Issuu on Google+

Por Leonard Janz ¡Queridos lectores y amigos! Esta edición de celebración se la dedicamos a ustedes, dándoles gracias por el apoyo en estos últimos 9 años con la revista. Algunos de ustedes se han unido recientemente a este círculo, otros ya están con nosotros como fieles lectores desde la primera edición. En este artículo quisiera hacer un poco de historia y compartir cómo Dios nos dio la visión y cómo nos ha guiado para llevar adelante esta obra:

La idea inicial Este ministerio nació en agosto del 2005 con el deseo de responder a la falta de recursos teológicos en las iglesias locales del interior del Paraguay. Desde la primera edición de la revista, el propósito fue difundir una publicación, como una alternativa de capacitación continua, contextualizada a la necesidad de la Iglesia latinoamericana y dirigida exclusivamente a los obreros y líderes evangélicos. La idea de editar una revista con el objetivo de “equipar y fortalecer a la Iglesia evangélica” nació durante las visitas a las Iglesias rurales para promocionar las cursos bíblicos de SEAN y de FLET. A través de estos viajes, logramos conocer la realidad de la Iglesia y esto, sin que estuviéramos conscientes de ello, nos ayudó a enfocarnos a este grupo y desarrollar una sensibilidad hacia las iglesias y la vida de sus líderes con sus necesidades.

La primera revista La primera edición salió en agosto del 2005, tuvo ocho páginas, impresa en papel diario, en blanco y negro y con aspecto de boletín. El editorial del primer número, escrito por el pastor Luciano Ferreira, se titulaba: “La autoridad espiritual – Che ape la autoridad”, en español “Yo soy la autoridad”. Aquí se enfatizaba que la autoridad del líder viene dada por Dios, practicada en la congregación y reconocida por la iglesia. Otros temas de esta edición fueron: “Quién pastorea al pastor”, “Pastoreando mi propio hogar”, además de unas lecciones 8 www.revistalafuente.com

bíblicas, una biografía y la presentación de uno de los dos editores. La aceptación por parte de los obreros y pastores en aquel período inicial fue tan sorpresiva, que vimos que Dios nos estaba llamando para esta tarea y decidimos invertir esfuerzos a esta obra.


Nr. 100 MAYO 2014