Page 1

R .A.P.

Revista de Adiestramiento en Positivo

12 Junio de 2012

N潞

Publicaci贸n digital

Publicado por AEPA y Kns ediciones Editores: Benigno Paz Ramos, Cristina Muro L贸pez www.ctv.es/USERS/aepa | www.knsediciones.com

Sumario

ISSN: 1988-2742

漏 Todos los derechos reservados

ed


El 30 de mayo de 2012 en AEPA Euskadi celebramos nuestro quinto aniversario entrando de forma regular en la prisión de Basauri para impartir Cursos de Educación Canina en Positivo. Esta actividad educativa se realiza en colaboración con la Asociación Bidesari de Pastoral Penitenciaria. Precisamente en mayo de 2012 ha dado comienzo la decimonovena edición del curso. Cristina Muro En el curso, los asistentes, personas internas en la prisión de Basauri, aprenden una forma respetuosa y agradable de relacionarse con los perros en un ambiente relajado y tranquilo. Muchos tienen o han tenido perros de las mal llamadas razas potencialmente peligrosas y aprenden a interactuar con ellos de una forma más respetuosa. Además se fomentan otro tipo de valores humanos como el respeto, la tolerancia, la comunicación o la evitación de conflictos. El curso dura seis semanas y se lleva a cabo los miércoles entre las 10:00 y las 12:00. El número de asistentes al curso suele variar entre seis y doce. Solemos entrar con un mínimo de dos perros, de distintas razas, sexos y edades y por supuesto con los dueños de los perros que son voluntarios y colaboradores de AEPA Euskadi. Los dueños cuentan la historia de sus perros, describen sus gustos y relatan alguna anécdota, esto ayuda a entender que cada perro tiene sus propias necesidades y que debemos aprender a respetarlas. La presencia de los dueños y el hecho de que los asistentes traten de forma muy respetuosa a los perros hacen que todos nuestros perros pasen dos horas totalmente felices en la prisión. En prisión no es habitual que haya animales y la llegada de los perros supone un motivo de alegría

no solo para los internos, sino también para funcionarios y personal del centro. Todos se interesan por los perros, se acercan a saludarles, sonríen, les hablan, nos hablan de sus propios perros. Siempre hay algún perro que les recuerda a alguno que ellos han conocido, nos enseñan fotos o tatuajes de sus perros y nos cuentan anécdotas de sus experiencias previas. En ocasiones se emocionan mucho pensando en sus perros o recordando momentos junto a ellos. También cogen mucho cariño a los perros del curso y siempre nos preguntan por ellos una vez que han acabado el curso. La presencia de nuestros colaboradores y de los perros crea un entorno diferente y muy apreciado por los asistentes al curso así como por la Subdirección de Tratamiento de Prisión. Supongo que será por eso que ya llevamos cinco años entrando en la prisión de Basauri Esta RAP nº 12, “la RAP de la cárcel”, está dedicada en su totalidad a celebrar estos 5 años en prisión. Hemos querido que aparezcan puntos de vista diferentes y distintas vivencias para poder expresar mejor lo que ha supuesto esta experiencia para nosotros. Esta RAP no existiría sin todos los que os habéis animado a enviar vuestros escritos. ¡GRACIAS!

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

2


AEPA - Bidesari un estilo con huella Miguel Yuste Ayarzaguena Educador social de Bidesari

E

ste mes de mayo celebramos nuestro quinto aniversario del trabajo conjunto en el Centro Penitenciario de Basauri, entre las asociaciones AEPA-Euskadi y Bidesari de Pastoral Penitenciaria. Esta actividad consiste en un curso de Iniciación al adiestramiento canino en positivo que es hoy en día uno de los espacios educativos más asentados en Basauri.

Nos juntamos y le dimos forma. El curso constaría de tres sesiones de hora y media, donde pudieran compaginarse una parte teórica y otra más práctica. Yo les pedí encarecidamente que fuera un curso atractivo y movido, porque la población presa pasa muchas horas en la celda y el sistema tiende a anestesiar a las personas.

Pero claro, para llegar a este momento, hemos tenido que caminar juntos y tener paciencia en muchos momentos. En un primer momento el Proyecto de Animación Sociocultural Penitenciaria de Bidesari se estaba replanteando la revisión del proyecto, y posibilitar nuevas actividades más allá de las que ya tenía establecidas. Roberto, un compañero de trabajo, tiene perro y había acudido a uno de los cursos de AEPA-Euskadi, intuyendo, con “mucho olfato”, que el curso se podría acercar al ámbito de la prisión, algo que empezamos valorar.

A eso hay que sumarle un handicap y es el de la atención, ya que para muchas personas mantenerla les supone un gran esfuerzo. De modo que era necesario dar con el formato adecuado.

Como me gusta moverme y hacer cosas nuevas en prisión, me pareció que podía ser una actividad interesante para romper la monotonía en la que viven las personas presas. En ocasiones es mejor dar el paso y ver cómo funcionan las actividades, a correr el riesgo de anticiparse y pensar que los presos van a comportarse de tal o cual manera.

Una vez que teníamos el curso piloto, decidimos presentarlo en Basauri.

Así que decidí reunirme con la presidenta y el vicepresidente de Aepa, dos personas con las que he vivido y estoy viviendo experiencias muy bonitas, pero que en ese momento eran desconocidas para mí y que se llamaban Iñaki Linaza y Cristina Muro.

Tuvimos una reunión con la Sub-Directora de Tratamiento para saber sus primeras impresiones, pero estábamos convencidos de que esta actividad nueva, atractiva e interesante para las personas presas era una oportunidad para la propia prisión. Y así fue, el curso cumplió con las expectativas que teníamos e incluso las superó. La entrada en la prisión de Txispa y Nika, los dos primeros perros que realizaron su primera incursión en Basauri resultó ser muy grata para

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

3


las personas que realizaron el curso y para los tagonistas de sus cambios. De nada sirve que dos animales. Tanto fue así que, después de la persona viva con coacción las conductas, las tres primeras ediciones, el curso pasó a te- porque no son aprendidas ni interiorizadas. ner seis sesiones en vez de tres. De hecho la prisión ha buscado eso durante La entrada de un ser vivo en prisión se vive años, y se demuestra que ese estilo no permisiempre con júbilo por parte de las personas te a las personas crecer educativamente. presas. Muchas de ellas tienen y han tenido perro, aunque es cierto que a veces no le han Con el perro sucede algo similar. Es cierto que dedicado el cuidado ni la educación que re- desde el miedo, las amenazas, y otras artimaquiere dicho animal. ñas puede aprender, pero ese animal sufre y no es feliz. En el curso se hace hincapié en que el perro sea el protagonista, disfrute aprendiendo y sus Lo que me ha enseñado Aepa es que para conductas sean reforzadas con premios. aprender y enseñar hay que tener una ética hacia el animal.

