean vivir tranquilos pero, al mismo tiempo, les inquieta y seduce lo desconocido. ¿En qué se equivocaron? No lo saben. La pasión del comienzo y la rabia del final están todavía demasiado cercanas.

POR EL CAMINO JUNTO A DIOS Elisa Lizárraga de Vallejo

$ 80

LUCIO PIÉROLA EDICIONES (196 PÁGINAS)

La docente tucumana, ex directora de escuelas, “es una de las más antiguas supernumerarias del Opus Dei”. Este libro es fruto de su inquietud por compartir sus vivencias espirituales, en el que narra desde su “encuentro con Dios” hasta sus viajes por el mundo.

REENCARNACIONES Rodolfo Modern

$ 40

PROA AMERIAN EDITORES (50 PÁGINAS)

Los filósofos y los artistas pueden llegar a cumplir esa misión, la más alta, que es la de llegar a las esencias. Las cuales deberían poder ser expresadas por un lenguaje que excediera el alcance del lenguaje articulado. Por uno como el que emplea Modern.

SCHOPENHAUER, FILÓSOFO DEL ABSURDO Clément Rosset

$ 79

EL CUENCO DE PLATA (112 PÁGINAS)

El objetivo de estos dos ensayos es proponer una relectura de Schopenhauer a la luz de dos rasgos capitales de su filosofía: por un lado, su aporte a la filosofía genealógica (Marx, Nietzsche y Freud); por otro lado, la intuición del absurdo.

SOMBRAS NADA MÁS Luis Benítez

cotidiana. La vida y la obra de este escritor sanjuanino son una misma cosa. Eso tal vez le da la razón a quienes afirman que la poesía es un género autobiográfico. - El año pasado se editó tu Poesía Completa, 20 libros más algunos poemas sueltos, todos agrupados en un tomo. Hoy ya hay un libro nuevo. ¿Quedaba algo por decir? - Siempre queda algo por decir porque las palabras no alcanzan. Es un tema reiterativo en mí la búsqueda de las incógnitas que el hombre trata de dilucidar. Este último libro es un intento más, necesario en mi poesía. - Si tenemos en cuenta que publicaste tu primer libro (La raíz de la roca) a los 50 años, podemos hablar de una producción vertiginosa que nada tiene que ver con el apresuramiento de los jóvenes. ¿Estás conforme con esta manera de manejar tu obra? - Sí, estoy conforme porque la oportunidad para iniciar la publicación de mis poemas llegó a los 50 años y se despertó la poesía que estaba en mi interior aguardando la oportunidad de revelarse. Este hecho fue sucediendo a través de los 21 libros publicados.

- Creo que tu poesía hace un equilibrio notable para no caer en

PERFIL Jorge Leonidas Escudero nació en 1920, en San Juan. Su último libro es Atisbos (2012). Tiene además una Antología Poética, en México (2006), y otras dos en Ediciones en Danza, de Buenos Aires: son A otro hablar (2001) y Andanzas mineras (2004). Su Poesía Completa (2011) apareció bajo el mismo sello editorial. Entre múltiples distinciones, fue designado miembro de honor por la Fundación Argentina para la Poesía y distinguido por el Senado de la Nación. Es doctor honoris causa de la Universidad de San Juan.

CAMBIO DE DOMICILIO POR JORGE LEONIDAS ESCUDERO

- Nos conocimos cuando acababas de publicar tu tercer libro (Piedra sensible), que es una metáfora magistral de lo que es San Juan. Esa aridez geográfica está en tu poesía, sin embargo tus versos son ricos en cuanto a recursos. ¿Cómo conseguís ese juego de opuestos? - Conseguí en mi expresión poética reflejar el lenguaje de mis semejantes de San Juan en la ciu-

Fui a visitarte a la casa donde no estás y es habitada hoy por fantasmas. Salió a recibirme una señora pálida diciéndome que me había equivocado de piso, que tú vives hoy solamente en mi cabeza. Abrí ojos en vista de tamaña realidad como es tu presencia en mis pensamientos y contesté perdón, no me había dado cuenta. De modo que insisto y te visito puntualmente ahora en los insomnios. Te obsequio flores; pero me da tristeza que estés así, tan puesta exclusivamente en mi imaginación.

