Page 1

mural dades veritas sive libertas

Aテ前 II Curso 2008-2009

IES Los Cantos Bullas


I.E.S. Los Cantos. Bullas, octubre de 2008. Año: II. Número: 20

mural dades veritas sive libertas

EX MONTE

NACIÓN

EX AEQUORE

SONRISA A UN MARGEN, COSA SERIA

HABLAR POR HABLAR

Comunidades autónomas. Reinos independientes. Soberanía ejecutiva, legislativa y judicial. Poder, mucho poder se baraja en estas manos. ¿Bien o mal organizado? Nadie sabe nada. Total, tampoco lo pueden saber. Sentirnos unidos como pueblo de una misma nación, ¿dónde queda? Uich, perdone, he olvidado que vivimos en un país que favorece los nacionalismos por su sistema, ya sabe usted, ese que pretende hacernos creer que vivimos en una absoluta democracia porque tenemos aquello de las representaciones parlamentarias, aunque, en realidad, hayamos creado un centralismo de poder, que, insultándonos por nuestra ignorancia, pretende darnos a entender que las comunidades autónomas hacen que gocemos de mayor libertad. Por si la cosa excede un poco lo previsto, nuestros queridos partidos políticos, además, cobran del Estado. Absurdo, ¿verdad? Resumo: 1978, Transición española: la nación adopta un sistema en el que no existe separación de poderes, y se le otorga el poder a un partido político, bueno, en realidad a dos. Se crean comunidades autónomas intentando que no se pierdan los pequeños nacionalismos, respetando las culturas y tradiciones de los territorios. Hasta aquí bien. El problema es que, ahora, los movimientos que se habían intentado fomentar para dar sensación de mayor libertad y de autentica democracia hoy día reclaman unos derechos, una nación. A nuestros -déspotas- ilustrados gobernantes el asunto se le ha ido de las manos. ¿Cómo sentir una misma patria todos los españoles? Porque, a fin de cuentas, el nacionalismo es un estado natural, todos tenemos patria. Pues bien, la solución sin duda no pasaría por crear un estado completamente centralizado -que ha dado malos resultados- ni, mucho menos, mantener el actual -que los ha dado peores, y no sólo por el auge de nacionalismos-. ¡Eureka!, espero oír pronto decir a alguien. Pero no dejen de temblar, ¡oh mis señores “representantes”!, pues el futuro nacionalismo tendrá justa y exactamente la importancia que su pueblo le otorgue.

Así finalizaba el discurso de Ernesto Guevara en las Naciones Unidas en 1964. Pretendía convencer al resto de representantes latinoamericanos de que todos vivían en una misma tierra, todos eran una misma raza y, por lo tanto, debían luchar por la igualdad y unión de sus países. Ahora la situación es bien diferente. Sin ir más lejos, los últimos titulares de prensa nos abordaban con el problema de regiones de Bolivia donde los conflictos por alcanzar mayores competencias autonómicas han ocasionado más de un quebradero de cabeza a su presidente, Evo Morales. En España el conflicto regional -desde el conocidísimo Estatut catalán, hasta la propuesta del lehendakari Ibarretxe de referéndum de la sociedad vascaha sido protagonista de numerosas tertulias políticas. Puro teatro nacionalista que, para su desgracia, deja un resquicio de luz entre las bambalinas. Allí los altos funcionarios de las Autonomías se reparten el dinero que se destina a la política social, y el abismo entre las ayudas y los ciudadanos se hace cada vez más grande. Y digo teatro porque, a pesar de la publicación de los presupuestos de cada comunidad, la lucha sigue por recibir siempre más dinero que el vecino de enfrente. Hemos olvidado las semejanzas que nos unen para centrarnos en las diferencias, pero no culturales, sino económicas. Ya no importa si compartimos idioma, costumbres o parte de la historia, sino si tu poder adquisitivo aporta más o menos a las cuentas del Estado. Riqueza y más riqueza, pero, ¿dónde está ese sentimiento de igualdad que surgía en tiempos difíciles, al que se le daba más importancia que al dinero? Esfumado. Más que esfumado: olvidado. Que no aparezca en los balances públicos significa que no ha existido nunca o que sufrimos de amnesia.

Asomado a la ventana, mirando el patio del vecino, intentando encestar los escupitajos en los maceteros del pobre hombre, levanto la cabeza y veo una paloma postrarse sobre la chimenea de la casa de enfrente, abre las alas con majestuosidad y, por un momento, me hace recordar los viejos días en la montaña. Miro a la montaña, ya con síntomas de una vejez muda y seca, levanta hasta su cima nubes de golondrinas, acomoda en su costado batallones de pinos carrascos y me señala amenazadoramente con ese pino acusador que me dice: «¡Haz los deberes de una vez!» Lanzo mi última munición hacia la maceta del desdichado vecino cuando éste sale al patio y mira al cielo como buscando alguna nube verde que explique esta ácida lluvia que seca su hermosa plantación. Entro en mi habitación, en busca y captura por toda la comunidad, doy cuarenta saltos en la cama hasta partir el somier y me digno a realizar las tareas recomendadas por mis amigos licenciados. Voy a hacer el artículo de Lengua, digo, le meto cualquier rollo y quedo como Dios; pero, al reflexionar sobre el tema, al no encontrar a Dios por ningún lado, me pregunto por mi orgullo sueco o español, como ustedes prefieran.

Maxi Caballero. 1º AH

Ana María Gea Jiménez. 1º BH

El toro de Osborne desdibujado por la niebla y el tiempo.

PATRIA O MUERTE

Empiezo este artículo cuando debería haber terminado por una razón específica: no intento llenar estas doscientas palabras con basura nacionalista, ni con excremento conservador. Quizás sea de los pocos o de los muchos que no tienen claro sus ideales políticos, que miran más por la justicia que por el interés económico o el desarrollo tecnológico, pero no entiendo la idiosincrasia “española’’ del siglo XXI. No entiendo la necesidad de este tipo de nacionalismo, como tampoco nos entiendo a nosotros, que le damos juego. Entiendo el amor a una tierra natal, donde se cría uno, donde se relaciona con el entorno, donde se aprende la cultura madre. Pero, por encima de todo, entiendo la conservación de todas sus culturas, el progreso que se apoya en todos sus paisanos e instituciones, sean de la ideología que sean. Jesús Caparrós Caballero. 1º BC

EX CATHEDRA

Hay palabras que, más que palabras, son sentimientos. Las usamos sin apenas pensar qué significan. Si lo hiciésemos, seguramente dejaríamos de usarlas. Pero, como son palabras que nos mueven, las buscamos y usamos, a veces hasta la saciedad. Podríamos llamarlas palabras tótem. Una de estas palabras tótem es la palabra Nación. Son seis letras y un pequeño acento, pero juntas están tan cargadas de sentimientos que pueblos enteros han matado y siguen matando, han muerto y siguen muriendo, por defenderla. La

LA NACIÓN

ser estadounidense, ¿tengo que apoyar la guerra en Irak?

Nación, dicen, nos protege, aunque no se sepa bien de quién. La Nación, dicen, nos da nuestra identidad, aunque sólo cambiando la individual por la colectiva. La Nación nos dice quiénes somos… pero también quiénes no podemos ser.

Visto así, la Nación no parece cosa por la que matar o morir. ¿Puedo ser vasco gustándome el flamenco? ¿Puedo ser maño sin gustarme la jota? ¿Puedo ser palestino o afgano siendo ateo? ¿Qué me importa realmente?

Para ser español, ¿me tienen que gustar los toros? Para ser italiano, ¿me tienen que gustar los espaguetis? Para ser catalán, ¿me tiene que gustar el Barça? Para ser murciano, ¿tengo que ser huertano? Para Envío de artículos: muraldigital1@gmail.com Edición digital: http://www.digitalmuralidades.wordpress.com

Enrique León Carrascosa Profesor de Geografía e Historia IES Los Cantos de Bullas


I.E.S. Los Cantos. Bullas, 15 de noviembre de 2008. Año: II. Número: 21

mural dades veritas sive libertas

UNIVERSIDADES A LA BOLOÑESA EX MONTE

EX AEQUORE

CLIENTES NO, ESTUDIANTES

LA ILUSIÓN INTACTA

O

E

al menos eso pretendemos ser.

l plan Bolonia es uno de los principales temas de debate en la actualidad. La mayoría de lo que se oye de este plan es negativo: contribuye al elitismo en las universidades, sólo los ricos van a poder estudiar, facilita la mercantilización del mundo universitario, desaparecen las carreras de Humanidades, pierden prestigio las ingenierías... Cierto es que muchos de estos motivos tienen fundamento, y eso es preocupante, pero, mejor, veámosle la parte positiva al asunto.

