Page 1

SAN MIGUEL DE TUCUMAN, DOMINGO 17 DE MARZO DE 2013

2

3

Tamara Kamenszain, una poeta porteña que reivindica su identidad literaria en el movimiento neobarroco

Los celos, advierte Paul-Laurent Assoun, son una cólera que se manifiesta por la violencia y el silencio

5 a SECCION

ENTREVISTA A FRANCESCA AMBROGETTI Y SERGIO RUBIN

“Para Bergoglio el desafío es estar cerca de la gente” REUTERS

Francesca Ambrogetti y Sergio Rubin probablemente sean los periodistas que mejor conocen al nuevo papa. En 2010 publicaron El jesuita, un libro que revela facetas poco difundidas de la vida, la personalidad y el pensamiento de Jorge Bergoglio, apoyado en conversaciones con el protagonista. Ese año publicamos una entrevista exclusiva con los autores. En esta edición reproducimos un fragmento de la entrevista y fragmentos del libro -Hace unos días, Horacio Verbitsky reflotó en el diario Página/12 una vieja acusación que pesa sobre Bergoglio. Se le imputa haber “entregado” a un comando de la Marina, durante el Proceso, a dos sacerdotes de su orden que luego fueron secuestrados ¿Cuál es su opinión sobre este tema? -Efectivamente, la acusación es vieja. Y, agregaríamos, insistente. Bergoglio nunca quiso contestar. Pero en el libro, a una década de distancia del primer artículo, decidió responder ante nuestro pedido. Su versión es clara: no solo no los entregó, sino que les aconsejó que dejaran la villa donde desempeñaban su tarea pastoral porque podría ser peligroso ante la paranoia militar de aquella época. Hasta les ofreció alojamiento. Y cuando fueron secuestrados, se movió intensamente para obtener su libertad, que finalmente se produjo. Además, lo complementamos con un testimonio de Alicia Oliveira, co-fundadora del CELS, un emblemático organismo de Derechos Humanos que estuvo cerca de Bergoglio en aquella época y defiende su actuación. -A partir del escándalo desatado por los casos de pedofilia que involucran a

“Bergoglio dice las cosas que considera que no están bien o que podrían estar mejor. Pero se lo dice a todos los sectores; inclusive la Iglesia.” sacerdotes, le preguntaron a Bergoglio qué opinaba sobre la eliminación del celibato como medida tendiente a desterrar esos delitos de la Iglesia. ¿Qué dijo? -Que no existe relación entre celibato y pederastia, ya que la mayoría de los casos se produce en el ámbito de las familias y del barrio, aunque la gravedad moral de que sea cometida por un sacerdote es enorme. La pedofilia es una perversión anterior a una exigencia celibataria. Una persona no se hace pederasta por ser célibe: ya lo es. En esto coinciden psicólogos y psiquiatras. Por tanto, la solución no pasa por eliminar el celibato, sino -en esto es muy claro Bergoglio- por ser muy rigurosos en el ingreso a los seminarios. -¿Cómo explica Bergoglio la distancia que existe entre las prescripciones de la Iglesia y el modo de vida de un alto porcentaje de los católicos? -El tema, ciertamente, es abordado en el libro. Pero Bergoglio lo plantea de esta manera: el desafío es estar cerca de la gente, de sus alegrías y sus pesares. Llevarle el mensaje del Evangelio, que es un

mensaje de amor y de comprensión. Porque el cristianismo, como dice Benedicto XVI, no es un catálogo de prohibiciones, aunque algunos hayan enfatizado todo lo que no debe hacerse en vez de todo lo que debe hacerse y lo que nos hace bien y nos llena de felicidad. A nuestro criterio, la Iglesia del futuro pasa por un enfoque positivo del mensaje cristiano. Además no olvidemos que Bergoglio habla de pasar de una iglesia “reguladora” de la fe a una iglesia “transmisora y facilitadora” de la fe. -En un pasaje de su libro, Bergoglio remarca la necesidad de que la Iglesia vaya al encuentro de la gente; en otro, señala los límites que debe respetar al involucrarse con la realidad, en particular en el plano político. ¿Cómo se plasmaron en la acción esas ideas de Bergoglio? -La Iglesia debe estar cerca de las preocupaciones de la gente. Y especialmente cerca de los pobres. Hace a su misión denunciar las situaciones de injusticia. Si se quiere, la Iglesia hace política. Pero política con mayúsculas. Porque procura el bien común. Eso no quiere decir que a veces haya quienes se confundan dentro de la propia institución y caigan en partidismos. Bergoglio es muy claro en este sentido: Política con mayúsculas, sí. Partidismo, no. En todo caso, son los laicos con vocación política los que deben integrarse a un partido político. -La relación del cardenal con el oficialismo ha sido, y sigue siendo, particularmente tensa. “Es mi única oposición”, llegó a afirmar Néstor Kirchner. ¿Qué creen que es lo que más les molesta a los Kirchner de Bergoglio? -Tal vez, que (Bergoglio) dice las cosas que considera que no están bien o que podrían estar mejor. Pero se lo dice a todos los sectores, inclusive a la Iglesia. En el capítulo “La construcción de una cultura del encuentro” se habla de este tema. Bergoglio sostiene que procura no parcializarse nunca y que le parece que considerarlo como un opositor es una manifestación de desinformación. Agrega que su invitación es siempre al diálogo. Y la premisa del diálogo es la escucha y la aceptación de que ni una ni otra parte en un conflicto puede tener toda la razón. En el capítulo titulado “También me gusta el tango”, el cardenal confiesa su afición a ese género. Y el tango como baile es considerado como una de las formas más perfectas de diálogo entre dos personas diferentes que logran un profundo entendimiento en el breve lapso de una pieza. Llama la atención que en la patria del tango haya tantos desencuentros e incomprensiones entre sectores pero este podría ser un tema para otra entrevista. © LA GACETA

