Page 1

Nº18

dossier

Zona rural, montaña y problemática de los Pirineos vascos

2014 _febrero

TERRITORIO

El 7,55% de la superficie de Euskal Herria (1.579,83 km2) puede clasificarse como urbana y el 92,45% restante (19.345km2) lo podemos considerar zona rural, atendiendo a sus características orográficas y geográficas. Comarcas con orografía de montaña

Dentro del ámbito rural, la zona más desfavorecida para desarrollar la actividad agraria, según los criterios de la Unión Europea, ocupa una superficie de 10.253 km2 (ver mapa). En dicha área, tanto en sus núcleos urbanos como en

la montaña, habitan 1.098.627 personas, es decir, un 35,1% del total de la población de Euskal Herria.

Cabe subrayar que a pesar de esa difícil orografía, en ciertas regiones montañosas (o cerca de ellas) se ubican núcleos económicos e industriales de referencia, es

Contenido

escaso apoyo que recibe la agricultura en el área de montaña, resulta complicado

dad, con lo cual, todavía carecemos de un modelo económico y social que garanti-

decir, son zonas con una necesitad intensiva de suministro alimentario. Debido al

Introducción

1

Problemática de los Pirineos

2-3

fortalecer actividades económicas o poblaciones que satisfagan la citada necesi-

Recursos gráficos

4-5

Análisis de expertos

6-8

ce la complementariedad entre las áreas urbana y rurales.

Reflexión

9

Catalogar cuál es el área rural y acordar qué zona identificamos como de montaña dentro de la misma es imprescindible para el desarrollo de Euskal Herria, tanto para

acordar posteriormente los criterios de ordenación del territorio como para llevar a cabo políticas e iniciativas económicas y de cohesión social. Un claro ejemplo de la decadencia a la que se ven sometidas estas áreas la encontramos en nuestros Pirineos.

Observatorio para el desarrollo socioeconómico de Euskal Herria


Pirineos: una zona geográfica a fortalecer

A

ctualmente, Euskal Herria se sitúa entre los territorios con mayor riqueza a nivel

mundial. Sin embargo, una parte de su territorio carece del bienestar que conlleva dicha riqueza. Es el caso de los Pirineos Vascos. Además de ser una de las zonas más montañosas, sus municipios

están alejados de las capitales y las principales áreas de actividad económica. Por si eso fuera

poco, se trata de zonas fronterizas, por las que las administraciones centrales apenas muestran

interés, menos aún, si se trata de fomentar iniciativas para fortalecer la identidad vasca.

Muchas de las comunidades que se integran en eso

cotidianos, debido a las largas distancias a recorrer

cerías...) y sus habitantes hacen frente a diario a nume-

jo, llegar a él diariamente o incluso ir a la escuela puede

que llamamos “área rural” (comarcas, municipios, farosos obstáculos para hacer uso de servicios públicos

para acceder a los servicios públicos. Encontrar trabaresultar costoso en ciertos municipios.

Algunos datos significativos:

· Desde el año 1910 al 2012 los Pirineos vas- · La distancia media para llegar al centro de cos han perdido a la mitad de su población; Eduación Secundaria es de 22km, y si se trahoy en día habitan 36.829 personas (2012) ta de educación en euskera es de 35km · Por cada 100 jóvenes hay 168 personas ma- · La tasa de autónomos asciende a 33,6%, yores de 65 años, 30 más que en EH casi el doble que en Euskal Herria · Las actividades que más personas emplean · Los establecimentos industriales son el son agricultura, hostelería y comercio y ad- 12% del total, y la mayoría son pequeñas ministración empresas de nivel tecnológico bajo

2


Problemática:

La decadencia de muchas comarcas rurales es una realidad conocida en la Unión Europea. En Euskal Herria, sobre todo, en la zona de los Pirineos, encontramos un claro ejemplo de esa fenomenología. A continuación se detallan algunos de los principales problemas: Carácter periférico Los municipios de los Pirineos Vascos están, geográficamente, lejos de sus respectivas capitales administrativas, en

ocasiones a distancias que van más allá de 60 kilómetros. El

carácter periférico no solo es geográfico, también es administrativo. Así, debido a que la recuperación y la consolidación de estos ámbitos territoriales no es una prioridad, los planes para el desarrollo de las regiones de los Pirineos son insuficientes en cuanto a pretensiones y recursos.

