Page 1

ORÍGENES Y ANTECEDENTES DEL SISTEMA FINANCIERO

JUSTIFICACIÓN

Un factor esencial determinante en los procesos productivos y de gestión de las empresas es el papel importante que juega el sector financiero.

Con el estudio de esta unidad el estudiante reconocerá el origen del dinero y consecuentemente de los primeros bancos en Colombia y de lo que se conoce como mercado financiero, incluyendo allí los órganos de control y vigilancia.

OBJETIVO GENERAL

Identificar y reconocer los orígenes del dinero y con ello de la intermediación financiera y las dificultades que en su momento presentara el sector,

cómo ha

evolucionado hasta llegar a ser uno de los más organizados en nuestra economía.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Conocer el origen del dinero, sus funciones y características.  Comprender el proceso de la creación del dinero.  Reconocer cómo surgió el Sistema Financiero.


1.

APARICIÓN DEL DINERO

Para que exista un “Mundo Económico Interno” debe haber algo que le dé origen y es que hubo una transferencia del “Mundo Económico Externo” al “Mundo Económico Interno”, pero así mismo puede haber una transferencia del “Mundo Económico Externo” al

“Mundo

Económico Interno”.

Para medir

estas

transferencias existe una unidad de medida llamada dinero.

Recordemos que en un primer momento histórico el hombre y su vida estaban totalmente orientados a lograr la subsistencia diaria a través de la satisfacción de sus necesidades primarias. El día apenas alcanzaba para recoger algunos frutos y madera y,

si acaso,

cazar o pescar algún animal,

porque el desarrollo de

métodos e instrumentos productivos era muy escaso.

No había ninguna división del trabajo sino solo en el interior de cada familia, donde el hombre salía a pescar y cazar y la mujer se encargaba del fuego,

la

cocina y recoger algunos frutos cercanos a la casa.

Bajo estas circunstancias era poca la variedad de alimentos consumidos y nunca se recogían excedentes,

salvo en casos excepcionales y por causas puramente

naturales. Así las cosas,

las familias y comunidades pequeñas que trabajaban


directamente sobre el medio natural eran autosuficientes y no dependían del intercambio para lograr su subsistencia.

1.1.

EL TRUEQUE

Cuando en las épocas primitivas los hombres se alimentaban de lo que cazaban o cultivaban,

se decía que eran autosuficientes,

sin embargo esto fue

evolucionando y surgió la llamada especialización en tareas singulares y con ello la posterior necesidad de intercambio. Poco a poco se dieron fenómenos que fueron cambiando las relaciones entre los hombres y de éstos con su medio. Aparecieron la especialización en el trabajo, la acumulación de excedentes y el intercambio de los mismos,

mediante relaciones que implican mutua dependencia entre los

hombres pues ese intercambio sólo es posible si realmente hay quien necesite parte del excedente del otro. El manejo de este excedente llevó inicialmente al trueque.

Fue todo un proceso.

Se establecieron los mercados o lugares para exponer

diversos productos para el intercambio. En un principio el trueque fue la base de esta relación.

Sin embargo,

resultaba difícil encontrar a alguien dispuesto

exactamente a ceder excedentes de lo que otro precisamente necesitaba,

a

cambio de lo que ese otro estaba en capacidad de ofrecer por necesitarlo también. Pronto se hizo sentir esa gran dificultad.

La producción y las innovaciones se


estancaban en la medida en que no se cumpliera con la frecuencia deseada la famosa frase “Alguien tiene lo que usted busca y alguien busca lo que usted tiene”.

Algunas dificultades:

 Frecuente falta de coincidencia de deseos de quienes truecan.  Valor subjetivo de los bienes para su poseedor.  Dificultad de fraccionar los bienes en muchos casos.  Alta perecibilidad de los bienes, especialmente los agrícolas.  Dificultad de transporte a los posibles sitios de intercambio.

1.2.

DINERO MERCANCÍA

Las dificultades encontradas obligaron a quienes intercambiaban productos a escoger una sola mercancía,

o un grupo reducido,

que sirviera de medio de

cambio para conseguir otros productos. Esta mercancía debería ser aceptada por todos como medio de cambio, “aceptación general”, reflejando poder de compra. Fue esta la primera forma de dinero.

