Page 1

SAN MIGUEL DE TUCUMAN, DOMINGO 11 DE AGOSTO DE 2013

3

4

Entrevista al cineasta Gaspar Noé, argentino radicado en Francia, que advierte que la violencia, aunque escandalosa, nos rodea.

La clave de la gravitación alcanzada en poco tiempo por el papa Francisco radica en su discurso pleno en palabras con contenido.

5 a SECCION

E N T R E V I S T A

A

M A N U E L

C A S T E L L S

“Cuanto más Internet, menos aislamiento, menos depresión y más compañía” Es uno de los cientistas sociales

nicarse y auto-movilizarse. Es la primera vez en la historia que sucede esto y rompe las reglas del juego político. ¿Todo esto en qué acaba? Esto se va a prolongar a futuro. Los indignados españoles tienen un eslogan interesante que dice “vamos despacio porque vamos lejos”.

más influyentes y citados en todo el planeta. Su libro La era de la

información es una obra ineludible para entender cabalmente el mundo hipercomunicado de hoy, en el que uno de cada dos humanos es internauta y en el que hay tantos celulares como habitantes. El sociólogo español afirma que lo que más valoran los ciudadanos es la comunicación. “Internet es la infraestructura de nuestras vidas”, sentencia. ◆ Por Ezequiel Mario Martínez PARA LA GACETA - BUENOS AIRES itar a Manuel Castells es hablar sobre la sociedad de la información. Su libro más importante, La era de la información, abrió un nuevo paradigma para entender las transformaciones sociales, políticas y culturales a partir del impacto de la revoluciones comunicacionales y tecnológicas de los últimos veinte años. Por citar un ejemplo de la importancia de sus estudios a nivel mundial, Anthony Giddens -unos de los grandes pensadores del siglo XXelevó su obra al nivel de los esfuerzos explicativos que Karl Marx o Max Weber hicieron por interpretar la sociedad industrial. De visita por Buenos Aires a raíz de una invitación por parte la Universidad Nacional de San Martín –que le entregó el título Dr. Honoris Causa– conversamos con Castells sobre el impacto de las nuevas tecnologías e Internet, las redes sociales y su articulación con la política, la era digital y las revoluciones árabes, entre otros temas.

C

- ¿Las redes sociales han reconfigurado las formas tradicionales de sociabilidad y comunicación? - Sí, claro. Todo el mundo habla de Internet como si todos supieran qué es y qué no es. Hay dos cuestiones básicas que condicionan el resto de la discusión. Primero, hoy en día existen 3.000 millones de usuarios de Internet en todo el mundo, y 6.800 millones de números de teléfonos celulares. El planeta está fundamentalmente conectado por Internet. En relación plataforma móvil, Internet y sistema de comunicación móvil, estamos conectados. Aunque, por supuesto, el ancho de banda la calidad de conexión es desigual, pero menos desigual que la distribución de ingresos, por ejemplo. Sobre todo si se toma por edad: la divisoria digital hoy en día en Internet no es de acceso, sino de edad. - ¿La desigualdad en el acceso a las comunicaciones es un problema netamente etario? - Exacto. De los 40 años para abajo, la gente es alfabeto-digital y están conectados desde un cibercafé, del trabajo, de la escuela o jaqueando lo que sea. Los

jovencitos de 40 años están conectados. Actualmente, lo que más valoran los ciudadanos en todo el mundo es la comunicación. Te diría, mucho más que la comida. Se puede vivir comiendo escaso, pero no comunicando poco. Internet es la infraestructura de nuestras vidas. La electricidad nos da la energía, pero la comunicación y la información nos la da Internet. Existe una enorme masa de investigación científica dedicada a los vínculos entre Internet, Sociedad y Economía, varias encuestas sistemáticas que se hacen todos los años sobre el uso de Internet en el mundo. Los resultados de estos estudios arrojan que Internet aumenta la sociabilidad, no la disminuye. Y tampoco disminuye la sociabilidad física ni la interacción cara a cara. Las dos sociabilidades son acumulativas, se refuerzan. Los sociólogos distinguen dos tipos de vínculos: fuertes y débiles. Los vínculos fuertes se hacen con vivencias directas y concretas entre la gente: familia, amigos, compañeros de trabajo, compañeros de lucha, etcétera. Internet es el espacio ideal para mantenerlos, cultivarlos y desarrollarlos. Tú no ves a tu familia -por mucho que la quierastodos los días, pero en general cada día y cada semana se mantienen en contacto vía las redes sociales. Lo mismo con los amigos, colegas, compañeros de trabajo. Internet crea también la posibilidad de vínculos débiles -que se mantienen a lo largo del tiempo- y que refuerzan a los vínculos fuertes. Las redes sociales -que tienen unos diez años de existencia aproximadamente- son espacios de sociabilidad elegidos. A lo largo de la Historia, estos espacios fueron derivados a partir de otros contextos sociales: la familia, el trabajo, el vecindario, pero nunca antes habían sido elegidos. Es en las redes donde cada uno

construye su espacio de sociabilidad. La vieja discusión si las sociedades de masas son “individualistas aisladas” o “socialmente conectadas”, está saldada. Existe una nueva forma de sociabilidad, propia de nuestro tiempo, que es lo que llamamos individualismo en red. El individualismo conectado. Somos individuos pero conectados, no aislados. De ahí vienen todos los mitos que existen sobre las consecuencias de Internet: que aíslan, que alienan, y es exactamente todo lo contrario. Cuanto mayor es el uso de Internet, más alto el nivel

PERFIL Manuel Castells es profesor de Sociología y director del Internet Interdisciplinary Institute de la Universitat Oberta de Catalunya; profesor emérito de Universidad de Berkeley; doctor honoris causa de 15 universidades europeas, americanas y asiáticas; exprofesor visitante del MIT y Oxford. Es autor de 23 libros, incluida la trilogía La era de la información, publicada por Blackwell y traducida a 23 lenguas.

