Page 1


Segunda edici贸n, 2010


Biblioteca PHotoBolsillo

CĂŠsar Lucas


César Lucas Orden y talento día a día Por Manuel López Rodríguez

César Lucas en Miami. 2006


Massiel. 1967

Tras el bombazo visual del fotón de la cubierta, no cabe otra recomendación honesta que la de sugerir al lector que se salte alegremente estas páginas de texto y disfrute de las imágenes de César Lucas. Varias veces, de delante a atrás, y viceversa. En este libro mandan las fotos. Van a descubrir ustedes a uno de los grandes fotógrafos del siglo en España. Abajo los tratados de fotoperiodismo. Este libro pone clamorosamente patas arriba la imagen al uso del fotógrafo de prensa. César Lucas no responde a ninguno de los retratos-robot típicos. No lo digo yo; lo dicen las fotos que hace. Los autores de futuros tratados de fotoperiodismo tendrán que abrir paso en su repertorio de clichés-tipo al estilo César Lucas. Esto es, un profesional que viene ejerciendo de sí mismo y se mantiene contra viento y marea en la cresta de la ola. César Lucas es un fotógrafo famoso. Probablemente el que más entre los fotógrafos de prensa españoles en activo. A lo largo de su dilatada trayectoria profesional no ha dejado de ir empujando hacia arriba día a día el listón de su propio trabajo, y abriendo así caminos de dignidad a un oficio que no ha sido tan fácil elevar de la servicial condición de fotero a la respetada de señor fotógrafo. Ha sido pionero absoluto en no pocas conquistas profesionales en estos últimos cuarenta años. Nadie discute que va camino de convertirse en fotógrafo legendario. Pero antes que fotógrafo, y de los que ya están en la historia, César Lucas es un ciudadano cabal y responsable, para quien profesionalidad nada tiene que ver con fuegos de artificio, ni ética o deontología sean asuntos menores que atañan a los demás. La dialéctica del fin de los medios en la profesión periodística sólo tiene para él una respuesta válida: libertad de expresión. Y una única matización posible: el trabajo bien hecho. Motivos para regalarse el oído no le faltan, desde luego. Tocó la mismísima gloria profesional a los veintiún años publicando en Life. Esto ocurría en 1962. Desde entonces –ahí están las hemerotecas–, no ha dejado de estar en el candelero como primer espada del fotoperiodismo. No le preguntéis cómo lo ha conseguido, porque la única respuesta que se le ocurre es «disciplina». En un porfolio que le publiqué hace unos años le presentábamos como «paradigma de la fórmula orden y talento». Pero él insiste en apelar a la autodisciplina.


Campesino en Agra. India, 1988

A lo largo de todos estos años sólo conoce lo que es hacer fotos para ser publicadas. Jamás ha hecho una fotografía personal, con pretensiones de estar haciendo obra de autor al margen de su trabajo. No entiende la fotografía sino como información impresa compartida con el lector. Algo de vigencia hay que reconocer a su postura, pues si su carrera profesional representa cronológicamente cerca de la mitad de la historia del fotoperiodismo en España, en intensidad coincide con el tramo decididamente más interesante de la historia del medio. Por fortuna para el fotoperiodismo hispano, César Lucas nunca se ha planteado hacer historia. Su meta no es otra que la de hacer lo mejor que puede el trabajo de cada día. No extraña, pues, que la inspiración le haya pillado siempre trabajando. Para él, la faena y el arte de la fotografía son una misma y única cosa. Jamás se le ha pasado por la cabeza la idea de dedicarse a atesorar imágenes para cuando se jubile. Lo suyo es el trabajo diario. En cierto modo, se le puede definir como un fotógrafo calvinista, que pone el contador a cero cada mañana. Observad la sobrecogedora foto que le hizo en 1959 al Che, de turista en Madrid. En esta imagen, la más diferente de todas las que le hicieron a este mítico personaje del siglo xx, el fotógrafo levanta su cámara por encima de la cabeza y cambia de un plumazo la perspectiva al uso. El cielo desaparece como consabido fondo de la representación épica en contrapicado del líder que se alza sobre sus acólitos en segundo plano, a favor del personaje real, solo, con un fondo real, el asfalto urbano. El drástico picado de la toma devuelve a la tierra al carismático guerrilleroministro... de carne y hueso. Ernesto Che Guevara, fotógrafo también él, debió de darse cuenta sin duda de la revolucionaria mirada de que era objeto. No le disgustó la sesión. Al fin un fotógrafo le hacía una foto sin la reverencia o el temor del contrapicado. Aquella cámara en alto era algo más que la prolongación de la mirada de un reportero. Era la apuesta visual diferente de un artista que mira con sus ojos... y los nuestros, los de los lectores del medio en el que publica. Tomen nota los autores de futuros manuales: las fotos que hacen historia suelen ser aquellas en las que el fotógrafo no puso a funcionar la mirada para el cliente o para sí mismo, sino para quienes van a ver la foto publicada. El Che no pasó por alto los atípicos modos del fotógrafo madrileño. Le regaló un puro. No le preguntéis en qué caja


