Page 1

6

Madurez:

Factor esencial para el liderazgo


¡Hola! Nuestras discusiones diarias sobre la escasez de profesionales calificados y el desafío de desarrollar jóvenes profesionales para el liderazgo — escenario enfrentado en la actualidad por todas las organizaciones — nos llevaron a nuevas investigaciones. En este proceso, identificamos un factor esencial que impacta el desempeño de los profesionales: la madurez. Competencia técnica, inteligencia y enfoque son apenas lo necesario. Ser un buen líder requiere también madurez. Entonces, ¿cómo estimular comportamientos relacionados con ese factor para que los profesionales sean capaces de enfrentar situaciones más complejas? En este sexto volumen de Pocket, usted tendrá un panorama sobre esas cuestiones y el proceso de aceleración del desarrollo que presenta la madurez, como un trazo especialmente valorado para el trabajo del líder.

¡Diviértete!


Madurez ¿Qué es la madurez? Según la interpretación más común, la madurez sicológica equivale a un grado de adaptación del individuo a su propio medio. Por ejemplo, cuando un estudiante llega a la universidad no tiene mucho conocimiento y puede revelar actitudes impropias con el ambiente. Pero al vivir una serie de situaciones, pasa a ser más responsable, comienza a reflexionar antes de tomar decisiones y a notar mejor el medio y las personas a su alrededor. La madurez transmite la noción de desarrollo desde un punto inicial hasta una etapa más avanzada, adquirida por medio del aprendizaje activo y de experiencias significativas, que llevan a un estado más desarrollado y refinado de competencia y capacidad. Pero, ¿qué características reflejan madurez? ¿Cuáles aparecen como las más importantes? ¿Se pueden aprender esos rasgos? Y, más exactamente, ¿qué indicadores


de madurez reflejan características esenciales de liderazgo efectivo? La madurez engloba ser consciente de la hora y del momento adecuados para actuar correctamente frente a cada situación. Tener madurez significa ser responsable, flexible, maleable y consistente — actitudes que demostramos socialmente. Es la manera en que una persona responde a las circunstancias lo que indica madurez. En general, esa respuesta es aprendida y no determinada por la etapa de vida. Aunque exista una curva natural de madurez desarrollada durante la existencia, eso no es una regla.

Independientemente de la edad, la madurez está relacionada con la autoconciencia, el estilo interpersonal, las preocupaciones conscientes, la adaptabilidad, entre otros aspectos. Por eso, personas más jóvenes también pueden presentar madurez al ser, por ejemplo, inspiradoras, comunicativas, empáticas al ejercitar una autoridad natural, y aun demostrar capacidad de liderar a colegas más experimentados con quienes supuestamente deberían consultar sobre sus decisiones. En suma, la madurez está estrechamente asociada a la capacidad de adaptarse, de transformar las propias actitudes cuando es necesario y apropiado.


Gough Mead

Freud

Roberts, Caspi & Moffitt

Hogan & Roberts

Gitlow

Jung Maslow Rogers

Allport

Loevinger Clausen

Hyatt & Hyatt


Lo que dicen

los estudiosos 1923 S. Freud

1934 G. H. Mead

Jung, Maslow, Rogers

La madurez se basa en el desempeño, y las características que la definen son observables por los otros. Freud define madurez como la capacidad de amar y trabajar.

Las personas maduras poseen altos niveles de role-taking ability: pensar sobre sí mismas a partir de la perspectiva de los otros. Mead sugiere que nuestra preocupación por la manera en que los otros nos evalúan moldea nuestras dinámicas sicológicas internas. Él pone el foco en las consecuencias públicas y no en las experiencias privadas. Definen madurez en términos de autorrealización — la plena realización de potencialidades latentes dentro de nosotros (interna).


1961 G. Allport

La madurez involucra tolerancia, la capacidad de desarrollar y mantener relaciones próximas y tener autopercepción. Allport describe a la persona madura como maleable, no egoísta y capaz de reírse de sí misma.

1966

H.G. Gough

Índice de Madurez Social es la escala de autoevaluación derivada del California Psychological Inventory (CPI), que mide el funcionamiento social efectivo.

1976 J. Loevinger

El desarrollo del Ego se refiere a las varias etapas de desarrollo caracterizadas por el grado de complejidad del pensamiento, el control regulador y la perspectiva con la cual el individuo se identifica en relación al mundo.


