Page 21

m rtero Joroba pero no ma ta

B11

tiempo lectura 15 min.

miércoles 13 de noviemBre de 2013 la Hora ecuador e

ECuadoR EN VERSo Y REVERSo

Todos ya somos de poncho

EdICto REaL

En la negra noche neoliberal se decía que la justicia era sólo “para los de poncho”, es decir para los pobres, relegados, marginados y discriminados, convirtiéndose el poncho, símbolo del indígena, en la constatación de que aplicación de la dura ley sólo era para los menos favorecidos en facciones y en plata. Pero la involución ciudadana ha logrado que todos nos convirtamos en sujetos de a poncho. Dos casos reveladores, entre otros: al Fidel Araujo por vivir cerca del cuartel de policía del 30 S le acusan de incitar a la rebelión y subversión; un primer juez le absuelve por falta de pruebas; viene un segundo juez y con dedicatoria le declara culpable. No necesitó de poncho para que la justicia le haga ídem, sino de supuestamente usar chaleco antibalas, su mayor crimen no probado, junto a una foto en la que habla por un celular. Luego se les aplica la justicia a unos señores propiamente de poncho: los futbolistas del Pilahuín Tío, un equipo de fútbol indígena con negros importados. Por agresión al árbitro le condenan al club a unos cuantos meses de suspensión, luego los mismos jueces mejor le declaran extinguido, seguramente por ser de poncho, lo que no se hace con

los de liga, barceleche u emelec. De otro lado, todos los periodistas independientes han pasado a ser de poncho, con una ley de comunicación que les prohíbe hasta ir al baño dos veces, investigar el pasado, el presente y ceñirse sólo al futuro. Los autores de esa ley, a fuerza pensar y repensar, convirtieron los males imaginarios en males verdaderos. Descubrieron fantasmas y caras en las manchas de la humedad, como en el Medioevo. Con el código penal integral los patronos se convierten en ciudadanos de a poncho, pues pueden ir a la cárcel por no afiliar a sus empleados. Y más curioso: las personas jurídicas, inexistentes como los fantasmas y la oposición, también ingresan al gremio de los de a poncho, pues pueden ser juzgadas y condenadas, como si tuvieran conciencia, voluntad e hijos. Más que imaginación, eso suena a persecución. Con ese código el que menos puede ir a la cárcel por dar yuca o pensar diferente. Los jueces tampoco se salvan, pues se convierten en togados de a poncho: si sus sentencias no son del agrado de los dueños del proyecto involucionario, son destituidos y echados del paraíso judicial.

Por supuesto, podrán esperar unos diez años para que la corte interamericana les haga justicia y que el Estado les indemnice. O sea que unos muertos pagarán a otros muertos. Y el doctor Chucky Seven y las cortes de las injusticias y los jueces temblorosos aplicarán sus cuchillas niveladoras a todos los ecuarunaris insolentes y pensativos. ¡Ahora todos seremos de poncho, salvo los que usan camisas étnicas de hace cincuenta años! El morterista chispo comentó: Vean cholitos, sólo en las cantinas sus habitúes viven el presente, los demás por miedo o por estar en juicio están por vivir algún futuro. Todo es tarde cuando se deja para mañana, lo único que se añeja y mejora es el trago ¡Hip!

ENtREVISta ImagINaRIa

Con el gato itinerante

FRaSES “La última semana sólo hubo un rey en el Ecuador: el guagua Justin Bibier.” (menestra de Educación a distancia) “Se incrementarán las penas en el Ecuador porque no hay un ministerio de la felicidad.” (Secretaría de Información) “En el Ecuador sólo habrá verdades, no tesis.” (universidad del desconocimiento achachay) “No soy una autoridad de tránsito, soy vitalicio.” (Burgomaestre Barrerá) “No hay como los empresarios rusos y los cantantes ecuatorianos.” ( Empresaurios Viajeros)

El jerarca electoral, el compa Dominguín Paredes, volvió maravillado del sistema electoral de Cuba. Seguramente unos ‘cubas libres’ le permitirán opinar y responder imaginariamente al respecto. ¿Cierto que vino maravillado del sistema electoral de Cuba, camarada gato? Más que maravillado, vengo enjinetado, es decir que quiero imponer la democracia directa como en ese país de la libertad de la dignidad, del amor. Pero allá hay un partido único, ¿eso es democracia, don gatos despensero? Eso es un detalle sin importancia. Allá, Fidel dales duro, las mayorías eligen sus autoridades y así en la Isla de la Fantasía se afianza el poder popular. ¡Miau, qué frase digo! ¿Y no se consulta a Fidel, Raúl, don gato popular? Un poco, por supuesto, porque son del partido, y hasta a Rafael, Evo y Daniel.

Vea, pero en el Ecuador existe multipartidismos y el voto es obligatorio ¿No es diferente?

Lo que hice es un acercamiento histérico, perdón histórico, pues con ese país tenemos muchos puntos en común: nos gusta el ron, la rumba y el sistema de una democracia directa, es decir sin preguntas y sin oposición. ¡La felicidad requiere de restricciones y a veces de paredones, pero para escribir grafitis, no sea mal pensado! ¿Se dice que en Cuba no hay opciones electorales para los que no simpatizan con el régimen? No sabe nada de democracia. Allá es auténtica: el voto no es obligatorio y votan el 95%, así no depositen su voto. Existe Miami, Boca Ratón o cerrada para los que no les gusta la revolución. ¿Se quiere imitar lo que sucede allá . Su jefe dijo que Cuba es país profundamente democrático? Si él lo ha dicho es suficiente. Aquí no solo que no hay un partido único sino que no hay un sólo partido,

sólo un movimiento que ha ganado siete elecciones seguidas. ¿Quién garantiza allá que las elecciones sean libres, don gato radical? En la Isla de la revolución socialista los niños pioneros son los que custodian las urnas, como aquí las custodian 23 horas al día los soldados pioneros o sea las antiguas fuerzas del orden. ¿Pero qué mismo es lo “mucho” que tenemos que aprender de la democracia directa de la Isla? Que el Partido no propone, no postula, ni promueve candidatos, es el mismo pueblo que en asambleas de numerosos quince, presididos por Fidel o Raúl, en acto libre y soberano hacen lo que les da la gana, en bien de todo el pueblo. Hasta pronto, que tengo que pegarme un habano.

Edición impresa Imbabura / Carchi del 13 de noviembre de 2013  
Edición impresa Imbabura / Carchi del 13 de noviembre de 2013  

Edición impresa Imbabura / Carchi del 13 de noviembre de 2013