Amparo Muñoz. 1978

fuerte lo tiene guardado, porque se lo fumó placenteramente después de revelar las fotos. Así es César. Jamás ha ido de artista. Pero con esa foto hizo en su día arte en papel prensa. Un arte teóricamente efímero, con fecha de caducidad –el diario del día siguiente–, pero cuya portentosa vigencia cobra pleno sentido en este libro. Sacude de lleno –y para bien– la apología fotográfica de la revolución cubana. Por aquel entonces, César Lucas era un chaval que acababa de estrenarse como fotógrafo de plantilla para la agencia de Europa Press, con un sueldo mensual de 5.000 pesetas de la época. Había aprendido a hacer fotos –¡también en color!– por sus propios medios como amateur. Su inquietud innata por hacer las cosas bien le llevaba a superarse a sí mismo cada día. En una época en la que los fotógrafos de prensa se limitaban a pasar por allí para hacer las mismas fotos planas año tras año, el chaval estaba en los sitios y se esforzaba por enterarse a fondo de qué iba la cosa, al objeto de dar a cada información un tratamiento diferenciado, a la medida del acontecimiento. Su perfeccionismo le convirtió en un intruso a los ojos de los encorbatados jerarcas de la fotografía de prensa oficial del régimen. Se desmarcaba de la norma. Y destacaba. Él le resta cualquier importancia, pero la clave de su incipiente éxito estaba en que en vez de pensar en la nómina, pensaba en las fotos. En 1961 entra a colaborar en Pueblo. La apuesta gráfica que lleva a cabo el diario que dirigió Emilio Romero bien podía haber sentado cátedra en la Europa de la época de no haber estado España gobernada por un régimen dictatorial, cuya larga sombra no dejaba apreciar fuera del país algunos tímidos despuntes de absoluta modernidad en la cultura y las artes. Pueblo fue su verdadera escuela y, aunque él remite todos los méritos a Emilio Romero, director, y a Jesús de la Serna, redactor jefe, César fue su propio maestro. Trabajaba a la pieza. Tantas informaciones al día –provistas de antemano, encontradas o buscadas fuera del programa–, tantas fotos aceptadas y publicadas, tantas pesetas. Un día llegó a publicar veintiuna fotos. Revelaba en casa, pero como a veces le llamaban del periódico en pleno proceso, enseñó a su madre a esmaltar las copias. En una ocasión, tras su jornada agotadora, se quedó dormido después de meter una película en el tanque a revelar. Se despertó sobresaltado al cabo de un buen rato. La película estaba


Jack Palance. Madrid, 1968

quemada. Arregló el desaguisado como pudo con un baño rebajador. En el periódico nadie notó el fallo, pero desde entonces nunca más volvió a quedarse dormido; tampoco ha perdido un vuelo o llegado tarde jamás a una cita. Disciplina se llama eso. Su fama va creciendo. Le llueven los encargos de los famosos para que les haga reportajes promocionales. Su lanzamiento internacional viene por sí solo. En esa época empiezan a rodarse en España grandes producciones cinematográficas. Las productoras le llaman para ofrecerle contratos como special photographer, esto es, para que haga fotos a las estrellas de cine que intervienen en las películas que se están rodando. En 1965, Pueblo se le queda pequeño. Emilio Romero intenta persuadirle de que se quede, pero César Lucas decide dejar el diario para fundar Cosmo Press, agencia gráfica que será durante los próximos diez años la referencia obligada para los grandes medios internacionales a la hora de hacerse con fotos de España. Se convierte así en su propio empresario, al tiempo que consolida su estatura profesional como fotógrafo de las celebridades nacionales e internacionales del momento. Cuando todos le imaginan instalado en la rutina del éxito, de nuevo vuelve a cargarse los cánones visuales de la década. Mientras Antonioni alimenta en su película Blow Up el mito del fotógrafo sofisticado, atiborrado de medios técnicos, César Lucas planta cara a la imagen del profesional glamoroso retratando al aire libre, a pelo, con un ojo de pez en las mismísimas barbas a uno de los personajes clave de la década: John Lennon. Si la foto de César al Che invita a la revisión de la historia gráfica de la revolución cubana, con esta a John Lennon el fotoperiodismo internacional tiene servida en bandeja una mirada diferente de la esencia misma de la era del pop. De nuevo, el fotógrafo infringe las convenciones al uso, plantándose a escasos centímetros de la cara de uno de los personajes emblemáticos de la época. Jamás John Lennon ha estado tan cerca de todos nosotros. Durante los tres meses que estuvo rodando en Almería Así gané la guerra, Lennon encontró en su special photographer español un leal compañero de fatigas que incluso intentó, aunque en vano, enseñarle a jugar al mus. En el preludio del final del franquismo, César Lucas se incorpora a la revista más decididamente moderna de la época, Gentleman, que dirige Juan Luis Cebrián. Su fun-