EL CAMINO DE LA IGLESIA. El Papa Francisco celebró su primera misa en la capilla Sixtina con todos los cardenales.

PERFIL

Sergio Rubin es periodista del diario Clarín, donde es responsable de temas religiosos y editor del suplemento Valores religiosos. Realizó una decena de viajes con el Papa Juan Pablo II y entrevistó a personalidades del mundo religioso como la Madre Teresa o el cardenal Antonio Samoré. Es autor del libro Eva Perón: secreto de confesión.

PERFIL

Francesca Ambrogetti es periodista, escritora y psicóloga social. Nació en Roma y actualmente es corresponsal en la Argentina de la agencia noticiosa italiana Ansa. Fue presidente de la Asociación de la Prensa Extranjera en la Argentina y de la Asociación de Corresponsales Extranjeros.

El cardenal que viajaba en colectivo Fragmentos de El jesuita. Conversaciones con el cardenal Jorge Bergoglio. * ◆

Por Francesca Ambrogetti y Sergio Rubin

Cualquiera que haya visto a Bergoglio sabe que no es una figura glamorosa, del estilo que prefieren los programas televisivos. Ni es un orador grandilocuente, con dotes histriónicas, sino de tono más bien bajo, pero de contenido profundo. Además, hasta antes de ser designado obispo auxiliar de Buenos Aires, en 1992, no era un sacerdote que venía ascendiendo en la pirámide eclesiástica, haciendo carrera. En aquel tiempo se desempeñaba como confesor de la residencia de la Com-

pañía de Jesús en Córdoba, donde había sido destinado hacía casi dos años. Fue el entonces arzobispo de Buenos Aires, cardenal Antonio Quarracino, quien –atraído por sus condiciones- lo escogió como uno de sus principales colaboradores (uno de sus obispos auxiliares). Y un año después lo convirtió en el principal, al ungirlo su vicario general. Cuando su salud comenzó a deteriorarse, lo impulsó como su sucesor (el Papa lo nombró arzobispo coadjutor con dere...pasa a pág. 4 cho a sucesión).


2

LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 17 DE MARZO DE 2013

LANZAMIENTOS / LA GACETA LITERARIA / CRÍTICA DE LIBROS / LA GACETA LITERARIA / LOS MÁS VENDIDOS / LA GACETA LITERARIA

N

o v e d a d e s

HACE TIEMPO, EN EL NOROESTE V Autores Varios

S/ DATOS

LUCIO PIÉROLA EDICIONES

La historia se hace también con datos que proporcionan los interesados en el ayer cultural o doméstico y de eso se trata Hace tiempo, en el Noroeste V, compuesto por el aporte de 15 colaboradores, que consagran diversos abordajes sobre el pasado.

COMER Paolo Rossi

E N T R E V I S TA A TA M A R A K A M E N S Z A I N

“El sufrimiento no es un sentimiento productivo” la destacada poeta porteña desarma un lugar común de la literatura. “Hasta en el caso de los poetas más supuestamente melancólicos, como Gerard de Nerval, como Alejandra (Pizarnik), los que incluso llegaron a suicidarse, escribieron en momentos, llamémoslos celebratorios, donde pudieron zafar un rato de ese sufrimiento”, afirma. También habla sobre reciente publicación de su obra poética reunida: La novela de la poesía

$ 69

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA

Necesidad vital, deseo epicúreo, obsesión patológica: una inextricable mezcla que Paolo Rossi presenta de modo fascinante analizando las distintas formas en las que el verbo comer ha marcado la historia de la humanidad.

INCIDENCIA DEL QUICHUA EN LA ORALIDAD DEL EDUCANDO DEL NOA Elsa Böckl

S/ DATOS

EDITORA DEL BICENTENARIO

El rescate del quichua en este minucioso trabajo no es sólo un esfuerzo académicos sino también una muestra de profundo amor por esa lengua. Incluye el Acta de la Independencia en castellano, quichua y aimara.

