Guion - 2015 el castillo y las olas (2015)

Page 1

EL CASTILLO Y LAS OLAS por Krugos

Ricardo Winkelmann E-mail: ████████@██████.com Guión para 43 páginas v.1 – diciembre de 2014 v.2 – 26 de abril de 2015


El castillo y las olas / 1

LOGLINE Sin teléfono, sin conexión a Internet, y cansada de ser ignorada por sus padres, Margot desea que el último día de vacaciones se acabe de una buena vez. Sin embargo, un simple paseo solitario por la playa terminará convirtiéndose en una experiencia inolvidable. PÁGINA 1 (4 viñetas) 1.1 Panorámica, todo el ancho de página. Un hotel en la playa, palmeras, mar, arena, etc., algo paradisíaco que veríamos en un folleto de viajes. NARRACIÓN Hotel Lograi, Isla de Margarita, el Caribe. MARGOT (fuera de escena) ...pero mamá, sola no puedo. 1.2 Margot, una adolescente de unos 16 años, vestida con un traje de baño de una pieza, shorts sobre el traje de baño, chancletas, gafas oscuras y un sombrero playero, sostiene dos raquetas y una pelota de ping-pong. Frente a ella, pero casi a nivel del suelo, se encuentra su madre tomando el sol, con los ojos cerrados, acostada en una silla playera reclinable junto al borde de una piscina. La mujer tiene un trago en una mano y un cigarrillo humeante en la otra. MARGOT Pasé toda la mañana esperando a que desocuparan la mesa para poder pedir las raquetas... ...¡¿y ahora me dices que no vas a jugar conmigo?! MADRE Debiste preguntarme primero. Además, yo no sé jugar eso.


El castillo y las olas / 2

1.3 Margot desde el punto de vista de la madre. MARGOT Yo tampoco sé, pero será divertido aprender. ¡Vamos! ¿Sí? 1.4 La madre desde el punto de vista de la hija. Tiene un ojo abierto y aprieta el otro en una mueca graciosa, como si le molestara sobremanera la luz del sol. Se protege de la luz con una mano, en la que sostiene el cigarrillo encendido, pero esto no parece ser de mucha ayuda. MADRE Maggie, hoy me tocó hacer maletas: las mías, las tuyas, y las de tu papá... ...Lo único que quiero hacer ahora es relajarme hasta que sea hora de irnos. PÁGINA 2 (4 viñetas) 2.1 Margot camina cabizbaja, malhumorada. Para su irritación, y en contraste con su estado de ánimo, pasa frente a una pareja que ríe enérgicamente. Si te sobra tiempo y espacio, puedes incluir otros turistas aquí y allá, todos sonrientes. SIN TEXTO 2.2 Un hombre sentado junto a una mesa circular atravesada en el centro por un tubo de aluminio que sostiene una amplia sombrilla. Sobre la mesa hay una botella de cerveza y una billetera. El rostro del hombre está oculto detrás de un amplio periódico; las noticias y titulares no son legibles a esta escala, pero el nombre del periódico, «Subcultura», es lo suficientemente grande como para leerse con claridad.


El castillo y las olas / 3

MARGOT (fuera de escena) Papá... PADRE Maggie. 2.3 Margot enseña una sonrisa forzada. MARGOT ¿Te gustaría jugar ping-pong conmigo? 2.4 Margot de pie junto a su padre. El hombre sigue oculto tras el periódico. Margot ya no sonríe. PADRE No. PÁGINA 3 (3 viñetas) Las tres viñetas del mismo tamaño y desde el mismo punto de vista. 3.1 Margot sentada en una acera. Un antebrazo reposa horizontalmente sobre ambas rodillas, su mano cae verticalmente como tirada por el peso las raquetas que sostiene. El otro antebrazo, con el codo en una rodilla, sube hasta su rostro que está apoyado sobre el puño cerrado en una postura de insufrible aburrimiento. Sobre la acera, a su lado, se encuentra su sombrero y, sobre éste, sus gafas de sol. Más abajo, junto a sus pies, se encuentra la pelota de ping-pong. Tras ella hay una edificación que le da sombra, la edificación empieza cerca de uno de los extremos de la viñeta y vemos la clara división entre la zona soleada y la sombra. SIN TEXTO


El castillo y las olas / 4

3.2 Casi exactamente igual que la anterior pero los ojos de Margot miran en otra dirección. SIN TEXTO 3.3 Ahora Margot bosteza profundamente, se cubre la boca con el puño cerrado y extiende el brazo opuesto estirándose. SIN TEXTO PÁGINA 4 (5 viñetas) 4.1 Vista de gusano. Un hombre joven con apariencia de no ser muy listo observa a la cámara (a Margot) con curiosidad. Lleva un uniforme blanco (chemise, bermudas y gorra) con un carnet de identificación en el pecho, se trata de un empleado del hotel. EMPLEADO >Ajem< ¿Señorita...? 4.2 Margot acostada sobre la acera, cruzada de brazos, el rostro oculto bajo el sombrero, las raquetas y la pelota de ping-pong en sus manos. MARGOT ¿Quién llama? 4.3 El joven responde con timidez, ocultando las manos en los bolsillos, y encorvándose como si Margot pudiera oírlo mejor de esa forma. EMPLEADO Disculpe, señorita, una familia ha estado esperando por la mesa de ping-pong; como usted no le está dando uso, debo pedirle que me entregue las raquetas y la pelota.


El castillo y las olas / 5

4.4 De cerca. El rostro del empleado, muestra una sonrisa pequeña y forzada. EMPLEADO Ah, y no está permitido dormir en las áreas públicas. Si se siente mal puedo acompañarla a la enfermería. 4.5 Margot se levanta el sombrero y se inclina para observar al empleado, lleva puestas las gafas de sol. Sonríe con malicia. MARGOT Lo siento, debo haberme confundido... ...pensé que ésta era mi habitación. PÁGINA 5 (4 viñetas) 5.1 Una viñeta panorámica, todo el ancho de página, llevará el título y los créditos. Las olas rompen en la playa. En la arena húmeda una hilera de huellas se pierde en la distancia, haciéndose cada vez más pequeñas. No hay más rastros de civilización, sólo agua, arena, palmeras, y cualquier otra formación natural que quieras incluir. EL CASTILLO Y LAS OLAS KRUGOS – Guión // ELI NAVARRO – Arte y rotulado 5.2 De cerca. Los pies descalzos de Margot dejando huellas en la arena húmeda. SIN TEXTO 5.3 Margot, detenida, observa el mar. Lleva sus chancletas en una mano; con la otra se sostiene el sombrero para que no se vuele con el viento (si la diseñaste con cabello largo, el viento sopla lo que sobresalga