Ahora ya han pasado cinco años y este curso se ha consolidado. Las personas presas disfrutan del curso, porque es un soplo de aire fresco estar con un animal y a su vez aprender a ver su cuidado y educación desde otra óptica.

Posiblemente algunas personas presas tampoco recibieron un buen trato educativo cuando eran niños/as, sino que fueron educados desde las amenazas, los abusos, los abandonos...y queramos o no En estos cursos aprendemos a ver detrás de la influencia que tiene en nuestras vidas los ojos de “Nika”, “Luz”, “Chiste”, “Eureka”, “Oker”, etc.… es trascendental.

Además el perro permite a muchas personas retomar ciertos afectos, que en un ambiente tan hostil como es la prisión, se pierden. Acariciar, hablar de otro modo al animal, sonreír, relajarse…

Este estilo educativo a muchas personas y entidades no les parece el más adecuado, y existen planteamientos muy distintos, por ejemplo que el dueño debe de someter al perro para que le haga siempre caso, independientemente del modo en que se haga, (por ejemplo Es muy bonito ver que uno puede enseñar al usando collares eléctricos) porque lo importan- perro, desde el juego, el refuerzo positivo y te es que el perro aprenda y sea formal. sentir que el perro disfruta mucho y aprende. Creo que es una de las muchas razones por las que me gusta el trabajo que realiza Aepa. Apuesta por que el perro puede estar muy bien adiestrado, pero a su vez ser feliz.

Posiblemente algunas personas presas tampoco recibieron un buen trato educativo cuando eran niños/as, sino que fueron educados desde las amenazas, los abusos, los abandonos... y queramos o no la influencia que tiene Si lo extrapolamos a nuestra vida, Bidesari en nuestras vidas es trascendental. también opta por este estilo educativo. Creo que en esta vida los conocimientos y aprendi- Aepa y Bidesari apuestan por que educar sea zajes tienen que venir dados por personas que una tarea que debe hacerse siempre desde el nos quieren, que nos cuidan y nos refuerzan respeto. cuando lo hacemos bien. Es vital acompañar a Miguel Yuste Ayarzaguena las personas presas, y que ellas sean las pro-

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

4


Ya soy más amigo de los perros

Jorge Muriel Quintana Director del Secretariado de Pastoral Penitenciaria - Diócesis de Bilbao

C

Comenzaré presentándome… me llamo Jorge y soy el actual responsable de Pastoral Penitenciaria en la Diócesis de Bilbao. ¿Qué significa? Pues que la iglesia de Bilbao tiene un “departamento” desde cual nos preocupamos y estamos cercanos a las personas privadas de libertad, a los presos encerrados en la cárcel de Basauri. No nos importa la razón por la que están (para eso están los jueces), nos importan las personas que son. Y siempre teniendo una primera consideración, las víctimas. Vamos, que no estamos ante “angelitos de la caridad”. Corría el mes de septiembre cuando me presentaron el proyecto de AEPA-Euskadi en la cárcel de Basauri (Vizcaya). Pensé “¡vaya, dejan meter perros en prisión! ¡Y no tienen que presentar el DNI, ni llevar una txartela (tarjeta en euskera) de visitante en el pecho (para distinguirse de los chicos)! ¡Y qué diantres harán aquí dentro! Para los perros este debe ser un lugar cerrado, con ciertas dosis de oscuridad, viejo, con ruidos toscos, etc… ¡Pudiendo estar corriendo en la playa, jugando en el monte, relacionándose con otros perros en el parque!” Tengo que reconocerme un neófito en asuntos de perros. No tengo ni idea. Nunca he tenido perro. A mis hijas les dan miedo los perros. En fin, no me considero un apasionado del mundo canino.

Pero recordemos… estamos en el mes de septiembre y me están explicando el proyecto: “un curso en el que las personas aprenden cómo a través del refuerzo positivo los perros son adiestrados de un modo agradable y con muy buenos resultados”. “Suena bien, pienso, pero eso hay que verlo. Me vendrá bien relacionarme con perros, y con sus dueños. Seguro que algo aprendo”. Pero la pregunta es… ¿y los chicos que están presos? ¿Les ayudará a entender esto del refuerzo positivo en el ámbito educativo?

La prisión siempre impresiona aunque entres mil veces. Pero los perros parece que entran contentos. Como si supieran que están participando de una labor educativa buena. Entonces conozco a Iñaki, a Cristina, Belén y Carlos. Veo cómo se relacionan con sus perros (Nika, Luz, Chiste). Resulta agradable ver la imagen. Son las diez de la mañana. Todos entramos con cierta normalidad, también los perros. La prisión siempre impresiona aunque entres mil veces. Pero los perros parece que entran contentos. Como si supieran que están participando de una labor educativa buena. Me sorprendo con una sonrisa en la cara. Acabamos de entrar al patio general donde están los presos y muchos les reciben con cierta euforia. Algunos ya han hecho el curso de AEPA-Euskadi y conocen a los perros (también a Cristina e Iñaki). Pero “los cariños” son para Nika, Luz y Chiste. Hay otros

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

5


chicos que simplemente van a tocar a los perros. Pienso que muchos tienen perros en su vida cotidiana pero llevan unos cuantos meses sin relacionarse con ellos. Sigo sonriendo y me dejo contagiar de la sinceridad en los saludos.

nada pienso, aún quedan cinco miércoles más.

Al salir nos despedimos de Cristina, Iñaki, Belén, Carlos, Nika, Luz y Chiste. Lo cierto es que no me acuerdo si alguna vez les he dado las gracias por su tiempo y dedicación. Nos dirigimos al patio de enfermería, allí será Yo creo que sí, pero en todo caso este es un el curso. Para participar, antes hay que apun- buen espacio para hacerlo. Muchas gracias tarse y recibir los permisos pertinentes. Todo chicos, por todo. correcto. Comienza la charla teórica. Pienso “¡uf! No creo que aguanten”. Pero allí están Las últimas líneas se las dedico a las persoatentos a las explicaciones, a los videos, a las nas privadas de libertad. A ellos dedicamos preguntas. Después toca salir al patio con los nuestro tiempo y nuestro esfuerzo educativo. perros. Un poco de teoría y otro poco de prác- A ellos les escuchamos cuando nos recuertica. ¡Allí sí que están contentos! La imagen dan efusivamente su relación con los perros, es curiosa: da igual si eres rudo o guapo, ma- se lo pasan bien y les hace sentirse un poco grebí o bilbaíno, introvertido o extrovertido… más humanos. Yo creo que sí, el taller cumple los perros se relacionan con todos. Cada pre- con sus objetivos. ¡Vaya, ya soy más amigo so les otorga una respuesta distinta, siempre de los perros!, ¡esto se lo tengo que contar a afable, pero distinta. Cada uno según su per- mis hijas! Je, je,… se van a divertir. sonalidad. Es normal, pienso. ¡Ya son las doce del mediodía! Toca finalizar. El próximo miércoles “más y mejor”. No pasa

