Issuu on Google+

ISSN: 1909-5201

PUBLICACIÓN GRATUITA

NÚMERO 35

MAYO DE 2011


Por Equipo de redacción de L B – labrujula@utadeo.edu.co Ilustración: Equipo de redacción de L B

En la Tadeo, el cierre del primer período académico de  está a la vuelta de la esquina. Entregas finales, parciales y sustentaciones constituyen el día a día de todos los estudiantes, que buscan cerrar “con broche de oro” un espacio de tiempo que, para algunos, representa el inicio de la vida universitaria, para otros es la posibilidad de ascender un nuevo escalón hacia la culminación de sus estudios y para quienes están a punto de convertirse en egresados, constituye la oportunidad de disfrutar del universo tadeísta y valorar todo cuánto han vivido en la Universidad. Al mismo tiempo, en todo el país tiene lugar un importante e interesante debate, basado en la propuesta que el Gobierno Nacional ha presentado para reformar la Ley  de , que regula el servicio público de la educación superior en Colombia. La iniciativa ha encontrado diversas voces que consideran necesario revisar la manera en la que está planteada, incluyendo la del Rector de nuestra Institución, José Fernando Isaza, puesto que podría afectar aspectos como la autonomía de las universidades y las condiciones de calidad que, hasta el momento, determinan la búsqueda de una óptima prestación académica para los universitarios colombianos. El Ministerio de Educación, sin embargo, ha puesto a disposición de los colombianos la posibilidad de opinar respecto a la reforma, en www.mineducacion.gov.co. Tal acontecimiento puede ser una motivación excelente para que los estudiantes del país, incluyendo por supuesto a los de la Tadeo, valoren plenamente la magnífica oportunidad que representa el hecho de tener acceso y realizar estudios de educación superior, para convertirse en profesionales íntegros, creativos y capaces de aportar al desarrollo del país y del mundo. No se debe olvidar que, en Colombia, menos del % de la población en condiciones de entrar a la universidad realmente puede hacerlo, ni tampoco, que cerca del % de quienes inician estudios superiores los abandonan. Desde L B, invitamos a todos los tadeístas para que mantengan la dedicación necesaria, en sus respectivos programas académicos, para culminar el primer período de  llenos de satisfacción y orgullosos frente a la labor cumplida. ¡Hasta nuestra próxima edición!

La Brújula

[3]


Rector: José Fernando Isaza Vicerrector Académico: Diógenes Campos Vicerrector Financiero y Administrativo: Henry Jaramillo Secretario General: Carlos Sánchez

Decano de la Facultad de Ciencias Humanas, Arte y Diseño: Alberto Saldarriaga COMITÉ EDITORIAL Directora: Patricia Prieto Decana del Programa de Diseño Gráfico: Pastora Correa Decana del Programa de Comunicación Social: Vera Schütz Editor General: Francisco Buitrago Editora Gráfica: Mónica Cárdenas Profesores - Asesores: Óscar Velásquez, Francisco Pabón, Camilo Páez, Raúl Acosta Corrección de estilo: Daniel García, Adriana Plazas, Carlos Sanabria, Elkin Rubiano Coordinadora Administrativa: Paola Pardo Impreso por D´vinni S.A.

PORTADA Diana Morales REDACTORES Gilberto Gómez, Julián Bernal, Johann Buitrago, Matías Gómez, Mayra Vargas, Miguel González, Natalia Rodríguez, Nicolás Hernández, Sebastián Reyes FOTOGRAFÍA Elsma Ramírez, Carolina Lugo, Julián Castillo, Nicolás Buenaventura

DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN Carolina Vargas, Carolina Lugo, Natalia Suárez, Violeta López, Diana Morales, Carolina Manrique, Elsma Ramírez, Daniela Rodríguez, Danny Muñoz, Daniel Ramírez ILUSTRACIÓN Manuel Corredor, Nicolás Buenaventura, Diana Morales, Carolina Vargas, Julián Varón

Contenido

Director de Investigaciones: Manuel García

Valorar nuestra educación

Poder y democracia en las aulas Educación superior a debate

Trabajadores: protección y seguridad Hacia la excelencia tecnológica



Lectura, cultura y tradición Pensar la imagen



Imagen y proyecto Reportaje gráfico



Construir infancia y sociedad Espíritu creativo



Radiografía del paraíso Ganador en el Festival de Cine de Cartagena



Una arquitecta que construye futuro Palabrería

La Brújula es una publicación mensual de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Prohibida

OFICINA DE RELACIONES PÚBLICAS Y COMUNICACIONES Calle 22 nº 3 - 30, oficina 302, módulo 15 Teléfono: 242 7030, ext. 1157 y 1158 labrujula@utadeo.edu.co

la reproducción parcial o total de los contenidos para fines comerciales y/o sin previa autorización, para fines académicos. Todos los derechos reservados. ISSN  - . Copyright © . La Brújula - Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano.


Por Julián Bernal - julian.bernal@utadeo.edu.co Ilustración: Carolina Vargas - dicarolinav@gmail.com

[4]

La Brújula


En la vida universitaria es común –sin importar el programa académico– debatir en charlas, clases o diálogos con amigos y profesores sobre temas que resultan de fuerte interés para la sociedad y las naciones. Pues bien, luego de varias conversaciones por parte de la Rectoría y del Consejo Directivo de la Tadeo, junto a la Vicerrectoría Académica y la Facultad de Relaciones Internacionales y Ciencias Jurídicas y Políticas, teniendo en cuenta las inquietudes de alumnos y docentes, se ha logrado la aprobación del Programa de Ciencia Política y Gobierno de la Tadeo, que ha sido avalado por el Ministerio de Educación Nacional. La planeación y diseño del nuevo programa empezó a finales de  y, luego de más de un año de planificación, estructuración y puesta a punto, en la actualidad se cumple la tarea de integrar el plan de estudios a toda la estructura administrativa y al ámbito de los procesos académicos de la Universidad para que, a partir del tercer periodo académico de , la Institución abra sus puertas para que inicien las clases los estudiantes del Programa de Ciencia Política y Gobierno. La materialización de esta importante iniciativa de estudio surge como una propuesta para ampliar y complementar la misión de los programas de Relaciones Internacionales y Derecho, mediante la implementación de un espacio de educación cuyo enfoque principal estará centrado en el área de Gobierno. Así, el más nuevo de los tres programas que hacen parte de la Facultad de Relaciones Internacionales y Ciencias Jurídicas y Políticas continuará la labor de cumplir con el propósito fundamental de formar profesionales con altas calidades humanas e intelectuales, competitivos en el ejercicio del gobierno, el análisis político y la investigación, tanto en el ámbito público como privado; con bases académicas sólidas y un pensamiento crítico, caracterizado por la responsabilidad social y de ética cívica, donde se conozcan las realidades políticas y socioeconómicas de la nación, con capacidad de asumir roles de dirigencia en el país y crear un impacto positivo en el entorno. El Decano de la Facultad, Carlos Andrés Gómez y la docente del Programa de Relaciones Internacionales, Laura Camila Ra-

mírez; junto al equipo del área de Procesos Académicos, encabezado por Juan Carlos Aponte, diseñaron e idearon la estructura del nuevo programa. “La intención es hacer del Programa de Ciencia Política y Gobierno un instrumento y un aporte a la sociedad y al campo de estudio de las ciencias políticas de Colombia, en la medida en que busca trabajar aspectos relacionados con el ejercicio de gobierno”, afirma la profesora Ramírez, antes de reflexionar sobre la idea de lograr un buen equilibrio entre la fundamentación de la ciencia política, como disciplina, con el ejercicio práctico de gobernar. Según la docente, “los objetivos inmediatos, al igual que a mediano plazo, del nuevo programa se centran en dar a conocer la carrera a dos grupos específicos de personas: por un lado, los estudiantes de colegios que iniciarán su formación de pregrado; y por el otro, a los estudiantes universitarios, no solo de la Tadeo sino de otras universidades, interesados en el ámbito de la ciencia política”. Aspectos como el intercambio académico con otras universidades nacionales e internacionales, así como el énfasis en la investigación, son elementos que resultarán básicos en la apertura del Programa de Ciencia Política y Gobierno. El objetivo es que los estudiantes puedan, en un tiempo promedio de ocho períodos académicos, luego de haber cursado y aprobado un total de  créditos, obtener el título profesional de politólogos, incluyendo la realización de un trabajo de grado óptimo. También, una suficiencia idónea respecto al idioma inglés y buenos resultados en los Exámenes de Estado de Calidad de la Educación Superior (ECAES). Desde la Tadeo, entonces, el objetivo es entregar y fomentar los elementos necesarios que le permitan a los politólogos de la Institución desarrollar una ciencia política rigurosa, aplicada a la generación de conocimiento, al análisis político y el ejercicio del buen gobierno. Todo esto, con base en una disciplina académica que resulta fundamental para el mundo, a partir de su interrelación con saberes como el derecho, la historia, la filosofía, la sociología, la antropología y la economía, por mencionar las más importantes dentro del campo de las ciencias sociales. Será, en definitiva, la oportunidad para que quienes tengan claro que desean estudiar fenómenos como el poder y la democracia, analicen y contribuyan a mejorar las características y transformaciones de los estados, los regímenes políticos y las estructuras de las organizaciones públicas y privadas, así como las causas y consecuencias de las decisiones políticas, sociales y económicas que determinan, en general, el rumbo de las sociedades.

