Issuu on Google+


“HIJOS DE PUTA” La realidad supera la ficción

OSCAR PASTOR


Personajes por orden de intervención: SACRIFICIO - Begoña Almería. ESTEBAN - Emilio Gallego. ALGER - Robert Forbeg. MACARENA - Beatriz Vanoutrive. GREGORIO - Alberto Ramos. ANGELA - Maria José Jiménez. CAYETANA - Alicia González.


ACTO I CUADRO PRIMERO PRIMER MOMENTO –

SACRIFICIO: (Llevando consigo la urna con las cenizas de Esteban) Siempre he querido ser enfermera. Curar heridas. Ayudar al que sufre. Hoy sufro y no hay nadie que me pueda curar. Me siento sucia. Ruin. Él me obligó a hacerlo Ya de niña jugaba a matar arañas. Les arrancaba las patas como si de un puzzle se tratará. Les quitaba la vida a mi antojo. Nadie me dijo que eso no estaba bien. Solo eran arañas. Hoy siento como si hubieran hecho lo mismo conmigo, como si hubieran arrancado algo de mi, algo que no me deja respirar. Él ya no está. Después de tantos años juntos. Hoy solo es ceniza. No supo afrontar los problemas. No confió en mi. En mi ayuda.


Él quiso alquilar esa mierda de cama. Mi madre nos recogía en su casa hasta que las cosas nos fueran mejor, pero él no quería depender de nadie y menos de mi madre. Después supe porque. Supe que hacía con mi dinero, que hacía cuando se llevaba a la niña. Hijo de puta. No puedo perdonarle. Era su hija. Una niña. La muerte duele. No tiene cura. Pero el dolor se va con el tiempo.


CUADRO SEGUNDO – SEGUNDO MOMENTO – (Viernes 27 de Marzo. Se ve una cama de dos plazas de una habitación alquilada y varias cajas de cartón llenas de ropa y enseres personales. La cama cubierta por sábanas viejas guarda debajo una maleta y varios zapatos de mujer. Esteban, un hombre rudo y de pocas palabras, fuma un cigarro tumbado sobre la cama deshecha. Llega Sacrificio, su esposa. Esteban apaga el cigarro en el cenicero y se incorpora) ESTEBAN: Mañana podrías recoger a la niña. SACRIFICIO: (Sentándose en la cama) ¿Por que no vas tú? ESTEBAN: Sabes que tu madre no deja que me la lleve. SACRIFICIO: Hablaré con ella. ESTEBAN: Podríamos pasar el día juntos. Ir al campo como hacíamos antes. SACRIFICIO: No vuelvas a traer a la niña aquí. ESTEBAN: Solo fue la semana pasada y porque tenía frío ¿Dónde la iba a llevar? SACRIFICIO: No quiero que vea donde vivimos. ESTEBAN: Que más da. SACRIFICIO: Ayer pase por la obra y no te vi.


ESTEBAN: ¿A que fuiste allí? Tuvimos que salir. La hormigonera se estropeo. Estuve todo el día fuera. ¿Qué querías? ¿Ver si voy al trabajo? ¿No te fías de mí? Allí no van mujeres, a ver si se te mete ya en la cabeza. Siempre tienes que dejarme en evidencia. Allí donde vaya siempre apareces tú, en el bar, en el trabajo… Todo tienes que controlarlo. Te crees muy lista ¿verdad?... Solo quieres dejarme en ridículo delante de los demás. Estoy hasta los putos cojones de ti… Me despidieron la semana pasada. ¿Es eso lo querías oír? ¿Ya estas contenta? (Sacrificio saca su cartera del bolso y cuenta el dinero) ¿De dónde sacas ese dinero? SACRIFICIO: Y a ti que te importa. ESTEBAN: ¿Crees que soy gilipollas? Di de donde sacas ese dinero. No creo que en la calle, donde pasas todo el puto día, te lo regalen. Nadie da algo a cambio de nada.


SACRIFICIO: Toma. (Sacrificio le da un billete. Esteban lo coge). ESTEBAN: Algún día me dirás de donde lo sacas, porque como me entere por terceras personas te juro que te mato. SACRIFICIO: Al menos yo gano dinero. ESTEBAN: ¿Me estas llamando inútil? SACRIFICIO: No saques las cosas de quicio. ESTEBAN: No me mandes callar. SACRIFICIO: Yo no he dicho eso. ESTEBAN: Buscas una excusa para dejarme. Veo tus intenciones desde hace tiempo, estas planeándolo todo para abandonarme, para marcharte con la niña. No voy a permitir que te la lleves. Antes muerto. Esta claro. SACRIFICIO: ¿Cómo puedes decir eso? ESTEBAN: ¡Cállate! (Silencio) SACRIFICIO: ¿Qué vamos a hacer? ESTEBAN:Mañana irás tú a por la niña. Luego iremos al campo.Dile a tu madre que nos prepare pastel de carne, a la niña le gusta. Lo pasaremos bien, ya verás. SACRIFICIO: No podemos seguir así. ESTEBAN: Lo siento. Estoy cansado. Ando por ahí sin saber que hacer.............


QUINTO MOMENTO – (Domingo 29 de Marzo. Se ven las sábanas turbias sobre la cama doble de la habitación alquilada. Entran Esteban y Ángela, una mujer marcada por un erotismo en decadencia) ESTEBAN: Aquí nadie nos molestará. ANGELA: Me gusta… Huele a muerto. ESTEBAN: ¿Te gustan los muertos? ANGELA: Sí. ESTEBAN: Que curioso… Y ¿Que piensas hacer conmigo? ¿Matarme? ANGELA: No, si eres bueno… ESTEBAN: Lo seré. (Esteban sacude las sábanas y encuentra la cartera de Gregorio. Se la mete en le bolsillo) ANGELA: ¿Traes aquí a todas tus putitas? ESTEBAN: No me van las putas. ANGELA: No me lo creo. ESTEBAN: ¿De que me serviría mentirte? ANGELA: ¿Y a mi creerte? ESTEBAN: De nada. ANGELA: ¿Qué soy yo para ti? ESTEBAN: Una señora. ANGELA: Tu ama.


ESTEBAN: Lo que tu digas. ANGELA: Así me gusta. (Ángela da un beso a Esteban) ANGELA: ¿Cómo te llamas? ESTEBAN: Esteban ¿Y tú? ANGELA: Ángela. ESTEBAN: Ponte cómoda. (Ángela deja su bolso en el suelo y se sienta sobre la cama. Esteban busca entre las cajas y saca una botella medio llena de vino y dos vasos) ESTEBAN: ¿Quieres una copa? ANGELA: Sí. ESTEBAN: (Sirviéndole un vaso de vino) ¿A qué te dedicas? ANGELA: Soy tanatopractora. ESTEBAN: ¿Qué es eso? ANGELA: Principalmente maquillo muertos. ESTEBAN: Joder… ¿De ahí tu debilidad por los fiambres? ANGELA: Más o menos. ESTEBAN: Espero que nunca me maquilles. ANGELA: No te acerques al hospital donde trabajo… Pocos salen vivos. (Ángela da un beso a Esteban)


Hjos de puta