$ 70

DOBLE HACHE EDICIONES (160 PÁGINAS)

Con el peronismo proscripto, dos veteranos cantores de tango recorren la provincia de Buenos Aires estafando a incautos para sobrevivir en un país que ha cambiado para siempre. Ambos buscan vengarse del destino, pero es posible que este también quiera una revancha...

UN PROYECTO GEOPOLÍTICO PARA EL NOROESTE ARGENTINO Elena Perilli de Colombres Garmendia – Elba Estela Romero

$ 80

CENTRO CULTURAL ROUGÉS - FUNDACION LILLO (248 PGS.)

A partir del análisis del pensamiento y la acción de la “Generación del Centenario”, las autoras estudian una etapa fundamental en la conformación de Tucumán desde fines del siglo XIX hasta mediados del siglo XX.

ENSAYOS PORTEÑOS: BORGES, EL NACIONALISMO Y LAS VANGUARDIAS Sergio Miceli

$ 65

UNIVERSIDAD NAC. DE QUILMES EDITORIAL (144 PÁGINAS)

Miceli reúne varios artículos sobre escritores y artistas argentinos en los que explícita o implícitamente está presente el ejercicio comparativo entre elites argentinas y élites brasileñas. El conjunto está dominado por los ensayos sobre Jorge Luis Borges.

R

a n k i n g TUCUMAN

FICCION

1 2 3 4 5

CINCUENTA SOMBRAS DE GREY E. L. James CINCUENTA SOMBRAS LIBERADAS E. L. James EL INVIERNO DEL MUNDO Ken Follet BAILA, BAILA, BAILA Aruki Murakami CINCUENTA SOMBRAS MÁS OSCURAS E. L. James

el juego folclórico, sobre todo teniendo en cuenta que coqueteás con él desde las formas coloquiales. Sin embargo tu rigurosidad es extrema. ¿Corregís al detalle tus textos? - No corrijo, naturalmente surge el modo de expresarme, que es absorbido de mi comunicación verbal con la gente de la región en la que vivo, y eso lo llevo al papel de manera ajena a toda artisticidad, sin disfrazar el lenguaje.

dad, campos y montañas donde anduve siempre en contacto con las personas, inicialmente en mis andanzas en los cerros. El paisaje sanjuanino despierta en mí la polaridad del desierto y la vida ciudadana, lo que ha constituido un lenguaje idiolecto; es decir, una manera propia de expresarse dentro del idioma común.

NO FICCION

1 2 3 4 5

ÁGILMENTE Estanislao Bachrach ENCUENTROS Gabriel Rolón 26 PERSONAS PARA SALVAR EL MUNDO Jorge Lanata SARMIENTO PERIODISTA D. Valenzuela y M. Sanguinetti EVITA, JIRONES DE SU VIDA Felipe Pigna

- Leo tu poema Acrobacia, que se encuentra en el libro Dicho en mí, y me río. Allí te obsesionás con una palabra del diccionario, y te he visto hacer lo mismo muchas veces en tus charlas con Rufino Martínez, en el antiguo bar Douglas. ¿Creés que la poesía es un género autobiográfico, idóneo para registrar nuestro paso por la vida? - Creo absolutamente que es nuestro pensamiento vertido como poesía un intento por descubrir las incógnitas del hombre referentes a su paso por la existencia. En este intento el poeta a veces camina haciendo equilibrio entre la verdad y los espejismos. La palabra “funámbulo”, que consulté en el diccionario, define la intencionalidad del poeta al intentar descubrir la verdad. - He notado que en Buenos Aires llama la atención que hayas sido buscador de oro. A mí, como sanjuanino, me parece lo más natural del mundo. Lo que me asombra es tu poesía; esa forma indirecta de buscar oro. ¿Son dos oficios similares con diferentes herramientas de trabajo? - Ante la necesidad de decir por medio de la poesía, lo hago como el cateador de minerales en la montaña, atento a las impresiones del paisaje, del medio donde vivo y en el que las palabras son expresiones que reflejan lo que encuentro. © LA GACETA

R

FUENTE: REVISTA Ñ

Ellos son Lenin, Mussolini, Stalin, Hitler, Salazar, Ceaucescu, Mao, Bokassa, Franco. Ellas se llaman Inessa, Clara, Nadia, Magda, Felismina, Elena, Jiang Qing, Catherine, Sofía, Carmen. Ellos siempre recurren a ellas. Y ellas los amaban con vehemencia...