de sociabilidad y menos el aislamiento. Es un instrumento de comunicación social. Cuanto más Internet, menos aislamiento, menos depresión y más compañía. Estos son datos duros, no es mi opinión. - ¿Qué puede decir de las nuevas formas de organización social y política a través de las redes sociales? Pienso en lo que sucedió con las revoluciones árabes, el movimiento de indignados… - Estas son las formas concretas de los movimientos sociales de nuestro tiempo. Las revoluciones árabes, los indignados españoles, el movimiento Ocuppy Wall Street. A estos movimientos, por supuesto, no los genera Internet sino la lucha, la indignación contra la injusticia y la pobreza. Lo más importante de estos movimientos es que son incontrolables, nacen en Internet pero rápidamente salen a la calle. En esa interacción entre el ciberespacio y el espacio público urbano se constituye un espacio de nuevo tipo, un espacio de autonomía. Estos movimientos son autónomos. Son movimientos que no dependen de los partidos ni de organizaciones, que no tienen líderes; son horizontales e impredecibles, que parten de una chispa de indignación contra la injusticia y luego van encontrando formas de expresión, de articulación y desarrollo. Toda la clase política del mundo está aterrada porque ésta es la declaración de independencia de la sociedad civil con respecto a las estructuras partidarias y a los aparatos del Estado. Nunca hubo algo así. - ¿Por afuera de las formas partidarias institucionales? - Nunca la gente había tenido la capacidad de auto-organizarse, auto-comu-

- Justamente quería preguntarle sobre esa frase… - Observo que hay nuevas formas de movilización social que están minando el sistema socio- político en un momento en que hay una crisis de legitimidad de todas las clases políticas en el mundo. La gente no cree que los gobiernos democráticos, aunque haya elecciones. Saben que las elecciones están controladas, que sólo se pueden presentar aquellos candidatos que los partidos controlan estrechamente. Están mediatizadas por los medios de comunicación, y esos medios y partidos están mediatizados a su vez por los actores financieros que controlan sus recursos. Ahora, Internet abre el espacio, y al abrir el espacio la gente ve el mundo y se organiza desde una doble vertiente: lo local y lo global. Por eso cuando los movimientos son perseguidos y reprimidos, no los pueden destruir porque no tienen líderes. Es la primera vez en la historia que a un movimiento -de largo plazo y estable- no lo pueden descabezar porque no hay cabezas. Y muchos se preguntan “¿adónde quieren llegar?” o “¿qué programa tienen?”. Tenemos una visión vieja de la política que consiste en la lucha para la toma del poder del Estado. Hoy los jóvenes que integran estos movimientos ven en el Estado la reproducción de los mecanismos de dominación. Entonces, existe el intento de construir otra cosa, con otras prácticas; es decir, un experimento político en búsqueda de otras formas democráticas. - ¿No tienen una teoría ni un saber previo? - No, porque no ha habido nunca una experiencia de estas características a lo largo de la Historia. Es una experimentación política y a su vez una expresión de indignación contra lo establecido. La frase más sofisticada y analítica del movimiento es: “lo importante no es el producto, sino el proceso”. Una Constitución, un nuevo pacto social -para ser duradero y que realmente corresponda a la sociedad- tiene que internalizarse previamente en las mentes de los ciudadanos para que sea legitima. - ¿Estamos presenciando el fin de la representación política tal como la conocemos? - Estamos viendo el fin de la legitimidad de esas formas de representación. Ya nadie piensa que la clase política nos representa, pero casi nadie se opone a la democracia como sistema. Existe una conciencia clara de que esa forma, tal y como está, no sirve. El gran eslogan de los indignados en España es “no nos representan”. Y ustedes en Argentina lo empezaron con el “que se vayan todos”. Hay un hastío de los políticos como clase. Antes hablábamos de las clases sociales, hoy se habla de la clase política. La clase política en su conjunto es la que domina a los ciudadanos. Y aunque unos sean de derecha y otros de izquierda, todos tienen intereses en común. Las formas de la democracia representativa se han agotado históricamente y el debate abierto es qué nuevas formas emergerán.


2

LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 11 DE AGOSTO DE 2013

LANZAMIENTOS / LA GACETA LITERARIA / CRITICA DE LIBROS / LA GACETA LITERARIA / LANZAMIENTOS / LA GACETA LITERARIA

N

El final del boom de la literatura erótica

o v e d a d e s

La etapa matrimonial de la historia erótica de Christian y Anastasia

LAS ENCRUCIJADAS ACTUALES DE PSICOANÁLISIS Luis Hornstein

$ 113

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (301 PÁGINAS)

NOVELA

¿Cómo construir un psicoanálisis contemporáneo, abierto a los intercambios con otras disciplinas y al desafío que impone cada coyuntura sociocultural, sin por ello perder especificidad ni rigor?, plantea el autor. Subjetividad y vida cotidiana, es el subtítulo del libro.

CINCUENTA SOMBRAS LIBERADAS E.L. JAMES (Grijalbo - Buenos Aires)

CLASES DE LITERATURA – BERKELEY, 1980 Julio Cortázar

LA REPÚBLICA DE PLATÓN Alain Badiou

$ 192

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA (448 PÁGINAS)

Es una recreación, tanto filosófica como literaria, del famoso diálogo, poblada de referencias que van desde la antigua Grecia hasta nuestros días. Nos instalan, súbitamente, en un teatro-ágora donde el pensamiento se despliega a través de un lenguaje sutil y vivaz.

MUNDOS DIFERENTES Hugo A. Berreta

$ 50

EDICIONES DEL PARQUE (160 PÁGINAS)

Dice Jorge Daniel Brahim, director editorialista de la revista El pulso argentino, en sus palabras preliminares sobre el libro: “su condena del culto al materialismo y al proceso de deshumanización hace honor a la mejor tradición de los escritores humanistas”.