La Brújula

[5]


Educación Fundamental para Colombia

Superior, a debate Por Equipo de redacción de L B – labrujula@utadeo.edu.co Ilustración: Diana Morales - dmoralesn@gmail.com

La Ley , aprobada por el Congreso Nacional de Colombia el  de diciembre de , es la encargada de organizar el servicio público de la educación superior en nuestro país. En ella, se establecen los principios, objetivos, campos de acción y programas académicos que rigen nuestra educación superior, así como la razón de ser y las características de las instituciones que la ejercen. También, se delimitan los parámetros que definen la expedición de títulos de educación superior, además de la aplicación y realización de los exámenes de Estado, que comprueban los niveles de aptitud y verifican los conocimientos y destrezas desarrolladas por quienes tienen acceso a los diferentes títulos otorgados por las instituciones de educación superior. El pasado  de marzo, el Gobierno Nacional presentó una propuesta de reforma para la Ley  que, por sus características y por no haber sido consultada con las principales instancias académicas de la nación, generó un importante debate. El día  de abril, en diferentes ciudades del país, se desarrollaron marchas de protesta al respecto que, en Bogotá, fueron lideradas por la Federación Nacional de Educadores (FECODE), así como por estudiantes de diferentes universidades de la ciudad, con la Plaza de Bolívar como principal punto de encuentro. Teniendo en cuenta que el Rector de la Tadeo y actual Presidente de la Asociación Colombiana de Universidades (ASCUN), José Fernando Isaza, es una de las voces más autorizadas respecto a la mencionada polémica, LA BRÚJULA habló con él para dar a conocer a todos los tadeístas los pormenores de un tema que resulta fundamental para el futuro de la educación superior en Colombia.

José Fernando Isaza, Rector de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano Fotografía: Oficina de Relaciones Públicas y Comunicaciones

[ 6 ] La Brújula

L B: ¿Cuáles son las principales preocupaciones que genera la propuesta de reforma a la Ley  de ? José Fernando Isaza: Una preocupación radica en que, para las universidades públicas, dentro del proyecto de ley del Gobierno Nacional, las partidas previstas para la educación superior irían disminuyendo el aporte gubernamental, respecto al Producto Interno Bruto (PIB) del país. Por ejemplo, si el PIB creciera un %, el aporte real a la educación aumentaría en apenas un .%. Esto implicaría una caída en la participación estatal destinada a la educación pública.


De otra parte, el proyecto desconoce la autonomía universitaria, algo que está ligado históricamente y de manera inherente a la razón de ser de las universidades. Resulta preocupante que, desde la propuesta, se quiera fomentar un régimen de carácter policivo, que incremente al Poder Ejecutivo la capacidad de intervenir en la educación superior colombiana, utilizando el derecho que le otorga la función de inspección y vigilancia. L.B.: ¿Qué propuestas ha presentado ASCUN como alternativa al proyecto de reforma existente? J.F.I.: Consideramos necesaria la puesta en marcha de una Ley Estatutaria que regule el derecho de la educación y defina el alcance de la inspección y la vigilancia estatal, sin que ésta límite el concepto de autonomía universitaria. En tal sentido, para finales de junio de este año le presentaremos al Ministerio de Educación nuestra propuesta respectiva, además de las observaciones pertinentes que, respecto al proyecto del Gobierno, ya estamos desarrollando. L.B.: ¿Cómo afectaría a la Tadeo la aprobación del proyecto de reforma a la Ley ? J.F.I.: Para la Tadeo y las restantes universidades privadas, esta propuesta no representa un riesgo inminente. En el futuro, se incentivaría que algunas instituciones de educación superior privadas busquen alianzas o realicen fusiones para garantizar los niveles de calidad académica requeridos. El autorizar universidades con ánimo de lucro, una de las propuestas del proyecto de reforma, permitiría la compra de universidades privadas –que no es el caso de la Tadeo, en donde no existe un dueño y el dinero que ingresa se reinvierte en la Institución– por parte de entidades nacionales o extranjeras cuya razón de ser radica en el lucro. Esto podría generar una competencia que no

estaría centrada en la calidad de la educación ofrecida, sino únicamente enfocada en el acceso masivo, de bajo costo. L.B.: ¿Existen antecedentes que sustenten la preocupación ante las propuestas contempladas en el proyecto de reforma? J.F.I.: En temas como el ingreso de capitales privados a la educación superior, existen ejemplos muy concretos. En los Estados Unidos, por ejemplo, hay bastantes universidades con ánimo de lucro y, dentro de ese grupo, existen algunas de gran tamaño, incluso con sedes en diferentes lugares del mundo, que registran niveles de calidad desastrosos. En muchos casos, además, el incumplimiento respecto a los créditos que debe garantizar el gobierno resulta aterrador y los márgenes de desempleo que se registran, entre quienes se gradúan de dichas universidades, es alarmante. Finalmente, creo que el aspecto del incremento en la cobertura propuesta en la modificación de la Ley  está centrado en un aumento de la educación técnica y tecnológica que no es en sí negativo, siempre y cuando cada persona tome la decisión de cursarla como proyecto de vida. No porque el Estado le va a cerrar las puertas a otra posibilidad, porque no cuenta con los recursos económicos, aunque cuente con la capacidad de hacerlo.

 Según el capítulo VI, artículo , de la Ley  de , la Autonomía de las Instituciones de Educación Superior “reconoce a las universidades el derecho a darse y modificar sus estatutos, designar sus autoridades académicas y administrativas, crear, organizar y desarrollar sus programas académicos, definir y organizar sus labores formativas, académicas, docentes, científicas y culturales, otorgar los títulos correspondientes, seleccionar a sus profesores, admitir a sus alumnos y adoptar sus correspondientes regímenes y establecer, arbitrar y aplicar sus recursos para el cumplimiento de su misión social y de su función institucional”.

La Brújula [ 7 ]


Trabajadores:

protección y seguridad

Gerencia en Salud Ocupacional

Por Mayra Vargas - haditamayris@hotmail.com Ilustración: Manuel Corredor - manuelcorredor@hotmail.com En la actualidad, la Especialización en Gerencia en Salud Ocupacional de la Tadeo está viviendo un proceso de registro calificado, para que pueda ser cursada en la Seccional de Santa Marta, tal como acontece en la Sede de Bogotá. La Especialización, dirigida por María Victoria Ocampo, es una opción académica que hace parte del área de posgrados en Gestión de Servicios y Salud Social de la Universidad. La demanda de esta Especialización resulta considerable en la Universidad, pues cada semestre académico se inscriben más de  personas, provenientes de áreas que se relacionan con la salud, y de otras no tan afines, que incluyen ingenierías de petróleos, diseño, biología marina, economía y administración de empresas, entre otras. Por la calidad del programa, muchos alumnos provienen de otras zonas del país, incluyendo Santander, Tolima y Boyacá. Para quien no conoce cuál es el objetivo de la salud ocupacional, vale decir que ésta se encarga de velar por la salud del trabajador, dentro de sus obligaciones laborales, para vigilar su bienestar y protegerlo. Además, se ocupa de la prevención de las enfermedades y los accidentes laborales que ocurren en las instalaciones de trabajo.

[ 8 ] La Brújula


La salud ocupacional tiene componentes esenciales, que incluyen la medicina preventiva, la higiene y la seguridad industrial, así como la ergonomía (núcleo de conocimiento científico y técnico, en relación con el hombre y su trabajo, a partir del cual se aplican medidas para lograr un nivel alto de adaptación entre el ser y su labor) y los riesgos psicosociales. El objetivo de la Especialización es transformar el pensamiento de las empresas del país, pues la protección y seguridad de los empleados resulta esencial. Por eso, cuando una persona aspira a un puesto de trabajo y la empresa en la que va a hacerlo no le brinda las garantías adecuadas, entonces debe pensar seriamente asumir el trabajo de manera definitiva, puesto que puede estar poniendo en riesgo su vida. La Especialización en Gerencia en Salud Ocupacional tiene una duración de un año y dos meses, que se divide en cuatro ciclos y consta de  créditos académicos. Para acceder a este posgrado, la persona interesada debe superar una minuciosa entrevista en la que debe argumentar por qué su perfil de trabajo implica una formación específica en el tema, ya sea porque ha tenido contacto con el área de salud ocupacional o porque se encuentra trabajando en dicho campo. “Dentro de la Especialización, se profundiza en el estudio de casos, que consiste en el análisis de historias de situaciones reales a las que se enfrentan las empresas, que involucran problemas cuya solución sirve para reforzar conocimientos, fortalecer principios generales y conocer experiencias exitosas en las empresas”, explica María Victoria Ocampo, antes de aclarar que el análisis de casos permite a los alumnos aprender, a través de las experiencias. Así, entre más casos solucione, mejor será su capacidad para identificar problemas y formular alternativas. La metodología de la Especialización es semipresencial, con horarios que tienen lugar los viernes, de  p.m. a  p.m., y los sábados, de  a.m. a  p.m. Los estudiantes también realizan prácticas en empresas dentro de las cuales existe un fuerte desarrollo de programas que enfatizan en la protección laboral. Además, todos los profesores de la misma se encuentran trabajando en importantes empresas del país, en el área de salud ocupacional, incluyendo aseguradoras y aseguradoras de riesgos profesionales, entre otras.

Los egresados de la Especialización en Gerencia en Salud Ocupacional están en capacidad de administrar, diseñar, evaluar e implementar los programas de salud ocupacional en sus diferentes empresas. Hoy en día, las compañías dedican importantes recursos y elementos de gestión a los departamentos de salud ocupacional, a diferencia de años atrás, cuando a tal área no se le otorgaba mucha importancia. Sin embargo, las directivas de las empresas son conscientes de los beneficios económicos y laborales de contar con una salud ocupacional adecuada para todos los miembros de su organización. Los interesados en hacer parte de este posgrado, aportando de paso a la construcción de una salud ocupacional y laboral digna para todos los colombianos, pueden obtener la información completa en el Edificio de Posgrados de la Universidad, oficina  y en el correo electrónico gerencia.salud@ utadeo.edu.co.

