Issuu on Google+

una publicación de Cooperativa Lactarte. Nro. 1/2010

mitos y falsas creencias alrededor de la

lactancia materna

¿cuántas cosas has escuchado sobre lactancia materna? ¿cuántas de ellas son ciertas? ¿cuántas son el producto de la desinformación y falsas creencias? ¿cómo saber en que información confiar cuando se trata de amamantar? En este material encontrarás los 10 mitos más comunes alrededor de la lactancia materna y una breve explicación para entender porque no son ciertos. Si quieres conocer más sobre lactancia o necesitas ayuda y acompañamiento, contáctanos a través de nuestro blog lactarte.blogspot.com o escríbenos a lactarte@gmail.com

Fo

t

og

ra

fía

Fra

nklin

o Per

zo

cooperativa

lactarte

acompañamiento en lactancia y crianza


los 1 mitos más comunes Sólo algunas mujeres pueden amamantar: La capacidad de amamantar no es un don que tienen algunas mujeres y otras no. Las mujeres somos mamíferas, asi que lo que nos define es nuestra capacidad de dar de mamar. La leche materna es nuestra sangre convertida en leche en la glándula mamaria por el efecto de un conjunto de hormonas que se liberan cuando el/la bebé succiona del pecho materno. Para amamantar sólo necesitamos que nuestro bebé succione de nuestro pecho frecuentemente. Mis pechos son pequeños, por eso no podré amamantar: La forma o tamaño del pecho materno y de los pezones no interfiere en la lactancia materna. Todas las mamas son buenas para amamantar. Los pechos grandes no contienen más leche que los pechos pequeños, lo que contienen es mayor cantidad de tejido graso, lo cual no influye en la lactancia materna. La cantidad de leche la produce el/la bebé con la succión continua del pecho. Dar pecho duele mucho y los senos se rompen: la lactancia materna no tiene porque doler. Millones de mujeres amamantan en todo el mundo de manera placentera. El dolor está relacionado con el mal agarre del/a bebé al pecho, sobre todo cuando este succiona del pezón de la madre y no de la areola. Un buen agarre es garantía de una lactancia feliz. Mi bebé no quiso leche materna: Todos los bebés llegan a este mundo listos para vivir y por tanto, para mamar del pecho materno. Sin embargo, las prácticas hospitalarias ejercidas al momento del nacimiento interrumpen ese vínculo inmediato entre mamá y bebé, separandolos e introduciendo tetinas y teteros de fórmula infantil o suero glucosado, antes de ofrecerle el pecho. La introducción de teteros y tetinas a muy temprana edad puede producir una confusión en el/la bebé que la madre con frecuencia interpreta como rechazo a la lactancia materna. El pecho se debe ofrecer al bebé cada 3 horas: ¡Adios al reloj! Dar pecho a bebé siguiendo un horario hace que la madre produzca cada vez menos leche y al cabo de un tiempo se termine con la lactancia materna. El pecho se debe ofrecer en libertad, es decir, cada vez que el/la bebé quiera.


Mi leche es aguada y no llena a mi bebé: La leche materna contiene todo lo que el/la bebé necesita para crecer san@, fuerte y feliz. Cuando bebé se prende al pecho la primera leche que toma contiene gran cantidad de agua, vitaminas y aminoácidos escenciales. A medida que el/la bebé sigue mamando, la leche es más densa, rica en proteínas y grasas. Esta grasa contiene nutrientes indispensables para el desarrollo del cerebro de nuestr@s bebés. Siempre hay que completar con un teterito: Los/as bebés no son capaces de digerir nunguna otra cosa que no sea leche materna antes de los 6 meses. Siempre que el pecho sea ofrecido a bebé constantemente y sin limitaciones, el/la bebé quedará satisfech@qq tomando unicamente leche materna, sin agua, tés, ni leche de vaca. La leche de lata es igual o superior a la leche materna: La leche materna no es comparable con ninguna otra sustancia. La industria láctea tiene más de 100 años intentando producir a partir de la leche de una especie distinta (vaca), un líquido parecido a la leche materna, y no lo ha conseguido. La leche materna contiene anticuerpos, factores de crecimiento y otros elementos que aseguran la salud y desarrollo del niño ó niña, que no tiene ninguna fórmula infantil.

Lactancia Materna en situaciones de emergencia En situaciones de emergencia debemos garantizar que los niños y niñas sigan recibiendo leche materna, bien sea directamente de sus madres, a través de nodrizas o por medio de de lactarios y bancos de leche humana. Promover, Proteger y apoyar la lactancia materna significa tener garantizada la alimentación, la vida y la salud de nuestros niños y niñas en cualquier circunstancia. Eso también se llama SOBERANÍA.

La leche materna no hace nada después de los 6 meses: La leche materna es el único alimento que está diseñado para cubrir las necesidades de nutrición e inmunización de nuestr@s bebés. Se recomienda sólo leche materna hasta los 6 meses de edad y a partir de allí, complementada con alimentos no lácteos, siempre mantieniendo la lactancia materna al menos hasta los 2 años de edad. Entre los 6 meses y el año, la lactancia materna representa casi el 100% de los requerimientos nutricionales de nuestr@s bebés. Más allá del año, hasta el 45% aproximadamente. La madre que amamanta no puede tomar café, comer chocolate, granos, ni un montón de cosas más: la madre que amamanta no tiene que seguir dietas estrictas para dar pecho a su bebé. La mayoría de los alimentos no pasan a través de la leche materna, a menos que los consumas en cantidades muy grandes. La madre debe alimentarse de una manera balanceada y evitar comer alimentos que a ella le caigan mal, no porque le puedan caer mal a su bebé, sino para que mamá no se enferme y pueda disfrutar de la lactancia materna a plenitud.


La construcciĂłn de una sociedad distinta, que ponga por delante al ser humano, requiere de cambios profundos en la manera como criamos a nuestros hijos e hijas.

La Solidaridad, la Corresponsabilidad y el Protagonismo son indispensables para alcanzar una patria mĂĄs feliz, amorosa y solidaria. Promover y proteger la Lactancia Materna es un objetivo alcanzable en la medida en que todas y todos nos hagamos responsables y partĂ­cipes: madres, padres, familiares, trabajadores, comunidades, empleadores y Gobierno.

cooperativa

lactarte


Mitos y falsas creencias alrededor de la Lactancia Materna