El castillo y las olas / 6

bajo el sombrero). El oleaje llega hasta sus pies, los cubre sin subir de los tobillos. SIN TEXTO 5.4 Margot sentada en la arena junto a sus chancletas, está inclinada hacia atrás usando sus brazos de soporte. Tras ella se encuentra Omar, un negrito de diez años, vestido con un short y una franela hawaiana, descalzo (la descripción es de referencia para otras viñetas, aquí sólo vemos sus pies tras Margot). OMAR ¡Es hermoso! ¿No te parece? PÁGINA 6 (4 viñetas) 6.1 Omar de pie junto a Margot, habla sin verla, su mirada perdida en el horizonte. En una mano lleva una cubeta de plástico (no un juguete infantil, más bien como una vieja cubeta de pintura) llena de arena en la que está clavada una barra plana y angosta de metal que usa para esculpir (algo como una regla pequeña). Omar siempre luce contento de la vida y sonriente, nada puede arruinar su espíritu optimista. Margot observa al niño, sin moverse de su cómoda posición. MARGOT No está mal... ...pero después de una semana sin ver otra cosa, ya me aburre. OMAR A mí jamás me aburre. 6.2 El niño sentado junto a Margot; intercambian un apretón de manos. Margot se quita las gafas de sol con la mano libre y, ahora que tiene ambas manos ocupadas, ya no está inclinada hacia atrás.


El castillo y las olas / 7

OMAR Mi nombre es Omar Ortiz. MARGOT Maggie. 6.3 De cerca. El rostro de Margot. Se muerde la punta de la lengua en un gesto gracioso. MARGOT Bueno, en realidad es Margot, pero no me gusta. Prefiero que me llamen Maggie... ...como la bebé de los Simpson. 6.4 Omar sonríe. Margot lo observa extrañada, arquea una ceja. OMAR ¿Los Simpson? Hmm... no, no los conozco. ¿Se hospedan en el hotel? MARGOT ¿Que no conoces a...? ¿Tus padres no te dejan ver TV, verdad? PÁGINA 7 (4 viñetas) 7.1 Enfocamos a Omar, sus propias palabras parecen causarle genuino entusiasmo. OMAR Pues a mí me gusta el nombre Margot, es realmente muy bonito. Si tuviera una hermana me gustaría que la llamaran Margot. 7.2 Enfocamos a Margot. Dirige a la cámara (a Omar) una mirada de exagerada suspicacia, bromeando, por haber evitado su pregunta.


El castillo y las olas / 8

MARGOT Eh, no cambies el tema, estás evitando mi pregunta. Y además, no sé qué le ves a mi nombre, suena como nombre de viejecitas. 7.3 Una viñeta grande. Omar levanta una pequeña montaña de arena en la palma de su mano, responde sonriendo con la vista en el cielo. Margot sonríe también. OMAR Margot empieza por “mar”, y la mar es lo más bello que conozco. Tu nombre viene de Margarita, como esta isla, que significa perla, y que además es una flor muy linda... ...¿Cómo no habría de gustarme tu nombre? MARGOT ¡Ja! Tú eres un chico bastante curioso, ¿sabes? 7.4 Omar muestra los dientes en una enorme sonrisa, deja caer un hilillo de arena de su puño y mira en dirección a Margot (aunque puedes dejarla fuera del plano si quieres y dibujar solo a Omar). OMAR ¿Quieres que te diga otra cosa que me gusta de tu nombre? Que así como empieza por Mar, con esas mismas letras termina el mío. Omar y Margot... tenemos la mar en común. PÁGINA 8 (5 viñetas) 8.1 Margot luce conmovida, se lleva las manos al corazón.


El castillo y las olas / 9

MARGOT ¡Oh, qué lindo! Algún día, cuando crezcas, seguro que harás a alguien muy feliz. 8.2 Omar se ha puesto en pie. Sonríe. Margot lo observa, sentada, y le devuelve la sonrisa. OMAR No hay que ponerse a esperar a que algún día llegue, cualquier día es bueno para hacer feliz a alguien. MARGOT La verdad es que me refería a otra clase de felicidad, cuando crezcas lo entenderás mejor. Pero sobre esa felicidad que nombras, te doy toda la razón. 8.3 De cerca. El rostro de Omar. OMAR Feliz es feliz. ¿Qué más hay que entender? 8.4 Omar le ofrece una mano a Margot para ayudarla a levantarse, Margot lo observa pero aún no reacciona. OMAR ¡Ven! Te enseñaré algo que siempre me hace feliz. Quizás te diviertas ayudándome... 8.5 Muy de cerca. Las manos unidas de Omar y Margot. OMAR ...y quizás la arena y la mar ya no te aburrirán más.


El castillo y las olas / 10

PÁGINA 9 (3 viñetas) 9.1 En primer plano, Margot se inclina para recoger agua de mar en la cubeta, el agua le llega casi hasta sus rodillas. Sigue vistiendo su sombrero playero. Las gafas oscuras cuelgan de un bolsillo delantero de sus shorts sujetos por una de las patas (o, si prefieres, pueden colgar del cuello del traje de baño). Le grita a Omar, que está lejos. Al fondo, Omar deja caer un hilillo de arena de su puño sobre la palma de la otra mano, en la que se forma un pequeño montículo. Voltea a mirar en dirección a Margot, como distraído de lo que hacía para responder. MARGOT ¡No veo por qué tenía que ser yo quien fuera por el agua! OMAR ¡Lo estás haciendo bien! 9.2 Margot, de vuelta junto a Omar, muestra la cubeta llena de agua, sujetándola con ambas manos. Omar, con ambas manos, deja caer arena dentro de la cubeta, algunas gotas salpican. Sonríe entusiasta. MARGOT ¿Qué es lo que vamos a hacer con esto? OMAR Ya lo verás. 9.3 De cerca. El rostro de Margot. Arquea una ceja y pone expresión de no estar segura si ayudar o no. MARGOT Ajá... pero primero dime ¿qué es lo que se supone que vamos a hacer?


El castillo y las olas / 11

PÁGINA 10 (1 viñeta) 10.1 Omar, con gran entusiasmo, extiende los brazos como refiriéndose a algo de enormes proporciones. Tras él, casi todo el fondo está formado por un reluciente castillo de arena imaginario, majestuoso, enorme y muy elaborado, con escalinatas, puentes, torres, terrazas, etc., algo que no se parecerá en nada a lo que van a construir. Escondidos entre los corredores del castillo están los personajes principales representados por pequeños figurines, simples, sin mucho detalle. Una doncella estilo medieval, recostada aburrida en una baranda, con la cabeza apoyada en una mano. Tras ella, como a punto de asustarla, dos fantasmas, uno pequeño, como de un niño, y otro alto como un adulto. Por otro lado del castillo: un rey, su rostro oculto tras un libro (como el padre de Margot tras el periódico), la corona sobresale tras el libro. Junto a él una reina acostada como la madre de Margot. OMAR ¡Un castillo! PÁGINA 11 (5 viñetas) 11.1 Omar traza un rectángulo en el suelo, la base del castillo (como en la imagen #3 de referencia). Su expresión es de incomodidad, como si hubiera dicho algo que no debía. Margot observa escéptica, sosteniendo la cubeta llena de agua. MARGOT ¿Hace mucho que sabes hacer castillos de arena? OMAR Aprendí un poco antes de... eh... bueno... aprendí hace años. 11.2 Omar echa arena dentro del rectángulo con la pala.


