Page 1

Nosotras y nosotros, que siempre vivimos en crisis, que sabemos que ningún despido es ni puede ser “necesario” o “inevitable”, y que sabemos también que ningún proyecto social puede sostenerse a costa de la exclusión y el abandono de una parte, decimos:

¡¡NI DESPIDOS, NI SUSPENSIONES!! ¡¡QUE LA CRISIS LA PAGUEN SUS RESPONSABLES!! No a la precarización: por la estabilidad laboral, defensa del salario El hambre es un crimen: Subsidio universal por hijo/a 0% IVA a los alimentos y los medicamentos Centros de abastecimiento comunitarios Tierra y vivienda para todos Defensa de los bienes y recursos naturales

Agrupaciones y espacios de trabajadoras y trabajadores asalariados

Frente Popular Darío Santillán

en la Corriente Político Sindical Rompiendo Cadenas

Correo electrónico: frentedariosantillan@gmail.com Sitio web: www.frentedariosantillan.org


Unidad y organización

para frenar la precarización y los despidos por salario igual a la canasta familiar

D

urante estos últimos años, las patronales obtuvieron ganancias espectaculares aprovechando lo barato y la calidad de la mano de obra del país. Ahora que la economía mundial se declaró en crisis, los dueños de las empresas quieren reducir costos. ¿Y cómo pretenden cuidar su dinero? Sacándose de encima a los/as que ponemos el lomo todos los días para que ellos se enriquezcan. En las automotrices, en la construcción, en el petróleo, en los bancos, en la pesca, en la madera, en el calzado, en los textiles, en la alimentación… en casi todos los rubros de la economía se da la misma situación. Primero vienen por los terciarizados y los contratados. Luego buscan dar "vacaciones adelantadas" a los trabajadores de planta y

bajarnos los sueldos. Prueban con despidos selectivos, después en masa… ¡Si la crisis se agudiza no dudemos que los patrones están dispuestos a cerrar las fábricas y despedirnos a todos/as! La crisis mundial no es solo del sistema financiero, es la crisis del capitalismo. El impacto recesivo que tendrá sobre la economía real de la Argentina no es una sorpresa: se debe al modelo económico concentrado y expuesto a los sucesos de la economía internacional. No fue a los trabajadoras/es a quienes nos consultaron a la hora de desarrollar las políticas públicas productivas y financieras que ahora se muestran, además de injustas, ineficaces para sostenerse en el tiempo. Hasta hace unos años, había en el país altísimos índices de desocupación. Cuando se recompuso mínimamente la economía y empezaron a generarse más puestos de trabajo, muchos/as tuvimos que aceptar entrar a trabajar en negro o con jornadas interminables, ganando salarios con los que no alcanzamos a cubrir la canasta básica familiar, con una inflación siempre superior a nuestro sueldo. Seguimos siendo pobres pese a estar ocupados/as. Muchos compañeros/as siguieron sin empleo, cobrando el plan de 150 pesos o ni siquiera eso. En un país con capacidad para generar 11 veces el alimento para su población, el hambre es un flagelo que es moneda corriente. Tenemos que evitar que despidan trabajadores/as, todo el pueblo se perjudica cuando se pierde un puesto de trabajo.

"La atractiva tasa de rentabilidad y el menor costo relativo de la fuerza de trabajo motorizaron el aumento de la producción (en estos años)", CENDA, 2008.

Esta crisis no es el fin del mundo, como quieren hacernos creer. Los patrones tienen guita de sobra como para seguir pagándonos los sueldos en tiempo y forma, a todas las categorías. Es cierto que la crisis

-El nuevo modelo productivo, liderado por las empresas exportadoras, sigue considerando a los salarios como costo que debe reducrise, y no como "generador de la demanda". -A partir de 2007, el INDEK intervenido falsea las estadísticas y oculta el estancamiento del salario real.

es de magnitud histórica, pero la "gran incertidumbre" y el "creciente pesimismo" del que hablan los medios son mecanismos para paralizarnos. Si estamos unidos/as y organizados/as podemos enfrentar a los despidos, seguir peleando por nuestro salario y por condiciones laborales dignas. Necesitamos unirnos todos y todas, efectivos/as, contratados/as, terciarizados/as. Si logramos parar los despidos y suspensiones de los contratados todos estaremos en mejores condiciones para defender nuestra fuente de trabajo. Podemos evitar los despidos si nos animamos a levantar la voz y a luchar. En cada laburo tenemos que hacer asambleas para discutir las medidas a tomar, evitar que nos aíslen y nos dividan. Nada podemos esperar de dirigencias sindicales vendidas o de un gobierno que sólo chamuya, amaga con leyes que nunca salen mientras los despidos y suspensiones siguen. Las trabajadoras y los trabajadores sólo podemos confiar en nuestras propias fuerzas.

volante crisis económica - asalariados/as fpds  

volante del sector para la marcha del 12/12/2008

Advertisement