LA SANGRE QUE CORRE Myrta Schalom

$ 95

EDITORIAL GALERNA

Una obra que puede entenderse de muchas maneras (por ejemplo, como una relectura de «El matadero», de Esteban Echeverría), pero, antes que nada, expone la visión de una mujer sobre la violencia que atravesó el siglo XX.

EL MARIDO AMERICANO Paula Winkler

$ 70

SIMURG

Aparecen aquí el punto de vista de tres generaciones distintas sobre Nueva York, los cruces culturales, sobre los exilios internos, el malestar en la cultura, las imposibilidades en una ciudad que nunca duerme y todo lo promete, y sobre la vida misma.

LA CONCEPCIÓN DEL HOMBRE EN JOSÉ GAOS Y FRANCISCO ROMERO Hilda Naessens

S/ DATOS

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE MÉXICO

Gaos y Romero no sólo contribuyeron a la historia de las ideas latinoamericanas: también elaboraron su propia concepción filosófica del hombre, la cual -dice la autora- no ha sido hasta hoy suficientemente estudiada.

VANGUARDIAS AL SUR – LA MÚSICA DE JUAN CARLOS PAZ Omar Corrado

$ 225

UNIVERSIDAD NACIONAL DE QUILMES

Compositor, pianista, teórico, Juan Carlos Paz (18971972), fue sin duda una de las personalidades más prominentes del mundo musical argentino e hispanoparlante durante el siglo XX.

REGALO SORPRESA Isol

$ 52

FONDO DE CULTURA DE MÉXICO

Nino se abalanzó sobre el paquete que contenía el regalo de cumpleaños y encontró un obsequio que parecía muy aburrido. Sólo después, el protagonista fue descubriendo poco a poco todas las sorpresas que guardaba en su interior.

INDISCRECIONES DEL ALBA Héctor Solanas

$ 55

VINCIGUERRA

En su capacidad para armonizar distintos “registros” poéticos -advierte Cristina Piña, La Prensa 1979- y en el conmovido lirismo que brota de sus palabras, radica lo más valioso de este poeta. Su palabra va vertiendo una cascada de melancólicos y dulces recuerdos.

HISTORIA DE UN PRIMER FIN DE SEMANA Silvia Schujer

$ 25

ALFAGUARA INFANTIL

Cuando María y Ricardo se separaron, Daniela y Violeta creyeron que el mundo se partía en dos. Y que sólo podrían quedarse en una de las dos mitades partidas de ese mundo. Con una bella prosa Silvia Schujer cuenta la historia del amor incondicional de una familia.

MONSTRUAMIGAS PARA SIEMPRE Lisi Harrison

$ 69

ALFAGUARA INFANTIL

Tres chicas nuevas llegan al instituto: Rochelle, la gárgola; Venus, que tiene parte de planta carnívora, y Becca, que es una especie de robot a vapor con piezas oxidadas. ¿Serán capaces de soportar la presión y solucionar el misterio?...

LO QUE EXCEDE AL DIÁLOGO Walter Rosenzwit

$ 77

EDITORIAL COLIHUE

Cinco obras de teatro conforman esta obra de Rosenzwit. La meta es aunar el mundo de lo público y lo privado. Encontrar ese delgado hilo para ver el todo en cada uno de los detalles. Y así descubrir que no son necesarias las grandes palabras para contar el tránsito de ese hombre y, como reflejo, de todos los hombres.

