Page 1

DRAGONES DEL DR. SAMMETHANSEN

Una producción de

MIGUEL DÍAZ ROMERO


PRÓLOGO DRAGONES no es una novela, ni un cuento, ni una obra de narrativa en general… es un documental sobre estos míticos reptiles manufacturado a la antigua usanza: con caja de escritura dibujada a lápiz con escuadra y regla, con dibujos a mano alzada entintados con plumín, y con letra semiuncial e itálica escrita con tinta y pluma sin corregir. Es un tratado inspirado en dragones de todo tipo que he conocido a lo largo de muchos años en el camino de los juegos de rol, de batallas fantásticas, y de la ingente literatura fantástica que pueda haber al respecto… y sé que no están todos los que son… Lo realicé durante varios meses entre los años 2005 y 2006 pero hasta ahora, cuando he hallado la plataforma KINDLE DIRECT PUBLISHING, no he tenido la oportunidad de dar a conocer esta obra a un paso entre la literatura y el dibujo que con tanto cariño hice y con el mismo he guardado todo este tiempo. Hoy he terminado de pasar a ordenador el texto y de cuadrar todas las imágenes escaneadas para compilarlas en un único documento informático, y os lo brindo a todos vosotros desde aquí… Esencial herramienta para los amantes de dragones que, por poner mi propio ejemplo, quieren iniciarse en el conocimiento de estos seres fantásticos y atesorar cuanto más mejor acerca de todas las mitologías que de ellos hablan a lo largo y ancho de nuestro no tan fantástico y maravilloso mundo real… Con la esperanza de que disfrutes de los grabados a mano y de las descripciones inspiradas por los doctores del Renacimiento, me despido de ti hasta la próxima en que nos leamos… Muchísimas gracias por la descarga, Miguel Díaz Romero. Caudete, 5 de Mayo de 2012.


DRAGONES INCIPIT. Lo que a continuación se narra son las crónicas de Gedeón y sus hijos, y de cómo llegué a conocerlos. I. Apenas hube llegado a Toledo, comencé a escuchar historias sobre reptiles alados que hacían estragos en el ganado, del cual se alimentaban. No les creí hasta que vi a uno sobrevolando el valle de los silencios: dando giros y tirabuzones en el aire. Mi curiosidad fue en aumento y una niña que conocía el camino me condujo hacia allí. En un ecosistema para carroñeros la carne muerta se descomponía al Sol, en lo cementerio de dragones. Durante toda esa semana estuve recogiendo huesos en buen estado para examinar sus asombrosos esqueletos. Por la estructura se diría que en el pasado fueron reptiles de seis patas y evolucionaron a lo largo del tiempo según su alimentación y el medio, multiplicándose sus razas. Su mandíbula no tiene movimientos laterales, se cierran formando una presa perfecta. Las dos patas traseras son visiblemente más largas y gruesas que las delanteras, pues con ellas impulsan el vuelo y algunos caminan. Tienen una larga columna vertebral dividida en cinco grupos de vértebras: las del cuello son anchas y planas, las que sostienen el mecanismo de la salas y la caja torácica son las más grandes, Ejemplar de dragón mímico, II. En su lomo poseen dos grupos de lumbares que se van estrenando hasta llegar a la cola, ésta forma el último grupo y las vértebras a su fin son tan sólo cartílagos. Las alas, que una vez fueron patas, funcionan mediante un mecanismo óseo que les concede movimientos laterales y perpendiculares al lomo para poder volar, la cola les sirve de timón. Los antiguos dedos se alargaron y unieron por membranas, formando un apéndice visible en la principal articulación. En la parte posterior de su cráneo la mayoría tiene múltiples astas cuya longitud marca su edad. De los cuévanos, hacia arriba y atrás, la mayoría lucen protuberancias caronteformes. Los dragones que además de dragones más pequeños, devoran grandes cantidades de roca caliza, son capaces de escupir fuego por sus fauces. Este proceso es asombroso: necesitan comer roca para completar su dieta de minerales y poder reproducirse; algunos de los componentes de la piedra, combusten en sus dos estómagos produciendo gases ígneos pesados; el gas ígneo sale despedido y se prende a través de unos átomos de combustión situados en la parte superior de la viscosa lengua. Sus cuerdas vocales sólo les permiten dar chillidos agudos y estridentes. Necesitan aire pues tienen pulmones, muy amplios, con los que pueden Cráneo de gedeón joven; Mecanismo óseo que mueve las alas III. bucear durante hasta veinte minutos sin respirar. Su sistema de digestión y excretor están integrados. Hay hembras, algo más pequeños pero no obstante más voraces. Los acuáticos son de escamas pequeñas imitando la piel de un delfín o sirena, las escamas de los terrácos son duras y rugosas, con grietas de más de un centímetro cuando son adultos. Otra de sus características es su sistema calentador de sangre: formado por las membranas gelatinosas que capturan la luz solar. Las otras especies calientan su sangre por medio de la substancia solar que almacenan en la parte exterior de sus vértebras, o en escamas específicas de su lomo. En cuanto a su aspecto, todos rondan tonalidades rojo sangre y marrones oscuros, blanqueándose las escamas duras en los más ancianos; el tórax, cavidad abdominal y la parte inferior de la cola son de un marrón anaranjado. Sus ojos carecen de pupilas y los hay rojos, azules y verdes. Albinos, sólo uno. Se reproducen por huevos que poene la hembra y fecunda el macho; estos huevos eclosionan, según razas, después Los machos se distinguen por sus largos bigotes IV. De la incubación al cabo de 14 a 18 meses lunares. La época de apareamiento es variable, aunque suele darse cada tres años en dragones mímicos y de siete en lso gedeones. Alimentación básica: son esencialmente carnívoros, pero devoran roca caliza, rica en sales y minerales, y plantas que ayudan su digestión. Las razas más pequeñas acostumbran a ingerir cannabis y entrar en estado de trance previo a la cacería.