El castillo y las olas / 12

MARGOT ¿Hace años? ¿Y qué edad tenías? OMAR Más o menos la misma de ahora. 11.3 De cerca, el rostro de Margot; sonríe, le ha hecho gracia la respuesta de Omar. MARGOT ¿Hace años tenías la misma edad que tienes ahora? 11.4 Omar echa el agua de la cubeta (que le ha quitado a Margot) al interior de un cráter que ha formado con arena (uno como el que se ve en la imagen de referencia #7). Margot reacciona con sorpresa. OMAR Más o menos, sí. ¿Quieres ir por más agua? No quisiera mojarme los pies. MARGOT ¡¿Mojarte los...?! 11.5 Margot camina malhumorada rumbo al agua (no es necesario que se vea el agua), dejando atrás a Omar. Habla para sí misma. MARGOT Y luego dice que ama el mar... PÁGINA 12 (5 viñetas) 12.1 Trabajan en el castillo. Margot toma arena con la pala. Omar, arrodillado, moldea con las manos una montaña de arena húmeda que se irá convirtiendo en el castillo. Algunos pilares han sido creados


El castillo y las olas / 13

utilizando la cubeta (tienen la forma de su interior), para convertirlas más adelante en torres. MARGOT ¿Lo terminaremos rápido? 12.2 De cerca, el rostro de Omar. Desvía la mirada hacia arriba, pensativo. OMAR No muy rápido, no. ¿Ya te cansaste? 12.3 De cerca, el rostro de Margot. Se coloca las gafas de sol. MARGOT Aún no, sólo tenía curiosidad. Después de terminarlo, ¿cuánto tiempo durará el castillo? 12.4 Muy de cerca. Omar (sólo vemos sus manos) aplana una pared de arena con la barra de metal (como en la imagen de referencia #11). OMAR Cuando anochezca subirá la marea y se lo llevarán las olas. 12.5 Margot de pie atrás de Omar, ambos miran la montaña de arena que empieza a tomar forma (Margot lleva las gafas puestas). MARGOT Tanto trabajo para nada. OMAR La idea es disfrutar el proceso.


El castillo y las olas / 14

PÁGINA 13 (5 viñetas) 13.1 Muy de cerca. Por un lado, la mano de Margot esculpe una torre con una cuchara pequeña (como en la imagen de referencia #13, excepto que reemplazamos la herramienta de la foto por una cuchara para café). La mano de Omar muestra el pulgar en gesto afirmativo. MARGOT ¿Así? OMAR ¡Muy bien! ¿Ya ves que no es difícil? 13.2 De cerca, Margot alza el rostro, como mirando a la distancia. En sus gafas se refleja la figura de un joven surfista que se acerca, lleva una tabla de surf bajo el brazo. Aunque aquí puede que no se vea con detalle, te dejo la descripción de referencia: Se trata de un joven no mucho mayor que Margot. Está en buenas condiciones físicas (lo suficiente como para llevar a Margot y Omar en sus hombros, pero no tan musculoso como un Stallone, más bien delgado que atlético). Aquí lo introducimos como un bravucón, pero luego se lleva bien con los personajes, por lo que su apariencia no debe ser muy hostil, que pueda mostrar luego un rostro amigable. MARGOT Oh, no, allí viene ése. 13.3 Omar, junto a Margot, mira hacia la misma dirección que ella (hacia la cámara). Omar ya no sonríe, parece nervioso. OMAR ¿Lo conoces? MARGOT Se la pasa por ahí... lo he estado evitando desde que llegué, me da mala espina.


El castillo y las olas / 15

13.4 Martín, el surfista, pasa junto a Omar y Margot (que se ven entre sí por el rabillo del ojo), el castillo a medio terminar está en su camino. SIN TEXTO 13.5 De cerca, la tabla de surf destruye el castillo (como por accidente). MARGOT (fuera de plano) ¡Eh, ten cuidado! PÁGINA 14 (5 viñetas) 14.1 Martín voltea a mirar a Margot. Ella señala furiosa el castillo arruinado, queda una torre en pie. Omar se asoma tras ella, nervioso. OMAR Margot, no importa, no busquemos proble... MARGOT (interrumpiendo) ¡Te puedes fijar por donde andas! 14.2 De cerca, el rostro de Martín se inclina, sobrado, como diciendo «¿Me hablas a mí?» SIN TEXTO 14.3 Martín patea la torre que quedaba en pie, despedazándola en pequeños trozos de barro que salen disparados. SIN TEXTO 14.4 Martín se aleja dándoles la espalda. Margot se arrodilla y clava la mano en los restos del castillo.


El castillo y las olas / 16

SIN TEXTO 14.5 Una viñeta pequeña. De cerca, la mano de Margot sostiene una bola de barro, gotea algo de barro por entre sus dedos. SIN TEXTO PÁGINA 15 (4 viñetas) 15.1 La bola de barro golpea a Martín en la cabeza, salpicando trozos de barro en la dirección en que viajaba la bola. SFX Paf 15.2 Martín nos da la espalda, voltea por sobre su hombro y vemos la sonrisa de alguien que no está necesariamente ofendido pero que igual planea vengarse. SIN TEXTO 15.3 Desde el punto de vista de Martín. Margot sonríe a la cámara como adivinando que se ha metido en problemas, muestra las palmas abiertas como queriendo decir «tranquilo, cálmate», una mano está llena de barro. Omar mira boquiabierto a Margot. SIN TEXTO 15.4 Martín camina por un muelle de madera. Lleva a Margot sobre un hombro, sujetándola con la mano (si vemos a Martín de frente, ella quedaría mirando hacia atrás, mostrando el trasero a la cámara). Con el otro brazo lleva cargado a Omar, pero no sobre el hombro, sujetándolo contra su cintura (si vemos a Martín de frente, Omar miraría a la cámara, es decir, está orientado en dirección contraria a Margot).