Argentina, totalmente personal y casi sin antecedentes. Su sintaxis diferente es pintura fiel del habla

LIBRERIAS EL ATENEO, EL GRIEGO Y LA FERIA DEL LIBRO

$ 99

AGUILAR (256 PÁGINAS)

a n k i n g ARGENTINA

FICCION

1 2 3 4 5

CINCUENTA SOMBRAS DE GREY E. L. James EL INVIERNO DEL MUNDO Ken Follet CINCUENTA SOMBRAS LIBERADAS E. L. James MISIÓN OLVIDO María Dueñas CINCUENTA SOMBRAS MÁS OSCURAS E. L. James

NO FICCION

1 2 3 4 5

ÁGILMENTE Estanislao Bachrach ENCUENTROS Gabriel Rolón AMADO Federico Mayol EVITA, JIRONES DE SU VIDA Felipe Pigna SARMIENTO PERIODISTA D. Valenzuela y M. Sanguinetti


LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 21 DE OCTUBRE DE 2012

3

L A G A C E TA L I T E R A R I A / C R I T I C A D E L I B R O S / L A G A C E TA L I T E R A R I A / E N S AY O S / L A G A C E TA L I T E R A R I A / C R I T I C A D E L I B R O S

EL IDIOMA DE LOS ARGENTINOS ... Viene de la página I. “Se habla en forma cada vez más despreocupada, con un empobrecimiento creciente del lenguaje y una reiteración de errores que día tras día se diseminan”. Al pedirle algunos ejemplos, nos aclara: “Se observan expresiones que fueron y son ajenas a nuestro idioma, como salió a decir, en lugar del sencillo dijo. Hay desconocimiento del uso del subjuntivo y uso generalizado del error: ¿me escuchan desde allí? por ¿me oyen desde allí?, tan incorrecto como el vamos a estar hablando en los medios de comunicación, por hablaremos”. Cuando le consultamos sobre la influencia de la tecnología, tanto sobre nuestro habla, como sobre la forma de escribir, Ulla es rotunda: “La tecnología y su progreso en nuestra cultura son notorios. Leer y escribir en la pantalla es un progreso enorme, y me gustaría destacar la investigación realizada por Norma Carricaburo: Del fonógrafo a la red, Literatura y tecnología en la Argentina. Pero cada vez observo más y me sorprende en forma negativa leer en los mensajes electrónicos, aún de personas que ejercen la docencia, utilizar q por que y otras gracias que contribuyen a la confusión”. El tema tiene sus complejidades, los cambios en el idioma hablan de los cambios en nuestra vida y viceversa, donde la tecnología trae sus grandes aportes y por los cuales también hay precios que pagar. En el texto de Borges de 1928 (escrito, en realidad, un año antes), hay ideas que no perderán vigencia nunca. El decía que en el problema verbal, que es el literario también, el deber de cada uno es dar con su propia voz. “Sabemos que el lenguaje es como la luna y tiene su hemisferio de sombra. Demasiado bien lo sabemos, pero quisiéramos volverlo tan límpido como ese porvenir que es la posesión mejor de la patria”. Con respecto a este último punto, y ya en los albores de la globalización y de Internet, Alberto Girri confesó en Cuestio-

