Issuu on Google+

Torneo

1


30 años de júbilo y sana competencia

S

alir campeón, sentir el apoyo de un tribuna y convertirse en el ‘crack’ del partido son los sueños de un niño cuando participa en cualquier competición deportiva, medios de comunicación, periodistas, locutores y padres de familia esperando a que comience el partido son las oportunidades que brinda el Torneo La Gaitana, el rostro de felicidad, la euforia y la pasión son expresiones que salen a flote cuando de fútbol se trata. Durante 30 años, la Escuela de fútbol La Gaitana ha trabajado de la mano con la comunidad en la organización de un campeonato, con un objetivo primordial y único la diversión y la formación personal a través del deporte, esta fundamentación ha llevado a los jugadores surgidos allí a encontrar oportunidades en el fútbol profesional por sus cualidades técnicas y su respeto por los valores inculcados desde el proceso de divisiones menores. Radamel Falcao García, Rafael Robayo, Andrés Pérez, Kilian Virviescas, Stalin Motta entre otros han sido jugadores que cuando niños se destacaron en el Torneo su talento, habilidad, carisma y técnica los llevó a ser grandes figuras del fútbol colombiano, esto evidencia la importancia y lo ejemplar que es La Gaitana para Bogotá y Colombia en el tema de formación de jugadores. La comunidad, el apoyo de los padres y las entradas económicas de los habitantes del sector complementan el éxito y la relevancia del campeonato para el barrio, Identidad , integración verdaderos partidos históricos dónde las familias se reúnen a compartir y a celebrar un gol son las conexiones sociales y culturales que se viven en el Estadio. El Torneo Infantil de La Gaitana, pretende formar jugadores de fútbol con valores, principios y mucho carácter, ya que los niños que aman esta disciplina hacen hasta lo imposible para entrenar, superarse y hacer parte del once ideal, de ser

2


tenidos en cuenta en la selección Bogotá, y de esta manera representar a la capital, en un torneo que en cada versión se eleva en nivel, por los equipos participantes, en el torneo grande para niños en Colombia, donde las futuras promesas del balompié colombiano brillan para hacer un sueño realidad.

3


Una vida junto al barrio y el Torneo La Gaitana… Era el 7 de enero de 1979 en las horas de la mañana en la calle 12 con carrera 7 en el segundo piso, donde estaban ubicadas las oficinas ASUCOL LTDA, un grupo de personas hacía fila para el trámite requerido en la entrega de sus lotes que con mucho esfuerzo adquirieron para darle un techo a su familia. El Barrio La Gaitana fue el último aprobado por Planeación Distrital bajo normas mínimas, solamente contaba con vías recebadas y red de energía; el agua se recogía de una pila que existía con una llave para cada manzana. En poco tiempo las 69 manzanas del barrio se fueron poblando, lo que originó serios problemas en la comunidad, afortunadamente el deseo de salir adelante, el esfuerzo el sentido de pertenencia, la capacidad de lucha de una comunidad organizada, esos ranchitos de tela asfáltica y cuatro palos se fueron transformando en construcción de ladrillo, planchas de concreto y carpintería mecánica. Con la unión de la comunidad organizada y de su propio pecunio o por gestión se construyeron obras como la red de acueducto, los alcantarillados de aguas servidas y lluvias, también el puesto de salud, las escuelas (hoy República Dominicana), el salón comunal, el templo parroquial, el centro de servicios múltiples comunitarios hoy CADE, los jardines comunitarios Los Timanquitos, jardines de bienestar social, la sede del SENA y un proyecto muy lindo que nació y creció con La Gaitana, los hogares de solidaridad del Colegio San Patricio, este programa sirvió de modelo para lo que hoy son los jardines comunitarios de Bienestar Familiar que a la fecha suman más de 50.000 en todo el país. La llegada de don Álvaro Poveda a La Gaitana fue en 1978 pero fue residente desde el 15 de junio de 1980, él tuvo la fortuna de vivir todo el proceso de su desarrollo y de ser parte activa de cada uno de los logros obtenidos. Él se siente orgulloso de haber tenido la iniciativa y ser fundador del Club Deportivo La

