Page 51

Anexos La importancia del empaque en la comercialización

Don Humberto López Méndez, en la comarca El Castillito, municipio de las Sabanas, tiene seis años de producir y vender fresas. Con la experiencia vivida hoy la da mucha importancia al empaque en la comercialización de su producto. Escuchen su experiencia: “Antes cuando cosechaba metía las fresas en bolsas de media o una libra, las echaba en un bidón y me iba a venderlas en un bus a Somoto. Como llevaba demasiadas, y como además cortaba frutas muy maduras, las que iban abajo se aplastaban. Tenía pérdidas.

1.- ELABORACION DE BIOFERTILIZANTES. En la zona de Cuje y Cayantú, en el Municipio de Totogalpa, se ha utilizado para el cultivo de piña, con buenos resultados, un biofertilizante a base de hojas de Madero Negro o Madrial.

Veamos las cuentas: antes yo vendía la libra a 24 córdobas en una bolsa, ahora de esa libra saco tres bandejitas y cada una la doy a 12 córdobas, con lo que gano 36 córdobas por libra. Como cada bandeja vale 2 pesos, todavía le gano a cada libra 30 pesos, seis más de lo que ganaba antes.

Don Humberto López Méndez .

La experiencia de don Humberto

No le meto costos de mano de obra, porque para poner una libra de fresas en tres bandejas, no me llevo ni cinco minutos. Ahora lo que nos hace falta es ponernos de acuerdo para la comercialización los pequeños productores de la zona, porque juntos, uno gana más…” 

Hoy, a través del INPRHU, conseguimos este empaque que nos brinda varias ventajas: la presentación es mejor, no se echa a perder ninguna fruta y además le ganamos más a la libra.

El empaque que nos brinda varias ventajas: la presentación es mejor, no se echa a perder ninguna fruta y además le ganamos más a la libra.

48 100

49

MATERIALES: 1 barril con 220 litros de agua. 1 saco de nylon o de bramante. 1 trozo de mecate. 1 piedra mediana. 100 libras de hoja de madero negro. PROCEDIMIENTO: 1- Se procede a cortar las hojas de madero negro. 2- Se depositan dentro del saco. 3- Se introduce la piedra dentro del saco junto con las hojas para que a la hora de echar el saco en el agua éste se hunda. 4- Se amarra el saco y con el peso de la piedra se hunde dentro del barril de agua. 5- Se deja reposar dentro del barril durante 21 días, tapándolo con un plástico, un pedazo de madera o algo que no permita que le caiga mas agua o mas hojas. 6- Después de los 21 días, se saca el saco con hojas y el líquido que queda está listo para aplicarlo como repelente o abono foliar. 7- La dosis a utilizar de este producto es de 1 litro por bomba de 20 litros de agua.

101

Cultivo no tradicionales  

Material de Referencia Módulos Técnicos La Cuculmeca

Cultivo no tradicionales  

Material de Referencia Módulos Técnicos La Cuculmeca

Advertisement