EL JOVEN JORGE LUIS. Borges (1899-1986) publicó El idioma de los argentinos en 1928. nes y Razones que “el lugar de nacimiento no le concede ni le impide universalidad a lo que uno escribe (…) Un hombre es todos los hombres. Eso es inevitable, decía. Pero también citaba -coincidiendo así con Borges- aquella famosa frase de Musil: “El primer deber de un escritor es servir a la literatura de su país”. Lo cual nos dice que el idioma de los argentinos de hoy representa ni más ni menos que a los argentinos de hoy, con sus defectos y sus virtudes, su espíritu nacional propio pero, asimismo, con su mente de fronteras abiertas. Y que la literatura que se hace con estas viejas-nuevas, ricas o empobrecidas, graciosas o molestas palabras cotidianas, son el vocabulario con que hoy se escribe el espejo de la patria. Una patria, que uno siempre quiere mirar con esperanza. © LA GACETA Alina Diaconú – Novelista, ensayista y poeta. Tiene 15 libros, de los cuales los más recientes son Avatar y Ensayo General.

El holocausto rumano según la ganadora del Nobel de 2009 Herta Müller describe el infierno de la vida de un “campo de trabajo” del stalinismo RADARDEMEDIA.RO

NOVELA TODO LO QUE TENGO LO LLEVO CONMIGO HERTA MÜLLER (Aguilar - Buenos Aires) A veces me pregunto si el odio y el prejuicio étnico no serán estrategias innatas del ser humano, quien, en el contexto de la naturaleza toda, quiere sobrevivir a fuerza de neutralizar al “otro” para asegurar su espacio vital. El “otro” es estigmatizado y sus rasgos se manipulan hasta lograr su demonización y procurar su exterminio. Herta Müller (1953), Premio Nobel de literatura 2009, nos convoca a un holocausto no tan conocido: el que padecieron en la posguerra los rumanos de origen alemán (alemanes, ergo, nazis… ¡qué sencillo!) bajo el gobierno comunista digitado por Moscú. Rumania, signataria del Pacto de Varsovia, consideró válido usar a estos campesinos suabos, afincados por siglos en su territorio, como mano de obra esclava para ayudar a reconstruir la Unión Soviética, y permitió la lenta y terrible sangría de esta gente rumbo a remotos “campos de trabajo” del régimen de Stalin. Los totalitarismos y el exilio tocaron de cerca a Müller: un padre soldado de las SS durante la ocupación nazi, y una madre que sufrió cinco años de exilio forzado en Rusia y nunca quiso hablar sobre ello. La dictadura de Ceasescu censuró el primer libro de Herta, una colección de cuentos. No sorprende que el tema central de Todo lo que tengo lo llevo conmigo sea la gradual deshumanización de la persona ante el poder omnímodo. El libro surgió de la amistad de Müller con el poeta Oskar Pastior, de raíces también germanas. Marcados por la experiencia de otro exilio -positivo ahora, al haber huido de Rumania y encontrar su lengua y la experiencia de vivir sin miedo-, el libro iba a narrar los años de Pastior en su cautiverio ruso, pero la muerte del poeta en 2006 dejó a Herta con copiosas notas, que completaría y publicaría con éxito en Alemania. Por momentos, el texto recuerda las tremendas páginas de Primo Levi, pero Müller, elaborando los recuerdos de Pastior, construye un héroe complejo, desde el adolescente que tiene experiencias homosexuales y que parece ignorar lo que

REÍR DESPUÉS DE TANTO SUFRIMIENTO. Los totalitarismos y el exilio tocaron de cerca a la talentosa escritora rumana.

es la alegría, hasta el hombre melancólico que se siente marginado pero que posee una percepción exquisita de la naturaleza y de la vida en general. El texto se construye en episodios breves, cada uno centrado en un

tema: Sobre los viajes, Álamos negros, Cemento… cada uno con un abordaje tan realista como emotivo, con su cuota de poesía, de miedo, de esperanza, y con el “ángel del hambre” siempre rondando.