Ecosistema del gedeón, el terráco y el mímico comunes: fui caminando hacia el lugar donde moran Cannabis sativa o marijuana V. los dragones acompañado de Don Guillermo Toconera, conocedor de aquellas tierras y montaraz de la Mancha. Conforme se avanza hacia las colinas al este de Toledo, el aire se enrarece y aparece flora propia de las tierras nubias afrikanas. Nos manchamos de ciertas flores para no ser apercibidos. Allí un grupo de terrácos pastaba entre la maleza, pues éstos son dragones vegetarianos – desprovistos también de alas – que cavan sus nidos hondos en la tierra. Hay pequeños roedores como la liebre y numerosos insectos como el tábano. Subiendo un poco más, ya cerca del Paso Infernal, es preciso tapars boca y nariz a causa del hedor. Va desapareciendo el vegetal y surgiendo la piedra. Sobreviven tan sólo cabras montesas gigantes, linces ibéricos y unicornios. Los dragones mímicos Dragón lacuno, símbolo de lo imperecedero VI. Nunca atacan al ser humano salvo cuando éste ataca primero. Habitan las antiguas cuevas donde vivía el hombre y es casi imposible encontrar uno de sus nidos. Ante su atenta mirada y con gran temor de ser devorados llegamos a la Gruta Obscura. Por lo pesado del aire, hubimos de mascar coca para respirar. Donde sólo hay fuego y roca, allí moran los hijos de Gedeón, el más anciano de los dragones. Parecíanos estar dentro de un volcán y los numerosos esqueletos allí amontonados de muxas especies nos invitaron a regresar a la ciudad. Sphera draconensis. En el siguiente epítome se narra la caza del dragón y se ofrece un bestiario con las siete razas y otros animales maravillosos que conviven con los dragones. VII. Una serpiente alada macho intenta cortejar a la hembra mediante piruetas y tirabuzones. Normalmente es en el solsticio de invierno cuando empieza al temporada de la caza del dragón. En invierno los dragones son menos activos y peligrosos. Sólo está permitido cazar adultos. Comenzaré con la serpiente alada, una de las especies más voraces y temidas. Fui acompañando a la partida de caza a Don Julio de Sta. Bárbara, noble castellano. Las serpientes aladas viven en zonas fluviales compartiendo el agua con dragones lacunos y otros bichos acuáticos como el tritón de río. La hembra se distingue del macho pues carece de extremidades depredadoras; tiene una diadema geodónica y posee cola de áspid y no de sireno o ballenato. Ubican el nido en los cuévanos ocultos tras cascadas de manantiales. Las más largas alcanzan los diecinueve metros y sus alas son las más estilizadas entre los dragones. Viven en familias formadas por una hembra y un macho adultos y de dos a seis crías de distinta edad. VIII. Poseen escamas en la cola plateada y piel de delfín el resto salvo la diadema de las hembras, también escamosa. Su madurez llega a partir de los treinta años, hasta entonces no pueden volar y bucean en los lagos y embalses de los ríos. Las crías asemejan a renacuajos gigantes. Se cazan utilizando lanzaboleas de 8 cabos remolcadas por 4 bueyes de arado. Al activar un resorte, la polea mueve una cesta y lanza una bolea con red de maromas que atrapa la serpiente enel aire y la hace caer. Ora raza, la más despiadada, es el dragón negro. Temido por todos, ataca incluso a los de su misma especie y no sólo para alimentarse. Dragón negro. Maxilar inferior de un dragón negro o “Karnacero”. Formado por siete caninos largos y cuatro cortos – dos hileras con diez caninos más –cuatro molares – seis dientes dracocaninos o dientes de sable –y otros seis molares planos. Esta raza causa muchas bajas entre la población campesina y escupen fuego. La materia de sus dientes es deconocida. IX. Sólo conseguimos ver a una hembra ya que éstas salen de cacería mientras el macho cuida de las crías en nidos inhóspitos en grutas bajo tierra. Descomunal en tamaño, son igual de grandes que los gedeones ancianos. Con la piel negra, dos extremidades mortíferas con garras articuladas, larga cola terminada en semicúpula de gran dureza con pinchos afilados. Escupen fuego. Poseen una protuberancia precedida por un cristal óseo de color blanco en el cráneo. Tienen un pseudolenguaje propio y viven en colonias de 3 ó 4 parejas y sus crías. La forma de caza del dragón negro es mediante lanzavirotes de precisión, son ballestas grotescas y móviles trescientos sesenta grados en redondod y setenta grados en vertical con mira telescópika de lentes. Doma del dragón terráco; Aparejos de montura, doma y caballería draconianas. Está considerada un arte noble.