Pérdida de población

Tres de cuatro municipios han perdido población en los últimos años. Cabe destacar que son las mujeres jóvenes el colectivo que más abandona su municipio por falta de oportunidades profesionales.

Envejecimiento de la población El índice de envejecimiento (170,67) está muy por encima del

de Euskal Herria (138,11), lo que trae consigo un índice de reemplazamiento generacional deficitario: son más numerosas las generaciones de personas en edad de jubilación que aquellas aquellas que llegan a la edad adulta.

Accesibilidad de servicios

Índice de envejecimiento 2013 (%) (Iparralde 2010) Fuente: Iturria: INE e INSEE

Muchos habitantes no pueden acceder habitualmente a servi-

cios de primera necesidad, porque las distancias son mucho mayores que la media: 20 km para ir y venir al centro de salud, o 70km para ir al centro instituto en euskera.

Actividad económica y empleo

La principal característica de estas areas es que predominan las actividades económicas primarias (ganadería, actividad forestal...), asi como la hostelería y el turismo. Fuera de estos sectores las oportunidades de empleo son escasas. Observatorio para el desarrollo socioeconómico de Euskal Herriko

3


Características socioeconómicas de la área geográfica de referencia:

Fuentes: EUSTAT, INE, INSEE, Gobierno de Navarra, Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Ministerio de Fomento, Instituto Nacional de Geografia de España, CAMERDATA y Seaska. Producción propia.

4


Recursos

Fuente: Iturria: INE e INSEE

Pirรกmide de edad de los Pirineos

Pirรกmide de edad de Euskal Herria

Fuente: Iturria: INE e INSEE

Observatorio para el desarrollo socioeconรณmico de Euskal Herriko

5


Análisis de expertos Eduardo Malagón

Dept. De Economía Aplicada V, Instituto Hegoa Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV-EHU)

El futuro de las comarcas de montaña Las comarcas de montaña de los países desa-

ubicación dentro de la Política Agraria Común

rrollados han pasado a ser realidades socioeco-

(PAC), los esfuerzos realizados para desarrollar

nómicas periféricas. Hace tiempo (y más aún

una política para las áreas de montaña han sido

durante el último siglo), sus características geo-

modestos, tanto por parte de la Unión Europea

gráficas (orografía, altitud, clima etc.) han limi-

como por parte de los estados y las adminis-

tado de manera determinante su conexión con

traciones regionales. Es más, dichos esfuerzos

los principales centros del desarrollo económico.

siempre han estado vinculados al marco general

A consecuencia de ello son comarcas ubicadas

para el desarrollo rural. También cabe mencionar

fuera de las principales dinámicas de desarrollo

que tradicionalmente el desarrollo rural ha esta-

económico, inmersas en una decadencia lenta

do en manos del departamento de Agricultura,

pero constante. Dicha decadencia se manifiesta

por lo que ha dominado esta visión a la hora de

en el descenso y envejecimiento poblacional, en

implementar planes y proyectos. Mientras, otros

el éxodo de los elementos más jóvenes y diná-

ámbitos de la administración (educación, salud,

micos. Por otro lado, también se manifiesta en

o servicios sociales, por ejemplo), aplicando ex-

el retroceso de sus actividades económicas tra-

clusivamente criterios urbanos, no han respon-

dicionales (ganadería, actividades forestales y la

dido debidamente a las necesidades específicas

industria relacionada con ellas), mientras que las

de las áreas de montaña. El escaso equipamien-

actividades alternativas (el turismo, por poner

to de los servicios públicos emitían un mensaje

un ejemplo) disponen de una capacidad limitada

bien claro a las generaciones más jóvenes: “aquí

para ocupar el lugar de las anteriores. Todo ello

hay pocas oportunidades”. Todo ello ha puesto

genera una decadencia demográfica y socioeco-

de manifiesto la falta de una visión integral que

nómica de estos espacios.

