Page 30

30

OPINIÓN

LCC 607 Del 27 de marzo al 9 de abril de 2010

En clave de domingo NACIONAL

ENRIQUE BELLIDO

Del sobresaliente al suspenso ecuerdo como por los años sesenta, en el colegio de los Maristas, nos dividían por grupos según las calificaciones obtenidas cada mes. Estaba el grupo de los diez primeros de la clase, todos ellos con notables altos y sobresalientes. Había otro grupo, más numeroso, compuesto por alrededor de treinta alumnos, en el que nos incluíamos quienes nos movíamos entre el aprobado y el notable y, por último, una decena más de compañeros se inscribían en el que Felipe González ha denominado en Nueva York como el grupo de los torpes, quienes no superaban el aprobado y contaban sus calificaciones por suspensos. Si bien era relativamente fácil mantenerse en el grupo intermedio, no lo era tanto subir de este al de los elegidos o salir del pozo de los suspensos. Supongo que en eso estaría pensando el ex presidente del Gobierno cuando situaba a nuestro país "entre los peores de la clase", no sólo porque nuestra calificación actual sea de suspenso, sino por la dificultad que vamos a encontrar para sumarnos al grupo de los aprobados.

R

OTRO

Resulta curioso que González haga estas manifestaciones fuera de España, cuando el espacio informativo hoy es global, y no tenga arrestos suficientes para hacerlas en nuestro territorio, en uno de los muchos actos públicos a los que el PSOE le invita como figura del pasado. Da la sensación que menosprecia al auditorio español, cuidándose muy mucho de lo que dice ante expertos internacionales como los reunidos en la conferencia neoyorkina. Todavía no he oído que su sucesor en la presidencia socialista del Gobierno de España haya alzado la voz para rectificarle. Quien desde hace más de dos años nos viene vendiendo la moto de que España se sale del mapa y se encuentra en una situación magnífica para soportar la crisis internacional, se acobarda ante un antecesor que le hace sombra, siendo incapaz de contestar a sus palabras. Ello demuestra no solo la pusilanimidad de quien nos gobierna, sino el engaño mantenido al que viene sometiendo a la población, ofreciendo un aprobado general a un país que

suspende, mes tras mes, en todas sus evaluaciones. ¿Qué ha sucedido para que quienes estábamos en el grupo de los escogidos, de los diez que obteníamos notables y sobresalientes, hayamos pasado en tan poco tiempo al de los desheredados? SimpleFelipe González participa con frecuencia en actos de mente que quien departido junto a José Luis Rodríguez Zapatero./ bía dirigir la clase ha Foto: El Semanario. perdido el norte de sus enseñanzas, se ha quedado sin criterio ante las dificul- sin lugar alguna a duda, si no es con tades y ha preferido optar por bajar el una dirección académica distinta a la nivel cuando lo correcto hubiese sido in- que ahora ocupa el claustro de profesocrementar la competitividad entre los res que sin orden ni concierto dirige a alumnos. este país. Ello nos sitúa en una posición de Lo ha dicho González -para nada dudesventaja de la que nos va a ser muy doso de su prosocialismo- somos los pedifícil salir, lo que no conseguiremos, ores de la clase.

EL

Un giro de 360 grados

Q U E TA L

Suave, que me estás matando o sé si será la edad (que uno va ya cumpliendo años inexorablemente, y a Dios gracias, con su carga de senectud y experiencia vital) o la perplejidad (que sigue siendo un síntoma de juventud, porque el asombro es propio del desconocimiento, especialmente del juvenil), pero lo cierto es que, con los nombramientos que se vienen sucediendo en los ámbitos políticos y burocráticos, a uno le viene a la memoria esa canción del “suave, que me estás matando”, esta vez sin otras connotaciones que las estrictamente circunstanciales a la luz o la actuación de los que van por esta vida trepando hasta su anhelado incierto “Olimpo” de oropeles y poder. Me ha venido a las mientes esta cuestión ante los nombramientos de determinadas personas en cargos públicos, bien remunerados y de raigambre social. En este país, se ha pasado de los títulos de nobleza, que dan para poco, salvo excepciones, a la obscena ostentación de un cargo oficial, que da para mucho: a unos, para comer a destajo y engordar como cerdos, esperando su “san martín”; a otros, para vivir del cuento y colocar a los próximos, sean cónyuges, hijos y otros afines, al margen de otras prebendas, y, a los que no necesitan de unas u otras cosas, para la personal vanagloria y la satisfacción de un ego que vaga irredento y lastimero porque no se le terminan de reconocer “sus innombrables e incuestionables méritos”. En cualquier caso, no deja de ser curiosa la capacidad de algunos para estar en el momento oportuno en el lugar propicio, dándose el pábulo, eso sí,

