Issuu on Google+

Carrera: Comunicación y Periodismo

Curso: Nuevas Audiencias y Escenarios de la Comunicación

Alumnos: Edward Abarca Steven Álvarez Omar Mejía

Profesor: Joaquín Yrivarren

Año: 2013-II

1


ROBARLE EL AGUA AL AIRE: EL SUCESO DEL ATRAPANIEBLAS EN VILLA MARÍA DEL TRIUNFO

El Cairo es la ciudad desértica más grande del mundo. Los oasis que poseía en la antigüedad en los márgenes cercanos al río Nilo han ido dándole paso al desierto que los rodea. Actualmente esta situación provoca que muchos de los habitantes de estas zonas tengan que usar agua residual y no tratada de la agricultura y esto constituye una de las principales problemáticas en estos sectores de la población. Lima también se ha desarrollado sobre un desierto y tiene localidades como Villa María del Triunfo lejanas de cualquier río y donde no llega el servicio de agua potable de manera óptima. En este distrito, que crece en las lomas de los cerros, entre los 500 y 800 metros sobre el nivel del mar, los pobladores le roban el agua al aire. Lima está ubicada en la costa peruana aproximadamente cerca de los 12º de latitud sur. Justamente esta región del país, entre los 8º y 18º LS, se caracteriza por la presencia de densas nieblas durante la mayor parte del año. Sin embargo estos grados de humedad no se reflejan en lluvias: en esta región la precipitación es de solo 5mm al año. Aun así, hay cultivos. Ante este panorama árido y de pocas precipitaciones, se ha desarrollado un sistema que se aprovecha de aquello que abunda: la niebla. A través de la instalación de mallas que permiten condensar las partículas del aire para convertirlas en agua. Esta nueva tecnología recibe el nombre de “atrapanieblas”. El agua que se obtiene mediante este aparato recibe distintos usos por parte de los pobladores. Se utiliza sobre todo en la agricultura, y también se emplea en algunas labores domésticas como en el lavado de ropa y en la limpieza de la casa. Pero el producto de estos equipos, por ejemplo, todavía no llega a las mesas de Villa María del Triunfo. ¿Por qué el agua de estos atrapanieblas no es bebida todavía por estas familias? 2


NIEBLA Según Paolo Cruz, secretario de actas y difusión de la ONG “Peruanos Sin Agua”, Lima tiene neblina durante ocho meses (de abril a diciembre). En el punto más crudo del invierno, la humedad llega a alcanzar el 94% de promedio. De acuerdo al texto Atrapanieblas del ingeniero José Márquez, la neblina es precisamente el resultado de la sobresaturación de agua en el aire cuando hay temperaturas relativamente bajas en el ambiente. Por lo general, cuando esto ocurre cerca a lomas o montañas, se producen precipitaciones como lloviznas. Sin embargo, esto no sucede en los cerros de Villa María del Triunfo. Los diámetros de la neblina se miden en micrones (µm), que es equivalente a una millonésima parte del metro. En general llegan a tener de 1 a 30 µm en promedio, por ejemplo, en Chile, a 780 metros de altura, hay partículas con un tamaño medio de 8 a 10 micrones. Esto es de acuerdo a la altura en la que se encuentren. ATRAPANIEBLAS Si uno camina por las lomas de Atocongo, se puede encontrar con armatostes que consisten en dos palos de madera con una malla en el medio. A simple vista, parecen hechos para evitar que algunas cosas se caigan por las laderas. Sin embargo estas estructuras no son otra cosa que los atrapanieblas, que están, los que más tiempo tienen, desde hace cinco años. Paolo Cruz describe los atrapanieblas de la siguiente forma: “Son captadores de agua que se utilizan en zonas áridas o desiertas con bastante neblina. Están compuestos por dos palos que pueden ser de eucalipto o bambú y una doble malla raschell de hasta casi 48 metros (esto puede variar según el tamaño) que captura el agua de la niebla”. Las partículas de agua que se encuentran en la niebla, al momento de chocar con las mallas, se quedan atrapadas y por efecto de la gravedad caen en las canaletas que están debajo de la red y van a un tanque donde el agua es recolectada.