La Brújula [ 9 ]


Dirección de TIC´s

Hacia la excelencia

t e c n o l ó g i c a Por Mayra Vargas - haditamarys20@hotmail.com Fotografía: Nicolás Buenavantura - mucharata@gmail.com

Alfredo Antonio Díaz, Director de las Tecnologías de Información y de las Comunicaciones (TIC´s) de la Tadeo, es administrador de empresas de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y Especialista en Sistemas de Información de EAFIT así como Magíster en Ciencias Computacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Además, cuenta con una amplia experiencia en el sector, incluyendo el rediseño de la red de datos y del Centro de datos de la Escuela de Administración de Negocios (EAN). L B decidió hablar con él, para conocer cuáles son los propósitos fundamentales de su labor en la Tadeo, que permitirán articular diversos elementos que hacen parte de los objetivos estratégicos de nuestra Universidad, para la implementación de acciones y objetivos guiados hacia el soporte de las tecnologías de información, incluyendo infraestructura tecnológica, sistemas de información y herramientas tecnológicas para el apoyo de los docentes y de la administración de la Tadeo. L B: ¿Cuál es su función como director de TIC´s en la Universidad? Alfredo Díaz: El objetivo esencial se enfoca en generar un plan de desarrollo, de crecimiento y de pertinencia tecnológica, que le permita a la Tadeo cumplir con una serie de metas relacionadas con una evaluación de la oferta tecnológica que se tiene y mejorarla. Asimismo, establecer las verdaderas necesi-

[ 10 ] La Brújula

dades de los estudiantes, en TIC´s, en comparación con otras universidades de talla mundial y, de esta forma, revisar qué nos hace falta, para que los alumnos desarrollen sus procesos de formación de manera eficiente y efectiva, mediante excelentes competencias tecnológicas. Lo que buscamos es disminuir las insatisfacciones en los estudiantes, por ejemplo en tramitología, respecto al proceso de matricularse, de registrarse, así como lograr que las listas de clases sean publicadas a tiempo, que los software de todas las aulas estén al día. También, contar con una red inalámbrica de cali-


dad, que constituye una obligación por la gran demanda de dispositivos móviles y portátiles que se usan. Así, queremos ofrecer una oferta tecnológica única e interesante, además de apoyar proyectos nuevos. L.B.: ¿Cómo funciona la relación entre su área y la Institución? A.D.: Es un proceso transversal, que apoya a toda la comunidad universitaria, para que aplique las mejores prácticas nacionales e internacionales en la implementación de tecnologías. Queremos tener un excelente proceso de calidad, con definición de etapas, para que se cumplan todas las normas de seguridad, con claridad en las políticas y para que se responda de la mejor manera con elementos esenciales. Por ejemplo, tener mínimos inconvenientes con asuntos como la privacidad del correo y ampliar la cobertura de la red inalámbrica. Así como apoyamos al estudiante, también otorgamos un soporte idóneo para el área administrativa de la Tadeo, porque el objetivo es que toda la Institución, toda la organización, funcione de manera ideal en el campo tecnológico. L.B.: ¿Cómo se lleva a cabo la tarea de evaluación tecnológica en la Tadeo? A.D.: Inicialmente, es una labor de reconocimiento sobre lo que ya existe y, con posterioridad, de valorar esas herramientas y analizar qué innovaciones se requieren, con base en lo que existe en otras instituciones de educación superior, en aquello que se mueve de acuerdo con las tendencias del mercado y, claro está, dentro de la práctica educativa. Nuestro análisis no se basa en decidir el hecho de comprar tecnología por comprarla, sino que debe ser pertinente y propio de la cultura que, a escala tecnológica, ya tiene la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Entonces sí, aquello que sea necesario para el cumplimiento de nuestros objetivos, se adquiere. Lógicamente, contamos con el recurso humano que ya se encuentra en la Universidad como apoyo en la tarea. Así, resulta más fácil establecer cómo se desarrollan los procesos internos. Por supuesto, existen áreas que todavía muestran ciertas

debilidades y es allí, precisamente, donde entramos a reforzar la parte tecnológica. L.B.: ¿Cuáles son los objetivos que tiene la dirección de TIC´s durante ? A.D.: Sin duda, un elemento esencial es la red inalámbrica. En este momento, existe un déficit importante en el cubrimiento global que tiene la red en la Tadeo. Entonces, dentro de nuestro plan de acción, el objetivo es lograr que, durante , la cobertura de la red pueda situarse en torno al % del total de la Institución. Por supuesto, el objetivo claro es lograr que, para el año , la cobertura esté funcionando a tope, ofreciendo a toda la comunidad estudiantil un % de acceso a la red, desde cualquier punto de la Universidad. Tal avance, como ustedes entenderán, implica una importante inversión en cuanto a procesos y asignación de recursos, que incluye un fuerte estudio de ingeniería, así como la optimización de equipos. Tampoco se puede olvidar la necesidad de implementar opciones de seguridad de primera calidad, que garantice no sólo el acceso de los tadeístas, sino la prevención en cuanto a que no pueden conectarse a nuestra red personas ajenas a la Institución o que quieran violentar y afectar los servicios tecnológicos. A partir de la implementación de estos cambios en nuestra sede de Bogotá, los próximos pasos serán dirigidos a las Sedes de Cartagena y Chía. En el caso de la Sede de Santa Marta, a partir de este año ya cuenta con una cobertura inalámbrica del %, puesto que antes sólo se tenía el servicio en las zonas abiertas.

La Brújula [ 11 ]


L.B.: ¿Resulta prioritario el tema de las TIC´s para la Tadeo? A.D.: Por supuesto, para la Universidad es un elemento fundamental en su política académica, institucional y de proyección internacional. Una muestra clara de ello es crear un área específica que antes no existía como tal, directamente vinculada al Plan de Desarrollo de la Tadeo, con una proyección real de cinco años. De hecho, la importancia del tema de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones se ha convertido en una prioridad a escala mundial, dentro de toda clase de organizaciones, y por eso ejecutarlo en la parte educativa resulta un verdadero privilegio, porque se puede generar una serie de complementariedades desde el campo del conocimiento. Nosotros, por ejemplo, ya trabajamos con un grupo de estudiantes del Programa de Ingeniería de Sistemas que nos están colaborando en la evaluación técnica del sistema tecnológico de la Universidad. L.B.: ¿Desde su área, se mantendrá una comunicación fluida con los estudiantes, para conocer las necesidades e inquietudes tecnológicas?

[ 12 ] La Brújula

A.D.: Sin duda alguna es una de nuestras prioridades. Y no sólo es con los estudiantes, sino con los docentes y miembros del cuerpo administrativo de la Institución, porque el tema tecnológico afecta directamente todos los procesos de la Tadeo. Estamos trabajando con dedicación, para que nuestras metas se cumplan y en temas como la actualización de software, en el que la Institución invierte cada año una suma considerable. También manejamos alianzas con nuestros proveedores. De hecho, este año tenemos la intención de lograr que ciertos programas, cuyas licencias son bastante costosas, puedan darle acceso a los alumnos desde sus casas, sin que deban verse limitados por el tema de usar un computador de la Institución, sino que lo puedan hacer desde sus equipos portátiles. Nos interesa conocer sus expectativas y sugerencias. Siempre pueden encontrarnos, en el módulo , oficina  o en el correo electrónico alfredoa.diaz.c@utadeo.edu.co.


-PHSBSUVTNFUBTZMBTEFUÞ FRVJQPFTQPTJCMF QPSRVF MPTEFQPSUJTUBTTPNPT

1&34&7&3"/5&4 } La Brújula [ 13 ]


Feria del Libro 

Por Johann Buitrago - johannjbc@hotmail.com Fotografía: Elsma Ramírez - lesketchbog@gmail.com

Bogotá es una ciudad que, todos los años, recibe eventos de primer nivel en el ámbito de la cultura. Durante , no será la excepción, pues se engalana por vigésima cuarta vez para la realización de la Feria Internacional del Libro, que se lleva a cabo del  al  de mayo, organizada por Corferias y la Cámara Colombiana del Libro, con Ecuador como país invitado de honor. La Feria, que se llevó a cabo el año anterior durante el mes de agosto, retoma para  su tradicional época de realización, durante mayo. Además del acercamiento a las tradiciones literarias, gastronómicas, históricas y sociológicas de Ecuador, los asistentes al evento podrán acceder a las mejores novedades de la industria editorial colombiana y mundial, así como a la presencia de escritores e intelectuales tan importantes como los nacionales Alberto Salcedo, Juanita León, Alfredo Molano y Antonio García; los ecuatorianos Juan Cueva, Peky Andino, François Coco y Gabriela Alemán; el noruego Jostein Gaarder, autor de El Mundo de Sofía; y el argentino Alberto Manguel, reconocido por su libro Una historia de lectura. La Cámara Colombiana del Libro también llevará a cabo el Encuentro Internacional de Marketing Editorial “Cada libro a su lector: marketing como estrategia de innovación y crecimiento", que contará con la presencia de expertos tan destacados como Susan Donnelly, directora de ventas y marketing de Harvard University Press; Julius Wiedemann, director de publicaciones digitales y editor de diseño de la editorial alemana TASCHEN; y Nubia Macías, directora de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, por mencionar a los más importantes. Otros actos destacados que tendrán lugar durante la realización de la Feria serán el Foro Internacional de Revistas Científicas: La labor del editor y las estrategias de indexación, organizado por la Asociación de Editoriales Universitarias de Colombia (ASEUC); y la exposición Mario Vargas Llosa, la libertad y la vida, en honor al escritor peruano, Premio Nobel de Literatura .

[ 14 ] La Brújula

Presencia de la UJTL La Tadeo estará presente, como ya es tradición, en el segundo nivel del pabellón tres, en el área destinada a las instituciones de educación superior y editoriales universitarias, con un stand caracterizado por la excelente ubicación estratégica y la calidad para exponer todo aquello que compone el desarrollo de publicaciones de la Institución, atendido por un personal dinámico y atento, presto a resolver todas las inquietudes planteadas por los visitantes a la Feria. El Departamento de Publicaciones de la Universidad se hará presente con más de  publicaciones propias, incluyendo  novedades que se han dado a conocer durante , provenientes de todas las facultades y centros de investigación tadeísta. Títulos como Ilustraciones de la naturaleza, del docente del Programa de Diseño Gráfico, Benjamín Cárdenas Valderrama; Un lugar en el mundo, del decano de la Facultad de Ciencias Humanas, Artes y Diseño, Alberto Saldarriaga Roa; y la segunda edición de la R A I, publicada por la Facultad de Relaciones Internacionales y Ciencias Jurídicas y Políticas, serán algunas de las obras disponibles. Según Sandra Guzmán, coordinadora del área logística del Departamento, “las novedades editoriales son el producto de una evolución que ha encabezado el Rector de la Universidad, José Fernando Isaza, porque todas las publicaciones se generan luego de un proceso exhaustivo de investigación y análisis que permite que el nivel académico mejore".