EICHMANN Y EL HOLOCAUSTO Hannah Arendt

$ 50

TAURUS (160 PÁGINAS)

Inspirada por el juicio a un burócrata que contribuyó a Holocausto, esta obra sobre la banalidad del mal asombró al mundo con su análisis de la ceguera moral de un régimen y de la insistencia de un hombre en ser absuelto argumentando que “sólo cumplía órdenes”.

LA SEMIOSIS SOCIAL, 2 Eliseo Verón

$ 199

PAIDÓS (448 PÁGINAS)

$ 105

SIGLO VEINTIUNO EDITORES (288 PÁGINAS)

Ser original no siempre fue un requisito, ser joven no siempre implicó una ventaja artística o la literaria, y decir algo novedoso fue considerado por mucho tiempo una monstruosidad de la razón. ¿Cuál es la historia de la centralidad de lo nuevo como criterio de valor?

ESTUDIOS DE LITERATURA ARGENTINA Adolfo Prieto

$ 85

UNIVERSIDAD NACIONAL DE QUILMES (164 PÁGINAS)

Agotado ya hace mucho tiempo, la Universidad Nacional de Quilmes rescata este volumen, que contiene investigaciones críticas sobre la literatura nacional, sumamente vigentes. Retoma la publicación de 1969 sin cambios, con prólogo de María Teresa Gramuglio.

ESCORIAL Gabriel Gómez Saavedra

$ 45

HUESOS DE JIBIA (58 PÁGINAS)

Este poemario de Gómez Saavedra fusiona dos estéticas, dos maneras de encarar el mundo: la milimétrica mirada del observador melancólico y la mirada extraviada y distorsionada del vanguardista. En ese cruce inusual, se abre “Escorial”.

RETRATO DE UN JOVEN ADICTO A TODO Bill Clegg

$ 150

SUMA DE LETRAS (300 PÁGINAS)

Bill Clegg es un joven y exitoso agente literario. Tiene una pareja que lo quiere, un círculo de relaciones envidiable y buenos amigos. Pero emprende un viaje al infierno, por su adicción al crack, que durará meses y lo arrastrará a la ruina económica, social y personal.

SCHILLER O LA INVENCIÓN DEL IDEALISMO ALEMÁN Rudiger Safranski TUSQUETS EDITORES (576 PÁGINAS)

$ 136

Un poco de acción y suspenso propios del thriller más clase B agregan una pizca de entretenimiento a la obra. soñados en Londres y en París). A partir de allí, E.L. James no hace más que reiterar los ingredientes de la fórmula que sus ávidas y fieles lectoras han devorado con verdadera fruición. Es decir, las escenas sexuales explícitas fluyen otra vez en abundancia a lo largo de las páginas, y el mismo Christian posesivo, celoso y sobreprotector sigue teniendo que lidiar con las pequeñas o grandes “desobediencias”

A 25 años del primer volumen, Verón acerca nuevas conclusiones sobre problemáticas de la comunicación, a partir de investigaciones sobre los discursos de la prensa gráfica, la comunicación política, publicitaria e institucional y los discursos sobre el cuerpo y la salud.

CUANDO LO NUEVO CONQUISTÓ AMÉRICA Víctor Goldgel

Esta biografía describe la vida y el pensamiento del autor del Himno a la alegría, su amistad con Goethe, la lucha contra la enfermedad y la difícil posición de un artista en una corte conservadora. Además, retrata un movimiento prodigiosos de la cultura occidental.

LA BUENA NUEVA DE LOS LIBROS DEL CAMINANTE Rodolfo Fogwill ALFAGUARA (296 PÁGINAS)

$ 140

Esta obra constituye el tercer y último gran tomo -650 páginasdel sorprendente éxito editorial Cincuenta sombras…, que sigue cosechando fans a lo largo de todo el mundo. Y generando, además, una gran expectativa frente al misterio que rodea a su versión cinematográfica, a estrenarse el año que viene. La historia comienza esta vez con Christian y Anastasia ya casados, en una lujosísima –no podía ser de otra manera– luna de miel por Europa, en las playas de Mónaco (luego de unos días

Publicada originalmente en 1990, cuando Fogwill se acercaba a los cincuenta años, es al mismo tiempo la biografía a distancia de una época, de una clase social y de una Argentina vistas -al decir de Elvio Gandolfo- a través de la “itinerancia y la digresión”.

LA DESPEDIDA. La historia, esta vez, comienza con Christian y Anastasia ya casados y en lujosa luna de miel. de Anastasia, por las que debe “castigarla” a su singular manera. Aunque, curiosamente, en esta entrega la dosis de “sexo duro” es bastante menor (¿será que hasta el sexoadicto Grey sufre los embates del matrimonio?), y

van ganando terreno los encuentros sexuales tipo “vainilla”. Un poco de acción y suspenso –alguien quiere atentar contra el joven magnate y su familia- propios del thriller más clase B, le agregan una pizca de entreteni-

miento a este predecible, aburrido y definitivamente ya empalagoso tercer plato de las afamadas sombras de Grey. © LA GACETA