permita responder al desarrollo de estas comar-

Por todo ello, el declive de las áreas de mon-

cas.

taña suscitó el interés y la atención de los po-

Por tanto, los retos a los que se enfrentan las

deres públicos. Encontramos los inicios de dicho

comarcas de montaña son considerables. Es im-

proceso a nivel Europeo en la directiva 268/75

prescindible una cooperación entre agentes pú-

sobre las comarcas de montaña. A pesar de su

blicos y privados, pues los marcos de gobernan-

6


<<Los beneficiarios de las políticas públicas que se implementen han de ser los habitantes de las comarcas de montaña, dirigiendo a éstos las oportunidades de empleo y rentas que se generen>> za basados en la cooperación han demostrado

ña, dirigiendo a éstos las oportunidades de em-

su eficacia, tanto aquí como en otras áreas eu-

pleo y rentas que se generen. Por otra parte,

ropeas. Dichas experiencias vienen a ser rayos

las nuevas tecnologías de la información y la co-

de esperanza que nos muestran las posibilidades

municación ofrecen importantes oportunidades

de que disponemos. Por una parte, los múltiples

para ubicar actividades y profesionales en estas

activos existentes en las comarcas de montaña

áreas, reforzando con ello la actividad económi-

y su aprovechamiento sostenible: la mayoría de

ca, atrayendo rentas, creando nuevos empleos y

los recursos naturales de los países desarrolla-

afincando población. Por último las TIC también

dos se encuentran en estas áreas. Una parte im-

sirven para reforzar el vínculo entre las áreas de

portante de los principales recursos públicos se

montaña y las áreas más urbanas, incentivando

encuentran relacionados con dichos recursos: la

los flujos entre ambas. Dichas conexiones ofre-

biodiversidad, la fijación del carbono, el paisaje,

cen la oportunidad de una comercialización más

la gestión de las cuencas hidrográficas, la cultu-

eficiente de los bienes y servicios originarios de

ra y las costumbres, etc. La intervención pública

las comarcas de montaña. Todo ello también de-

es imprescindible para mantener su disponibili-

biera de servir para hacer ver a los habitantes de

dad, que viene a ser socialmente inmejorable,

estas áreas que hay futuro para ellos, y no sólo

y en torno a ello los principales beneficiarios de

siendo un parque lúdico dirigido a los habitantes

las políticas públicas que se implementen han de

de las ciudades.

ser los habitantes de las comarcas de monta-

Observatorio para el desarrollo socioeconómico de Euskal Herriko

7


AnĂĄlisis de expertos Iker Elosegi

Coordinador de Euskal Herriko Laborantza Ganbara

Euskal Pirineotan laborantza bizirik Gaindegiaren Piriniotako ikerketa sozio ekono-

Maleruski ez dirudi berriz negoziatzen ari den la-

mikoak argi erakusten du Baxe Nabarre, Xiberua

borantza politikak bere oinarriak errotik aldatuko

eta Nafarroako 103 herrietako egoera eta dina-

dituenik. Bere diru laguntzen banaketak berriz

mika sozio-ekonomikoak alde ezkor batzu ditue-

ere ez du enpleguarekin loturarik izanen, injus-

la: populazioaren galera, zahartzea edo zerbit-

tua izaiten segituko du eta etxaldeen desagertze

zuen desagertze prozesua, besteak beste.

prozesuan ez du oztoporik ezarriko. Hamarkadetan politika horrek egin dituen desmasiak ez

Argi da ere eremu hortan lehen sektoreak (be-

dirudite beraz gelditzekotan!

reziki laborantzak) pizu haundia duela, nahiz eta hor ere puntu ilunak agertzen diren: etxalde ko-