3


Antes de instalar uno hay ciertos requisitos que se deben cumplir. Para esto se realizan estudios, con duración de 5 a 20 días, de la humedad en el lugar; de la dirección del viento –a través de neblinómetros- y la capacidad de captar agua de niebla (CAN). Así, por ejemplo, unos cinco o seis días antes se usa un modelo reducido (1 x1m) para saber la posición exacta con respecto al viento. En Lima existen tres modelos de atrapanieblas: el convencional (puesto de forma vertical), otro puesto de forma horizontal y el último en forma de embudo. El costo del primero es el más económico: fluctúa entre 1200 y 1500 soles, dependiendo de los materiales usados. De acuerdo al presidente de “Peruanos sin Agua”, Abel Cruz, el tiempo de vida de la malla es aproximadamente cinco años y para los palos uno. El mantenimiento se da durante los meses de verano, donde son desarmados para lavar la malla y cambiar los parantes en caso estén rotos, en algunas ocasiones, por efecto del viento. Los componentes del atrapanieblas se eligen según las características de la zona. En Villa María del Triunfo se usan, por ejemplo, mallas de 50 y 60% de porosidad para poder captar más rápido el agua de niebla. Mientras más poroso, más captura. Pero no se utilizan de cien porque tienen huecos muy pequeños que no retienen el agua. En promedio, estas unidades recolectan entre 5 y 15 litros diarios por metro cuadrado.

POTABILIDAD

4


Los resultados y el producto de estos artefactos varían de acuerdo al lugar en que se ubican. Peruanos Sin Agua también tiene presencia en otras localidades a lo largo de la costa peruana. Han intervenido poblaciones en Tacna y Moquegua. Y, dentro de Lima, también han instalado atrapanieblas en distritos como San Juan de Miraflores, San Juan de Lurigancho, Ancón y Pachacútec. Pero solo en algunos lugares el agua recolectada puede ser bebida. “En Pachacútec, por ejemplo, consumen esta agua porque está poco contaminada, pero nosotros les decimos, sin embargo, que igual la pongan en un reservorio con unas gotitas de cloro y que, antes de cualquier consumo, lo hagan hervir bien”, señala Paolo Cruz. Sin embargo, esta situación no se llega a replicar en Villa María del Triunfo, donde el agua obtenida no es todavía usada para el consumo personal. La peculiaridad de este distrito es que, cerca de los cerros en los que están ubicados los aparatos, se encuentran diversos tipos de fábricas. Estas producen distintos tipos de emanaciones contaminadas por sustancias tóxicas que podrían afectar el producto final. Por este motivo, la Universidad Nacional Agraria de La Molina estudia el contenido del agua capturada. Lo más probable es que, para ser consumida en el uso diario, deba pasar primero por un proceso de purificación pertinente y que vaya de acuerdo con los agentes contaminantes de las fábricas aledañas. Mientras tanto, esta agua será usada en otros quehaceres domésticos y en el cultivo de algunas plantas como la sábila, que se ha convertido en un producto de exportación importante para este distrito.

5


Entrevista a Abel Cruz, presidente de la ONG ‘Peruanos Sin Agua’ ¿Cómo se inicia el proyecto del atrapanieblas? Cuando llegaron los estudiantes alemanes Kenghi, a través de su Ministerio de Agua, en Alemania, sacaron unos fondos para que sea financiado un proyecto que eran los atrapanieblas. Ellos hicieron un estudio con todas las mallas. Con todo tipo de objetos para saber cómo captar el agua en lugares donde no existe y en lugares donde hay demasiada humedad. Desde ese punto, estos chicos han hecho sus prácticas y en Villa María del Triunfo, en los Manantiales el Paraíso, hicieron este tipo de estudios y sacaron varios objetos que podía captar el agua. Uno de ellos fueron las mallas raschell, que son de varias calidades y espacios. Por ejemplo, esas mallas se utilizan especialmente para captar agua, son de 50 gramos. Nosotros hemos empezado a hacer los trabajos y aun así tenemos que superar y mejorar el producto. Desde hace nueve años hemos venido trabajando y mejorando este sistema de los atrapanieblas en distintos modelos. ¿Qué tipos de atrapanieblas hay? Hay modelos convencionales y de embudo. Hemos tenido que ver qué modelo es mejor. Nosotros hemos inventado el de embudo. Lo hemos hecho en una loma de tal manera que el embudo es cuadrado arriba con una abertura abajo. Las neblinas bajan y suben. Entonces cuando suben en la mañana, estos entran por todos los costados y se quedan atrapados en las mallas. Y cuando están bajando, sucede lo mismo. Ahí queda atrapado y entonces se captura mucha agua. Ese modelo lo hemos perfeccionado. No hemos podido reinstalarlo de la misma manera por motivos económicos. Nosotros somos ya una ONG pero no tenemos los fondos suficientes para estar poder captando donaciones e implementando. Nosotros nos hemos dedicado a hacer las atrapanieblas en modelos convencionales, que son como las mallas de vóley. Nosotros lo hemos masificado en casi todo el Perú. Este es el modelo es mucho mejor que cualquier otro. A excepción del modelo del embudo. Pero el modelo del embudo tiene mayor presupuesto, tiene mucha más cantidad de malla. Nosotros utilizamos doble malla, nosotros de eso. Estas mallas raschell se vienen utilizando aunque están encontrando formas de capturar el agua, pero es a través de máquinas sofisticadas como es el caso de la Universidad Científica del Sur, que lo 6