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

Jorge Muriel Quintana

6


Respeto y tolerancia

AEPA Euskadi practica con sus perros valores de respeto y tolerancia en la prisión de Basauri

E

s imposible no sonreír cada vez que me acuerdo. El día que AEPA Euskadi me confirmó que iría como voluntaria a la cárcel de Basauri casi me muero del susto. Iba a participar por primera vez en un programa educativo con perros de asistencia y solo la idea de entrar a la cárcel ya me daba miedo. Hoy es el día en que todavía no me puedo creer todo lo que aprendí en unas pocas horas teóricas y en medio día de práctica. Antes de colaborar con AEPA Euskadi sobre el terreno, la asociación nos impartió un curso teórico sobre el origen y evolución de las Terapias Asistidas con Perros. Al contrario de mis prejuicios sobre las terapias con anima-

Leire Larrucea Etxebarria

les, que yo asociaba con prácticas misteriosas e inexplicables, me di cuenta de la gran cantidad de estudios científicos que demuestran los beneficios de utilizar a animales de compañía en los procesos terapéuticos. Los Doctores Aubrey H. Fine o Boris M. Levinson afirman que el contacto permanente y respetuoso con nuestras mascotas genera vínculos afectivos esenciales para el desarrollo emocional y favorece la integración social. Hoy en día estas terapias van en aumento complementando los tratamientos médicos, gracias a su efectividad, con niños y adultos que sufren algún trastorno leve emocional o con personas con problemas de movilidad física. Quería conocer de cerca cómo funcionan las terapias asistidas con animales, las TAA. Me resultaba muy familiar la imagen de los perros de terapia con sus chalecos identifi-

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

7


cativos entrando en residencias de la tercecurso en la prisión ha sido un absoluto éxito ra edad, centros penitenciarios o trabajando como indica la larga lista de espera de reclucon niños autistas pero siempre me quedaba sos que quieren apuntarse a las actividades con la misma sensación agridulce. Veía a las de AEPA Euskadi. personas encantadas y felices y a los perros tristes, apagados, cumpliendo órdenes. Poco El día de entrar en la prisión llegó y a pesar me recordaban a perros felices corriendo por de que yo solo iba a aprender y a observar los las playas o tumbados cerca de sus dueños nervios no me soltaron ni un minuto duranjugueteando con un palo del parque. Creo te el trayecto hasta la cárcel. Nos juntamos que este tipo de terapias funcionan cuando Cristina, Iñaki con su perra Nika, Raúl con su todos los participantes están contentos y se perra Kala y yo, y fue, cuando finalmente nos sienten cómodos. Tan poco terapéutico me encontramos frente a los portones de hierro parece forzar a una persona a relacionarse rojizo de la prisión, cuando me reí y respiré con un animal como obligar al animal a retranquila de verdad. Nika y Kala, ladraban y lacionarse con una persona. A mi entender, jugueteaban impacientes por entrar en el relas TAA deben trabacinto. ¡Las perras esjar actitudes positivas taban encantadas de de respeto, de tolevenir a la prisión! Desde mi posición de observadora rancia, de afecto y de paciencia y ¿No es me doy cuenta que desde el primer mo- El trabajo de la asoacaso contradictorio mento Cristina e Iñaki crean un ambien- ciación en la prisión y poco terapéutico no te relajado, de respeto y tolerancia y consiste en impartir mostrar esto también captan automáticamente la atención de un curso de adieshacia el animal? tramiento canino en los reclusos. Ellos se muestran interesa- positivo, cuyo objeAEPA Euskadi enca- dos en las explicaciones y comentan con tivo es que a través jaba con mi manera nostalgia sus vivencias con aquel perro de la observación del de entender estas compañero que tuvieron hace años. comportamiento del terapias. Los experanimal, las personas tos de la asociación; puedan entender meCristina (presidenta) e Iñaki (vicepresidenjor al perro y adaptarse a sus necesidades. te), nos habían explicado que no consisten De esta manera, para poder comprender la en actuaciones espectáculo, su éxito no se naturaleza del perro, los reclusos practican basa en el esfuerzo que pueda realizar el peactitudes de paciencia, de observación, de rro haciendo trucos o que se comporte como tolerancia y respeto. Una de las primeras acun robot cumpliendo una orden tras otra. La tividades que realiza AEPA Euskadi es dar labor de AEPA Euskadi se centra en mejoun tranquilo paseo por el patio mientras Nika rar la comunicación entre las personas y los y Kala corretean un poco, olisquean el recinperros, que solo se consigue cuando las perto, reconocen tranquilamente el lugar donde sonas se esfuerzan por entender al animal y están y juguetean buscando unas bolitas de por respetar sus necesidades, al contrario de pienso que les lanzamos. Las perras están la idea tradicional de que el perro se adapte a gusto y contentas porque pueden coma las necesidades de la persona. En 2007 portarse naturalmente. Desde mi posición comenzaron a colaborar voluntariamente de observadora me doy cuenta que desde con Bidesari (Asociación sin ánimo de lucro el primer momento Cristina e Iñaki crean un de la Pastoral Penitenciaria de Bilbao), en ambiente relajado, de respeto y tolerancia y sus actividades de reintegración social en captan automáticamente la atención de los la prisión de Basauri. Desde entonces, cada reclusos. Ellos se muestran interesados en