Dena ez da ezkor Euskal Pirineotako mendie-

puruaren tipitzea eta honi lotua den etxaldeen

tako laborantzanâ&#x20AC;Ś Azpimarratzekoa da Garazi

haunditzea, ofizio hortarik duinki bizitzeko zail-

eta Baigorriko eskualdea dela Europear mailan

tasunak sortzen dituen egoera ekonomiko gogo-

gehien gazte instalatzen den eremua. Dinamika

rra eta abarâ&#x20AC;Ś

azkar baten seinalea da hori, herrian bizi nahia, noski, bainan baita ere herrian bizitzeko tresnak

Garrantzitsua da oso Udalbiltzak eta bere Gara-

eraiki izana, bai antolaketa eta bai ekonomiko

pen eta Kohesio Fondoak hartu duen erabakia,

aldetik. Biziki esperientzia interesgarriak badi-

hau da Pirineotako eremu hortan lan berezi ba-

ra, etsipenetik ilusiora pasatzeko ahalak badire-

ten egitea lekuko dinamikak azkartzeko. Labo-

la frogatzen dutenak!

rantzaren ikusmoldetik gauza asko Europa mailan erabakitzen dira bainan ez da ahantzi behar

Pirineoak bizirik ekimenak lagun ditzala halako

Europear batasuneko estatuetako gobernu eta

proiektuak, modu ahal den eraginkorrenez.

ministroek erabakitzen dutela. Ez da ereahantzi behar gureganik hurbilago eta eremuan geldituz, Bordale edo IruĂąako administrazioek dituzten eskumenen garrantzia.

8


Reflexión de Gaindegia

Los fenómenos demográficos, sociales y económicos que se están dando en los Pirineos son similares a los de otras áreas de Europa. Como bien ha explicado en su análisis Eduardo Malagón, hasta ahora ha sido el departamento de agricultura quien

ha establecedido las políticas para estas áreas, y lo ha hecho precisamente sólo des-

de ese punto de vista, siguiendo las pautas marcadas por la Política Agraria Común (PAC) de Europa. Con lo cual, las infraestructuras de educación, la atención sanitaria, la recuperación demográfica, la diversificación económica, la cohesión social.... son factores que no se han incorporado a la agenda, si no es por iniciativa ciudadana.

En consecuencia, en pleno siglo XXI, nos encontramos con importantes desequi-

librios entre las zonas rurales y los núcleos urbanos de Euskal Herria. Territorios que

en el pasado fueron motor y que hoy se encuentran sin población jóven y con una actividad económica cada vez más débil, tienen un futuro incierto.

Todo esto nos lleva, sin duda, a plantear la necesidad de una recuperación inte-

gral de las zonas rurales y de montaña, imprescindible para el desarrollo económico y social de Euskal Herria. Para ello, es necesario incorporar esta cuestión a la agenda social y política de Euskal Herria, de la misma forma que lo han hecho el desempleo,

la protección social, la política industrial, etc. No se trata de ruralismo bucólico, sino

de estrategia territorial. El área rural es también Euskal Herria -a pesar que durante décadas no ha sido tenida en cuenta- y a día de hoy sabemos, además, que es una

fuente de riqueza estratégica inigualable. Al lado de ejemplos jacobinos, necesitamos,

por tanto, un paradigma vasco de desarrollo territorial, que tenga como misión cohesionar nuestra geografía, comenzando por los principales núcleos urbanos, pasando por las cabeceras de comarca y llegando hasta los municipios más pequeños.

Observatorio para el desarrollo socioeconómico de Euskal Herriko

9


Portales de Gaindegia: www.gaindegia.org

www.basqueinfo.net

Plataformas de Gaindegia: www.atlasa.net

www.euskalgeo.net

Redes sociales:

@gaindegia @gaindegia_data

Colaboran:

Área rural, monte y problemática de los Pirineos Vascos  

Dossier de Gaindegia, observatorio para el desarrollo socioeconómico de Euskal Herria.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you