X. La tercera especie es el dragón toro, llamado así por su cornamenta formada por cuatro parejas de carontes. Actualmente se encuentra en peligro de extinción pues tan sólo quedan siete y no está permitido cazarlos. No viven en familia ya que son austeros y solitarios. Es una subespecie de gedeón, llegan a medir hasta cuatro metros de largo y seis de envergadura. Su alimento predilecto es el cordero; existe un ritual en el que los campesinos ofrendan corderillos a los dragones toro porque en el pasado se veneraban como dioses que otorgaban suerte y prosperidad económica. Con su cola-flecha se preparaban exquisitos guisos. Son duros y fuertes pero nada ágiles. Sus cuatro patas, cortas y recias, le permiten el trote y debido a su peso suelen correr en vez de volar, sólo lo hacen cuando se sienten intimidados. Hembra de dragón toro. XI.Carecen de nidos porque depositan sus huevos en las grutas de los gedeones por la similitud entre éstos y las crías están solas desde su nacimiento; alcanzan la madurez a partir de los 2 años. Hablaré ahora del dragón terráco que algunos llaman gélido. Estos no escupen fuego ni poseen alas y son vegetarianos, pueden devorar dos veces su peso en hojas y bayas en un día; y debido a su potencia y estructura alcanzan los cincuenta kilómetros por hora. Como se les puede domesticar, sirven al campesino en el arado y al caballero Dice la leyenda que la Duquesa de los Viñales, encantadora de dragones y guerrera del clan, se hizo implantar alas de dragón mímico y hechizada por al magia de los versos de Al-cabdet, un viejo alquimista árabe, era capaz de volar con ellas. Fue la única capaz de ensillar a un karnacero, y su tumba está en lo cementerio de dragones. XII. En la batalla. En estado salvaje se agrupan en manadas según su subespecie: albos o andalusíes, pequeños y de tonos claros; zambos o arrieros, robustos y grisáceos; el terráco común; y el gélido de pelea, fibrosos y agresivos de marrón y rojo sangre. Las protuberancias puntiagudas de su lomo calientan su sangre. Se amansan cortándoles dos o tres de éstas y también se deja lugar para la montura. Deben ser domados junto a otros entre los 2 y los 7 años. El macho se distingue por la barba. Gracias a su cola y musculatura son excelentes nadadores. El siguiente es el dragón lacuno o marino, tuvimos que viajar con Don Julio hasta el Lago de Aguaverde para cazar uno. Conviven con las serpientes aladas en el mismo ecosistema acuático, que no pantanoso. Místicamente se desasocia con la eternidad y su semen es un potente afrodisíaco. Tienen escamas plateadas las hembras y negruzcas los machos. Poseen un complicado sistema respiratorio formado por pulmones y branquias, usando cada instrumento según vuelen o buceen. Depositan los huevos en profundas fosas acuíferas y los renacuajodragos permanecen sumergidos hasta que sus pulmones y alas se desarrollan, esto ocurre a los treinta años aproximadamente; son los más longevos con los gedeones. Son delgados y luengos XIII. Muy voraces en estío, pues de octubre a enero hibernan en nidos subacuáticos. Se cazan por medio de cebos: grandes canastas de pescado a las que el dragón se acerca, atraído por la comida, y se lanza mediante un trebuchet una fuerte red de cáñamo con pesos en lso cabos, atrapando debajo a la bestia. Tienen cola de pez, potentes garras y diadema termorreguladora. Poseen diminutas bolsas de gas enre las escamas para aguantar la presión bajo el agua, vuelan a más velocidad si este gas bárico es liberado. El próximo es el dragón mímico, uno d elos más peculiares y extraordinarios seres. Cuentan que años atrás descubrieron a un Copia de la portada del manuscrito “Hydra” confeccionado por el bachiller Federico del Paso. La hydra es una mutación del dragón mímico, producida, según parece, por la exposición prolongada de los huevos a la radiación solora, que manipula y transforma los zigotos. Suele tener 3 cabezas y ser hiperactiva; los feriantes las cazan para servir de atracción, a pesar de no poder ser domada. Es una bestia abominable carente de alas y de increíble fuerza físika. Su carne es comestible y agradable al paladar; algunos nobles las utilizan como cerberos de sus villas. XIV. Mímico capaz de controlar el fuego y de utilizar herramientas, así como emular sonidos del lenguaje humano. Muy inteligentes, se alimentan principalmente de huevos y ganado. Viven en familias o clanes, distinguidos por las manchas en su piel. Depositan sus huevos bajo tierra y no son incubados. No escupen fuego, pueden volar pero casi nunca lo hacen ya que alcanzan gran velocidad al galope: más de XV. Setenta kilómetros por hora. Poseen un esqueleto homoide: su caja torácica, patas traseras y delanteras, y su anatomía muscular imitan al ser humano. La piel es de tonalidades marrones, rojas y naranjas; al no ser porosa, sudan por la boca. Tienen mandíbula de tijeras, sin