Por Denise León

PARA LA GACETA - TUCUMÁN FILBA.ORG.AR

-La novela de la poesía es como un hilo que se pliega alrededor de sí mismo: un nudo de presencias, un centro de ausencias. Ese vacío que roza el lenguaje: ¿se sufre o se celebra? -Se celebra, por favor, se celebra. El sufrimiento no es un sentimiento productivo, uno lo vivencia a veces porque no le queda otra, porque es humano, desde ya, pero no creo que se pueda escribir desde ahí. Las ausencias vivenciadas como melancolía para mí no producen poesía. Creo que los momentos de productividad, hasta en el caso de los poetas más supuestamente melancólicos, como Gerard de Nerval, como Alejandra, los que incluso llegaron a suicidarse, escribieron en momentos, llamémoslos celebratorios, donde pudieron zafar un rato de ese sufrimiento. Tomo a Deleuze cuando dice que no se escribe con la enfermedad sino con la salud, y digo que no se escribe con el sufrimiento sino con la celebración, sería lo mismo. Para Deleuze el escritor es médico de sí mismo. -En los ensayos de Historias de amor (2.000) trabajás la idea de que la poesía tarde o temprano tiene que vérselas con la muerte ¿Qué pasa cuando quedamos huérfanos después de los 40? Porque a nadie se le ocurre que uno pueda ser huérfano a los 50 y sin embargo lo es, ¿no? -Bueno, justamente esto se une con lo que te decía recién de la productividad. En Duelo y melancolía Freud insiste con que los duelos, cuando se cursan bien, es decir, cuando se logra por fin soltar al objeto duelado, tienen como compensación, como regalo, la producción de algo que suple a ese objeto. Él mismo confiesa que le debe el descubrimiento del psicoanálisis a la muerte de su padre, al duelo que tuvo que cursar. Entonces, si la poesía tiene herramientas para vérselas con la muerte, las tiene que tener también para poder decir algo acerca de la orfandad, no algo quejoso, melancólico, sino algo que todavía nadie haya dicho de esa manera, algo que sorprenda. Y eso se puede escribir a cualquier edad, no hay edad para sentirse huérfano y tampoco hay edad para escribir. -En un fragmento de sus Diarios, John Cheever anota: “Y los hombres tristes, los solitarios, los malcasados se arrodillan en garages, cuartos de baño y moteles y piden a Dios que los ayude a comprender su necesidad de amor. Son todos ateos (…) ¿ Por qué esos hombres, adultos e inteligentes, se comportan de manera tan ridícula? Es como si el dolor los obligara a arrodillarse”. ¿Te parece que la poesía puede ser un modo posible de arrodillarse ante la muerte? -No me gusta el término arrodillarse, debe ser porque soy judía (y atea, por supuesto) Tal vez lo que sí haya es una humildad que tiene que tener la poesía para meterse con la temática de la muerte, la humildad de saber que no hay palabras que puedan asirla, que es lo indecible mismo y sólo desde ese “yo no sé” se va a poder tal vez decir algo sobre la muerte. Si querés llamar a eso arrodillarse, puede ser, yo prefiero el término humildad pero, ojo, tampoco la pavada, no como una especie de entrega total a algo superior sino como una ignorancia. -“En el comienzo, está la ficción” afirma Derrida, desnudando la operación que realizamos cada vez que decimos yo o nosotros y reinventamos un relato que nos incluye dentro del mundo. ¿Qué sentido tiene para vos esto de reunir tu poesía como si fueran “capítulos” de una novela? -Es muy raro. La gente lee mi Poesía Reunida buscando ese efecto, debe ser por el título de la obra que en realidad responde al libro inédito que incluí en el tomo. Pero siempre me llamó la atención que mis libros funcionaran como algo medio novelesco, los críticos se iban refiriendo a cada uno en términos medio de ficción, tipo “el libro de los abuelos” o “el libro de la madre” o el libro donde “aparecen los amigos”, como si se tratara de personajes de una ficción autobiográfica que van desfilando. Se ve que algo quiero novelar cuando escribo poesía, algo muy íntimo, pero que al mismo tiempo también tiene muchas ganas de despegarse de mi propia historia personal, de transformarse en una historia compartida, que los lectores se

DETERMINACIÓN. Tamara Kamenszain se autodefine como una escritora neobarroca sobria, de pocas palabras.

EL ECO DE MI MADRE POR TAMARA KAMENSZAIN No puedo narrar. ¿Qué pretérito me serviría si mi madre ya no me teje más? Desmadrada entonces me detengo ante un estado de cosas demasiado presente: ser la descuidada que la cuida mientras otros la descuidan por mí. Son personas que me sobran y la gramática se torna un escándalo cuando ella que olvidó las palabras adelanta su bebé furioso con el fin de decirlo todo aunque no se entienda nada.

Perfil

Tamara Kamenszain nació en Buenos Aires, en 1947. Poeta y ensayista vinculada al Neobarroco latinoamericano. Ha intercalado la publicación de sus libros de poemas con el ejercicio crítico. Entre otras distinciones ha recibido el Primer Premio de Ensayo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la Beca Guggenheim. Sus obras fueron traducidas, parcial o totalmente, al inglés, francés, alemán y portugués. Adriana Hidalgo publicó su poesía reunida bajo el título La novela de la poesía (2012).

identifiquen un poco, que sepan de qué estoy hablando pero manteniendo la singularidad, sin transformar el texto en una telenovela (porque en poesía también hay telenovelas, no te creas que no…). Obviamente no tengo idea de si ese efecto se logra, ojalá que sí…..

-Sí claro, yo reconozco y reivindico haber formado parte de un movimiento que fue llamado por la crítica neobarroco y que después uno de nuestros compañeros de ruta, el poeta Néstor Perlongher, rebautizó como neobarroso dándole una impronta más local, más barrial, más rioplatense. Entre las grandes cosas que para mí tuvo el neobarroco reivindico la capacidad de tomar distancia tanto del tipo de estética que por ese entonces se daba en llamar “realismo socialista” que pedía un poema comprometido, referenciado hacia un objeto social, como de la del abstraccionismo-metafísico, esa tendencia neutral -“blanquita” lo llamaría ahora- que dominaba a otra parte de la poesía (sobre todo la argentina) y que era, entre otras cosas, rabiosamente anticoloquial. En ese sentido el neobarroco-neobarroso fue una opción interesante con la que yo me identifiqué. Pero lo que sirvió en una época no puede servir para siempre, porque corre el riesgo de transformarse en un dogma anquilosado, que es justo lo opuesto a lo que quiso el movimiento cuando surgió. Por eso yo, siguiendo el ejemplo de Perlongher que supo mover de lugar el dogma cambiando la nominación por una letra, me animo a cambiar otra letra para referirme ahora al neoborroso, un nuevo ajuste que busca borronear los dualismos. Porque si la cosa vuelve a dirimirse peligrosamente entre forma y contenido o entre hermetismo y claridad, o nos retrotraemos a la perimida polémica Boedo y Florida, tenemos la obligación de intentar borrar de nuevo los binarismos. No podemos quedarnos pegados a algo que funcionó en su momento pero que hoy, tomando en cuenta lo que producen las nuevas generaciones, ya quedó atrás. © LA GACETA