1992 A. Gitlow

Madurez psicológica como una necesidad crítica para el liderazgo efectivo.

1993 J. Clausen

La hipótesis de madurez propone que los rasgos de competencia sistemática indican niveles más altos de una personalidad consistente en la vida adulta.


2001 B. W. Roberts, A. Caspi & T. Moffitt

Definen madurez como una combinación de tres factores del Big Five*: amabilidad, conciencia y estabilidad emocional. *Modelo que identifica cinco grandes rasgos de personalidad.

2004 R. Hogan & B. W. Roberts 2007 L. Hyatt & C. Hyatt

La madurez se define bajo dos perspectivas: cómo se sienten las personas respecto de sí y cómo se sienten los otros en relación a ellas. La madurez está relacionada con capacidades de desempeño: formar relaciones duraderas y alcanzar objetivos de carrera.

2007 L. Hyatt & C. Hyatt

Madurez Emocional (EM) es el deseo y la habilidad de utilizar y aplicar el conocimiento y el entendimiento de manera apropiada y productiva. Es decir, de responsabilizarse y orientar su propio comportamiento, lo que involucra competencia y compromiso.


Madurez organizacional Basándose en los conceptos elaborados por Watts Humphrey, considerado el mayor especialista en perfeccionar la calidad y la productividad del software en las organizaciones, el modelo de Madurez organizacional, inicialmente orientado a la tecnología, se extendió a las prácticas de gestión y liderazgo. La mayor parte de los modelos de Madurez definen cinco niveles de evolución por los cuales pasan las organizaciones a medida que ganan competencia en cada nivel. El grado de Madurez organizacional evidencia la capacidad de ejecución de las empresas, mostrando cómo utilizan a las personas, procesos, herramientas, productos y cómo es la gestión y el liderazgo, con el fin de crear oportunidades de mejoramiento. Según esos principios, en una organización madura las prácticas repetidas se tornan normas, habiendo una tendencia cada vez menor a los “actos individuales de heroísmo”. Cuanto mayor sea el nivel de madurez de una organización, más competitiva será.


Madurez Liderazgo Fundamentalmente, por no haber una receta, el liderazgo es un tema complejo que consiste en internalizar y practicar ciertas habilidades específicas de gestión. En general, hay una progresión inherente para dominar esas habilidades por medio de una serie de experiencias profesionales y personales. Hay dos factores básicos que contribuyen a la habilidad de ejercer el rol de líder: la autoconciencia y la gestión de la relación con los otros. Ambos están relacionados con la adaptabilidad, calidad que permite responder apropiadamente a las exigencias del momento. Sin estos atributos, la capacidad del líder queda comprometida.


En ese sentido, el liderazgo está directamente relacionado con el equilibrio emocional, con tener el control de las propias emociones y ser capaz de canalizarlas de forma útil — eso es tener madurez. Es decir, una habilidad esencial para que el líder trabaje constructivamente con las personas, al mismo tiempo que trata con la presión de los problemas que él tiene que enfrentar. Para eso, es indispensable que hagan continuamente la evaluación de las habilidades personales dentro del contexto social, aprendiendo a corregir fragilidades. Además de ello, es importante que tengan disponibilidad para expandir los propios parámetros a partir de nuevas informaciones, aceptando y reconociendo las diferencias ajenas como algo a ser valorado.

Sin embargo, en el liderazgo, el camino de la madurez raramente es directo y claro. Las competencias presentes en modelos de liderazgo no aparecen en secuencia ni en una progresión natural. Muchas veces los pasos para desarrollar una competencia son irregulares y espaciados. De todas maneras, para desarrollar tales habilidades es esencial tener oportunidades de exponerse a experiencias conducentes al rol del líder. Es esa exposición la que permite sedimentar el proceso de aprendizaje y asimilar nuevas conductas. Resumiendo, un buen líder presenta ciertas habilidades — tales como reflexionar sobre sí mismo, tener tolerancia a la frustración y al estrés, ser observador y receptivo a cambios y al aprendizaje —relacionadas con la madurez en el desempeño del liderazgo.