El castillo y las olas / 17

Margot va como pataleando y golpeando con las manos la espalda de Martín (esto de referencia, puedes dibujarla desde un punto de vista en el que estas acciones no se vean). Omar va asustado. OMAR ¡No lo hagas! ¡Por lo que más quieras! PÁGINA 16 (3 viñetas) 16.1 Omar y Margot se sumergen en el agua tras ser arrojados por Martín desde el muelle. Muchas burbujas rodean sus cuerpos, ocultando sus rasgos, y suben en hileras hacia la superficie (lo que me interesa en realidad es disimular las partes del cuerpo de Omar que no estén cubiertas con ropa, porque su cuerpo bajo el agua luce como un cadáver descompuesto). Si el efecto no te resulta muy difícil, quizás se pueda enfocar desde el fondo del mar mirando hacia arriba, vemos a Omar y Margot de espalda, bajo el agua, y fuera del agua, borroso, a Martín asomado desde el muelle. Otra posibilidad sería una vista aérea (desde la superficie), veríamos a Martín y al muelle con claridad, y a Omar y Margot borrosos bajo el agua. 16.2 Margot, bajo el agua, observa a la cámara (a Omar), hace un gesto de profundo horror. 16.3 Desde el punto de vista de Margot. Omar, bajo el agua, nos muestra las manos como diciendo «no tengas miedo». Luce como un cadáver en estado de descomposición (imagina algo estilo The Walking Dead). PÁGINA 17 (4 viñetas) 17.1 Margot sale del agua gateando por la arena (sus piernas aún sumergidas en donde el agua termina), como si no pudiera levantarse por el pánico, pero tratando de escapar lo más aprisa posible. Tiene una


El castillo y las olas / 18

mano en el aire, extendida al frente, como buscando de qué agarrarse para seguir adelante. Tras ella, a la distancia, con el agua a la altura de las rodillas, sale Omar por entre las olas. Aún luce como un cadáver en descomposición. SIN TEXTO 17.2 Las siguientes tres viñetas enfocamos únicamente a Omar, caminando hacia la cámara. A medida el agua se va escurriendo de su cuerpo durante las tres viñetas, su apariencia se va normalizando, y en la última viñeta es casi normal pero aún con cierto aspecto cadavérico. En las tres viñetas su expresión es de profunda tristeza o preocupación. En la 17.2 Omar nos muestra ambas manos como diciendo «detente». OMAR ¡Margot, espera! 17.3 Hace un gesto de ruego con ambas manos. OMAR ¡Por favor! ¡No tengas miedo! 17.4 Extiende suplicante una mano hacia la cámara. OMAR ¡Déjame explicarte! PÁGINA 18 (4 viñetas) Las próximas páginas ocurren en el pasado, estamos en 1978. Puedes utilizar algún efecto en las líneas de las viñetas para hacerlas diferentes al resto del cómic: pueden ser temblorosas (también queda bien si las horizontales son rectas y sólo las verticales son temblorosas), o con forma de papel rasgado, o con los bordes borrosos, o cualquier otra cosa que se te ocurra. También el arte podría llevar un coloreado único en estas páginas, pero parecido al resto, que no


El castillo y las olas / 19

desencaje mucho pero que se sienta diferente. 18.1 Mar adentro. Beto, un pescador de unos cuarenta años, y padre de Omar, arroja las redes desde su lancha (una embarcación típica de pescadores humildes, con motor fuera de borda. No es necesario que se vea bien en esta viñeta). Atrás, Omar ensarta un caracol marino en el hilo de un collar de caracoles que está haciendo. Al fondo, quizás sólo en silueta, otro pescador (la clase de personas que tienen una enorme barriga pero sus extremidades son las de un hombre delgado, en esta viñeta no hace falta que lo veamos bien) arroja también su red. El cielo empieza a nublarse a espaldas de los personajes, se aproxima una tempestad. NARRACIÓN Había estado haciendo un tiempo delicioso y la mar estaba adormecida; parecía un día perfecto para acompañar a mi padre. 18.2 De cerca. Beto alza la mirada hacia el cielo, luce pensativo. NARRACIÓN No fue su culpa. Nadie hubiera podido prever lo que nos preparaba la naturaleza. 18.3 El mismo plano. Beto silba ayudándose con los dedos índice y meñique. SFX (silbido) fuuiiuuí 18.4 El pescador panzón nos da la espalda, hace visera con una mano y observa a Beto, que le señala las nubes negras como advirtiéndole que es hora de regresar. Con la mano libre le muestra el pulgar, ha entendido el mensaje. Omar mira el cielo con curiosidad, sostiene con ambas manos el collar terminado. SIN TEXTO


El castillo y las olas / 20

PÁGINA 19 (4 viñetas) 19.1 Llueve. Beto dirige la lancha en un mar agitado, dejando una estela de espuma a su paso. Omar le muestra a su padre dos collares de caracoles. OMAR ¡Mira papá! Te hice uno a ti y uno a mamá. BETO Ahora no, hijo, tenlos allí y me los muestras luego. 19.2 La embarcación del pescador panzón es golpeada contra una roca que sobresale entre las olas (lo suficientemente grande como para que el hombre pueda quedarse sobre la roca hasta ser rescatado). El hombre cae al mar. NARRACIÓN Hubiéramos llegado a la costa, pero nos detuvimos para tratar de salvar al pescador. 19.3 El pescador trepa la roca con esfuerzo. Al fondo (puede ser en silueta, o algo simple), la lancha de Beto lucha con las olas. NARRACIÓN Tratamos de acercarnos una y otra vez, sin conseguirlo. La mar se agitaba más y más con cada minuto que pasaba. NARRACIÓN Mi papá no quería rendirse, y hubiera persistido de no haber estado yo allí, pero decidió que lo mejor sería ir por ayuda y no seguir poniendo en peligro nuestras vidas. 19.4 Una ola vuelca la lancha de Beto; él y su hijo caen al agua (si dibujas


El castillo y las olas / 21

a Omar con suficiente detalle, lleva puestos los collares de caracoles). NARRACIÓN El destino tenía otros planes. PÁGINA 20 (3 viñetas) 20.1 Muy de cerca. El rostro de Omar, con los ojos cerrados, podría creerse que está muerto. Tiene ojeras y mala cara. En esta viñeta no se nota, pero Omar está acostado (como dormido) sobre la lancha, ésta ha quedado volteada y Omar y su padre se mantienen sobre ella precariamente. SIN TEXTO 20.2 Muy de cerca, el rostro del padre (aquí no se nota, pero está sentado en la parte trasera de la lancha volteada, junto a las aspas del motor fuera de borda), su expresión es de sufrimiento interno (podría dar la impresión al lector de que se lamenta por su hijo muerto, sólo que Omar no ha muerto aún). Tiene ojeras y luce cansado. SIN TEXTO 20.3 Una viñeta grande. Vista aérea. Omar se despierta y se inclina mirando a su padre. Beto lo observa con preocupación. NARRACIÓN Pasamos la noche a la deriva, sacudidos por las olas, sujetándonos torpemente en la oscuridad, haciendo lo imposible por no volver a caer al agua... NARRACIÓN ...Fue imposible dormir. NARRACIÓN Cuando vimos salir el sol, la costa había desaparecido del horizonte, no había más que


El castillo y las olas / 22

agua en cualquier dirección. NARRACIÓN Estábamos agotados, sedientos y llenos de miedo. No podíamos hacer nada más que esperar... y seguir esperando. BETO Guarda tus fuerzas, hijo, no te levantes. PÁGINA 21 (2 viñetas) 21.1 Han pasado tres días. Omar descansa moribundo en los brazos de su padre (en una posición parecida a la Piedad de Miguel Ángel). A Beto se le notan los días que lleva sin afeitarse. NARRACIÓN Al tercer día estábamos consumidos por la sed y perdíamos las esperanzas. Presentíamos lo que nos aguardaba si nuestra suerte no cambiaba pronto. OMAR ¿No puedo tomar aunque sea un traguito? BETO El agua de mar sólo te haría daño. Debemos resistir, quizás vuelva a llover. 21.2 Alejamos el plano (a un punto intermedio entre las viñetas 1 y 3). NARRACIÓN Aquel día no llovió. 21.3 Alejamos más todavía el plano. La lancha minúscula en medio de un mar infinito (la idea es contrastar con las palabras de Beto, que sea obvio que no hay nadie cerca que pueda ayudarles, que se vean insignificantes en la inmensidad del océano). BETO