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

8


las explicaciones y comentan con nostalgia Basauri fue a un grupo de presos contentos sus vivencias con aquel perro compañero e ilusionados, con muchas ganas de aprenque tuvieron hace años. der y de mostrar sus impresiones y opinioUna vez contagiado el buen rollo y captada nes. Un enorme éxito de AEPA Euskadi que la atención del grupo, los expertos demues- se entiende por una forma de trabajar absotran que caminar con tu perro de la correa lutamente coherente; los perros, como pardebe ser lo contrario de tirones y empujones. te del equipo de trabajo, son tratados con Explican que tenemos la tendencia de tirar respeto y comprensión, algo que los particiy corregir continuamente las direcciones de pantes captan al instante y, de la misma fornuestro perro, pero necesitamos entender ma se esfuerzan por mostrar. En la despeque nuestras mascotas piden moverse con dida comentan lo corto que les ha resultado libertad y relacionarse con otros perros no el curso con los perros y preguntan si popor capricho o para fastidiarnos sino por drán volver a apuntarse. Estoy de acuerdo; pura necesidad. Los participantes también ha sido breve pero también muy productivo. caminan con Nika y Kala de la correa. Se Desde mi humilde punto de vista he perciesfuerzan por entender que las perras ne- bido indicios significativos de los beneficios cesitan pararse, olisquear y comunicarse que pueden suponer trabajos como el AEPA con otros perros, y con paciencia les dan Euskadi para mejorar las habilidades sotiempo y las tratan con cariño, juegan con ciales que son indispensables para futuras ellas y también dejan que se muevan con reinserciones. El contacto con los perros, libertad y descansen. Nos cuentan emocio- desde un ambiente de respeto y profesionanados que aunque cuesta adaptarse a los lidad, ha creado en la prisión de Basauri un perros merece la pena, se sienten satisfe- entorno favorable en el que los reclusos se chos de haber propiciado un ambiente de esforzaban por aprender y practicar, mostraban una actitud comunicativa y cercana confianza y respeto. y trataban con respeto y cariño a los perros. Lo que pude ver aquel día en la prisión de Leire Larrucea Etxebarria

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

9


Mi experiencia Rakel Aparicio

B

ueno...uf por donde empezar, antes de comenzar a expresar en este papel mi experiencia de la entrada a la cárcel me gustaría comentar la experiencia de mi perro, creo que los perros son los protagonistas de esta actividad.

Mi perro se llama Oker, es un schnauzer miniatura, y la primera vez que entró a la cárcel no lo hizo conmigo sino con Gontzal (mi pareja); Oker como un buen terrier es muy expresivo, y sus emociones las expresa con el ladrido, bueno pues se pone tan contento cuando va a la cárcel que durante el viaje, camino de Basauri, ya sabe donde vamos, empieza a ponerse nervioso... A Oker le encanta entrar porque dentro sabe que siempre hay premios (comida, juegos, caricias); entonces cuando están abriendo las puertas, él siempre entra el primero, ladra porque los funcionarios siempre le dicen algo, es gracioso porque el funcionario de la entrada siempre dice el mismo comentario: “ estos perros tienen mal genio”, jajaja. Cuando llega al patio la emoción todavía es mayor, sabe seguro que hay va a recibir premios. Le encanta sentarse enfrente de los chicos por si acaso cae algo. Cuando se acaba la sesión, va más tranquilo hacia el coche y luego a descansar en casa. Bueno ahora toca mi experiencia, la primera vez que iba a ir a Basauri la noche anterior no pude dormir, estaba muy nerviosa, aunque había ido a los campos de trabajo y paseos, no era lo mismo. Cuando llegue allí y se iban abriendo las puertas me iba tranquilizando, recuerdo como Cristina se puso al mi lado y me guiaba (parecía mi guardaespaldas, jiji) “gracias Cristina”; cuando llegamos al patio mi preocupación ya no era yo sino que Oker se sintiera a gusto y estuviese bien. Me gusta mucho ver las caras de los chicos cuando se acercan los perros donde ellos y escuchar las anécdotas de sus perros. Para terminar mi experiencia me gustaría recordar una frase de un preso, que es lo que hace que esto merezca la pena: “ El tiempo que he estado participando en el curso, parecía que no estaba en la cárcel”. ¡GRACIAS AEPA!

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

10


Experiencia

L

Gontzal Sellán

a primera vez que entré, fui sin perro. Cuando vi el trabajo que realiza la Asociación allí me pareció increíble: nosotros contamos nuestros conocimientos sobre el trato que le damos a nuestros perros y les enseñamos a educar sin maltrato; además, en esos momentos, los asistentes al curso, en general, se sienten con más confianza para expresar sus sentimientos.

La entrada en la cárcel es una experiencia única

En los cursos con los perros se crea un espacio para poder sentirse un poco más vulnerable, algo que allí dentro es bastante complicado. Cuando fui con mi perro Oker por primera vez, me di cuenta de que el perro es la herramienta a la hora de transmitirles la confianza hacia nosotros. A Oker le encanta ir a la cárcel, cuando entra al patio se pone muy contento, sabe que llega la hora de los premios... y lo más importante para mi, es que Oker sienta esa alegría al entrar allí, porque así puede transmitírsela a los internos, que por unos minutos se olvidan de donde están metidos. Gracias AEPA Euskadi. ¡Un abrazo!

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

11


La parte teórica del curso de perros, ¿Una chapa? Cristina Muro

E

ste miércoles, cuando volví a casa, estuve pensando en las cosas que había contado ese día en la parte teórica del curso. Cuando estoy en ello no soy muy consciente de que sean temas especiales. Los asistentes, como en cualquier curso, están atentos, sonríen, hacen preguntas interesantes (¡y a menudo difíciles de contestar!), cuentan anécdotas… algo totalmente habitual. Al llegar a casa hice balance y esto es de lo que hablé: -Un poco de historia: de cuando los hombres empezaron a ser sedentarios y de cómo vivían en esa época. Un asistente fue consciente de que los hombres no coincidieron con los dinosaurios, ¡algo que mucha gente no sabe!

del tiempo, se modificaron el esqueleto y los dientes de los lobos que se fueron acercando a los humanos. Pudimos ver y comparar fotos de cráneos de lobos y de perros.

A veces me digo, “hoy no sueltes mucha chapa, con diez minutos vale”, pero luego, cuando estoy en el aula me empiezo a motivar con sus ganas, con sus preguntas y me quedo ¡media hora! Los asistentes no parecen aburrirse, están interesados en lo que se les cuenta y sienten mucha curiosidad.

-Un poco de evolución: de cómo los animales se adaptan a distintos entornos. Los propios asistentes fueron deduciendo la forma en la que algunos lobos se fueron acercando a los hombres hace unos 13.000 años.

-Un poco de etología: de cómo son las familias de lobos, de cómo cazan. Estuvimos pensando en si los lobos hacen o no estrategias y pudimos introducir el concepto de emergencia.