Madurez emocional Aunque muchas empresas reconozcan la falta de experiencia de vida en sus jóvenes talentos y futuros líderes, es necesario considerar que algunas personas denotan madurez emocional al exhibir ciertos comportamientos, tales como: • Predisposición a estar alerta a la complejidad de problemas reales. • Ser abierto a los puntos de vista de las otras personas. • Tener conciencia tanto de sus inclinaciones personales como de los estilos de los otros.


Dimensiones de

desarrollo de la madurez El grado de madurez se puede identificar a partir de características de comportamiento observables en los individuos. Son rasgos que pueden ser aprendidos o refinados. Según el sicólogo B.W. Roberts, esas características se deben analizar tanto desde el punto de vista del propio individuo (autopercepción) como desde la perspectiva de los interlocutores, de aquellos con quienes interactúa (heteropercepción). Esto quiere decir que la madurez no debe ser notada sólo por características internas, sino también por lo que los otros notan en esa persona.


De tal manera, el modo en que los individuos se consideran a sí mismos no es más legítimo que el modo en que lo consideran los demás. De alguna forma, el nivel de madurez termina asociado a la percepción y a la reputación que alguien alcanza socialmente. La madurez también tiene que ver con la manera en que una persona

Los indicadores de madurez están divididos en tres dimensiones:

enfrenta situaciones difíciles y estresantes, porque en esos momentos se podrá observar su verdadera habilidad para reaccionar. Otra manera de notar si alguien es maduro es considerar su capacidad de solucionar problemas racionalmente, por la lógica, debatiendo con buen criterio.

Conciencia

de Si

Conciencia

del Otro

Conciencia de la

Organización


Conciencia de Sí Estabilidad emocional Capacidad de regular la propia actuación en el contexto social, con equilibrio e inteligencia emocional, manteniendo la armonía entre fuerzas emocionales opuestas.

Autoconciencia Capacidad de reflexionar sobre sí mismo, reconociendo características y limitaciones personales.

Autoconfianza Capacidad de confiar en sí mismo y actuar con seguridad.

Tolerancia al estrés Capacidad de mantener la calma y no desestructurarse en situaciones de estrés.


Conciencia del Otro Empatía Capacidad de ponerse en el lugar del otro, de ser influenciado, aceptando el punto de vista de otras personas al pensar sobre sí mismo o considerar su propio comportamiento.

Habilidades sociais Capacidad de interactuar con las personas, de integrarse y participar de la vida en grupo, teniendo en cuenta los códigos de convivencia.

Uso del poder y de la autoridad Capacidade de ter domínio ou exercer uma alta posição com equilíbrio, respeitando as condições de tal direito.

Flexibilidad Capacidade de ceder e ser maleável diante de situações adversas.

Conciencia de la Organización Diplomacia y tacto Capacidad de negociar con habilidad y sensibilidad, con el fin de mantener la buena relación con el otro.

Responsabilidad Capacidad de aceptar las demandas de su rol y de comprometerse, asumiendo la responsabilidad de hacer lo que se debe hacer.

Apertura al cambio Capacidad de adaptarse, respondiendo positivamente a alteraciones en los planes o desvíos imprevistos en las situaciones.

Sabiduría política Capacidad de proceder adecuadamente construyendo buenas relaciones humanas, con miras a la obtención de los resultados deseados.


rit

ma

tu

ex ap perie r n fas endiza cias co t t je di mpro rac rigid bad as o k

o

desead

y

dor de indicad urez a m la

e

corrient

l ra tu do) a a n trola

v n cur(no co

tiempo

Fuente: LAB SSJ


¿Es posible

acelerar la madurez? Avanzar los niveles de madurez significa estimular el crecimiento y la efectividad de prácticas y principios que apoyan la realización de los objetivos organizacionales. En otras palabras, significa acelerar el desarrollo - lo que presupone situaciones de aprendizaje intensas y orientadas. Así, idealmente la aceleración de la madurez debe hacerse por medio de un proceso de desarrollo monitoreado. Inicialmente, se realiza una evaluación de 360º de indicadores de madurez para ayudar a la persona a ampliar la visión que tiene de sí y de su contexto. A partir de los resultados, es posible seleccionar qué indicadores deben trabajarse.

