Page 1


Índice 1. La esclavitud. Sus orígenes. 2. La esclavitud en la antigua china 3. La esclavitud en la antigua Grecia 4. La esclavitud en la antigua roma 5. La esclavitud en la edad media y moderna 6. El comercio árabe de esclavos 7. La esclavitud en España 8. La esclavitud en iberoamérica 9. La esclavitud en los EE.UU. 10. El abolicionismo


La esclavitud sus orígenes La esclavitud, como institución jurídica, es una situación por la cual una persona (el esclavo) es propiedad de otra (el amo); como modo de producción (en terminología marxista) es una forma particular de relaciones de producción, característica de un determinado de nivel de desarrollo de las fuerzas productivas en la evolución de la historia económica. Esclavismo es la ideología que sustenta la esclavitud. La esclavitud: se remonta a la Edad Antigua, aunque no de forma equivalente en todas las civilizaciones. Parece que su origen histórico proviene de la práctica de aprovechar como mano de obra a los cautivos en las guerras, como alternativa a otra posibilidad también usual: sacrificarlos. También fue la suerte de algunos pueblos conquistados. Otra vía para llegar a la condición de esclavo era la esclavitud por deudas1 o apremio individual. El florecimiento cultural de la Atenas de Pericles o de la Roma clásica estaba fundamentado en una economía basada en la fuerza de trabajo esclava. Aristóteles sostuvo que la esclavitud es un fenómeno natural. Con la transición del esclavismo al feudalismo, a partir de la crisis del siglo III, la mayor parte de la fuerza de trabajo ya no era esclava. No obstante, la esclavitud no desapareció, y se mantuvo como una condición social más o menos marginal, según las zonas, durante toda la Edad Media y toda la Edad Moderna, renovándose su utilización masiva durante la colonización de América. El movimiento antiesclavista se desarrolló a partir de finales del siglo XVIII, culminando con la abolición de la esclavitud en la mayor parte de los países del mundo, no sin fuertes resistencias (como la Guerra de Secesión en Estados Unidos)


LA ESCLAVITUD EN LA ANTIGUA CHINA La esclavitud tiene una vasta historia en el continente asiático. Casi todas las partes de Asia estaban involucrados en el tráfico de esclavos por mucho tiempo. Hasta 1908 el comercio de esclavos fue mucho en la práctica en el Imperio Otomano. Prisioneros rusos y persas fueron vendidos como esclavos. En China, el gobierno imperial había abolido la esclavitud en el año 1906 y la ley entró en vigor en 1910. En China, hubo una oposición muy fuerte a la esclavitud a finales del siglo 17 y muy pronto se convirtió en una circunscripción que predominan las mujeres. Las tribus Nangzan del Tíbet eran originalmente esclavos casa espera. Ellos sin embargo formaron su propio territorio. Incluso Corea tenían sus propios esclavos indígenas. Sin embargo, en la esclavitud fue abolida en Corea 1894, pero continuó hasta 1930 y luego se detuvo por completo. Desde 1392 hasta 1910, cuando el Dynast Joseon gobernó Corea, casi 50 por ciento de la población fue esclavizada en Corea.


Historia de la esclavitud en la antigua Grecia La esclavitud en la antigua Grecia fue un componente esencial en el desarrollo económico y social del mundo griego de la antigüedad y estuvo vigente a lo largo de su historia. Los griegos consideraron la esclavitud no sólo como una realidad indispensable, sino también como un hecho natural, incluso los estoicos, en general, o los primeros cristianos no la cuestionaron.2 3 4 La mayoría de los escritores antiguos entendían que la esclavitud no era tan sólo un fenómeno natural, sino también necesario. No obstante, también aparecieron algunos debates aislados que levantaron el "grito en el cielo", como se observa en los diálogos socráticos, o algunos estoicos que expresaron la primera condena de la esclavitud de la que se tiene un registro histórico.4 De acuerdo con la tradición historiográfica moderna, este artículo sólo trata de los esclavos-mercancía (forma calificada como esclavos enseres por los autores anglosajones) no de grupos dependientes como el penestes de Tesalia, los hilotas de Esparta ni tampoco los clarotas de Cretacuya posición era compleja, cercana a la de servidumbre del medioevo. Un esclavo-mercancía, es un individuo privado de libertad y sujeto a la voluntad de un propietario que puede comprarlo, venderlo o alquilarlo, como un bien. La esclavitud en la antigua Grecia plantea problemas importantes a los estudiosos ya que la documentación es dispar y muy fragmentaria, concentrada sobre la ciudad de Atenas. Ningún tratado se refiere específicamente al tema, e incluso, a menudo la misma terminología es vaga. Los argumentos judiciales del siglo IV a. C. no se interesan por el esclavo más que como fuente de ingresos. La comedia describe a esclavos de comedia; la tragedia menciona a esclavos de tragedia. Es difícil distinguir con certeza a un esclavo de un artesano en la producción iconográfica entre las estelas funerarias. Incluso la terminología es a menudo vaga. Actualmente, la esclavitud griega es objeto de debates historiográficos y, en particular, el debate se centra alrededor de dos cuestiones: Si se puede decir que la sociedad griega era esclavista, y, la segunda, si los esclavos griegos formaban una clase social.5