Despertar. Londres, 1992

ción, la de editor gráfico al estilo de la prensa anglosajona, es absolutamente novedosa en la prensa española. A finales de 1975, Cebrián le encarga que cubra para el diario Informaciones la agonía y muerte de Franco y la posterior proclamación de Juan Carlos I como Rey de España. Inmediatamente después –enero de 1976–, Cebrián le lleva con él como jefe de fotografía al equipo fundacional de la redacción de El País, el emblemático diario de la democracia española en el que César Lucas sienta las bases de la concepción y el diseño del tratamiento fotográfico. El diario sale a la calle en mayo de ese año con un talante visual novedoso que pone fin al fotoperiodismo oficial del pasado. La redacción del periódico, y no los poderes fácticos, es la que impone el criterio. Toma su nuevo trabajo con tanta ilusión que decide vender Cosmo Press para dedicarse en cuerpo y alma a la singladura del diario de la calle Miguel Yuste. Más aún, hombre de principios, después de haberle dicho que no al director del periódico más influyente de la época de Franco, ahora vuelve a decirle que nones al cantante de moda, Julio Iglesias, quien le proponía que se fuese con él a Miami como su fotógrafo personal cuando la voz latina es fichada por la CBS. De su trabajo como fotógrafo de esta época sobresale la potente imagen de un grupo de vecinos y viandantes en una calle del barrio de La Latina en Madrid, con un camión de mudanzas como testigo estático. De nuevo, la mirada del fotógrafo, esta vez a través de la profundidad del gran angular. La teoría del instante decisivo cobra vida no en un museo, sino en el periódico de la mañana siguiente. Esta foto aguanta esplendorosamente el paso del tiempo. No es una fotonoticia al uso, sino todo un ensayo fotográfico de los tiempos que corren. Cada personaje –el fotógrafo, también– está en su lugar exacto en el momento preciso. En esta foto se puede palpar mejor que en ninguna otra de las de esos años lo que fue el comienzo de la transición de la dictadura a la democracia en España. El pueblo anónimo, y no los políticos, famosos, banqueros, militares u obispos, empieza a ser el amo y señor de la calle. Contra todo pronóstico, en 1978 deja El País por Interviú, una publicación teóricamente más ligera, que algunos se apresuran a tildar incluso de pornográfica. Craso error. La famosa portada con la foto de Marisol desnuda que César Lucas le había vendido a Antonio Asensio en 1976 hizo triplicar las ventas de Interviú pero, más allá del


Don Juan de Borbón. Palma de Mallorca, 1976

éxito editorial, lo cierto es que representó una apuesta que dio como resultado, ni más ni menos, el reestablecimiento de la libertad de expresión en España. El fotógrafo será objeto de un sonado proceso, del que saldrá absuelto. Antonio Asensio, el creador de la revista, no cejó en su empeño en contratarle hasta que la oferta fue tan tentadora que César Lucas no se resistió más. Se equivocan completamente quienes hayan podido prejuzgar durante un tiempo a César Lucas como un fotógrafo ligero. Todo lo contrario. Como jefe de fotografía de Interviú, será el primer español invitado al jurado de World Press Photo. Gerhard O. Aeckerle, editor gráfico de Stern, con quien coincide en el fallo, alaba en público la agilidad de la revista española en editar de un día para otro reportajes en color, cosa que en el semanario alemán no son capaces de resolver en menos de dos semanas. A lo largo de sus veinte años en el Grupo Zeta –la mitad de su carrera profesional–, no ha dejado de superarse a sí mismo, tanto con la cámara como en la mesa de edición. Sabe como pocos editores gráficos buscar al fotógrafo idóneo para cada encargo, y no es la primera vez que levanta una foto suya para poner otra que él juzga mejor. Quienes tratan con él saben mejor que nadie el alcance del nivel de exigencia que se impone a sí mismo este demiurgo gráfico que aporta orden y talento a la tarea de ordenar el mundo desde el arte de contar en imágenes. En la década de los ochenta sobresalen las grandes producciones fotográficas que dirige y realiza para Novedades. Pero no descuida su trabajo de prensa, puro fotoperiodismo de lujo en la revista a la que muchos iluminados vaticinaban un nulo interés periodístico. De nuevo hay que remitirse a las hemerotecas. Las fotografías que realiza para una serie de entrevistas, mano a mano con Camilo José Cela, a los números uno de la España de los ochenta vienen a sentar parámetros de sustancia visual en unos alocados años en los que el fotoperiodismo no es ajeno a la funesta dinámica del pelotazo y el todo vale en la sociedad española. En su foto al alcalde Enrique Tierno Galván, el fotógrafo ensaya una nueva mirada selectiva, en color y con la ayuda del teleobjetivo. El viejo profesor, uno de los rostros más representativos de la nueva España, posa en el balcón de su despacho. El fotógrafo le retrata desde la Plaza de la Villa, interponiendo en primer plano la imagen desenfocada de la estatua de Álvaro de Bazán. De nuevo, una foto