En dicho espacio también estará funcionando la emisora virtual Ó UJTL, que transmitirá todos los pormenores del evento; así como la tienda tadeísta, que pondrá al alcance de los visitantes artículos como camisetas, llaveros, lapiceros y cuadernos alusivos a la Tadeo. En el aspecto reflexivo y crítico que plantea la Feria Internacional del Libro de Bogotá, la Universidad también aporta de manera directa: el Rector de la Institución, José Fernando Isaza; así como el Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, Salomón Kalmanovitz, participan como invitados y conferencistas, hablando sobre temas de fuerte trascendencia y actualidad nacional, en los ámbitos científico y económico, respectivamente. Durante , la Feria Internacional del Libro de Bogotá convocó a más de  mil personas. Asimismo, manejó un flujo de negocios que rondó los  millones de dólares, con una oferta editorial de más de  expositores colombianos y extranjeros, de países como México, Argentina, Venezuela, Chile, Irán, Estados Unidos, Cuba y República Dominicana. De esta forma, se reafirmó el lugar de Colombia como uno de los mercados editoriales más importantes de América Latina. De cara a , la invitación está abierta para todos los miembros de nuestra comunidad, para que no se pierdan una cita inolvidable con la lectura, la literatura y la cultura.

La Brújula [ 15 ]


Pensar la imag Por Equipo de redacción de La Brújula – labrujula@utadeo.edu.co Fotografías: Nicolás Hernández

Visiones amplias, coloridas, llenas de imaginación y sentimiento, en las que priman las “técnicas” de la ternura y la fuerza de la niñez. En esta ocasión, las páginas de L B ofrecen su espacio para conocer los dibujos, las creaciones en plastilina y los títeres realizados por nuestros “pequeños vecinos” del barrio La Paz. Esta presencia resulta posible gracias al trabajo académico y social desarrollado por el estudiante del Programa de Diseño Industrial, Nicolás Hernández, quien desde comienzos de , como parte de su trabajo de grado, ha desarrollado una interesante serie de talleres, en el marco del proyecto Caminando ando con comunidades actuando. Así, durante cada sábado de los meses de febrero, marzo, abril y mayo ha establecido una verdadera conexión artística y creativa con nuestros autores invitados, con un resultado que supera lo académico, para establecerse en el campo de la responsabilidad social.

[ 16 ] La Brújula


en

La BrĂşjula [ 17 ]


Por Equipo de redacción de L B – labrujula@utadeo.edu.co Maverick nació en octubre de , de la mano de Silvia Barragán, estudiante del Programa de Diseño Gráfico; y Édgar Polo, diseñador industrial de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Este interesante proyecto empresarial plantea la creación de productos variados, como el medio de expresión que le da personalidad al estilo de vida de las personas. Sobre todo, de aquellas que se consideran descomplicadas y que aman las creaciones de diseño que les ofrecen posibilidades novedosas y personalizadas. Por esta razón, en Maverick siempre se está planteando y replanteando cada idea, desde una perspectiva gráfica e industrial distinta, que le permite a quienes tiene acceso a sus creaciones, obtener productos que ofrecen un toque de particularidad llamativa. Las propuestas de Maverick, que en esta ocasión pueden apreciarse en las páginas de L B, cuentan con un creciente número de seguidores, cuyas opciones de diseño y estilo están disponibles en www.mavericklab.tk.

[ 18 ] La Brújula


La BrĂşjula [ 19 ]


 

Nuestros elegidos

Estudiantes seleccionados como Representantes a los Comités Curriculares - Fotografía: Carolina Lugo - acaro16@gmail.com

[ 20 ] La Brújula


  





 





1. Andrés Felipe Álvarez (Mercadeo) 2. Estefani Carmenza Rivera (Comunicación Social) 3. María Clara Figueroa (Bellas Artes) 4. Gonzalo Camacho Murcia (Tecnología en Producción Radial) 5. Yaidny Junixza Briceño (Ingeniería de Alimentos) 6. Jorge Armando Cuartas (Economía) 7. Fanyer Fernando Quitián (Especialización en Logística Comercial e Internacional) 8. Lina María Freire (Ingeniería de Alimentos) 9. Paola Alexandra Camargo (Maestría en Estética e Historia del Arte) 10. Miguel Ángel Díaz (Tecnología en Robótica y Automatización Industrial) 11. Amanda Lucía Casanova (Especialización en Gerencia de Recursos Humanos) 12. Sara Emilia Rengifo (Diseño Industrial) 13. Ángela Arias Moreno (Arquitectura) 14. Laura Catalina Niño (Comercio Internacional) 15. Anderson Andrés Bojacá (Administración de Empresas Agropecuarias) 16. Gonzalo Camacho Murcia (Tecnología en Producción Radial) 17. Jenny Patricia Guevara (Tecnología en Realización de Audiovisuales y Multimedia) 18. Jonathan Karlo Martínez (Derecho)*

También ejercerán como Representantes los estudiantes Randy Barrios (Administración de Empresas) Julio Ardila (Administración de Sistemas de Información) Jessica Moreno (Biología Marina Laura Niño (Comercio Internacional) Sergio Aristizábal (Diseño Gráfico) Jennifer Macana (Ingeniería Industrial) Nataly Niño (Ingeniería Química) José Baquero (Maestría en Semiótica) Ana Gómez (Publicidad) Andrés Badillo(Tecnología en Cine y Televisión) Jaime Olivarez (Tecnología en Gestión del Transporte).

* El estudiante Jonathan Karlo Martínez, del Programa de Derecho, fue seleccionado como Representante al Consejo Académico. La Brújula [ 21 ]


Por Nicolás Hernández - irie@hotmail.com Fotografía: Diana Sáchica y Nicolás Hernández

[ 22 ] La Brújula


Como parte de mi trabajo de grado Caminando ando con comunidades actuando, del Programa de Diseño Industrial de la Tadeo, desde febrero de  me acerqué a los habitantes de La Paz, con el objetivo de desarrollar, con los niños que habitan allí, talleres de títeres, plastilina y pintura, así como otras actividades lúdicas y de integración social. Decidí acudir a la Alcaldía Local de Santafé, para buscar al representante de la Junta de Acción Comunal, con la intención de que pudiera presentarme a la comunidad, pero no fue posible.

En la búsqueda El  de febrero, salí de la Universidad para preguntarle a los vendedores de la zona si alguno de ellos vivía en La Paz. Hablé con Jazmín Lesmes, sobre la calle . Mientras lo hacía, Diego Lombana, distribuidor de comestibles, me escuchó y me dijo que él subía a entregar papás fritas en las tiendas del sector. Le dije que si podía ayudarlo y subir con él a La Paz. Dijo que sí, pero aclaró que él lo hacía solo y que, a diferencia de otras empresas, no tenía vigilantes. Pusimos una cita para el viernes  de febrero. A las  a.m., ese día, lo llamé para saber dónde encontrarnos y me dijo que tenía una mala noticia: una de las llantas del triciclo había “sacado la mano”. Cancelamos entonces el encuentro. Mientras pensaba qué hacer, vi el comedor comunitario al lado de la Universidad. Como asisten tantos niños, pensé que allí podrían ayudarme. Hablé con la señora Claudia, una de las responsables del comedor, quien me puso en contacto con la familia Valencia, que vive en La Paz y cuyos hijos comen en el lugar cuando salen del colegio. Nos pusimos de acuerdo y concretamos un encuentro para el  de febrero, a las  a.m., en el comedor. Llegué puntual a la cita, pero el tiempo pasó y me dio cierto desespero, intuyendo que de nuevo algo saldría mal. Cuando ya estaba por marcharme, a las : a.m., llegaron al sitio la señora Clara y su esposo, Jorge Valencia. Como si fueran el jurado que analizaría mi proyecto de grado, les expliqué con nerviosismo qué era lo que deseaba hacer en La Paz. A ellos les gustó la idea y dijeron que podíamos subir de inmediato. Me podrían en contacto con los habitantes de La Paz en el comedor comunitario del barrio.

Rompiendo el hielo Mientras ascendíamos por el costado de la maltrecha calle  hacia la carrera Primera, acordé con la señora Clara que, para subir, la llamaría al celular y ella bajaría a recogerme. “No es porque todos en el barrio sean malos, pero usted sabe, existen riesgos”, expresó. Minutos después, estábamos junto al puente peatonal que construyen a las puertas de La Paz. La calle principal, la b, se extendía empinada ante nosotros. Sentí algo de miedo y recordé las cosas que llevaba conmigo: el celular, la billetera y algunos libros. Pero, mientras lo pensaba, alguien de la zona se asomó y me saludó con amabilidad, mientras la señora Clara le explicaba que era un estudiante de la Tadeo, interesado en conocer el barrio. Ascendimos, mientras las personas me observaban con curiosidad. Tras una caminata “eterna”, llegamos al comedor comunitario, donde conocí a la coordinadora, Nora Lozano, y a la psicóloga Carolina Ramos. Hablé con Carolina largo rato, expresándole mi intención de dictar algunos talleres, con el objetivo de desarrollar una herramienta de caracterización de la población. La propuesta encontró aceptación inmediata por parte de ella y, cuando me di cuenta, ya eran las : p.m. Ese tiempo me permitió conocer más a los habitantes del sector, quienes me saludaban con un “buenas tardes mi don”. Comenzaron a decirme “profesor” y, a partir de aquel momento, en el barrio me conocen como “El profe”. Hablamos un rato con los padres de familia y decidimos que los talleres empezarían el sábado siguiente, cuando les contaríamos a los niños

La Brújula [ 23 ]


qué íbamos a hacer, llevando algunos afiches y el nombre de cada taller. Carolina, Nora y las ayudantes de cocina terminaron su labor en el comedor y bajamos a la carrera Tercera. Me despedí de ellas y salí de una hacia la Tadeo, para contarle a mi novia, Diana Sáchica, sobre los avances logrados. Como ella me iba a ayudar con los talleres, empezamos a trabajar en los nombres de cada uno y en el nombre del proyecto; creamos los afiches y abrimos un grupo en Facebook, para visibilizar la idea y recoger materiales para las actividades, que nuestros amigos y compañeros quisieran donar.