Sin embargo, la mercantilización de la educación, objetivo incluido en el plan de Bolonia, pretende acabar con nuestra condición de estudiantes para convertirnos en simples marionetas supeditadas a las necesidades de la sociedad y economía del conocimiento, según establecen algunas personalidades. Y digo simples marionetas porque los estudios que “elijamos” -no sabría decir si ésta es la palabra más adecuada-, van a estar orientados única y exclusivamente a cubrir las demandas laborales.

The reward of cruelty. William Hogarth, 1751.

YO CREO QUE NO He aquí el gran problema, futuros clientes universitarios: la Educación Superior y el conocimiento provocan gastos, que, por supuesto, han de ser financiados por nosotros, ya que la genial idea de nuestros políticos no es otra que promover la inversión privada en el conocimiento. Esto acarrea un incremento de las matrículas; pero no hay que preocuparse, señores, pues viviremos la sustitución de las tradicionales y “poco rentables” becas por las becas-préstamo, que se devolverán a un “módico” TAE del 0,3%. Ya no hará falta tener vivienda para hipotecar tu futuro, para obligarte a aceptar las condiciones laborales sin chistar por miedo a perder tu casa. ¡Pasaremos a salir hipotecados de la Universidad! En fin, es triste pensar que la educación, un derecho “público” que nos permite formarnos renunciando a la aceptación de la vida en el mero desconocimiento, vaya a convertirse en un privilegio sólo alcanzable por los más dotados económicamente.

P

arece que fue ayer cuando, tras un café rápido y una pueblerina siesta, me senté frente a la cafetera a redactar unas líneas que hicieran reflexionar a mi querido abuelo, quien, aunque anda muy liado con su vida gatuna en el sofá, creo que es de los pocos que saben escucharme sin protestar. La redacción se me hizo más amena cuando me di cuenta de que no era ayer, sino hoy. Y pude atrapar el rebufo de mi mente huidiza. Finalmente le comenté a la cafetera que me echara un ojo por si volvía a escapar de la realidad y me pasaba de las doscientas palabras. Imagino mi vida universitaria, sin padres, sin madres, sin tíos en Madrid ni en Macael, sin horno, sin jacuzzi, con mucho jazz, ninfomanía y nada de jefes de estudios. Estudio por las tardes. Vuelo por las noches. Me arrastro durante las clases matutinas. En la mañana fría me araña la brisa, en los momentos tristes prefiero no verme, en el campo se respira mejor cuando cesa el poniente, en Navidad se cuentan batallitas, se cuentan las campanas, se cuentan los bombones, lo que cuenta es el amor... -¡Mierda! -grito, literalmente, al despertarme de ese sueño y encontrarme en la ducha en estado de putrefacción. Al instante entra mi madre alterada, con la alteración típica de una madre con un hijo en estado de putrefacción, y me pregunta:

¿Qué será de aquellas mentes privilegiadas que, en un mundo movido por el capitalismo degradador, no puedan acceder a una educación superior?

Y, contando con que la crisis no nos baje al moro, respondo, la boca ensangrentada:

Es muy triste, señores, muy triste.

- Yo creo que no.

Mª Dolores Fernández Fernández. 2º AC

E

l Proceso de Bolonia que reforma la Universidad para abrirle las puertas al siglo XXI está levantando ampollas. Sin embargo, no es éste el primer cambio al que se enfrenta la Universidad, ni esperemos, sea el último. Cada época ha dejado su sello en las aulas de enseñanza y las ha modelado a su imagen y semejanza: la Edad Media con el Trivium y el Quadrivium, el Renacimiento con los estudios humanísticos... No es de extrañar, por tanto, que en nuestra época, dominada por el valor de lo útil y lo práctico, la Universidad se encamine a una reforma que pone el acento, no en el saber, sino en las actitudes y en las capacidades para adaptarse al mundo laboral.

-¿Crees que cambiará todo esto el plan Bolonia?

Jesús Caparrós Caballero. 1º BC EX CATHEDRA

BOLONIA El cambio nunca es malo, siempre hay esperanza en la renovación y en la mejora, pero sería conveniente plantearse qué o quiénes están detrás del actual cambio y para qué ese cambio. No se busca una Universidad donde se enseñe conocimiento, sino donde se enseñe “aprender a aprender” (¿aprender lo que nos enseñen en la empresa quizás?); no se busca una Universidad donde se forme una capacidad crítica, sino de adaptación; no se busca una Universidad que forme en igualdad de condiciones, sino donde unos pocos puedan acceder al coste económico de los títulos de máster; no se busca una Universidad que acoja el saber humanístico, sino el saber empresarial y técnico. Es reflejo de lo que pasa en nuestra sociedad; no hay que sorprenderse ni poner el grito en el cielo. En su origen, a la Universidad se le aplicó la Envío de artículos: muraldigital1@gmail.com Edición digital: http://www.digitalmuralidades.wordpress.com

Para el Grado, el sistema de becas es el mismo que ahora, por lo que el esfuerzo económico que supondrá obtenerlo será el mismo con o sin la aplicación del plan Bolonia. Además, éste supone un menor número de alumnos por profesor, lo que implica una mejor comprensión de las materias. Claro está que habrá que ampliar el número de profesores universitarios y que se necesitará una mejor financiación, pero es labor de “mis representantes” y no mía solucionar este problema. Posteriormente, para la obtención del Máster sí habrá que pagar una cantidad que oscila entre los mil y los seis mil euros. Si no se dispone de esa cantidad, se facilitará un préstamo que devolveremos en cómodos plazos cuando empecemos a trabajar. No será fácil para el estudiante dedicar parte de sus primeros sueldos a pagar la deuda pero no queda más remedio: otros ya han decidido por nosotros. Creo que el objetivo de las universidades sigue siendo enseñar. Eso es lo que realmente me parece importante y me ilusiona. Y, si me ayuda a encontrar un trabajo, mucho mejor. Por el contrario, lo que más me preocupa es que será mi promoción la primera que viva el cambio: esperemos que todo salga bien. (Echando un vistazo al horizonte, me cercioré de que me estaban mintiendo: aseguraban que tanto la aurora como el crepúsculo iban a dejar de ser bellos por un espeso celaje que los cubriría. Sin embargo yo, tras erguir un poco la cabeza, aprecié que los nubarrones pronto desaparecerían, que la belleza de ambos seguía siendo sublime.) Juan Luis Muñoz Fernández. 1º BC denominación de “Alma Máter”, que viene a significar algo así como la madre que alimenta, nutre y hace crecer interiormente a sus hijos a través del conocimiento. Éste es el concepto que rodeó a una de las primeras universidades, Bolonia, y es paradójico que reciba el mismo nombre el Proceso que va a terminar con él. Resulta curioso que la futura crisis de nuestra sociedad y de nuestro modelo económico vaya a coincidir con una de las generaciones peor preparadas de la historia en cuanto a conocimiento. Seguramente no sea una coincidencia, quizá sea lo que se viene buscando: adaptación y no crítica. Maricruz Gallego Ruiz Profesora de Lengua Española y Literatura IES Los Cantos de Bullas


I.E.S. Los Cantos. Bullas, 30 de noviembre de 2008. Año: II. Número: 22

mural dades veritas sive libertas

CRISIS? WHAT CRISIS? EX MONTE

EX AEQUORE

OJOS ABATIDOS AL ANOCHECER

MALOS GOBERNANTES

A

veces, en momentos de sosiego, me pregunto: ¿De verdad entiendo claramente lo que es la crisis económica que se vive actualmente? Mi respuesta sería “sí” si no pensara que, en realidad, solamente he tenido cinco años para darme cuenta de cómo funcionan la sociedad o la política.