-En general se ha vinculado tu trabajo con una zona específica de la poesía latinoamericana contemporánea: la del neobarroco. ¿Formás parte o te sentís parte de algún movimiento literario argentino o latinoamericano?

Denise León - Doctora en Letras e Investigadora del CONICET. Autora de La historia de Bruria, tesis doctoral dedicada a la obra de Tamara Kamenszain y Ana María Shua.


LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 17 DE MARZO DE 2013

3

C R I T I C A S D E L I B R O S // LLAA GGAACCEETTAA L LI TI TE ERRAARRI AI A // C CR RI TI TI CI CA AS S D DE E L ILBI RB RO SO S / /L AL AG AG CAECTEAT AL I LT IETREARRAI RA I A/ /C RCI TR I CT AI CSA SD E D LE I BL RI BO RS O /S 123PEOPLE.COM

De qué hablamos cuando hablamos de celos libro ideal para terapeutas y para quienes sufren la patología

PSICOANÁLISIS LECCIONES PSICOANALÍTICAS SOBRE LOS CELOS PAUL-LAURENT ASSOUN (Nueva Visión - Buenos Aires) ¿Quién no se ha sentido celoso alguna vez o ha soportado sus efectos al haber sido objeto de los mismos por parte de su enamorado? ¿Quién no ha observado manifestarse lo celos en una relación amorosa? Los celos, este estado de evidencia inmediata, esta pasión fundamental del humano. ¿En que razón apoyan su constitución? ¿Por qué se originan? Asimismo nos preguntamos: ¿Por qué ninguna psique escapa a este fenómeno, en tanto los celos aparecen unidos al amor? ¿Por qué acompañan a la enfermedad del

CONVICCIONES. Para el autor y psicoanalista francés, los celos son el correlato narcisista del riesgo de amar y una autodeploración. amor como si fueran su sombra? Estos son algunos de los interrogantes que Paul-Laurent Assoun, psicoanalista, profesor de la Universidad de París y autor de casi 30 libros de la especialidad, va a tratar de desentrañar en estas lecciones psicoanalíticas. Lo que el autor pretende es echar luz sobre el significado de este fenómeno que nos interroga en su irrupción tanto en nuestro lazo con nuestro objeto de amor, como en su manifestación en la relación con el semejante en el lazo social. Assoun, manteniéndose fiel a Freud, sigue al creador del psicoanálisis cuando este toma a los celos como aquello que puede dar

comprensión de la vida psíquica, tanto en su aspecto normal como en el patológico. Así afirma que los celos van a aparecer como “el acceso privilegiado al centro mismo de la vida psíquica”.

Distintos abordajes En un vasto y complejo desarrollo, Assoun nos propone, en la primera parte del libro, un recorrido por toda la geografía de los celos para ir a desenmascarar desde la teoría psicoanalítica sus determinaciones inconscientes. Parte de la caracterización tripartita freudiana para desarrollar los celos normales que todo ser humano experimenta por el

hecho de amar y el temor a perder el objeto amado. Luego toma a los celos proyectivos en el que el sujeto atribuye a su pareja por proyección sus propios deseos de infidelidad. La tercer perspectiva freudiana son los celos delirantes que se ligan a la paranoia. En la segunda parte, el autor nos invita a un recorrido por la dinámica subjetiva de los celos, encontrando en el devenir infantil las determinaciones inconscientes que van a crear un sujeto celoso. En la tercera desarrolla las formas psicopatológicas en la histeria, la neurosis obsesiva, y en las psicosis, para luego ir a rastrear la escritura de los celos en la

