Issuu on Google+

48

CULTURAS

Viernes 22.11.13 EL NORTE DE CASTILLA

Félix Cuadrado Lomas, a la entrada en la Academia. :: HENAR SASTRE

Cuadrado Lomas defiende la libertad del pintor en su ingreso en la Academia Brasas Egido habló en su elogio al nuevo miembro de la institución del estilo inconfundible «de un artista fiel a sí mismo pero en continuo progreso y evolución»

MARÍA AURORA VILORIA

VALLADOLID. Félix Cuadrado Lomas defendió ayer la libertad del pintor en el discurso de ingreso en la Real de Bellas Artes de la Purísima Concepción como académico de honor, nombramiento acordado por unanimidad en la junta celebrada el pasado 23 de febrero a propuesta de su presidente, Jesús Urrea. «Con

esta distinción, ha querido reconocer la destacada labor del decano de los pintores vallisoletanos y hacer extensivo ese reconocimiento a los restantes miembros del Grupo Simancas, Jorge Vidal, Domingo Criado, Gabino Gaona, Fernando Santiago ‘Jacobo’ y Francisco Sabadell», explicó José Car-

Los creadores de Valladolid, en busca de un circuito artístico propio Mapping Art entró en su fase final con una charla entre distintos agentes activos del panorama de la ciudad :: VIRGINIA T. FERNÁNDEZ VALLADOLID. El proyecto Mapping Art, seleccionado en la convocatoria Artistas en el Lava, y que a lo largo del mes de noviembre ha pretendido conceder visibilidad a una red de focos de producción de arte contemporáneo de la ciudad que habitualmente se ven silenciados por la dinámica mediática o ins-

titucional, toca esta semana a su fin. Uno de los últimos encuentros tuvo lugar ayer a lo largo de dos horas de debate en las que participaron diferentes representantes del circuito artístico contemporáneo local y regional. El investigador Sixto Castro, profesor en el departamento de Filosofía de la Universidad de Valladolid introdujo la cuestiones más teóricas en cuanto al papel de los educadores en la transmisión de valores desde las instituciones relacionadas con la docencia y la exhibición de obras de arte. El planteamiento de que los museos como «contenedores que seleccionan» de alguna for-

ma «determinan una especie de muro» hacia el exterior motivó un conato de debate enfocado a la oportunidad de establecer sinergias, líneas de acción colaborativas que sitúen a la comunidad universitaria fuera de las aulas para una mayor presencia en la sociedad que facilite el intercambio de ideas con la gente y con otras instituciones. Despertar en los adolescentes inquietudes artísticas para fomentar «una actividad más allá de los muros de los centros educativos» es uno de los propósitos que mueven desde hace décadas al artista local Carlos Sanz Aldea, docente en el Instituto Delicias, uno de los componen-

Carlos Sanz Aldea, durante su charla. :: H. SASTRE

>


Viernes 22.11.13 EL NORTE DE CASTILLA

Cuadrado Lomas rechazó el amaneramiento en un mundo en crisis «Es la suya una visión esencial del paisaje, hecho de luz y color», dijo Brasas Egido

>

los Brasas Egido en el elogio al nuevo miembro. En una reflexión sobre las artes y la vida, Cuadrado Lomas, que se declaró autodidacta, afirmó que su obra parte de la observación de la naturaleza y rechazó el amaneramiento o anquilosamiento en un mundo en crisis que, a su parecer, terminará con las galerías privadas. Dijo que no se puede pintar lo desconocido y que el paisaje real al final es del cuadro, porque la naturaleza se mueve y se transforma. Declaró que la pintura es un arte en segunda dimensión, la más intelectual de todas según Leonardo, y que necesita medida, equilibrio, composición, gracia y misterio, además de perspectiva, color, oficio y luz. «Debe estar bien hecha –añadió– y tener cierta belleza en el resultado». Finalmente, tuvo un recuerdo para los fallecidos Juan José Martín González, catedrático de Arte y académico, y para la pintora Ana Jiménez En el discurso de contestación, Brasas destacó «el estilo propio e inconfundible» de un artista «fiel a sí mismo, pero en constante cambio y progreso» que toma lo que le interesa de la realidad para extraer su esencia. «Y en ella está presente sobre todo la preocupación por la forma, la valoración de la línea, de los espacios vacíos y dilatados. La geometría constituye el armazón de sus paisajes castellanos. Tierras construidas con un tratamiento casi cartográfico del terreno».