hicieron acá en la salida de Lurín, pero eso ha tenido un costo de 100 mil dólares. Nosotros con ese dinero podríamos hacer 100 atrapanieblas o más. La diferencia que con ese dinero hubiéramos podido capturar más litros de agua. Por ejemplo, ellos capturan alrededor de 3 metros cúbicos, o sea 300 litros diarios. Nosotros con 10 podemos capturar de 200 a 300 litros por día. La diferencia que el agua que ellos capturan se puede consumir. Nosotros no, porque el cielo de Lima está contaminado y no se puede tomar. Puede ser depende de la zona. Nosotros hemos instalado en Pachacutec, en el Nuevo Pachacutec. Allí el agua es negra. Es tal vez por el humo de los barcos. La malla es negra. En VMT es medio amarillo, porque a un kilómetro está Cementos Lima. Nosotros que hemos instalado en Tacna, el agua es cristalina. Todo depende de la zona en que se instale. ¿Hay ayuda por parte de las universidades como se da en Chile? Son pocas las universidades en el Perú preocupadas por este tipo de temas. No hay instituciones públicas o privadas que apuesten por este tema. Sería importantísimo que haya empresas con responsabilidad social, que puedan invertir. ¿Cuál es el costo del agua en los asentamientos humanos? El agua más cara es en los asentamientos humanos, porque pagan 15 a 20 soles por metro cúbico. El cilindro de 200 litros está 2 soles a 3.50. Dependiendo a la altura que llega el camión cisterna. En cambio, Miraflores solo pagan 1.60. ¿Cómo harían para obtener agua por todo el año a través de los atrapanieblas? Peruanos Sin Agua trabaja con la neblina, si instalamos cerca de 1000 atrapanieblas, tendríamos agua por caudales. Podríamos guardar agua, purificarla y otras funciones más. Así tendríamos agua todos los meses del año. Cantidad de agua cae pero hay que saber aprovecharla. ¿Cuántos litros captura el atrapanieblas? De 5 a 15 litros. El tema de los atrapanieblas, dependiendo el lugar y la posición que se puede instalar, capturan las cantidades de 5 hasta 17 litros por metro cuadrado. Si esos atrapanieblas de 24 metros cuadrados. O sea, si se captura 10 litros por metro cuadrado, se recolectaría 240 litros por día. Entonces hay días donde la neblina es tupida, más cargada (99% de humedad). Ahí se 7


captura hasta 17 litros días, por metro cuadrado, que vienen a ser 420 litros por día. Con esta cantidad estaríamos superando la obra científica de la Universidad Científica del Sur, donde ellos están sacando 300 litros por día. Nosotros, en cambio, 450 litros. ¿Qué usos le dan las personas? Esa agua sirve para lavar ropa, para lavar utensilios y para los huertos o biohuertos. Solamente están comprando agua para el consumo personal. En los asentamientos humanos, las personas consumen alrededor de 80 a 100 litros por día. Ellos están ahorrando alrededor de 80 por ciento. Solo el 20% están invirtiendo para el consumo personal. Ha mejorado la vida de estas personas. Ha resuelto el problema de falta de agua. Con esa agua se está haciendo chacras reproductivas. Papas, hortalizas, sábila, lúcuma, aguaymanto. Es desde un punto de vista económico es aconsejable invertir. La gente aprecia bastante este tema porque es económico y les resuelve parte de la canasta familiar. Antes se compraban 8 a 10 soles diarios de agua, ahora solo compran 50 céntimos o un sol. Incluso, familias filtran el agua –es por eso que sale cristalina-. Lo ponen en un recipiente, le echan unas gotitas de cloro y lo hierven bien. ¿Cuáles son los lugares estratégicos para colocar los atrapaniebla? ¿Tiene que ver con la cantidad de litros que se captura? En esta zona de Villa María del Triunfo y para de San Juan de Miraflores, el lugar es estratégico porque la zona tiene humedad casi al 99%. En Pachacutec, el atrapanieblas que hemos instalado captura cerca de 60 a 120 litros día. En cambio, acá captura de 200 a 300 litros por día. En Tacna es totalmente distinto. Ahí es de 8 a 9 litros por metro cuadrado solo en las noches. 120 a 130. ¿Qué tiempo de vida tienen los atrapaniebla? Las mallas tienen una durabilidad de 5 años. Se tiene que evitar que tenga contacto con el sol en verano, porque las quema. Puedes cambiar los palos, nomas. Ahora el viento nomas las malogra. El aire aumenta en la tarde. Cuantos más años vas a cuidar es si es que lo proteges del sol. Puede funcionar hasta por 10 años.