Dentro de un sueño El sábado  de febrero, a las : a.m., nos recogió junto a la Tadeo la señora Clara. Subimos hasta el barrio La Paz, con algunos dulces para los niños. Llegamos al comedor. Allí esperaban ocho niños, acompañados por tres padres de familia. Empezamos a hablar sobre los talleres, cuando llegó el líder de la Junta de Acción Comunal, quien se mostró en desacuerdo, pues nadie le había hablado del tema. Dijo que otras personas habían acudido allí para proponer actividades y que luego no cumplían. Sin embargo, los tres padres de familia y los niños presentes, así como las personas del comedor, le dijeron que les gustaba nuestra propuesta, así que no le quedó otro remedio que aceptar. Quedó de llamarnos para poner una cita pero, hasta el día de hoy, no hemos vuelto a hablar con él. Tras terminar con la explicación de los talleres, salimos con los papás y los niños a jugar futbol. “Vamos a jugar metegol tapa, el que no mete gol, no come papas”, dijeron entre risas, en la cancha múltiple que está ubicada frente al Edificio de Posgrados de la Tadeo. Fue un día de buenos sucesos. Llegamos con Diana a la casa y subimos a Facebook las fotografías de la jornada. La gente se mostró entusiasmada, escribiendo en nuestro muro, decidida a apoyar con materiales y lo que hiciera falta la propuesta. Pintando ando fue el primer taller que desarrollamos y tuvo lugar el  de marzo. No fue fácil, puesto que la combinación niños y pintura resulta explosiva. Nuestra idea era que ellos pintaran el barrio, pero, antes de explicarles ¡estaban pintando las instalaciones del comedor! Todo se torno increíble y gracioso, pues eran  niños, entre los  y los  años de edad, con las manos llenas de pintura “decorando” las paredes del lugar. Por suerte, pudimos quitar las manchas y, al final del día, el objetivo real se cumplió a cabalidad, con cada niño feliz del trabajo realizado, mientras Diana y yo no cabíamos en la ropa por el orgullo de haber llevado a cabo el primer taller. Los chicos nos acompañaron en grupo hasta la carrera Primera. Felices,

[ 24 ] La Brújula

nos despedimos de ellos y partimos. Luego, colgamos las fotografías del taller en Facebook. El apoyo de los tadeístas y de otras personas, con materiales para continuar los talleres, aumentó, mientras que mi percepción acerca del barrio La Paz se iba transformando. Eso pude comprobarlo en los siguientes días, cuando subí para entrevistar a un pintor proveniente del departamento de Cesar. Por el trato de los habitantes y por los talleres que estábamos haciendo con los niños, se iba construyendo una relación que mezclaba cariño y respeto por partes iguales. El sábado  tuvo lugar Títeres de reciclaje. Antes de empezar a construirlos, les explicamos a los niños la importancia de reutilizar y reciclar los materiales, para contribuir a la protección del medio ambiente. Trabajamos con botellas de gaseosa, tapas de cerveza y retazos de tela, a partir de los cuales hicimos los títeres. Aquel día vimos, con exactitud, el impacto que nuestra propuesta


estaba teniendo en La Paz: acudieron al comedor  niños, junto a familiares y otros conocidos. Al final del día, jugamos un rato con ellos, escuchando historias acerca de cómo había llegado cada familia a vivir en La Paz. Diana y yo salimos exhaustos, pues el trabajo fue arduo, pero la labor resultó satisfactoria.

Conociendo el mar Para el siguiente encuentro con nuestros “pequeños amigos”, consideré valioso organizar una visita al Museo del Mar de la Universidad. Me puse en contacto con Alexa Torres, estudiante y delegada del Museo, quien nos prestó colaboración para coordinar la visita, el  de marzo. El miércoles  subí al barrio, le comenté la idea a Carolina Ramos y, en el comedor, hicimos una lista de inscripciones. El resultado:  niños de La Paz listos para acudir a la cita con el oso polar que habita en la Tadeo. El sábado , Diana y yo nos encontramos con los niños y las líderes del comedor comunitario en la entrada principal tadeísta. El

entusiasmo era total, pues aparte del ingreso al Museo, querían conocer toda la Universidad ya que desde sus casas, en lo alto de la montaña, les parecía imponente. Dentro del Museo, las caras de todos los niños eran de asombro. El oso, así como cada una de las especies marinas, les tenían impresionados. Se turnaban para preguntarle al guía si los animales eran o no reales. Fue más de una hora en la que estuvieron apreciando los secretos marinos. Al final del recorrido, les obsequiaron una hermosa cartilla para colorear que, hasta ahora, llevan al comedor comunitario, recordando que visitaron el Museo del Mar de la Tadeo. Como nuestra labor didáctica no debía suspenderse, el sábado  de marzo dictamos Plastilina animal, en donde cada niño creó un paisaje campestre, con pollitos, finca y hasta serpiente de colores. Aquel día no tuve la opción de llevar dulces, pero sí una bolsa de maíz pira y algunos plátanos que permitieron crear una picada gigante para compartir en grupo. Las creaciones de los niños quedaron impactantes y las ubicamos sobre una gran cartulina, para observarlas sin afán. En el siguiente encuentro, el sábado  de abril, apreciamos lo orgullosos que se sienten los niños de La Paz con Bogotá. Ese día, en Coloreando con imaginación, utilizamos una buena cantidad de colores donados por conocidos, para que los niños dibujaran a sus familias y a los lugares que más les gustan: la Torre Colpatria, el cerro de Guadalupe, el Planetario Distrital, etc. En definitiva, entendimos cómo, para cada pequeño, su barrio resulta una puerta de entrada a un universo de alegría y sueños. Durante los siguientes fines de semana de abril (tras el cierre de edición de L B) se desarrollará el taller Mi libro a mano, en el que los niños realizarán un mini-libro individual, para escribir y dibujar sobre aquello que llamó su atención de los talleres y establecer una retroalimentación entre la comunidad de La Paz y nuestra labor. Finalmente, realizaremos dos murales en el barrio, así como una jornada de integración familiar, con “pola” y morcilla para los padres de familia, para impulsar el apoyo comunitario y gestionar la mejora de la fachada de varias casas. Así, el ciclo de talleres en La Paz convierte nuestra iniciativa en una “puerta abierta” hacia nuevas oportunidades de integración social, puesto que las Juntas de Acción Comunal de los barrios Belén y Egipto nos han invitado para desarrollar ciclos de talleres en sus sectores. Queremos, junto a Diana, continuar sembrando semillas a favor de las comunidades del Centro de Bogotá, dejando claro lo fácil que es ayudar a los demás.

La Brújula [ 25 ]


Talento artístico de que era lo suyo. Al llegar a la Tadeo, le propuso al Centro de Arte y Cultura crear el espacio Una brújula hecha cuento. Ahora, todos los viernes, invita a los estudiantes para que escuchen sus historias, mientras se “cranea” cómo organizar un festival universitario de cuento. Admira expresiones orales artísticas como la comedia, la narración oral y el cuento-comedia, y se emociona cuando nota que a la gente le cambia la expresión del rostro mientras lo escucha. “Sientes que se están metiendo en tu historia”, cuenta Juan, mientras les enseña a otros jóvenes de su edad que hacer los sueños realidad no es imposible. Por Equipo de redacción de L B – labrujula@utadeo.edu.co Fotografía: Centro de arte y cultura “Hasta que no se es el número uno, hay que innovar y ser creativo” Lee Iacocca, creador del automóvil Ford Mustang Contribuir a la promoción, el fomento y la visibilidad del talento artístico de los jóvenes universitarios es uno de los propósitos fundamentales del Centro de Arte y Cultura de la Tadeo. Estimular el espíritu crítico, competitivo y creador funciona acorde con la orientación de la Universidad, que es de carácter formativo, cuyo principal objetivo se encuentra focalizado en el estudiante. Cuatro alumnos tadeístas, que han logrado desarrollar su vocación artística desde la Institución, dan testimonio de ello.

Julián Santamaría Botero (Diseño Gráfico) Un buen día llegó al Taller de bajo, encontrando allí un espacio y un instrumento que colmó sus expectativas, frente a la afición desprevenida que, desde pequeño, había tenido por la música. El Taller le permitió acercarse a la magia de un escenario, lo llevó a confrontar con otros músicos, a participar en encuentros y a ganar concursos de bandas, ocupando el primer lugar en Tadeístas con buena nota por dos años consecutivos. Su proyecto de vida, en la actualidad, gira en torno al diseño gráfico y la música. Ahora, está pensando en abrir su propia empresa, cuyo propósito será prestar asesoría y fortalecer la imagen corporativa de las bandas musicales. Como dicen en la Universidad, “nunca estudió música, pero toca el bajo como los dioses”.

Juan Gabriel Melo (Tecnología en Realización de Audiovisuales y Multimedia) Cuando estaba en el colegio, Juan Gabriel se detuvo alguna vez ante una multitud de gente que se reía, mientras escuchaba a alguien que contaba historias en una alguna calle de Usaquén. Después de oír, observar y aprender “como era el cuento”, un buen día se atrevió a hacer lo mismo en un bus, luego en algunos colegios y ahora en la Tadeo. Estas experiencias le sirvieron para convencerse

[ 26 ] La Brújula

Xu Jiawei “Lilchink” (Comercio Internacional) Se inició en el hip-hop en Australia, con un grupo de amigos afroamericanos. Allí, Xu aprendió a conocer este género y a practicarlo, desde la danza. Cuando regresó a Colombia, fue uno de los estudiantes que se vinculó al grupo que existía en la Tadeo y, a partir de ese momento, impulsa la cultura del baile. “Cuando me interno en el baile, olvido todos los problemas” dice Xu, rescatando que esta práctica es un medio para hablar de problemáticas sociales, a través de una expresión artística. “Lilchink” se ha presentado con el Grupo de hip hop de la Universidad en los festivales organizados por la Secretaría de Cultura de Bogotá, ocupando el primer lugar. Su objetivo, a corto plazo, es utilizar esta cultura para promocionar una empresa de publicidad con varios amigos. Le interesa mucho el campo estético del hip-hop y cree de manera firme que él, el cuerpo hecho movimiento y el talento pueden difundir el hip-hop como una cultura enriquecedora y gratificante.