INÉS PÁEZ DE LA TORRE ◆

La sutileza de una triste historia

NOVELA NADAR DESNUDAS

La narración de Carla Guelfenbein está resuelta en capítulos breves que le permiten trabajar diferentes tiempos con gran soltura y, lo que es importante para el lector, sin complicar la trama. La escritura es profunda y delicada a la vez, sin estridencias; el retrato de la época y de los personajes está sugerido, más que explicitado, con verdadera maestría. Ella sabe que nosotros sabemos de qué nos habla, por eso las explicaciones estarían de más; por ello la sobriedad de algunos capítulos roza la perfección. Sin embargo, debo marcar dos puntos con los que no coincido: la caprichosa relación entre el 11 de setiembre de 1973 (fecha del golpe militar chileno), y el 11 de setiembre de 2001 (atentado a las Torres Gemelas en New York); y el título del libro: Nadar desnudas. Si bien es parte de un capítulo y puede defenderse desde cierto rebuscamiento (siempre hay alguna teoría para justificar cualquier capricho), se trata de un título con una finalidad abiertamente comercial. Algo para agradecer es el final abierto de esta novela, teniendo en cuenta la crueldad del tema tratado. Eso hace que el texto continúe en nuestra memoria, y que seamos nosotros los encargados de ponerle fin. © LA GACETA

CARLA GUELFENBEIN (Alfaguara – Buenos Aires) Este libro se prestaba para comenzar a leerlo con cierto prejuicio. Un best seller, escrito por una de esas autoras latinoamericanas formadas en Europa, que narra una historia ambientada en un país sudamericano, con los elementos necesarios para el género: lectura rápida salpimentada de erotismo y política. Podía plantearnos una trampa, de entrada, y así fue. Hasta promediar la novela, la materia narrada gira en torno a la relación entre dos mujeres jóvenes (una española, Morgana; y una francesa, Sophie), totalmente distintas en cuanto a carácter, pero que terminan creando sus propios códigos de convivencia. A pesar de su amistad, ambas tienen secretos que no se confiesan; una, desde lo sentimental; la otra, desde lo emocional. Diego (el padre de Sophie) será el punto que las unirá todavía más, pero que también terminará separándolas. La historia transcurre en Santiago de Chile a comienzos de la década del 70. Diego es chileno y trabaja como asesor para el gobierno de Salvador Allende; ese será el punto desencadenante de la segunda parte del libro. Así como los golpes militares han dejado su

R

huella en la historia de este continente, también han quedado registrados en la literatura que aquí se produce. Es una cicatriz que atraviesa nuestra obra conjunta; y si a veces no es el tema principal, sí lo es como referencia. Los acontecimientos banales que se suceden y acumulan en los primeros capítulos, tomarán sentido en los capítulos finales, aportando dramatismo a una historia fascinante. Ni el erotismo ni la política serán los puntos culminantes; ambos serán tocados con mucha prudencia y hasta con cierta distancia. La sutileza los ubicará donde corresponde: son referencias para la historia que la autora nos cuenta.

a n k i n g TUCUMAN

FICCION

1 2 3 4 5

INFIERNO Dan Brown PERDIDA Gillian Flynn LA VERDAD SOBRE EL CASO HARRY QUEBERT Joël Dicker CINCUENTA SOMBRAS DE GREY E.L. James DULCE ENEMIGA MÍA Marcela Serrano

NO FICCION

1 2 3 4 5

EL JESUITA Sergio Rubín CLASES DE LITERATURA Julio Cortázar LA TRAMA DE MADRID Juan Bautista Yofre ECONOMÍA A CONTRAMANO Alfredo Zaiat SAN FRANCISCO DE ASÍS Herman Hesse

ROGELIO RAMOS SIGNES ◆

R

FUENTE: REVISTA Ñ

En la cima de su carrera y tras años de negativas, Julio Cortázar acepta dar un curso universitario de dos meses en EEUU. No se tratará de conferencias magistrales, sino de charlas sobre literatura y, sobre todo, acerca de su experiencia como escritor y la génesis de sus obras.

LIBRERIAS EL ATENEO, EL GRIEGO Y LA FERIA DEL LIBRO

$ 170

ALFAGUARA (344 PÁGINAS)

a n k i n g ARGENTINA

FICCION

1 2 3 4 5

INFERNO Dan Brown CINCUENTA SOMBRAS DE GREY E. L. James CINCUENTA SOMBRAS MÁS OSCURAS E. L. James LA RIDÍCULA IDEA DE NO VOLVERTE A VER Rosa Montero ATARDECER EN PARÍS Nicolás Barreau

NO FICCION

1 2 3 4 5

LA TRAMA DE MADRID Juan Bautista Yofre ECONOMÍA DESCUBIERTA Tomás Bulat ÁGIL MENTE Estanislao Bachrach SAN FRANCISCO DE ASÍS Herman Hesse SOBRE EL CIELO Y LA TIERRA J. Bergoglio y A. Skorska


LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 11 DE AGOSTO DE 2013

3

/ CRITICAS DE LIBROS / LA GACETA LITERARIA / ENTREVISTAS / LA GACETA LITERARIA / CRITICAS DE LIBROS /

ENTREVISTA A GASPAR NOÉ

“Entrar en el vacío es entrar en la muerte” no lo presumo, estaba la reacción de incomodidad de parte del público. No todo, claro, pero algunos se iban de la sala.

Nacido en la Argentina y radicado en Francia, es uno de los directores más polémicos del cine europeo. Aquí habla sobre la controvertida escena de la violación a Mónica Belluci en Irreversible y acerca de Enter the void, su último largometraje. También opina sobre la muerte, Woody Allen, Fassbinder y la influencia de su padre. ◆

- ¿Por qué la secuencia de la violación es tan larga? ¿Algunos la consideraron poco menos que insoportable. - Porque la vida tiene medidas propias que son distintas de las del cine. En las películas, alguien recibe un balazo en el pecho y muere a los seis segundos. En la vida puede tardar seis días o seis semanas en morir. O salvarse. La violación de Mónica Belucci tiene una duración que coincide con la vida y que respeta las necesidades dramáticas de lo que está narrándose. No se olvide que en esa violación se asienta toda la historia. Además, la violación tiñe todo. Pensé en una escena muy plácida para el final, donde estuvieran los dos protagonistas, Monica Belucci y Vincent Cassell, marido y mujer en la vida real, pero Vincent se negó aduciendo que, dada la relación de ambos, no iba a tener una buena llegada para el público. Yo no lo creí así. Lo lamenté pero no podía hacer otra cosa.