Dijo Müller, diagnosticando el mal de aquella Rumania amarga y abúlica: “No había país. Solo había Estado.” © LA GACETA

EUGENIA FLORES DE MOLINILLO ◆

Acerca de la vida, los hechos, la filosofía y sus condiciones uno de los grandes pensadores actuales reflexiona sobre los acontecimientos, las verdades que atesoran y las operaciones con esas verdades

FILOSOFÍA CONDICIONES ALAIN BADIOU (Siglo XXI – Buenos Aires) Alain Badiou es, sin duda, uno de los grandes pensadores de nuestra época. Es conocida la obra que lo registra como un referente para el pensamiento occidental, nos referimos a El ser y el acontecimiento. El texto Condiciones es posterior y tiene el valor de completar y aclarar muchos aspectos de su reflexión. También nos dona elementos de gran valor para la tarea del pensar. La filosofía nos dice, “no es una producción de verdad sino una operación a partir de verdades”. La filosofía, entonces, es una “toma de verdades”. Esas verdades las podemos encontrar en los acontecimientos. Para que exista un acontecimiento es necesario que exista un hecho, pero no necesariamente un hecho deviene acontecimiento.

FILOSOFIAHOY.ES

Un hecho tiene la posibilidad de devenir en acontecimiento. En la acción cotidiana el hombre produce hechos y algunos de estos hechos pueden devenir en acontecimiento. Un hecho pasa, se disipa, se olvida. Un acontecimiento queda, permanece, transforma la vida. Produce algo nuevo, inesperado, sorprendente. El pensar resignifica la experiencia cotidiana, la enmarca en otro plano. El orden del acontecimiento es lo propio de lo humano. Es aquel espacio donde se ejerce la reflexión, donde el hombre puede dignificarse a sí mismo. Pero también, pueden estructurarse acontecimientos nefastos, terribles y criminales. La aventura humana se destaca por los acontecimientos que pudo realizar a lo largo de la historia. Cuando se ejerce la tarea de reflexión en las diferentes disciplinas de la ciencia, de la técnica, del arte, de las humanidades, hay aconteci-

miento. La obra de un filósofo es un acontecimiento. La obra de un poeta es un acontecimiento. Pero la obra de un tirano, de un genocida, también lo es.

“Toma de verdades” Badiou se define como “un platónico de lo múltiple”, la filosofía

Un hecho pasa, se disipa, se olvida. Un acontecimiento queda, permanece, transforma la vida. tiene sus condiciones. Estas condiciones especiales las podemos encontrar en la política, en la ciencia, en el arte y en el amor. Recurre a las matemáticas para proponer una ontología racional que permita pensar el ser como multi-

plicidad y evitar cualquier retorno a pensar el ser como lo uno o la totalidad. De ningún modo se trata de aceptar la verdad como dada, sino que es un proceso iniciado por un acontecimiento determinado. Por tanto, la filosofía “es una toma de verdades”, que se encuentran en estos acontecimientos fundamentales (matemática, poesía, política, amor). La reflexión filosófica se estructura en las postrimerías de estos acontecimientos. El quehacer filosófico adviene después de las experiencias, pero, para conferirles un sentido. Condiciones constituye un valioso texto que nos plantea la necesidad de pensar, de reflexionar acerca de los sucesos a los que nos enfrenta la vida cotidiana y que nos estructura como seres humanos. © LA GACETA

RAÚL F. NADER ◆

AUTODEFINICIÓN. Badiou se considera a sí mismo como “un platónico de lo múltiple”.


4

LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 21 DE OCTUBRE DE 2012

ENTREVISTA A TITO COSSA FOTO DE ASHER BENATAR

E

“ n el teatro actual se narran pocas historias” Es uno de los mayores dramaturgos de la Argentina. El autor de La Nona desarma muchos de los lugares comunes de la creación. Cree que la angustia frente a la página en blanco es una leyenda que los escritores pusieron en boga para darle a su actividad un aura especial. Con respecto a la autonomía de los personajes, afirma: “el que maneja los hilos soy yo”. ◆