Es aquí donde se hace necesaria una

mercancía que agilice el intercambio que sea medida de cambio y depósito de valor y que reúna las siguientes características: Que sea escasa


Que sea de general aceptación Que sea fácilmente divisible Que su unidad fuese pequeña El empleo de este dinero mercancía implicaba ahora tres fases en el proceso de cambio:

De:

Mercancía a cambio de mercancía = Trueque.

Se pasó a:

Mercancía a Mercancía dinero a Mercancía = Uso del dinero como medio de pago.

Las primeras formas de dinero mercancía fueron el ganado,

tabaco,

pieles,

collares de perlas, conchas, ciertas piedras, aceite de oliva, cerveza y licores, algunos metales,

incluso mujeres y esclavos.

Sin embargo,

muchas de las

anteriores fueron perdiendo su carácter de medios de pago, dado que para servir como instrumento de cambio en cualquier lugar y tiempo, debían ser elementos de aceptación universal, o por lo menos de aceptación entre la mayoría.


Así mismo, debían perdurar, o conservar su valor, ya que tenían que rotar un buen número de veces en la economía manteniendo el poder de compra a través del mismo tiempo.

“Homogeneidad” era otro requisito, pues este dinero debería poderse intercambiar por múltiples objetos de diverso valor, según equivalencias que se iban fijando y transmitiendo de acuerdo a la costumbre y los gustos hasta convertirse en relaciones aceptadas por todos. Igualmente este elemento tenía que ser fácil de transportar y difícil de falsificar, ya que debería ganar una total confianza de sus usuarios como medio para lograr una aceptación general.

1.3.

DINERO METAL

Con el paso del tiempo y la generalización de la actividad comercial los metales preciosos, sobre todo el oro y la plata, desplazaron las otras formas de dinero mercancía y se constituyeron en el instrumento monetario por excelencia.

Las características del oro y la plata, por ejemplo, eran las que más se adecuaban a las circunstancias del intercambio. divisibilidad,

Su facultad para conservar valor,

su

su facilidad para el transporte y almacenamiento permitían a su

dueño planificar su gasto al ritmo de sus necesidades y deseos. El valor de estos metales oscilaba poco, lo cual garantizaba que conservasen su poder de compra a


través del tiempo. Además, en caso del oro su densidad y su brillo lo hacían casi infalsificable.

Al principio el pago se hacía pesando el metal y estableciendo la cantidad requerida para tal o cual transacción. El valor de los productos se medía en pesooro o peso-plata, lo que no dejaba de ser un proceso cuidadoso y complicado de medición en el momento de hacer las transacciones.

No pasó mucho tiempo sin que se empezara a especular con las balanzas. Entonces los gobiernos empezaron a intervenir para garantizar con un sello el peso-valor de cada pedazo de metal.

Apareció la acuñación de monedas que

resolvió el problema de la especulación pero no el de la falsificación.

Y apareció otro nuevo problema: Cada gobierno creó sus propias monedas y con ellas el lío de la conversión entre unas y otras. cambiadores o cambistas,

Esto puso en escena a los

figuras importantes en las ferias porque pesaban,

canjeaban y guardaban monedas. Estos fueron los primeros pasos en la formación de la banca, el crédito y el papel moneda.

Pronto los países y sus gobernantes creyeron que su riqueza se debía, en gran parte, a la posesión de aquellos metales. La gran preocupación de las naciones durante los siglos XV a XVII estaba centrada en dos preguntas: ¿Qué hace posible


a un país ser rico? y ¿Cuál es el motor del comercio?: En el ambiente surgía como respuesta: El oro y la plata.

Incluso muchos países buscaron afanosamente nuevos yacimientos de oro y plata y establecieron leyes para prohibir la exportación de estos metales. Se esforzaban por encontrar y conservar estos metales, así que establecieron leyes, como en Inglaterra, 1477, donde se ordenó a las personas guardar dentro de los límites del país todo lo que estuviera hecho de oro y plata. La conciencia de la necesidad de estos metales para la expansión del comercio fue lo que en últimas determinó, por ejemplo la trascendencia del viaje y descubrimiento de Cristóbal Colón, ya que aportó grandes cantidades de oro y plata a España, hasta el punto de llegar a ser considerada como la nación más rica del siglo XVI.

