Issuu on Google+

En la casa de

San José

Revista quincenal de la familia que trabaja en la Casa Inspectorial Noviembre del 2012 - Año 2. Número 45

La gratitud es una de las virtudes, uno de los valores menos cultivados. Editorial

Que den gracias a Dios y que me den gracias a mí La gratitud es una de las virtudes, uno de los valores menos cultivados. Los envidiosos -el colectivo humano más numeroso, más universal, sin patria ni lengua ni religión- están incapacitados para agradecer. La envidia es el pecado más inútil, no reporta ningún beneficio a nadie. Y el envidioso casi no reporta ningún beneficio a nadie ni a nada. Si nos dedicáramos a dar gracias a Dios, no nos quedaría tiempo para pedirle cosas, ni quedaría tiempo para agradecer a los demás. La persona agradecida pertenece a otra categoría, alguno dirá que son de otra raza. Pues es muy recomendable vivir siempre en actitud de gracias a Dios. Y agradecer que muchos den gracias a Dios por habernos conocido a nosotros. Y que muchos nos agradezcan haber conocido a Dios. Para empezar, envía tus mensajes al autor de este texto, y si no encuentras motivo, da las gracias a alguien que te cuesta. Y si no te atreves, date las gracias a ti mismo porque mañana sí serás capaz. Alfonso Francia


¡Ay, caracol, caracol…! Un caracol me hizo de maestro. Me dio ideas, suscitó bellos sentimientos, me enseñó caminos. Camina muy lentamente, arrastrándose, dejando huellas viscosas. Su cuerpo es muy débil y lo protege con un fuerte caparazón. Con tanta defensa, apenas camina y, además, va dejando ¿huellas o señales? ¿Quién puede seguir esas huellas? ¿A quién sirven las señales? ¿Alguien sabe su destino? ¿Alguien entiende el lenguaje de sus señales? Deja estela de baba, que sólo los tontos pueden confundirla con el nácar. Sólo deja ver la cabeza y la cola. Lo demás es puro misterio. Tiene antenas para comunicarse, ¿comunicarse? Veo al caracol -¡estoy harto de ver caracoles “humanos”!-y me pregunto: ¿Somos tan lentos, con caparazones tan fuertes y pesados, que nos impiden avanzar? Algunos, por “compasión” hacia los débiles, y para proteger y protegerse, creen colaborar ¡dar gloria a Dios! haciendo, fortaleciendo y multiplicando caparazones, con una religiosidad malsana, cargos o funciones, ideologías, ritos y normas, mecanismos de defensa… ¡Tan lentos, Dios mío, en tiempos de tanta urgencia por promover, educar, evangelizar!

Y las antenas, la capacidad de comunicación, para abrirnos al entorno, las utilizamos casi exclusivamente para dar mensajes, no para recibirlos. En verso digo algo que se entiende muy bien aunque no se aplique fácilmente. “ Mira el caracol al cielo y ve una estela de plata casi a la altura del sol, que la envidia le desata… ¡Ay caracol, caracol, no mires tanto hacia el cielo, ni envidies al avión con su reguero de nata… No llenes de baba el suelo, ¡deja senderos de nácar!”

Alfonso Francia

Qué beneficios pueden tener los CETPROs salesianos al trabajar en red?

Al trabajar en red se generan sinergias, es decir el efecto total de las actividades efectuadas en conjunto es mayor que la suma de las actividades individuales. Se aprovechan y maximizan las cualidades de cada uno de los CETPROs, sus fortalezas se replican en los otros miembros; sus debilidades se disminuyen gracias a las fortalezas del resto. La cooperación entre varios CETPROs aporta “más” al desarrollo integral de los jóvenes desfavorecidos. Al trabajar en red se suma legitimidad a la acción de los CETPROs. Ya no son iniciativas aisladas

que pueden ser obviadas. Al trabajar en red cada CETPRO se transforma en un eslabón (o un nodo) indispensable de una cadena más larga y poderosa. Mientras más grande es la organización más fácil es negociar y mejores condiciones se consiguen. A las grandes organizaciones (como gobiernos, empresas o agencias internacionales) les resulta más fácil entenderse con organizaciones grandes. Las necesidades son muchas, pero muchas veces también son las mismas. Lo que para un CETPRO sigue...