-Un poco de biología: de cómo, a lo largo

El curso del que hablo se realiza en la prisión

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

12


de Basauri, en un pequeño gimnasio que se transforma en aula, y en el patio de la enfermería, donde hacemos las prácticas con los perros. Los asistentes son personas reclusas del centro. El curso de educación canina que impartimos explica cómo tratar a los perros de forma educada pero siempre intentamos establecer paralelismos con la educación humana porque el tema central es el de intentar entender y respetar al otro. El curso se llama familiarmente el “curso de perros”, y nosotros somos “los de los perros”. Pero este curso también nos ayuda a hablar de temas muy interesantes, como los que mencionaba arriba, que les motivan y que quizás siembren la semilla para ir más allá. Las ganas de saber más y la curiosidad son necesidades humanas. A veces me digo, “hoy no sueltes mucha chapa, con diez minutos vale”, pero luego, cuando estoy en el aula me empiezo a motivar con sus ganas, con sus preguntas y me quedo ¡media hora! Los asistentes no parecen aburrirse, están interesados en lo que se les cuenta y sienten mucha curiosidad. Y es que las personas que están en prisión seguramente han tenido menos oportunidades y

menos apoyo que los demás, pero tienen la misma curiosidad que todo el mundo, sienten las mismas ganas de aprender y de saber más. Es posible que algunos de los asistentes al curso no tengan estudios o nunca hayan podido o no les haya interesado estudiar. Pero el caso es que todos están siempre muy atentos a todo lo que oyen, parecen muy motivados. Y sus enormes ganas me animan a mí. Les pregunto si quieren que les cuente cómo cazan los lobos y me contestan que sí, les pregunto si quieren que la semana que viene les cuente la historia de Hans, un caballo muy listo que existió de verdad, y abren los ojos como platos, intrigados y deseando que la cuente. Pero lo más increíble de todo es que esta sensación se repite siempre, miércoles tras miércoles, curso tras curso y desde hace diecinueve cursos y ¡desde hace cinco años! ¿Será acaso que no es tanta “chapa” y que la teoría del curso de perros es interesante y hasta divertida? ¿Sabéis que los perros tienen ciertos rudimentos de cálculo? ¿Sabéis cómo se puede saber? Si os interesa os lo contaré el miércoles que viene .

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

Cristina Muro

13


Experiencia en prisión

Me llamo Esther y soy voluntaria de Aepa Euskadi, suelo acudir a prisión siempre que puedo, y es una experiencia gratificante, ya que no solo vamos para “ayudar” sino que también recibimos a cambio.

Esther Esteban

En mi caso he aprendido que no somos tan diferentes, que solo las experiencias vividas nos hacen que unos estemos fuera y otros dentro. La sociedad te inculca un miedo hacia la prisión, los que viven en ella, es algo que significa “peligro”, que hay que tener cuidado, pero como digo no son tan diferentes a mí. Sé que muchos de los chicos con los que he hablado también han aprendido cosas, en su caso cosas sobre los perros, sobre cómo tratarles, qué les gusta comer, etc.. Hay muchas anécdotas que te pueden hacer reír, pero realmente son su forma de vivir, su forma de entender a los perros, y al fin y al cabo el reflejo de una parte de la sociedad. Recuerdo el día que uno de los chicos me preguntó que qué pasaría si le tirara a Eureka del rabo, me quedé de piedra, pero mi salida fue decirle que si a él le gustaría que yo le tirará del pelo, lógicamente me dijo que no le gustaría, y le conteste que a la perra tampoco que le tiren del rabo. El chico lo entendió muy bien. Y le pregunté cómo, se les había explicado en el curso, se deben acercar a un perro y el chico lo hizo y Eureka estuvo encantada con él durante todo el patio. Gracias AEPA Euskadi. ¡Un abrazo!

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

14


Vamos al trullo

E

sta frase es la que suele sonar antes de salir de casa cuando voy a la cárcel de Basauri. Chiste (mi perro) seguramente no entiende lo que quiero decir, pero cuando termino de dar una vueltecilla y ve que toca ir en coche… ya sabe que son buenas noticias para él. Toca “ponerse las botas” de comida. No hace falta ser un experto en comportamiento canino para ver que la alegría que desprende es máxima cada vez que pasamos la barrera de entrada a la cárcel. Se pone en pie y comienza a ladrar para que salgamos rápido del coche y entremos a uno de sus lugares favoritos, LA CÁRCEL. La cárcel también conocida con los siguientes nombres: prisión, penal, penitenciaría, presidio, galera, trena, trullo, chirona, celda, mazmorra, calabozo, maco, talego… y algunos más. Curiosamente conocemos un montón de nombres, pero ni idea de lo

Carlos Tristán Martínez

que pasa dentro en general ni cómo pasa, ni quién hay dentro.

Tras esos primeros instantes uno empieza a oír comentarios que me llaman la atención, este sobre todo: “hacía dos años que no tocaba un perro”.

Gracias a que he entrado y sigo entrando con Chiste y la gente de AEPA Euskadi y Bidesari he tenido la suerte de conocer un mundo desconocido para mí. Mejor dicho más que desconocido tenía una visión televisivamente deformada, es decir, de la cárcel solo conocemos lo que echan en la tele, generalmente noticias que asustan…

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

15


Así que olvidad lo que enseñan por la tele, ninguna parte el mundo es de color de rosa, y allí tampoco, pero tampoco es algo que haya que dejar de lado. Creo que ya rondarán los dos años de visitas a la cárcel, empecé a raíz de acudir a un curso de educación canina en positivo de AEPA Euskadi y vi que una de las actividades era ir a la cárcel. ¿A la cárcel…? Y decidí probar yendo con Chiste ya que es un perro muy…. muy… NORMAL no hace nada fuera de lo común, excepto sonreír.

Las sensaciones el primer día antes de entrar eran un poco como… ¿Qué habrá aquí, cómo será, habrá gente chunga…? Sorprendentemente esas preguntas se volatilizaron tras pasar las puertas de rigor y tomar contacto con los reclusos. Absolutamente toda la atención de la gente iba dirigida a Chiste… ver para creer!! Lo había oído de antemano de Cristina e Iñaki pero no me esperaba que fuera literalmente cierto. Tras esos primeros instantes uno empieza a oír comentarios que llaman la atención,

este sobre todo: “hacía dos años que no tocaba un perro”. Tras llegar al patio donde se realiza el curso de educación en positivo para los reclusos y esperar unos 30 minutos a que les expliquen la teoría, salen al patio en el cual esperamos la gente que nos toca ir con perro y en ese momento ves las caras de esa gente que la televisión en general vende como causas perdidas y gente que solamente con verla da mal rollo… ¡¡Mentira!! La que veo en general no es gente muy alejada de mí socialmente; las aficiones y edad suelen ser similares. Y hablo con ellos como con una persona cualquiera. La relación con la gente de la cárcel es muy buena, siempre agradecen que vayamos y les suele gustar mucho estar con los perros, (sobre todo si han tenido o tienen perro) situación que les ayuda a expresar ciertos sentimientos que no suelen ser bien vistos en el trullo como el cariño o afecto. Y con los perros eso desaparece momentáneamente, incluso se tumban con ellos en el suelo y les acarician evadiéndose de esas paredes del patio que solo permiten ver el cielo. Llevo unos dos años yendo al trullo, y aún no ha pasado el día en que diga: menudo rollo y esto no sirve para nada. Siempre me lo he pasado bien (Chiste mejor que yo seguro) y me he reído con la gente que viene a los cursos. Es algo que recomendaría sin dudar a todo el mundo para que vean de primera mano que lo que hay dentro no son casos perdidos, es gente normal con problemas de un tipo u otro, pero gente normal.