Por Asher Benatar

PARA LA GACETA - BUENOS AIRES - Enter the Void. El vacío al que alude el título de su película, ¿es un vacío universal o particular? - Se refiere al vacío que rodea al universo y al que afecta a cada individuo en forma particular. Entrar en el vacío es entrar en la muerte. El protagonista recibe un balazo a los 40 minutos de la película y el resto de ella, cerca de dos horas, las pasa agonizando. Todo transcurre en su cabeza desde ese momento. Están sus amigos, su hermana a quien en su sueño protege. - ¿Por qué Japón? - Al principio quería filmarla en New York. En la década de los 60 era una ciudad casi futurista. Ahora no, ha cambiado. Entonces pensé en Japón. Y si no hubiera sido Japón, habría optado por Hong Kong. Me habría resultado más fácil. Los japoneses son muy celosos sobre la forma en que se refleja el alma del país, la manera de mostrar sus sombras. No compartieron la visión de Sofía Coppola (Perdidos en Tokio), la criticaron mucho y están como alertas a que se muestre a su país como lo hizo Sofía. - ¿Se siente cómodo provocando escándalos cinematográficos? - Ni cómodo ni incómodo. Hago un guión dejándome llevar por la historia que se me ha ocurrido. Si provoca escándalo no es asunto mío. Escandalosa es la violencia, que es una forma animal de vida. Y alrededor de nosotros hay mucha más violencia que la que se explicita. Las religiones, por ejemplo, que están cada vez más fortalecidas –no hablo de la católica que pierde terreno a diario-, desarrollan una violencia ejercida “en nombre de dios”. Me gustaría hacer una película de este tipo: una secta que actúe con violencia, y que lo haga en nombre de alguien superior. - ¿Tiene escrito algo? - Sólo pensamientos. No es fácil decidirse a escribir. Es como oficializar un proyecto, y una historia debe calentarte mucho para que uno se embarque en un viaje de dos años, que es lo menos que debe durar la gestación de una película. - ¿Y Woody Allen? Le aclaro que no siento devoción por él. - Allen montó un mecanismo. Productor que pone dinero todos los años, él que se sienta a escribir una comedia o un drama intimista de dudosa calidad -esto cada vez menos- y un equipo técnico que considera eso como un empleo. Otra cosa era Rainer

Fassbinder, que hacía cuatro películas por año o más. ¿Se imagina? Y la mayor parte eran muy buenas. Se metió un escopetazo en la boca a los 36 años, algo incomprensible y lamentable porque cada vez dominaba más el lenguaje cinematográfico. No conozco los motivos, pero antes de semejante decisión debió haber pensado que la muerte no abre puertas. - ¿No cree que haya algo más allá de esta vida? - Absolutamente no. No acepto la separación entre carne y alma. Antes de que la carne comience a corromperse, el alma, la psiquis, todo aquello con que se vibró ya no está. - ¿Le tiene miedo a la muerte? - Los adolescentes le tienen mucho miedo. Los adultos no tanto. Yo le tengo miedo al sufrimiento, a las enfermedades, pero tenemos que tener en cuenta que las enfermedades forman parte del contrato que firmamos cuando nacemos. Y otra cosa: no me gustaría pesar en otros, encadenar a nadie, riesgo que corren todos los enfermos. Eso lo mostró muy bien Hanecke en Amor, una excelente película. - En el reportaje que hace un tiempo le hice, su padre (el pintor “Yuyo” Noé) me dijo que desde chico a usted le fascinaba el cine. - Muchísimo. Iba todos los días. Eso debe haber ido formándome para la dirección. Mi madre también era adicta al cine. Recuerdo que me llevaba a ver obras como Stalker o Roma ciudad abierta, esto en los ciclos de revisión. De aquella época me ha quedado la admiración por 2001, la película de Kubrick. - Usted tiene una hermana, ¿verdad? - Sí, era poeta, ahora pinta. - ¿Nunca se sintió inclinado a sobreprotegerla? - Ya sé adónde va usted. Si lo dice por Enter the Void, donde el cuidado del protagonista por su hermana es obsesivo, le contesto que no, que no soy como su protagonista, que mi hermana me lleva cuatro años y que en aquella época, por mi baja estatura, me decían “enano”. Después crecí y ahora soy bastante alto. Además, ella nunca sintió la necesidad de que yo la protegiera. - Si bien se hizo célebre con Irreversible y ahora lo continúa con Enter the void, antes hizo una película dura y amarga.

Cartas de lectores publicadas en LA GACETA

COMPILACIÓN PRÓDIGA INQUIETUD NELLY ELÍAS DE BENAVENTE (Editorial Del Bosque - Tucumán) Entre febrero de 2008 y diciembre de 2012, Nelly Elías de Benavente escribió alrededor de un centenar de misivas a la sección Cartas de lectores de LA GACETA. La mayoría de ellas -un 80% aproximadamente- fue publicada. La inquietud de su espíritu generoso no pudo permanecer indiferente y la animó a escribir pródiga e insistentemente al diario, publicitando sus pensamientos. La recopilación de esas cartas generó el

título del libro, como lo explica la autora en sus palabras preliminares. Los temas son múltiples: homenajes a figuras señeras tucumanas fallecidas, su adiós a escritores, reiterados pedidos para que la ley 4.300 de Reconocimiento artístico fuese reglamentada, los sueldos docentes adeudados, la violencia y la inseguridad, la defensa del patrimonio histórico, las suegras. Resulta imposible sintetizar tantos y tan heterogéneos temas multifacéticos pero cabe resaltar el aporte periodístico-testimonial de un libro que acompaña, con sus lúcidos reclamos y sus felicitaciones festivas, el paso del tiempo y la vida. © LA GACETA

