Issuu on Google+

1

ESCUCHANDO A PEDRITO Diez de la noche. Luis enciende su ordenador como acostumbra y recibe un mensaje. Puck Duende está en Facebook. Únete a Facebook para conectar con Puck Duende y otras personas que tal vez conozcas. El adolescente ignora el mensaje. ¿Duendes utilizando las redes sociales para comunicarse con los humanos en vez de utilizar poderes mágicos? ¿Los seres fantásticos están ahorrando sus dones sobrenaturales debido a la crisis mundial? Entonces su ordenador recibí otro correo. ¡Hola! soy Puck, el de la colina, un pequeño duende con muchas ganas de crear, no paro de inventar todo el día, hay veces que mis ocurrencias toman forma y ...

Luis respira hondo. Si en verdad

está chateando con un duende, él podrá resolver su

problema en menos de veinticuatro horas. Le pide ayuda a la Diosa Síntesis para no asesinar de aburrimiento al supuesto duende y escribe: Todos los años ocurre lo mismo. Llega Enero, mis padres piden vacaciones y sacan dinero del banco. ¿Por qué lo hacen?

Quieren celebrar mi llegada a este mundo y

demostrar a sus vecinos que no somos pobres, aunque después tengamos que comer puré de mentiras sin sal. En el primer mes del año cuando mis pesadillas se hacen realidad descubro que la Magia existe. No fue inventada para vaciar mágicamente las billeteras de las personas. ¡La Magia existe! Mi familia solo tiene ojos para mí, y es raro. Siempre están peleando y fingen llevarse bien al venir Tío Aparicio del extranjero con muchos paquetes.


2

Para no aburrirlos. Primo Manolo confecciona las invitaciones en computadora. Cuando cobra te deja la cartera con un hueco más grande que la capa de ozono. Muchas veces lo hemos regañado por su ambición, él siempre contesta: Sí fío, pierdo lo mío. Si presto, al cobrar molesto Y para evitar todo esto. Lo mío primero. Papá dice que no puede sacar más nada de la fábrica sin permiso del jefe. Mamá invita a los trabajadores de RLL (Radio Lengua Larga) quienes informan a todas las orejas del mundo si la fiesta sale bien o mal. Soy obligado a buscarme una novia para el día esperado por todos. Si tengo que alquilarla, no hay problema, pero tiene que aparecer. El almanaque grita: “24 de Enero” y... comienza la fiesta. La música es molesta para los que tienen edad de momia y usan formol para conservarse. Algunas personas se quejan del tamaño de las cajitas de comida, elaboradas por Pulgarcita S.A, el payaso le pinta monerías a las botellas de cerveza cristal y los amigos de mis padres, vecinos y demás adultos beben, bailan y se comen los caramelos de la piñata. Yo y mis amigos no nos atrevemos a desobedecer las órdenes de los mayores que siempre son: “Siéntate. No te muevas”. Pero día a día, hora a hora nos preguntamos: ¿Por qué nos roban nuestras fiestas?


Escuchando a Pedrito