Carlos Tristán Martínez

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

16


Luz y Belén en la cárcel

D

esde la distancia (pues hace 5 años cuando empezó este proyecto yo vivía en Madrid), Cristina e Iñaki nos mantenían a mis compañeros de AEPA Madrid y a mí informados de sus experiencias dentro de prisión. Contaban hasta el más mínimo detalle de cómo vivían ellos y los perros la entrada allí cada miércoles. Si bien es verdad que al principio tenían un poco de nervios y expectación acerca de las reacciones que pudieran tener los presos hacia ellos y los perros, al menos eso era lo que yo percibía, rápidamente se disiparon por la gran acogida que esta actividad tuvo. Yo tenía especial curiosidad en si serían capaces de transmitirles la filosofía de AEPA Euskadi, de entender y respetar a los perros, en un lugar tan hostil y a personas que aunque muchos de ellos habían tenido perros no les habían proporcionado los cuida-

Belén Fernández

dos adecuados en la mayoría de los casos. Las noticias llegaban a Madrid con entusiasmo y alegría, y yo con ganas de poder vivir algún día esa experiencia junto a ellos. Y ese día llegó. Hace 2 años me fui a vivir a Bilbao con mi perra Luz y no tuvimos que esperar mucho tiempo para tener nuestra oportunidad. Era un miércoles de mayo, no recuerdo el día exacto, y cuando Luz vino a despertarme, como cada mañana, le expliqué a donde íbamos ese día. Ella, claro está, no entendió nada, pero sí supo que algo bueno iba a pasar cuando me vio preparando la mochila con su bebedero, la botellita de agua, algunos premios y las llaves del coche. Estos preparativos son los rituales habituales que hago cuando vamos a dar un paseo por la playa o a hacer una excursión por el monte. Luz movía el rabo y me seguía por toda la casa, pues por nada del mundo se lo quería perder.

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

17


Entrar en una cárcel no es algo para nada habitual, y sobretodo estar en contacto con las personas presas. Aun así, yo intentaba mantenerme lo más tranquila posible para que Luz no notara nada raro, pero era inevitable no pensar en las sensaciones que tendríamos cuando cruzáramos la puerta de entrada a la cárcel y cómo viviríamos Luz y yo esa experiencia. Recuerdo que ese día estaban Iñaki, Carlos con su perro Chiste y Miguel. Observé que mis compañeros caminaban por los pasillos tranquilos y dicharacheros. Chiste iba feliz y emitía sus ladriditos característicos para pedir que abrieran las puertas por la que una tras otra debíamos pasar. Luz olisqueándolo todo, incluidas las papeleras, seguía a Chiste y al resto del grupo tan contenta. Pensé que todo iba sobre ruedas, y que si Luz estaba feliz, no tenía nada por lo que preocuparme. Llegamos a la puerta de entrada a la zona general y mis alarmas saltaron. ¿Qué era lo que Cristina e Iñaki nos habían contado de este lugar? ¡Ah, sí! Que este es un lugar de paso para acceder al edificio de enfermería, lugar donde se realizan los cursos, y que debíamos pasar rápido porque solía haber bastantes presos junto a la puerta y con sus caricias podían agobiar a los perros.

Una vez superado este punto sin ninguna novedad, por fin llegamos al patio de enfermería donde soltamos a Chiste y a Luz que empezaron a correr por el patio. Luz se dispuso a investigarlo todo, después jugó con Chiste y también recibió algunas caricias de los presos que en ese momento estaban paseando. Para cuando los asistentes al curso habían terminado la clase teórica con Iñaki, y salieron al patio con nosotros, Luz y yo ya nos habíamos familiarizado con aquel lugar donde hasta el día de hoy hemos disfrutado de tantas mañanas de los miércoles. Lo que Cristina e Iñaki nos contaban en la distancia, no es comparable con la experiencia vivida en primera persona, y desde luego, tanto Luz como yo, agradecemos a las personas presas que han asistido a los cursos el respeto y trato exquisito que hemos recibido de ellos. Nunca me hubiera imaginado que para mi perra Luz ir a la cárcel a realizar esta actividad fuera comparable con ir a pasear a la playa o al monte, pero gracias al trabajo que Miguel, Jorge, las personas voluntarias de AEPA Euskadi y las personas presas realizan, esto es posible.

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

Belén Fernández

18


¿Playa o cárcel? ¡Vaya pregunta, prefiero ir a la cárcel! No, no soy yo quien responde, no me he vuelto loco, de momento. Quien responde es mi perra Nika. Obviamente no con palabras, pero sí con su actitud cada vez que entramos en prisión. A pesar de que la playa es uno de sus sitios favoritos, donde nada más llegar corretea a sus anchas, se mete en el agua, olisquea los tesoros que la marea ha dejado sobre la arena o se encuentra con otros perros, la prisión se ha convertido para ella en su sitio preferido. ¿Qué tendrá la prisión? Eso digo yo, ¡qué demonios tendrá!. No hay arena, todo es cemento. No hay agua, apenas un charquito en el patio que aguanta unos días después de que haya dejado de llover. No hay tesoros, la marea allí no llega. No hay perros, tan solo el otro perro con el que entramos. Y sin embargo, para ella, acudir de nuevo a prisión supone algo muy especial, no hay más que verla. Antes de llegar a la entrada principal, veo a través del retrovisor que ya está sentada olisqueando el ambiente. Yo sé que hemos llegado, lo veo. Ella también lo sabe, lo huele. Aparco el coche cerca de una pequeña zona verde, para dejar que baje y haga un pis antes de entrar. Ya estamos aquí, pensará. Cuidado con los gatos, a veces se pasean cerca de los coches y no le gustan especialmente. Nos dirigimos hacia la ventana del cuartito de Miguel, ya nos está esperando. Ahora Nika se sienta mirando fijamente por dónde hemos venido ya que sabe que, en breve, aparecerá el otro perro (Luz, Chiste, Itxaso, Eureka, Oker ¿a quién le tocará hoy?). Ahí viene, su cola barre el suelo a gran velocidad, aún no le ve. Aho-