HORACIO SEMERARO ◆

PERFIL Gaspar Noé tiene 50 años y hace cerca de 30 que vive en París. Estudió cine, dirigió cortometrajes, videoclips y hasta ahora tres largometrajes, todos ellos estrenados (cosa para destacar) en otros tantos festivales de Cannes. Se ha convertido, por sus imágenes osadas, en el enfant terrible de Europa, donde sus obras se esperan con impaciencia e inquietud. Recibió, también en Cannes, el premio a la juventud cinematográfica por su mediometraje Carne. Viajó al Perú y, un poco a la manera del gran literato Aldous Huxley que realizó extensos ensayos con la mescalina, Noé consumió ciertos hongos para volcar en su última obra el resultado que los componentes alucinógenos de esos vegetales produjeron en su mente. También él lo hizo a modo de ensayo, abandonando el consumo en cuanto sus fines estuvieron logrados. - Sí, Solo contra todos. Es una película política y social, se parece a La batalla de Argel, de Gilo Pontecorvo. El protagonista de la mía es un hombre desesperado, violento por su propia desesperación. La mitad de las cosas que dice proviene de su psicosis, la otra mitad es lógica. Por esa obra me tildaron de fachio (*). Yo, algo bromeando, les respondí que eso era imposible porque era extranjero. - ¿El filme tiene un final feliz, melancólico o diferido? - El protagonista busca su lugar en el mundo. Lo hace en forma egoísta. Aunque usted se sorprenda, el final no estaba previsto así. Eso me valió el reproche de mucha gente que reclamaba a la historia el castigo para un padre incestuoso y pedófilo. - ¿Qué habría pasado en la historia si el personaje principal perteneciera a la burguesía o a la clase media? - Supongo que los problemas serían otros. El dinero, la carencia de él, tiene mucha importancia en Solo contra todos. El personaje puede inspirar piedad pero no simpatía. Y en eso se aparta del estereotipo pobre igual a bueno. La pobreza también te hace malo. M el vampiro negro es detestable: pedófilo y asesino múltiple, pero la gente que lo persigue es indignante, odiable. Ahí tiene usted un caso de presunta bondad que genera perversidades.

En la cárcel pasa lo mismo. En el final de Solo contra todos, él encuentra la puerta de salida. Su puerta de salida, no la de su hija. Al fin de cuentas creo que es lógico que la gente busque una especie de justicia. - En Saraband hay un caso de incesto. El hijo de Erland Josepshon lo ejerce con su propia hija. - No he visto Saraband. Además, hay muchas películas de Bergman que tendría que ver nuevamente. Cuando se es un chiquilín no se puede tener pleno acceso a ese tipo de historias tan profundas. Lo que me resulta curioso es que actualmente no se hable de Bergman como hace 15 años, por ejemplo, en los festivales, que era objeto de obsesión. Eso no ocurre con Fellini. - Hablando de festivales, ¿lo decepcionó no haber ganado con Irreversible? - No porque no lo esperaba. Es imposible ganar Cannes con una película que refleja durante 10 minutos una violación que lógicamente, al ser resistida, es sumamente violenta. El Presidente del Jurado era David Lynch, con quien estuvimos hablando en una oportunidad. Le había gustado la película, pero me explicaba (no es que se justificara) por qué Irreversible no podía aspirar al premio. Aclaro que Lynch, en aquel momento, estaba casado con una mujer muy moralista que presumo debe de haber presionado. Además, y eso lo vi,

- ¿De dónde surgió la idea de contarla de atrás para adelante? - De una obra de Harold Pinter: Betrayal. Una mujer, dos hombres y un engaño, nada novedoso, pero contándola al revés es tan diferente… La vi en cine, no en su versión teatral. Me fascinó cómo llega al espectador una historia donde ya se ha visto el desenlace. Le aseguro que en forma muy distinta. Tanto me gustó que la convertí en el protagonista estructural de la película. Y que además condiciona a la historia que se narra. - ¿Es impresión mía o está usando menos la cámara en mano? - Tal vez, pero depende de la historia. Me gustan todas las herramientas con las que uno cuenta para filmar, desde las grúas hasta el steady cam, pero tampoco es cuestión de usarlas todas al mismo tiempo. Una película es como una partitura musical. Yo intervengo en todo: en la luz (estudié cine), en la cámara, en los decorados. Le aclaro que tengo más conceptos visuales que actorales. Intervengo también en los afiches, que generalmente son muy malos. Siempre pongo como ejemplo el de La naranja mecánica (otra vez Kubrick, éste es el cronista), realmente un ejemplo de integración entre obra y comunicación. - ¿Y en los títulos? - Sí, eso es importantísimo, Hay estudios sobre ese tema. - ¿Satisfizo su ego colocar dentro de la pantalla de Solo contra todos, eso de “Usted ha visto una película de Gaspar Noé”, con tipografía multicolor que ocupaba toda la pantalla? Es original, nunca lo había visto. - ¿Y por qué no? No conozco un artista sin ego. © LA GACETA Asher Benatar - Fotógrafo, novelista y dramaturgo. * Se ha elegido una ortografía que responde a la pronunciación argentina.