El castillo y las olas / 23

O quizás... quizás alguien nos rescate. NARRACIÓN Tampoco fuimos rescatados. PÁGINA 22 (5 viñetas) Divide la página en tres filas. La primera tiene dos viñetas, la segunda dos más, y la tercera una viñeta panorámica. Las primeras cuatro viñetas que sean bastante simétricas, todas del mismo tamaño. 22.1 De cerca. El rostro de Omar, de perfil, como si estuviera sentado frente a su padre al otro extremo de la lancha y se vieran frente a frente (el padre está fuera del plano). Se le ve bien, repuesto, como si nada malo hubiera pasado. Lleva los collares de caracoles. OMAR Papá... 22.2 Como la anterior, pero ahora enfocamos a Beto. Mira en dirección opuesta, también de perfil (como si los personajes se miraran a través del espacio entre las viñetas, sólo que el espacio en la página es mucho menor del que habría entre ellos, vemos sus cabezas de cerca). SIN TEXTO 22.3 Igual que la viñeta 1. Omar luce en paz (pero no luce feliz, ni sonríe a menos que sea una sonrisa muy sutil). OMAR Papá, ya no tengo sed. 22.4 Mismo punto de vista de la viñeta 2. Beto inclina la cabeza como si mirara algo a sus pies que no vemos, tiene los ojos cerrados fuertemente y corren lágrimas por sus mejillas. OMAR (fuera de plano) Papá, ¿me oyes?


El castillo y las olas / 24

22.5 Alejamos el plano de modo que vemos a los dos personajes enteros, sentados cada uno en un extremo de la lancha, frente a frente. Confirmamos que el Omar que ha estado hablando es su fantasma. Beto sostiene en sus brazos el cuerpo sin vida de su hijo en la misma forma de la página anterior. El fantasma mira a su padre. Beto mira a su hijo muerto. NARRACIÓN Nunca más volvió a oír mi voz. PÁGINA 23 (5 viñetas) 23.1 Muy de cerca. La mano de Beto retira los collares de caracoles del cuello de su hijo muerto (en las páginas anteriores no se muestra bien que están hechos de caracoles, ésta es la última oportunidad de mostrarlos de cerca). SIN TEXTO 23.2 Beto se ha puesto uno de los collares y lo sostiene con la mano en el pecho (no es necesario que se vea bien el collar). Mira al cielo y levanta el otro collar con la mano libre, haciendo una promesa. Al otro extremo de la lancha, el fantasma de Omar mira conmovido lo que hace su padre, y se toca el pecho como buscando sus collares, pero han desaparecido. BETO Gracias, hijo, como el mar no permita que te siga pronto a donde has ido, prometo que le daré a tu mamá el collar que le hiciste... ...y que jamás me quitaré el mío. 23.3 Está oscuro, cerca del anochecer, y llueve con fuerza. Beto inclina la cabeza hacia atrás y abre la boca para tomar agua de lluvia.


El castillo y las olas / 25

NARRACIÓN Finalmente volvió la lluvia, trayendo con ella la salvación. Y cada atardecer, día tras día, llovió a la misma hora... NARRACIÓN ...Pero la naturaleza quiso llevarse algo a cambio. 23.4 Vista aérea, Beto se asoma al mar y sumerge una mano tratando de agarrar a su hijo que se hunde y ya se encuentra fuera de su alcance. NARRACIÓN Una ola le robó mi cuerpo. BETO ¡Omar! ¡Omaaar! NARRACIÓN La mar se quedó con mi alma. 23.5 Desde lejos, pueden ser siluetas. Beto, de pie, abanica su camisa a modo de bandera para llamar la atención de un barco grande que pasa cerca. NARRACIÓN Después de doce días a la deriva, Beto Ortiz, mi papá, fue rescatado, y pudo volver a casa para cumplir su promesa. PÁGINA 24 (4 viñetas) 24.1 Estamos de vuelta en el presente. Muy de cerca, una placa metálica rústica atornillada a una roca, algo gastada por el paso del tiempo. TEXTO EN LA PLACA: Omar Rafael Ortiz López Ene 29 1970 – Dic 12 1978 Q.E.P.D.


El castillo y las olas / 26

NARRACIÓN El pescador pasó una noche en la roca y fue encontrado en la mañana... 24.2 Alejamos el plano. La placa está atornillada a una roca enorme entre un montón de rocas de diversos tamaños. Omar está sentado en la arena bajo la placa, recostado contra la roca, luce triste. Margot está sentada sobre una enorme roca cercana, mira a Omar, corren lágrimas por su rostro y tiene expresión de profunda tristeza. OMAR ...nos había visto caer de la lancha y pensó que nos habíamos ahogado. Por eso no nos buscaron. 24.3 Enfocamos a Omar. OMAR Eran otros tiempos, no había personal ni interés para arriesgarse por encontrar los cuerpos de dos pobres miserables. Los pescadores hubieran ayudado a buscar sobrevivientes, pero, creyéndonos muertos, los ruegos de mi madre fueron en vano. Nadie movió un dedo por nosotros. 24.4 Omar se pone en pie. OMAR A mi mamá no la volví a ver. Mi papá murió unos veinte años después. Alguna vez lo vi por la playa, pero él no podía verme como tú. Pocas personas pueden.


El castillo y las olas / 27

PÁGINA 25 (4 viñetas) 25.1 Omar y Margot caminan por la playa (de regreso al lugar del castillo, pero aún están lejos de allí, no están a la vista ni el castillo ni el muelle). Han dejado un rastro de huellas desde la roca con la placa de la página anterior, recuerda incluir la lancha que agregaste cerca de la roca. MARGOT Y yo quejándome porque mis padres prohibieron traer nuestros teléfonos al viaje... Y mi laptop... Y no quisieron jugar ping pong. 25.2 Enfocamos a Margot, luce triste. MARGOT Pero después de escuchar lo que te pasó... ...de pronto me siento mal por todas esas cositas que me molestaban, ahora parecen tan insignificantes. 25.3 Enfocamos a Omar, luce un poco triste. OMAR A algunos nos tocan peores cartas que a otros, pero eso no quiere decir que tus problemas no cuentan, por pequeños que sean. Aunque el mundo esté lleno de dolor, podemos... mejor dicho, debemos permitirnos buscar la felicidad en nuestras vidas sin sentirnos culpables.