4


Gaitana, el acta de fundación es del 16 de julio de 1986; el primer partido fue en la cancha número 6 de la Universidad Nacional, perdieron 6x2 y el gol lo convirtió Pacho Wittingham al portero de Santa Fe Eduardo Niño. En 1985 fue elegido presidente de la Acción Comunal y uno de los principales problemas a resolver era el foco de infección en la zona comunal, antiguo humedal que llegaba hasta donde está ahora la glorieta donde está ubicado el monumento a La Gaitana y otros barrios vecinos, las volquetas y zorras que arrojaban allí toda clase de escombros, desperdicios, basuras, desechos contaminantes. Ese foco de infección originó una epidemia causante de más de 40 niños fallecidos. Ante esta realidad aumentaron los esfuerzos de búsqueda de una información, se organizaron en grupos de 150 personas para que realizaran brigadas de trabajo, salían todos los domingos; organizaban la entrada de materiales y se encomendaba a un señor Fideligno Osorio (QEPD) para que durante casi 24 horas del día estuviera pendiente de la entrada y salida de volquetas; él se encargaba de organizar la botada de los materiales; Al señor Osorio se le debe el desarrollo y la posibilidad de hacer en esa zona obras para el beneficio del sector. La gestión ante la empresa de acueducto le permitió al barrio la prolongación de las redes de alcantarillados; también esta empresa y algunos particulares facilitaron buldócer y otras maquinarias para la nivelación y adecuación del terreno. Después de mucho esfuerzo del señor Álvaro Poveda y del Distrito, se logró para La Gaitana construir la sede del Centro de servicios múltiples comunitarios hoy CADE, la sede del SENA y la casa vecinal. Él también hizo contacto con unos funcionarios de Naciones Unidas tenía unos recursos que podían adoptar para una obra elegida por la comunidad. Se presentaron varias iniciativas, entre ellas la construcción de un estadio de fútbol; esta iniciativa tenía fuerza basada en la existencia de varios equipos del barrio y el liderazgo que tenía el Club La Gaitana, por los equipos de Liga, Pacho Wittingham integró la Selección Colombia Pre juvenil, quien junto con Alejandro Zea, iniciados en el Club, ya pertenecían a Santa Fe; además la condición del presidente de La Gaitana y de la Acción Comunal del barrio les dio cierto liderazgo para tomar la decisión. Finalmente y después de muchas dificultades ganó la iniciativa del estadio de fútbol. Los recursos que tenían eran de 15 millones de pesos, los que fueron entregados por el IDRD para construir la cancha; el IDRD aportó otros recursos para las graderías, cerramientos y camerinos. La licitación la ganó el Ingeniero Manuel Ulloa quien demoró un año en su construcción hasta que se inauguró una

5


mañana soleada del tercer domingo del mes de noviembre de 1988, con la presencia de Andrés Pastrana Alcalde Mayor, Nicolás Buitrago Director del IDRD, Efraín ‘caimán’ Sánchez, jefe de la división de deportes del IDRD y otros funcionarios y líderes locales, ese mismo día se les solicitó una cita para tratar lo que sería el uso del escenario inaugurado.

6


La

iniciativa del Torneo La Gaitana parte del protagonismo que tenía en aquel entonces el torneo El Olaya uno de los más reconocidos torneos de fútbol aficionado en Bogotá, igualmente para alejar a los niños de los problemas sociales como el pandillismo la drogadicción, el alcoholismo, la delincuencia factores que en aquel entonces padecía el barrio. Incluso, el proyecto se pensó para niños menores de trece años, para que vivenciaran una cancha encerrada, con graderías, con mucho público, que tuvieran camerinos y se pudieran bañar después de su partido, que tuvieran terna arbitral, que gozaran de medios de comunicación de todo tipo, que los dignificaran y los hicieran sentir personitas importantes, que fueran el ejemplo a seguir por otros niños de su edad.

VI Torneo Infantil, Categoría 95-96

La Gaitana F.C.

7


El 15 de diciembre de 1990 inició el Primer Torneo Infantil de Futbol en La Gaitana, y finalizó el 12 de enero de 1991 certamen en el cual el primer equipo campeón fue Deportivo Kennedy. Además, desde ese torneo de manera ininterrumpida se ha transmitido por emisoras y localmente todos los partidos, gracias al Periodista y locutor deportivo Hugo Prieto Rodríguez quien ha estado presente en todos los torneos y les ha cantado los primeros goles a varios de los futbolistas más importantes de Colombia. También, en la primera edición del torneo en el segundo, tercero y cuarto torneo es un ciclo donde Maracaneiros es el protagonista y Campeón; recordamos un equipo de ensueño con Fabián Vargas, Andrés Pérez, KillianVirviescas y un hombre Raúl Salamanca jugadores que están actuando en diferentes ligas del mundo a nivel profesional.