8


Entrevista a Paolo Cruz, secretario de actas y difusión de la ONG ‘Peruanos Sin Agua’ ¿Cómo funciona el atrapanieblas? El atrapanieblas es un captador de agua. Se utiliza en las zonas áridas o desiertas donde existe bastante neblina como en la costa de Chile, Perú y otros países. La metodología inicia con un pequeño estudio antes de instalar este sistema. Unos cinco a seis días antes. Se elabora un atrapanieblas pequeño de 1 x 1m y se prueba en la zona para ver en qué dirección se puede poner el atrapanieblas grande. Se hace un pequeño monitoreo de 5 días, a veces puede durar 15 días. ¿Se hace, aparte, un estudio sobre las características de la niebla y el suelo o no es necesario? También es necesario estudiar los componentes de la niebla, la capacidad del suelo para el cultivo, la cantidad de niebla que hay en la zona y por épocas. Después de hacer la prueba con el atrapanieblas de un metro, ¿qué sigue? Una vez localizado el lugar y la posición exacta para instalarlo, se compran las herramientas. Los palos pueden ser de eucalipto o bambú, que son los más comerciales y duraderos. Un atrapanieblas dura entre cinco y seis años. Después se adquiere la malla raschell. Hemos descubierto que es mejor ponerle doble malla para que pueda capturar más el agua. Usamos casi 48 metros por atrapanieblas. Luego instalamos la canaleta que recolecta el agua que es transportada por unos tubos hacia el tanque de recolección. Al día, un atrapanieblas nos da entre 5 a 15 litros por metro cuadrado. ¿Cuánto cuesta instalarlos? Un atrapanieblas, con monitoreo, está bordeando los 1200 a 1500 soles, dependiendo de los materiales a usar.

9


¿En qué zonas han instalado los atrapanieblas? Hasta el momento, tenemos instalado 40 atrapanieblas en Villa María del Triunfo. El 18 de agosto del 2012 se instalaron los primeros 20 atrapanieblas. A inicios de este año, se instalaron 10 más. Y en abril otros 10. También hemos instalado en Pachacútec seis atrapanieblas. Y en Ventanilla y Ancón, cinco. ¿Cómo se financia la construcción de estos aparatos? La población no cuenta con el dinero para hacerlo. Los primeros 20 nos donó la embajada de Estados Unidos. Otros 10 han sido solventados por nuestra ONG y los últimos los cubrió Coca Cola. Los que se han instalado en Pachacútec nos ha donado el Banco de Crédito. ¿Aparte del atrapanieblas de los dos palos con la malla raschell ha experimentado con otra estructura? Tenemos otros modelos: en forma de embudo y con la malla mirando hacia arriba. También hemos experimentado con otro tipo de malla, pero nos hemos dado cuenta que la malla inicial que usábamos capturaba más agua que otras. Aunque eso también depende de la zona: en Piura, por ejemplo, se usa otro porcentaje de malla: de 45%, pues la neblina ahí es más seca. En Lima, en cambio, hay más humedad y la malla captura más rápido la neblina. Aquí usamos número 50 y 65, según el lugar donde estén ubicados y el grado de porosidad en las mallas que se requiera. Mientras más poroso, más captura el agua. Pero tampoco podemos usar de 100% por que tiene huecos muy pequeños y el agua ya no se captura. ¿Y estas nuevas estructuras de atrapanieblas en qué se diferencian de la clásica? La estructura clásica recolecta, en un metro cuadrado, entre 5 y 15 litros por día. La de embudo, compuesta de ocho mallas, captura entre 15 y 20 litros diarios por metro cuadrado. En resumen, nos daba más agua, pero se requería mayor inversión y trabajo: son mucho más costosas. En cambio, la de las mallas mirando hacia arriba, nos han demostrado que es, sobre todo, para ponerlos encima del cultivo, ya que el agua les cae como gotas de lluvia. ¿La comunidad participó de la instalación de los atrapanieblas? 10