Por Asher Benatar

PARA LA GACETA - BUENOS AIRES

A

su criterio, ¿El arte debe ser una búsqueda constante de la belleza? - De la belleza artística, siempre. Pero a veces la belleza artística no tiene nada que ver con la belleza estética. - ¿Los personajes de Arcimboldo? - Dentro de la pintura podría ser, pero en teatro hay otro ejemplo donde la fealdad se lleva a límites casi totales: Ricardo III. Jorobado, cojo, con un rostro no precisamente agraciado. Eso en lo que se refiere a su aspecto. Pero la fealdad se completa con un interior que es uno de los más perversos que se han mostrado en el teatro en toda su historia. Y no podemos negar que haya belleza artística en el trazado de ese personaje tan siniestro. - ¿Qué opina de la seducción que ejerce Ricardo III sobre Lady Ann? - Ésa es una de las escenas más controversiales de la obra de Shakespeare. En general, la gente se siente desconcertada. Piense usted que estamos refiriéndonos a un hombre que ha terminado de matar al marido y al suegro de una mujer y con el que esta mujer, casi acto seguido, se mete en la cama. Podría deberse al temor, a masoquismo. - ¿Shakespeare con nociones de psicoanálisis? - (Riendo) Si hubiera vivido en la Argentina no sería raro. - Ya que hablamos de teatro clásico. Usted adaptó Tartufo. ¿Cómo se sintió? - Muy bien. Adaptar me gusta. Siempre lo hice sobre obras clásicas en las que uno se puede tomar todas las libertades. En ningún caso uno va a “arruinar” el original, que está consagrado. Además, la historia ya está hecha y sólo hay que modificar y actualizar. Adapté tres obras, dos de ellas por encargo, Tartufo y María Estuardo. En cambio La novia de los Forasteros, de Pedro E. Pico, la hice porque me fascinó la historia. Tuve que cambiarla bastante porque estaba un tanto envejeci-

da, pero el resultado me dejó satisfecho. - ¿Modificaba cosas importantes? - Imagínese que a Tartufo le cambié el final, que es débil porque se lo censuraron. Entonces, pensé: ¿qué final hubiera escrito Molière si hubiera podido decidir? Y elegí el mío, tan posible como cualquier otro. - ¿No lo tentaron los griegos? - No me atrae la tragedia, no la gozo. Reconozco que es la base del teatro universal pero también reconozco que no encuentro en ella un atractivo especial. Aquí, en la Argentina, ha habido algunas adaptaciones de obras clásicas, una de ellas fue Antígona Vélez, de Leopoldo Marechal. O El reñidero de Sergio De Cecco. - ¿Cómo califica a la oferta actual de teatro? - Abrumadora. Aproximadamente 250 obras al mismo tiempo. Es realmente extraordinario. Y recordando lo que hacíamos nosotros hace unas cuantas décadas, puedo decirle que actualmente las representaciones tienen una calidad promedio mucho mayor. Se utilizan otros medios, otros lenguajes, se recurre más a un teatro ceremonial, no apegado a una historia lineal. Otra de las grandes diferencias que uno nota es la actuación. Ahora tenemos excelentes actores y actrices, con toda una formación detrás. - ¿Y las historias? - Ahí entramos en otro terreno, menos positivo, diría yo, por ser elegante. Actualmente parece que fuera un crimen el que las obras tengan argumento. Creo que se abusa del hermetismo, que no va con mi estilo. Me interesa que me cuenten una historia, no que se recorran diálogos o monólogos muchas veces incomprensibles para relatar historias que en la mayoría de los casos no existen. Insisto: en el teatro actual -hablo del llamado teatro alternativo- se narran pocas historias. Y yo estoy convencido de que es necesario volver a ellas. - Según Borges, toda la ficción se resume en dos o tres historias. - Sí, y en eso coincide William Faulkner, que enumeraba lo que para él eran los tres únicos gran-