Poemario que promete más vigilia que goce POESÍA CONFESIÓN PÚBLICA Y OTROS POEMAS JOSÉ GARCÍA BES (Ediciones del Zorrito – Salta) Este primer libro de José García Bes impresiona como una obra muy pensada principalmente a partir de la estructura. Poesía deshabitada por la persona gramatical que ayuda al lector a identificar la subjetividad que enuncia en su relación con lo otro, y es que en ese derrotero que avanza “Del inicio” a la “Oración” hay que intuir un yo que duda porque se propone un recorrido que deviene en una confesión. Un poemario que empieza con el Big Bang invierte la prueba, genera interrogantes, trasunta un monólogo pensante, promete más vigilia que goce. La cita del chileno Nicanor Parra que oficia de epígrafe de “El angelito” sugiere una lectura en clave crítica a los valores morales de cierta clase social, guiño quizá inconsciente en coincidir con lo que Lucrecia Martel también observa en su film “La ciénaga”. Una de las secuencias de la estructura es específica de la subjetividad: “Del Yo” y aquí es donde corresponde ratificar la importancia estructural del libro que no sólo propone orientar la lectura sino que intenta sugerir, con los enunciados precedidos por la preposición ´de´, un tratamiento conceptual acerca de la instauración del género humano en el cosmos. “Todos volteamos el árbol al ritmo de la sílaba”(23), este enunciado muta hacia una enunciación en primera, así asistimos a la develación de quien se confiesa públicamente (como reza el título del poemario)“allí/ expectador de vida/ no

acumulo historia”. Se trata de la confesión de quien padece el mundo en su triple problemática: como histórica escena social; como degradada naturaleza producto de la escena social en descomposición; como inalcanzable dimensión cósmica desde la inmadura e indecisa condición humana. Desde el punto de vista de las creencias o de las leyes confesar es asumir, acaso arrepentirse, aquí en esta confesión poética hay un segmento caratulado “Del yo”, tramo que contiene sólo dos unidades: `Ontogénesis del yo` y la que repite, parcialmente, el macro título del libro. A propósito de los parentescos literarios no se puede obviar cierta consanguineidad con la poesía vertical de Juárroz. El poemario tiene el registro elegíaco de toda poesía ínsita en la historia natural y en la que escribe el hombre más allá del papel y mucho más aquí de lo que resiste el ecosistema. No es casual que hayamos empezado esta reseña apelando a la condición de desnudez de la palabra poética, y la coincidencia no radica sólo en la proximidad biográfica de la que hablábamos, reside en las características de una poesía muy contemporánea, por momentos desdeñosa de toda retórica convencional, por momento cercana al aforismo. /Sacar la palabra del lugar de la palabra/ y ponerla en el sitio de aquello que no habla/ dirá Juárroz (1991). No hay nada certero sobre la validez de los pronósticos pero tampoco lo había cuando accedimos a los primeros poemas de este autor. Este libro evidencia trabajo, meditación y esos ya son vaticinios de otros libros que probablemente estén en tránsito. © LA GACETA

AMELIA ROYO ◆

literatura (en Shakespeare, en Proust) como su manifestación en la vida social. Se trata de un libro que psicoanalistas, psicoterapeutas y todos aquellos profesionales dedicados a ayudar a las personas que sufren sabrán valorar, en tanto van a encontrar los fundamentos teóricos y clínicos para entender a quienes consultan a partir de la manifestaciones de esta pasión en sí mismo o en su partenaire amoroso. También va a ser de utilidad para tratar de dar respuesta a esto que nos agobia y provoca el sufrimiento que vivimos cuando somos atrapados por la pasión celosa. Al mismo tiempo su lectura

puede servir para dilucidar por qué los hombres celan en el sexo instituyendo de este modo a otro hombre más poderoso y potente que él, mientras las mujeres celan en el amor construyendo así a la otra mujer que sabe de los misterios de hacerse desear. Si la cuestión de los celos revela la problemática del celoso, en tanto sitúa al otro del amor como su objeto, podemos decir que la superación de los mismos solo es posible cuando podemos suponer la condición de sujeto en quienes amamos. © LA GACETA

ALFREDO YGEL ◆

Historias sobre la infancia y la proximidad de la adolescencia RELATOS PANTALONES LARGOS JUAN CARLOS MOLINA (Lucio Piérola Ediciones – Tucumán)

OBRA. Una novela en verso y siete canciones ad hoc de Sánchez Sorondo.

Una ficción particular en la cual las letras se mezclan con la música NOUVELLE LOS CONDENADOS AL ÉXITO GABRIEL SÁNCHEZ SORONDO (Ciudad de lectores - Buenos Aires) Además de escritor, redactor y poeta, Gabriel Sánchez Sorondo es un excelente músico, dueño de una voz privilegiada. En el año 2001 fundó la Tom Waitsed Band, una banda llamada así en honor a Tom Waits, en la que sigue actuando junto a diez artistas. Estos componentes musicales y poéticos se conjugaron como disparador para llevarlo a escribir una nouvelle muy particular. Escrita en tres partes con formato de poesía, en la primera narra la historia de Abel Miguel: una suerte de líder espiritual sectario que vive con un harem personal compuesto por 14 mujeres de diferentes edades. La segunda parte narra en versos de lenguaje coloquial -apropiado a los personajes y situación- las peripecias que vivirán cinco músi-

cos itinerantes, al asociarse a Abel para conformar una banda cuyo nombre da título al libro. Y lo hace desde un registro lingüístico reconocible en el contexto que trata, convirtiéndose en un atractivo y valioso componente de la obra. Casi tanto como mostrar sin anestesia los vicios y virtudes del entorno. El desarrollo de los acontecimientos desdecirá el éxito asegurado. La disolución, sin embargo, no entrañará el fracaso, y cada quien buscará su destino. Así, el relato en versos cierra con soltura la historia iniciada. La tercera parte detalla las letras de las canciones interpretadas por “Los condenados”. El libro incluye un CD con las canciones de los intérpretes, basadas en las supuestas oraciones que pronunciara “el maestro Abel Miguel”. Un libro diferente, entretenido, desde un registro lingüístico y musical extrañamente armónico desde ambas vertientes. © LA GACETA

