Page 23

Del 13 al 26 de septiembre de 2009

Opinión

23

Basura enlatada para importación (I)

OMAR IGNACIO PINTO La influencia que ha penetrado los hogares del mundo hasta los tuétanos corroyendo la paz, tranquilidad, voluntad, moralidad y cultura de sus ciudadanos, son los descalabros de una universalidad profusa hacia el desquicio humano. Su adhesión a patrones predeterminados por una pro-

gramación sistematizada, aun in voluntad, los conduce a un actuar prácticamente robótico, desprovisto de consciencia integral que pueda sustentar la realidad y sumergida en el vacío de la dialéctica común. Es preocupante que además de fusilar mentes e ideas adultas, razón que no se disculpa, se PRE-fusile de forma impune la forma-

ción de niños y adolescentes para convertirlos en un contingente de energúmenos incavilantes a merced y antojo de un sistema sin pie ni cabeza. Pero nos cabe preguntar: ¿Qué hay de las leyes universales? ¿Quién las maneja? ¿Para qué fueron hechas? ¿Será que su razón es el humanismo? O es que nos hemos desvirtuados de

nuestro origen. Estas interrogantes se pasean por el universo del común que a diario mira y observa con indignidad como la desfachatez del mensaje teledirigido va aniquilando lo amplio de una idea, para minimizarla en la fantochería que paulatinamente destruye el fin primordial del ser, que no es otro más que pensar con libre albedrío y en función de su propia evolución sin mecanismos ni arquetipos alienantes que menoscaben la regular conducta humana. Muy propio o más bien con mucha propiedad mal intencionada percibimos todo un atropello mediático influido en las artes, letras y en la profundidad de avanzada de toda una tecnología al margen de la humanidad y al servicio de un anónimo idolatrado sin imagen ni figura, al cual se le rinde un culto en lo particular por la opulencia que éste deriva, y no por tan siquiera un accionar opúsculo. Vivimos en un mundo direccionado por el mercantilismo, que proporciona, mediante la sistematización mediática, la formulación de cómo vivir y morir en un mundo supuestamente postmoderno, al filo, según las modernidades, de una virtual emigración hacia nuevos lares, creados por un imaginario, lujuriado por los engrandecimientos superfluos de una clase dominante sobre la marginalidad de otra clase dominada y mayoritaria que sustenta involuntariamente las prerrogativas de una minoría. Los medios abrumen en constancia, el argumento clasista en una división subdividida que a la vez que estrecha, también amplía; por ejemplo: Hay un canibalismo constante en el cual se derivan clases y subclases, unas se abrogan extremados y excelsos derechos, otras medianos con aspiraciones de un bru-

tal y feroz ascenso y las últimas en la escala, las que aunque pretendan y se desgarren la vida jamás bajo este paradigma conseguirán ni un milímetro de ascenso; y muy por el contrario, se hundirán en el abismo o en el obscuro hueco de una anti-sociabilidad. Toda una odisea para las clases tanto medias como bajas les resulta sobre ponerse a la sistematización de los medios, que los envuelve en una lid de competencia sin fin y que no pueden eludir por encontrarse sujetos de forma habitual a una concepción del consumo desmedido, programado éste bajo el precepto del psicoanálisis controlado de las masas en función de un objetivo especialmente especifico. Y así se manejan los subconscientes colectivos que son emergidos en la sublimidad involuntaria para que se comporten como contingentes de seres inanimados y vagantes en su propia sensatez. Claro queda, que no es que la clase subdominante esté exenta de esta programación, sino que más bien le atribuyen ciertos privilegios para que conformen la vanguardia que les garantice un perenne accionar competitivo, es decir un ejemplo vivo a seguir por quienes se encuentren en contra posiciones en el escalafón de ascenso, tan igual como sucede con las dos clases restantes, Las influencias sobre un colectivo y amparos de los estados implicados, cómplices o más bien copropietario y formantes de esa estructura mediática, nutren muy negativamente aupando su desenvolvimiento como una red establecida y enmarañada que no procura despliegue hacia ninguna alternativa o iniciativa que libere de presión a sus víctimas una vez que éstas han sido atrapadas en la red.

Continuará...

Periódico La Cumbre  

Actualidad, analisis, reportajes

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you