N

de que con ellos no iba la cosa, sino que si se les ha reclamado es por su valía personal, a pesar de ellos mismos, esto es, que están sacrificándose por el común de los ciudadanos y ciudadanas (de las personas ciudadanas, que se dice en el neolenguaje de género). La osadía de todos ellos es de libro (de neuropsicología, al menos, cuando no de paranoias propias de la consulta de un psiquiatra), y un ejemplo de que los trepas, los “suavones”, los del rictus alegre y casi lacrimal por desmesura, como carta de presentación y de estancia en la cosa pública, son los que llegan a gobernar vidas y haciendas y a llevárselo calentito desde una actitud frailuna de falsa humildad. Ejemplos los hay a espuertas, y, en nuestro entorno, a mogollón.

LA LETRA

OBSERVADOR ANDALUZ

uizás habría que empezar diciendo que la inmensa mayoría de los andaluces no se ha enterado de los cambios que, en la Junta o en el PSOE, se han llevado a cabo. Y, de entre los que lo saben, pocos lo entienden. De ahí puede venir la desesperación de Griñán, todo se ha promovido para presentar las últimas decisiones como “un cambio”, un concepto que, en su día, dio muy buenos resultados lectorales. El problema, para ellos, es que el cambio real sería que el PSOE no gobernara en Andalucía, lo que cada día que pasa se convierte en una necesidad más imperiosa y demandada por más andaluces. Que Griñán provoque un congreso para ser secretario general de Andalucía, que quite y ponga a dirigen-

Q

P EQUEÑA

Cambio de cromos levamos una semana fascinados por el cambio de cromos. Y, por hacer un juego de palabras, predomina la imagen cromática del negro y el gris, que suele dar aire de austeridad, seriedad y algo de misterio. El nuevo gobierno andaluz, que es el mismo gobierno pero con otras caras puede parecer que viene a mejorar o cambiar algo, pero sólo cambian las caras y los usuarios de los coches oficiales. En este juego de la impostura en la que se ha convertido la democracia, nuestro voto, el que se nos pide para que votemos al que ellos digan, no sirve real-

L

RAFAEL GONZÁLEZ

mente para nada. Después vienen las componendas de los partidos, los quítate tú que me pongo yo, los pagos de favores, las venganzas aplazadas, los codazos de los trepas, los que no tiene otro sitio a dónde ir por un sueldo, las vanidades y las soberbias. El espectáculo que se nos vende como un ejercicio de normalidad y de salud democrática no es sino el timo de la estampita. Las estampitas de las que llevamos hablando y escribiendo una semana, y lo que te rondaré morena, mientras Andalucía se desangra ufana en su anestesia.

EL SEMANARIO LaCalledeCórdoba

tes del PSOE, que haga cambios en los Consejeros de la Junta, todo eso no pasa de ser un asunto interno, de ellos. Difícilmente alguien se va a escapar a la ortodoxia y a lo que digan los que mandan, con el riesgo de que en pocas horas sea cesado del cargo que tanto han buscado y peleado. Al fin y al cabo ha habido lo que se han producido es cambiar de sitio a unos por otros. Personalmente para alguno de ellos haya podido suponer una tragedia o un triunfo, pero al resto de los andaluces ni nos va ni nos viene. Por eso en las encuestas no se modifica de opinión, en la línea que marcan últimamente de un deseo de cambio. Por eso nadie entienden que lo que hacen, haya sido un cambio real, sino más bien un intento de seguir todos desde distintos sitios. Griñán ya está a punto de jubilarse, sin apearse de un cargo, Chaves más aún y de ahí para abajo se puede hacer una lista interminable, empezando por Pizarro que nunca podría pensar llegar a más ni los cargos, por donde ha pasado, a menos. Y si hay algo que destacar desde Córdoba es que Manuel Gracia haya sido sustituido como portavoz del grupo del PSOE en el Parlamento Andaluz. Si bien pasarán pocos días para que veamos como es nombrado para ocupar otro cargo, hasta después de su propia jubilación, si es que llega en la vida pública.

Profile for El Semanario La Calle de Córdoba

El Semanario La Calle de Córdoba - Nº 607  

Edición impresa número 607 de El Semanario La Calle de Córdoba.

El Semanario La Calle de Córdoba - Nº 607  

Edición impresa número 607 de El Semanario La Calle de Córdoba.

Advertisement