2


¡Educar es Tarea de Todos! Los animalitos al poco tiempo de nacer caminan, se comunican y en muchos casos se alimentan solos, el ser humano nace sin saber caminar, ni hablar y es incapaz de alimentarse por sí mismo, en pocas palabras necesita aprender todo y en su trajinar por la vida aprende de los padres, de los familiares, de los amigos (buenos y malos), de sus profesores, de los vecinos, de sus jefes y compañeros de trabajo, etc., es decir, contrario a lo que comúnmente se cree, no es solamente en una institución educativa donde la persona aprende. Si queremos vivir en una sociedad basada en valores tenemos que entender y asumir que la Educación es Tarea de Todos. Solemos rápidamente culpar por el mal comportamiento de un joven a sus Padres o al Colegio donde estudia y mientras tanto hablamos palabras soeces en público frente a los niños, nos aprovechamos del descuido o la debilidad del otro, tratamos mal al subordinado o engañamos al jefe, mentimos cuando nos vienen a cobrar una deuda, escupimos en la calle y desvaloramos a la mujer, plagiamos en el colegio o la universidad, es decir estamos a cada rato ¡educando mal!, repito ¡educando mal!, porque no vivimos solos y otros nos están observando y aprendiendo de nuestro ejemplo. Educar es, entonces, tarea de los padres, de los hijos, de los empresarios, de representantes de las instituciones educativas, de la Iglesia, del gobierno, etc., esto es, de cada uno de los miembros que conformamos nuestra sociedad, todos aprendemos de todos. De ahora en adelante evaluamos nuestras acciones para que lo que enseñemos ayude a formarnos como ¡Buenos Cristianos y Honrados Ciudadanos!. continua...

hoy es una necesidad, para otros puede ser una solución ya encontrada. La mayor parte de los CETPROs enfrentan preguntas similares, algunos ya tienen respuestas, y están dispuestos a compartirlas. Las mejores soluciones son aquellas que salen de un proceso de creación colectiva, porque consideran mayor cantidad de puntos de vista, hacen uso de una mayor cantidad de experiencias, y sobre todo, porque las soluciones colectivas se basan en acuerdos y consensos, y por lo tanto, son más realizables. A mayor número de personas u organizaciones trabajando juntas, mayor y mejor información es posible conseguir, y por lo tanto, a mayores y mejores oportunidades es posible acceder. Al trabajar en red, los CETPROs pueden vincularse indirectamente con otras organizaciones que hacen un trabajo complementario: organizaciones de salud, organizaciones sociales, empresas, centros de investigación...

3


Tips para combatir el estrés Para combatir el estrés hay que llevar algunos cambios en el estilo de vida. He aquí algunas recomendaciones que pueden actuar de forma “preventiva”: 1. Reduzca la cantidad de café o cafeína que toma. Algunos estudios han demostrado que la cafeína puede incrementar los niveles de estrés de las hormonas, y este incremento pude durar a lo largo del día y en el momento de ir a dormir. 2. Aliméntese saludablemente. Evite comidas pesadas, ricas en grasas. Introduzca en su dieta: frutas, verduras, yogures, alimentos antioxidantes… aparte de enormes beneficios para la salud, reforzará sus defensas para poder combatir contra el estrés. 3. No se recree con los síntomas del estrés. No caiga en la trampa de la autocomplacencia con su cansancio, falta de energía, ansiedad, o preocupaciones, con el alcohol, sedantes, estimulantes, nicotina u otras sustancias. Empeorará los síntomas de estrés en el largo plazo. 4. Consulte con su médico suplementos de dieta. No todo el mundo que está bajo estrés necesita suplementos de vitaminas y minerales. Eche un vistazo a su dieta y pregúntele al doctor si se beneficia realmente de los suplementos alimenticios que toma. 5. Tome un buen desayuno. No se vaya al trabajo sin comer nada. Intente tomar un excelente desayuno. Un día de trabajo intenso en su jornada laboral requiere energía y amplificará su estrés si no tiene suficiente “combustible”. 6. Beba agua. Dos litros de agua es la cantidad recomendada. Intente mantener una saludable hidratación teniendo agua disponible en su mesa de despacho, su cartera, etc. Beber un sorbo de agua cuando se pone

nervioso o en tensión, puede ser una práctica saludable que podría ayudarle a resistir a tomar café o alimentos ricos en calorías y grasas. 7. Haga de su sueño una prioridad. El sueño es fundamental para rejuvenecerle cada día. Con sueño, relanzará el estrés mucho más fácilmente. Priorice su sueño por encima de eventos sociales o tareas en el hogar. 8. No caiga en la negación Si está experimentado síntomas físicos o psicológicos serios... no se limite a decir “es debido al estrés”. La mejor forma de detectar y diagnosticar un problema es en las etapas iniciales cuando es más tratable y reconducible y se puede combatir fácilmente. No deje que su vida estresable ciegue la toma de conciencia de lo que su cuerpo le dice. 9. Camine algo cada día Si no tiene tiempo para una sesión de ejercicios, simplemente póngase a caminar. Aunque sólo sean 10 ó 15 minutos cada día pueden ayudarle a su cabeza y mejorar su estado de ánimo. Debe integrar la actividad de andar en su agenda y estilo de vida. Aproveche todas las oportunidades de caminar al aire libre que tenga a lo largo del día. 10. Revisiones médicas Haga sus chequeos y revisiones médicas con suficiente antelación.

Director: Alfonso Francia sdb, Delegado para la Familia Salesiana del Perú e-mail: afranciah@gmail.com / oficinaalfonsofrancia@gmail.com / www.familiasalesiana.pe Consejo de Redacción: Cinthia Núñez, Elvira Jiménez, Tere Montesinos, Víctor Pérez. Impreso en: Gráfica Editora Don Bosco / Diseño: Elda Chau

4


Boletín 045