8


Don Álvaro Poveda es el gestor y creador de la Escuela de Fútbol La Gaitana. Presente en todo el proceso de su desarrollo y en cada uno de los logros obtenidos: “Siento el orgullo de haber tenido la iniciativa y ser cofundador del Club Deportivo La Gaitana, el acta de fundación es del 16 de julio de 1986; el primer partido fue en la cancha número 6 de la Universidad Nacional, perdieron 6x2 y el gol lo convirtió Pacho Wittingham al portero de Santa Fe Eduardo Niño”. El Club Deportivo La Gaitana se proyecta como la escuela líder en Bogotá D.C, pues sus principales cualidades son la organización, la honestidad y compromiso con la comunidad. Sus alumnos y egresados son reconocidos como personas íntegras con grandes valores humanos y alto nivel deportivo y competitivo. Así mismo, la escuela pretende ser cantera de talentos futbolísticos con capacidad de proveer jugadores a clubes nacionales y extranjeros. Es un club que ha tenido en sus filas jugadores que hicieron parte del Futbol Profesional Colombiano como Pacho Wittingham, Jhon Zea, Miguel y Pablo Pachón y actualmente Jhon Miranda jugador de la Selección Colombia Sub 17 y de Independiente Santa Fe.

9


Crónica Luchando por la vida al lado del estadio Sandra Rodríguez se siente cada día más feliz vendiendo helados en los alrededores del Estadio La Gaitana. No ha amanecido todavía y ella ya está en pie, son las 5 de la mañana y ella se dispone a arreglarse y a alistar todo para su cita de cada domingo en las inmediaciones del Estadio La Gaitana de la Localidad de Suba. Se toma un tinto con un pan mientras me cuenta lo feliz que ha sido durante ocho años que lleva vendiendo helados, dulces y gaseosas para todos los visitantes del sector. Mientras Doña Sandra degusta de su desayuno me ofrece un café, al que yo acepto, porque como dice ella “el frío está tremendo” y empieza su relato. En más de cinco años en los alrededores del estadio ha vivido muchas historias, muchas de fortuna y otras que es mejor no recordar, como la de un domingo del 2008 cuando apenas empezaba su negocio, botó $100.000 de camino a casa: “Ese día me fue muy bien, porque vendí parte de lo que había llevado, pero desgraciadamente al sacar mi celular del bolsillo creo que

boté la plata”. Desde ese día nunca carga el dinero en los bolsillos, ella prefiere llevarlo en un maletín, por su seguridad y para no botar el dinero de los bolsillos.

Pero así como hay historias desafortunadas, hay demasiadas que ella cuenta con orgullo, así como el año pasado en el que conoció al papá de Falcao García que vino a la clausura del Torneo La Gaitana: “Él me dio la mano, me dijo que cuanto costaba una Coca-Cola, me la compró y se fue. Un tipo muy querido”. Feliz, ella contó esta historia como si hubiera venido el mismísimo ‘Tigre’ y además anexó que es hincha del equipo en donde juegue Radamel Falcao: “Yo era hincha de River hasta que se fue al Atlético, ahora cuando puedo me veo sus partidos”.

10


A sus 36 años y con ganas de trabajar, salimos hacia el estadio y me sigue contando experiencias, mientras lleva su triciclo con productos de hidratación y por supuesto, un buen helado. Me dice que allá le ha ido muy bien y que el Torneo La Gaitana le ha beneficiado mucho económicamente: “Yo le doy gracias a Dios por éstos espacios de esparcimiento para los jóvenes y también porque yo me he beneficiado económicamente” resaltó Sandra con una sonrisa. Llegamos a su punto de trabajo, y desde que llega a las 6:30 de la mañana ya le están pidiendo golosinas para el frío. Se ven jugadores, entrenadores y árbitros, ya están preparándose para los juegos del día. Ella inicia su labor y no la molesto más, porque como dice ella: “Acá el boleo es grande”. La dejo en su trabajo, pero lo que me queda es la experiencia de conocer a una mujer luchadora, que con su trabajo ha sacado adelante a su hija de cuatro años y le ayuda a su mamá quien se la cuida mientras ella trabaja los domingos y estudia entre semana administración de empresas. Se despide de mi pero antes me dice: “Que Dios lo bendiga y muchas gracias por fijarse en mi para su trabajo” y claro, cómo no fijarse en una mujer en una mujer que trabaja y ayuda a crecer uno de los mejores torneos de la capital, el Torneo La Gaitana.

11


Es un goleador y depredador en el área. Fue elegido como el mejor jugador de Bogotá en 1998. Con sacrificio, humildad y trabajo siempre siguió los pasos de su padre. Falcao ha demostrado su capacidad y talento en las finales europeas defendiendo la camisa de Oporto y el Atlético de Madrid.

Radamel Falcao García

El ‘tigre’ nació en Santa Marta, el 20 de febrero de 1986. Su padre el samario Radamel García Quick y su mamá Carmenza Zárate, apoyaron a su hijo en cada proceso y formación en las escuelas que le inculcaron la fundamentación y aplicación en las primeras categorías.