El castillo y las olas / 28

25.4 Omar y Margot caminan a lo lejos, dándonos la espalda. Al fondo, aún lejos de los personajes, está el muelle (el castillo sería muy pequeño para verse en esta viñeta). MARGOT ¿Sabes qué? Es de lo más raro escucharte hablar, te veo y espero las palabras de un niñito, pero tienes ¿ Qué? ¿Tres veces mi edad? OMAR Ja, gracias por hacerme sentir viejo. PÁGINA 26 (4 viñetas) 26.1 Margot y Omar miran las ruinas del castillo, ya no lucen tristes. Omar mira a Margot, confuso, no ha entendido algo que ella ha dicho. Margot luce malhumorada. OMAR Fue una idea tonta, pero al menos pasamos un rato... interesante. MARGOT (el texto ilegible, muy pequeño, como murmurando) No podemos dejarnos vencer. OMAR ¿Cómo dices? 26.2 Enfocamos a Margot, luce decidida. MARGOT ¡No podemos dejarnos vencer! Ese idiota no va a arruinarnos el día.


El castillo y las olas / 29

26.3 Omar no luce muy convencido. Margot de rodillas, levanta con ambas manos un puñado de arena de los restos del castillo, caen algunos trozos pequeños. OMAR ¿Y si vuelve? Podría derribarnos el castillo por segunda vez. MARGOT Si no quieres ayudar, lo haré yo sola. Y si él vuelve... nos veremos las caras. 26.4 Enfocamos a Omar desde el punto de vista de Margot. Sonríe animado y extiende las manos en el gesto que indica algo grande. OMAR ¡Hagamos el castillo más grande que el primero! 26.5 El mismo punto de vista. Ahora Omar señala a Margot (a la cámara), como apuntándole con una pistola imaginaria y guiñándole un ojo. OMAR Tú ve por el agua. PÁGINA 27 (6 viñetas) 27.1 Muy de cerca. Las manos de Margot sostienen el cubo inclinado de modo que cae un chorro de agua. SIN TEXTO 27.2 Muy de cerca.


El castillo y las olas / 30

La mano de Omar esculpe una ventana en una muralla con un palillo. SIN TEXTO 27.3 Muy de cerca. La barra plana de metal, sostenida por Margot, corta el borde de una torre cilíndrica que tiene la forma del cubo, como para hacer una torre rectangular. La arena que está quitando la barra se desborona hacia afuera. SIN TEXTO 27.4 De cerca. Omar se asoma desde detrás de un muro que está a medio construir. Se asoma con un ojo más abierto que el otro, como haciendo un trabajo minucioso, y con los dedos índice y pulgar acaba de arrancar un caracol de la arena, dejando un pequeño daño en tope del muro, algunos granos caen del caracol. SIN TEXTO 27.5 De cerca. Margot sopla la superficie de una torre a medio esculpir, como apartando la arena que ha quitado de la parte que ha esculpido. SIN TEXTO 27.6 Margot y Omar observan un punto fuera del plano (no vemos el castillo, pero es obvio que es eso lo que miran). Parecen satisfechos de su trabajo. Margot sostiene un coco del que sale un pitillo (pero ella no está tomando, está hablando) y se seca el sudor con la otra mano. Al fondo se aleja un vendedor arrastrando tras de sí un carrito que dice «cocos». MARGOT Se hace tarde, ¿crees que lo terminemos a tiempo? OMAR No sé. Quizás debamos darnos prisa.


El castillo y las olas / 31

PÁGINA 28 (5 viñetas) 28.1 Margot echa arena con ambas manos en la cubeta que Omar sostiene. OMAR Haz la última torre exterior y yo iré encargándome de los detalles del centro. MARGOT Perfecto. OMAR Debemos trabajar del centro hacia afuera, por el tamaño. 28.2 Enfocamos a Omar, tras él vemos el sol que empieza a acercarse al horizonte (les queda cosa de una hora o algo así). OMAR Margot, honestamente, creo que no nos dará tiempo de terminarlo entero, pero al menos podemos terminar la parte más alta. 28.3 Margot de rodillas frente a una sección del castillo aún sin forma (no mostramos el resto del castillo todavía), acaba de poner la cubeta boca abajo sobre un muro de arena para formar una torre. A su lado está el coco que se tomó. Al fondo viene Martín el surfista. Trae en la mano el sombrero de Margot, pero en esta viñeta no se entiende bien qué cosa es. MARGOT Haremos lo que podamos. 28.4 Enfocamos a Omar, luce desilusionado. OMAR Olvídalo, ya viene ése otra vez a


El castillo y las olas / 32

destruirnos el castillo. Nos podemos ir despidiendo de nuestra obra. 28.5 Enfocamos a Margot, luce malhumorada, sus ojos entrecerrados miran a un lado como maquinando algo. MARGOT ¿Te puedo echar agua en la cara y así le damos un buen susto a ese patán? PÁGINA 29 (5 viñetas) 29.1 Margot amenaza con arrojarle el coco a la cámara (a Martín). MARGOT Das un paso más y vas a necesitar una nariz nueva. 29.2 Desde el punto de vista de Margot. Martín muestra una mano como diciendo «tranquila, vengo en paz». La otra mano la extiende queriendo entregarle a Margot su sombrero. MARTÍN Vengo a disculparme por mi comportamiento, sé que estuvo mal. Creo que esto es tuyo, lo encontré junto al muelle. 29.3 Margot en una pose retadora, la frente en alto, el coco en la mano. Omar la observa nervioso. MARGOT Puedes quedarte con tus disculpas y largarte por donde viniste.


El castillo y las olas / 33

29.4 Enfocamos a Martín, se ha puesto en cuclillas para colgar el sombrero sobre una pala clavada en la arena. MARTÍN Siento haberles destruido el castillo. No han debido empezar otro tan cerca del agua, pronto subirá la marea. En fin. Sólo quería disculparme y devolver este sombrero. 29.5 Martín se marcha dándonos la espalda. Omar lo señala con el pulgar mientras le dice algo a Margot; ella escucha con la mano en la barbilla en el gesto de alguien que piensa, no parece contentarle la idea. OMAR Con su ayuda podríamos terminarlo. PÁGINA 30 (4 viñetas) 30.1 Omar conversa con Martín. Margot observa malhumorada a cierta distancia. El sombrero de Margot está a sus pies, sobre la arena; el cangrejo se está metiendo debajo. El castillo no está en el plano, no lo mostraremos sino parcialmente hasta que esté terminado. OMAR ...creo que sería una buena forma de reparar el daño, si en verdad deseas demostrar tu buena voluntad. MARTÍN Te advierto que soy torpe con las manos, pero bien, acepto. MARGOT Aclaremos que esto no significa que yo te he perdonado, ni que lo haré después.