E

ste pestilente río está empezando a rozarnos suavemente, todavía suntuoso y manso, pero el pequeño cauce que tenemos ante la puerta no es otro que unas sugerentes gotas de la marea que se divisa en el horizonte, impregnándolo todo con su velo gris. Parece algo lejano, terribles batallas que se libran en imponderables bancos, desgracia en urbes del pasado, delirios de financieros malditos por los dioses, filas que forman murallas de almas sin nombre, ficciones, escritas de puño y letra, de dementes. Y yo y todos, que todavía nos contentamos mirando hacia otro lado, advirtiendo que aún no hay hambre en nuestras poblaciones, nos damos cuenta de que algo se acerca por el maldito y hediondo arroyo que crece en nuestras calles, predicando la tormenta, amenazando con arrastrarlo todo. En él ya veo reflejados a dos miembros de mi familia, que han quedado en paro por el cierre de su empresa, que sustentaba quinientas bocas en este pueblo. Cenando, vemos nuevas propuestas sumadas a las ridículas anteriores, propuestas de hombres de negro que todavía luchan aferrándose a escudos de caucho: once mil millones de euros -sin ninguna transparenciadestinados a los ayuntamientos y con el objetivo de crear doscientos mil puestos de trabajo para 2009 -cuando 192.658 personas han quedado en paro tan sólo en este último mes, y se estima que para el próximo año haya más de tres millones-. Tras varias deliberaciones, decido abatirme del todo, pues veo que las insuperables medidas que se pueden tomar son simplemente aros salvavidas en la riada, propuestas hilarantes, simplemente por hacer eco en la impotencia, para una crisis que aterra. Salgo corriendo y echo un vistazo por la ventana. Nubes y frío. Se acerca. El vendaval arrecia. Y entonces me doy cuenta: hay un hombre tirado en la acera, tapándose con periódicos. La primera víctima. Maxi Caballero. 1º AH

R

esulta sorprendente que, siendo éste un tema de fuertes connotaciones económicas, se haya popularizado de forma tan evidente. La razón es que hablar de CRISIS es hablar de las dificultades de millones de familias para hacer frente a las deudas contraídas, de la incertidumbre de sus puestos de trabajo, en definitiva, de la imposibilidad de estas personas de cumplir las expectativas de futuro que les vendieron como seguras. Y yo me pregunto: ¿Cómo es posible que tanta gente dedicada a estudiar, evaluar, asesorar y decidir sobre los problemas mundiales, con el poder que les da la información a que tienen acceso, no hayan sido capaces de prever el tsunami que se nos venía encima?... Ah, creo que

Crisis? What crisis?. Supertramp, 1975.

HERMANO, ¿ME DAS UN CENTAVO?

T

ítulo de una vieja canción que se oía allá en el 29. Bancos homicidas, carteles y eslóganes atractivos, dientes clavados en la muchedumbre, ahogados banqueros suplicando aire y, a la vez, respondiendo con sucios trucos para conseguir el pan excesivo. ¿Interés?, ¿quién dijo interés? Respondieron unas cuantas bocazas llenas de oro: "Yo lo dije, a mucha honra fabrico dinero y consigo beneficios por doquier". Al reflexionar puse en duda mi ignorancia y pensé: ¿Y si no consiguen pagar el préstamo? Y, al cabo de un rato, me di cuenta de lo que pasaba. La usura está descontrolada. Se ignora que tenemos un sistema monetario inestable, por no decir chiflado, pues, a medida que se produce más dinero, éste pierde valor, a no ser que los intercambios aumenten en igual proporción, aunque este segundo aspecto del sistema parece no importar a aquellos desdichados banqueros que juegan a ser el "Tío Gilito". Añoren el momento perdido de la cordura, pues ya se esfumó. Cuando se infla un globo sin control al final acaba explotando, es una ley física. El dinero es una forma de facilitar los intercambios, pero sin intercambios el dinero no vale nada, en realidad el dinero por sí mismo no existe. Y entonces, cuando se cree en la estabilidad de un sistema exponencial, ocurre lo que debe ocurrir, explota y aparece la famosa crisis. Crisis. Crispada economía. Llagas profundas que queman monedas de hojalata. En los bancos se sienta la gente, en los bancos gobierna la presión financiera, y marcan las horas más largas de la historia, las de la tensión por la traicionera bolsa. Y todo se representa en una larga cola de ciudadanos deseosos de conseguir un trozo de pan: el pan de la crisis, el que ya parecía olvidado. Marcos García Pérez. 1º BC EX CATHEDRA

CRISIS? WHAT CRISIS? no sólo lo sabían, sino que ellos mismos lo han provocado, al menos el hecho de que irrumpiera con tanta fuerza destructiva. Cómo hemos llegado a esta situación es algo en lo que no inciden los medios de comunicación, porque conllevaría pedir responsabilidades a personas concretas, de nacionalidades muy diversas y a muchos niveles de poder. Ésta es la razón por la que los motivos de la crisis se diluyen en generalidades como los desorbitados beneficios en las grandes empresas, la especulación libre o el endeudamiento de las familias facilitado por el sistema financiero. Y, en el caso de España, debemos añadir un crecimiento económico fundamentado casi exclusivamente en el sector de la construcción de viviendas, olvidando, por contra, la construcción que Envío de artículos: muraldigital1@gmail.com Edición digital: http://www.digitalmuralidades.wordpress.com

Ayer le pregunté a mi abuela: ¿Tú vives mejor que hace sesenta años? Ella me respondió que sí, que en los años treinta y cuarenta no poseían prácticamente nada, pero que, aun así, todo lo que tenían lo compartían e intentaban ser felices adecuándose a la situación de aquella España. Eran felices; el dinero no les daba la felicidad pero ellos mismos se transmitían la poca felicidad que les quedaba. Luego me dijo apaciguada: Hoy día vivo mejor porque los problemas graves ya pasaron, tengo una familia, tengo una casa y tengo comida, pero no todo el mundo puede presumir de lo mismo. Luego reflexioné acerca de todo lo hablado y llegué a la conclusión de que la crisis de verdad podía ocasionar un problema grave. Los negocios pierden beneficios, la gente compra menos, aumenta la lista de morosos, gente que invierte sin tener en cuenta la crisis, sobreviene la ruina, se acaba el trabajo en la construcción, millones de españoles, incapaces de pagar la hipoteca, buscan consuelo en el crack, los políticos se culpan mutuamente de los problemas… Y así podría nombrar una lista interminable. Pero lo que no entra en mi humilde cabeza es cómo, sabiendo lo que podía ocurrir, hemos dado lugar a esta situación. La mayoría de la gente percibimos la crisis y nos intentamos adaptar lo mejor que sabemos, aunque lo realmente preocupante es que la gente no pueda adaptarse por el mero hecho de que no tienen nada con lo que adaptarse. Sin embargo, ésta es la realidad y mis palabras no cambiarán nada. Sólo me queda rezar y hacer caso a mis queridos apuntes de Filosofía, donde hoy puedo leer que el poder político, según Platón, debería estar en manos de los filósofos. Tomás Ruiz Palacios. 2º AC verdaderamente nos interesa y que es la de la eficiencia, la productividad y la innovación. Pero para ello deberíamos aunar esfuerzos para formar un capital humano competitivo. Y es evidente que intentar reducir las estadísticas del fracaso escolar no es el camino. El mensaje de tranquilidad es que “sobreviviremos”, y el mensaje de escepticismo es que no rodarán las cabezas de los responsables, porque esos mismos que nos han llevado a esta situación son los que se erigirán como salvadores de la misma. Ana María Martínez García Profesora de Economía IES Los Cantos de Bullas


I.E.S. Los Cantos. Bullas, 15 de diciembre de 2008. Año: II. Número: 23

mural dades veritas sive libertas

BARACA EX MONTE

EX AEQUORE

BLACK ORPHEUS

DIOS BENDIGA A AMÉRICA

B

arack Obama es un símbolo: el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos.