Iñaki Linaza ra sí, allá va, a saludar. Primero al perro, por supuesto, es una perra muy educada. Luego a las personas que le acompañan (Cristina, Belén, Carlos, Antonio, Rakel, Esther…). Bueno, ya estamos todos, vamos allá. Puerta principal, la más grande, se abre poco a poco y Nika ya está metiendo el hocico para entrar la primera, como he dicho, es muy educada. Ahora sí, ya estamos dentro. Ya está inquieta por llegar al patio. Otra puerta más, y otra, así hasta que hemos pasado seis. Qué largo se le hace. Por todas las puertas pasan los dos perros primero, no solo Nika es educada, los demás también. Reciben algún pequeño saludo de las personas no presas, a veces se interesan especialmente en algún despacho, seguramente es la hora del bocadillo. Ya estamos en el área que da acceso a la zona que todos llaman “la general”. Ahora podemos ver a través de la puerta de cristal y barrotes a unas cuantas personas presas esperando poder saludar a los perros. Ellos están impacientes, los perros también. Esa puerta tiene un pequeño agujero por donde Nika suele meter la cabeza queriendo pasar al otro lado o quizás tratando de mostrarnos el camino. Se impacienta, no abren, hoy están tardando un poco. Nika ladra, quiere ir, no puede esperar tanto. Por favor, que abran la puerta ya. Por fin, ahí van, se mezclan con la gente que está esperando poder saludarlos. Las personas los miran, les hablan, los tocan. Los perros los miran, los huelen, los tocan. Pero aún no hemos llegado. Nika trata de acercarse a la próxima puerta que da acceso a “enfermería”. Por allí se va al patio, lo sabe. Nos abren la puerta, todavía nos quedan otras tres. Llegando a la última, Nika parece un perro de trineo, y yo, pues eso, un trineo. Qué feliz me siento tirado por ella. Finalmente, la última puerta se abre, llegamos. Nika no sabe

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

19


si ir primero al comedor, donde una vez encontró media barra de pan en la papelera o ir directamente al patio. Esta vez se decide por el patio. La suelto de la correa, sube unas cuentas escaleras, baja otras pocas y ya está. ¡EL PATIO! Y además con charco, lleva lloviendo unos cuantos días. Nada más tocar el cemento del patio con sus patas inicia el ritual del “remolino”. Da vueltas corriendo como loca con una sonrisa de oreja a oreja, o lo más parecido. Ahora están los dos perros en el patio, correteando, mojándose, ¿será parecido esto a una playa? Algunas personas que están por allí, los saludan, les sonríen, nos miran, nos sonríen, incluso mejor que en la playa. Una vez pasados los diez minutos de felicidad absoluta por haber

llegado al patio, ahora nos miran, por fin, y van directos a una de las paredes, se quedan quietos mirando fijamente hacia arriba esperando que algo ocurra. Ah, ya, quieren que pongamos en funcionamiento la pared que tira premios al suelo. Así que sacamos unos cuantos del bolsillo, los tiramos contra la pared y cuando caen al suelo, empieza la frenética búsqueda de los premios. Qué maravilla, esto sí que no lo hay en la playa. El

rato que estamos allí esperando a que Cristina acabe la clase teórica con el grupo de este curso, sirve para que estén a sus anchas, haciendo lo que quieren. Escudriñan las papeleras para ver si encuentran algún resto de pan o, con suerte, de manzana. Aquí no hay marea, pero sí que hay tesoros. Ahí aparecen los chicos del grupo, es su primer día de curso y Cristina les ha enseñado qué hacer cuando se encuentren con los perros. Son tremendamente educados con ellos, esperan a que se les acerquen, no los agobian con excesivas caricias, no les dan órdenes, los observan, les traen agua. Ellos están disfrutando de este momento tan distinto. Los perros, también. Nos hacen preguntas mientras los perros van de uno a otro, nos cuentan sus experiencias, cómo son sus perros. Ahora Nika se ha tumbado y un chico está acariciando su barriga ¡mejor que en la playa! Ha llegado la hora, nos tenemos que ir. Ellos han pasado un rato estupendo, así nos lo dicen, nosotros también y los perros, bueno, qué os voy a decir, como en la playa ¿o mejor? Nos despedimos y emprendemos el camino de regreso de las innumerables puertas. Ahora a Nika le da igual que tarden en abrirlas. Ya no pasa la primera, mira hacia atrás. No tengo que tirar de ella para salir como ella había hecho conmigo para entrar, pero casi. Qué maleducada. Una vez que ya hemos salido, nos vamos a otro pequeño jardín para que haga el pis de despedida. Nos vamos hacia el coche andando despacito, no tiene ninguna prisa. Esta tarde, cuando esté echando su siesta y yo oiga sus pequeños gemidos y ladridos y vea cómo mueve sus patas caminando mientras duerme, seguro que me preguntaré ¿dónde estará, en la playa o en la cárcel?

Quiero dedicar estas líneas a todos aquellos perros que viven en las cárceles y a los que nunca se les ha dado la posibilidad de conocer la respuesta a la pregunta ¿playa o cárcel? Iñaki Linaza

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

20


Algunos comentarios de los asistentes sobre el curso

Yo pensaba que los premios no se concedían. Me ha gustado cómo nos han tratado y enseñado pero ha sido muy corto. Seguid más tiempo el curso porque me gusta.

Pascual

Antes estresaba a mi perro lanzándole palos en los paseos una y otra vez, pensando yo que eso le divertía. El perro llegaba a casa super alterado y muy revoltoso y al final siempre acababa regañándole y metiéndolo en su caseta. Después del curso mi manera de actuar con él será totalmente diferente.

Felipe

Yo he aprendido que los perros son como nosotros. El curso ha durado muy poco.

He comprendido que los perros son como las personas, por eso tenemos que tratarlos muy bien y no pegarles para tener cariño con los perros. Emilio

Aunque no he tenido nunca perro he visto cómo enseñarles sin obligarles a nada y sin necesidad de forzarlos. Me ha gustado aprender a educar a un perro de forma poco invasiva. El curso se ha hecho muy corto, sugiero alargar su duración. Lander

Jonathan

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

21


Aprendí que los perros no solo son para el cuidado de nuestras casas, también sirven para muchas más cosas a base de premios y tiempo, sin llegar a pegarles, este es mi fallo, pero ya veo que no es una forma correcta de enseñarles lo adecuado. También aprendí que los perros requieren de muchos cuidados, lo más importante las vacunas. Lo que más me gustó fueron las prácticas con los caninos y los profesores y lo que menos que el curso dura poco.

Andrés

Yo, cuando el perro hacía algo mal, le chillaba. Ahora ya no lo haría. He aprendido mucho, pero me da pena que el curso dure tan poco. Roberto

Me ha gustado poder estar con los perros. El curso sería muy interesante para las personas mayores.

Antes le daba un pequeño golpecito en el morro cuando me parecía que el perro hacía mal las cosas. Ahora tendría más paciencia. Roberto

Antes intentaba educarlo a base de ostias (sic). Ahora lo que haría es ser más comprensivo con el perro. Iñigo

El curso me ha servido para saber el comportamiento de los perros, saber cómo tratarlos y qué no hacer. Todo ha sido genial pero me gustaría que durara más tiempo (para poder aprender más). Gabriel

Me ha gustado la oportunidad de poder jugar un rato con los perros y el buen rollo de los monitores. Lo que menos me ha gustado ha sido la duración del curso (corto).