Textos de casi medio centenar de escritores tucumanos Desde el año 2002 a esta parte, el escritor y coordinador Julio Carabelli, junto a Myriam Leal, aglutinan en el Centro Cultural Eugenio Flavio Virla a diversos poetas y escritores de la región, quienes durante amables veladas fueron compartiendo sus escritos y armando un cálido grupo de amigos. El resultado de ese heterogéneo colectivo, humano e intelectual, es el Café Literario de Letrarte. Allí convidan mutuamente sus producciones y sus gustos los polícromos vates de nuestro agitado y fértil Noroeste. El Café Literario cuenta con el apoyo de la Secretaría de Extensión Universitaria de la Universidad Nacional de Tucumán. Su co-

ANTOLOGÍA 10 AÑOS CAFÉ LITERARIO VARIOS AUTORES (Ediciones del Parque Tucumán) metido es y fue siempre la divulgación y la promoción del fruto de ese bullente manantial creativo de los nuevos poetas, jóvenes narradores o ya consolidados escritores de nuestro medio. En conmemoración de lo que fue el inicio de aquella invaluable gestión, tan necesaria para nuestras letras, el Café Literario propaló es-

ta antología compuesta por poemas, microcuentos y dos pintorescas fotografías que ilustran las reuniones donde se macerara el caldo de cultivo de esas producciones literarias.

Collage Respecto de las obras que componen el volumen, basta decir que son todas afortunadamente diferentes en estilos, formas e influencias. Así, las páginas de esta antología componen un interesante collage de ejercicios literarios, muchos de ellos de heteróclita ejecución, ritmo y pesaje. Intimistas unos, políticos otros, revolucionarios algunos, originales y auténticos todos, los poemas y microrre-

latos que pueblan el libro hacen evidente el alto tenor de la actual producción literaria en la provincia. Y por si no fuera suficiente con ello, en las últimas páginas nos esperan, concisas algunas, más dilatadas otras, las reseñas biográficas de los casi 50 autores que colaboraron en la redacción del presente compendio. Un único pormenor en el soporte material del libro enturbia, acaso de modo tangencial, la publicación; pues la calidad del papel y el escueto encuadernado no se acercan a la prominente estatura de su contenido. © LA GACETA

CÉSAR DI PRIMIO ◆


4

LA GACETA

LITERARIA DOMINGO 11 DE AGOSTO DE 2013

LA REVOLUCIÓN

DE FRANCISCO

Ha eclipsado a todos los políticos por una razón muy sencilla: sus palabras no son vacías. La Iglesia del siglo XXI, sin duda, será distinta. Abrirá sus brazos a todas las criaturas que quieran vivir su vida auténticamente.

Por Cristina Bulacio

PARA LA GACETA - TUCUMÁN ué hizo que Francisco se transformara, apenas en meses, en un líder mundial reconocido por todos los poderes? ¿Qué necesidad social se puso en evidencia? ¿Por qué este fenómeno? Quizás llegó en el momento en que nuestra civilización globalizada, violenta, escéptica, inscripta en un universo tecnológico, abarrotada de palabras inútiles, enloquecida por el consumo, asqueada de los excesos de poder, agotada del incremento de la pobreza y la exclusión de la que tanto hablan los políticos, necesitaba un líder; o quizás, simplemente, necesitaba un hombre que hable con verdad. Francisco es las dos cosas, un hombre veraz y un auténtico líder mucho más allá de su condición de Jefe de la Iglesia Católica a nivel mundial. Religión viene de religio, y alude a la unión –religar, atar, vincular– del hombre con lo divino. En este corto tiempo de su papado, Francisco ha vinculado a los hombres entre sí, ha unido a la sociedad. Justamente, por haber superado los límites de la grey católica alcanzó la estatura necesaria para hablar al mundo. Francisco ha dado el salto –más allá de la esfera de una religión determinada– hacia todos los hombres y todas las religiones. La inmensa carga de humanidad que conllevan sus palabras y sus acciones son prueba de ello. Y cuando digo humanidad pienso en los

¿Q

escuchan también advertencias sobre la necesidad de volver a encontrarnos con nosotros mismos y, al mismo tiempo, encontrar a Dios en nuestros corazones; es posible que lo hayamos olvidado, nos dice, engañados por los ruidos y la distracción del mundo. Pero tampoco llama al silencio y al recogimiento; por el contrario, convoca a los jóvenes con alegría: “vayan a hacer lío”. Él quiere despertar y ponernos alertas; busca transformar las viejas consignas de una Iglesia dormida y silenciosa y a veces principesca. Francisco aspira abrir las puertas del templo para que ingresen muchos más hombres de buena voluntad porque la fe está más allá de un credo. Pero no todos son halagos, también deja en claro que los hombres deben tener conciencia de su fragilidad, de su debilidad, de su inclinación al error y de la posibilidad del fracaso; si lo sabe lo podrá superar, caer y volver a levantarse. Francisco piensa en aquellos que, lejos de los poderosos, creen que el lado luminoso de la vida que no es dinero ni poder, sino dignidad y amor.

Una Iglesia distinta

Francisco no es el revolucionario tradicional, sino un hombre que confía en que la “revolución” religa lo divino con lo humano. rasgos más excelsos de la condición humana: grandeza de espíritu, amor, perdón, diálogo, solidaridad, esperanza en el futuro. Deliberadamente no incluimos la fe porque se la confundiría con la fe religiosa; no, el Papa Francisco habla de la fe en un sentido mucho más amplio que la sola religiosidad, pregona la fe en la vida misma, en el otro, en los jóvenes, en los proyectos, en la patria, y, por cierto también –o mejor, como base de todo ello– nos habla de la fe en Dios. Esto hace de Francisco un revolucionario. Dice y hace lo que dice. Y todo o casi todo lo que dice es tanto para católicos fervientes, menos fervientes, como para musulmanes, judíos o simplemente incrédulos y agnósticos. Es decir, los hombres de buena voluntad y espíritu limpio, los hombres que quieran ser mejores en su paso por la vida. Las palabras de Francisco poseen una dimensión tan profunda y al mismo tiempo tan simple que con-

mueven. Testimonio de todo esto es el libro Nuestra fe es revolucionaria, selección de Virginia Bonard, que reúne fragmentos de homilías del entonces cardenal Bergoglio. Mientras estuvo en Brasil,