dientes, como el pico de un ave. Asemejan a un graznido al gritar, y provocan susurros parecidos a palabras con sus evolucionadas cuerdas vocales. Odian el agua y respiran por pulmones. Las hembras se diferencian gracias al tamaño algo reducido de su alas y porque sólo ellas conocen el concepto de la risa – comprobado mediante varios experimentos. Un clan generalmente está compuesto por tres o 4 parejas y sus crías; sin jerarquía aparente. Son curiosos y ávidos, higiénicos y pacíficos con el hombre. No son cazados por éster, pues tienen un sistema independiente de ganadería. El mayor miedo que provocan es el de parecerse cada vez más a nosotros. Quizás algún día convivamos con ellos en ciudades y campos. Por último el pequeño gedeón o dragón montés. Debe su nombre a que habita las alturas de cañones y montes. Posee todas las características de un gedeón o dragón común mas de apenas dos metros y medio de envergadura. (v. epítome primero) Su caza también me la mostró Don Julio: se forman batidas o monteras de un par de docenas de cazadores, armados unos con ballestas de repetición y otros con arcabuces o trabucos; marchamos entre la maleza, carrascas y encinas, pronto llegaron sus chillidos Un grupo de dragones monteses sobrevolando el castillo de ruinas de Santa Ana, en la colina del Sureste XVI. Y ya empezaba a oler su característico hedor. Los hombres hicieron dos grupos: uno los atraería y otro atacaría por retaguardia envolviéndolos. Yo cogí una posición sin riesgo y pronto se acercaron los dragones guardanidos, retrasamos posiciones y a una señal del otro lado comenzó un fuego cruzado con los dragones en medio. La temporada de caza va de marzo a junio; ellos cráin en otoño y los hay a cientos por toda la provincia. Se organizan múltiples torneos de caza del dragón montés, que mata a uno de cada quince cazadores según la estadística. Ave de fuego. Animales asombrosos: el pegaso, el ave de fuego o fénix y el lince ibérico. Que comparten el ecosistema con el dragón gedeón, mímico y terráco. Hay muy pocos pegasos, y son difícil de ver. Viven en reatas o bandadas pequeñas. Cuentan que son producto de la magia de un noble ilusionista llamado Pere Gasso de la Lomica. Los creó para defender su hacienda de los dragones, pues éstos temen al pegaso debido a su olor corporal, su sudor sirve para ahuyentarlos a pesar de su escasez. Normalmente son Pegaso o caballo alado XVIII. Blancos. Tienen un ciclo muy largo de recepción y sólo una cría por camada; algunos tienen más de trescientos años. Su naturaleza mágica me dio a entender que quizás sean inmortales; respiran aire y beben agua, los potros son lactantes pero los adultos no precisan de alimento para sobrevivir. Su musculatura es frágil y son lentos en vuelo y galope, mas no son cazados por los ciudadanos porque constituyen un símbolo de protección y belleza. El fénix, antes llamado “mbalae” o “ambale” por sus creadores: la secta de los hombres dragón o elfos, es un ave hecho de fuego. Relación con los dragones: los fénix se alimentan de insectos y de carroña por lo que sirven al dragón como desparasitarlo a la vez que limpiadientes. Son seres místicos que nacen con la luz del sol y mueren al llegar la noche, repitiendo todos los días tal ciclo. No hay machos o hembras ni estructura familiar. Los hay con forma de ave o de esfera incandescente. Al comienzo de su existencia, los elfos encerraron en el alma del ave de fuego el poder del dios de la luz; eso cuenta la leyenda que me relató el hombre dragón Pablo Della Guarida. Después escribiré plus sobre los ëlfos. Ejemplar de dragón cabra, subespecie montesa. XIX. El lince ibérico pertenece a la familia de los felinos y está considerado como el perfecto cazador. Este devorador de carne tiene el pelaje manchado para su perfecto camuflaje; vive en terreno de matorrales cercano a los criaderos del dragón monté. Se alimenta básicamente de roedores, ciervos jóvenes y crías de dragón, es el único ser que les planta cara. Nocturnos por naturaleza, pueden ver claramente en la oscuridad. Delimita su territorio (el macho dominante) por medio de su fétido orín; los dragones como el montés o el mímico temen adentrarse en esos perímetros porque odian el olor de los linces ibéricos. A excepción del tiempo que dura su ciclo reproductivo, son animales muy huraños y solitarios. Mide y pesa poco más que un gato grande y, como éste, posee garras retráctiles afiladas como navajas. Corren rápido y son muy fuertes: son unos atletas extraordinarios. Una vieja leyenda narra la