En China en el siglo VIII a. C. aparece el primer vestigio de moneda rudimentaria. En el año 1100 a.C. circulaban en China miniaturas de cuchillos de bronce, hachas y otras herramientas utilizadas para reemplazar a las herramientas verdaderas que servían de medio de cambio. Las monedas hechas con una aleación de oro y plata aparecieron por primera vez en el siglo VI a.C. en el distrito de Lidia,

en Asia

Menor, que era en aquella época un importante país industrial y comercial. Este dinero era genuinamente dinero material, cuyo valor venía determinado por su contenido en metales preciosos. Las monedas proliferaron rápidamente en todos los países desarrollados del mundo. Tanto los monarcas como los aristócratas, las


ciudades y las instituciones empezaron a acuñar dinero con su sello identificativo para certificar la autenticidad del valor metálico de la moneda.

Algunas de las primeras monedas tenían una composición muy estable, como es el caso del dracma emitido en Atenas en el siglo VI a. C. y cuya composición era bastante estable, con un contenido en torno a los 65-67 gramos de plata fina, o como la redonda qian moneda china de cobre aparecida en el siglo IV y que se mantuvo como moneda oficial durante dos mil años. Sin embargo, las monedas siempre se limaban o recortaban para sacar el metal precioso que contenían, por lo que las autoridades que las emitían estaban tentadas a rebajar la acuñación asegurándose beneficios a corto plazo al reducir el contenido de metales preciosos. Las monedas de baja calidad de bronce o cobre eran, de hecho, dinero fiduciario, cuyo valor dependía principalmente del número de monedas de oro o cobre por las que se podían intercambiar. Las monedas de oro y plata solían circular fuera del país que las emitía dado su valor intrínseco; así, el peso de plata español, cuyo material provenía de las minas del Perú y de México, se convirtió en una moneda de uso corriente en China a partir del siglo XVI.

Una vez

creadas, las

monedas

originaron

un sistema

monetario cuyas

características han permanecido, en esencia, constantes durante milenios; uno de los cambios que ha perdurado fue la introducción, en las monedas europeas del siglo XVII, de las ranuras en los bordes con el fin de evitar que se limasen.

El


papel moneda fue introducido por primera vez en China, en torno al siglo IX, como dinero en efectivo intercambiable por certificados emitidos para el gobierno de la dinastía Tang por los bancos privados. Respaldado por la potente autoridad del estado chino, este dinero conservaba su valor en todo el imperio, evitando así la necesidad de transportar la pesada plata.

Convertido en monopolio del Estado

bajo la dinastía Song, el papel moneda ha pervivido durante toda la historia china a pesar de las perturbaciones causadas por los cambios políticos y de que la emisión del papel moneda no estaba respaldada ni por plata ni por otras reservas.

En Roma aparecen monedas de cobre y bronce con la figura del Cesar y un valor impreso.

Luego aparecen monedas de oro y plata con alguna aleación con valor intrínseco, valor verdadero, y nominal, importe asignado.

En 1250 aproximadamente Marco Polo viaja al Oriente y halla que usaban dinero en forma metálica y en papel inclusive y entonces difunde su uso.

El problema de la depreciación hizo que, a partir de entonces, se mantuviera la plata como patrón de cambio chino para las transacciones importantes. El papel moneda apareció por primera vez en Occidente en el siglo XVI, cuando se empezaron a emitir pagarés por parte de los bancos para respaldar los depósitos


monetarios de sus clientes. Estos medios de cambio proliferaron y las autoridades coloniales francesas de Canadá utilizaban cartas de juego firmadas por el gobernador como promesa de pago desde 1685, ya que el envío de dinero desde Francia era muy lento.

El papel moneda se fue haciendo popular a lo largo del siglo XVIII, pero seguía siendo dinero crediticio que se emitía para respaldar los depósitos de oro o plata. El dinero fiduciario, cuando surgió, era normalmente una medida de urgencia para tiempos de guerra, como los papiros greenback americanos. Los bancos privados fueron sustituidos paulatinamente por bancos centrales como autoridades emisoras de papel moneda.