Con esa base se definen las acciones a llevar a cabo en un trabajo conjunto entre los participantes, los gestores y los responsables de este proceso (sponsors). Se trata de una estrategia que facilita la transformación de potenciales talentos en profesionales más maduros, estimulándolos a desarrollar equilibrio y capacidades congruentes con las directrices de la organización. Al final del proceso de aceleración de madurez se espera identificar si el profesional, de acuerdo con su desarrollo, será capaz de responder a los desafíos del liderazgo.


En síntesis, la aceleración de la madurez tiene como propuesta activar el desarrollo por medio de tres procesos paralelos:

Autoconocimiento

| Conocerse bien.

El entendimiento realista sobre sí mismo es condición básica para identificar y reflexionar sobre cómo interfieren en los resultados profesionales y personales las actitudes y comportamientos individuales. Este proceso facilita la construcción de habilidades que perfeccionan la interacción con otras personas. Esencialmente, la conciencia de características individuales permite el fast-track de uno mismo.

Experiencia | Pasar por experiencias que permitan el aprendizaje en la práctica. Para adquirir madurez, la experiencia tiene un rol importante. Muchos de los atributos de la madurez se desarrollan con la experiencia: realizar proyectos, observar a los otros, leer etc. Por eso, los profesionales deben ser expuestos a actividades prácticas que estimulen las habilidades deseadas.

Orientación

| Tener la orientación de personas más experimentadas.

Las competencias específicas basadas en el equilibrio emocional no surgen necesariamente de la experiencia de vida. Los profesionales motivados para perfeccionar su madurez lo pueden hacer si reciben la información correcta, la orientación y el apoyo.


Identificar los Desafíos

Assessment Final Madurez

Proceso de Desarrollo

FTM360o

Fast Track Maturity ®

El FTM 360o , una herramienta de evaluación (assessment) originalmente desarrollada por el LAB SSJ, proporciona claridad para estimular el desarrollo de profesionales por medio de un análisis detallado de tendencias del comportamiento que indican puntos fuertes y oportunidades de desarrollo.


Beneficios de la aceleraci贸n de madurez:

Es mensurable Acelera el desarrollo Promueve el desarrollo de doble mano (gestor/colaborador) Clarifica objetivos del colaborador en la funci贸n y los objetivos de la empresa Crea cultura de desarrollo Favorece el desempe帽o del equipo


Crear el futuro de la empresa Acelerar el aprendizaje en un sendero de desarrollo rápido es una de las maneras de producir cambios, utilizando prácticas orientadas y flexibles, asociadas al aprendizaje permanente. Ese aprendizaje debe estar basado en las reflexiones sobre lo que se ha alcanzado y cómo ha sido el proceso de superar los desafíos. El objetivo es equipar a las personas para que asuman roles más complejos, creando oportunidades que permitan ejercitar esas habilidades adquiridas. Ya que, en cierto sentido, el desarrollo personal está relacionado con el desarrollo organizacional.


“

La medida de nuestra madurez intelectual es la capacidad de sentirnos cada vez menos satisfechos con nuestras respuestas para problemas mĂĄs importantes.

Gordon Allport

�


Bibliografia COOK-GREUTER, S. R. Ego Development: Nine Levels of Increasing Embrace. Psychology Center, 2005. GOUGH, H. G. Testing for leadership with the California Psychological Inventory. In: Measures of Leadership, 355-379. Leadership Library of America, 1990. HOGAN, R. & ROBERTS, B. W. A Socioanalytic Model of Maturity. Journal of Career Assessment, vol. XX, 10, 1-11, 2004. McALLISTER, L. A Practical Guide to CPI Interpretation. CPP - Consulting Psychologists Press, Inc., 1996. MARCUM, D. & SMITH, S. O Fator Ego. Sextante, 2009.


Visite el sitio!

www.labssj.com.br

Busca contenido relevante con insights sobre las nuevas tendencias en desarrollo de personas. Tendrás acceso a artículos, videos, entrevistas, presentaciones, podcasts, noticias y otras referencias esenciales en educación y negocios. Regístrate!

São Paulo (11) 3704-4377 Av. Dr. Cardoso de Melo, 1491 Vila Olímpia - São Paulo - SP - Brazil Rio de Janeiro (21) 2553-6162 Praia de Botafogo, 228, sl. 908 Botafogo - Rio de Janeiro - RJ - Brazil


Pocket Learning 6 - Madurez  

Madurez: factor esencial para el liderazgo.

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you