El castillo y las olas / 34

MARTÍN ¿Qué debo hacer? 30.2 Omar y Margot desde el punto de vista de Martín. Margot levanta su sombrero con dos dedos, como con asco, mirando asustada al cangrejo que cuelga sujetándose del sombrero con una tenaza. OMAR ¿Puedes cavar un foso frente al castillo? Algo que desvíe al agua cuando suba la marea. MARTÍN (fuera de plano) Nada más fácil, pero con eso no ganarán mucho tiempo. 30.3 El mismo punto de vista. Margot tiene el sombrero puesto, y el cangrejo está sobre la palma de su mano como si ella hubiera estado jugando con él. OMAR Entonces démonos prisa. ¡A trabajar! Por cierto, mi nombre es Omar y ella es Mar... MARGOT (interrumpiendo) Maggie. OMAR Es Margot, pero a ella no le gusta. 30.4 Todos caminan, como yendo al castillo para reanudar el trabajo. Martín se señala a sí mismo con el pulgar. MARTÍN Martín, encantado. ...Hm. La entiendo. Maggie es mejor nombre. OMAR (a Margot) No le hagas caso.


El castillo y las olas / 35

MARGOT (malhumorada) Bravo. Otro más con el mar en el nombre. PÁGINA 31 (4 viñetas) 31.1 Martín recoge arena con el cubo para empezar a hacer la zanja frente al castillo, el nivel del agua ha subido hasta acercarse un poco al lugar en el que él trabaja. MARTÍN Aunque terminen el castillo, no durará mucho en pie. Es una pena que no supieran de la marea. 31.2 Margot le entrega a Omar la pala y sostiene en la otra mano la barra metálica (poco o nada del castillo está a la vista). Omar luce apenado, Margot luce orgullosa. OMAR Eh... yo sí sabía. MARGOT Ambos sabíamos, pero nos gustan los retos... ...Y lo hubiéramos completado con tiempo de sobra a no ser por ti. 31.3 De cerca. Margot le susurra a Omar, tiene la mano junto a la boca en el gesto de alguien que cuenta un chisme. MARGOT Si sabías de la marea, ¿por qué no lo construimos más lejos del agua? 31.4 De cerca. Omar se encoge de brazos y fuerza una sonrisa, apenado. SIN TEXTO


El castillo y las olas / 36

PÁGINA 32 (4 viñetas) 32.1 Martín arroja arena del cubo frente al hueco que está haciendo (como para formar una muralla de arena frente al foso). MARTÍN Quiere decir que sabían que el castillo no pasaría de esta noche. ¿Para qué hacer algo que no durará? 32.2 De cerca. Margot esculpe una de varias ventanas en una muralla. MARGOT Yo viajo a casa esta noche, así que mañana no estaría aquí para volver a verlo. Da igual si se lo llevan las olas. 32.3 De cerca. Omar dibuja con un palillo las tejas en la punta cónica de una torre. OMAR Nada dura para siempre, lo importante es divertirnos edificándolo y disfrutarlo mientras dure. 32.4 Martín se seca el sudor de la frente. Sonríe. MARTÍN Cuando terminen el castillo les daré algo para coronarlo. MARGOT (fuera de plano) Mientras no sea otra patada en las torres. OMAR (fuera de plano) ¿Qué cosa es?


El castillo y las olas / 37

MARTÍN Ya lo verán, es algo que encontré en la arena. PÁGINA 33 (5 viñetas) 33.1 De cerca. Margot utiliza la barra para dibujar ladrillos en una muralla, habla con la vista puesta en su trabajo. MARGOT Omar... si vuelvo el próximo año, ¿seguirás aquí? ¿Volveré a verte? 33.2 De cerca. Omar sonríe. OMAR ¡Por supuesto! Me encantará volver a verte. MARGOT (fuera de plano) ¿Y prometes jugar ping pong conmigo? Es un asunto que me quedó pendiente. 33.3 Martín lleva a medias su muralla y el foso para proteger el castillo. Frente a él las olas rozan la base de la muralla. Habla riéndose. Detrás, pero en un punto de vista que no se vea del castillo más que una parte pequeña, Margot está de rodillas dibujando los ladrillos; ella voltea en dirección a Martín (pero él le da la espalda). MARTÍN Olvida el ping pong, Maggie, más bien deberías jugar béisbol... tienes brazo de pitcher. MARGOT Está bien, está bien, siento haberte arrojado la bola de barro. Es que después de lo que nos hiciste...


El castillo y las olas / 38

33.4 De cerca. Margot con cara de mal humor. MARGOT ...Ok, ¿sabes qué? Me retracto. No lo siento nada. Te lo merecías. 33.5 De cerca. Martín luce apenado. MARTÍN No digo que no. PÁGINA 34 (5 viñetas) 34.1 Martín observa a la cámara (al castillo), con la cabeza inclinada, como pensativo. Tras él, el sol moribundo casi toca el horizonte y se refleja en el mar. Se hace oscuro. MARTÍN ¿Ya lo terminaron? 34.2 Omar y Margot responden sin apartar la vista del trabajo que realizan en el castillo (del que debe verse lo menos posible). MARGOT Todavía no. OMAR Faltan los detalles. 34.3 Martín se aleja de la barrera que ha construido. El agua ya toca la base de la barrera. MARTÍN Enseguida vuelvo.


El castillo y las olas / 39

34.4 Enfocamos a Omar, luce preocupado. OMAR ¿Ocurre algo? 34.5 Enfocamos a Martín. MARTÍN Pronto necesitaremos luz. PÁGINA 35 (4 viñetas) 35.1 Ha oscurecido pero no del todo. Martín, arrodillado frente a un montículo de ramas apiladas, enciende una fogata (que apenas empieza a arder). Omar se acerca a Martín. Al fondo, el agua empieza a filtrarse a través de la barrera de arena, en pequeños chorros que caen hacia el foso. Una gaviota pasa volando como dirigiéndose al castillo (que está fuera del plano). OMAR No creo que necesitemos la fogata. En un minuto terminamos. 35.2 De cerca. La gaviota aterriza en una torre, deformándola un poco. SIN TEXTO 35.3 Margot corre a espantar a la gaviota abanicando su sombrero. La gaviota arranca en vuelo, causando más daño a la torre, trozos de arena caen de sus patas. MARGOT ¡Eh! ¡Fuera! ¡Fuera!