Historia de la esclavitud en la antigua Roma En la antigua Roma, la esclavitud era considerada como algo perfectamente normal, al esclavo se le consideraba un inferior pero se respetaba su “humanidad”, era un integrante más de la familia donde cada uno tenía un rol preestablecido, por eso se le quería o castigaba paternalmente, o se le mandaba y favorecía. Los esclavos eran considerados como niños, sin mucho uso de razón, y a quienes debía hacérsele obedecer los mandatos. Sin embargo los romanos siempre padecieron un controlado temor de insurrección por parte de los esclavos, y son frecuentes los relatos en que se describen tales insurrecciones donde incluso el amo llegaba a ser asesinado. El romano consideraba que nacer esclavo era una cuestión de destino más que cualquier otra cosa, no se discutía si era una costumbre o una ética de un pueblo determinado, la esclavitud "siempre" había existido y no se discutía si aquello se podía o no cambiar. Eran considerados como hombres y no como cosas o animales porque se les inculcaban deberes morales: “servir con entrega y fidelidad”. Aunque por otra parte los esclavos eran considerados como parte del patrimonio de cualquier ciudadano romano (si es que tenía el dinero suficiente para mantener esclavos), eran heredables al igual que los animales, las tierras y las construcciones, formando parte del inventario patrimonial; en ello radicaba su inferioridad, en ser la posesión de un amo, y como tal, su poder sobre él no obedece a ningún reglamento que no sea su propia voluntad. También la esclavitud, como dijimos, daba lugar a sentimientos afectivos, y la posición general con respecto a ella estaba fundamentada en la muy arraigada creencia en el destino: a aquel le tocó ser amo, a tal otro, ser esclavo. El origen de la masa esclava provenía mínimamente de las guerras o de su trata en las fronteras, se incrementaba más bien por la reproducción entre ellos mismos: todo hijo de esclava, sea quien fuere el padre, es propiedad del amo; también eran esclavizados los niños abandonados y la venta de hombres que no podían demostrar su condición de libertad. Así mismo, debido a la pobreza, los propios esclavos vendían sus hijos a los tratantes (quienes los compraban recién nacidos, sanguinolentos), o algunos pobres libres se vendían incluso a sí mismos para asegurarse el pan y el abrigo a la sombra de algún amo; otros inclusive, más ambiciosos, se vendían como esclavos para asegurarse alguna buena posición de administrador de algún noble, o como tesoreros imperiales; se dice que tal fue el caso de Pallas, descendiente de una noble familia de Arcadia, que se vendió como esclavo a una dama de la familia imperial, llegando posteriormente a ser ministro de finanzas muy cercano al emperador Claudio.


La esclavitud en la edad media y moderna En la edad media Tras la caída del Imperio Romano de Occidente (véase Historia de Roma) y por tanto el comienzo de la Edad Media, los bárbaros que de él se apoderaron, aunque convertidos muchos al cristianismo, conservaron sus esclavos y con ellos traficaron. Por otra parte, el cristianismo, que al comenzar el siglo V había salido de la esfera de la simple creencia religiosa, se erigió en sociedad sólidamente constituida y en bien organizada Iglesia, hizo lo siguiente: 

Salvó la civilización europea amenazada de muerte por los citados bárbaros.