A finales del siglo XIX la caída del valor del oro acarreó la

creación de un patrón oro internacional en el que todas las monedas podían intercambiarse por oro, y el valor del dinero, más que los precios, estaba fijado por la paridad de la moneda con el oro. Casi todos los gobiernos suspendieron la convertibilidad de sus monedas durante la I Guerra Mundial, perdiéndose todo el interés por volver a introducir el patrón oro internacional tras la Gran Depresión. Gran Bretaña abandonó el patrón oro en 1931, y la transformación de las monedas mundiales a dinero fiduciario con valores fijados totalmente por la demanda del mercado culminó con el abandono de la vinculación del dólar estadounidense en 1971.


Con el descubrimiento de América se fortalece el capitalismo en Europa por el ingreso de metales preciosos provenientes del nuevo continente.

Las primeras

monedas conocidas en América fueron españolas: El escudo de oro y el real de plata. Circulaba también la macuquina, moneda de plata acuñada en México y Lima y la cual subsistió aún después de la independencia,

dando motivo a

fraudes.

En Colombia se tiene conocimiento del uso de la moneda de oro, la macuquina, aleaciones que varían según su denominación existiendo una con alto porcentaje de estaño y cobre con la que se pagaba los servicios a los indígenas y mestizos, el escudo, el doblón, el real, las morrocotas.

El sistema monetario español en América,

tenía el inconveniente de que se

fundaba en una moneda imaginaria, el maravedí, inexistente en América, lo cual entorpecía la circulación, pues se hacía la transacción en moneda imaginaria para cubrirse con una real. El oro en polvo vino a cumplir muchas veces funciones de moneda en las transacciones,

pues regiones como Antioquia hasta 1789 no

usaron la moneda acuñada.

Con el objeto de enmendar esa caótica situación, la Corona dispuso la fundación de casas de moneda en México, Lima, Potosí, Santafé, Popayán, etc.

Por


ordenanza real de 13 de diciembre de 1751, se ordenó acuñar en Santafé y en Popayán, monedas de oro de la Ley de 22 quilates y forma circular.

Las monedas españolas fueron las pioneras en cuanto a esa nueva función del dinero se refiere, es decir como medio de cambio; aparecen entonces El Escudo de Oro y el Real de Plata.

Con posterioridad y antes de la independencia las

monedas españolas eran en primer lugar la onza, con un peso de 27.058 gramos de oro, en segundo término la media onza también una moneda de oro con peso equivalente a la mitad de la anterior; el doblón de 6.784 gramos o sea un cuarto de la onza y por último El Escudo con peso de 3.382 gramos igual al medio doblón, éstas eran las principales monedas de oro. En cuanto a las de plata la principal existente era la llamada macuquina, una moneda con una sola Ley que fluctuaba entre los 0.908 y 0.916 con peso aproximado de 256 gramos.

"Las pastas de oro pesaban por marcos, onzas, ochavos, tomines y gramos. El marco tenía ocho onzas, 230 gramos,

la onza ocho ochavos, y la ochava seis

tomines y el tomín doce gramos. De cada marco se debía sacar 68 escudos u ocho y media onzas de doblones de ocho escudos, es decir, que producía 136 pesos".

En 1559 se iniciaron las investigaciones para la fundación de una casa de moneda en Santafé.

En 1590 se despacharon de la metrópoli los primeros elementos


necesarios para su funcionamiento, pero sólo en 1627 se inició la acuñación en firme. Con el objeto de evitar el contrabando de oro producido en el Chocó y el Cauca,

se autorizó al Ayuntamiento de Popayán en el año de 1729 para la

fundación de una casa de moneda en esa ciudad. Se concedió privilegio,

para

que la hiciera funcionar, a Pedro Agustín de Valencia, en 1749; fue clausurada en 1962, para ser reabierta en el año de 1768.

Del hecho de que la Corona española se hubiera desprendido del derecho de emisión a favor de particulares, se derivaron una serie de pleitos entre éstos en las casas de moneda de Santafé y Popayán.

Funcionaron también casas de fundición en Cartago, Anserma, Cali etc., con el único objeto de fundir el oro y recaudar el quinto real,

previniendo así la fuga

ilegal del metal hacia el exterior sin previo pago de derechos fiscales.