¡POR SALOMÉ! n el excelente artículo Salomé. De Flavio Josefo a las pampas argentinas (LA GACETA Literaria del 28 de julio), Eugenia Flores de Molinillo revisa la forma y el modo con que los literatos se ocuparon, a lo largo de los siglos, de la “seductora hijastra de Herodes”. Quisiera arrimar una referencia más, respecto del nombre y no del personaje. La estimo poco conocida y para nada vinculada con degüellos y tragedias. En la segunda serie de El viaje intelectual (1920), Paul Groussac inserta el breve texto Viaje de noche (entre Mendoza y San Luis). Empieza con el encuentro del autor con Pablo Autego, un viejo docente y ex funcionario de Educación. Viene a pedir a Groussac, funcionario en ese momento, el favor de una cátedra para cierto añoso profesor extranjero, como modo de salvarlo de la miseria. Conversan un rato. Groussac arguye que, para toda designación, hay normas administrativas que no se pueden saltar. Autego replica que a veces es necesario “combar imperceptiblemente la regla de equidad y justicia, hasta dar cabida en ella a la excepción”. Le cuenta que, cuando era director de Enseñanza, en el Ministerio “solían apodar cualquier nombramiento de arriba, o sea humanitatis causa, con esta rúbrica: por Salomé”. Pica la curiosidad de Groussac el aditamento. Entonces, Autego le revela su origen. En 1884, iba en viaje de Mendoza a Buenos Aires, en el tren que se tomaba en Maipú, entonces punta de la línea. Le

Francisco ha eclipsado a todos los políticos por una razón muy sencilla: sus palabras no son vacías. Se escucha en ellas la convicción del hombre solidario, generoso, con mística para con el otro; se

Francisco ha venido a despertar conciencias, a tornar inútiles las viejas estructuras, a hacer temblar la antigua Iglesia y los espíritus conservadores, temerosos de los cambios, refugiados en la seguridad de viejas consignas. La Iglesia del siglo XXI sin duda será distinta. Ya lo es. Es una iglesia que abre sus brazos a todas las criaturas que quieran vivir su vida auténticamente. Los cambios nimios que ya vimos –desde los zapatos rojos a las capas con armiño que se negó a usar–, son el indicio de lo que cada vez se hace más patente: ha venido a traer una buena nueva: que el hombre es bueno y que, si lo desea profundamente, puede vivir en armonía con otros hombres aunque no ejerza un credo determinado. Y esto hace de Francisco –verdaderamente– un revolucionario. Sin embargo, no es un “revolucionario” tradicional –la Iglesia es una Institución conservadora por naturaleza, con más de 2.000 años de existencia–, sino un hombre que confía en que la “revolución” tiene la dimensión de “comprometer”, “religar” lo divino con lo humano. Invoca una prescripción kantiana, el hombre debe vivir con la ley moral en el corazón: acércate, siempre habrá para vos amor y tolerancia, parece escucharse como la mayor exigencia. Desdeñar el poder, abrir el templo a todos los hombres, creyentes o no, pensar en el pueblo –y ocuparse en serio de la pobreza– es la gran “revolución” de Francisco. © LA GACETA Cristina Bulacio – Doctora en Filosofía, profesora consulta de la UNT.

Por Por Carlos Páez de la Torre (h)

PARA LA GACETA - TUCUMÁN

E

DESPUES DEL TERREMOTO. Así quedó el convento mendocino de Santo Domingo, tras la catástrofe de 1861, según esta foto de 1880. En ese edificio estaba, cuando empezó a temblar la tierra, el hermano de Salomé.

toca de compañero en el vagón un clérigo rechoncho, pobremente vestido, fumador y conversador, quien empieza contándole que había “comido magníficamente” en el fondín de la estación. Por decirle algo, Autego le pregunta si es persona de mucho comer. El eclesiástico responde que su apetito es solamente regular; y, “con un matiz de orgullo”, añade: “la que sí lo tiene famoso, es mi hermana Salomé”.

Rato después, en la charla, el clérigo narra –su vívido relato ocupa una página y media- que fue testigo presencial del gran terremoto de Mendoza de 1861. Cuando empezó a moverse la tierra, él estaba conversando con el padre Mercado, en el convento dominico que se derrumbó y sepultó entre otros al fraile. Llegó a la calle y en medio de las tinieblas divisó incendios, clamores de heridos y ayes de moribundos, llantos, gritos de horror, abo-

minaciones. Y por fin, a la mañana, bajo el sol, aspiró “la atmósfera envenenada por la corrupción de cinco mil cadáveres insepultos”. Autego escucha “con intensa emoción aquella referencia tan sencilla del inaudito cataclismo, contada sin arte ni énfasis, como un Dies irae del canto llano, al que el potente rumor del tren en marcha agregaba un trépido acompañamiento, evocador de la catástrofe”. El compañero le ha caído simpático. A la mañana siguiente, Autego le pregunta por Salomé. Se entera de que ella vive atada a la casa, cuyo único ingreso es la magra colecta de las misas que reza el hermano: apenas 50 pesos mensuales. A pesar de estar ya medio ciega, Salomé cocina puchero y mazamorra para once personas en total: “ocho de la familia y tres chinitas recogidas”. Conmovido por el buen corazón del cura y de su hermana, Autego lo despide en San Luis. Termina: “ni bien llegado a Buenos Aires, lo hice nombrar profesor de Latín en ese Colegio Nacional. Dudaba, en mi conciencia, que el pobre hombre tuviera aptitud para enseñar correctamente cómo se ayuda a misa. Pero cometí sin remordimiento el desaguisado administrativo, en nombre de la caridad humana: ¡por Salomé!”. © LA GACETA Carlos Páez de la Torre – Historiador y periodista. Vicepresidente 2do de la Academia Nacional de la Historia.

11 08 2013 la gaceta literaria  

Domingo 11 de Agosto de 2013 la gaceta literaria

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you