Fue la Iglesia quien templó el furor de tan feroces enemigos.



Los convirtió al cristianismo y apaciguó sus costumbres.



Los subyugó moralmente y si transigió con la institución de la esclavitud de esas naciones o pueblos bárbaros que tenía tantos siglos de arraigo, en su espíritu fue la nueva religión cristiana contraria a ella.

La Iglesia no pudo abolir la esclavitud porque no habían desaparecido las causas económicassociales que fueron su origen y la hicieron necesaria, ya que la en Edad Media no se crearon las desigualdades de clases, se las encontraron ya creadas, remontándose su aparición al origen de las sociedades humanas, esforzándose, eso sí, para hacer más fácil y menos cruel la condición del esclavo, como lo prueban irrefutablemente las epístolas de Pablo de Tarso o San Pablo. Por tanto, la Edad Media no creó la desigualdad de clases, la encontró ya creada, remontándose al origen de las civilizaciones humanas y así como la esclavitud y el colonato caracterizan a la Edad Antigua, así la servidumbre y la villanía distinguen la Edad Media y hubo tantos grados de servidumbre como condiciones diversas en la manera de poseer.

En la edad moderna Todavía en nuestra época es una nota común unir el origen de la esclavitud a

avances en el desarrollo de la civilización: en lugar de matar al enemigo vencido se le esclaviza y así se le permite vivir. En este contexto, y en el de su época, debemos entender la afirmación de Emilio Castelar de que “la esclavitud antigua tenía una fuente, al fin heroica, que era la guerra.” Si bien es cierto que “la esclavitud antigua” no tenía el componente racial que va a adquirir después, entonces como en la época de Castelar, el esclavo era un ser humano convertido en mercancía. El dueño era señor absoluto del esclavo, como lo era de los animales; y los hijos de las esclavas, como los de los animales, nacían igualmente siendo “cosas” poseídas. Las imágenes que nos han llegado de la “esclavitud antigua” muestran una situación que resalta más por la similitud con la “esclavitud moderna”, que por la diferencia a que se refiere Castelar.


El comercio árabe de esclavos La historia del comercio árabe de esclavos está relacionada con la práctica de la esclavitud en el mundo árabe, principalmente en Asia Occidental, África del Norte, África Oriental y algunos lugares de Europa (como la península ibérica, el sur de Italia durante el período de dominación musulmana y el Imperio Otomano). El comercio árabe de esclavos se concentraba en los mercados esclavistas de Oriente Medio y el norte de África. Los esclavos con los que se comerciaba no estaban limitados a ningún tipo de color, etnia o religión, y entre ellos se incluía árabes y beréberes, especialmente en los primeros tiempos de la esclavitud musulmana. Posteriormente, durante los siglos VIII y IX, en la época del califato islámico, la mayoría de los esclavos musulmanes eran obtenidos principalmente a partir de los pueblos eslavos (de donde derivaría la palabra esclavo en varios idiomas) de Europa Oriental, (llamadosSaqaliba por los musulmanes), persas, turcos, pueblos de las montañas del Caucazo, como los georgianos, armenios y circasianos; así como pueblos de Asia Central, Escandinava, beréberes del norte de África y diversos otros pueblos de origen variado, así como pueblos negros de origen africano. A partir del siglo XVIII los esclavos del mundo musulmán llegaron mayoritariamente del sur del Sahara, y especialmente de África Oriental, hasta que la esclavitud fue oficialmente abolida a 1 2 3 4 finales del siglo XIX. No obstante, la esclavitud todavía sobrevive actualmente en el mundo musulmán de forma mucho más limitada o camuflada bajo prácticas abusivas o clandestinas en los países árabes del Golfo Pérsico, donde llegan mujeres y niños de los antiguos estados soviéticos, Europa Oriental, el Lejano Oriente, África, el sur de Asia y otras 5 6 7 partes de Oriente Medio.