E

l otro día, mientras improvisaba en la escala menor armónica de Re, me encontré con la buena nueva en el periódico. Al fin; tras más de un año de auténtico paradigma demócrata, de florilegios a la libertad política, de alabanzas a Montesquieu, de corrupción en las conciencias de todos aquellos al frente de sistemas hipócritamente llamados “democráticos”, de miradas al cielo de cada uno de los ciudadanos españoles no conscientes del significado y repercusión de esta palabra, preguntándose una y otra vez qué coño estaba pasando por allí, en los EE.UU -¿tanto tiempo de elecciones?-, en aquellos estados tan alejados de la antigua Europa donde nadie de por aquí entendemos su funcionamiento. Y es que, levantado por el peso de la tan pulcra separación de poderes, alzado por la magnificencia de la elección independiente del poder ejecutivo, tras la elección -y qué trabajo nos cuesta decir esto por acá- por separado del poder legislativo, y la tan digna, honrada, “justa”, y tan necesaria, a la vez que noble, elección del poder judicial, fruto de la posibilidad de que alguna vez alguien cuerdo pueda representar la soberanía popular, se ha elevado, por la exacta petición de la sociedad civil, el Orfeo Negro, la esperanza y la ilusión para muchos, el abismo y la tragedia para pocos, the change. Avalado por la evolución moral de una sociedad tan propicia al conservadurismo, anclada en políticas imperialistas, y consumiéndose a sí misma por la avaricia, ha conseguido, con su canto, deleitar a la propia Naturaleza, ilusionar al más desdichado, concienciar a las masas de lo que se debía, de lo que tenían que hacer. El Black Orpheus ha hablado y todo aliento, sentimiento o pensamiento del ser humano americano ha respondido. Ha llegado el momento de la marcha. El himno se ha iniciado, lo corea la masa popular, la ciudadanía, el pueblo. Se ha compuesto la letra y está lista para ser recitada. Su eco ya cruza los océanos. Espera ser escuchado. Maxi Caballero. 1º AH

E

n un libro de reciente publicación titulado Democracia S.A, Sheldon S. Wolin sugiere la inquietante posibilidad de que Estados Unidos se esté convirtiendo en un régimen cada vez más totalitario y menos democrático debido a la obsesión de sus gobiernos por el uso de tecnologías de control, la expansión, la superioridad, la supremacía, la intimidación y la manipulación masiva. Ante un diagnóstico tan preocupante realizado por un politólogo eminente de este país, debemos preguntarnos lo que nos cabe esperar de Barack Obama, el nuevo presidente del país más poderoso del mundo. En primer lugar, sin duda desearíamos un regreso a los principios políticos sobre los que se fundó este país y que se expresaron en la Declaración de Independencia de Virginia, el regreso a los Estados Unidos de Jefferson y Lincoln, a lo que uno de sus poetas más destacados, Whitman,

We are so close, Obama. Charmingly Bohemian.

LÁGRIMAS NEGRAS

L

ágrimas negras, como las del Cigala. Lágrimas que destellan rayos de luz en los ojos de Michelle Obama y en los de sus antepasados. Fuerzas esclavas que levantaron un país entero y que ahora tienen el poder. La euforia se desata. ¿Por qué? Porque Obama no es candidato, no es de carne y hueso. Es la esperanza personificada que gana las elecciones en todo un país, en casi un continente, y que da aliento a los soldados en Irak. No, Obama no es un candidato. Es el grito de todos aquellos que soportaron las guerras, las injusticias, las armas de destrucción masiva, las incompetencias, incoherencias y demás perlas de nuestro queridísimo G.W. Bush, ese ser que debería ser condenado de por vida al exilio de cualquier país democrático que se precie. Por fin el monstruo vuelve a las cavernas, devolviendo al príncipe legítimo el trono del imperio. Obama no necesita mentirijillas piadosas para gobernar el mundo, le basta un par de grandes discursos, con un poco de ese storytelling, como dirían los estadounidenses, que ha conquistado a los EE.UU. y a medio mundo. Sin embargo, como Marilyn Monroe, Kurt Cobain, James Dean, el Che o Jim Morrison, encierra la controversia y el enigma de la fama, del amor de las masas, de los éxitos y los fracasos, de la primera plana de las carteleras, de aquellos que son considerados mitos después de su muerte. Con un cuento de príncipes y princesas que duerme a los niños por las noches, así duerme Obama al pueblo. Pero parece no ser consciente de que el sueño está a punto de terminar, cuando se cierren las tapas del libro y el heredero asuma el poder y se enfrente cara a cara con las masas. Cuando todo deje de ser tan mágico como lo era en tiempos de campaña. Ana María Gea Jiménez. 1º BH EX CATHEDRA

OBAMA Y LA ILUSIÓN DEMOCRÁTICA llamó la “democracia atlética”. Pero, si esto no es posible, al menos esperamos con ilusión: Un cambio en la política económica que en los últimos años de gobierno de Bush fomentó el capitalismo especulativo, la desregulación de los mercados y las finanzas y cuyo resultado ha sido la crisis ya por todos conocida. Un cambio en la política exterior hasta el momento basada en el uso de la fuerza, en un orgullo prepotente y en unos objetivos restringidos a los intereses locales de sus multinacionales. El cambio, pues, de una política que, como ha dicho el filósofo esloveno S. Zizeck, se ha planteado hasta ahora de acuerdo a este principio: “piensa localmente y actúa globalmente”, es decir, el principio inverso al del ecologismo. Este cambio ha de estar sustentado en el ejercicio continuo Edición digital: http://www.digitalmuralidades.wordpress.com

Actualmente se dice que hay cada vez menos gente que no acepta o discrimina a otras personas simplemente por su color de piel, pero que debemos continuar enfrentándonos a esa injusticia. Reflexionando sobre el racismo y el simbolismo que se ha concedido a Obama, llego a la conclusión de que lo mejor en la batalla contra el segregacionismo es no darle la importancia que le han otorgado los medios de comunicación, que dejaron momentáneamente de emitir noticias basura para hacer propaganda política con una puntualidad muy exhaustiva y única en la historia. Y es que uno no debe perder unas elecciones por ser negro, pero tampoco debe esto influir en la victoria. En cuanto al simbolismo de esta figura política en la historia, pienso que representa un paso hacia delante en la lucha contra el racismo y la discriminación. En la guerra civil de los Estados Unidos lucharon los estados del norte, republicanos abolicionistas, contra los del sur, que querían independizarse. Estos últimos defendían la esclavitud y su partido político era el que actualmente conocemos como Demócrata. Que sea afroamericano quien lo lidere ahora es la cumbre de un cambio de mentalidad a favor de la libertad del ser humano. Este cambio sólo se ha podido llevar a cabo en el país originario de la democracia y de la defensa, con guerra incluida, de los derechos del ser humano. Ojalá Barack Obama no sea únicamente la representación de la conciencia antirracista ni un mero nombre de significado presuntuoso (Baraca: ‘’don divino atribuido a los jefes’’), sino, sencillamente, un buen gobernante. Francisco César Amor Muñoz. 1º BC de la diplomacia y en la desaparición de una política exterior basada en el concepto de guerra preventiva, que resulta a todas luces peligroso y de inspiración totalitaria. En cualquier caso, que nuestra esperanza no sea ilusa porque quizás el lema de la campaña de Obama, “ Sí, podemos” -se entiende que cambiar las cosas-, podría ser la última cortina de humo de una democracia que quiere ocultar sus tendencias totalitarias cada vez más manifiestas. Deseamos que esto no sea así y Obama represente a aquella parte de la sociedad civil americana que todavía defiende lo mejor de la tradición norteamericana desde su fundación: la declaración de Virginia que constituyó su “democracia atlética”. Francisco Jesús García F. Profesor de Filosofía IES Los Cantos de Bullas