HORACIO SEMERARO ◆

La literatura concibe diversas visiones de la infancia, suele considerarla el tiempo de la dicha e incluso el Paraíso perdido. Estas idealizaciones le son ajenas al sudafricano J. M. Coetzee, quien la asocia a un momento en el que se aprietan los dientes y se aguanta. Pantalones largos recurre a una versión positiva de este tópico, a lugares comunes de la cultura y del habla a fin de evocar aprendizajes y experiencias de un niño de pueblo. El uso del lugar común -en tanto lugar de reunión del lenguaje de una comunidad y también de indistinción de los individuos- potencia la verosimilitud de los relatos que Juan Carlos Molina ofrece al lector, capaz de reconocerse en ellos más allá del es-

El humor reaparece cada vez que el narrador acude a inocentes ardides para transformar en realidad lo imaginado. pacio y un tiempo específicos. El conjunto describe una parábola temporal -sujeta a la perspectiva del narrador- desde los primeros años de vida hasta el ingreso en la adolescencia, etapa en que los muchachos de generaciones pretéritas ansiaban alargar sus pantalones, aprender a bailar, ir a fiestas y conquistar mujeres. Con frecuencia las ilusiones del protagonista se enfrentan a las condiciones del contexto. Así, el desafío de ser lustrabotas se aplaca ante la presión de quienes realizan dicha tarea en la

ESTILOS. Juan Carlos Molina y un libro cargado de oralidad. plaza principal. La ilusión de adquirir un caballo y convertirse en diestro jinete -como los cowboys del cine- se desvanece con lentitud luego de una caída en pleno galope. A estos primeros desencantos le suceden otros, producto del poder político que actúa sobre los sujetos, quienes padecen el abuso de autoridad o la exclusión por razones ideológicas. Sin embargo, el humor o la picardía asoman cuando el narrador acude a inocentes ardides para transformar en realidad lo imaginado. Ese gesto trasunta la capacidad de la literatura de corregir o alterar los hechos a través de la ficción. El texto final sigue el modelo de otros que le anteceden en la colección al prefigurar la historia que será escrita en lo sucesivo, confirmando la existencia y los inicios de un proyecto narrativo de mayor alcance. © LA GACETA

GUILLERMO SILES ◆


4

LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 17 DE MARZO DE 2013

El cardenal que viajaba en colectivo FOTO TOMADA DEL SITIO TGNEWS.CITTACELESTE.IT

COMO SI FUESE UN VECINO MÁS EN BUENOS AIRES. La austeridad es una característica en la personalidad de Jorge Mario Bergoglio desde siempre; en 1998 quedó al frente la curia porteña y solía trasladarse en subte. ... Viene de la página 1. Al morir Quarracino, en 1998, Bergoglio se convirtió en el primer jesuita al frente de la curia porteña. Por entonces, Bergoglio ya contaba con un gran ascendiente sobre el clero de la ciudad, sobre todo el más joven. Gustaba su afable cercanía, su simpleza, su sabio consejo. Nada de eso cambiaría con su llegada al principal sillón de la arquidiócesis primada, sede cardenalicia.

Habilitaría su teléfono directo para que los sacerdotes pudieran llamarlo a cualquier hora ante un problema. Seguiría pernoctando en alguna parroquia, asistiendo a un sacerdote enfermo, de ser necesario. Continuaría viajando en colectivo o en subterráneo y dejando de lado un auto con chofer. Rechazaría ir a vivir a la elegante residencia arzobispal de Olivos, cercana a la quinta de los presidentes, permaneciendo en su austero cuarto de la curia porteña. En fin, segui-

ría respondiendo personalmente los llamados, recibiendo a todo el mundo y anotando directamente él las audiencias y actividades en su rústica agenda de bolsillo. Y continuaría esquivando los eventos sociales y prefiriendo el simple traje oscuro con el clerigman a la sotana cardenalicia. A propósito de su austeridad, cuentan que, cuando se anunció que sería creado cardenal, en 2001, no quiso comprar los atuendos de su nueva condición, sino