vida de un niño criado por lindes, en el principio del tiempo, llamado Lynx – de ahí su nombre. Las gentes de por aquí creen que es un símbolo de prosperidad conseguir el corazón de un lince ibérico adulto cuando los dioses les han abandonado. Ahora escribiré sobre los ëlfos u hombres-dragón, secta cuyos dioses son los dragones y de costumbres estrambóticas: viven en un poblado extramuros de Toledo llamado Dracoburgo. Allí conocí a Palbo Della Guardia, experto en botánica y artes mágicas de la natura. Fue él quien me presentó a su suma sacerdotisa Anna Vereda, hechicera química y sabia religiosa. Tienen una estructura social jerárquica basada en la edad y el sexo: son ‘Lynx pardina’ o lince ibérico… XX. Matriarcales; y debido a una estricta preparación física y mental junto a su dieta basada en licores y brebajes que sólo ellos saben preparar, los más ancianos aparentan menos de treinta años. Sólo tienen descendencia entre ellos, aunque llega gente de toda la provincia para dar en adopción a sus hijos, todavía bebés, para ser iniciados. Los ëlfos sólo eligen a los que creen mejores. Basan sus creencias y vida en antiguos escritos denominados Pautas, en su propia lengua y alfabeto. Respetados por todos, son consultados como oráculo por nobles y villanos. Gracias a Pablo pude presenciar su ritual sabático semanal: las sacerdotisas llaman a un gedeón mediante un reclamo unívoco y variable cada vez – los jóvenes desangran un cordero sagrado para darle de beber al dragón – una vez acabada la sangre, la suma sacerdotisa habla con el dragón para que los proteja a ellos y sus cosechas. Es un pueblo pacífico que no necesita de armas. Las casas que construyen parecen termiteros. Retrato de Anna Vereda. Alfabeto élfico de Tolkien.1 El siguiente capítulo contará mis viajes por el orbe del mundo en la busca de Dragones y otros asombrosos animales de su misma categoría zoomorfológica. Mi primera parada fue Escocia, llamada Scotland por los nativos saxones. Entre páramos se encuentra el Lago Ness, allí habita Nessy, el monstruo. Se trata del único dragón diplodocus que queda y cuenta con más de doscientos años. Tal especie ha de ser pariente de los habitantes del planeta anteriores al hombre conocidos como paleontozoos o dinosaurios. Debe pesar aproximadamente como veinte elefantes y alza como quince hombres altos. No es anfibio a pesar de su hábitat exclusivo y que sus pulmones aguantan más de dos días bajo el gélido agua. Su dieta es de peces de gran tamaño, plancton lacuno y, a vedes, el ganado extraviado que cae al lago; también humanos si se tercia. Rara vez se deja ver de día, tiempo que permanece en una gran caverna subacuática al sur del lago. Los escoceses tienen una ley que prohíbe hacerle daño, pues en tiempos de guerra le ofrecen la carne de sus enemigos más temibles como símbolo de sacrificio y advertencia. Debido a su hostilidad con el hombre, no tuve ocasión de analizarlo más profundamente a mi pesar. Así proseguí mi viaje hasta la provincia de Trensylvania, en el Reyno de Romanía. Aquí encontré a la más increíble de las especies y también la más temida en el mundo: los necrodragones o dragones zombie. XXII. Son seres creados de forma artificial por un tipo de magia llamado necromancia: los hechiceros o nigromantes utilizan cadáveres de dragón gedeón Ural (subespecie que habita el este de Europa), reviviéndolos con sus hechizos. Conocía en la biblioteca a un necromante llamado Villescu – el motivo de la creación de dragones zombie es meramente científico: buscan la vida eterna y experimentan con los reptiles. Los mantienen encerrados en mazmorras en el sótano de los castillos, mas algunos han escapado sembrando el terror por donde quiera que van. Necrodragón. XXIII. Como no están ni vivos ni muertos, han perdido sus condiciones mortales: no se alimentan pero matan y destrozan al no comprender su no natura; no pueden aparearse porque han perdido su instinto y tampoco duermen. Los escapados poseen una conducta aleatoria et imprevisible. Normalmente estos son brutalmente despedazados por los gedeones Urales, que los odian. También dejan de existir si son decapitados. Moran solos y atacan los 1

(c) del alfabeto: J.R.R.Tolkien.


