Page 5

Si se conciben a sí mismos como un ensayo del mercado, entonces estamos perdidos.

No se trata de satanizar el mercado. El mercado será, para la gran mayoría, el destino natural, por eso no es necesario un impulso adicional. Pero una cosa es esto y otra, muy distinta, modelar –consciente o inconscientemente- al alumno para que se enfunde el uniforme del mercado como un traje hecho a medida, aún antes de cerrar su período formativo: “… Es todavía algo ajeno a la escena o al mercado del arte. Pueden trabajar libremente sin ninguna presión exterior. Intento orientarlos para que no se proyecten demasiado hacia el mercado”, es la opción de la artista Rosemarie Trockel, cuando se pone frente a sus alumnos, en Düsseldorf.

Si se reservan como templos en retiro de espléndido aislamiento, entonces estamos perdidos.

Tampoco se trata de desempolvar el realismo socialista, en absoluto. Simplemente bastaría con ofrecer una formación integral, creativa y generadora de pensamiento crítico, que se oponga a la fragmentación de la conciencia.

Si los que debieran erigirse en maestros, se conforman con ser aplicados funcionarios o, en el peor de los casos, meros intelectuales políticamente correctos,

Se trata de que los profesores se comprometan a fondo perdido con el alumno y su camino. Un funcionario no dejará en este ni un rastro melancólico. Y lo que

Fotografías de Jürgen Klauke

Julio 2012

No voy a responder a la cuestión, la dejaré en el aire. Hoy me preocupa más otro asunto. ¿Cómo hemos llegado a la racanería artística de hoy? ¿Quiénes son los artistas? ¿Qué formación tienen? ¿Por qué el mercado tiene tal influencia sobre ellos? Todas las respuestas a cada una de estas preguntas, de una u otra forma, me acaban llevando al mismo lugar: las escuelas de arte; sean estas de teatro, danza, música, bellas artes… esos centros cuya efervescencia, vitalidad e inconformismo debería dejar una huella imborrable en los artistas del futuro. Estos espacios tienen una responsabilidad capital, para bien o para mal.

entonces estamos perdidos.

LA CENITAL

Y la vieja reflexión: ¿cuál es la función del arte? Otra vez, en la casilla de la salida.

5

La Cenital Julio 2012  

Boletín de la Asociación de Compañías Independientes de las Artes Escénicas de Málaga

Advertisement