1.4.

DEFINICIONES DEL DINERO

No es un bien por cuanto directamente no satisface alguna necesidad:

Popularmente se ha dicho…"Es un factor preponderante de nuestra vida. Resuelve muchas situaciones,

pero no siempre permite comprar aquello que,

oportunidades, constituye nuestro más preciado deseo.

en


Se puede comprar, por ejemplo: El libro pero no la inteligencia. La comida, pero no el apetito. La cama, pero no el sueño. El lujo, pero no la belleza. Una casa, pero no un hogar. El remedio, pero no la salud. La convivencia, pero no el amor. La diversión, pero no la felicidad. El crucifijo, pero no la fe. Un lugar en el cementerio más lujoso, pero no el cielo".

Es un poder de compra.

Es un medio de cambio que sirve para realizar transacciones de tipo comercial.

Es el común denominador de la vida moderna.

Es una fuerza invisible que permite intercambiar los bienes y servicios de la comunidad en forma ágil y precisa.


Es un poder natural que adquieren quienes lo poseen para conseguir más volumen de bienes y servicios que quienes carecen de él.

Es una capacidad general de compra expresada en una unidad de cálculo.

Es un crédito con cargo al producto social.

Los créditos son derechos de los acreedores y suele expresarse en títulos para su fácil negociación.

El dinero es un derecho y las especies monetarias son títulos.

Algunos sinónimos de dinero: Moneda, Numerario, Medios de pago, Especies monetarias, Capital.

Las clases más importantes de dinero son el dinero material, el dinero crediticio y el dinero fiduciario.

1.5.

TIPOS DE DINERO

1.5.1. Dinero Material. El valor de un bien considerado, el dinero, es el valor del material que contiene. Los principales materiales utilizados en esta clase de


dinero han sido el oro, la plata y el cobre. En la antigüedad, hemos dicho, varios artículos hechos con estos metales, así como con hierro y bronce, eran utilizados como dinero, mientras que entre los pueblos primitivos se utilizaban como medio de cambio bienes tales como las conchas, las perlas, los colmillos de los elefantes, las pieles, los esclavos y el ganado. El dinero real se corresponde con la cantidad de metal precioso que incorpora a la moneda.

1.5.2. Dinero Crediticio. Consiste en un papel avalado por el emisor, ya sea un gobierno o un banco, para pagar el valor equivalente en metal.

1.5.3. Dinero Fiduciario. Es el papel moneda no convertible en ningún otro tipo de dinero y cuyo valor está fijado meramente por decreto gubernamental.

La

mayoría de las monedas en circulación son también un tipo de dinero fiduciario, porque el valor del material con el que están hechas suele ser inferior a su valor como dinero. El dinero fiduciario tiene un valor muy superior a su valor metálico o intrínseco; en este sentido es análogo al papel moneda. Las monedas suelen ser aleaciones de metales preciosos y metales básicos. Durante el siglo XIX casi todos los países acuñaban tanto dinero real como dinero fiduciario pero con el abandono generalizado del patrón oro entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial las monedas con valor real han desaparecido de la circulación en casi todo el mundo.

Tanto el crediticio como el fiduciario son formas de dinero que generalmente se


han aceptado tras un decreto gubernamental según el cual todos los prestamistas tienen que aceptar el dinero como pago de lo que se les debe; el dinero se denomina entonces medio de curso legal.

Si la oferta de papel moneda no es

excesiva en relación con las necesidades del comercio y tanto la industria como la gente confían en la estabilidad de la situación, es probable que la moneda se acepte generalizadamente y mantenga relativamente estable su valor.

Sin

embargo, si esa moneda se emite en exceso para financiar las necesidades del gobierno, se destruirá la confianza en la moneda y ésta perderá rápidamente su valor. Esta depreciación de la moneda suele venir seguida de una devaluación formal o reducción del valor oficial de la moneda mediante un decreto gubernamental.

1.6.

PATRÓN MONETARIO

Es el dinero básico de un país, al cual pueden convertirse otras formas de dinero y que determina el valor de otros bienes. Hace referencia al tipo de dinero que se utiliza en el sistema monetario.