Durante 6 años la familia García Zárate, se mudaron a Venezuela. Allí, Falcao empieza a practicar el fútbol con sus amigos de barrio en las categorías menores. A sus 8 años regresa a Colombia y empieza a brillar con su olfato goleador, al jugar el Torneo Infantil de Fútbol La Gaitana; siendo el primer césped que piso el ‘tigre’ en Colombia. Falcao, se ha convertido en un icono, emblema, símbolo y orgullo por parte del Club La Gaitana, que contó en las filas de su nómina con este estupendo jugador, en el Séptimo Torneo en 1995.

12


Ídolo azul Una infancia con mucha adrenalina, sentimiento, pasión y amor por el futbol. Las tardes eran agradables en compañía de los niños que se reunían en el parque de Ciudad Berna, Localidad Antonio Nariño, para la práctica del balompié. Rafael Robayo, cursaba grado sexto, cuando la moda de aquel entonces, pasaba por la competición del Mundial de Fútbol Estados Unidos 94. Durante el mundial, Rafael Robayo dejó de asistir por un mes al colegio, algo que llamo la atención de sus padres al caer en la cuenta que no había poder humano que le sacara la idea a su hijo de ser futbolista. Por ende, sus padres deciden inscribir a Rafael, en un curso de la Liga de Fútbol de Bogotá, allí conoció su primer entrenador; Jimmy Restrepo. En el año 2000, el genio de Ciudad Berna, inicia otra etapa de su vida, al ingresar Rafael Fernando Robayo Marroquín en las filas del Club de Vida, equipo el cual participo en el Torneo Infantil de Futbol La Gaitana. “las madrugadas los sábados para llegar al escenario de La Gaitana. Los contrincantes y rivales, son recuerdos que tengo guardados en la mente, de un torneo que fue muy importante a nivel personal, para poder mostrar mi juego, pasión y especialmente el amor por el fútbol” mencionó, Robayo, refiriéndose a la competición de La Gaitana.

13


Joven promesa Desde muy corta edad, empezó a mostrar su carácter, personalidad, potencia y fuerza en el terreno. Quedando goleador en diversos campeonatos en el municipio colombiano en Ciénaga Magdalena, el apoyo de sus familiares ha sido importante en el proceso y crecimiento como futbolista, su padre Didier Miranda jugó fútbol profesional con el Junior de Barranquilla y el Cúcuta Deportivo. Miranda, inició como lateral derecho, Club Deportivo Mercacentro, un escenario cerca a su casa, en el barrio 12 de Octubre. Con velocidad y picardía pudo darle salida constante a su equipo. Pero no se sentía cómodo en esa posición y su padre le sugirió jugar como delantero, donde lució impreciso e incomodo, con falta de contundencia y definición, pero con el paso del tiempo fue destapando su olfato goleador que Jhon Freddy Miranda puso a Ciénaga ha hablar de sus jugadas en cada competición donde anotaba entre 23 y 37 goles. Esas maniobras ayudaron para que su hermano mayor Didier Junior Miranda, quien jugaba en el Club La Gaitana de Bogotá, recomendará a su hermano a Don Álvaro Poveda, quien asistió a un partido en Ciénaga y sin pensarlo dos veces, trajo al jugador para promocionar su talento en la capital. Miranda, llegó el 11 de diciembre del 2008 a jugar el Torneo Infantil de Futbol La Gaitana, logrando el subcampeonato, al perder ante Caterpillar Motor la final. Jhon Freddy Miranda, fue el mejor jugador de la primera fecha y el jugador revelación de la competición.

14


Columna de opinión Por Álvaro Poveda

Alma de Campeones Amigos del fútbol Bogotano, siempre nos quejamos de la falta de oportunidades para nuestros futbolistas. Los invito a dejar de lado nuestros personalismos, egoísmos, envidias a que trabajemos en equipo y a que nos la juguemos por esos niños. La inteligencia y talento del futbolista bogotano, unido a unas condiciones adecuadas, a la paciencia y constancia para desarrollar un proceso, nos van a permitir tener muy buenas selecciones distritales en todas las categorías, esos jóvenes potenciados al alto rendimiento, siendo competitivos; no van a tener que mendigar una prueba en un equipo profesional, por el contrario, serán referentes y marcaran diferencia, serán valorados y tenidos en cuenta. El Torneo Infantil de La Gaitana se puede convertir en esa piedra angular desde donde se construya el futuro del fútbol Bogotano.

15


Folleto Torneo La Gaitana