I.E.S. Los Cantos. Bullas, 15 de enero de 2009. Año: II. Número: 24

mural dades veritas sive libertas

LA PASTILLA ROJA EX MONTE

EX AEQUORE

EL HOMBRE UNIDIMENSIONAL

FRENTE AL ESPEJO

O

C

on este título Herbert Marcuse vaticinaba en su libro aquello en lo que se ha convertido nuestra estupenda sociedad: alienación, hiper producción, consumismo, medios masivos alienadores, publicidad estudipizante... Todo esto, y mucho más, está convirtiendo al hombre “potencialmente libre” en un hombre unidimensional incapaz de pensamiento crítico y de actitudes contestatarias. Los medios de comunicación y las industrias culturales, así como las expresiones de la publicidad comercial, reproducen y socializan en los valores el sistema dominante, amenazando con eliminar el pensamiento y la crítica. El consumismo y la “liberación de las costumbres” han transformado al hombre en un ser cada vez más adaptado e integrado al sistema. Los efectos de esta orientación mediática crean un escenario cultural cerrado, unidimensional, que propicia una especie de pensamiento único y determina la conducta del individuo en la sociedad. Ya no hay espacio para la oposición y la crítica, la sociedad unidimensional “integra en sí toda auténtica oposición y absorbe en su seno cualquier alternativa”. Los medios crean una estructura de dominación, bajo la apariencia de una conciencia feliz que inhibe la posibilidad de cambio hacia la liberación. Los medios de comunicación, a través de un lenguaje informal, no dan explicaciones ni ofrecen conceptos, sino que aportan imágenes. Lejos de moverse entre la verdad o la mentira, se limitan a imponer un modelo. Nublan aquello que es propio del hombre, el uso de la razón. Nos convierten en títeres de un modelo social en camino a la supina ignorancia. Todos al mismo paso: un, dos, un, dos… Mª Dolores Fernández Fernández. 2º AC

H

ablar de uno siempre resulta difícil, quizás más llevadero si se encarga otro de hacerlo, porque -además de observar y describir- no tiene que llevar a cabo la tarea de distanciarse. Todos estamos demasiado ocupados de nuestro programa favorito de la t.v. y de que nuestro café sea eso y no otra cosa. Soy griego, me dedico a la docencia de un idioma que ya no se habla, vivo en una ciudad pequeña, sufro, río, tengo miedo, experimento fortalezas, a veces pierdo la inspiración -en la que creo fielmente-, me inunda la ingente información de Internet…Pero ¿todo esto soy yo? ¿(Diríamos) Un conjunto de cosas, que conozco por los sentidos, que acumulan datos de mí?

The red or the blue pill. Sgwizdak.

QADESH

E

n el s.XIII a.C. se enfrentaron dos florecientes y vastos imperios, el egipcio y el hitita, en una ciudad situada en la frontera: Qadesh. Pero, asentado ya el campamento egipcio, los hititas atacaron por sorpresa. El prestigio del país de Kemet estaba en juego. A pesar de que Ramsés II llevaba años preparando esa batalla, al final fueron vencidos. El ejército del dios había dejado en el país una población asustada que depositaba en él su confianza. Egipto se desplomaría al recibir la noticia. El faraón aceptó la derrota, sin embargo acordó con el líder hitita que regresaría como vencedor, pues, de la otra forma, se generaría inestabilidad entre sus súbditos. El oponente, reconociendo la grandeza de Egipto, permitió que se llevasen los tesoros que necesitaran para dar una buena impresión. Así, como una gran farsa, el dios regresó glorioso a Kemet. El pueblo, aliviado y entusiasmado por la victoria, trabajaba con más esfuerzo cada día, encantado de ser egipcio. Los templos y los grandes propietarios cedieron gustosamente al Estado parte de sus tierras, con las que el faraón pudo premiar a sus soldados. Ramsés II dio a su pueblo la pastilla azul, la que le hacía creer que todo seguía como estaba, la que le quitaba preocupaciones y le centraba en sus quehaceres cotidianos. No sé qué ofreció a cambio al imperio hitita, pero, sin duda, salió ganando, pues la derrota engrandeció el país.

bservando por casualidad un pequeño y redondo espejo, en los transductores de alta excursión para nitidez de audio de los altavoces de mi ordenador, me doy cuenta de que el reflejo está al revés: mi persona bocabajo, la ventana próxima al suelo y la mesa elevándose hacia el techo. Toda mi realidad física es totalmente opuesta a la realidad del espejo. Ese efecto óptico tiene alguna explicación, no obstante invita a reflexionar. Si pusiéramos un espejo como el de antes frente a nuestra realidad subjetiva, quizás los antónimos (vida-muerte) darían la vuelta y nos encontraríamos muertos, sólo que el concepto de muerte no sería entendido tal y como lo entendemos. Seguiríamos, no diré viviendo sino estando, energéticamente activados a las cotidianidades de ese mundo. Un filósofo chino, Chuang Tze, soñó una vez que era una mariposa. Al despertar se preguntó: ¿ahora soy un hombre que sueña que es una mariposa o en cambio soy una mariposa que piensa: “soy Chuang Tze”? Tradicionalmente se distinguen dos estados conciencia: la vigilia y el sueño profundo. En éste, el sujeto no diferencia si está soñando o se encuentra despierto. Así se sorprende cuando, por ejemplo, después de soñar que sobre su cuerpo había un gran muro que le impedía moverse, de inmediato puede liberarse de tal opresión. Ciertamente nunca sabrá si en verdad despertó dentro de un sueño donde soñaba que se despertaba o si realmente despertó cuando se liberó de aquel peso. Ciertas realidades pueden emerger sobre otras, dando lugar a varias en una sola existencia, de la cual, como he dicho al principio, se puede dudar.

El velo de Ramsés ha llegado hasta nuestros días, y tanto lo real como lo falso permanecen mezclados y enturbian los libros de Historia.

Está en tu naturaleza reflexionar sobre cualquier asunto que te acontece. Cuando no lo haces, estarás jugando con la pastilla azul, nunca pondrás en duda tu entorno y serás un esclavo de él. Por el contrario, tendrás la mente más abierta y serás más libre si engulles, masticas y tragas la pastilla roja. No te quepa la menor duda.

Francisco César Amor Muñoz. 1ºBC

Antonio Fernández Jiménez. 1ª AH

EX CATHEDRA

¿QUÉ VES CUANDO ME VES? Ese cúmulo de cosas son cosas que “son”, que “hay” en mi vida, como flores de azahar “están” prendidas de una rama. Pero además de “ser” son reales (“real”, del latín “res”, “cosa”), en oposición a objetos ideales, presentándose -ante los sentidos- con una individualidad de presencia que huelen a “real”. Poseen ser y realidad. Pero, como esas flores, mis cosas poseen temporalidad, porque comienzan a ser, están siendo y en algún instante dejarán de ser. Puedo aprehenderlas, pero el tiempo las transformará en otra cosa. Transformaciones y mutaciones que acontecen de una forma aparentemente inteligible. Cada pequeña causa que imprime cambio a las cosas constituye la Envío de artículos: muraldigital1@gmail.com Edición digital: http://www.digitalmuralidades.wordpress.com

causalidad. Hazte esta pregunta: cuando ves una flor, ¿ves primero un pétalo? ¿Parte de ella (frente a ti)? Si quieres verla toda, tendrás que dar vueltas alrededor de ella y ver lados sucesivos, de suerte que nunca la podrás ver “junta”, integralmente. Ni cortada en mil pedazos, examinada atómicamente, jamás podrás decir que la conoces, pues estará cambiando a cada instante… Yo, como flores de azahar, no soy el mismo de instante en instante, entonces, ¿qué ves cuando me ves? Juan de Dios de Gea Ruiz Profesor de Griego IES Los Cantos de Bullas