CULTURAS

«Es la suya una visión esencial del paisaje, un paisaje hecho de forma, luz y color», añadió el académico, quien destacó también el interés del artista por las gentes y las cosas. «Ha pintado labriegos, bodegones, cabras, mulas, yuntas de bueyes, toros y toreros, barcas y pescadores, desnudos, un muy variado elenco temático en el que ha dejado siempre su sello personal». «¡Cuán difícil es penetrar en la esencia de la pintura y descifrar el verdadero trasfondo del universo pictórico! A pesar de esos circunloquios, siempre se nos escapara la intención última del artista. Pero a Félix, la verdad sea dicha, no le obsesiona ese trasfondo intelectual. Sus lienzos son ante todo una creación plástica y colorista basada en el duro bregar de cada día en el campo, al aire libre y luego en la soledad de su taller; sus cuadros son antes que nada pintura trabajada con rigor y sensibilidad. Porque en definitiva tras todas estas lucubraciones, lo que cuenta, lo que queda es simplemente la pintura, el cuadro en sí mismo. Una vez que se deja atrás el laborioso proceso de creación artística y la pintura está terminada, o bien permanece y se aprecia y reconoce públicamente, o bien se olvida para siempre ante el paso inexorable del tiempo», explicó Brasas. «La Academia tenía una deuda contraída con Cuadrado Lomas, la Academia debía recibirle entre sus miembros. Es éste un reconocimiento un tanto tardío pero bien justo y merecido y que ahora la Academia salda con el que seguramente es, después de García Lesmes, uno de los pintores más representativos del paisaje castellano de nuestro tiempo», concluyó. Finalmente, Jesús Urrea impuso la Félix Cuadrado Lomas la medalla que le acredita como académico de honor.

Desde la izquierda, Luis Santos, José Manuel López, Salvador Andrés Ordax, Miguel Ángel Zalama, Pedro Conde y Pilar Mogollón, en el Aula Triste. :: R. OTAZO

«Este es un homenaje a mis circunstancias», dice Salvador Andrés Ordax en el Aula Triste 70 profesores celebran el legado del catedrático emérito de la UVA en el libro ‘Alma Ars’ :: V. M. NIÑO VALLADOLID. Aparentemente abstraído, así escuchaba ayer Salvador Andrés Ordax el sinfín de sus méritos. Los glosaban autoridades varias en la presentación de un libro homenaje al catedrático emérito de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid. El Aula Triste casi parecía alegre llena de pro-

fesores, amigos y, sobre todo, alumnos, «los mejores», dijo el protagonista. ‘Alma Ars. Estudios de Arte e Historia en Homenaje al Dr. Salvador Andrés Ordax’ era la excusa de la cita, un libro metonímico del verdadero motivo, ver de nuevo al profesor de arte, hablando de pie. Eso sería al final, cuando desvelara su quehacer con el teléfono. Antes intervinieron los responsables del libro, de tan laboriosa factura que fue esta en vez del contenido la protagonista. Pilar Mogollón y Miguel Ángel Zalama han sido los hilvanadores de los 70 artículos que conforman el volumen.