La instalación se hace con la compañía de toda la comunidad, pues para ellos es el beneficio. Antes de instalar, se conversa con ellos para que lo puedan cuidar y mantener. Se les capacita y explica paso a paso el procedimiento. ¿El mantenimiento los hacen ellos solos o ustedes los monitorean periódicamente? Lo hacen ellos pero siempre bajo la supervisión mía o de alguien de la ONG. Se les ayuda a que puedan guardar y lavar bien las mallas cuando éstas no se van a usar. ¿Y cómo funcionan los atrapanieblas en época de verano, cuando la niebla es menor? Durante ocho meses hay niebla en Lima. A partir del 15 de diciembre nosotros empezamos a desinstalar. Sacamos las mallas y las lavamos. Las dejamos uno o dos días para que seque bien y las guardamos en la comunidad. ¿El agua capturada la está usando sólo para cultivos? Por el momento, en Villa María del Triunfo, no la están usando para el consumo humano porque la Universidad Agraria está investigando todavía el agua capturada. En otros lugares que hemos instalado, sin embargo, si se usa para el consumo. En Pachacútec, por ejemplo, consumen esta agua porque no está poco contaminada, pero nosotros les decimos, sin embargo, que el agua que atrapan lo pongan en un reservorio con gotitas de cloro y, antes de cualquier consumo, lo hagan hervir bien. En Villa María del Triunfo no podemos decir lo mismo, porque las fábricas colindantes producen bastante polvo contaminado. Sé que la malla del atrapanieblas corre el riesgo de caerse o malograrse por efecto del viento ¿les ha pasado? Sí, si no has pasado. Por eso hemos buscado formas de mejorar estos aparatos. Le hemos puesto, como te decía, doble malla. Al instalarlos no quiere decir que vamos a dejar a los pobladores. Nosotros vamos a la comunidad cada quince días, cada mes, les hacemos un seguimiento. Llamamos a las personas encargadas, a los comuneros y les preguntamos cómo está yendo el sistema. Sobre todo les preguntamos si se ha modificado la cantidad de captura de agua, ya que eso nos da una idea de si va bien o no. Tal vez es necesario cambiar de posición el atrapanieblas, porque el viento a veces cambia de dirección. 11


¿Han pensado instalar algún sistema que regule y administre el agua de niebla para las épocas de verano? Sí. Nosotros tenemos un proyecto grande para poder dar agua, a través de atrapanieblas, a una zona llamada “la villas de Ancón” donde no hay agua. Ese lugar es propicio para este sistema, en sus cerros hay neblina los doce meses al año. Hemos hecho un atrapanieblas de prueba ahí y por metro cuadrado recolectamos casi 40 litros por día. Queremos instalar ahí 200 atrapanieblas y hacer un sistema de cañerías para poder llevar agua por todo el año a las casi 350 familias que viven en la zona. Tendríamos que administrar el agua para que alcance: el sistema sería 12 horas sí y 12 horas no. ¿Cuánto es el ahorro económico que han experimentado los pobladores de Villa María del Triunfo? Ahí utilizan el agua de niebla sobre todo para el regadío de sus cultivos. Ellos están exportando la sábila y gracias al atrapanieblas está mejorando su producción. Además, ya no gastan dinero para comprar agua a los cisternas, salvo para su uso doméstico que de hecho es menor. Las cisternas ya no van mucho. ¿Y cómo hacen con sus cultivos en época de verano? Ya no tiene agua de niebla… Con agua de cisternas. Es la época en la que tiene que invertir más. Estamos viendo la manera de hacer que el agua pueda llegarles en verano para que no afecte sus cultivos. Tal vez administrar y regular el uso del agua pueda ayudarlos. Es un problema al que aún les estamos buscando una óptima solución.

12


Reportaje - Atrapanieblas