poblados y los castillos uno por uno de día o de noche. Personalmente, la necromancia El dragón gedeón Ural se distingue del español o común por sus cuernos alargados y puntiagudos, por la corona ósea que luce a ambos lados de la cabeza en vez de arriba, por su maxilar inferior que se alarga prominente por delante de su hocico, más estrecho, y porque las alas del Ural son de menor envergadura. Aparte de esto, son prácticamente idénticos. 1. Gedeón común. 2. Gedeón Ural. XXIV. Me parece una práctica abominable y siente gran lástima por estos animales condenados. Viajando hacia el sur llegué a la tierra de los nubios, en África profunda, donde me enfrenté a las calamidades del clima desértico. Las leyendas de este pueblo hablan de antiguos espíritus dracomorfos que asediaban al hombre y que, todavía hoy, siguen siendo símbolos del mal. Fueron extinguidos en una guerra de hombres contra dragones Representación tribal del dragón afrikano. Los dragones Yin, femenino y Yang, masculino. Principios negativo y positivo de la cultura oriental. Símbolos del equilibrio físico, mental y espiritual. XXV. Que duró una década. Escupían fuego y eran carnívoros, por lo que se puede pensar que se asemejaban al gedeón. Ahora sólo queda de ellos las representaciones tribales de antaño. En algunas de ellas, aparecen dragones con joroba, donde almacenaban el agua para resistir al sed en el desierto – ésta sería una subespecie del dragón afrikano: el dragón de las arenas. Moraban en nidos excavados en las dunas. Mi siguiente parada fue Xi’An, en el gran reino de China, lugar donde los dragones son venerados como dioses sabios y poderosos. Pertenecen a la familia biológica de los dragones aquáticos. Su nacimiento data de hace más de mil años y no han tenido descendencia. De dia viven bajo las aguas del mar de la China y de noche revolotean por encima de los altos y decorados tejados. Anfibios y escupidores de fuego de piel escamosa, melena blanca y negra con largos bigotes. Se diferencian porque el macho tiene dos brazos y su cola, semejante a la de una ballena, es más ancha, y también porque la hembra luce un par más de bigotes que el macho. Yin es plateada y Yang es dorado. Aunque poseen fuertes mandíbulas provistas de dracocaninos no son carnívoros: se alimentan exclusivamente de rocas. El dragón es uno de los signos del zodíaco chino y cada fin de año, en un gran desfile, grupos de hombres se disfrazan de estos dragones para ahuyentar a los malos espíritus y tener suerte. Después marché a Norteamérica, en las Indias, donde conocí al pueblo de los navahos y sus costumbres, y al dragón amerindio, el espíritu de las montañas. XXVI. Hay un poblado al pie de las Montañas Rocosas, en las puertas del desierto. El dragón amerindio parte del mismo ascendente que el mímico, pero han evolucionado de forma distinta debido al medio. Las alas le salen de la pare superior del pecho, y los brazos de la zona lumbar de la espalda. Tiene cuernos y la cola le acaba en punta de flecha. Las hembras se distinguen por tener el abdomen curvo y más corta la cola. Cazan solos y su dieta se basa fundamentalmente en cabras montesas de las Rocosas, por lo que son expertos escaladores y saltadores pues sus nidos están en vertical. Su estructura social está constituida por una gran asociación de grupos unifamiliares. Una de sus peculiaridades más asombrosas es que se pintan el rostro con ceniza cuando salen de caza y que tienen concepto de estética porque roban en el poblado colares y plumas en diadema para ponérselos. Junto a los mímicos son los más inteligentes. Luego fui al sur, hasta Lima en Perú, capital histórica de la civilización precolombina. Dragón amerindio macho; Atrapasueños: mandala hecho con piel de dragón y plumas de águila, para tener dulces sueños y dormir bien. XXVII. Fue allí donde confirmé la existencia de los atlántidos, que migraron aquí cuando se hundió la Atlántida en el Océano. Hay dos razas bien distinguidas que cooperan en los trabajos y defensa de la colonia. Son carnívoros y viven enpaz con los hombres a menos que éstos les molesten. Muy inteligentes, han creado su propia