José Cuesta Ramírez (Diseño Gráfico) “No quiero ser del montón, mi pasión es asesorar a las personas que me buscan, que aman la cultura del hip-hop”, dice José Cuesta, quien primero como investigador, después como bailarín y luego como profesor se ha destacado en los talleres del Centro de Arte y Cultura. “Ha sido la experiencia más espectacular de mi vida” expresa él, ya que en la Tadeo ha encontrado el “parche” que le ha posibilitado explorar, perfeccionar y enseñar mucho acerca del baile que le apasiona. Uno de los objetivos que tiene para este año es organizar un encuentro de danza urbana. Además, trabaja en la constitución de una empresa que, a través de los videoclips, le dé la oportunidad a quienes practican en serio el hip-hop, presentar algo de su “swing” dentro de una propuesta de imagen urbana.


José Cuesta

Xu Jiawei

Julián Santamaría

Juan Gabriel Melo

La Brújula [ 27 ]


Noche loca en medio del frío

Radiografía del Por Miguel González – miguel.gonzaleza@utadeo.edu.co Ilustración: Nicolás Buenaventura - mucharata@gmail.com

Rumba, pasión, desenfreno. Elementos comunes, en medio de una noche larga que parece infinita. Elementos que caracterizan la zona de tolerancia del Centro de Bogotá, donde mujeres con vestidos cortos, carros de alta gama y personas que le “dan la vuelta a la manzana”, en busca de alguna compañía, marcan el ambiente a la altura de la calle , entre carreras  y . La posibilidad de pasar “un rato”, una noche o un día con alguna de las trabajadoras de la zona, ubicada en el sector conocido como La Alameda, en los límites de las localidades de Santa Fe y Los Mártires, varía de acuerdo al cuerpo, la edad y el prototipo de la prostituta escogida. Durante el recorrido por este sector urbano, se le plantea al transeúnte, con grandes letreros, la posibilidad de conocer “modelos de talla internacional” y se les recuerda que “le tenemos chicas, buena música, shows y amanecidas, garantizado”. Así, se busca convencer a las personas que recorren el lugar para que le den rienda suelta a sus instintos.

Huellas particulares Otro elemento característico del lugar es la presencia de “limpiavidrios”, personas que se ganan la vida, mientras que el semáforo está en rojo, limpiando los vidrios panorámicos de los carros y recibiendo alguna colaboración voluntaria por parte de los conductores. A la izquierda, se aprecia una tienda en la que varios hombres consumen cerveza y aguardiente, acompañados por dos mujeres jóvenes, con rancheras como fondo musical.

[ 28 ] La Brújula


Resulta inevitable, a media cuadra de allí, no observar el neón de los colores que caracteriza la puerta de ingreso al famoso “Piscina Club”, uno de los centros de ocio más reconocidos del país, famoso por haber sido utilizado en diferentes producciones cinematográficas y telenovelas, así como por las despedidas de soltero y números de striptease que allí se realizan. En el costado occidental de la carrera  abundan los lugares dedicados a la promoción de favores sexuales. Me encuentro con los primeros establecimientos, donde mujeres con largas cabelleras, vestidos sugerentes y sandalias de colores aguardan en las puertas. Son las trabajadoras sexuales, cuyas condiciones sociales, económicas y personales varían de manera impresionante. Los rangos de edad allí, pueden variar entre los  y los  años sin inconveniente. Dentro de uno de los lugares de la zona me espera un hombre bajito, vestido con chaqueta de cuero, que tiene barba y es de tez morena. Me saluda mientras sostiene un tinto en la mano izquierda. Se trata de Gilberto, quien tiene un negocio en el lugar desde hace  años y, adicionalmente, maneja un taxi. “Hasta las cuatro de la tarde manejo el carro y durante la noche administro la residencia. Acá trabajan unas diez chicas y todas proceden de fuera de Bogotá, de regiones como el Eje Cafetero y de ciudades como Cali y Manizales”, comenta Gilberto. Durante la charla con él, que abarca una media hora, observo que por lo menos siete hombres, de diferentes edades y estilos, acceden al lugar y, luego de conversar o tomarse un trago con las trabajadoras, se marchan con ellas. “Acá vienen desde universitarios hasta altos ejecutivos, pasando por policías y pensionados. Se ve de todo”, me dice Gilberto. En promedio, un servicio sexual cuesta entre . y . pesos. “Cuando la trabajadora ‘arregla’ con el cliente, de ese precio le deducimos . pesos, que es lo que cuesta la habitación y los preservativos”, concluye el administrador del lugar.

Buscándose la vida Un par de zapatos altos, una minifalda y una blusa ceñida al cuerpo, acompañada por un bolso de cuero y una Blackberry en la mano derecha. Tengo ante mí a una mujer alta, acuerpada y con el cabello pintado de rubio. Se trata de “Dayana”, una joven de  años que trabaja en el sector, al que llega todos los días muy temprano, quedándose hasta las  o  de la noche. Según ella, “eso depende de la cantidad de trabajo que aparezca. Los fines de semana, por ejemplo, la cantidad de clientes aumenta”, comenta “Dayana” con tranquilidad, antes de aclarar que, “si bien la situación está difícil, siempre vienen hombres a visitarnos”. Cuando le pregunto qué planes tiene para el futuro, afirma que “como todas las trabajadoras de la zona, yo quiero salir de esto. Sin embargo, por la posibilidad económica, a muchas mujeres les resulta rentable el trabajo, ya sea para sostenerse o para pagar los estudios”, me dice pausadamente, antes de abrirse paso por el andén y, mientras pica el ojo y se recoge el cabello, abre la puerta derecha de un campero Toyota Fortuner y, una vez dentro, desaparece entre las calles alternas. “A algunas mujeres les va muy bien. Eso depende de la estrategia que maneje cada una. Además, el tema de la calle  y del Transmilenio afecta el negocio, pues todo el tráfico y la gente pasa por la calle ”, explica Gilberto con resignación. Según él, esto es problemático porque buena parte de los hombres que pasan por allí quieren privacidad, que no los vean ingresar ni conversar con las prostitutas. “Muchos tiene vergüenza y prefieren irse a sectores de la ciudad con menos afluencia de gente”, enfatiza.

La Brújula [ 29 ]


Alrededor del negocio de la prostitución, temas como la venta de drogas y el consumo de alcohol adulterado, así como la presencia de atracos y casos de paseos millonarios, entre otros, parecen a la orden del día. Al preguntarle a varias trabajadoras de la zona, todas coinciden en que la obtención de sustancias psicoactivas es prácticamente libre. Si bien, en horas de la noche, la presencia de patrullas policiales por las calles del sector se hace constante, el paso de peatones en otros momentos del día les expone a agresiones y a momentos de tensión, pues se observan personas en alto estado de alicoramiento y, muchas veces, bajo fuertes efectos de marihuana, perico y bazuco.

Una situación que no desaparecerá La administración distrital estudia, en este momento, un proyecto que busca reducir a nueve manzanas el límite de la extensión de la zona de tolerancia del Centro, para ajustarla al plan de renovación urbana. Como parte de esta iniciativa, dentro de un par de años no se permitirá la presencia en el sector de establecimientos de menos de mil metros cuadrados. Así, la apertura de locales pequeños, donde se registran más riñas y escándalos, resultará imposible. Asimismo, la intención es rodear la zona de un “cinturón” de locales dedicados a negocios de otra índole, que no tengan nada que ver con servicios sexuales. Por ahora, como puedo observar mientras abandono el negocio de Gilberto, es que la congestión en la zona parece un asunto de no acabar. Parece que no existen horarios ni fechas que hagan variar la afluencia de personas por la zona. La problemática, que no sólo se reduce al tema sexual, sino que abarca diferentes aspectos de carácter social, económico, cultural y urbano, merece contar con una adecuada atención por parte de los diferentes estamentos de la sociedad civil. Si bien, en todo el mundo, el tema de la prostitución y de las zonas de tolerancia constituye un fenómeno que va de la mano con la realidad de las grandes ciudades, es fundamental que se generen alternativas de vida y de trabajo para quienes se desempeñan en ellas. La capital de Colombia no puede ser la excepción.

[ 30 ] La Brújula


La BrĂşjula [ 31 ]


Ganador Nicolás Buenaventura

en el Festival de Cine de Cartagena Por Natalia Rodríguez – nataliarodriguez_29@hotmail.com Fotografía: Nicolás Buenaventura - mucharata@gmail.com

En el año  el Programa de Bellas Artes de La Tadeo, Seccional Caribe, a través de la docente Isabel Cristina Ramírez, logró incorporar dentro del marco del Festival Internacional de Cine de Cartagena una nueva categoría, en la que los estudiantes y artistas de todo el país pudieran participar, desarrollando su creatividad, por medio del videoarte. En principio se realizaron seminarios y conferencias en torno a la temática del videoarte, concebido como un soporte audiovisual importante para las nuevas generaciones, que brinda la posibilidad de crear y aplicar conceptos de las artes plásticas en el plano audiovisual. Así que para desarrollar lo que se convirtió en un proyecto en la primera versión, hace tres años se invitó al video-artista Gilles Charalamos, quien ofreció un seminario sobre historia del videoarte en Colombia, dando el punto de partida para que la Universidad generara una convocatoria nacional de muestras de trabajos, que tuvo bastante éxito. A partir de la cantidad de personas que se interesaron por la convocatoria, entonces se le propuso al Festival Internacional de Cine incluir al videoarte dentro de las categorías en competencia. La solicitud fue aprobada y desde entonces la Tadeo Seccional del Caribe se ha encargado de coordinar y gestionar la categoría, contribuyendo a formar un espacio donde se intercam-

[ 32 ] La Brújula

bian puntos de vistas entre artistas, realizadores y cineastas, respecto a la creación con videos. De esta manera, en el segundo año Isabel Cristina Ramírez, junto a Manuel Zúñiga, docente de la Seccional del Caribe, programó tres sesiones de un seminario a cargo del artista José Alejandro Restrepo, quien vive y trabaja en Colombia. En este seminario, el artista abordó el tema del videoarte en Latinoamérica. De igual forma, en  fue invitado el video artista cubano José Ángel Toirac. Así, la presencia de la categoría de videoarte ha adquirido cada vez mayor relevancia dentro del Festival, impulsada por la Tadeo.