Júbilo de la «plana mayor» tes de la mesa. Fuera del ámbito educativo, la charla se animó entre ponentes, coordinadores y público cuando se entró en terrenos que afectan a la dinámica de producción y difusión de proyectos artísticos avalada por la órbita institucional en contraposición con el circuito alternativo local, muy activo en los últimos tiempos en Valladolid. A la alusión de Francisco Porto, del colectivo salmantino La Lata Muda (responsable de la publicación de una revista de arte experimental y otras propuestas artísticas participativas) sobre la necesidad de haberse reinventado como gestores culturales independientes ante la falta de ayudas públicas, siguió la visión de Juan González-Posada en representación del CreArt, la Red de Ciudades por la Creación Artística, proyecto vinculado a la Fundación Municipal de Cultura. Se mantuvo entre los

49

asistentes a la charla que el proyecto en su vertiente local (las convocatorias que facilitan a artistas de la ciudad que puedan exponer en la Sala de Exposiciones del Teatro Calderón) no ha calado entre los supuestos destinatarios a beneficiarse de la iniciativa. Desde la organización se reivindicó en este sentido el derecho de los artistas a vivir de su trabajo. En palabras de la fotógrafa María Nieto, una de las caras visibles de Mapping Art: «No se puede olvidar el pequeño mercado», el hecho de que la explosión creativa que se palpa en Valladolid no se corresponde con la posibilidad de que los artistas puedan ver retribuidas sus producciones, y no solo que se les brinde espacios para la visibilidad de su obra. En el encuentro también participaron las creativas María Tamames y Ana Cubero, artífices de Pinapardo, un proyecto relacionado con la moda y el diseño.

«Se nos jubila la plana mayor, las figuras que han cimentado el prestigios de la Universidad de Valladolid», constataba Pedro Conde, director de publicaciones de la UVA. Otro Pedro, Gutiérrez en este caso, subdirector del Colegio de Santa Cruz que Ordax dirigió durante unas años, se refirió a la labor del profesor en esa institución, que acogió una intensa actividad de conferencias y seminarios. Desde la Universidad de Extremadura venía Pilar Mogollón, discípula de Salvador, el artífice de la cátedra de Historia del Arte en Cáceres. «Salvador llegó allí en 1978, fue su primer catedrático de Arte, el primer director de departamento, el fundador de la revista ‘Norba’. Mi tesina fue la primera que dirigió. Le encargó el Ministerio un inventario de las partidas judiciales, una catalogación de edificios. Trabajamos con él y la obra resultante va por la cuarta edición, es una referencia». Mogollón destacó

la implicación social de su maestro en la vida de Cáceres, atrayendo a los artistas plásticos nacionales e incrementando las colecciones de las instituciones. La profesora citó como «constantes de Salvador: su dedicación extrema a su profesión, su constancia, la capacidad para la gestión, la intuición para atraer a personalidades que apoyaran proyectos, su talento para crear equipos, su rigor y la pasión por el arte de Portugal». Por su parte, el otro coordinador, Miguel Ángel Zalama, recordó los inicios en la docencia de Ordax como «jovencísimo catedrático de Instituto en Vitoria», donde hizo su tesis consiguiendo también a temprana edad ser profesor adjunto. Extremadura, Salamanca, y un periplo que recala en su Universidad durante 24 años. «Es catedrático emérito pero apenas hace un mes que se ha leído la última tesis que ha dirigido, sigue en activo». Zalama recordó las 15 páginas en letra pequeña de un rico currículum. Finalmente habló el homenajeado, Salvador Andrés Ordax que amaneció a la historia del arte gracias a las visitas con su padre a iglesias, colegiatas y la catedral de su ciudad, Burgos. «Mi padre quería que estudiara Derecho, pero yo me empeñé en Arte». El catedrático sacó su móvil, casi brindándoselo a sus alumnos más jóvenes, porque «en este smart-phone traigo mi chuleta». Unos apuntes que fueron decreciendo a medida que los demás hablaban, esa era su ocupación. «En realidad esto es un homenaje a mis circunstancias, sin ellas hubiera sido imposible mi trabajo», decía modesto y orteguiano el profesor, hablando de pie, como en clase.


Mappingart