civilización, ciudad: Ketzalt y lengua constituido por símbolos ideográficos o glifos. Ovíparos y Hombre lagarto “eslizón”2 – los racionales. XXVIII. Hombre lagarto “saurio” – los obreros y guerreros. Hermafroditas, los atlántidos procrean dos veces a lo largo de su vida: su media de edad es de setenta años para los eslizones y de 50 para los saurios. Son homínidos alligatoris y su origen se remonta a los albores de la humanidad. Domestican animales tales como el jaguar, el gran caimán y el quetzal, de éste toma el nombre su ciudad. XXIX. La estructura de su sociedad se basa en dos grandes categorías: la jerarquía eclesiástica gobernada por los distintos niveles de chamanes o clérigos y la jerarquía militar compuesta por rangos – los eslizones son los transmisores del conocimiento y los ancianos forman la jerusía, mientras que los ancianos saurios maestros de la ingeniería y la guerra forman la assamblea. Politeístas y alzadores de templos como pirámides escalonadas, su dios supremo es un sapo gigante llamado Rapa-Nui. (Ver ilustraciones para comprobar rasgos morfobiológicos diferenciadores alfa y beta). Luego marché a las antípodas españolas, a la gran ínsula de Australia, tierra de espíritus y marsupiales. En las lindes boscosas del desierto central de la isla, habita un dragón jurásico llamado velocirraptor – según bibliografía como el libro de paleontología del Doctor. W. Anteojos, son dinosaurios que apenas han evolucionado en millones de años. Puesto que apoyo esta teoría, sólo dejo esta mención de su existencia y aspecto. También encontré un animal muy peculiar: los dragones-babosa. Son una fusión rara, pues tienen aspecto de dragón y cuerpo de babosa Una pareja de velocirraptores buscando un nido de cuyos huevos alimentarse: son seres voraces y despiadados que cazan de noche en manada: El dragón-babosa es un insecto moluscoide muy venenoso que se alimenta de pequeños animales y luce llamativos colores en sus membranas que parecen aletas. Son letales para nosotros. XXX. Sus aletas se dividen en 3 grupos: uno en su dorsal, otro en su frontal y un tercero bajo su cabeza. Posee dientes afilados como agujas y bigotes terminados en punta. El veneno se almacena unas glándulas en al base de las aletas y lo despiden por medio de clavos que a su vez sirven de nexos para las membranas, coloreadas para expresar su peligrosidad y que sirven para almacenar calor. Viven en colonias de decenas de miembros engendrados por una reyna – así, los hay nodrizas, obreros y soldados. Habitan bajo tierra por la noche en lo que he llamado baboseros. En estado de larva toda su piel es venenosa y parecen renacuajos con cresta. Cuando son adultos su piel es azulada y llegan a medir un palmo de altura y unos 30 centímetros de largo. Grifo o ‘ximera’ en griego. El siguiente epítome versa de otros seres que observé a lo largo de mis viajes y que merecen una especial mención en este tratado zoológico de la extraña fauna: el grifo, la gárgola y la sirena o tritón. A mi paso por Turquía supe de la existencia de lo que ellos llaman al-griff: un animal del desierto compuesto por un cuerpo de león, cabeza y alas de águila imperial, y cola que es culebra. No suelen acercarse a los núcleos urbanos y a pesar de su capacidad de volar no la utilizan. Relaciones entre ellos: forman familias de una pareja adulta y su descendencia – se aparean una vez al año, pero su población no se desborda debido a que la mayoría de las crías mueren a loas pocos días a manos de hienas y chacales. A su vez, los grifos XXXII. Se alimentan de éstos. Machos y hembras se distinguen por sus órganos sexuales, pues son mamíferos. El cerebro de la serpiente sólo le sirve para atacar ya que se nutre por la cabeza del águila que es su testa pensante. Sus alas tienen más de tres metros de envergadura, miden lo que un león normal y pueden llegar a los treinta años de edad. Migran al sur en la estación de las nieves en masa y siempre por la misma ruta.

2

(c) de las criaturas eslizón y saurio, propiedad de Games Woerkshop Ltd. V. Ejércitos Warhammer: Hombres lagarto.