I.E.S. Los Cantos. Bullas, 1 de febrero de 2009. Año: II. Número: 25

mural dades veritas sive libertas

ISAAC E ISMAEL EX MONTE

EX AEQUORE

BLANCO, NEGRO Y… ROJO

UN LUGAR ALEJADO DE LA “MANO” DE DIOS

D

L

as piezas blancas de Israel avanzan lentamente hacia la franja. Mientras, las negras piezas palestinas apuntalan las pocas puertas que les separan del mundo. Y, entre medias, se abre paso un nuevo jugador: Hamas. Tiembla el cielo y la tierra, como hacen temblar los misiles Al Qassam el suelo de la poderosa Jerusalén. Más de 1400 muertos que sólo han servido para sembrar hambre, destrucción y miseria -eso sí, en territorio palestino-. Los tanques se abren paso entre los habitantes de un país que ha visto reducido su territorio a cenizas, cenizas que ocupan 151 kilómetros cuadrados y que el viento del suroeste está empujando hacia el mar, hasta el punto de que ya no serán cenizas, sino pasto que alimenta la fauna marina. Y es que Israel, poco a poco, va comiendo terreno. Y es que Palestina, poco a poco, se defiende. Pero ya no es una guerra de dos, sino de tres. El movimiento de resistencia islámico, más conocido como Hamas, entra en escena para ganar su propio cacho del pastel, ya sean territorios, apoyos internacionales o sólo adeptos a su jihad particular. Porque, si algo hemos de tener claro, es que Hamas sólo tiene un objetivo: la destrucción del Estado judío de Israel. ¿Por qué? Precisamente por eso, porque es judío, porque un pueblo condenado a vagar eternamente por el mundo ha conseguido que resurja el fénix que llevaba dentro, creando un país y un ejército capaz de poner en jaque a toda la resistencia sunni. Pero es que Hamas no se queda lejos, sino que está respaldado por las grandes potencias políticas de la zona, por no hablar del apoyo ruso, y del de los “desinformados” que se compadecen de su causa en los medios. A Hamas no le importa Palestina ni los palestinos ni la paz ni tan siquiera vencer en esta guerra; lo único que le importa es extender su propia filosofía radical hasta que no quede reducto alguno de lo que pueda ser considerado no-musulmán. No hay que compadecerse de Hamas, sino del pueblo palestino. No hay que compadecerse de una organización terrorista que, lo crea o no, no es Palestina. Ana María Gea Jiménez. 1º BH

T

ras sesenta años de conflicto, aún sin resolver, en Oriente Próximo parece estar perfeccionándose, como en ningún otro lugar, el milenario arte de la guerra. Sin duda, Marduk o Ares, Raytheon o Northrop, belicosas deidades del mundo antiguo y actual, deben sentirse exultantes, henchidas de orgullo por cuanto allí acontece. No así el resto. Al resto, por el contrario, esta confrontación nos genera un profundo desasosiego consecuencia directa de la que considero su característica más peculiar, y en íntima relación con su excesiva duración, a saber, su improbable resolución. En efecto, mientras la pugna árabe-israelí muestra, tanto en su causalidad múltiple (toda una serie de intereses internos y externos a nivel político, económico,

e muchos es conocido que en algún lugar del planeta, donde Cristo perdió la sandalia -nunca mejor dicho-, reside un conflicto interminable, remontado incluso a tiempos bíblicos. Hablamos de Palestina, lugar donde el tiempo no ve la llegada ni de los resquicios de una posible paz entre árabes e israelíes. Desde “La Guerra de los seis días”, este conflicto se va recrudeciendo, siendo uno de los responsables y por desgracia no el único de lo que hoy conocemos como el nuevo terrorismo internacional. El caso omiso ante los mandatos de la ONU por parte del gobierno israelí, resguardado bajo el paraguas de los EE.UU., y la situación de los integristas que disuaden la posibilidad del diálogo árabe-israelí, hacen imposible la venida de un nuevo Mesías, el de la paz. The Wall. Pensiero.

REÑIDA ES LA PALABRA

H

ace ya algún tiempo, Dios obraba y la gente lo veía. Algo grande tuvo que pasarle para que lleve ya siglos sin aparecer. Sin embargo, palestinos e israelíes siguen anclados en la fe teorizada de la política territorial. La sangre es derramada, la vida cae en un triste montículo de intereses y rencores. Sí, no hablemos por fardar, una franja está en subasta: la de Gaza. No hace poco tiempo que las riñas y el fuego reinan en el cielo de Oriente Próximo. Cada vez más manchado e irritado, el fuego avanza. Repetimos violencia por defensa. Y parece que podemos sentirla en los ojos de los que la sufren. Aquel territorio que fue tomado por Israel es reclamado por los que lo perdieron. Israel resiste y ataca, Palestina muere y resucita, en fin, qué os voy a contar yo, con dieciséis tacos y tan poca experiencia en el mundo bélico. No he de poblar mi criterio con comentarios absurdos, pues me resiste la cobardía. Digo, sin embargo, que la guerra está reñida, muy reñida. No es por presumir de ingenio, el objetivo no está claro. Al final todos acabamos volviendo a aquellos nuestros orígenes, y maldecimos el nombre de los que un día mancharon nuestra valentía de ser hombres honrados, en otras palabras, de ser niños. Marcos García Pérez. 1º BC

EX CATHEDRA

EL ARTE DE LA GUERRA O EL CONFLICTO DEL DESASOSIEGO geoestratégico y, por supuesto, religioso), como en los principales elementos de su desarrollo, claras concomitancias con otros muchos conflictos, no ocurre así en lo referente a su desenlace, cuestión en la que, por distintos motivos, diverge de la mayoría. Los graves errores de base, que imposibilitan del todo un hipotético regreso a la situación anterior, los desmanes y excesos durante décadas, el fanatismo, han hecho que la distancia que separa a las fuerzas en confrontación se torne insalvable, y sus posturas, absolutamente incompatibles, irreconciliables. Quisiera, qué duda cabe, no ser tan escéptica en este punto, pero incluso la que se erigió durante mucho tiempo como la única esperanza, la educación, también ha dado aquí claras muestras de su ineficacia, a Envío de artículos: muraldigital1@gmail.com Edición digital: http://www.digitalmuralidades.wordpress.com

No obstante, haciendo honor a la imparcialidad que ha de caracterizar este artículo, en Palestina tenemos otro tanto de lo mismo: el grupo Hamas se ha convertido -por no decir que siempre ha sido- un grupo terrorista que “aspira” a la derrota -que caracterizo como difícilmente realizablede Israel y cuyas acciones escapan al control de la Autoridad Palestina. Aunque se recurre a tópicos como el de definir el conflicto como una respuesta demasiado extrema de Israel ante las provocaciones de Hamas, hay que admitir -y quebranto ahora la imparcialidad- que las provocaciones de Israel se remontan a tiempos remotos, pues éste se ha tomado “carta blanca” para torear la legalidad internacional. Y si el pasado ya no existe, parece difícil cerrar la cicatriz de los errores de entonces. Nos encontramos, sin duda, con un conflicto que, merced a su origen, se ve cada vez más enturbiado y al cual hay que plantar cara. Sin embargo, el mundo se va habituando a que la paz en Oriente Medio no llegue. Sólo una utópica puesta en común pondría fin al hecho de que nuevas generaciones vean marcadas su nacimiento por la muerte y el baño en sangre . Mª Dolores Fernández Fernández. 2º AC

juzgar por el escaso éxito de los experimentos pedagógicos puestos en práctica hasta el momento. Ahora bien, no debe extrañar que sean muchos los tropiezos a la hora de buscar soluciones a una lucha que, recordémoslo, cuenta con un padrinazgo divino, desde luego, sin ánimo redentor. En fin, sea como fuere, supongo que han sido demasiadas las promesas hechas en torno a la Tierra Prometida, una tierra cargada de sufrimientos, odio y muerte, aunque tantos le auguraron la dicha eterna. Quizá, precisamente, por eso. María de los Ángeles Blanco Olmedo Profesora de Geografía e Historia IES Los Cantos de Bullas