Los patrones modernos han sido o un bien,

principalmente oro o plata, o patrones fiduciarios, consistentes en papel moneda no convertible. Las principales clases de patrones oro han sido la moneda de oro, los lingotes de oro con una determinada cantidad de oro y el patrón de cambio oro bajo el cual una moneda puede convertirse en la moneda de otro país en base al patrón oro.

Los lingotes de oro fueron utilizados en Gran Bretaña desde 1925


hasta 1931, aunque una serie de países latinoamericanos han utilizado el patrón dólar. Oriente.

El patrón plata ha sido utilizado en nuestro tiempo principalmente en También existe el patrón bimetálico;

el sistema de bimetal se ha

utilizado en varios países en los que las monedas podían ser tanto de oro como de plata. Estos sistemas raramente funcionaban, fundamentalmente debido a la ley de Gresham, que demuestra que la moneda barata tiende a desplazar y expulsar de la circulación a la moneda cara.

En la actualidad la mayor parte de los sistemas monetarios del mundo son fiduciarios, en los cuales no se permite la libre convertibilidad de la moneda en metales y el dinero tiene valor gracias a un decreto gubernamental y no por su contenido en oro o plata.

Los sistemas modernos también se describen como

sistemas de dinero gerencial, porque el valor de las unidades monetarias depende, en gran medida, de la gestión gubernamental y de las políticas económicas. Existe un problema recurrente en torno a la cuestión de si el valor de la moneda no convertible puede mantenerse a un nivel suficientemente estable durante largos periodos de tiempo.

La importancia económica que brinda el dinero consiste en que el crédito, o la utilización de una promesa de pago futuro, es un complemento valiosísimo del dinero en la actualidad. La mayor parte de las transacciones económicas se hacen mediante instrumentos crediticios más que con monedas. Los depósitos bancarios


se introducen generalmente en la estructura monetaria de un país; el término “oferta monetaria” refleja el dinero en circulación más los depósitos bancarios.

El valor real del dinero queda determinado por su poder adquisitivo, que a su vez depende del nivel general de precios. Según la teoría cuantitativa del dinero, los precios se determinan, en gran parte o en su totalidad, por el volumen de dinero en circulación. Sin embargo, la evidencia empírica demuestra que a la hora de determinar el nivel general de precios es igualmente importante la velocidad de circulación del dinero y el volumen de producción de bienes y servicios.

El

volumen y la velocidad de circulación de los depósitos bancarios también son relevantes.

La moderna acuñación implica varios procesos diferenciados. Primero se funde el metal que se va a utilizar para hacer lingotes, que después se convierten en láminas de un determinado espesor y calidad. Estas láminas pasan a través de unas máquinas que con golpes y cortes sacan pequeños discos circulares de metal, denominados plaquetas. Se verifica que las plaquetas tengan el peso adecuado, y si son demasiado pesadas se les rebajan los bordes, si son demasiado ligeras se vuelven a fundir en lingotes. Los bordes de las plaquetas válidas se ruedan de forma que sobresalgan por encima de la superficie y protejan las monedas del desgaste. Después se limpian las plaquetas y, en la última etapa del proceso, se imprime mediante un troquel el dibujo que irá en la moneda terminada. Muchas


monedas tienen también los bordes rayados para evitar que se limen o rellenen, en el caso de las monedas oficiales, y para facilitar su uso. A la hora de diseñar las formas y tamaños de las monedas se suele considerar cómo facilitar su identificación a las personas con deficiencias de visión.

Los billetes bancarios, que a menudo suelen ser impresos por empresas privadas o contratistas, están fabricados con un papel especial de alta calidad, con marcas de agua, tiras metálicas y otros mecanismos que evitan la falsificación.

Se utilizan

también técnicas de impresión muy sofisticadas para evitar la falsificación y los diseños de los billetes bancarios suelen incluir elementos que intentan ser especialmente difíciles de copiar y las dos caras se imprimen por separado para después añadir los números de serie y tachar con estrellas la numeración de aquellos billetes dañados durante el proceso de producción.

1.7.

1.7.1.

CLASIFICACIÓN DEL DINERO SEGÚN SU CREACIÓN

Dinero de Creación Primaria o Sana. Se clasifica así:

Oro.