Manifestante en la Diada. Barcelona, 11 de septiembre de 1976

magistral que visualiza el engarce histórico del pasado y presente en la España de los ochenta. Su serie de retratos de los artífices de la España de fin de siglo nos muestra la esencia de los personajes, sin concesión alguna a los efectismos fotográficos que se ponen de moda. Van al grano. Son fotos memorables en estado puro en las que el fotógrafo ensaya el más generoso de los estilos posibles: encuadrar a los personajes en sus ambientes de trabajo, donde ni las visitas, ni las cámaras de televisión llegan. En los noventa, César continúa asentado como uno de los editores gráficos de referencia en Europa. No se prodiga mucho como fotógrafo, salvo en las grandes producciones para Novedades y trabajos esporádicos, como la serie de los diez pueblos españoles con más encanto, para la revista Viajar. De cuando en cuando nos sorprende con relatos crudos, sin concesiones, como el que le hizo a Antonio López. Un breve rayo de luz que ilumina la cabeza y el ojo del personaje bastan. La mirada del fotógrafo afronta el reto epidérmico de penetrar en la piel del personaje, mucho más allá de la mera representación cosmética. Tamaña austeridad técnica y procedimental en estos tiempos que corren sólo pueden tener una explicación: César Lucas jamás ha hecho fotos para lucirse, sino para contar cosas. En su trabajo, nunca le ha gustado rodearse de lastres, ni siquiera un discreto flash de bolsillo. Le basta con la luz natural. El secreto no está en los aparatos, sino en la mirada de un fotógrafo que ha sabido conjugar, a lo largo de cuarenta años de oficio, talento y orden, con un sentido común nada habitual. Una mirada que nos enseña a ver a todos. Lo dicho, no hagáis caso a los retratos-robot del fotógrafo que ofrecen los manuales al uso. A quien, tarde o temprano, acaban queriendo parecerse los fotógrafos buenos, los que aspiran a dejar huella, es a profesionales de la talla de César Lucas. El artista a quien PHotoBolsillo dedica este libro sigue resistiéndose a subirse al carro de la fama. Pero ya sabéis que, antes que ninguna otra cosa en la vida, es un castellano viejo cabal, enamorado de su oficio y que prefiere poner el contador a cero cada mañana. Así es como se siente razonablemente feliz consigo mismo.


Amigo y maestro Raúl Cancio

Conocí su obra antes de conocerle a él. A él le conocí en un sitio muy original, en la mili. De esto hace... ni se sabe. Lo cierto es que estamos juntos desde entonces. Somos amigos, somos hermanos. César Lucas fue mi maestro. Me acompañó sin soltarme de la mano por este mundo mágico de la fotografía, y sobre todo me enseñó a amarla. César es uno de los mejores periodistas gráficos que ha dado este país en los últimos cuarenta años. Un reportero de casta, todo terreno. Con una sensibilidad tan exquisita como puede tener una media verónica de Curro Romero en la Maestranza de Sevilla. Sería injusto por mi parte no decir que mis fotografías siempre han tenido un look muy especial que aprendí de él. Las luces y las sombras, la guitarra, el flamenco, los duendes y la magia son parte de su vida. Puede caer en cualquier lugar del mundo con sus cámaras, que son sus herramientas, y a través de ellas dar una razón a todo lo que le rodea. César, ser tu amigo es un lujo.


00.  Che Guevara. Madrid, 1959


00.  El Retiro. Madrid, 1958


00.  Publicistas. Madrid, 1958


00.  Casa de Fieras. Madrid, 1958


00.  El Retiro. Madrid, 1958


00.  Feria del Campo. Madrid, 1959

César Lucas  

Biblioteca PHotoBolsillo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you