¡India Catalina para un tadeísta! En la categoría de videoarte, el Festival recibió en el presente año más de  propuestas de origen nacional e internacional, con orígenes tan variados como Francia, Estados Unidos, Argentina, Venezuela, Perú y Ecuador. Además, se incorporó el Taller de Creación, que permitió convocar artistas y estu-


Para Nicolás, resultó increíble no sólo tener la oportunidad de participar en el Taller de Creación, sino ganar el destacado galardón. “Mi proyecto tuvo un desarrollo de tres días, repartidos entre la grabación, la edición y el montaje del video”, comenta. Causa y efecto intenta establecer una interrelación entre la biología y las bellas artes, desde el concepto del predador y la presa. “En el sentido humano y social, podemos entender esta relación como el ‘ataque’ constante que vive el hombre en su conexión con otras personas y con la ciudad, en este caso Cartagena”, argumenta Nicolás con emoción, antes de enfatizar en el paralelismo que pudo establecer entre el “ataque” que la “ciudad amurallada” parece aplicarle al turista, como centro de atención y, desde un referente histórico, teniendo en cuenta las agresiones militares y civiles que ha sufrido la ciudad a lo largo de su historia. Como ganador en el Festival de Cine de Cartagena, Nicolás Buenaventura considera que, además de ser un estímulo personal para seguir generando proyectos, es un premio a los conocimientos adquiridos dentro del Programa de Bellas Artes de la Tadeo, que le ha brindado las herramientas adecuadas para estructurar y definir conceptos visuales y artísticos claros. “Los estudiantes debemos arriesgarnos, producir cosas a lo largo de nuestra carrera, sin esperar que las oportunidades lleguen cuando ya nos vamos a graduar”, aconseja Nicolás a todos los estudiantes de la Universidad. Para él, se trata de dedicarle tiempo a pensar y materializar proyectos novedosos: “el asunto es no quedarnos quietos. El tiempo que, en ocasiones, gastamos en casa viendo televisión, puede ser utilizado en un ejercicio de pensar y producir propuestas atractivas”, concluye.

diantes de toda Colombia para que presentaran proyectos y creaciones. Se recibieron  hojas de vida y portafolios, de los cuales fueron seleccionados los  más interesantes, por parte de un jurado conformado por los expertos Édgar Plata, Guillermo Marín y Jim Fannkugen. Los autores elegidos tuvieron la oportunidad de viajar a Cartagena, durante  días y trabajar junto a dos reconocidos artistas: el argentino Carlos Trilnick y el colombiano Andrés García. Dentro del grupo de personas seleccionadas, fue escogido el estudiante de Bellas Artes de la Tadeo Nicolás Buenaventura. A partir de las propuestas desarrolladas durante el Taller de Creación, se decidió que la categoría de videoarte se basara en las actividades allí realizadas. Finalmente, el jurado del evento decidió otorgar el primer lugar a la propuesta Causa y efecto, cuya duración total es de dos minutos, creación del tadeísta Nicolás Buenaventura, quien fue galardonado con el premio a Mejor Video Arte para Proyectos, obteniendo la preciada estatuilla India Catalina.

Fotografía: Julián Castillo

La Brújula [ 33 ]


Compromiso con lo social

Por Gilberto Gómez – giccioni@gmail.com Ilustración: Manuel Corredor - manuelcorredor9@hotmail.com

Para entender el lenguaje arquitectónico de Cartagena es necesario vivir la ciudad, estudiarla, observarla, sentirla. En ella, se puede percibir un aire renovador que, sin dejar de lado lo tradicional, encierra el legado que nos dejó la época colonial y la republicana. Varios arquitectos egresados de la Tadeo Seccional del Caribe han dedicado su carrera a trabajar en las estructuras de la ciudad, por medio de un trabajo de conservación y restauración de los inmuebles, buena parte de los cuales son considerados Patrimonio Histórico de la Humanidad. Sin embargo, la arquitecta tadeísta Clarena García Montes ha decidido apostarle al diseño urbanístico con énfasis social. En la actualidad, su trabajo está enfocado, directamente, en la infraestructura de las instituciones educativas del Distrito de Cartagena, donde ha intervenido en varios proyectos que incluyen la construcción de dos “megacolegios” edificados en las zonas de alto índice de pobreza, donde miles de niños que antes estudiaban en condiciones precarias, tienen ahora la oportunidad de estudiar en un lugar que cumple con las mejores condiciones para permitirles aprender y convivir de manera digna. Oriunda de Sampués, departamento de Sucre, Clarena García inició su carrera profesional desempeñándose en el sector público y, gracias a su encomiable labor en el área del diseño urbanístico con énfasis social, este año ha recibido el galardón como Arquitecta del Año, otorgado por la Sociedad Colombiana de Arquitectos (SCA), Seccional Bolívar. Cuando la arquitecta llegó a Cartagena, para estudiar en la Tadeo, el Programa de Arquitectura de la Seccional Caribe tenía como única sede la ubicada en el Centro Histórico, en el antiguo Claustro de la Merced, con el objetivo de recibir a jóvenes de toda la Región Caribe, para brindarles preparación en el tema arquitectónico. Así, durante casi  años, la Tadeo Seccional del Caribe ha proyectado grandes profesionales en diversas ramas de la arquitectura y, especialmente, en el tema de conservación del patrimonio. Este aspecto se ha fortalecido mediante la implementación de trabajos de investigación realizados por docentes y estudiantes que han permitido mejorar, reconocer y aprovechar los espacios urbanísticos que brinda Cartagena. “Yo siempre he pensado que toda profesión debe tener un fondo social. Que los espacios que uno diseñe le deben cambiar la vida a las personas” asegura Clarena García, rea-

[ 34 ] La Brújula


firmando su compromiso y especial interés por trabajar por aquellos que más lo necesitan. En la actualidad, ella está cursando la Especialización en Conservación y Restauración del Patrimonio Arquitectónico que brinda la Tadeo Seccional del Caribe. “Para mí este ha sido un gran logro. Todavía más, al haber sido seleccionada entre un grupo de candidatos excelentes, con meritos encomiables”, afirma. La SCA, teniendo en cuenta el trabajo de Clarena en construcciones, remodelaciones y ampliaciones de varias instituciones educativas de la ciudad, decidió darle el galardón como Arquitecta del Año. Un elemento para destacar, en el marco de la distinción obtenida por ella, es el hecho de que el grupo de siete finalistas escogidos por la Sociedad Colombiana de Arquitectos estuvo constituido, en su totalidad, por egresados del Programa de Arquitectura de la Tadeo Seccional Caribe.

Este hecho resalta, sin duda alguna, la calidad académica y formativa que, a lo largo de los años, la Universidad desarrolla en Cartagena, con énfasis en los proyectos urbanísticos, así como el diseño, la construcción, la conservación y la restauración del patrimonio. Cuando una persona visita la ciudad de Cartagena, resulta prácticamente imposible que no quede maravillado con los balcones, las ventanas, los portales coloniales y los diversos elementos que caracterizan al Centro Histórico de la ciudad. Sin embargo, trabajos desarrollados en otras índoles, como el que ha llevado a cabo Clarena García, enfocado en el mejoramiento de las condiciones de vida de los menos favorecidos de la ciudad, también merecen ser resaltados. Así, el premio como Arquitecta del Año, constituye para ella y para los arquitectos de la Tadeo, una forma simbólica de mantener un enlace permanente con los ciudadanos y con el espacio público, elementos fundamentales en la construcción de una sociedad cartagenera más equitativa, justa y con sentido de pertenencia real.

La Brújula [ 35 ]


Por Matías Gómez – matigomez08@hotmail.com Ilustración: Carolina Vargas - dicarolinav@gmail.com

Una mañana más de esas frías que hacen en la capital, en la que cada despertar no es un despertar sino un sobrevivir. Juan, alucinando por el pegante, pero lúcido a fuerza de la voluntad que se necesita para sobrevivir en la calle, vio –porque ya no oía, ensordecido por el bullicio de la ciudad y por los golpes de la vida– cómo de un camión, bajaban unos seres envalentonados, dispuestos a arrancarlo de su cambuche. La rapidez de la “invasión” a su espacio no le dio tiempo de reaccionar. Ni qué decir del primer macanazo que le perforó la ceja y le dejó el rostro bañado en sangre. Una sensación de tibieza, hasta cierto punto agradable, como si fuera una caricia, recorrió su rostro. Juan, casi convulso, pensó y alucinó, con la imagen de aquellos seres que lo despojaban de su pequeño “todo” sin dilación: En la ciudad, acongojada de colonia y de un pasado que nunca fue ni será, en la ciudad apesadumbrada de mar y otras tierras; y

[ 36 ] La Brújula


de cerros e inaccesibilidad, deambulan en vehículos que hieren la ciudad, seres envenenados de poder, en vehículos tripulados de a dos o tres. Estos seres no-seres, pintados de verde, parecen hambrientos y sedientos de rostros impresos y descompuestos. Rostros manidos y retorcidos, como sus conciencias, por el mandato de turno. Dichos seres resultan maleables y obedientes, adaptables al no-pensamiento, al no-discernimiento, a la no-razón. Exiguos en su personalidad, expían su abuso a través del mismo; deshumanizados para poder ejercer de victimarios y víctimas a la vez. Dichos seres pululan por las calles de la capital, dándole un aire nefasto y de inseguridad, dejando su estela de hiel por donde pasan, ahítos de una impotencia que sólo se rompe ante el vaivén de las armas que cargan. Mutan, cambiados a fosforescente, a causa de no poder opacarse más. Emiten destellos, en lontananza, que resultan dañinos ante el