I.E.S. Los Cantos. Bullas, 15 de abril de 2009. Año: II. Número: 27

mural dades veritas sive libertas

BACHILLERITO EX MONTE

EX AEQUORE

CULTURA SÍ, GRACIAS

LA DESLUMBRANTE SENDA HUMANISTA

B

acon encarnó el espíritu del hombre renacentista con su sabia frase, saber es poder. Me atrevo, con la excusa de hablar del Bachillerato, a decir que probablemente ya no podamos con nada y todo nos supere, porque no tenemos interés por nada de lo que nos rodea y nos ocultamos en la idea de que no podemos con ello, afirmando así nuestra ignorancia. Me refiero a esta triste juventud, de la que yo formo parte. Estoy de acuerdo en que tiene que haber de todo, pero cada vez hay más gente ignorante y sin ningún interés, no al menos por las cosas verdaderamente importantes. Mientras alguien se estruja la cabeza intentando que regrese su musa, otros se sienten espléndidos llevando a cabo sucios trapicheos a punta de navaja. De nada nos sirve que un individuo se prepare para ser un buen científico o se vuelva loco para sacar el si bemol de una canción de Mozart si una pandilla de quince amigos ya hace tiempo que quemaron los libros y, con sus ideales transparentes, que ni ellos entienden, patean las calles y, encima, esperan que el resto de la sociedad tiemble. A la deriva nos dejamos llevar por la ignorancia del que no se quiere enterar, sin caer casi en la cuenta de que nada se consigue sin esfuerzo. Pero también es verdad que cada vez nos lo ponen más difícil, cada vez hay más obstáculos que vencer para conseguir llegar a algo que se supone que es bueno y que nos forjará como personas. Sin embargo, algunos individuos, en esta etapa en la que tienen que salir a relucir todas las cualidades, tratan de reprimir todo eso que anda retozando en su interior, se lo guardan como un gran secreto que nunca podrá ser contado. Hay quienes le tienen pánico a un puñado de letras, o se sienten martirizados al escuchar alguna obra de música clásica. No saben que Jerry Lee Lewis se volvía loco al piano, que Marilyn Monroe cantó el cumpleaños al presidente Kennedy, que Graham Bell inventó el teléfono. Historia y cultura, cogidas de la mano. Y nos resignamos a amarlas. Elegimos un Bachillerato por el simple hecho de estudiar algo, sin que nada nos guste, odiándolo todo, no queriendo saber nada, cegados por la pasividad y la pereza, pasando las tardes sin mover ni un dedo con miles de pajas mentales y el cenicero humeante. Nosotros como muertos. Asunción Valera Ros. 1º BH

E

sto va para ti, alumno que piensa cursar 1º de Bachillerato de Humanidades.

Has de saber que en tu elección te ofreces al estudio de una serie de asignaturas que desarrollarán, si te lo tomas en serio, tu persona tanto intelectual como moralmente. Cuando sientas el orgullo de poder traducir un texto en lengua griega o latina datado hace mucho más de dos mil años, cuando domines ciertos conocimientos filosóficos, cuando te sumerjas en épocas literarias fascinantes, cuando descubras guerras y hechos que son imprescindibles para conocer la historia de nuestro mundo, di con Sócrates: «Sólo sé que nada sé», y descubre que la vida no se encierra solamente en el “botelleo” y en trabajar poco para ganar mucho dinero, sino que está plagada de infinitos conocimientos que aún quedan por aprender.

Bloqueo. Nicholai Hel

BANALIDAD DE LAS NUBES

¿

Recuerdan esas insolentes nubes de esos insolentes días grises del invierno? ¿Recuerdan su pesada cortina alada que impide que los esforzados rayitos de sol puedan llegar a nuestros ingenuos ojos, muchas veces consiguiendo que los borremos de nuestra corta memoria temporal, que pase inadvertida su presencia? Estas molestas nubes modifican todos los colores, todas las formas. Originan mundos irreales, sabrosos al paladar, perfumados, incoloros, apagados. El éxtasis mental al que nos llevan produce nuestra desilusión, nuestra vagancia, nuestra dejadez. Nos apartan de buscar el sentido de su formación, nos apartan de cualquier tipo de inquietud más allá de su mera banalidad. Adormecen con su halo, amontonan a las masas y las adiestra a su modo y manera. El poder de su droga nos extrae el cerebro, nos chupa el alma, la conciencia y la razón. Somos zombis mansos que no chillan para que se vayan, que no levantan su voz más que para “ir tirando”, que no buscan nada más. Y si las mantenemos, si continuamos con ellas, los jóvenes que vienen tras nosotros seguirán bajo su dominio, la respirarán entremezclada con el oxigeno. Nadie levantará cabeza cuando esas nubes hayan conseguido llegar a todo rincón, cuando hayan ocultado todo el cielo azul, cuando nadie -por su extensión- consiga ver el sol. Una vez inventé un hombre que, escribiendo versos sobre la educación, encontró nubes por todos lados.

Pero, de momento, vas a comenzar el trayecto por la deslumbrante senda humanista y necesitas saber, además de lo expuesto, que existe un odioso tópico unido al estudio de las Humanidades del que ya sabrás algo. Sin embargo te lo explicaré para que lo tengas muy claro:

Una vez lo inventé y no me arrepiento, pues ahora empieza a soplar para que se vayan.

¡Suerte, futuro humanista!

Existen demasiadas personas en esta tierra que están dispuestas a trabajar poco y a exigir mucho. De este tipo de gente encontrarás en tu aula a mansalva, individuos que piensan que cursar esta modalidad de Bachillerato les resultará más sencillo, en comparación con los otros Bachilleres, y que podrán escapar definitivamente de aquello que tanto les hacía sufrir: las matemáticas. Si piensas como ellos y estás dispuesto a trabajar poco, olvídate de entrar aquí, pues suspenderás tantas asignaturas como serrín hay en tu cabeza. En cambio, si odias este tópico tanto como yo y estás dispuesto a trabajar con ganas y crecer en el conocimiento del hombre y de todo lo que le rodea, entra sin dudar y descubre el apasionante mundo de las Humanidades.

Antonio Fernández Jiménez. 1º AH

Maxi Caballero. 1º AH EX CATHEDRA

ACUÉSTATE TEMPRANO

e

PRÓLOGO

scrivo inbariablemente y sin saver aun porque barios cientos de miles de poemas y otras inutilidades todos los dias impares desde las cinco en punto de la tarde hasta las doce de la madrugada hora a partir de la cual y de forma igualmente inbariavle quemo todo lo que acavo de escrivir por ser impropio de mi condicion indibidual y social incluido genero estado cibil edad y profesion dedicandome entonces durante mas de media noche a la licantropia improbisada sin emvargo traicionandome a mi mismo y sin que sirba de precedente me e decidido a puvlicar el siguiente poema geometrico bisual en estas paginas educatibas tan interesantes la razon tampoco se cual es se titula “dices que estoy como una chota pero el que estas como una chota eres tu”

Fernando Muñoz Ubiña Profesor de Educación Física IES Los Cantos de Bullas

A

S

E

P

S

I

A

D

E

P

L

Á

S

T

I

C

O

N

O

R

M

A

L

I

D

A

D

S

T

A

N

D

A

R

T

E

V

I

G

I

L

O

E

L

H

O

R

A

R

I

O

P

R

O

T

O

C

O

L

O

S

L

E

G

A

L

E

S

S

A

N

T

A

M

A

D

R

E

I

G

L

E

S

I

A

H

I

G

I

E

N

E

H

O

M

O

L

O

G

A

D

A

E

L

A

M

O

R

E

N

C

A

S

I

L

L

A

D

O

I

D

E

A

S

C

L

A

S

I

F

I

C

A

D

A

S

D

E

C

E

N

T

E

S

P

O

R

M

É

T

O

D

O

S

O

C

I

E

D

A

D

H

I

P

Ó

C

R

I

T

A

C

A

B

E

Z

A

A

T

O

R

N

I

L

L

A

D

A

L

O

S

I

N

T

R

A

N

S

I

G

E

N

T

E

S

E

L

H

O

M

B

R

E

A

T

E

N

A

Z

A

D

O

M

É

R

I

T

O

S

A

C

A

D

É

M

I

C

O

S

A

H

O

R

R

A

R

P

O

R

S

I

S

T

E

M

A

A

C

U

É

S

T

A

T

E

T

E

M

P

R

A

N

O

Envío de artículos: muraldigital1@gmail.com Edición digital: http://www.digitalmuralidades.wordpress.com


I.E.S. Los Cantos. Bullas, 15 de mayo de 2009. Año: II. Número: 28

mural dades veritas sive libertas

PAN Y CIRCO EX MONTE

EX AEQUORE

INERCIA

LA IGNORANCIA JUSTIFICA LOS MEDIOS

(“Todo cuerpo continúa en su estado de reposo o de movimiento uniforme en línea recta a menos que sea forzado a cambiar su estado por fuerzas externas”)

