Issuu on Google+

J

ESPECIAL MODA

VIAJE AL CENTRO DE

KUNA

Visitamos el centro de operaciones de una de las marcas peruanas que están más de moda en estos días. Texto Lorena Salmón

Kuna

es una de las marcas revelación de las últimas temporadas. Si bien pertenece a Incalpaca TPX del Grupo Inca, que tiene ya más de 50 años de experiencia en el mercado, Kuna –antes conocida como Alpaca 111– es una marca joven que ha sabido romper con el cliché de ser vista como una propuesta de productos exclusivos para extranjeros, para aproximarse al consumidor local. Y de qué manera. La estrategia desarrollada tenía como objetivo principal acabar con la imagen asociada con Alpaca 111, posicionada como marca de souvenirs con increíble calidad de fibra de camélido, para presentar una marca fresca,

nueva, de altísima calidad en las fibras nobles pero usable para todos, nos comenta Karen Neves, jefa de Márketing y Publicidad de Kuna. “De hecho, ahora tenemos una oferta de materia prima más amplia y un diseño más evolucionado”. En ese sentido, Kuna no solo ha desarrollado una aproximación increíble con sus clientes sino que ha realizado un espectacular trabajo en lo que respecta a su imagen. Más cálida, más próxima, más sofisticada. No solamente transformó el formato de sus tiendas, que invitan al visitante a entrar a descubrir su irresistible propuesta, sino toda su comunicación. Sus


clientes, más que clientes, son también fans de sus propuestas, gracias al desarrollo de contenidos en sus redes sociales así como a sus alianzas con las más reconocidas bloguers peruanas. Actualmente, Kuna cuenta con dieciocho tiendas en el país y tiene el plan de seguir expandiéndose en formatos como el de la boutique del Boulevard Jockey. La idea es seguir creciendo fuera de nuestras fronteras. Actualmente, un 20 por ciento de las prendas fabricadas en el Perú tienen como destino países como Chile, Argentina, Ecuador, Colombia, Bolivia y Brasil, país donde se piensa inaugurar una nueva tienda. Igualmente, es la única marca peruana del rubro con una tienda en el Mall Souk Madinat Jumeirah de Dubái (Emiratos Árabes Unidos). No solo eso, también cuenta con vitrinas de exhibición y venta en cinco hoteles de lujo; entre ellos, el Burj Al Arab, famoso hotel de siete estrellas con forma de vela de embarcación a orillas del Golfo Pérsico.

Propuesta integral La increíble apuesta de Kuna parte de la inspiración en la naturaleza y en su perfecta ejecución; utilizan milenarias técnicas de tejido e hilado así como materiales de primer nivel: fínísimas fibras andinas de vicuña, guanaco, llama y alpaca. Sobre esto, conversamos con la diseñadora Silvie Patthey para que nos cuente un poco más sobre el desarrollo del proceso de la propuesta. “El reto más grande en el proceso de creación es la confección de las prendas en sí, por el cuidado que hay que tener en cada detalle. Por otro lado, fue bastante difícil o costó mucho romper con el cliché de la marca de souvenir; por eso, hemos tratado de implementar un porcentaje significativo de prendas innovadoras, representativas de lo que queremos comunicar con Kuna; prendas dirigidas a la mujer y al hombre libre, a las personas que les gusta estar cómodas y a la vez lucir sofisticadas”, nos dice. Una colección tarda en ver la luz más de un año. Una vez con la idea en la cabeza y cargada de inspiración, Silvie se toma de dos a tres meses en ejecutar los bocetos, las muestras. “Primero, se eligen los puntos y los colores de los hilos; luego, se elaboran los modelos de mujer y hombre; después, se piensa en los accesorios”, comenta.


Luego, hay otro periodo entre la corrección de la muestra y la elaboración de las prendas libre de errores; finalmente, es colocada en tienda. Por eso, Silvie bromea diciendo que “una vez que la colección está lista, no puedo verla de nuevo durante un largo tiempo”. Cabe recalcar que además de la increíble calidad de sus productos y sofisticados diseños, que cada vez más están alcanzando una gran respuesta del público, Kuna tiene una alta conciencia de responsabilidad social así como un papel fundamental en la crianza y cuidado de nuestros camélidos. Así, con el único fin de mejorar la calidad de las fibras de camélido, Kuna creó, en 1992, el fundo experimental Pacomarca, un lugar que tiene como honorable trabajo la crianza y mejora genética de los camélidos del Altiplano. Actualmente, hay 3 mil alpacas en el fundo. Gracias a esto, la fibra no solo alcanza un nivel de calidad altísimo sino también se preserva la especie. Por otro lado, la marca también colabora y participa con programas de cuidado del medio ambiente y ayuda a las comunidades del Altiplano que se encargan de la crianza de los camélidos mediante talleres textiles. “Nos sentimos orgullosos del trabajo que venimos realizando, pero sabemos que aún tenemos mucho más por hacer”, concluye Neves.


JP36 Especial Kuna