“Creo que la vida va a triunfar” * -¿Cómo imagina el futuro de la Iglesia culturales… Felizmente nuestro pueblo, bio, la patria es lo que otorga identidad. católica? ¿Este siglo será religioso? cuanto más sencillo, más solidario. Es De una persona que ama el lugar donde -La Iglesia debe estar acompañando el cierto que en ocasiones se producen he- vive no se dice que es un paisista o un desarrollo de los pueblos: el existencial, chos inquietantes como, hace un tiempo, nacionalista, sino un patriota. Patria vieel moral, el humano con todo su nuevo un incendio en una villa de emergencia ne de padre; es, como ya dije, la que repotencial. Tiene que hacerlo crecer en de Buenos Aires, producto de una pelea cibe la tradición de los padres, la lleva humanidad porque, en el fondo, el hom- de pobres contra pobres, que atentó con- adelante, la hace progresar. La patria es bre es objeto de la Revelación de Dios, tra esas reservas solidarias pero, toda- la herencia de los padres en el ahora paimagen de Dios. Como cristianos, no po- vía, no las perdimos. El desafío es estar ra llevarla adelante. Por eso, se equivodemos abjurar de esa concepción, ni ne- alertas y contenerlas. Cuando los políti- can tanto los que hablan de una patria gociarla. Ahora, habrá que ver de qué cos empiezan a buscar soluciones me- desgajada de la herencia, como aquellos manera. La religiosidad, reiteque la quieren reducir a la hero, a veces viene acompañada rencia y no la dejan crecer. por una especie de teísmo va-En síntesis, tiene una visión go que mezcla lo psicológico El optimismo es una actitud psicológica moderadamente optimista del con lo parapsicológico, no frente a la vida. La esperanza va más futuro del país y del mundo… siempre por un verdadero y profundo encuentro personal -Es lo que siento. Puedo equiallá. Es el ancla que uno lanza al futuro vocarme. Nosotros no lo verecon Dios, como los cristianos para llegar a lo que anhela. mos, lo verán nuestros hijos. creemos que debe ser. Como aquel cuento de los dos -¿Cree que se avanzará en la curas que están charlando soreunificación de las confesiobre un futuro concilio y uno JORGE MARIO BERGOGLIO nes cristianas? pregunta: “¿Un nuevo concilio va a suprimir el celibato obligatorio?” Y -Comienzo celebrando los pasos que se han dado y se siguen dando en el mo- diante pactos, se equivocan si ellos no el otro responde: “Parecería que sí”. Pevimiento ecuménico. Católicos y evangé- se asientan en la solidez de la reserva ro el primero concluye: “De todas manelicos nos sentimos más cerca, convivien- moral de nuestro pueblo. De lo contra- ras nosotros no lo vamos a ver; lo verán do con las diferencias. Se busca una di- rio, constituyen un mero contrato que nuestros hijos”. Bromas aparte, es útil versidad reconciliada. Yendo directa- podemos romper cuando se nos viene en no confundir optimismo con esperanza. mente a la pregunta: desestimo que, por gana. Es cierto que el pueblo está vapu- El optimismo es una actitud psicológica ahora, se pueda pensar en la uniformi- leado, inmerso en una situación un tan- frente a la vida. La esperanza va más dad, o en la unidad plena, sino en una to anárquica, pero, estamos a tiempo de allá. Es el ancla que uno lanza al futuro diversidad reconciliada que implica ca- hacer cosas buenas por la patria porque, y que le permite tirar de la soga para lleminar juntos, orando, y trabajando jun- insisto, contamos con reservas. gar a lo que anhela. Es esforzarse en la tos, y juntos buscando el encuentro con buena dirección. Además, la esperanza -¿Por qué usa el término “patria”? la verdad. es teologal: está Dios de por medio. Por -Me gusta hablar de patria, no de pa- todo eso, creo que la vida va a triunfar. -¿Y cómo imagina el futuro de la Ar- ís, ni de nación. El país es, en última insgentina? * Entrevista a Jorge Bergoglio (Vergatancia, un hecho geográfico, y la nación, -La sociedad tiene reservas morales, un hecho legal, constitucional. En cam- ra, 2010).

adaptar los de su antecesor. Y que, ni bien se enteró de que algunos fieles proyectaban viajar a Roma para acompañarlo en la ceremonia en la que Juan Pablo II le entregaría los atributos de purpurado, los exhortó a que no lo hicieran y a que donaran el dinero del viaje a los pobres. Dicen también que en una de sus frecuentes visitas a las villas de emergencia de Buenos Aires, durante una charla con cientos de hombres de la parroquia de Nuestra Señora de Caacu-

pé, en el asentamiento del barrio de Barracas, un albañil se levantó y le dijo conmovido: “Estoy orgulloso de usted, porque cuando venía para acá con mis compañeros en colectivo lo vi sentado en uno de los últimos asientos, como uno más; se lo dije a ellos, pero no me creyeron”. Desde entonces, Bergoglio se ganó para siempre un lugar en el corazón de aquella gente humilde y sufrida. “Es que lo sentimos como uno de nosotros”, explicaron.

17-03-2013 LA GACETA LITERARIA  

Domingo 17 de marzo de 2013 LA GACETA LITERARIA

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you