La Brújula [ 37 ]


ojo y ante la tranquilidad que dicen promulgar. A veces reposan en sus casetas, donde se regodean de la ignorancia pagada y comprada… Se regodean de su propia impotencia. En ocasiones, se transforman y la coraza externa cambia a negro, acompañada de máscaras que sirven para aplacar a otras conciencias, menos desafortunadas que las de ellos. Son alternativa criminal fuera de la criminalidad. Víctimas y producto de la útil burocracia heredada e impuesta, tradición de lo triste. Maniatados por el peso del plomo que cuelga de su cinto. Peso que hace las veces de conciencia, plomo que los impulsa hacia arriba, para que no puedan descender hasta el reino de Hades. Plomo, que de tanto en tanto, dejan escapar en el aire, con el ansia de ser liberados del mismo; un peso que perfora y se estrella contra el blanco, un blanco que suda y siente. Llevan ese peso que, paradójicamente, los libera del peso de la existencia, como el artilugio de un mago perdido que deambula entre nosotros. Son lacayos de Ker, amparados en la excusa de Eros: escuderos de un porvenir aciago y probable, envestidos y protegidos por el mismo plomo que no los deja descender, con la esperanza de salvaguardarlos de sus mismas armas, en las manos de otros. Son las mismas armas de las que huyen, pues han aprendido, sobreviviendo, a evadir ciertas cosas, buscando siempre a esos otros seres proscritos, como ellos, por los demás habitantes de la sociedad. Esos seres que transitan, sin un peso distinto al de la exclusión, sin resultar provistos de cuidado por ningún ente “superior”. Seres desposeídos de calidad propia, sombras entre las sombras de la noche, una que otra vez desaparecidos por el fulgor y el ardor del plomo encintado en estos otros seres, poderosos y legales, aunque también proscritos. Dicen que la vida pasa por delante de uno cuando muere. Pero esto no fue lo último que Juan vio, sino más bien, lo que pensó mientras era arrastrado a una celda oscura, casi inquisidora, entre los sollozos de otros tantos que, como él, habían cometido el crimen de vivir en la calle. De hecho, lo último que Juan vio, ante la sangre que inundaba sus ojos, fue ese fulgor y ese ardor que, de manera ensordecedora, lo calló para siempre, liberando así a Bogotá, bajo el peso de la justicia ciega, de uno más de sus “indeseados“ habitantes.

[ 38 ]

La Brújula


Publicidad: Inocente Ilustraciรณn: Juliรกn Varรณn - caminojd@hotmail.com

Ensayo del estudiante Sebastiรกn Reyes, desarrollado para la cรกtedra de Humanidades, a cargo de la docente Adriana Plazas.


No es deber de la publicidad educar a las personas, ni crear una conciencia colectiva sobre el impacto que el consumo tiene en la sociedad. Su función objetiva es la promoción de bienes tangibles e intangibles para fomentar la venta de éstos. La publicidad no es, entonces, la responsable de que la sociedad en general se encuentre, como lo dice Kant (Kant; : ) en una “minoría de edad”, sin una capacidad crítica frente a lo que ve, escucha y lee. No obstante, algunas posturas culpan a la publicidad por generar una sociedad que sólo consume producto tras producto, que está pendiente de la moda y que se mide por la capacidad de desechar las cosas. Según Bauman (Bauman; : ) la mayor parte de la sociedad occidental de hoy, se encuentra en la fase líquida de la modernidad. Él argumenta que la publicidad es la responsable de que la cultura, hoy en día, se caracterice por la inestabilidad, la insaciabilidad y la obsolescencia de los objetos. Desde otra perspectiva, también se culpa a la publicidad por la redefinición del tiempo. Según tal visión, ella ha causado que el tiempo se convierta en algo fragmentado, ocasionando que la cultura resulte denominada, tal como afirma Stephen Bertman, (Bertman; : ) como la cultura ahorista. Sin embargo, en tales apreciaciones no se toma en cuenta que la publicidad únicamente responde al entorno y es creada por los referentes culturales. Por lo tanto, es una herramienta manipulada por la cultura y por las empresas globales, para cumplir diferentes fines. La corta atención de las masas y la fugacidad de los mensajes, como consecuencias de la cultura ahorista, son las causantes reales de la falta de criterio que se hace visible en las personas. De la evanescencia y de la obsolescencia de los objetos y de las ideas. En síntesis, esta dinámica, propia de la modernidad, es una consecuencia de la fase líquida y no del ámbito publicitario. Las estéticas socioculturales crean las reglas que rigen la constitución y el uso de la publicidad. De alguna manera, entonces, la publicidad sólo se encarga de plasmar los sueños de las personas. Sin duda, la publicidad materializa los deseos. Pero, aún así, ningún deseo subsiste sin la mediación de un imaginario colectivo. Entonces, por medio de la publicidad, se reflejan los sueños y los deseos colectivos de los tipos ideales de belleza, salud, éxito e inteligencia, entre otros.

Por consiguiente, el público exige ciertos elementos específicos como parte de la constitución de los anuncios publicitarios. Así, sólo responde a las imágenes que siguen los patrones que, verdaderamente, impone la sociedad. Muchos críticos de la publicidad advierten, en este momento, acerca del poder de influencia, persuasión y manipulación que ella tiene consigo. Interpretan el rol de la publicidad, dentro de la comunidad, como el de una entidad productora de sentido que (Baudrillard; : ) “a través de un signo arbitrario, provoca la sensibilidad, moviliza las conciencias y se reconstruye en este proceso mismo... A través de la publicidad, es la sociedad de masas y de consumo la que se plebiscita continuamente”. Sin embargo, ésta es una desfigurada interpretación del tema publicitario, expresada por aquellas voces que sienten en ella la amenaza de una pérdida de la individualidad, tan grande e irrevocable, que sus mentes deliran ante la posibilidad de aceptarla. Otra vez, la publicidad, que es transformada por la cultura, resulta víctima de un ambiente que la subyuga y luego la culpa. En este juicio, por consiguiente, se ignora que los anuncios publicitarios son instrumentos que funcionan al servicio de la sociedad. Por eso, la pérdida real es creada por las mismas personas. De otra parte, persisten los puntos de vista de los críticos que expresan que la publicidad refleja una fantasía inalcanzable, que además juega con la realidad y que lleva a los individuos a un estado de autismo artificial, en donde se “corroe” cada vez más su espíritu, impidiendo que las personas tengan criterio propio. Asimismo, argumentan que la realidad es constantemente omitida dentro de los enunciados publicitarios y que, por tal razón, impacta de manera decisiva en el sentido de identidad de los consumidores. Todo esto, según dicen, desemboca en la evasión y crea un mundo en el cual la muerte, la enfermedad y la miseria no son parte de la realidad. Tanto así, que la


publicidad, en opinión de sus detractores, parece ser la causante del deterioro social. Sin embargo, el hecho de que en ella sólo se muestre aquello que la sociedad quiere ver resulta convenientemente omitido de las críticas. Cada vez más, entonces, este alegato en contra de la publicidad debilita el principio mismo de la humanidad, que es el de pensar por sí misma. La hipocresía social se hace evidente en esta especie de juego de inocentes, en donde los seres participan y fingen, desconociendo que son receptores (Lozano; : ) “culturalmente situados y socialmente constituidos”. Así, los destinatarios responden, consumen, determinan y exigen los modelos idealizados y planos de las cosas. En suma, son ellos los culpables de su propia “minoría de edad”, ya que les resulta más fácil permitir que otros piensen por ellos, que indagar acerca del estado real en el que se encuentran. Críticos de la publicidad como Bauman mantienen que ésta ha hecho que la sociedad se convierta en una cultura del desgaste, ya que la fugacidad de los objetos es la norma. Pero las cosas dejan de ser cosas y se convierten en objetos por medio de niveles de carácter cultural, social y funcional. Y por tal razón, las normas sociales terminan por imponer una desintegración del objeto, cuyo ciclo de vida resulta cada vez más efímero. Bien podría afirmarse, entonces, que el consumismo es el resultado de un atributo social de carácter colectivo y no un efecto directo de la publicidad. En tal contexto, perdura entonces un discurso paranoico que percibe la gran oferta de productos disponibles en el mercado como una especie de “libertad condicionada”. Se dice, además, que en la sociedad de consumo de la que hacemos parte, las personas resultan libres para ser ellas mismos y para disfrutar sus vidas. “Libre para ser uno mismo significa en realidad: libre de proyectar sus deseos en bienes de producción. Libre para disfrutar plenamente sus vidas significa: libre para ser irracional y regresivo y, de tal modo adaptarse a un determinado orden social de producción” (Baudrillard; : ).


Para las voces paranoicas, el desarrollo industrial y mercantil que generó una amplia gama de productos y de publicidad en el mundo, parece ser algún tipo de adversidad para el desarrollo de los seres. Estos radicales mantienen que, dentro de la sociedad de hoy, la satisfacción personal está mediada por el simple hecho de comprar, más que por los beneficios mismos que ofrece cada producto. Dicen que la publicidad ha pasado de brindar información, a un tema de control de la persuasión. Según Baudrillard, se ha llegado a una persuasión oculta, cuyo fin es un consumo dirigido que causa un gran peligro, al crear un condicionamiento totalitario de las personas y de sus necesidades. De nuevo, en este caso, el punto de vista no toma en cuenta que la publicidad, en suma, sólo manifiesta los mensajes de empresas y entidades. En conclusión, se puede decir que de este modo, se culpa al discurso publicitario, mientras se deja como inocente al consumidor, quien dejó de ser susceptible y se convirtió en una persona inmune, muy libre y capaz de dominar el mensaje publicitario. Dada esta característica, la carencia de razonamiento dentro de la población no es entonces fomentada ni causada por la publicidad, sino que, más bien, resulta un efecto intencional del hombre.

Referencias K, Immanuel () “Respuesta a la pregunta: ¿Qué es la ilustración?”, en Filosofía de la Historia. Ed. Nova. Buenos Aires. B, Zygmunt (). Vida de Consumo. Fondo de Cultura Económica. México D.F. B, Stephen (). Hyperculture: The Human Cost of Speed. Praeger. Londres. B, Jean (). “La Publicidad”, en El sistema de los objetos. Siglo XXI Editores. México D.F. L, José Carlos (). Teorías e investigación en comunicación de masas. Pearson Educación. México D.F.


• “Continuar la obra cultural y científica comenzada por la Expedición Botánica" fue el precepto con el que los doctores Joaquín Molano Campuzano, Javier Pulgar Vidal y Jaime Forero Valdés fundaron, el 5 de febrero de 1954, la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Cincuenta y seis años después, conmemorando un nuevo aniversario de nuestra Institución y en relación con tan ilustre propósito, REVISTA Expeditĭo inicia su recorrido como publicación académica universitaria, adoptando los propósitos de investigación, análisis crítico y capacidad creativa que delimitan la misión de la Universidad.


La Brújula Nº35