Iñigo

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

Gaskon

22


He aprendido a no agobiarlos tanto, ¡a mi perro lo agobio a caricias y por jugar constantemente con él! Me ha gustado la forma tan fácil de aprendizaje, explicativa y mediática. También el trato que se les da a los animales. Lo que menos lo corto que ha sido. Me gustaría aprender e informarme mejor. Juan Francisco

Antes siempre metía la mano en la comida del perro, he aprendido que no se debe hacer. He aprendido a conocer más a los perros. Me habría gustado hacer más prácticas sobre otros tipos de adiestramiento. Estebe

Antes le restregaba el morro con el periódico si el perro meaba fuera. Ahora lo sacaría con más frecuencia y me adaptaría a sus necesidades. Lo que más me ha gustado es el ambiente que se crea cuando vienen, las cosas que he aprendido de cuando los perros son pequeños. El curso debería ser más largo y extenso. Carlos

Antes lo ataba y le pegaba. Ahora le soltaría más y le daría premios. Del curso me ha gustado todo José Luis

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

23


novedades

Aprendizaje y mente animal

El adiestramiento con clicker y lo que nos enseña sobre los animales Por: Karen Pryor Edita: Kns ediciones ISBN 978-84-937456-5-3 Formato: Rústica con solapas, 14,5 x 21 Páginas: 332 Primeras páginas: http://issuu.com/knsediciones/docs/aprendizajementeanimal-com Puedes adquirirlo en: http://www.knsediciones.com/es/libros_ficha.asp?id=110

La dieta canina de alimentos crudos

ePUB

Por: C Beth McDonald Edita: Kns ediciones ISBN 978-84-939690-0-4 Formato: E-pub Primeras páginas: http://www.knsediciones.com/docs/Primeraspaginasdietacaninadigital-1.pdf Puedes adquirirlo en: http://www.casadellibro.com/ebook-la-dieta-canina-dealimentos-crudos-ebook/9788493969004/1976040

¡Muy bien!

ePUB

Por: Evelyn Pang y Hilary Louie Edita: Kns ediciones ISBN 978-84-937456-0-8 Formato: E-pub Puedes adquirirlo en: http://www.meubook.com/pg/socialcommerce/knsediciones/read/4 4948/%3Fmuy-bien! http://www.casadellibro.com/ebook-muy-bien-los-ninos-ensenana-otros-ninos-comportamiento-y-adie-stramiento-canino-ebook/978 8493745608/1960072

www.knsediciones.com Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

24


novedades

Antes de ter o seu cachorro

ePUB

Por: Ian Dunbar Edita: Kns ediciones ISBN 978-84-937456-9-1 Formato: E-pub Puedes adquirirlo en: http://www.casadellibro.com/ebook-antes-de-ter-o-seucachorro-ebook/9788493745691/1976041 http://www.meubook.com/pg/socialcommerce/knsediciones/read/767 30/antes-de-ter-o-seu-cachorro

Agora que jรก tem o seu cachorro

ePUB

Por: Ian Dunbar Edita: Kns ediciones ISBN 978-84-939690-2-8 Formato: E-pub Puedes adquirirlo en: http://www.meubook.com/pg/socialcommerce/knsediciones/read/8 1296/agora-que-ja-tem-o-seu-cachorro http://www.casadellibro.com/buscador/busquedaEbooks?lang=es&b usqueda=AGORA%20QUE%20J%C3%81%20TEM%20O%20SEU%20C ACHORRO%20%28EBOOK%29&nivel=5

A linguagem dos cรฃes

Os sinais de calma

ePUB

Por: Turid Rugaas Edita: Kns ediciones ISBN 978-84-937456-8-4 Formato: E-pub Puedes adquirirlo en: http://www.meubook.com/pg/socialcommerce/knsediciones/read/5 8652/a-linguagem-dos-caes%3A-os-sinais-de-calma http://www.casadellibro.com/ebook-a-linguagem-dos-cesebook/9788493745684/1960073

www.knsediciones.com Revista de Adiestramiento en Positivo Nยบ 12 - Junio 2012

25


s o m a Busc

Bases

n ó i c a r colabo

Formato de los artículos: Los artículos (fotos incluidas) aparecerán a una, dos o tres páginas, de tres columnas. La longitud del texto se calcula contando 1500 palabras por página (500 por columna). Una fotografía cuadrada de una columna de ancho equivale a 120 palabras; una foto de una columna de ancho y dos de alto a 240 palabras, y así sucesivamente. El texto y las fotografías deben enviarse de forma conjunta, en un único mensaje, a uno de los editores, mencionando las palabras “artículo RAP” en el encabezamiento. Anuncios y eventos: Para poner un anuncio, envía un archivo JPG ó GIF de tamaño razonable (±1 Mb) a uno de los editores que aparecen abajo, con las palabras “anuncio RAP”. Si quieres anunciar un evento, asegúrate de que vaya a tener lugar con posterioridad a la aparición del número siguiente de la revista, y envía el texto a uno de los editores, con las palabras “anuncio RAP”. Editores: Benigno Paz (Kns): rap@knsediciones.com Cristina Muro (AEPA): aepa@ctv.es

Los editores se reservan el derecho de publicar o no los artículos, anuncios y avisos de eventos que ellos consideren. Por el mero hecho de aparecer en la revista, los autores asumen que los derechos de autor pasan a ser propiedad de los editores. El contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de los autores y no refleja necesariamente la opinión de los editores. Asimismo, la responsabilidad de los anuncios o promociones mostradas son responsabilidad única y estrictamente de los anunciantes, los cuales liberan a este medio de cualquier responsabilidad.

¿Te gustaría publicar un artículo en la RAP? ¿Tienes algo interesante que exponer a la comunidad del adiestramiento en positivo? ¿Conoces algún texto, aunque no sea tuyo (intentaremos conseguir el permiso necesario para su publicación), que pueda interesar a los lectores de la revista? ¿Tienes alguna información de interés (eventos, anuncios)?

R .A.P.

Revista de Adiestramiento en Positivo Editores: Benigno Paz (Kns): rap@knsediciones.com Cristina Muro (AEPA): aepa@ctv.es © 2012 AEPA y Kns Ediciones

ISSN: 1988-2742

Revista de Adiestramiento en Positivo Nº 12 - Junio 2012

26

La RAP de la carcel  

La RAP Nº 12, monográfico sobre el trabajo con perros en la carcel de AEPA-Euskadi, ¡5 años de éxito!

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you