La esclavitud en España En 1487, cuando el rey Fernando el Católico reconquistó Málaga, en el sureste de la península ibérica, esclavizó a toda la población como castigo excepcional por las especiales circunstancias de aquella conquista. Envió una tercera parte a África para cambiarlos por prisioneros cristianos liberándolos de su esclavitud, otro tercio (más de 4000) fue vendido por la corona para ayudar a sufragar el coste de la guerra, y el tercio restante se distribuyó por la cristiandad como regalos: un centenar de ellos fueron entregados al papa Inocencio VIII, quien distribuyó su parte entre los sacerdotes. El 22 de enero de 1510, el mismo rey autoriza el transporte de cincuenta esclavos negros “los mejores y los más fuertes disponibles”, para las minas de La Española[3] lo que significó el primer envío de esclavos para la explotación de las minas de oro de la actual Santo Domingo. No obstante, de entre las potencias colonizadoras, España fue posiblemente la menos esclavista como consecuencia de la firma del Tratado de Tordellillas en 1494, que impedía el transporte de esclavos desde África, entre otros límites al comercio. Tratados posteriores, como por ejemplo el firmado en 1713 con Inglaterra cedía la totalidad del comercio de esclavos de raza negra a otras potencias. Como consecuencia directa de esta política, en las regiones colonizadas por España apenas existieron negros (caso de México, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay), a diferencia de lo que sucedió en las colonias portuguesas(Brasil), holandesas (Guayabas y fuerte comercio en las Antillas y otras áreas de El Caribe), francesas (Sureste de los EEUU), e inglesas (Este de los EEUU,Jamaica y Belice). Gran parte de la población de raza negra hoy en día asentada en países como Colombia, Venezuela y en varios de Centroamérica, así como la deIca en Perú, procede de movimientos acontecidos en los primeros años post-coloniales, bajo la soberanía de las nuevas repúblicas independientes, o bien del hundimiento de barcos esclavistas en tránsito como sucedió en Esmeraldas, Ecuador. Precisamente, los movimientos independentistas contra la corona española en grandes áreas de Latinoamérica comenzaron con las quejas de grandes hacendados que no podían competir comercialmente con los hacendados de territorios que no formaban parte de la Colonia Española, ya que estos últimos si disponían de abundante mano de obra fuerte y barata.


La esclavitud en ibero América Los primeros esclavos negros llegaron a finales del siglo XV, llegando varias decenas hasta 1518, fecha en la que la Corona dio la primera licencia para introducir a 4.000 africanos a las Indias durante ocho años. Este fue el primero de aquellos asientos de negros, que por mucho tiempo fueron una ensangrentada y lucrativa fuente de ingresos para los gerentes de Europa. Además del negocio oficial hubo también un negocio de esclavos en contrabando ejercido por piratas y comerciantes no católicos. En una primera fase la Corona organizó la trata de negros mediante los asientos, aunque la Corona no intervino nunca directamente en la trata hasta el S. XVIII. El primer asiento concedido por la Corona fue en 1595. El asiento consistía en la delegación por parte de la Corona del monopolio de la importación de negros a América a una persona particular o entidad a cambio de dinero por un tiempo determinado. Ese monopolio se concedía mediante una subasta o concesión de agradecimiento. El asentista pagaba a la Corona una cantidad y se comprometía a llevar a América un número de piezas (negros) determinado en un plazo de tiempo fijado. No existía una cantidad fija, pero un asiento estándar implicaba llevar a América entre 3.000 y 4.000 negros anualmente durante un periodo de 8 o 9 años. Los barcos que llevaban negros a América entraban por los puertos de Veracruz y Cartagena de Indias. También entraron negros por Buenos Aires para llevar negros a Brasil, pero porque allí el contrabando era más barato. En la evolución de los asientos se pueden distinguir dos etapas: la primera transcurriría entre 1595 y 1640, en la que el monopolio de los asientos fue concedido a portugueses, durante el periodo en que Portugal perteneció al imperio de los Austrias. La segunda etapa transcurriría desde 1640 en adelante, en la que el monopolio de los asientos fue concedido a holandeses. Los portugueses contaban con la experiencia y práctica africanas. Abastecieron Portugal de esclavos negros, pero pronto la necesidad de esclavos que cultivaran azúcar en las islas Azores y en Madeira hizo necesario aumentar el ritmo de la trata. Los portugueses se aprovisionaban de esclavos en Senegal, Angola, el Congo y Guinea. El valor de los esclavos se incrementó a medida que la trata generaba plusvalías, pues el traslado de los negros desde los puertos americanos hacia el interior hacía elevarse el precio de los esclavos. El traslado de esclavos entrañaba dificultades, y muchos esclavos morían por el camino, de manera que en los asientos se autorizó llevar una demasía del 40 % de esclavos para que llegara a los puertos el número de piezas estipuladas. El contrabando dificulta calcular el número exacto de negros que llegaron a la América hispana y a Brasil. Enriqueta Vila calcula que en el S. XVII llegaron a América 268.204 esclavos, de los que 70.000 entrarían por Veracruz, 135.000 por Cartagena de Indias, 44.000 por Buenos Aires y el resto por El Caribe y otras zonas.