Por tierras gallegas, en Santiago de Compostela, y protegiendo su bella catedral, Representación escultórica de una gárgola, adornan los edificios religiosos, gubernamentales y los de familias distinguidas a lo ancho del norte peninsular. Arquitectónicamente sirven de drenaje y canalización apra el agua de los tejados: y místicamente apra la protección de los edificios en los que se encuentran. Habitan las gárgolas. Vinieron de Egipto hace más de mil años con al misión de proteger los templos y se quedaron. Parecen seres humanos, pero su piel es del color de la piedra en que se convierten al caer la noche, resguardados en lugares inaccesibles para el hombre. Apenas son una docena, fuertes guerreros planeadores conviven y forman parte de la ciudadanía compostelana. Muy poca gente llega a conocerles personalmente y no tienen nombre que les identifique. Según parece, viven cientos de años y sólo hablan, curiosamente a pesar de su origen, gáelico – antigua lengua irlandesa. Huraños y extravagantes no me concedieron parlamento alguno por considerar intrusión mi curiosidad como científico doctor. Increíbles y sorprendentes. Navegando por el Océano Pacífico, nuestra nave hubo de bordear un recóndito archipiélago para evitar el canto de las sirenas. Seres antropófagos que hipnotizan a los marineros con su belleza para luego poder devorarlos. La parte superior de su cuerpo es humana y la inferior de pez. Miden lo que una persona y suelen corresponder a los cánones estéticos establecidos socialmente. Son anfibios: con branquias y pulmones, además de racionales como nosotros. Los tritones son machos, mas no me explico cómo procrearán ya que poseen ombligo y son demasiado complejos como para nacer de huevas y carecer de órgano sexual aparente. Ignotos. Posible apariencia de una sirena. Ejemplar de pez-dragón, que se camufla asemejando coral gracias a su genética, et que debido a sus aletas encrespadas se comparn conlso rasgos del dragón. Es un animal muy bello et difícil de encontrar. XXXIV. A continuación, y como último episodio, se dará cuenta de algunas prácticas alquimistas y metabiológicas en las cuales tiene que ver algunas partes de la anatomía del dragón, o bien algún aspecto de su concepto mágico o religioso, y que se ha ido transformando en tradiciones más o menos arraigadas en la idiosincrasia de los pueblos. La próxima recte se llama “lomo de dragón con tortilla y salsa de setas”, se suele comer en la época de la siega del trigo; y dicen que proporciona salud y bienestar para el resto del año. Ingredientes para cuatro personas: 800 gramos de carne de lomo de dragón, dos huevos del mismo dragón que la carne, una pezuña grande, 200 gramos de pebrazos o guíscanos, leche de vaca, perejil y mucho romero. Modo de preparación: se fríe la carne en filetes con romero y aceite de oliva; una vez dorada se mete en una olla con agua, sal y la pezuña para el caldo y se deja pochando veinticuatro minutos a fuego fuerte; mientras, con los huevos se hace una tortilla a la que se le añade la porción de un cuarto de leche respecto a la cantidad de huevo; las setas se saltean con poco aceite, bastante romero y leche que al freírse toma cuerpo de salsa; la carne hervida se envuelve con la tortilla en forma de burrito y se baña con la salsa todavía caliente, por último se adorna con una ramita de perejil. Se acompaña Distintos objetos del inventario habitual del alquimista. Ejemplar de gedeón. Col. XXXV. XXXV. Con pan tostado con tomate y cerveza bien fría. La carne de dragón es muy rica en hidratos de carbono y proteínas; y cocinada de este modo es jugosa y de muy buen sabor. Ahora va una copia de un hechizo hallado en el grimorio del gran mago Chusta de la Virgen, fallecido años ha. Funciona para poder lanzar una bola de fuego con gran poder destructivo a partir de la nada. La persona que desee realizarlo, deberá tener niveles aptos de maná y suficiente especialización mágica. Preparación previa: invocación de la energía y acumulación del tao, mediante al repetición del siguiente cántico: “el juego de la energía perdura después de la lucha, perdura más allá del tiempo y del cuerpo, perdura acabada la vida; aquí fuera


flota intemporalmente, a salvo del esfuerzo” (Lao Tsé)3 – cuando se acumula la suficiente, en nombre de los dragones, guardianes del tiempo, y alzando la cabeza al cielo para recibir su bendición – una vez dada la señal en forma de rayo y trueno en las nubes, se extienden ambos brazos hacia la dirección del impacto de la bola de fuego. Sólo un buen corazón será capaz de efectuarlo. Huesos y articulaciones; Algunos músculos. Renacuajodrago y cerebro adulto. XXXVI. Oda a Gedeón, héroe y dragón: oh, maestro de acrobacias en vuelo, ala cortante surcando los cielos. Superviviente de las tempestades, cabalgando relámpagos y el trueno allá en lso bosques y en los mares, estrépito del tiempo haz del fuego. Tú, que has visto del hombre sus males, bautismos y entierros – musa de la ciencia y las letras, señor de todo bajo el sol. Solitario cazador, cuentas las mareas reflejadas por cinceles de viento en tus escamas. Oh, dragón que de las tinieblas naciste para con tus formas emocionar mis ojos, y en la noche oscura, agazapado, ser inspiración de los artistas y los magos. Que por tus retinas puedo ver lo pasado y en tu anatomía está el futuro de mis viajes. Oh, sueño eterno, colmillo desgarrador, pirueta bella que mora tu alma inmortal donde duermen las estrellas. Ave de paz, terror cuando la guerra, XXXVII. Perdido norte de Asgaard y refugio de Mitra, Can de Ishtar, apresas con fauces soberbias la magia de tu cuerpo para mostrarnos, impertérrito, el imperi del fuego. Tú, oh gran Gedeón, siempre que un niño mire al cielo, más por maravillas que por valor, soñará en tu vuelo danzar en el aire comot ú, dragón, como tú, señor. Excipit. Tratado sobre la misteriosa fauna de los dragones, sus formas y naturaleza, así como sus relaciones con el hombre y otros extraordinarios animales, confeccionado por mi merced, Dr. Sammethansen, natural de La Hay en Flandes, a cargo y cuanta del señor y mecenas del arte, ciencia y las letras Miguel Díaz Romero, natural de Alicante mas residente en la villa real de Caudete en la Mancha, y finalizado gracias a las diosas en fecha del veintiuno de febrero del año romano dos mil seis en la mencionada villa manchega. Factum: Alfredo Sammethansen, doctor por la Universidad de Leipzig en biología, licenciado por Salamanca en las bellas artes y bachiller de derecho y veterinaria.

3

Extraído de “Devocionario psicodélico” de Timothy Leary.

DRAGONES del Dr. Sammethansen  

Libro dibujado y manuscrito sobre dragones

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you