El castillo y las olas / 40

35.4 Omar se lleva una mano a la frente en gesto de frustración. Martín voltea hacia el castillo (que está fuera del plano), como calculando el daño. Al fondo Margot amenaza con un puño a la gaviota que se aleja. OMAR Olvida lo que dije. MARTÍN Se les acaba el tiempo. PÁGINA 36 (5 viñetas) 36.1 Ya ha anochecido. Las llamas de la fogata se elevan altas. El foso está casi lleno de agua, la barrera de arena se ha desplomado en partes por las que entra el agua como cascadas. SIN TEXTO 36.2 Margot y Omar reparan la torre dañada, el agua roza la base del castillo. MARGOT ¡Rápido, rápido! OMAR Ya está reparada, falta esculpir los detalles y terminamos. 36.3 Panorámica. Otro lugar de la playa, al fondo el hotel contra el cielo nocturno. La madre de Margot hace bocina con una mano para llamar a su hija; en la otra mano lleva una lámpara de campamento. MADRE ¡Maggie! ¡Maggie! 36.4 De cerca. Margot dirige la vista hacia arriba y un lado, como alguien


El castillo y las olas / 41

que intenta concentrarse para escuchar mejor. MARGOT ¡Es mi mamá! 36.5 El mismo punto de vista, pero ahora Margot está cabizbaja, con algo de tristeza. MARGOT Desde que llegué no he pensado sino en volver a casa, y ahora que las cosas se ponen interesantes, me tengo que ir... ...Quisiera poder quedarme. PÁGINA 37 (3 viñetas) 37.1 Panorámica. Los tres personajes miran a la cámara (al castillo). La fogata arde a un extremo de la viñeta. Omar y Margot lucen emocionados, Martín se ve un poco sospechoso (que el lector pueda pensar que se trae algo entre manos). OMAR ¡Lo logramos! MARGOT Está hecho. MARTÍN No, aún no. 37.2 De cerca. Martín alza el puño cerrado frente a su rostro, sus ojos miran a un lado, como maquinando algo, y tiene una sonrisa que podría parecer malvada. SIN TEXTO 37.3 El mismo punto de vista. Martín abre la mano y sobre su palma hay


El castillo y las olas / 42

un soldado de Lego (te envío imágenes de referencia). Ahora Martín sonríe con una expresión amistosa. MARTÍN El toque final. PÁGINA 38 (4 viñetas) 38.1 Grande, al menos media página. Finalmente revelamos por completo el castillo terminado. El muñeco de Lego está de pie en lo más alto. El agua rodea al castillo, como si éste estuviera construido en medio de un lago, su base empieza a desmoronarse. Omar, Margot y Martín observan el castillo dándonos la espalda. A un lado arde la fogata. MADRE DE MARGOT (fuera de plano; los globos separados y sin punta, sólo dos óvalos, como si no se supiera de dónde viene la voz) ¡Maggie! ¡Maggie! 38.2 El rostro de Margot. MARGOT Es perfecto. 38.3 El rostro de Omar. OMAR Vencimos a la marea por menos de un minuto. 38.4 El rostro de Martín. MARTÍN Buen trabajo, chicos.


El castillo y las olas / 43

PÁGINA 39 (4 viñetas) 39.1 Margot de rodillas abraza a Omar, con lágrimas en los ojos. Al fondo (lejos) la madre de Margot la llama saludando con una mano en alto. MADRE DE MARGOT ¡Maggie! MARGOT (a Omar) No me quiero ir. 39.2 Omar sonríe. OMAR Volverás. 39.3 Margot se seca las lágrimas de un ojo. MARGOT El próximo castillo... 39.4 Margot amenaza con un dedo a Omar, pero de forma amistosa, sonriendo. MARGOT ¡Lejos del agua y de las gaviotas! PÁGINA 40 (6 viñetas) 40.1 Martín se acerca a Margot con la mano extendida para despedirse con un apretón de manos. Margot lo mira con seriedad. MARTÍN Lo siento por el modo en que nos conocimos, pero ha sido un verdadero placer.


El castillo y las olas / 44

40.2 Margot abraza a Martín, quien parece sorprendido por el gesto y no reacciona. SIN TEXTO 40.3 El rostro apenado de Martín. MARTÍN ¿Quiere decir que me perdonas? 40.4 De cerca, el rostro de Margot. Finge malhumor y mira hacia abajo y a un lado. MARGOT No. 40.5 Igual, pero ahora alza la vista hacia la cámara (a Martín) y tiene expresión de duda. SIN TEXTO 40.6 Igual, pero ahora sonríe. MARGOT Te perdono. Aunque no entiendo para nada tu cambio de actitud. PÁGINA 41 (6 viñetas) 41.1 Omar y Martín, dándonos la espalda, observan a Margot que se aleja al fondo para reunirse con su madre. Margot, con expresión melancólica, voltea para despedirse de ellos saludando con una mano, ellos devuelven el saludo.


El castillo y las olas / 45

SIN TEXTO 41.2 Omar le da un golpe a Martín en el hombro. OMAR ¡Casi lo arruinas todo arrojándome al agua! Y después volver como si nada... ¿Qué estabas pensando? 41.3 Martín se ríe. MARTÍN Deberías darme las gracias. ¿No fue más divertido esta vez que las anteriores? 41.4 Omar sonríe. OMAR Eso no lo discuto. ¡Pero no más agua! 41.5 Martín se señala con el pulgar, muerto de la risa. Omar se cruza de brazos como fingiendo estar molesto, pero no puede dejar de sonreír. MARTÍN La próxima vez yo hago el castillo y tú me echas una cubeta de agua en la cara. OMAR Anda a que te coma un tiburón. 41.6 De cerca, el rostro de Martín. Sonríe. MARTÍN ¿Otra vez?


El castillo y las olas / 46

PÁGINA 42 (4 viñetas) 42.1 Margot camina por la playa, de vuelta al hotel (que no es visible en esta viñeta), abrazada de su madre. El cielo está negro y lleno de estrellas. El sendero es iluminado por la lámpara que lleva la madre. MADRE ¿Lista para volver a la civilización? MARGOT Hice un castillo. 42.2 De cerca, la madre parece confundida. MADRE ¿Eso quiere decir que sí o que no? 42.3 De cerca. Margot luce melancólica. MARGOT No sé... que sí y que no, supongo. Y que debimos traer una cámara. 42.4 De lejos. Las dos caminan abrazadas. Al fondo el hotel. MADRE ¿La pasaste bien? MARGOT Muy, muy bien. MADRE Ya era hora.


El castillo y las olas / 47

PÁGINA 43 (5 viñetas) 43.1 De vuelta en el hotel. Margot y su madre caminan con sus maletas o bolsos hacia el carro. El padre, junto al carro (que tiene la maleta abierta, esperando a ser llenada), rodeado de las maletas más grandes, tiene el rostro oculto tras un mapa grande que lee. SIN TEXTO 43.2 El interior del carro, desde el punto de vista de Margot (ella está en el asiento trasero, el padre de piloto y la madre de copiloto). La madre se voltea para hablar con Margot, en su mano aplasta una caja de cigarrillos vacía. El padre nos da la espalda y sostiene abierto el mapa frente a él. MADRE Maggie, ¿quieres correr a comprarme cigarrillos mientras tu papá descifra el mapa? 43.3 De cerca. El rostro de Margot desde el punto de vista de su madre. Margot no mira a su madre sino que mira a través de la ventanilla, con la mirada perdida a lo lejos. MARGOT No, no quiero. Y mami... llámame Margot. 43.4 De cerca. El rostro de la madre. Tiene media sonrisa, como con ironía. MADRE Mala. ¿Y no era que Margot te sonaba a nombre de viejecitas?


El castillo y las olas / 48

43.5 De cerca. Movemos la cĂĄmara al exterior del carro, Margot asomada por la ventanilla con la mirada perdida. MARGOT SĂ­, pero ahora me recuerda al mar. FIN