PERFIL Roberto “Tito” Cossa es uno de los dramaturgos clave de la literatura argentina. Nació en 1934, en el barrio de Villa del Parque, en la Ciudad Buenos Aires. En 1957 se sumó a del Teatro Independiente en San Isidro, donde participó en dos espectáculos. Luego abandonó la actuación por la escritura. Como periodista trabajó en Clarín, La Opinión, el Cronista Comercial y, clandestinamente, fue corresponsal de Prensa Latina, la agencia cubana de noticias. La realidad social y la historia política de la Argentina aparecen a menudo por sus obras. “Pocos autores han alcanzado tan perfecto grado de lucidez en la interpretación de la realidad social y el comportamiento de la clase media porteña como Roberto Cossa”, manifiesta Osvaldo Soriano en el prólogo del primer tomo de las obras completas de Cossa. En 1964 estrenó Nuestro fin de semana, su primera obra de teatro. A ella le siguieron: Los días de Julián Bisbal, La ñata contra el libro y La pata de la sota. En 1977 presentó en Buenos Aires una de sus producciones más conocidas, La Nona, que dos años más tarde se llevó al cine bajo la dirección de Héctor Olivera y con guión del propio autor. A partir de 1981 fue uno de los protagonistas de Teatro Abierto, una reacción cultural contra la dictadura militar. Con Carlos Somigliana escribió el guión para la película El arreglo, dirigida por Fernando Ayala e hizo la adaptación para cine de la novela No habrá más penas ni olvido, de Osvaldo Soriano. Cossa es autor de obras de gran éxito como El viejo criado, Gris de ausencia, Tute Cabrero y Yepeto. Actualmente es Presidente de la Sociedad General de Autores de la Argentina: Argentores. des temas: el amor, el dinero y la muerte. Yo agregaría la religión, que vendría a ser aquello en lo que podemos apoyarnos para soportar la idea de la muerte. Usted ve que la religión avanza. No el cristianismo, que está en franco retroceso, pero sí otras creencias. - ¿Qué opina de las puestas actuales? - Generalmente son muy sólidas, algunas muy brillantes, con directores que han ido progresando con sus diferentes trabajos. Hay muchas tendencias y estilos. Lo que veo en las representaciones es mayor sentido plástico. - ¿Qué opina del esteticismo teatral? - ¿A quién se refiere en especial? - A Alberto Félix Alberto, por ejemplo. - He visto cosas de él y realmente son interesantes. No me cabe duda de que es un creador. Alberto está muy influido por Tadeusz Kantor, un artista que desarrollaba muchos géneros: pintor, escenógrafo, director, autor teatral. De ahí vienen todos los esteticistas, como usted los llama. Lo que ocurre es que ese tipo de estilo, tan circunscripto, puede tener vigencia en tres, cuatro, cinco proyectos a lo sumo. Luego es como si todo se fuera debilitando, se agotara en sí mismo. Hay que detectar cuándo es el momento exacto para cambiar. - Y en qué dirección. - Eso es una decisión de cada creador.

- Usted, como autor, cambió. Comenzó con la frustración del hombre medio en Nuestro fin de semanal y luego de otras obras como Tute Cabrero. Después apareció La Nona, que es un grotesco. Psicológicamente, ¿qué simboliza ese personaje? - Nunca quise ponerle nombre al símbolo. Adhiero a la decisión que tomó el elenco original cuando se hizo la misma pregunta. El personaje de la nona simboliza aquello que a cada uno lo destruye. - Siguiendo con sus obras, ¿alguna vez se enamoró de alguna discípula? * - No, porque nunca dicté clases. De haber sido profesor, seguramente me habría enamorado de algunas de ellas. Belleza, frescura, es casi una obligación, ¿no? - ¿Se considera un cronista o un analista de los porteños? - Un observador. - ¿Benévolo, irónico? - Benévolo para nada. Usted se habrá dado cuenta viendo mis obras. Irónico tal vez, en la mejor acepción del término. Aclaro esto porque a veces se tiene la idea de que la palabra tiene una intención peyorativa. - He leído por ahí que usted habría querido ser actor. - Me habría encantado. Usted se preguntará por qué no me decidí a probar, al fin de cuentas mi actividad siempre se desarrolló dentro del ambiente teatral, y en ese caso no sabría qué contestarle. O sí, su-