La esclavitud en los EE.UU. La esclavitud en los Estados Unidos comenzó con esclavos negros africanos y las personas de ascendencia africana, y ocasionalmente con los amerindios. Una ley de Virginia de 1705 estableció que la esclavitud se aplicaría a aquellas personas de pueblos que no fueran cristianos.[1] La mayoría de los esclavos eran negros y estaban en poder de los blancos, aunque algunos americanos nativos y negros libres también tenían esclavos. De las 8 289 782 personas libres que habitaban en los 15 estados esclavistas, 393 967 personas (4,8%) tenían esclavos, lo que hace que el dueño promedio tuviera unos diez esclavos.[2] La mayoría de los esclavos era propiedad de los dueños de las plantaciones, que son definidos por los historiadores como aquellos que tenían veinte o más esclavos.[3] El noventa y cinco por ciento de las personas de raza negra vivían en el sur, representando un tercio de la población de esa región, por comparación en la zona del norte las personas negras solo representaban el 2% de su población.[4] El trabajo de los esclavos fue un factor importante en la acumulación de riqueza en los Estados Unidos en la primera mitad del siglo XIX.[5] [6] Pero con la victoria de La Unión en la Guerra Civil Americana, el sistema de trabajo esclavo fue abolido en el Sur.[7] Esto contribuyó al declive de la economía sureña tras la guerra, aunque fue todavía más afectada por el continuo descenso del precio del algodón a finales del siglo.[8] Esto complicó la recuperación de la región tras la guerra, así como un comparativamente menor nivel de infraestructuras, que provocó la carencia de productos en los mercados. El sur afrontó la competencia de productores foráneos de algodón como la India y Egipto. La industria del norte, que se había expandido rápidamente antes y durante la guerra, surgió tras ella con más fuerza que la economía agrícola del sur. Las industrias de los estados del norte terminaron por dominar muchos aspectos de la vida de la nación, entre ellos aspectos sociales y algunos asuntos políticos. La clase social de los plantadores del sur perdió temporalmente poder. El rápido desarrollo económico subsiguiente a la guerra civil aceleró el desarrollo de la moderna economía industrial de los Estados Unidos. Doce millones de africanos fueron enviados a América entre el siglo XVI y el XIX.[9] [10] De ellos, se estima que 645 000 fueron enviados a lo que hoy se conoce como Estados Unidos. La mayor cantidad fue transportada a Brasil.[11] La población esclava en los Estados Unidos había crecido hasta los cuatro millones según el censo de 1860.[12]


El abolicionismo Definición El abolicionismo es una doctrina que propugna anulación de leyes, preceptos o costumbres que consideran atentatorios a principios éticos y morales. término se Aplicó principalmente a la corriente que propugnaba abolición de la esclavitud.

la se El la

El primer ministro reformista Marqués de Pombal abolió la esclavitud en Portugal y en las colonias de la India el 12 de febrero de 1761, por lo que se considera a Portugal pionera en el abolicionismo. Sin embargo, en las colonias portuguesas de América se siguió permitiendo la esclavitud. Junto con Gran Bretaña, a principios del siglo XIX prohibió la trata de esclavos y en 1854 por decreto se liberaron todos los esclavos del gobierno de las colonias. Dos años más tarde, también se liberó a todos los esclavos de la iglesia en las colonias. El 25 de febrero de 1869 se produjo finalmente la abolición completa de la esclavitud en el imperio portugués.

Historia de la esclavitud  

Por Oscrar