Divisas: Moneda de otros países.


Producto Interno Bruto: Total de bienes y servicios producidos en un país durante un tiempo determinado,

incluida la producción generada por nacionales y

extranjeros residentes en el país y excluye la producción de nacionales residentes en el exterior.

1.7.2.

Dinero de Creación Secundaria.

Proveniente del crédito bancario,

aquél que genera inflación.

Para medir la expansión secundaria del dinero se utiliza el Multiplicador Bancario: Número de veces en que se amplían los depósitos iniciales en cuentas corrientes.

Depósitos Totales (DT) = K x Depósitos Iniciales (DI)

donde:

1 Multiplicador Bancario (K) = ------

donde r = encaje legal (%)

r Puede observarse que el multiplicador bancario es la relación inversa al encaje legal.

1.8.

CLASIFICACIÓN DEL DINERO SEGÚN LOS PATRONES UTILIZADOS

De base metálica,

Monometalismo: cuando se usa un solo metal. Bimetalismo: cuando se usan dos o más metales.


Moneda de papel, representativa, convertible y fiduciaria.

Dinero bancario o moneda escritural, créditos, tarjetas débito, tarjetas crédito.

1.9.

CARACTERÍSTICAS DEL DINERO

Homogéneo. Divisible y cuantificable. De fácil transporte. Calidad relativamente constante. De aceptación general, apreciado por todos los individuos. Legal, debe tener poder liberatorio, ej.: En el caso de grandes robos al Banco de La República, el gobierno ha optado por suspender el uso de esas especies.

1.10. FUNCIONES DEL DINERO

 Debe servir como medio de pago.

 Debe servir como patrón de pago diferido: Ej., el oro en los billetes.

 Debe servir como unidad de cuenta: Para hacer comparaciones de valor.


 Debe servir como medio de cambio. Generalmente aceptado para el pago de bienes y servicios y la amortización de deudas, instrumento para hacer viables las transacciones.

 Debe servir como medida de valor. Para mantener vigente el poder adquisitivo. Para tasar el precio económico relativo de los distintos bienes y servicios. El número de unidades monetarias requeridas para comprar un bien se denomina precio del bien. Sin embargo, la unidad monetaria utilizada como medida del valor no tiene por qué ser utilizada como medio de cambio. Durante el periodo en que América del Norte era una colonia, por ejemplo, la moneda española era un importante medio de cambio mientras que la libra esterlina británica era el patrón de medida del valor.

Las funciones del dinero como medio de cambio y medida del valor facilitan el intercambio de bienes y servicios y la especialización de la producción.

Sin la

utilización del dinero el comercio se reduciría al trueque o intercambio directo de un bien por otro; éste era el método utilizado por la gente primitiva y, de hecho, el trueque se sigue empleando en algunos lugares, recordemos cuando en Argentina el gobierno,

para hacer frente a sus crisis interna,

decidió montar el famoso

corralito financiero. En una economía de trueque, una persona que tiene algo con lo que comerciar ha de encontrar a otra persona que quiera eso mismo y que


tenga algo aceptable para ofrecerle a cambio. En una economía monetaria, el propietario de un bien puede venderlo a cambio de dinero, que se acepta como pago, y así evita gastar el tiempo y el esfuerzo que requeriría encontrar a alguien que le ofreciese un intercambio aceptable. Por lo tanto, el dinero se considera como la pieza clave de la vida económica moderna.

1.11. TEORÍA MONETARIA

Trata de explicarnos qué es,

para qué sirve,

cómo se determina su valor e

inclusive cuáles serían las cantidades necesarias para que toda la comunidad pueda satisfacer sus necesidades, mediante el intercambio de bienes y servicios.

1.12. SISTEMA MONETARIO

Es el conjunto de monedas existentes y comúnmente empleadas en un país y en una época determinada, incluye por tanto la moneda metálica y el papel moneda. Se ha dicho que el dinero es una capacidad general de compra expresada en una unidad de cálculo.

Esto en la comunidad hace que sea un instrumento que a

través del tiempo ha tomado diferentes formas y categorías configurando los llamados sistemas monetarios.

Origen y antecedentes del dinero  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you