posiciones. Creo que fue por timidez, algo que siempre lamenté. Ahora ya es tarde. - ¿Sintió alguna vez el famoso lugar común de la angustia ante la página en blanco? - No, para nada. Cuando abro la página es porque sé como empieza la obra. No es que tenga todo abulonado, pero se van formando intenciones, cosas que uno ha pensado y que pasaron casi todos los exámenes internos. Eso de la angustia (reímos) me parece una leyenda que los mismos escritores han puesto en boga para sentirse importantes, para darle a su actividad un aura especial. Imagínese: expresión torturada, desdicha, botella de vino cerca. Mentiras, todas mentiras de intelectuales, pero hay quienes las creen. - ¿Una especie de recurso marketinero? - Algo por el estilo, y no lo creo. Tampoco creo que los personajes ejerzan presión ni adquieran identidad como para forzar situaciones. (Adopta un tono y gestos burlones). “Llega un momento en que mis personajes se rebelan y prescinden de mí”. Todo eso me parece un disparate. En mi caso, ninguno de mis personajes decide cuál será su destino. Puesto frente al teclado, el que maneja los hilos soy yo. - ¿Cómo se lleva con directores y actores? - Con los directores me llevo generalmente muy bien, y creo que no podía ser de otra manera porque son elegidos o aprobados por mí. Una sola vez tuve un encontronazo con uno de ellos, un enfrentamiento muy fuerte, le aseguro, pero luego todo se arregló y la obra se desarrolló con normalidad. Con los actores también, pero me pongo muy mal cuando cambian un texto. Quiero decir, cuando lo cambian mal. Hay pocos actores que tienen el don de cambiar algunas palabras y obtener, ya no el mismo efecto, sino hacerlo aún más importante. Uno de ellos, muy pocos, era Ulises Dumont. Lo hizo una vez con una de mis obras y yo consideré que estaba muy bien, pero aclaro que tampoco era muy usual en él. En cambio hay otros que actúan como si la obra les perteneciera. Podrán decirme, “pero vos le cambiaste el final a una obra de Molière”. Y es cierto, pero la diferencia está en que en esa obra se aclaraba que era una adaptación. Si uno avisa, no se admiten reclamos.

- ¿Quién fue su mentor? - Varios, pero la obra que me pegó muy fuerte en la adolescencia fue La muerte de un viajante de Arthur Miller, una lección de dramaturgia. Otros autores, entre muchos, fueron Florencio Sánchez y Chejov. Hablo de mis primeros años. Después, la lista es larga. - ¿Qué opinaron los franceses de su versión de Tartufo? - Ni se enteraron. Si la llegaran a conocer me guillotinan en la plaza de la Concorde. - Cuando Puenzo filmó La peste, de Albert Camus, hubo desconcierto en Francia. - Porque los franceses deben de pensar que los grandes problemas metafísicos sólo pueden ser sentidos por ellos. - ¿Relee a Shakespeare? - Hace tiempo que no. Lo que pasa es que con los años uno va dejando cosas. Si bien hace tiempo leía mucho, tampoco puede decirse de mí que era un ratón de biblioteca. Lo mismo me pasa con el teatro. Hace tiempo que voy muy poco. - ¿Alguna vez se psicoanalizó? - Dos veces lo intenté, pero fueron pocas sesiones con cada uno. Buscaba alguien que supiera de la vida más que yo. Fracasos. No me dijeron nada que no habrían podido decirme algunas amigas a las que acudí para contarles algo que me ocurría. Porque para psicólogas ad hoc prefiero mujeres. - Teatro Abierto. No sé que opinará usted, pero esa experiencia, lamentablemente irrepetible, es conocida por todo el mundo. No es fácil decir algo nuevo. Si le parece, estoy a su disposición. - Nuevo, nada. Pero vale repetir que fue el acto de resistencia cultural grupal más importante a la dictadura. Y que 30 años después lo estudian jóvenes universitarios tanto de la Argentina como del extranjero, Europa incluida. © LA GACETA Asher Benatar – Dramaturgo, novelista y fotógrafo. Nota: * Alude a Yepeto, obra en la que una jovencita de 17 años que es codiciada por un viejo profesor con el que integra, junto a su joven novio, un trío muy complejo en cuanto al desenvolvimiento teatral.

21-10-2012 LITERARIA LA GACETA  

Domingo 21 de octubre de 2012 Cuerpo Central LA GACETA

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you