H

ubo un tiempo en que los gobernadores romanos regalaban pan y entradas para el circo con el objetivo único de entretener a sus subordinados y mantenerlos distraídos de los problemas reales que asolaban su sociedad. Pero ese tiempo, aunque no lo crean, emigró. Las autoridades de nuestros días -pandilla de rácanos- ya no regalan ni eso. Pero tampoco hace falta que lo hagan. Ya nosotros mismos sabemos desde muy pequeñitos servirnos el pan nuestro de cada día e ir a la taquilla del circo a sacar nuestra entrada. Pero no fue mi papá quien me enseñó a partir este suculento manjar, ni fue mi mamá la que me llevó por primera vez al circo. Mis amigos, mis vecinos y mis profesores tampoco fueron partícipes de mi aprendizaje. Aprendí yo solito. Y apuesto a que todos ustedes también. ¿Cómo pudo suceder? Cuando llegué al mundo vi que todos los cuerpos seguían un movimiento uniforme en línea recta. Comían pan, iban al circo, eran felices…, no veían lo que pasaba a su alrededor pero eran felices. Y yo decidí unirme a ellos. En realidad, y para ser justo, he de decir que la inercia decidió por mí. No tenía fuerza alguna que posibilitara mi huida. Me vi obligado a meterme en ese mundo de ciegos y felices conscriptos. Y, por inercia, aprendí a partir el pan y a ir al circo. Todo el mundo lo hacía, así que no me fue difícil aprender. También sucede que hasta los mismos gobernantes comen pan y van al circo por inercia, como la gente normal. Y entran por la misma puerta que yo. Y, como yo, no ven los auténticos problemas de la sociedad pues se olvidan de ellos ¿Por qué? Porque, quieran o no, han nacido en la misma era que yo: la de la inercia, en la realidad de Fuenteovejuna, todos a una. Todos -incluso los políticos- nacemos con unas anteojeras, por la inercia que ejerce una sociedad fundamentada en ella. Sin embargo, la inercia no es inevitable. Como bien dijo Newton, el movimiento rectilíneo y uniforme se puede evitar. Sólo hacen falta ganas. Y una fuerza externa. Esa fuerza la ha de poner cada uno. Cada uno ha de procurar ver los problemas reales en los que está sumida nuestra sociedad, ha de quitarse las anteojeras. Ah, por cierto, el pan no me gusta y el circo, lo odio. Juan Luis Muñoz Fernández. 1º BC

C

Televisión. Soviet.

PRIMAVERA SUMERGIDA EN COLONIA

H

ay construido un gran engranaje movido por la avaricia y el afán de riquezas, pecado universal. Y para que no se desmorone es necesario evitar que los sometidos lo denuncien y se rebelen. Así que se ocupan de hacernos inofensivos y dóciles. La libertad de expresión se limita. La enseñanza carece de una asignatura que nos muestre las leyes y los derechos, que nos ayude a defendernos de ese sistema. La policía apenas actúa contra la venta de drogas y, si algún mafioso va a la cárcel, es por no tener “grandes amistades” en este país. Les interesa que la gente esté desinformada, tenga una cultura mínima y que su tiempo libre lo empleen en los bares y en el culto al fútbol. Las drogas transportan a un mundo feliz al que uno intenta regresar cuanto antes: ¿en qué les perjudica eso?

Vivimos confortablemente adormecidos en una pequeña habitación de frágiles muros. Una habitación bien delimitada donde la imaginación está presa. Un mundo diseñado por otros y que nos llega mayoritariamente a través del contaminante televisor, de las sectarias cadenas de radio o de la prensa -gaceta servil y sensacionalista, como aquella de los años del ragtime de principios de siglo, tiempo de periodicuchos y andrajos-. La sociedad es un rebaño, controlado y encauzado por pastores, antítesis de los de las bucólicas de Virgilio, que no quieren que nos percatemos de que esas cuatro paredes se derrumban con poco que arañes. Intentan moldearnos con el mismo patrón.

uando veo las noticias, siento cada vez más que no puedo confiar en nadie. Veo medio programa dedicado a una gripe que ha matado a decenas de personas, a riesgo de no observar nada relacionado con la explotación de las personas en el tercer mundo. Y veo el interés que tienen en llamarlo gripe A, en lugar de porcina -no vaya a ser que a la gente le dé por no comer cerdo-. Y, por desgracia, cuando la injusticia se reparte por duplicado, nos sentimos como en casa. Cuando olvidamos las desgracias del gobierno es cuando parece no haber desgracias en la televisión. Una vez le pregunté a un señor la situación en Cuba. Me dijo cosas disparatadas. Claro, pensé, a los medios no les interesa hacer llegar a la población toda la información, sino la “estrictamente necesaria”. Y entonces, repartiendo bulas en lugar de pan, e invitándonos a sentarnos en el sofá a escuchar que estamos seguros y a salvo de la gripe, es la manera de ponernos la mano en la frente y evitar que asomemos la cabeza. Y lo consiguen. Y la gente mancha sus palabras con la información recibida. Y nada ha pasado, absolutamente nada, si esa acción no es parte del diario. Y me entristezco. Pero, qué demonios, aún en el rincón del fondo de este oscuro bar queda algún viejo rockero. Incluso vagando por la tierra de la ignorancia, sí, he de decir que brotan flores de la basura. Que hay gente crítica; es más, a mí me enseñaron a ser crítico y a buscar mi personalidad por encima de la paja masticada.

En la libertad de cada uno está aceptar o no esa vida rutinaria, superflua, plana, agachando la cabeza sin salirse del redil, evitando ser la oveja negra cuando las demás son blancas.

Todo ello me ha hecho darme cuenta de un pequeño detalle en esta vida: la mente está por encima del engaño, el engaño es fruto de la mente, el creador sabe controlar a su criatura, y todos, absolutamente todos, estamos preparados y fabricados para desmontar la triste maniobra que, un día, por no hacer mudanza en la costumbre de años de historia, se les ocurrió por placer. Y nos entristecemos mientras con empeño intentamos apurar el último suspiro antes de darle al botón rojo del mando a distancia. Y luego, extrañamente, nos sentimos bien.

Francisco César Amor Muñoz. 1º BC

Marcos García Pérez. 1º BC

EX CATHEDRA

A

partir de ahora, para que jamás te aburras, debes acostumbrarte a los cuentos. Te contarán tantos cuentos que no podrás vivir sin ellos.

CUENTOS

Te contarán, por ejemplo, el cuento de la seguridad. Te dirán que ellos tienen la clave, que son los únicos que pueden procurártela. Por eso habrás de pasar seis horas al día en institutos con cámaras de vigilancia y con vallas cada vez más inexpugnables. Para salvarte de la ignorancia te protegerán del mundo. Mundo-malo, mundo-caca, mundo-eso-no-se-toca.

discuta los axiomas de la salud pública. Tus dudas serán indicio de enfermedad o de perversión. Por eso, para que no dudes demasiado, seleccionarán sólo aquello que puedas engullir sin mucho trabajo, auténticas papillas de la bondad humana.

Te contarán también el cuento de la virtud. Suprimirán de tus libros de texto cualquier cosa que

Te contarán, por último, el cuento del éxito. Te asegurarán que el éxito se alcanza cuando nadie pierde, que el verdadero éxito reside en los confortables incentivos que algún día te harán ser más dichoso. Sin esa aberración que es toda exceEnvío de artículos: muraldigital1@gmail.com Edición digital: http://www.digitalmuralidades.wordpress.com

lencia, al final, poseerás tu propio premio, tu propio aplauso. Sin embargo luego, cuando descubras -bárbaro e inerme- que van a por ti, que ya es demasiado tarde, que no tienes escapatoria, sabrás que siempre evitaron contarte el extraño cuento de la libertad, que hablaba de un tiempo en que los institutos tenían las puertas abiertas y los libros de texto cuatrocientas páginas y los títulos académicos el esplendor del esfuerzo. Verónica Martínez Jiménez Profesora de Lengua Española y Literatura IES Alfonso X El Sabio de Murcia


Departamento de Lengua Castellana y Literatura

Muralidades II  

Revista escolar